Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Hoy a las 1:59 am por Niris

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El valle de la amargura

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Bargho el Mar Jul 12, 2011 11:12 am

La férrea formación enana daba resultado y a pesar de algunos trastabilleos y de un par de bajas los enanos ya habían culminado el descenso hasta la parte más baja de la hondonada y volvían a subir, esta vez ya plenamente respaldados por las flechas que llovían desde las almenas de la fortaleza, no solo contra los goblins que empezaban a desperdigarse, si no contra un schakal desconocido que corría en dirección a ella. Uno o dos ballesteros al ver a semejante criatura acercárseles, dispararon en su contra, sin embargo este logró esquivar hábilmente varios disparos y llegó hasta la puerta, exhausto, tenía una herida profunda en su brazo derecho y una senda saeta incrustada en el izquierdo, le había roto limpiamente el húmero en dos. Además un proyectil había impactado de lleno en su oreja derecha partiéndola y el trozo restante colgaba de una hilacha, apenas logró pronunciar las palabras “Voy con el grupo de Gloin y Bargho …” antes de desplomarse y ya estaba uno de los soldados de la muralla por rematarle con una piedra cuando otro le detuvo.

-¿Escuchaste eso? Mencionó el nombre de Gloin-

-¿Y? –Dijo el que tenía el pedruzco sobre su cabeza.

-¿Y por que un bicho tan feo como ese se acercaría tanto a una muralla llena de gente armada si no es por un mensaje o algo similar? Y ya sabes que Gloin no tiene reparos en asociarse con antropomorfos-

-Tienes razón- respondió el otro soltando la roca- Hay que avisarle al capataz para que recojan esa cosa, al menos para interrogarle-

Mientras tanto el silfo se recuperaba de su impacto con el suelo, la resistencia de los feericos no es destacable y aquel golpe lo había dejado sumamente aturdido, el capitán encargado de la defensa de la muralla veía estupefacto a aquella mosca humanoide que se había estrellado justo de lante de sus pies, y estaba aún mas sorprendido por lo que aquel había dicho “la promesa de los Ildar viene en la caravana” hacia tanto que no había oído hablar ese nombre, como tampoco los soldados que estaban a su lado y que de pronto se voltearon y se miraban unos a otros sin saber como reaccionar; el primero en hacerlo fue obviamente el capitán que gritó:

-Salida, todos los del ala noreste que no tengan una ballesta en sus manos, cojan sus hachas y formen en el patio ¡Ya!-

Nadie se ocupó del pequeño Silfo que alcanzó a ver como desde la parte interna de la muralla se abria una compuerta y unos enanos introducían arrastrando por las patas el cuerpo inerte del Schakal.

-¿Que se supone que querían que haga con esto? ¿No ven que tenemos orden de salida?- Increpo el capataz del patio a los dos enanos citados anteriormente-

-Bueno… -respondió el que había evitado que machuquen a este antes- le oí pronunciar el nombre del capataz Gloin, así que…

-No tenemos tiempo, remata a esa bestia y ve a formar-

El enano entonces tomó su hacha y se aproximó al inconsciente Snarl.

Mientras tanto fuera de las murallas el asenso se iba haciendo cada vez mas rápido, Dranosh, Bargho, Gloin y el humano Takenagi lograron acercarse al lugar donde Bill se encontraba y utilizando una frazada que el llevaba consigo lo colocaron sobre ella y lo arrastraban hasta la formación enana.

Todo aparentemente iba bien, hasta que se oyó el estruendo de unos recios tambores y desde detrás ocultos en el bosque, unas astas asomaron precediendo el horror de los gritos salvajes de los ogros, tres docenas de ellos salieron del bosque y comenzaron a descender por la colina siguiendo los pasos de la tropa, acompañados de un centenar de goblins de refresco. Al tiempo que desde la muralla de la fortaleza se oía el chirrido de las puertas abriéndose y un centenar y medio de enanos salían para auxiliar a los refuerzos en su ascenso.

La apertura de la puerta les había retrasado y los ogros corriendo en pendiente alcanzaron el flanco derecho y la retaguardia de la formación antes de que los enanos de la fortaleza comiencen a descender. Hay una gran diferencia entre chocar de frente contra una desorganizada masa goblins de un metro y medio, y recibir un impacto directo por la retaguardia por parte de cerca de cuarenta ogros de tres metros de altura. La corpulencia de los mastodontes, sumada a la inercia del golpe a la gran velocidad que descendían hizo saltar en pedazos la improvisada formación y las fuerzas enemigas se mezclaron en una batalla campal tiempo que los que provenían de la fortaleza llegaban.


Cinco ogros se aproximaron a la tercera carreta aplastando con sus mazos fácilmente a los guerreros enanos que se les interponían y dejando fuera de combate a los seis guardias humanos que protegían a la carreta con relativa facilidad, no por la debilidad de estos, si no por que quien encabezaba esta arremetida era nada más ni nada menos que el temible Kargûl el Quebrantador, segundo al mando de la gran banda ogra de Urogh. El séptimo humano vestido completamente por armadura se arrastró debajo de la carroza mientras el gigante revolvía buscando, a Gloin se le heló la sangre al ver lo cerca que estaban ambos y se dirigió al grupo.

-Tenemos que sacar a ese humano de allí, es el portador de la promesa y si Kargûl se hace con ella toda esta región quedará perdida- Se aproximó a Bill y dándole una hierba amarga para que la mastique le dijo- Esto te quitará el dolor de inmediato, levántate y pelea pero ten cuidado si quieres seguir caminando después de esto-

Situados a escasos diez metros, Bill, Dranosh, Takenagi y Bargho veían como el lider ogro acompañado de cuatro subordinados buscaba al humano sin percatarse aún de que este se encontraba debajo de la carreta. Era tiempo de actuar rápido.

----------------------------------------------------------------------------------------------
Off rol: Perdonen la tardanza, tuve serios problemas con mi proveedor de Internet y hasta hace poco que tuve el servicio otra vez, me tuve que poner al día con el trabajo y recién he podido postear, disculpen no haber avisado.

Esta es la situación: tienen delante a 5 rivales muy superiores como se puede constatar al observar las imágenes, el orco central del martillo es Kargûl, es sumamente fuerte.

Bill, Dranosh y Takenagi tendrán que elaborar algún plan para sacar al humano de allí. Snarl tendrá que rolear su estado actual ajustándose a su realidad y su vida prácticamente estará en manos de las acciones de Zephyrae.

Orden de Posteo para este turno:

Zephyrae
Snarl
Dranosh
Bill
Takenagi

NOTA: Esta vez no puedes controlar las acciones de los PNJ, será igual que en una partida estándar hacen sus dos movimientos y luego decido el resultado de estos. Pueden hacer descripiciones de sus reacciones y otros detalles, pero no controlarlos directamente.


Última edición por Bargho el Sáb Jul 16, 2011 9:58 pm, editado 2 veces
avatar
Bargho

Mensajes : 167
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Zephyrae el Miér Jul 13, 2011 5:23 pm

El dolor del último impacto recorría con fuerzas el cuerpo de Zephyrae ahogándolo todo. Lentamente el mundo a su alrededor empezaba a existir nuevamente, así como poco a poco el oído regresa tras cacofónico estrépito. El silfo podía sentir su cuerpo mientras este se ajustaba al dolor que si no se desvanecía si se volvía poco a poco más tolerable.

Los recuerdos regresaban a el junto a sus sentidos, logrando traer a sus labios una sonrisa que aun reducida ante la agonía sentida por el golpe era clara en su rostro al recordar haber conseguido dar su mensaje y a la vez ayudar a su compañero en peligro.

Por reflejo lo primero que movió fueron sus alas que por obra de suerte o la mano del destino habían sobrevivido sin rasgarse y se sentían fuertes y firmes en sus movimientos.

Su cuerpo aun resentido por los golpes logro levantarse lentamente, al parecer sus huesos intactos y capaces de mantenerle en pie. Sin duda un milagro de la fortuna, auxiliado por la armadura de Cotric que en su excelente trabajo, tanto en el brillante metal como con las pieles en su interior, habían amortiguado gran parte del impacto, permitiendo el Destino que el enano herrero hubiera pagado a creces cualquier deuda que creyera tener para con el portador de esta.

Por encima del ignorado Silfo que empezaba a levantarse el ruido de gritos de enanos preparándose para enviar refuerzos a la caravana se daba escuchar, aquello que fuera la promesa de los Ildar indudablemente guardaba gran valor para los enanos y estaban dispuestos a arriesgarlo todo con tal de rescatarlo.

Mientras se concentraba en su magia que aun permanecía fuerte en el, siendo el costo de tal manera de transportarse el dolor en su cuerpo, como sea necesitaría u nos momentos para recuperarse del impacto.

Una figura conocida fue llevada al patio donde él se encontraba, el antropomorfo de caninos rasgos. Sumamente herido y siendo arrastrado por un par de enanos ante el capataz del lugar. Que ocupado con cuestiones de preparar los refuerzos declaro desesperado que simplemente acabaran con el al no querer correr riesgo alguno ni tener tiempo para asegurarse del origen o bando del herido.

Uno de los enanos subordinados a él, de aquellos que habían traído a la criatura al patio, tomó su hacha dispuesto a cumplir las órdenes de su superior inmediato. Zephyrae alzo en vuelo para poder ser escuchado entre este enano y su capataz.

-Detengan esa hacha hijos de las montañas si es que aun entre ustedes queda algo de honor aun en la guerra, pues aquel a quien matarían sin tiempo de contemplaciones ha sido herido por la misma causa por la que ustedes combaten.- Dijo Con fuerza Zephyrae esperando hacerse oír por cuanto enano tuviera un momento para escucharlo. – El antropomorfo ha viajado con la caravana que se aprestan a auxiliar y ofrecido su ayuda a Gloin Borglët en ansía de acabar con cuanto goblin hallara en su camino, si aquí se encuentra posiblemente sea como yo, como emisario de que la promesa de los Ildar se encontraba en la caravana. Acaso responderán los enanos con muerte a quien ha sido herido en su causa y auxilio.

Tras decir esto era cuestión de esperar la reacción de los enanos, principalmente del capataz que ahora se encontraba con el problema de lidiar con mis palabras, pudiendo encontrar una rápida solución a cuanto había dicho poniendo en resguardo a mi compañero o lidiando con cuanto había dicho, ambas opciones le tomarían un poco de su tiempo, pero una de ellas era la correcta y si algo había visto hasta el momento de esta noble raza era su preferencia a hacer lo que era correcto.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Snarl el Jue Jul 14, 2011 2:18 am

Aparte de haberse desmayado, y haber sido herido por los enanos, había sido arrastrado por dos de ellos como si fuera un simple bulto, y lanzado al suelo como algo sin valor, si el mismo Schakal lo hubiera visto le hubiera arrancado la piel a esos seres tan desagradables, mas no podía, su cuerpo no respondía, y aquello de su interior, aquel espíritu que no se dejaba enjaular luchaba por liberarse de esa inmovilidad, de esa prisión de quietud, que había pasado con él, que había pasado con el Schakal que primero prefería morir a perder su libertad … ahora estaba reducido a un bulto de pelos, como había pasado esto … había hecho negocios para encontrar una gema, se había enlistado con un mino tauro y unos enanos, había matado unos goblin y había sido capturado … se había encontrado con el mismo líder de esas alimañas y había hecho negocios con el … para luego ser perseguidos por los últimos para matarlo, había escapado y encontrado el bastión de los enanos, pero tan solo había comenzado todo en esos momentos … solo recordaba dolor y oscuridad nada mas …

Que patético … al final había tenido que aliarse con esas alimañas, recibir una herida en uno de sus brazos, para colmo ser alcanzado por uno de los virotes de un tonel de carne y caer inconsciente … quizás lo único peor a esa desgracia es que pronto le cortarían al cabeza, de seguro la enterrarían en una pica y con ello habría terminado su tan ansiosa libertad, ahora el Schakal estaba inconsciente, aun así podía escuchar vagos rastros de las voces que habían a su alrededor, que patético … se sentía humillado, no por haber sido capturado por enanos, no por rebajarse a hacer trato con ellos, ni siquiera por su próxima muerte, si no porque no se podía defender, se sentía atado a ese cuerpo que no le respondía.

Su mente era un caldero hirviente de ansias, de emociones y deseos, sus recuerdos venían como si el pasado y el presente se unieran, podía escuchar al maldito enano luchar contra olas y olas de alimañas, podía ver al mino tauro blandiendo su hachaa y a los orcos derramar sangre, al patético mago hacer volar a los goblin por el cielo, mientras que el estaba atado a un poste, como un animal, como una bestia, sus cadenas no eran gruesas pero si pesadas, era como si no pudiera mover ni un centímetros estas no importaba cuanto tirara, veía a los enanos con sus hachas venir por él, acaso seria su fin? … quizás si … mas si querían un pedazo de su ser él se llevaría por lo menos la vida de uno, vio el hacha salir disparada hacia él, mientras no cerraba los ojos, no giraba el rostro ni pedía piedad, si su vida acabaría ahí no tendría miedo … no había pasado por tanto para tener miedo ante la muerte, el filo se acercaba a su rostro girando y girando mas se detuvo antes de tocar uno de sus pelos, un dolor agudo vino a su cuerpo, sintió la sangre gotear de uno de los costados de su rostro, su brazo dolía como si se lo hubieran arrancado y la misma herida que había en el otro punzaba, la fina voz de alguien llego a sus oídos … “Ayuda” … “Gloin” … “Ildar”, pronto reconoció esa voz, la había escuchado antes, era la muerte que lo venía a buscar después de tantas veces que la había evitado … que distinta se oía de lo que había imaginado.

Con dificultad abrió sus ojos, estos estaban cubiertos de sangre y al visión era nublosa, vio una polilla volando frente a él y mas allá borrosamente a dos enanos con hachas, acaso aun soñaba vería su muerte una y otra vez? Pronto la imagen fue más clara, era aquel mago, aunque ahora aprecia un simple insecto, los enanos estaban con sus hachas frente a él, al final no soñaba, iban a matarlo, intento mover sus brazos, pero estos no le respondieron, acaso ya se los habían arrancado? … si era así el dolor que sentía era poco, como pudo levanto su mirada hacia los enanos, y volvió a su antiguo semblante, aquel que no mostraba ni piedad ni arrepentimiento.

-¿Van a matarme… acaso enanos? * tosiendo un poco pero sin dejarlos de ver*aun no puedo morir…. No hasta que mate a mas de esas alimañas-


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Dranosh el Dom Jul 17, 2011 5:48 pm

El plan salió tal y como se lo habían esperado, habían logrado sacar con éxito a su compañero de la marejada verde de los Goblins y de paso el gran orco rojo había aprovechado para recuperar su francisca del cuerpo de la infortunada criatura verde que había tenido la desgracia de cruzarse en su camino, ahora había regresado sanos y salvos con el resto del grupo, o al menos eso parecía, el orco comenzaba a cansarse de a poco aunque aún le quedaban bastantes energías para continuar luchando, después de todo se había enfrentado a muchas cosas peores.

Irónico el que haya pensado en eso, solo para que después el estruendo de los tambores de guerra sumado a los gritos ensordecedores de los ogros que se sumaban a la batalla le hayan hecho voltearse hacia donde provenía el ruido casi al instante, el ver la gran cantidad de destrucción que creaban las criaturas le hicieron soltar un bufido a la vez que volvía a concentrarse en la batalla, esas máquinas de destrucción debían ser derrotados a toda costa y el orco lo sabía muy bien.

Finalmente Dranosh escuchó complacido las palabras de Gloin, ciertamente era hora de combatir, y si la caída del humano significaba que todo el esfuerzo invertido en la misión habría sido en vano estaba dispuesto a dar todo de sí para evitar que eso sucediera, -Bien entonces, creo que es hora de ponernos en acción!-, a la vez que decía esas palabras el gran orco rojo tomó una de sus franciscas, manchada con la sangre fresca de goblin aún, y la arrojó con precisión y una gran fuerza hacia la espalda de uno de los ogros con el objetivo de capturar su atención, -Carguemos frontalmente contra ellos mientras uno se encarga de rescatar al humano!-.

Luego de decir sus últimas palabras rápidamente, el orco levantó su gran hacha en alto y lanzó un enorme rugido de guerra a la vez que se abalanzaba a toda marcha en dirección al mismo ogro al que le acababa de lanzar el hacha, -LOK’TAR OGAR!!!-, su corazón estaba acelerado, los bordes de su visión se teñían de rojo lentamente mientras el orco batallaba por mantener su frenesí de furia a raya, después de todo contra esta clase de enemigos lo más sensato era mantener la cabeza fría.

A la vez que avanzaba a toda velocidad recorriendo en poco tiempo los escasos metros que los separaban, el tiempo a su alrededor parecía transcurrir más despacio a la vez que su mente lo transportaba a un pasado lejano, imágenes fugases de sus combates contra ogros en la arena de combates cuando aún era un prisionero de los humanos, batallas contra esos seres acompañados de otros guerreros durante su juventud, historias de batallas pasadas, todo parecía una película, sin embargo ya era muy tarde para echarse atrás ya que cuando estuvo a punto de chocar contra el enemigo el tiempo volvió a su recorrido normal y era hora de actuar.

Finalmente estuvo a la distancia apropiada para que el ogro lo barriera fácilmente con su descomunal arma, sin embargo Dranosh trastabilló en el último segundo y arremetió ferozmente contra el suelo…, o eso parecía, ya que al mismo tiempo antepuso su brazo derecho seguido por su hombro en la caída mientras sostenía con fuerza a Gorehowl utilizando su brazo libre, gracias al apoyo de su brazo y hombro fue capaz de rodar con facilidad mientras esquivaba cualquier posible ataque por parte del ogro, y al mismo tiempo caía semi-arrodillado a la altura de una de las piernas de la criatura, fue entonces que, sin desperdiciar ni un solo instante, tomó firmemente su hacha con ambas manos y la descargó aplicando la mayor cantidad de fuerza posible sobre la pierna del ogro, específicamente a la altura de la rodilla, esperando derribar a su rival con ese golpe definitivamente.

Gracias a ese movimiento había sido capaz de salir victorioso de varios combates en el pasado, y si lograba el efecto deseado, el enemigo sería incapaz de seguir de pié después de aquel movimiento, sin embargo el orco no bajaba la guardia en ningún instante ya que estaba plenamente consciente de que se había involucrado en una batalla bastante peligrosa, ahora lo único que deseaba era que sus demás compañeros de combate le hayan seguido como se los había sugerido, ya que no estaba nada ansioso de enfrentarse a 5 ogros por su cuenta…




OFF: Para ilustrar mejor el movimiento de Dranosh
Spoiler:
avatar
Dranosh

Mensajes : 43
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Musashi Takenagi el Jue Jul 21, 2011 8:34 am

Efímera paz, paradójicamente en medio de la guerra, habiendo logrado traer casi a rastras a nuestro compañero el semi orco logramos dar un respiro junto con una sonrisa satisfactoria al ver y comprobar que estaba bien, una brisa intensa, como una mano que empuja, ayudó en el traslado de Bill evitando que las circunstancias pasaran a mayores o peor, a perdidas. Pero los segundos en medio del campo de batalla son eso, segundos, tiempos que en un momento a otro cambian el rumbo de los pensamientos, sorpresas que interrumpen a la duda. Los tambores, las pisadas fuertes, el eco de los gritos agónicos, el zas letal del hacha del oponente dejó a disposición de nuestros ojos una oleada de la súbita entrada de un grupo de ogros armados al escenario, uno de ellos destacándose por la armadura y demás ornamentas adornar su cuerpo, debía de ser el líder, su inopinada entrada había logrado arrasar de golpe toda una formación.

Gloin había sido claro. El humano sobreviviente que ahora se ocultaba bajo la carroza asediada por ellos, incluido entre los cincos el colosal ogro de veloces y hábiles arremetidas, era de suma importancia que perdurara con vida. Chasqueé la lengua al verlo como gato encerrado al tiempo que sostenía la naginata y asentía ante la efusividad de parte del orco rojo para partir en su búsqueda, erguí mi cuerpo dando un paso al frente al tiempo que alzaba la voz dirigiéndome al grupo, con la esperanza que mis palabras al igual que las de nuestro compañero fueran escuchadas y aceptadas, éramos diferentes, tiempo para conocernos no habíamos tenido, pero si la confianza debía construirse en batalla ahora era el momento.

- Creo ser el más apropiado para intentar buscarlo –Contesté con firmeza como respuesta a la sugerencia de Dranosh- vosotros sois más grandes físicamente, yo me puedo desplazar con mayor gracilidad y disimulo hacia la carroza y sacarlo con vida, pero para eso será necesario que distraigan su atención al darle batalla –Mantuve la punta del arma disparando hacia el frente dispuesta a avanzar de una vez por todas – Porque si llega el momento en que deba combatir difícil me resultara prestarle asimismo atención al humano- "Y también caer al no prestarle toda la atención a la batalla", pensé.

Dando fin a la sugerencia y confiada que al igual que como yo hice con Dranosh en escuchar sus palabras, que los demás apoyarían el plan, mis pasos marcharon, con la espalda ligeramente inclinada, la naginata impuesta, sintiendo el repiqueteo de los metales de mi armadura que, en comparación de otras como la de mi compañero el templario era más ligera, tratando de acercarme hacia la carroza, en tanto el orco rojo ya se encontraba en movimiento y luchando.

El carro era grande y se mostraba ligeramente volcado, la idea era que no se detuvieran demasiado en prestarme atención, porque si así era aparte de dificultar el rescate se darían cuenta de donde se encontraba el humano. A escasos centímetros de él, aprovechando las supuestas distracciones me acuclillé para que me notara –¡Vamos, rápido, no hay tiempo que perder!-Exclamé haciéndole señas, mirando de reojo hacia atrás y hacia los lados, con el arma dispuesto a emprender en caso de que se produjera el caso. Esperaba sensatez de parte del hombre, y que me siguiera.

avatar
Musashi Takenagi

Mensajes : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Gorrionxz el Lun Jul 25, 2011 5:24 pm

El viento traía un aura y hedor de sangre por todo el campo, el semiorco ya estaba recuperado, no en su totalidad, pero resistía muy bien aquel dolor muy molesto cercano a su abdomen, dio gracias al árbol de la vida que le dio un gran aguante de dolor, podría seguir luchando, de eso estaba seguro, su mente en blanco, deseaba sacar esa sed de sangre, mente serena y cuerpo listo, pero ¿ podría controlarlo?, eso mismo se preguntaba, y ya había pasado mas de una vez, luchando contra esos malditos goblins, y protegiendo la carreta de suministros, el tiempo pasaba relativamente lento, ya todo era como si todo se detuviera, cada zarpazo, cada cuchillada que hacían los enanos y los compañeros del semiorco eran certeros y se podía ver como la sangre salia desde su interior, no tenia miedo, ya todo no importaba, si moría, lo haría con orgullo, si se salvaba otro ocuparía su lugar, ya que no era el único de su clase, en fin... el semiorco escuchaba todo a su alrededor, hasta el punto de escuchar la misma tonada del mundo y tal vez, hasta la de la muerte, rezaba en sus mas ligeros pensamientos, rogaba porque todos salieran con vida, después de la guerra sangrienta con esos goblins ¿que pasaría después? una fina voz llego a su mente suplicando que no soltara su furia, era el, su halcón, hablándole como si de fantasía se tratase, -No lo hagas, por favor- sin mas que decir Bill soltó un grito silencioso quizás era su mente que le hacia trucos, pudo ver subiendo por la colina 5 ogros lo mas curioso es que el orco rojo fue por ellos, quizás por distracción, ya que vio al de la armadura yendo a buscar al hombre que debían proteger, el hombre era un estúpido, en susurros y para si mismo se dijo - Bueno supongo que tendré que ayudar - .

Salio corriendo hacia los ogros, torpes criaturas se podría decir, era curioso, el ya se había enfrentado a ellas, sin ningún problema, su gran tamaño solo les hacia mas estupidos, el hecho era que no le quitaban su gran fuerza, muy peligrosos eran y mas si eran comandados, allí yacía, un ogro gigante muy protegido y armado, no era oponente para Dranosh, Bill corrió rápidamente dejando su posición ya que estaba ya limpia y dejaría a los enanos encargarse por el, otro Ogro con su gran maza se le acerca a Dranosh, no muy cerca para molerlo a golpes pero lo suficientemente lejos para poder ser detenido, Bill lanzo una carrera no muy larga hasta llegar al ogro, se deslizo por el suelo con Fafnar y Morgana poniendo las espadas unidas tratando de ponerlas al frente para que el Ogro se tropezase y no llegara hasta Dranosh.
avatar
Gorrionxz

Mensajes : 62
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Bargho el Miér Jul 27, 2011 11:47 pm

Entre las filas de los enanos un terrible desconcierto y estupor reinó cuando los ogros entraron con su carga de hierro y sangre, a pesar de la gran fortaleza y resistencia de sus guerreros, la mole de estos les podía mas y sus filas se quebraron, reagrupándose lo mejor que pudieron en medio de la batalla con los numerosos goblins que aún quedaban los ballesteros se alinearon y con certeros disparos empezaron a menguar el empuje de los gigantes antropófagos, mientras desde la fortaleza los refuerzos iban llegando rematando al resto de las fuerzas goblins que aún quedaban.

Sin embargo los ogros de la carreta aún estaban en el mismo sitio y frente a ellos los miembros de la expedición se arrojaron en una estratagema para rescatar al débil humano que se escondía bajo la carrera como un gatito asustado. Dranosh fue el primero en adelantarse en el ataque y con un vistoso aunque algo dificultoso movimiento de pelea se lanzó rodando por el suelo hasta ponerse delante del ogro mas cercano, sin embargo, sus aproximados 150 kilos de peso, tres metros de estatura y la cuestionable agilidad de los orcos no le benefició demasiado en cuanto a la velocidad del movimiento se refiere, y si bien logró efectuar el movimiento, no fue lo suficientemente rápido para completar el golpe de espada y el ogro se adelantó dándole una fuerte patada en el pecho que lo tumbó con la vista al cielo quitándole el aire sin hacerle demasiado daño, aunque el movimiento tan curioso llamó la atención del resto de los ogros que se fueron aproximando en derredor de Dranosh, si no hacía algo pronto se vería en severos problemas. Por su parte Bill se adelantó y corriendo con sus espadas al frente se puso delante de nada más ni nada mas que del mismo Kargûl, este dio una fuerte carcajada ante el atrevimiento del orco antes de atestar un duro golpe contra las espadas dobles de Bill, tirándolo contra el suelo al lado de Dranosh y causando un par de severas grietas en las armas y un profundo dolor en sus muñecas.

Gloin dio un grito tremendo y arrojando dós de sus hachas destrozó el craneo del ogro que estaba apunto de atestar un machetazo contra Dranosh derribándolo, para luego con su último par aproximarse a los otros dos y pelear manteniéndolos a raya.

-¡Bargho! ¡Entretén a Kargûl!

El minotauro sintió la adrenalina recorrer todo su cuerpo y un cosquilleo se desparramó por su espalda, conocía de sobra la reputación de Kargûl el quebrantahuesos y su fama se extendía por todas las montañas. Dominando sus emociones se lanzó corriendo contra el con el hacha en alto, bufando atestó un hachazo horizontal que falló por centímetros e impactó contra el retazo de armadura que cubría el vientre grasiento del monstruo, este levantó su mazo y descargó un brutal golpe, Bargho apenas tuvo tiempo de levantar el hacha y el golpe destrozó el mango partiéndolo en dos y arrojándolo hacia atrás, un dolor terrible laceró su hombro izquierdo, su clavícula se había partido.

Takenagi por su parte y gracias a los sacrificios de sus compañeros se acercó al hombre bajo la carreta y este atolondradamente intentó arrastrarse y golpeandose la cabeza en la carreta su casco cayó al suelo y por un instante una melena rubia y unos impresionantes ojos azules fueron descubiertas, la hermosa joven se volvió a poner el casco rápidamente e imploró por silencio en secreto al joven samurai que estaba delante de el, mientras lo seguía en su escape.

Dentro de la fortaleza la situación en los frentes norte y oeste de la muralla se había estabilizado, los goblins fueron definitivamente repelidos por las ballestas enanas sin darles tiempo a alcanzar las murallas y los tiradores ahora disponibles se replegaban hacia la cara oeste de la fortaleza donde el último tramo de la batalla llegaba a su resolución. En el patio, Snarl languidecía y lanzó una última interrogación antes de caer en la oscuridad.

-Snarl- Le llamó una suave voz femenina- despierta- El Schakal se estremeció en el suelo, sus heridas habían desaparecido y se hallaba libre de atadura alguna, se hallaba recostado sobre una enorme roca en medio de un prado de flores amarillas, delante de el una mujer humana vestida de azul celeste y sentada a su lado lo miraba directamente a los ojos.

-Tardaste mucho en despertarte- le dijo con voz burlona mientras se recogía el cabello rubio que le había caído sobre el rostro- Si sigues durmiendo tanto nunca podrás conseguir esto que tanto buscas: Entre las palmas ahuecadas de sus manos que tenía colocadas sobre su regazo se encontraba una preciosa joya de color verde.

El silfo vio como los enanos levantaban con toda la delicadeza posible para los enanos al cuerpo ensangrentado del schakal y se lo llevaban a la enfermería, a pocos metros de el una de las catapultas era cambiada de sentido y pasaba de apuntar del oeste al este, donde ahora se encontraba la última amenaza. El relámpago de alguna idea dio un destello a sus ojos.



--------------------------------------------------------

Offrol: Bueh: Dranosh falló por que la agilidad de 7 y su corpulencia y armadura no creo que le permitan un movimiento como ese, Bill por que se enfrentó el solo a un Boss, yo me partí la clavícula como penalización por mi anterior retraso de mas de una semana y Takenagi aprovechó muy bien sus capacidades.

Snarl está en estado de rol onírico y Zephyrae tiene luz verde para su plan xD
avatar
Bargho

Mensajes : 167
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Zephyrae el Jue Jul 28, 2011 11:33 pm

Existe un momento al volar en que tu propio impulso se ve frenado por una corriente opuesta, estos ríos de viento suelen ser sorpresivos y normalmente de pequeño tamaño. En mi niñez cuando aprendía a volar en una ocasión me toco encontrarme de frente con una de estas corrientes, su fuerza oponiéndose a mi vuelo y haciendo parecer mis intentos por avanzar inútiles.

Recuerdo ahora en la fortaleza enana esos momentos, la marea de goblins aparentemente interminable era una fuerza a la que los valerosos enanos se oponían sin descanso, negándose en todo momento a perder terreno. Hay un momento al enfrentar a estas corrientes cuando finalmente te liberas de su centro de poder, un instante en el que logras escaparte de su fuerza y empiezas a avanzar, poco a poco hasta hallarte totalmente libre. De igual manera los enanos habían logrado salvarse de la impresionante fuerza enemiga. Poco a poco se vea el avance de las tropas enanas en la fortaleza, abrirse paso para el envió de refuerzos y lograr salir triunfantes una vez más. El júbilo de la victoria, sea esta temporal o definitiva lo ignoro, empieza a verse en los enanos que logran notar su pronto éxito.

El antropomorfo aliado mío se encontraba finalmente a salvo, descansaría sus heridas y si los demás sobrevivíamos tendríamos oportunidad de conocer su historia y motivos tras su desaparición. En esos momentos mis preocupaciones habrían de centrarse en el resto de mis compañeros que junto a los valientes enanos de la caravana recibirían finalmente refuerzos.

No era mi deseo el volver a transportarme de la manera que había hecho mas no lograba pensar en manera alguna de llegar con la velocidad necesario a ayudarles. Para cuando los refuerzos enanos les alcanzaran mis poderes habrían dejado de ser necesarios o sería demasiado tarde. La segunda idea me parecía tan horrible que buscaba manera alguna de poder llegar a prestar mi auxilio.

Las musas son sin duda seres caprichosos e impredecibles, solo una cosa vi en aquel lugar que rápidamente partiera de la fortaleza hacia las líneas de batalla, las enormes piedras que eran arrojadas por las catapultas.

Mi pequeño cuerpo no sería mucho peso a comparación de esas rocas. Las cuales en general superaban en tamaño a muchos de los enanos de la fortaleza. Requiriendo a varios de estos para cargar y operar las poderosas máquinas de guerra.

No tuve tiempo para pensar en lo que hacía, seguramente de haberlo hecho seguramente me habría decidido en contra de tal plan, la temeridad de la juventud y el calor de la batalla razones de más para decidirme a mi plan carente de sensatez.

Busque resguardo en la forma irregular de la piedra que acababan de cargar y apuntaba en la dirección de mis compañeros. Los enanos alejándose del brazo de la maquinaria de guerra no se percataron ni de mi llegada ni de cómo buscaba afianzarme lo más seguro posible a esta y entonces tras el grito en enano que supongo era la señal de disparo sentí como todo el mundo se aceleraba a mi alrededor.

Mi magia me protegió de la fuerza del aire que se oponía a la piedra, mi intención era montarla a las cercanías y abandonarla antes de mi llegada mas después de conseguir que la piedra se estabilizara un poco abriendo el aire frente a nosotros con mi magia como punta de flecha me di cuenta que esta piedra estaba volando a mayor distancia que las otras, quizás mi magia siendo capaz de guiarla.

Frente a mí podía ver el campo de batalla, el lugar donde las carretas eran defendidas claramente visibles en su altitud y en el gran tamaño de los ogros que habían logrado llegar a aquel sitio. Decidí en esos momentos hacer a alguno de estos seres el objetivo de mi pétreo vehículo.

Mi magia por si misma no hubiera sido capaz de levantar una piedra de este tamaño y mucho menos arrojarla de esta manera. La fuerza de la catapulta enana era la que brindaba todo el poder a mi acción, mi magia solamente movía el aire frente a nosotros, buscando separarla y formando un canal contra una de las grandes figuras que enfrentaban mis compañeros. La piedra usaba su propio impulso para desplazarse por el camino que menor resistencia le ofrecía, aquel abierto por mi magia.

No podía estar seguro cuanto éxito tendría con mi improvisada arma. Los ingenieros de la catapulta en estos momentos de seguro sorprendidos por la distancia recorrida por la roca. Yo debía abandonar esta antes del impacto, sin poder quedarme para guiarla todo el camino y confiando que cuanto había hecho para guiarla fuera suficiente. Deje que mi efecto de viento retrocediera conmigo frenándome en el aire por encima de mis compañeros aun por varios metros.

Sin esperar a ver el efecto que mi ataque había tenido en el ogro al que había apuntado grite a Gloin con fuerza.-Los refuerzos se encuentran en camino capitán. – No tuve voz para más que tales palabras, el esfuerzo aunque había durado proco y no se había concentrado mucho había sido agotador y el poco viento que mantenía a mi alrededor para protegerme era el poder que en estos momentos podía acumular. Aun tras el corto descanso que había logrado conseguir en la fortaleza mi magia volvía a resentir los esfuerzos a lso que la había sometido.

Aun así una entrada como esa era algo digno de historias de grandes batallas.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Snarl el Dom Jul 31, 2011 7:29 pm

“La razón de todo tiene un origen y este puede ser tan simple como el aletear de una polilla de noche”

Los enanos bajaron sus armas, al final el mago le había ayudado en algo, aunque no le seria agradecido jamás, los ojos del Schakal lentamente se cerraron ajenos a la lucha encarnizada que fuera de las murallas se realizaba, la oscuridad de su mente lo rodeo y devoro, mientras se hundía cada vez más en el abismo que era su mente y su orgullo, en el mundo real los enanos lo habían arrastrado hasta dentro de la fortaleza, quizás para tratar sus heridas o quizás simplemente para llevarlo a un lugar donde no estorbara, era un bulto viviente, sin razón ni conciencia aun.

En su mente una voz le llamaba, una voz repetía su nombre, de golpe abrió los ojos y el aroma a flores inundo su nariz haciendo que la arrugara con desagrado, sin dificultad quedo sentado sobre una roca, mirando a su alrededor vio a una mujer a su lado, vestía de celeste, mientras que reía burlonamente al hablarle, al parecer ya no estaba donde los enanos y ello era un alivio, los toneles de carne no era una buena compañía en su estado, aunque extrañamente no el dolía nada, cerro sus puños sin sentir nada, miro sus brazos, no había sangre ni rastro de herida, una idea lúgubre paso por su mente … ¿Acaso estaría muerto?... si era así ese infierno era peor que lo que había esperado … estar rodeado de flores amarillas durante toda la eternidad y de ese desagradable olor dulce … incluso extrañaba el dolor de sus heridas o la tortura, pronto miro a la mujer que le hablaba, de entre sus manos una bella gema verde surgió, brillante y con terminaciones exquisitas, el Schakal estiro su mano y tomo entre sus garras tomo la gema viéndola unos instantes.

-¿Esto es lo que busco? … *mirando fríamente a la mujer* esto no es lo que busco… o me interesa un simple trozo de piedra… lo que busco de los goblins… del minotauro no es una miserable roca-


El antropomorfo soltó la roca y a medida que esta caía, perdía su brillo, perdía su color, lentamente era contaminada por el color negro, como si esta misma muriera en el aire, cuando cayó sobre las flores no era más que un trozo de roca negra, sin vida, sin color, sin resplandor, un trozo de roca decadente, las flores que fueron tocadas por la roca lentamente cambiaron de color, el negro contaminaba cada cosa que tocaba, las bellas flores se marchitaban, sus pétalos caían y solo dejaban tierra yerma a su alrededor, no demoro mucho que un gran círculo alrededor del Schakal surgiera, bajo las flores podían verse algunos huesos, humanos y orcos, de goblins y enanos, la cornamenta del minotauro rompió la tierra como si tratara de surgir de esta, el pequeño esqueleto del faerico ensartado en uno de los cuernos con sus alas rotas y vacías.

-Lo que busco está muy lejano de lo que me puedes ofrecer mujer *estirando su mano y tomándola desde el vestido la acerco a su rostro*los enanos … los insectos faericos, los orcos y goblins, no me importa si mueren o no, no me importa tener que buscar entre sus cadáveres descompuestos, pero no aceptare que una maldita mujer venga y me arruine todo por lo que he sufrido … una piedra … una roca, no tienen valor, no tienen significado si no está cubierta de sangre *dejándola caer hasta la tierra marchita* mira a tu alrededor … si esto es el infierno al que debo estar sometido por mis actos que así sea … pero no permaneceré entre la belleza de las flores … ni entre su aroma tan desagradable… mira lo que tu gema ha hecho … mira lo que lograste ofreciéndome algo sin valor, todo se marchita y deja ver lo que realmente hay debajo … huesos y muerte-

A su alrededor lentamente las flores perdían sus pétalos, mientras el viento lentamente soplaba y dejaba un yerno vacio y solitario, bajo las flores y hierbas uno a uno surgieron los huesos de goblins y enanos, algunos cráneos enormes, mas grandes que los de un orco, ¿gigantes y ogros quizás? No importaba, aquel campo de hermosas y fragantes flores lentamente se convertía en un campo de batalla, los cuerpos que hacía tiempo los cuervos había desgarrado su carne, dejando solo carcasas blancas regadas por la tierra.


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Musashi Takenagi el Dom Ago 07, 2011 9:33 am

Aprovechando la instancia de distracción de parte de mis compañeros mis pasos marcharon en dirección al carro con tal de poder sacar de ahí con vida al humano, a mis costados la encarnizada lucha de mis compañeros no menguaba ni parecía mejorar, y habiendo llegado frente al carro esperé con impaciencia a que el humano tuviera el valor de salir o tendría que agacharme e ir a sacarlo yo misma, pero para mi suerte lo vi acercarse no sin evitar chocar contra la parte de arriba del carro volcado dándose en la cabeza y dejando caer su casco, lo primero que divisaron mis ojos fueron unos blondos cabellos acompañados de un rostro femenino, no pude evitar pestañear sorprendida y extrañada de aquella mujer que ocultaba su identidad y me pedía que la mantuviera en secreto cuando curiosamente yo misma pasaba por la misma situación.

-No os preocupéis, no tengo derecho a revelar vuestra identidad si su deseo es mantenerlo oculto, pero trate de ser sensata o no seré yo quien le revele –Le tendí la mano para que se levantara y una vez que estuviera de pie volviendo a sostener mi arma larga le hice señas con la mano libre de que me siquiera sin contratiempos - ¿sabe usar su arma verdad? –Inquirí aprovechando la oportunidad mientras la guiaba colina abajo un tanto insegura de su capacidad en la batalla, sí, yo era mujer, pero sabía muy bien que mi caso era prácticamente excepcional, no era por desprestigiar mi propio género pero no me fiaba del todo que tuviera habilidades en la batalla, pero aquello ya me lo rebelaría después con mi pregunta a menos que quisiera omitir.

Una brisa pasó de largo, era nuestro compañero el silfo que le decía a Gloin en voz alta que los refuerzos estaban por llegar, las noticias mejoraban cada vez más, no obstante mis compañeros no estaban en la mejor situación, Dranosh había hecho un movimiento ejemplar pero demasiado lento como para no ser detenido por su oponente y lo peor es que había llamado la atención de los demás, como miel para las abejas, y seguido Bill que habiendo atacado al ogro de armadura vistosa fue derribado por este con demasiada facilidad dejando en claro la gran fuerza y capacidad del primero. No podía quedarme de brazos cruzados viendo a mis compañeros pasar una situación tan compleja, así que aprovechando mi lejanía me acuclillé detrás de una roca a una distancia relativa mientras sacaba el carcaj y tomaba una de las flechas de mi espalda y clavaba la vista en la mujer tras mi máscara de cerámica – ¡Cubre los costados! –Le ordené – Si alguien se acerca me avisas antes de que esté demasiado cerca a menos que puedas hacerte cargo de la situación –Exclamé con voz grave sin reparos, era la vida de mis compañeros la que estaba en juego, además mientras no se separara de mí no correría peligros.

Mi vista se centró hacia el campo de batalla y siendo Bargho el más desventajado supe que debía disparar a su oponente, no obstante este era el más protegido por su armadura dejando al descubierto solo el rostro, cuello y parte del torso, pero al menos podría lograr una distracción en él logrando darle un poco de tiempo a Bargho. Apunté entonces en su dirección, con la flecha apuntando hacia arriba y disparé hacia la zona descubierta del enemigo repitiendo el mismo movimiento tres veces más, esperaba que al menos una flecha llegara a su objetivo, mucho daño dudaba que le hiciera considerando la resistencia en la piel de estos mas no le resultaría desapercibido.

avatar
Musashi Takenagi

Mensajes : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El valle de la amargura

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.