Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Encuesta general: ¿Todos para un Noreth o varios Noreths para todos?
Hoy a las 7:05 pm por Khiryn

» Camino al sol.
Hoy a las 3:00 am por Gula

» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Hoy a las 1:40 am por Kaila

» Otra ausencia
Ayer a las 4:59 pm por La Aberración

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Ayer a las 12:25 pm por Turion

» Sistema de corrección de partidas por pares
Dom Ago 20, 2017 11:02 pm por Eudes

» Gabranth [Ficha en construcción]
Sáb Ago 19, 2017 12:25 pm por Bizcocho

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Sáb Ago 19, 2017 10:44 am por Niris

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Vie Ago 18, 2017 10:21 pm por Eudes

» Azura (En construcción)
Jue Ago 17, 2017 9:24 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Jue Ago 17, 2017 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Jue Ago 17, 2017 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Lun Ago 08, 2016 11:55 pm

Elíacer no parecía en absoluto contento con los planes sobre que se tuviera que quedar vigilando en las ruinas mientras que ellas se alejaban fuera de su aguda vista para bañarse, no es que quisiera espiarlas ni nada parecido, pero no le gustaba la idea de perderlas de vista. Encime luego estaba la parte en que él también tendría que bañarse, aquello no podía ser bueno para la salud… Aquel maldito jabón de jazmín eliminaba su olor natural, su olor a almizcle, a “macho”. Mientras tanto Evelyn parecía explicarle algo a la niña zorro, escuchó algo sobre “grifo parlante”. Se limitó a tumbarse y cruzar las patas delanteras, con el plumoso ceño fruncido con molestia y agitando la cola felina azotando el aire, dando a entender su disconformidad con aquel plan.

-Bu-bueno… Creo que nunca he olido a flores…- Dijo algo apenada la niña con las orejitas gachas. Elíacer murmuró algo sobre que estaba seguro que aquello era cierto, la niña le lanzó una mirada furiosa y le sacó la lengua.- Tú tampoco hueles mejor, pollo.- Los ojos del grifo se abrieron de golpe por la sorpresa y luego sus plumas se inflaron por la indignación, mientras estrechaba la mirada y se incorporaba. Lucy, lanzó un gritito de miedo y se escondió tras las colas de Evelyn.- Me-me da miedo…- Dijo apenada mirando hacia el grifo, que no le quitaba los ojos de encima.

Por suerte Evelyn se marchó llevándose a la impertinente niña, graznando molesto como un niño al que no hacen caso, se tumbó de mala gana, cruzando las patas delanteras y apoyando la cabeza en estas, mientras barría el suelo con la cola, esperando que ambas regresaran del baño. Lucy parecía reconfortada aunque algo incómoda cuando Evelyn la abrazaba, como si no estuviera muy segura de cómo reaccionar ante aquellas muestras de cariño. La pequeña se dejó llevar de la mano hasta el lago, caminando junto a Evelyn con la parte trasera de la camisa que ella le había dado alzada, pues la colita blanca de zorrita iba alzada también. Al llegar al lago Evelyn se bañó primero, la pequeña la observó con curiosidad, sentada en la orilla con las piernas cruzadas. Cuando le pidió la ropa para lavarla antes, se la ofreció sin pudor, esperando desnuda y observando cómo se bañaba primero la mujer, mientras que la niña se atrevió a meterse un poco en el agua helada, lanzando un gritito cuando metió los pequeños pies, se notaba que nunca había llevado calzado por los callos que tenía en los pies, los cuales parecían también ser como una mezcla de zorro y humana, por lo que en la planta de los pies tenía almohadillas. Lucy se dejó meter más en el agua aunque no se apartó ni un momento de Evelyn. Se frotó con torpeza el cuerpo con el jabón que le había dado la mujer mientras la dejaba lavarle el pelo, que estaba sucio y enredado, no lo tenía muy largo y estaba cortado de forma desigual, como si ella misma se hubiera intentado cortar el pelo en algún momento. Ciertamente se quejó por los tirones del pelo, pero se mantuvo quieta como le habían dicho. Después de terminar y de ponerse la ropa, fueron a buscar al grifo, que estaba enfurruñado y molesto, mientras mantenía las orejas atentas hacia donde se habían ido ella por si necesitaban su ayuda. Resultaba que Evelyn no tenía que tratar con una niña, sino con un niño de doscientos y pico de kilos, plumas y pico. Reticente, como un cordero hacia el matadero, Elíacer se dejó “llevar” cabizbajo hasta el lago, donde se metió en el agua hasta donde le ordenara Evelyn para dejarse bañar.

-¿Realmente es necesario? Creo que enfermaré si me vuelves a poner jabón…- Dijo medio suplicante el grifo.

Mientras Lucy reía encantada con la idea de “fastidiar” al grifo, como no quería mojarse la camisa que le habían dado volvió a quitársela, entrando al agua y empezando a salpicar al grifo, que lanzó un graznido de protesta, tapándose con un ala y empezando a lanzarle agua a su vez con una de sus patas, si Evelyn no tenía cuidado acabaría atrapada en el “fuego cruzado”.

-¡Dile algo Evelyn! ¡Me está salpicando! –Protestaba el grifo mientras salpicaba a su vez a la niña, que chillaba y reía como seguramente nunca hubiera hecho, pues en su rostro no se formaban las típicas arrugas risueñas que se formaban al reír.

Después de que se impusiera el orden, Lucy ayudó a enjabonar al derrotado grifo, que se dejó enjabonar todas las zonas de pelaje, evidentemente la de las plumas no pues el jabón podría estropear la capa protectora que las había impermeables, de modo que se dejó lavar desde la punta de la cola hasta la zona donde el pelaje se unía a las plumas. Se sintió bastante incómodo cuando le lavaron ciertas partes del cuerpo, pero se dejó hacer sin decir nada, aunque Lucy no dejaba de lanzar risitas que hacían inflar las plumas del cuello del grifo, sabiendo que se reía de él, aunque no supiera exactamente porque. Una vez aseado, el grifo se aguantó las ganas de revolcarse por el suelo, seguramente impedido por una mirada asesina o de desaprobación de Evelyn. Una vez seco, volverían a la casa donde Evelyn podría ponerle la montura y las alforjas para iniciar el vuelo hacia el pueblo más cercano que indicara el mapa. No quedaba mucho para el medio día y seguramente llegaran a su destino al atardecer. El pueblo que indicaba el mapa no era muy grande, pero por suerte estaría habitado.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Mar Ago 09, 2016 8:04 pm

Evelyn se limitó a suspirar ante la discusión que se había formado entre ese par mientras acariciaba a la niña con una de sus colas distraídamente para consolarla.  Iba a ser duro aguantarlos a los dos discutir sin parar, especialmente ahora que no podría echarse una siesta en pleno vuelo por falta de espacio, aunque tampoco estaba seguro de que haría exactamente con la niña a la hora de volar, era peligroso que fuese sin correas pero si se las ponía tendría que sentarse en la silla, lo que haría que ella estuviese en mayor peligro que la niña, tenía que hacer algún apaño…

-¿Ves cielo? Hueles genial y estas preciosa, mira que pelo más bonito- Dijo la peliblanca nada más acabar de bañarse, mientras la secaba un poco. Le acaricio la cabellera a la niña, mientas hacia una nota mental para acordarse de cortarle el pelo, ya pensaría en como cortárselo para que quedase bonito durante el viaje.

Por suerte, después del baño ese par se habían calmado e incluso llegaban a tolerarse al parecer, puesto que en cuando fue el turno de darse un baño del grifo, Lucy parecía más que encantada con jugar con el grifo, y a pesar de los gimoteos que soltaba, él también lo estaba, puede que consiguieran llevarse bien con un empujoncito en la dirección adecuada. Se dio prisa con el baño, dándole un coletazo de vez en cuando a Lucy cuando soltaba una risita, sin muchas ganas, puesto que estaba más concentrada en que el grifo se dejara hacer y no se ensuciara entero en cuando dejara de mirar un segundo que en mirar de que se estaba riendo la niña. Una vez enjabonado y enjuagado, dejo que el grifo se secara solo mientras iba a preparar las cosas para el viaje, recogía sus posesiones, sacaba la silla y se planteaba la mejor forma de llevar un segundo pasajero sin estamparse contra el suelo en una muerte horrible.

Finalmente se decidió a hacer un apaño, monto la silla en el grifo, la abrochó, ajustó y sentó a la niña frente a ella. Evelyn seria la que tendría las piernas atadas con las correas, puesto que la piernas de Lucy eran muy cortas y ella no podría agarrarse a la niña si caía sin hacerle mucho daño, mientras que la niña podía agarrarse a ella sin problemas, pero no la iba a dejar montar sin un seguro, de manera que ató la camisa de la niña con su propia ropa, y sus piernas izquierdas con su cinturón, además de ignorar completamente las riendas y agarrarla con ambos brazos. Se había planteado hacer que montara girada, para que pudiera abrazarla a su vez, pero acabo considerando que volar sin ver absolutamente nada era peor que sufrir vértigo al ver como volaban. Lo había hecho tan bien como había podido y sabido, la chiquilla estarías segura, sin duda. –Grifito, vuelo muuuuy suave- Realmente quería pedirle que volara bajo, pero contrariamente a lo que le decía en sentido común, su cabeza opinaba que, cuando más alto volaran, más margen para atrapar a la niña tendían si se caía. –No te preocupes pequeña, ¿vale? Yo te agarro, no te pasara nada, solo disfruta del paisaje- Le dio un achuchón extra y dio la orden de alzar el vuelo.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 3
Experiencia : 200 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Sáb Ago 20, 2016 12:59 am

El grifo se llevaba instintivamente mal con los niños en general, fueran de la raza que fuera había algo en él que provocaba que los niños le buscaran las “cosquillas” y él, como no les seguía el juego y los chinchaba igualmente. Cierto era que Evelyn iba a tenerlo que aguantar a los dos, al menos durante un tiempo, hasta que decidieran que hacer con Lucy a no ser que la niña terminara por quedarse con ellos en la Torre de Elíacer.

-¿Sí? Mu-muchas gracias.- Respondió la pequeña zorrita con una sonrisita tímida cuando Evelyn le dijo que olía bien y que estaba preciosa.-Tú te ves también muy linda.-Le dijo pensando que tendría que decirle también algo bonito a ella.

Sintiéndose desgraciado y que aquello era una situación humillante, el grifo aguantó el baño, con las orejas gachas y poniendo cara de tristeza para tratar de librarse del baño, pero no consiguió ablandarlas. El grifo lanzaba miradas asesinas a la niña cuando esta soltaba alguna risita mientras lo enjabonaba, aunque alguna que otra pregunta indiscreta lo hizo sonrojar y miró hacia otra parte, haciéndose el despistado para no responder. Cuando hacía aquello Lucy le gritaba que le respondiera y le daba algún que otro tirón de la cola que Elíacer aguantaba con estoicismo.

Elíacer sentía la mirada asesina de Evelyn clavada en él cuando intentó alejarse para revolcarse por el suelo, de modo que se aguantó las ganas de ensuciarse de nuevo, dejando escapar un largo suspiro. Se tendría que aguantar el olor a jabón de jazmín. Luego permaneció cerca por si Evelyn necesitaba ayuda para organizar las cosas y preparar la montura para el viaje que les esperaba a los tres. Al final fue ella quien encontró una solución, no sería algo que sirviera para entrar en combate, pero con suerte el viaje sería tranquilo y sin sobresaltos. Cuando la mujer zorra le pidió que hiciera un vuelo muy suave, estuvo tentado de hacerle pasar un mal rato a Lucy, pero no quería que se le hiciera pis encima o le vomitara.

-Procura controlar la vejiga, o de tejaré caer.- Le advirtió con un graznido el grifo a la niña, mientras que esperaba que Evelyn lo preparada todo y le diera la orden de alzar el vuelo. Lucy miró enfadada a Elíacer, con las orejas pegadas al cráneo, lo que daba a entender su enfado, pareció a punto de replicar algo, pero se cayó cuando Evelyn se dirigió a ella.

-Claro, creo que será muy emocionante.- Dijo con una trémula sonrisa, un poco pálida.

Después de aquello el grifo se impulsó con las patas y las alas, fue un despegue como siempre, un poco intenso al principio en el impulso y mientras ascendía, pero una vez alcanzado una altura cómoda para Elíacer, el grifo se puso en marcha, dirección al pueblo marco en el mapa. Si todo iba bien llegarían al anochecer y podrían descansar antes de hacer planes para regresar. El pueblo estaba habitado por humanos, y no sería gran cosa, solo una pequeña aldea, al menos así parecía a simple vista cuando el pueblo apareció en el campo de visión mientras Elíacer buscaba un lugar donde aterrizar en las afueras.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Lun Ago 22, 2016 11:58 pm

La niña se apretujo contra ella al principio, cuando despegaron, comprimiéndose contra su cuerpo y agarrándole las manos que la sujetaban a la altura del ombligo, pero Evelyn ya se había acostumbrado a ello y no reaccionó, lo que a su manera ayudo, era una sensación rara, pero normal, eso era lo que transmitía su calma, había cuidado mucho su voz, tono, gestos y postura, ellas dos eran más empáticas que la gente normal, si mostraba miedo lo notaria, así que no lo mostró, no lo tuvo.

El viaje se le hizo eterno, puesto que no podía echarse una siesta debido a la falta de espacio, por lo que no le quedo más opción que contemplar el paisaje. No había nada malo en eso, pero ya lo había visto muchas veces y en general no tardaba en aburrirse, pero no Lucy, por supuesto, ya que era la primera vez que montaba en grifo, que volaba incluso, así que la mujer zorro no tardó en dejarse contagiar por la alegría de la pequeña, que ya había superado su miedo inicial y ahora rebosaba la curiosidad y entusiasmo de su edad, provocando que no parara de señalar cosas, desde lo pequeñas que se veían las montañas a esa nube tan chula con forma de oveja.

Llegaron para la puesta de sol, demasiado tarde para lo que ella tenía planeado hacer, por lo que tendría que postergarlo para la mañana siguiente irremediablemente. De manera que en vez de pasarse por el herrero, fue a su siguiente parada, la taberna. No lo había pensado hasta ese momento, pero no había manera de que dejaran dormir al grifo en una de las habitaciones, ni siquiera creía que pudiese subir la escalera por cuestión de espacio, así que seguramente le tocaría dormir en el establo.

La peliblanca entro en la taberna, un lugar pequeño, como el pueblo, pero todo pueblo que se preciara tenía un lugar donde los pueblerinos pudiesen ahogar sus monótonas vidas en alcohol, y este lugar no era menos. Su aspecto destacaba por encima de los lugareños habituales, con ropas simples y gastadas, aunque destacar era un eufemismo. Llevaba una armadura impoluta, una máscara plateada y un arma a la cintura, si decía que era un caballero de alguna orden de caballeros en una misión sacra, la creerían, sin duda, pero no estaba de humor para bromas. Se dirigió directamente a buen paso hacia el tabernero detrás de la barra, que charlaba con unos locales.

-Necesito una habitación, un espacio apartado del establo y provisiones.- interrumpió la charla, pero le traía sin cuidado, mañana tendría una cacería ajetreada, simplemente no podía perder el tiempo, tenía que cenar e ir a dormir temprano. Pero al parecer el lugareño interrumpido discrepaba.

-Oye, estaba hab…-
su frase se interrumpió a la mitad cuando se giró para mirarla. Su voz era aguda, se había delatado como mujer en cuando había abierto la boca, pero ante el tenía la imagen de alguien peligroso y muy bien armado. Sinceramente, que la única parte de su cara al descubierto, puesto que estaba, cubierta de plata por la máscara y con una claridad acentuada por el pelo blanco fuesen sus ojos color rojo sangre ayudo bastante a acallar cualquier queja. Tenía dinero de sobras para una taberna de pueblo, por lo que aprovecho para reabastecer sus provisiones, pan, mermelada, un poco de embutido, una variedad de hierbas aromáticas de las que le gustaba poner y en general todo lo que se había comido en las últimas semanas que no hubiese sido cazado por el grifo. También le compro una bebida a ese tipo, puesto que acabo dándole un poco de pena cuando hundió su mirada en la cerveza, rezando para no haberse metido en problemas y estar a punto de ser apuñalado, puede que hubiese sido un poco brusca... Solo quedaba cenar con ese par e irse a dormir.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 3
Experiencia : 200 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Jue Ago 25, 2016 8:32 pm

Elíacer no hizo ninguna travesura durante el vuelo, estuvo tentado más de una vez en hacer una cabriola, un picado o un tirabuzón, pero sabía que luego Evelyn se lo haría pagar de alguna forma, de modo que se controló y voló lo más rápido posible sin llegar a ser brusco. Mientras tanto Lucy iba chillando, señalando y comentando todo lo que iban viendo. El grifo pegó las orejas al cráneo por los agudos chillidos de la niña zorra le estaban sacando de quicio y le estaban provocando dolor de cabeza.

Aterrizó cuando ya caía el sol y la luz de este apenas era una línea de claridad en el horizonte. En el pequeño pueblo solo había un par de luces en el exterior. Una farola ornamentada en medio de la plaza junto a un pozo donde había aterrizado Elíacer y un farol en el cartel de la taberna del pueblo. Elíacer que sabía que no debía hablar, al menos que Evelyn le diera permiso, dio un tironcito de la manga de la camisa de la mujer con el pico y señaló la farola.

-Mira…- Dijo en un quedo susurro cerca de su oído, señalando la farola.

Estaba forjada en hierro oscuro, y muy ornamentada. El ornamento principal era inconfundiblemente de un grifo, el cual sujetaba con su pico curvo el farol que arrojaba la luz en aquella plaza. El frigo estaba echo de cuerpo entero, sentado sobre las posaderas y con las patas delanteras alzadas contra el pecho. Estaba hecho con todo detalle y saltaba a la vista que era un macho. Junto al grifo y bajo él había otras criaturas o motivos florares, como vides y enredaderas, parecía un trabajo propio de los enanos, aunque el pueblo era indudablemente humano. Lucy soltó una risita y señaló la estatua.

-Lo tuyo parece mucho más pequeño…- Dijo señalando la entre pierna forjada del grifo de hierro.

Elíacer le lanzó una mirada asesina, a punto de replicar que aquel grifo era un adulto de su especie y él solo un adolescente, pero recordó a tiempo que tenía que mantener el pico cerrado. La pequeña lanzó un gritito divertido y se escondió detrás de Evelyn, sacándole la lengua al grifo. Elíacer sacudió la cola con enfado mientras seguía a Evelyn y Lucy hasta la taberna. Su llegada no había pasado inadvertida y todos los habitantes habían salido de sus casas, mirando con asombro al grifo, murmurando entre ellos con excitación y sorpresa. Al parecer la llegada del grifo era algo poco habitual en el lugar. Los más ancianos hacían extraños signos en el aire y murmuraban para sí mismo, como si rezaran dando las gracias por algo. El grifo se percató de aquello y agachó un poco la cabeza, procurando pasar inadvertido. Como si un bicho de 400 y pico de kilos pudiera pasar inadvertido. Cuando Evelyn entró en la taberna dejándolo fuera, Elíacer escuchó algo tras él y se giró, encontrándose con lo que más temía, niños. Un grupo de unos cinco chiquillos lo estaban mirando con ojos y bocas abiertas, embobados. Elíacer sacudió la cola felina con desconfianza, pegando las orejas al cráneo en actitud amenazante, inflando las plumas del pecho y abriendo un poco las alas, ahuecándolas intentando parecer más grande e intimidante. Los niños se miraron entre sí y sonrieron encantados.

Lucy había seguido a Evelyn al interior, sin separarse de ella, mirando algo asustado a su alrededor, pues era la primera vez para la niña en un pueblo. Para ella aquello era una ciudad enorme y llena de gente extraña. Se mantuvo agarrada a la ropa de Evelyn, casi pisándole los talones y usando las esponjosas colas de la mujer zorra para intentar ocultarse, aunque de poco le valdría. La pequeña mirara nerviosa a su alrededor, a los lugareños que las observaban con asombro. Tras salir de la primera impresión, el tabernero le entregó las provisiones que Evelen le había pedido, le entregó también una llave de hierro de una de las habitaciones y le indicó que podría dejar a su montura en uno de los boxes libres del establo. Alguien gritó algo y los lugareños corrieron a asomarse por las ventanas o por la puerta hacia fuera, donde vieron al grifo, que parecía nervioso mirando a los niños que se acercaban ofreciéndole fruta, dulces y carne, a cambio claro de dejarse acariciar. Elíacer tenía hambre, sobre todo miraba los dulces pues era muy goloso y estaba pensando seriamente de soportar unas cuantas caricias de las sucias manos de los niños con tal de hincar el pico en uno de los pastelillos de miel y de nata que le ofrecían. Finalmente empezó a aceptar los dulces y demás golosinas que le ofrecían los niños, que rieron y empezaron a acariciar con delicadeza, casi venerantes al grifo. Algunos pasaban por debajo de él agachados, lanzando carcajadas y riendo. Los lugareños empezaron a murmurar por lo bajo algo sobre una leyenda o una profecía, al parecer la llegada del grifo además de ser bienvenida tenía cierto significado para aquella gente sencilla. Cuando Evelyn saliera, encontraría a Elíacer rodeado de niños, lanzándole un graznido de ayuda pues los niños más confiados empezaban a intentar subírsele encima y tirarle suavemente de las orejas, al tratar de acariciarle la cabeza. Los adultos mantenían la distancia y conversaban animados entre ellos, aunque ninguno se atrevía a ir a hablar con Evelyn, quizás estuvieran esperando a la persona adecuada.

-Parece que les gusta Elíacer...- Comentó Lucy, que seguía escondida detrás de Evelyn.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Jue Ago 25, 2016 11:35 pm

Al parecer ese pueblo no era un pueblo cualquiera, bueno, técnicamente seguía siendo un pueblucho, pero en su momento debía ser algo decente, puesto que no solo tenía farolas, sino que estas parecían extremadamente elaboradas, esa ornamentación parecía fuera de lugar incluso en una ciudad humana, ni hablar de un pueblo que seguramente no llegaría al centenar de habitantes, pero allí estaba, la irrefutable prueba de lo que creía que era artesanía enana, sin embargo, lo descartó rápidamente, considerándolo un regalo de algún enano, o puede que algún herrero decente se hubiese asentado allí, usando los conocimientos de su gente para hacer esa belleza, pero no le dio más vueltas y entro en la taberna, teniendo a Lucy apretujada entre sus colas en una postura nada cómoda que truncaba su equilibrio, pero no le dijo nada, la pobre no debía haber visto a tanta gente en su vida, era normal que sintiera vergüenza o fuese tímida, solo podía esperar que acabara acostumbrándose a la gente y que su… situación no la afectara permanentemente.

Para cuando se dio cuenta, su montura había atraído una multitud, incluyendo los clientes de la taberna, que observaban asombrados a la criatura mitológica que había traído. La mujer zorro meneo las colas, haciendo estornudar a Lucy. Ella ya se había acostumbrado después de tantas horas, pero para esos pueblerinos y sus aburridas vidas, el grifito debía ser lo más exótico que habían visto en su vida, y aun así, tenían una maldita farola a su imagen…

Pero cuando salió de la taberna, cargada de deliciosa comida y comentándole a la niña lo buena que era la mermelada de fresa, se encontró con una escena a la que ya tenía que empezar a acostumbrarse. –Bueno… al menos esta vez no estas cubierto de lazitos…- Comento Ev por lo alto con una sonrisa burlona mientras se abría camino entre la multitud, bajando suavemente a un chaval que le estaba tirando de las orejas a su montura. –No lo molestéis…- A su vez aparto a Lucy de sus colas y la sentó encima del grifo, dejando la bolsa a su lado, con toda naturalidad en un gesto posesivo, para eliminar cualquier duda, no se había dado la casualidad de que dos… tres extraños visitaran el pueblo al mismo tiempo, sino que habían venido juntos. No estaba segura de cómo diablos iba a dormir el grifo esa noche habiendo llamado tanto la atención. Suspiró por lo bajo mientras agitaba las colas y se giró, apoyándose en el grifo y mirando a la multitud. Los críos aun achuchaban al grifo, y alguno intento tocarle una de sus colas, llevándose un suave coletazo en la nariz como respuesta, pero los adultos parecían estar esperando a algo, y por extensión, ellos también, aún tenían que comer, y ponerse a hacerlo allí, como algún tipo de espectáculo de circo le daba vergüenza, pero el problema residía en que simplemente no podía irse a dormir con tanta expectación, el grifo no pegaría ojo con tanta atención, suponiendo que alguien no estuviese tan loco como para intentar robarlo o peor, montarlo. Antes de hacer cualquier cosa tenía que calmar los ánimos primero.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 3
Experiencia : 200 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Jue Sep 01, 2016 1:19 pm

Los niños no maltrataban al grifo o le hacían daño de manera intencionada, pero exploraban y acariciaban fascinados al grifo, comparándolo con la increíble farola de hierro forjado de grifo. Todos mencionaban cosas que eran distintas, ya fuera por morfología o por tamaño. El pico de la estatua era más grande y curvo, el rostro del grifo de la farola era más fiero y las orejas más pequeñas. Las garras parecían más grandes al igual que la parte del cuerpo que ya había mencionado la pequeña Lucy.

Cuando Evelyn salía de la taberna acompañada de Lucy, que escuchaba sobre la mermelada de fresa, un hombre bonachón y regordete, llegó a la plaza, limpiándose el sudor de la frente y una prominente calva con un pañuelo blanco. Llevaba un traje que solo era un poco mejor que la ropa que llevaban el resto de los aldeanos, se notaba que se había vestido a toda prisa y un chico joven, quizás su hijo, acababa de quitarle un gorro típico de los panaderos. Los niños se alejaron entre risas cuando la mujer zorra dijo a los niños que dejaran de molestarlos. El grifo la miró molesto por aquello de los lacitos, pues ya se había olvidado de aquello y el comentario arrancó una carcajada a Lucy, que se llevó una mano a la boca al ver la mirada asesina del grifo.

-¿Me contarás lo de los lacitos?- Preguntó en voz baja la pequeña zorrita, que miraba como el alcalde llegaba hasta donde estaban ellas, resoplando un poco y haciendo una inclinación de cabeza.

-Bienvenida, señorita, bienvenida.- Saludó el hombre que debía rondar los cincuenta años.- Sé que es muy poco ortodoxo, por nuestra parta abordarla así. Permítame presentarme, soy Renso, alcalde de Villa Grifo.- Se presentó el hombre. No parecía ser mala persona y extendió una mano regordeta y aun con algo de harina a Evelyn.- Le pido disculpas por este batiburrillo… -El alcalde lanzó una mirada a los niños que se alejaron con las cabezas gachas y rostros avergonzados.

El resto de la gente disimuló y empezaron a mirar en todas direcciones o de hablar del tiempo mientras se alejaban a hacer sus cosas. El hombre sonrió amable, con aire paternal cuando Evelyn colocó a Lucy sobre el lomo del grifo, el cual agachó las orejas ante los chillidos de entusiasmo de la niña.

-Su hija es una lindura, mi pequeña tendría su edad si no hubiera…- El chico que esperaba detrás del alcalde carraspeó y el hombre dio un leve respingo y se limpió los ojos con el pañuelo blanco que guardó de nuevo en el bolsillo.-Disculpe los desvaríos de este viejo. Como le decía, aunque no sea muy ortodoxo tenemos una pequeña petición…- Dijo el hombre, mientras tomaba una especie de cartel y se lo pasaba a la mujer zorro.- Si no es mucho inconveniente, esta semana celebraremos nuestras fiestas, en la que recordamos el aniversario en la que un grifo salvó a nuestro pueblo de la desgracia. Dicen que acabó con un feroz dragón que asolaba estas tierras…- El alcalde pasó el cartel a Evelyn, en la que se representaba el dibujo de un grifo luchando contra un dragón.-Son unas fiestas importantes y mucha gente de los alrededores vendrán a la celebración. Su hija, su grifo y usted serían nuestras invitadas de honor. Muchos de nuestros habitantes aseguran tener sangre de grifo en las venas, creen que el grifo dejó en cinta a una joven antes de marcharse.- Dijo riendo el viejo agitando una mano para demostrar que él no creía esa parte de la historia.- La fiesta será en tres días y si ser nuestros invitados no es suficiente puede pedirnos cualquier otra cosa, si está en nuestras manos lo haremos con gusto.- Le aseguró el hombre, que no dejaba de mirar del grifo a la mujer y de la mujer al grifo, como si aún no creyera la presencia de éste en su humilde aldea.

Los habitantes no parecían extrañados del aspecto de Evelyn y de Lucy, de echo algunos de los habitantes mostraban algunos rasgos, como el pelo blanco o incluso orejas y colas, aunque eran muy pocos y parecían ser más orejas de perro o lobo que de zorro. De modo que quizás podrían tener algo que ver con las ruinas del bosque y con Lucy, pues la pequeña le había dicho que no era la única que era obligada a servir a un amo cruel.

-Si no le parece una impertinencia por mi parte, me gustaría ofrecerle alojamiento gratis para todos.- Al ver las bolsas con las que cargaba la mujer.- Aunque quizás llegue algo tarde…- Dijo con una triste sonrisa. Mientras tanto la noche había llegado y algunas pocas luces, colgadas en lo alto de las puertas de la casas comenzaron a iluminar un poco las calles del pueblo, la lámpara en el pico del grifo de hierro iluminaba la mayor parte de la plaza.- Si me lo permite yo pagaré el resto de su estancia y de lo que necesiten.- Ofreció el hombre.

El resto de la gente parecía haber vuelto a sus casas y a sus asuntos, el olor de las cenas empezó a llenar el ambiente, aunque de vez en cuando se veía algún niño asomado a una ventana que saludaba al grifo agitando una mano con entusiasmo. Elíacer los ignoraba a todo, aguantando a Lucy encima de él, el como la niña jugaba con sus plumas y le daba algún taconazo, simulando que iban volando y no prestando mucha atención a lo que el alcalde hablaba con Evelyn.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Vie Sep 02, 2016 6:52 pm

La mujer zorro le guiñó el ojo a la niña con una sonrisa, indicando que se lo explicaría más tarde, principalmente porque por fin veía a un adulto acercarse a ella, un tipo ya entrado en edad y quilos, el panadero del pueblo a juzgar por el sombrero que traía un niño que debía ser su hijo. Evelyn le devolvió el saludo, aguantando las ganas de dar unas palmadas para quitarse la harina en lo que le pareció un gesto de muy mala educación, aunque no lo corrigió cuando hablo de la niña, le pareció insensible soltar un “no es mi hija” justo después de que un padre le dijera eso, además, eso era más fácil de explicar que la verdad, Lucy se parecía lo suficiente como para que no se hicieran preguntas, además, no tenía claro si la niña aun tenia familia, si la recordaba al menos, tendría que preguntárselo esa noche antes de ir a dormir.

Escucho educadamente la historia del pueblo, por lo que tenía entendido, los dragones eran MUY grandes, así que tenía sus dudas sobre la veracidad de la historia, un wyvern regordete parecía más plausible, pero era demasiado educada como para decir nada sobre ese “dragón” que muy posiblemente había robado unas pocas ovejas. Le echo un vistazo al cartel y ando un par de pasos, alejándose de Lucy y, ya que estaba sentada encima, del grifo. –Tengo que hacer algo antes, pero debería estar de vuelta antes de esos tres días para vuestra fiesta…- Para cuando acabo de decirlo, consideraba que ya se había alejado lo suficiente para que la pequeña no los escuchara, pero luego se alejaría un poco más. –No se preocupe por el dinero- solo necesitaba un par de días en alguna ciudad decente, aunque mejor que esa ciudad apareciera más rápido que tarde, ya que su bolsa pesaba cada vez menos, ahora prácticamente tenía solo unas pocas gemas, que no servían como moneda hasta que encontrara un joyero, para lo cual irónicamente también necesitaba una ciudad -¿Sabría decirme donde está el herrero local? Tengo que hacerle una visita mañana- Su rapier no era en absoluto adecuado para derrotar a esa planta rarita, necesitaba algo mucho más afilado. Además, mientras era guiada, aprovecho para seguir con su pequeño plan. –Necesitaría que me consiguieras vendas y unas pocas hierbas medicinales para cuando vuelva, hay algo en ese bosque que debo cazar.- No añadió nada más, ya estaba implicando que sería peligroso. –Y la pequeña no puede venir, agradecería que os asegurarais de que está bien durante un par de días, me enfadaría mucho si algo le llegara a ocurrir.- Había pensado en amenazar al tabernero con una mirada aterradora y jurar perseguirlo hasta el foso negro si le pasaba algo a la niña, pero un enfoque que incluyera al alcalde parecía más efectivo en ese momento, además, había cuidado mucho su elección de palabras, su enfado no era necesariamente el motivo por el que no la traía, sino que también podía interpretarse como el motivo por el que debían cuidarla bien. Todos parecían buena gente, y las colas y orejas que veía desperdigadas aquí y allá parecían una buena señal, pero nunca estaba de más asegurarse.

Ya estaba todo dicho y por fin sabía dónde encontrar el herrero mañana a primera hora, así que se despidió del alcalde y volvió con sus dos acompañantes para la cena. Dado que dudaba que el grifo cupiera en su habitación sin llevarse el marco de la puerta por delante, tocaba cenar en el establo.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 3
Experiencia : 200 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Lun Sep 05, 2016 1:40 pm

Lucy no pudo evitar lanzar una risita traviesa por el guiño de Evelyn, asintió demostrando que la había entendido. Mientras tanto estaba encima de Elíacer, aprovechando para acariciar y toquetear al grifo todo lo posible, pues éste de normal no se dejaba acariciar por la pequeña. Este aceptaba su destino resignado, sin poder hablar y alzando la vista al cielo para pedir paciencia, mientras que Lucy lo abrazaba y frotaba todo su cuerpo por él como si fuera una almohada o algo así, mientras que le llamaba cosas como grifito lindo o precioso.

El rostro del alcalde se iluminó cuando Evelyn pareció aceptar su oferta sobre permitir que Elíacer fuera el centro de atención en el festival, para celebrar aquel curioso aniversario.

-Gracias, gracias. –Respondió realmente agradecido, el hombre. Cuando ella le dijo que no se preocupara por el dinero negó con la cabeza.- Insisto, al menos acepte una pequeña recompensa.- Insistió el hombre algo apurado.- Claro, por supuesto, el señor Horsen es el herrero del pueblo.- Señaló hacia el otro lado de la plaza, donde había un edificio de piedra, con un gran portalón rojo de madera. Arriba se veía un letrero descolorido donde se indicaba que era una herrería.-Hablaré con él, le hará un buen precio en lo que sea que necesite.- Le aseguró el hombre. El hombre frunció un poco el ceño, el bosque donde estaba la criatura que los había atacado quedaba lejos del pueblo y los bosques de por allí solo se encontraban los animales habituales, ciervos, jabalíes, aves, y cosas así.- Cla-claro, lo tendremos todo listo.- Le aseguró el hombre curioso, que tuvo la prudencia de no preguntar, pues no quería meterse donde no le llaman y molestar a la mujer zorro.- Oh.- El alcalde miró hacia Lucy, pero asintió con firmeza.- Puede quedarse en mi casa, tengo una hija de su edad, seguro que se harán buenas amigas. No le pasará nada.- Dijo el alcalde un poco preocupado por la seriedad de la mujer. Lucy escuchó aquello, dio un pequeño respingo y miró con el ceño fruncido a Evelyn, esperó a que se alejaran un poco para protestar.

-Yo no quiero quedarme.- Protestó la pequeña dando un taconazo en los costados de Elíacer, que lanzó un graznido de protestó y miró hacia atrás, hacia la pequeña zorrita con una mirada asesina, esta se disculpó agachando las orejitas.- Perdona Elíacer…

En la parte de atrás estaban los establos, allí habrían preparado un establo con paja limpia y fresca para el grifo. Era una cama mullida y bien cuidada, casi como el nido que tenía echo en la torre. Eliacer se sacudió con energía para que Lucy bajara de su lomo, la pequeña lanzó un grito divertida, agarrándose como una lapa al lomo del animal. Este miró a Evelyn suplicante.

-Quítamela de encima, me duele todo… menuda paliza me ha dado.- Graznó el animal con voz lastimera.- No me gusta ser un animal de circo…- Protestó mientras se acercaba a revisar su cuadra, el establo era mucho más pequeño que la torre, se sentía encerrado y algo nervioso.- Supongo que no está mal… al menos evitaré fisgones y niños.- Comentó mientras preparaba la paja a su gusto, colocándola a modo de nido. –Creo que es bueno que te quedes aquí Lucy, nosotros trataremos de acabar con ese monstruo y quizás podremos ayudar a más amigos tuyos…- Le dijo el grifo mientras se tumbaba con un graznido de satisfacción, la pequeña miró a la mujer.

-¿Eso es verdad? ¿No me dejaréis aquí para siempre?-Preguntó algo asustada, pues al parecer lo que le preocupaba es que la dejaran allí para siempre.

En el exterior había caído la noche, la luz de la farola del grifo iluminaba todo, así como pequeñas lámparas colgadas en algunas de las fachadas de las casas. Solo se escuchaba un poco de música y ruido de la taberna, en el resto de las casas se iban apagando las luces del interior, mientras que las familias y los más trabajadores se iban a dormir ya para madrugar al día siguiente. La habitación de la mujer y Lucy ya estaría esperándola cuando terminaran de cenar.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Lun Sep 05, 2016 8:16 pm

La peliblanca no dijo demasiado como respuesta a las palabras del alcalde, parecía insistir mucho en que recibiese algún tipo de compensación, y realmente, no le importaba recibirla, el dinero extra siempre iba bien, y desde luego podría aprovechar el descuento en la herrería, aunque realmente no estaba segura de que tuviese algo que pudiese usar, era una herrería de pueblo al fin y al cabo, daba igual, ya lo comprobaría mañana. Se olvidó de preguntarle en qué consistía exactamente esa fiesta local, pero daba igual, no podía ser algo demasiado extravagante, danzar alrededor de fogatas, algún tipo de festival del vino… seguro que era algo así, todos los pueblos tenían algo similar, que en ese caso la festividad girara alrededor del grifo no debía variar demasiado el contenido.

Sin embargo, a pesar de su silencio, sí que se aseguró de agradecer la oferta del alcalde, habiendo estado sola una buena parte de su vida, aprecio el gesto de pura amabilidad hacia un completo desconocido. Posiblemente solo trataba de ganarse su favor, o el del pueblo, pero seguía siendo un gesto altruista y se aseguró de agradecerlo adecuadamente.

Luego tocaba consolar a la pequeña, pero aplazo el momento hasta que llegaron a la relativa intimidad del establo, momento en el que bajo a la pequeña con cuidado y la dejo en el suelo, para luego sentarse en la paja para quedar a su altura. –Solo nos iremos uno o dos días, no te preocupes, volveremos, te lo prometo.- Le acaricio la cabeza a la pequeña en un gesto maternal, y luego cambio rápidamente de tema para que Lucy no se entristeciera. –Creo que te había prometido darte un poco de mermelada de fresa…- Añadió con una sonrisa mientras rebuscaba en su bolsa un par de rebanadas de pan, el pote de mermelada y un cuchillo. Unto abundantemente ambas rebanadas y le dio una a una expectante Lucy. No necesitó mirar para saber que le encantaba, por supuesto que le gustaba, a todos los niños les gustaría algo tan dulce y con tanto sabor, especialmente a la pequeña Lucy, que a saber que había estado comiendo esos últimos años. Tendría que comprar unas cuantas verduras, leche y legumbres cuando volviera, los niños necesitaban una dieta decente, no podía alimentarla a base de estofado y mermelada, eso no sonaba para nada sano. Pero esas eran preocupaciones que podían aplazarse hasta que volviese.

La peliblanca se acabó la comida con un último bocado, se despidió del grifo que ya hacía rato que se había acomodado en su cubículo del establo, transformándolo en algo similar a un nido, y subió con la pequeña a su habitación. No era nada especial, pero bastaba y sobraba. La mujer zorro se quitó la armadura, la dejo ordenada para vestirla el día siguiente, tomo nota de donde le había dicho el alcalde que estaba esa herrería, del nombre del herrero que la regentaba, un tal Horsen y se tumbó en la cama junto a la niña. Mañana tendría que madrugar un montón, así que no se entretuvo demasiado charlando, le dijo buenas noches y la abrazo contra ella, cubriéndola con sus nueve colas en un abrazo protector. Mañana seria otro día.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 3
Experiencia : 200 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: La aventura continúa. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.