Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» BrannMur Aullatormentas
por Capitán Pescanova Ayer a las 8:31 pm

» [Reclutamiento] Noche de Muerte
por Strindgaard Ayer a las 6:22 am

» Que no estoy - Alegorn
por Lamb Jue Jul 19, 2018 11:59 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Katarina Miér Jul 18, 2018 7:35 pm

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Criaturas Norethianas: Cactilio
por Azura Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Semiausencia
por Bediam Mar Jul 17, 2018 10:01 pm

» Criaturas Norethianas: Hexagoat
por Croatoan Lun Jul 16, 2018 8:03 pm

» Criaturas Norethianas: Pejesapo
por Strindgaard Lun Jul 16, 2018 7:48 am

» Criaturas Norethianas: Bargest
por Kenzo Dom Jul 15, 2018 6:17 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Tirsa

Ir abajo

Tirsa

Mensaje por Yan el Mar Jul 05, 2016 8:03 pm

Del fondo del túnel la tenue luz de unas antorchas se acercaba acompañada de céleres pisadas y tintineos. En el suelo unos railes que solían llevar vagonetas para cargar mineral vibraban con cada temblor de la tierra.

Y te estabas empezando a poner nervioso, se veía venir.

- ¿Me has engañado?,¿Esto es una broma? - pregunté.

La chica era preciosa, cara pálida, ojos grandes y azules, labios carnosos, pelo castaño ondulado que bajaba hasta sus pechos más que notables. Había compartido bastantes noches con ella, y siendo sinceros habían sido noches para relatar cual batallas, de hecho lo eran.

Tenía cuatro años más que yo, por lo que me había dicho, y no había perdido el tiempo. La primera noche se comportaba cual niñita desatendida, juguetona y simpática, yo como un hombre maduro, suficiente y experimentado. Ambos actuábamos.
No dormimos, ella mojaba la cama cada vez que yo aceleraba mi brazo, y en su garganta terminaban todas mis…

Céntrate.

Pasamos tres meses juntos, de cuento. La ciudad en las montañas era un sitio bastante tranquilo comparado con Phonterek. Ella era de buena familia, padres médicos, pero había pasado por inumerables traumas amorosos. Esto mezclado con la violencia con la que se producian dió lugar a muchas autolesiones e intentos de suicidio, o como yo pensaría mas tarde, "intentos de llamar la atención".
Era completamente inestable, pero disfrutaba de su presencia. En cierta forma me identificaba un poco con ella. A cambio de mi compañía me invitaba a lugares a los que alguien como yo solo podría entrar de forma irregular, me enseñaba la cultura de su ciudad y los libros que le gustaban, pero sobre todo, la mayor parte del tiempo lo pasabamos gritando, sudando y jadeando en la cama. Resumiendo, me enamoré.

¿Y quién no lo haría?

-Tú fuiste el que me engañó- Alegó.

Ciertamente no habia sido del todo sincero con ella, pero me había pasado tantas veces antes, que sentía pánico cada vez que se acercaba el momento de revelarme como soy, un mestizo, alguien marcado. Un día cometí lo que yo llamo "sincericidio" y lo demás fué inevitable.

"Sincericidio" es el término perfecto sin duda.

Su rostro era frialdad. No estaba colérica ni había atisbo de enfado en ella y eso era bastante raro, Tirsa, que así se llamaba por si no lo he dicho, era una persona bastante atormentada. Tenía dos estados anímicos: excitada o deprimida, follar o llorar. Bloqueando la única puerta que llevaba a la salida, mientras los guardias se acercaban, no parecía dispuesta ni a una cosa ni a la otra.

Se hacía extraño, de verdad.

-¿Entonces al final todo acaba aquí?, ¿te conté mi mayor intimidad y la usas contra mí? -Estaba atónito, me quedaba poco tiempo y no sabía cómo reaccionar – Déjame salir. Del techo empezaban a caer rocas y tierra, pero esperé su respuesta.

Lo sé, lo sé, soy retrasado.

-Que te jodan- escupió.

Y reaccioné sin pensar, no iba a jugarme la vida por los rencores de otra loca, fue una escena bastante patética, forcejeamos. Hubo golpes, mordiscos y arañazos hasta que conseguí apartarla de la puerta. Su estado de tranquilidad se transformó en rabia, comenzó a gritar, y sus gritos me persiguieron durante mi carrera escaleras arriba hasta que los perdí al salir de la mina e integrarme en las calles de la ciudad.

¿Cuándo aprenderás?
avatar
Yan

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Tirsa

Mensaje por Señorita X el Mar Jul 05, 2016 11:24 pm

Hijra aceptado. Ha tomado con bastante ahínco el hijra. Me emociona ver lo bien que lo ha lelvado, a pesar de lo críptico que ha sido.

Un saludo
avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.