Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Noche de Muerte [Campaña]
por Lia Redbart Ayer a las 11:16 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La fiesta de la luna llena

Ir abajo

La fiesta de la luna llena

Mensaje por Erin Rosein el Sáb Ago 06, 2016 9:20 am

Había llegado el día, al fin estábamos en la ciudad y al fin comeríamos “como reyes”. Quién sabe si encontraría al amor de mi vida entre las paredes de aquella casa, eran muy conocidas las parejas que se habían creado en el interior de esas puertas. Adoraba esas fiestas y cada año disfrutaba más que el anterior.

-Oh Lord…..un auténtico placer conocerle.-sonrisa tipo.- Me permite ese baile Lord…- . Entre sus ensoñaciones iba vistiéndose con total pulcritud mientras imitaba un vals, llevaba un vestido azul real. Ahora solo faltaba el corsé para darle forma.

-Madre.-  saqué la cabeza por la puerta de la caravana-Necesito tu ayuda final. -dije mientras hacía ver que tiraba unas cuerdas cruzándose, vi su sonrisa, estaba en edad de casarme y ella también quería que encontrara el amor de mi vida, y si no, alguien con dinero y prestigio. Madres.
Mantuvimos una conversación sosegada, me recordó por enésima vez que no hablara sobre mi bendición hasta que el pescado estuviera vendido. Llevaba todo el día sintiéndome rara, como si algo me dijera que las cosas no iban a salir bien. Gruñí cuando me tiró del pelo mientras me peinaba su respuesta fue darme un golpe en la cabeza con el mango del peine.
-Lo siento. – murmuré.

Llegamos a las puertas de la mansión, un mayordomo leyó nuestros nombres y entramos, música de ambiente vestía un salón y un hall con exquisito gusto por el arte bélico y este último año parecia que de la caza.
Miraras donde miraras veías cabezas de alces, ciervos y osos. -OSOS. Erin insensata. – Miré de refilón una ventana, las nubes rosas desaparecerían en poco y había luna llena. Sentí el miedo recorriendo cada una de mis venas, pero aún quedaba un rato, tendría tiempo aunque fuera lo último que haría, solo tenia que ser rapida y permanecer calmada. Señalé la ventana a mi madre y me dispuse a buscar al señor de la casa, estaba bien acompañados por un par de lores importantes.
-Lord Groundpike.-Hice una profunda reverencia.- me concederíais el honor de una breve conversación.
-Señores, ella es Erin Rosein de los comerciantes Rosein, está en edad de casarse. - Se rió y se alejó un poco para acercarse a hablar conmigo. - Cada año que pasa estáis más radiante, ¿Cuándo os casareis?

-Oh mi señor. – Intenté poner cara de enferma. -Cuando encuentre o me encuentren a alguien que pueda soportar el carácter de un Rosein. – Sonreí forzando una cara de malestar. – Pero vine a pedirle disculpas, por no poder acompañarle en el banquete y en esta fantástica fiesta, sabéis desde siempre que la luna y las mareas hacen estragos conmigo. – Suspiré. – Vos que me habéis visto crecer espero podáis entender que es la peor noticia que he podido recibir esta mañana, así pues, ruego que me dispenséis de esta cena y poder estar invitada para la próxima. - Le repetí la profunda reverencia. Noté su mano en mi hombro y una sonrisa.

-Te lo concederé a cambio de que en la próxima cena si no estás casada me permitas presentarte a un pretendiente. – Asentí agradecida

-Muchas gracias por ser tan buen hombre, que la fortuna siempre esté presente para vos y toda su familia.- otra reverencia, esta menos ostentosa que las anteriores y me giré acelerando el paso, el mayordomo me abrió las puertas un poco apurado y extrañado, le asentí con la cabeza y salí corriendo hacia el bosque de detrás de la casa, esperaba que nadie me viera.

-Menos mal, un nudo fácil,  una ardilla, el vestido que no se me rompa, huele a verano.-
Notaba la hojarasca en mis patas, el viento traía noticias de una presa a varios y lejanos metros, la noche era clara gracias a la luna que me permitía ver los árboles que me rodeaban. Se notaba que era verano pues la actividad nocturna era superior a la normal, búhos y lechuzas, otros mamíferos pequeños correteando, pero yo quería la presa grande.

Esperé y ataqué, sentí como un sabor metálico recorriendo mis fauces, era un ciervo de tamaño medio. Olí que se acercaban otros osos y gruñí, eran de la familia así que aparté mi trozo de carne y les dejé lo que quedaba de ciervo, había nuevas crías y menos osas. Gruñí a los pequeños y me los llevé al riachuelo, aún era joven la noche y ellos tenían energía para romper una montaña. Verano es época de cría así que me puse a enseñarles a cazar cerca del grupo pequeños mamíferos.

Pasaron las horas hasta que se hizo vieja la noche para dejar paso al amanecer, cuando las primeras nubes se tiñeron de rosa, gruñí para que me siguieran y los devolví con el resto de la manada. Sentí una punzada de lastima al ver los cachorros y que no hubiera casi osas en la manada, algo estaba cambiando. Entonces sentí como volvía a razonar y a recordar lo ocurrido la noche anterior. Me despedí con un gruñido y salí rauda hacia la caravana, era humana cuando estaba delante de la puerta de la casa.

Abrí y fui directa a la habitación descorriendo las cortinas y volviéndolas a cerrar a mi paso. Lloré mientras recordaba la carta, la fiesta perdida, por haberme sentido bien mientras recorría el bosque, mientras recordaba el viento y el gruñido del resto de la manada. Lloré por no entender lo que era. Desperté con el sol brillando fuerte acurrucada en el suelo de la habitación, levemente mareada miré a mí alrededor. Aun llevaba el vestido puesto, por suerte con un par de zarcillos se solucionaría el bajo del mismo.  

Saqué la cabeza por la cortina y vi a mi madre en la cocina

-Madre. -susurre con miedo. – Me ayudarías a quitarme esto, por favor. -Se acercó en silenció y empezó a aflojar el corsé - ¿Cómo fue la fiesta?

-Bien. - Dijo acabando de soltar los últimos hilos sin cambiar el tono neutro. -No sé cómo lo hiciste, pero bien. -Suspiró. – A la próxima cuando vuelvas de tus tonterías intenta no hacer tanto ruido.

Asentí. Durante los días siguientes mejoraría la situación, estaba segura.



Erin Rosein
avatar
Erin Rosein

Mensajes : 34
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La fiesta de la luna llena

Mensaje por Señorita X el Sáb Ago 06, 2016 7:38 pm

Un hijra interesante. TIene un tono... improvisado, si es que esa es la forma de llamarlo, que me resulta interesante.

Aceptado totalmente. Le otorgaré color y permisos para rolear. Ehnorabuena
avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.