Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Y solo los más pequeños quedaron atrás...
por El Cazador Hoy a las 4:31 am

» Ficha de Shabh
por Shabh Ayer a las 10:09 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Brown Hat Ayer a las 3:11 pm

» Nuevo en el foro
por Alegorn Ayer a las 2:04 pm

» Propuesta para una Saga
por Celeste Shaw Miér Nov 07, 2018 6:56 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Vanidad Mar Nov 06, 2018 8:47 pm

» Ayanne Waden
por Alegorn Mar Nov 06, 2018 7:24 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Mar Nov 06, 2018 2:08 pm

» Un Zarpazo en la Tormenta.
por Ayanne Mar Nov 06, 2018 12:45 am

» Buenas
por Strindgaard Dom Nov 04, 2018 12:23 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Debajo de la mata florida, esta la culebra escondida

Ir abajo

Debajo de la mata florida, esta la culebra escondida

Mensaje por Almena el Lun Ago 08, 2016 9:50 pm

Amanece en cualquier agreste serranía de la mitad oeste de los montes Keybak.
Se retiran los cazadores de la noche.
Inician la jornada de caza, los cazadores y carroñeros diurnos.
Y entre ellos, un visitante inusual, una metamorfa, de la estirpe, Ekorus.

Música

El gran mustelido, acaba de dejar, el lugar secreto, donde ha pasado, parte de la noche.
Desciende, siguiendo su campeo, hacia la planicie, donde tratará de dar alcance a sus presas más frecuentes, los conejos.

Llegado al territorio de caza, el gran mustelido tratará, pese a todo, de detectar la presencia de otros predadores.
Para ello, olfatea los matorrales y extrema la precaución, ya que la cambiaformas, no solo es un cazador, es tambien una presunta presa.
Las viejas jabalinas que abundan por estas sierras, en la defensa de sus bermejos, podrían ponerla en un aprieto.
Ciertamente, la cambiaformas a dado muerte a ciervas, camas y otras bestias más grandes.
Pero se prondrá a buen recaudo, cuando tenga, que enfrentarse, a una manada, de jabalíes.
Incluso, el recentar rezagado, resulta, si bien, una presa tentadora, demasiado dificil para la cambiaformas forastera.

La presa, por excelencia de nuestra mustelida, es el conejo.
En estos días de la primavera temprana, los conejos nuevos abundan ya.
Aún no ha llegado el azote anual de la mixomatosis.
En las primeras horas de la mañana, están los conejos saliendo a pastar de sus vivares.
Pero amigos míos, ni siquiera para un especialista resulta facil la caza de conejos.
Para el gran mustelido ceniciento, pasar inadvertido hacia sus presas no resulta dificil. Pero mucha mejor vista tienen los detectores de depredadores, los cornidos.
Bastará cualquier movimiento en falso, el fallo en un ataque, para que las urracas y los arrendajos vengan a denunciar la nefasta presencia de la mustelida.
Todo el mundo se enterará en el bosque de que la cambiaformas esta allí.

La cazadora, sin embargo, no deja de mirar en todas las direcciones. Y así con nosotros descubre un indefenso conejillo que ha quedado atrapado en una trampa humana.
Y así, sin piedad, la cazadora lanza su firme y seguro mordisco en el cuello, que acabará con el conejo en unas décimas de segundo.




__Una vez cazado el desayuno, emprendí la marcha de vuelta al claro donde había pasado la noche, el fuego aún se podría reavivar fácilmente, incluso desde dónde estaba se seguía viendo un pequeño hilo de humo ascendiendo sobre los arboles. No estoy segura de si eso es bueno o es malo. Pero bueno, con la suerte que acababa de tener tampoco era para quejarse. Tenía buena pinta el conejo ése. Pobrecillo, era majo.
__Llegué al claro, dejé el conejo sobre la roca donde me había recostado la noche anterior, y comencé a reavivar el fuego. No costó demasiado, unas ramillas, soplar un rato (manchándome la mejilla de hollín en el proceso) y ya estaba listo de nuevo.
__Me estiré ampliamente antes de ponerme a despellejar. El gusto de un trabajo bien hecho y la prisa que subían por el monte casi hacían que madrugar compensará el esfuerzo que requeria. (No, en verdad no lo hacía, madrugar es lo peor del mundo T_T)

__Según me giré para coger el conejo, noté cómo algo se movía en las ramas del árbol que cubría mi improvisado campamento. Me agache inconscientemente para observar sin ser vista, y me encontré con una pequeña serpiente, de torso marrón y vientre naranja con bandas marrones.
__Aun con miedo, me alegre de haberme quedado quieta. Nunca me había encontrado con una antes, pero
por lo que me habían contando ya sabía lo qué era. La única especie de cobra que hay en Keybak, esa que decían que había dejado ciego al abuelo de Krein al escupirle veneno a los ojos. El druida Tragen dijo su picadura era mortal.
__Intente acercarme a la roca donde estaba mi conejo con cuidado, pero parecía que ese también era el objetivo de la serpiente. Me aleje de nuevo y la observe mejor. En realidad era muy bonita. Y pequeña, bastante pequeña, puede que fuera una cría. ¿Alcanzaría el largo entonces a atacarme? ¿podría lanzar ya veneno?
__Decidí arriesgarme. De verdad no creia que pudiera ser tan larga para morder desde su rama, y la no es que me apeteciera tener que volver a cazar. Me arme con una rama en acabada en V por si se acercaba y se arrastré hacia el conejo. La cobra me siguió con la mirada una vez me vio acercarme, pero no hizó ningun movimiento hostil hasta que cogí el conejo. Momento en el que se cayó de la rama hasta el suelo.
__Salí brincando de allí más rápido que en toda mi vida, casí hasta chilló. Antes de que me diera cuenta estaba subía a una rama al otro lado de la hoguera.
__Tarde un rato, ya arriba en volver a localizarla en el suelo. Estaba allí, al otro lado de la hoguera, entre las hojas, mirándome de nuevo sin moverse. Si era una cría, al parecer. No medía más de 30 centímetros a lo mucho.
__Comencé a destripar al conejo sin perderla de vista, esperando que se fuera para asarlo. Al cabo de un rato, cuando el conejo ya estaba destripado y despellejado, acabo dándome pena. La pobre no se había movido un ápice. Y mira que no puedo decir que entienda yo mucho a los reptiles, me gustan pero no creo que nadie pueda decir eso. Pero apostaría mi vida porque casi me estaba pidiendo que el diera un poco de conejo.
__Bajé de la rama con cuidado, para asarlo, y le lancé medio metro más allá de dónde estaba las entrañas, a ver si yo tenia razón. Efectivamente, la culebrilla se lanzó reptando más rápida que una liebre y comenzó a tragar. Casi pudé sentir cómo se le iluminaba la cara.
__Me quede allí observándola tragar mientras se asaba el conejo. Incluso le lancé una pata cuando acabo con las entrañas. Siempre me quedo embobada viendo a los animales, y de verdad esta serpiente era bonita. Incluso le puse nombre alli mismo, "Anku". Era muy maja...

__Cuando acabé el conejo le hice una pequeña reverencia, a modo casi de broma, pero guardando el espacio, claro. Y me puse en marcha. Aun estaba a mitad de camino del puerto. Me quedaba un largo camino antes de salir de Keybak, y luego... a saber... -Ay... Me voy a arrepentir de esto...-
__Andando sin parar hasta la hora de la cena, atravesé 5 veces el horizonte. Aunque claro, con tanto monte, el horizonte no quedaba tan lejos. Pillé una perdiz para cenar. Y grande fue mi sorpresa cuando, al despertar al dia siguiente me volví a encontrar a Anku en mi nuevo campamento. Grande la sorpresa, y grande el grito ¡¡Joder que susto!!
__¿Cómo narices puede una cría de serpiente seguirme tan rápido durante tanta distancia?
__Parece que me cogió cariño, o algún símil pero en reptil... Por lo menos no me había mordido. Eso quería decir algo, ¿no? Volví a darle parte de mi desayuno ese dia, y luego, en un voto de confianza hacia Anku, decidí meterla en mi bolsa, no si antes verbalizar ante ella el trato:
__Vale, yo te llevo y te doy de comer, siempre y cuando tú no me muerdas. ¿Echo?
__Ella hizó eso de la lengua en respuesta. Lo tomé por un "si". Espero no estar equivocada.


Fin del comunicado
avatar
Almena

Mensajes : 41
Link a Ficha y Cronología :
Almena
Tras la mala suerte...

Nivel : 3
Experiencia : 230 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Debajo de la mata florida, esta la culebra escondida

Mensaje por Señorita X el Lun Ago 08, 2016 10:07 pm

Bien bien, por una vez un hira rápido. Completad. UN saludo
avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.