Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


The Returners

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Returners

Mensaje por Cynertryth D. Mosshart el Vie Ago 12, 2016 5:37 pm


X

Así pues, el reino creció. Se instauró el sistema monárquico que lo regiría hasta los días futuros y las islas una a una fueron exploradas y añadidas al reino.

Sin embargo, los trabajos de cantera y construcción avanzaban con lentitud y luego de 100 años, pocas edificaciones que honraran el ego del nuevo rey; nieto del primer rey, se levantaban en el horizonte. Fue así como mediante un trato bien planeado, Alabasta se abriría a los enanos y algunos humanos que estuvieran dispuestos a trabajar.

El trato, los obligaría a trabajar para ellos, en la construcción de palacios, trazo de ciudades y excavación de minas. No había manos mejor calificadas para ello que las de los enanos y sabiendas de la avaricia que racialmente ostentan, luego de un tiempo, ellos serían dueños de una isla; aquella que tuviera la montaña más alta. Serían casi independientes, pero el trato los obligaba a responder al reino en caso de guerra y a entregar un porcentaje de todo aquello que extrajeran de la montaña.

Los enanos, en su mayoría, rechazados sociales de sus ciudades y sin nada ya que perder, accedieron a este nuevo comienzo que con el tiempo, podría traerles bienestar y fortuna a sus familias. En su mayoría eran proscritos arrepentidos, aunque los había cojos, o mancos, tuertos en general, indeseables en sus tierras. Cerca de mil enanos y algunos humanos fueron entonces llevados al archipiélago y destinados los distintos trabajos. Esta etapa de Alabasta sería conocida como “El Gran Crecimiento” y atribuida a su rey.

En pocos años, Alabasta se levantaba como un reino moderno, un imperio de luz. Las hábiles y fuertes manos enanas se completaron con la exquisitez y dedicación de las manos Divium, creando las fachadas más hermosas y detalladas jamás construidas. La enorme producción y extracción de materiales finos y el excedente de oro que parecía no acabar de sus minas le permitieron al reino ostentar adornos invaluables.

Durante este periodo de crecimiento, las artes, la arquitectura, el estudio mágico y la medicina y alquimia tuvieron gran desarrollo. No era complicado ver señores apadrinar artistas o alquimistas para que éstos pudieran trabajar de lleno en sus creaciones. De ahí que el reino tuviera una explosión en todo tipo de expresiones artísticas, rasgo, que se quedaría en su gente en los siglos venideros.

El reino creció en poderío y extensión, de la mano de la fuerza de los enanos. Las riquezas interminables permitieron crear además de magnificas edificaciones y caminos, insuperables armas y armaduras. Una condición de trabajo favorable para los alados, pero el trato estaba por llegar a su fin. No fue sin problema que los enanos y humanos lograron el cumplimiento del trato por parte de los diviums. Discusiones, negociaciones, huelgas y hasta conflictos bélicos se vieron involucrados en las islas antes de que estás razas pudieran considerarse “libres y autónomas.”

Luego de casi 200 años de trabajo, se logró. Los enanos pasaron ahora a ser dueños de su propia isla, y los humanos, fueron libres de ir y venir, de hacer comercio y poseer tierras. Esta nueva etapa se llamó “El establecimiento.” Nuevos derechos fueron negociados para todos, así como nuevas leyes. Algunas ya inservibles fueron derogadas, las nuevas, buscarían siempre la supremacía divium bajo la retórica de las palabras que concedían a humanos y enanos nuevos y atractivos derechos.

En los años subsecuentes, el imperio continuaría creciendo a un ritmo mucho menos acelerado. La monarquía cobraría mucha mayor fuerza, así como las religiones y la libertad de culto. Se trazarían rutas comerciales y se daría prioridad al comercio con el continente, al menos a las islas de Taimoshi y Thalis, así como a la creación y entrenamiento militares.
avatar
Cynertryth D. Mosshart

Mensajes : 177
Link a Ficha y Cronología : Ficha


Nivel : 3
Experiencia : 810 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: The Returners

Mensaje por Cynertryth D. Mosshart el Vie Ago 12, 2016 6:34 pm

XI

Los hombres salieron del barco y no sólo uno se estremeció ante semejante visión. Frente a ellos, bajo la suave lluvia y el viento helado la silueta de una mujer enorme, sobre un frisón negro, con capa negra y sombrero de punta y ala ancha sujetando una gigantesca guadaña. Era como ver a la misma muerte a tres metros de ti.

Frente al caballo, de pie, una mujer de rasgos delicados e infantiles haciendo de palafrenero y detrás, otra figura montada en un semejante frisón. Con cautela, Alistar Hestrian los interrogó tratando de que no se le quebrara la voz. -¡¿Quiénes son?! ¡Identifíquense!

La voz de Valerie sonó perversa y oscura bajo la sombra que el sombrero proyectaba sobre su rostro. -Soy la bruja de sombras. Estoy interesada en ayudarle con su inconveniente. Valerie dibujó una sonrisa en el rostro, pues sus palabras habían logrado el efecto deseado en los hombres. Por su parte, Relm exhaló un suspiro, entre burlona y fastidiada de mojarse. Relm sabía que Valerie no era en realidad mala persona, y que asustarlos de esa manera era sólo parte de su extraño sentido del humor.

Esa fue la visión de los hombres de Alabasta. Por supuesto, el mismo Alister sintió un poco de miedo, retrocedió sus pasos hasta toparse con Kratos detrás de él. Valerie finalmente levantó la mirada, dejando que la escasa luz proveniente de las lámparas del barco le dieran en la cara; luego se presento a sí misma y a los demás. -Mi nombre es Valerie Maltisse, de la casa Maltisse de Tirian. Ella es Relm Arrowny, mi protegida. Y él es Khalid, amigo y guía. Sin rodeos, he escuchado que buscaban por mí, ¿Tengo razón? Los hombres se sorprendieron de la seguridad con la que se desenvolvía aquella mujer, y ya con los nervios de la primera impresión escurriéndose de sus cuerpos con la suave lluvia se animaron a hablar.

–¡No sé quién es usted señora, ni por qué cree que la buscamos, pero será mejor que no bromee con nosotros!
-Está bien, me marcharé si así lo quieren. ¡Pero no fui yo quien les dijo que podían confiar en mí! –Dijo Valerie con seguridad, haciendo alarde de lo que sabía y pudo oír antes en el bistró. A pesar de que la mujer hablaba con claridad y verdad, los hombres se encontraban seriamente confundidos y molestos; razones por las que no confiaban en ella ni los suyos.

Les confundía el hecho de no entender cómo esa mujer sabía tanto. Aun más, les molestaba el hecho de que ella parecía burlarse de ellos, atemorizándolos en primer lugar, para luego abordarlos directamente con palabras que ellos no le habían dicho; pero sobre todo, odiaban el hecho de que fuera una mujer quien los ridiculizara de esa manera. Valerie ya se había disculpado dejándose ver y presentándose de forma respetuosa, y sin embargo, cada palabra que salió de su boca luego de eso, parecía ofender a aquellos hombres.

-¡No necesitamos favores de una bruja! ¡Váyase de aquí! –Gritó Alister enfurecido.
–Por el contrario; no sería yo quien les hace a ustedes un favor sino viceversa. Verán, llegué a éste pueblo perdido en la nada sin saber a bien qué cosa me traía aquí; hasta que supe de ustedes. No pretendí ser descortés y lamento que mi humor negro les haya resultado incómodo… –Dijo Valerie en tono de disculpa pero sin culpa. Casi con sarcasmo. -…pero si me dejan entrar en su nave, les puedo mostrar algo que quizá les interese. Era ella ahora quien tenía la necesidad de convencerlos. En otro momento, en otra situación, la mujer hubiera dado la vuelta y se hubiera marchado sin más; sin embargo, aquel asunto le interesaba de sobre manera, moviendo fibras altamente sensibles en su cuerpo.

–Si tienes algo que mostrar, muéstralo aquí, ya veremos si eso vale para que tejemos abordar. Respondió Alister con autoridad; ahora teniendo la sensación que dominaba la plática. Valerie sonrió y adivinando, clavó los ojos en los ojos del divium, a modo de reto mientras lentamente se desabrochaba la ropa. -¿Qué clase de caballero obliga a una dama a desnudarse en público? –dijo ella con sarcasmo. Para finalmente, mostrarles a ambos hombres sobre cubierta, Alister y Kratos su pecho desnudo.

La reacción de ambos señores fue de sorpresa, seguida de un inconsciente y actuado pudor mezclado con el morbo de ver que había bajo esa ropa. Lo que vieron los dejó con la boca abierta y les hizo perder el aliento. En el lugar que coloquialmente se conoce como “la boca del estomago”, justo debajo de los redondos y perfectos pechos de Valerie, los hombres distinguieron una formación improbable. La mujer, poseía un rubí purpúreo en forma de rombo incrustado en su cuerpo.

Ni uno ni otro daban crédito a lo que tenían frente a los ojos. Alister salió disparado de la cubierta del barco con un fuerte aletazo y se posó con torpeza al pie del caballo, junto a Relm. Khalid hizo un gesto como para envestir, pero Valerie lo detuvo con un gesto de manos. El divium estaba hipnotizado por aquella relevación. Dicho mineral era semejante en proporción y forma al que él había visto en Cynertryth; sólo cambiaba el color y la ubicación del mismo. Él, Valerie y Cynertryth sentían que ese rasgo las unía de alguna manera. La misma Cyner había hablado de ella y de la mujer con rasgos felinos aun sin haberlas visto nunca. Para Valerie esto tenía gran importancia, y si Alister estaba tan intrigado con el paradero de su amiga como lo había manifestado en la taberna, entonces éste asunto para él sería igualmente importante.

El alado cayó en los ojos de la mujer luego de que Kratos le gritara para sacarlo del letargo. El divium se disculpó de modo reiterado y apenado, igualmente el señor enano. Relm, no entendía nada de lo que ahí pasada y la escena le parecía de lo más absurdo; Khalid estaba molesto. Luego de un centenar de disculpas y caravanas, el grupo de Valerie fue invitado al barco.
avatar
Cynertryth D. Mosshart

Mensajes : 177
Link a Ficha y Cronología : Ficha


Nivel : 3
Experiencia : 810 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: The Returners

Mensaje por Cynertryth D. Mosshart el Vie Ago 12, 2016 6:45 pm

La carta.

XII

Valerie y Khalid desmontaron mientras que desde el puente, Kratos se hizo ayudar por otro tripulante para tender hacía el muelle el puente que los conduciría a la cubierta del barco. Con cuidado, Relm y Khalid ayudaron a Valerie a dirigir sus pasos por sobre el puente que se mecía suavemente por el mismo vaivén de la nave.

La nave era una chalupa de dos velas. Muy apropiada para viajar rápido. Aunque no gozaba con las comodidades de un barco grande, si tenía bajo cubierta un espació perfecto para dormir y comer. No tenía un camarote diferenciado para el capitán, así que todos los tripulantes dormían en la misma habitación en literas. Sin duda, el interior no era nada agradable o cómodo para los diviums, que muchas veces preferían tender improvisadas camas en cubierta y tener espacio disponible para extender las alas.

Valerie y compañía, fueron llevados al interior del barco y fueron presentados como invitados al resto de la tripulación. En total, había cinco diviums, dos enanos y tres humanos que se dividían las tareas del barco. Alister era el capitán y Kratos el primero a bordo. Todos los tripulantes estaban intrigados por la presencia de aquel grupo.

Desde que desmontara Valerie, su tremenda estatura desconcertó al divium y al enano; y esto no pudo sino afirmarse al entrar al barco. Entre todos los presentes, ella era la más alta, incluso que el resto de los humanos. Para los diviums y los enanos, no era fuera de lo común ser rebasados en estatura por humanos, pero la altura de aquella mujer era algo fuera de lo común. Los humanos igualmente se sentían impresionados, aunque también era verdad que los hombres de las islas y las costas nunca llegaban a ser tan altos como las personas del centro del continente. Cosa que habían constatado en sus viajes a Thalis y Taimoshi. Incluso a alguno se le llegó a ocurrir que ella, debía tener una estatura normal, y que los humanos varones del centro del continente podían quizás alcanzar una estatura superior. Sin embargo, descartaron esta teoría al ver que el hombre y la joven que la acompañaban poseían una estatura más normal.

Tomaron asiento frente a una gran mesa, que sirviera de comedor y escritorio algunas bebidas y comida fueron servidas de inmediato. Valerie no pretendía alargar mucho su visita; pero el asunto requería ser tratado con calma. –Entiendo que tiene una carta donde se me menciona; señor Alister. ¿Sería capaz de mostrarla por favor? –preguntó Valerie finalmente.

Alister miró a la mujer con cierta incredulidad, luego a Khalid.   –Ustedes estaban en la taberna. Pero no me explico como saben tanto.
–Tengo buen oído –contestó la mujer.
–Estaba hablando muy bajo, y muy lejos…
–Tengo muy buen oído –repitió zanjando el asunto. –¿Puede  mostrarnos la carta, por favor?

Alister miró ahora al resto de la tripulación quienes en respuesta sólo se encogieron de hombros. Volvió la mirada a la mujer y con un gesto de sarcasmo le extendió la carta. –Puede verla, aunque no creo que pueda leerla. Está escrita en el idioma del reino. –Dejemos que sea Relm quien conteste eso –y luego dirigiéndose a la pequeña, la animo a tomar la carta que el hombre le tendía.

Relm tomó la carta confundida por aquella repentina decisión de Valerie. Extendió las hojas que la formaban y las miró por un momento con inseguridad. -¡Lo ve! Sólo la gente de Alabasta podría entender ese idioma. El alado alargó la mano para tomar la carta, pero fue detenido en seco por Relm, quien se dio la vuelta saliendo del alcance del hombre. –Sí, puedo leerla. Aunque hacía mucho que no veía lenguaje así –dijo, para sorpresa de todos.

Un “–¡No  puede ser”!- generalizado se levantó entre los hombres del archipiélago. –¿Hace mucho tiempo? ¿¡Pues qué edad tienes!? ¡No quieras verme la cara! –Dijo Alister incrédulo y molesto.  Sin embargo, Relm aclarando la garganta, comenzó a leer con voz fuerte y clara.
avatar
Cynertryth D. Mosshart

Mensajes : 177
Link a Ficha y Cronología : Ficha


Nivel : 3
Experiencia : 810 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: The Returners

Mensaje por Cynertryth D. Mosshart el Vie Ago 12, 2016 8:50 pm


XIII

Para: Rohi Redcrow
Conde de la isla de la Cruz Nocturna.
15 de Abril.

Muy querido amigo; escribo, no sin pesar estas líneas esperando que su llegada sea temprana y oportuna. Es para mí una angustia terrible no poder enviarte palabras más bellas o alentadoras y que el principal motivo de esta carta sea tan oscuro como incomprensible.

Mi vida ha dado muchos giros inesperados desde hace algunos meses. Me he visto envuelta y en el centro de terribles y desconcertantes conspiraciones. Por situaciones que no me permitiré plasmar aquí, me vi forzada a escapar hacia Mirrizback; donde fui puesta en una celda por largas semanas; a partir de ahí todo se complicó, pero logré escapar; aunque con poco tiempo para las miles de cuestiones que deben ser resueltas.

Escapé, como dije; y vagué por lugares que no puedo mencionar, y el tiempo, el tiempo me ha evadido de tal manera que no tengo idea del día o la noche desde que dejé la celda; sin embargo; ahora me encuentro en una ciudad al norte; un lugar que se llama Norport al este de Malik Thalish. Es un puerto frío y desalentador; pero creo que aquí encontraré lo que he buscado durante tanto tiempo.


La carta hace una pausa abrupta; como si se cortara la escritura de modo violento. Las siguientes líneas están escritas con la misma pluma y calidad de trazo, pero con un estilo menos estético, con trazos más veloces y agresivos; incluso, hay lugares donde se dejó la pluma mucho tiempo, provocando negras y grandes manchas de tinta en el papel. El sentido cordial y personal de la carta cambió y ahora parecía más un diario, un relato; como si Cynertryth escribiera para sí, aclarando su propia mente.


18 de Abril.
He investigado un poco, y este lugar parece cada vez más siniestro de lo que pensaba en un principio. El líder del gremio de comerciantes; un hombre gordo y calvo de Nombre Redrose Goodfield ha sido amable. Pero últimamente se ha vuelto un poco, necio. Más amable de lo que debería, tanto que me incomoda. Hoy hubo un incidente que llamó mi atención; me dijo que me cuidara; pero no aclaró de qué. Más que un consejo regular, su tono era como una advertencia.

20 de Abril.
El conde me ha dado una cita por fin; espero que él o al menos esta visita pueda arrojar un poco de luz a toda esta oscuridad en mi cabeza. Él mismo, en persona se ha presentado frente a mí. La gente al verlo no parecía dar crédito. He preguntado y me dijeron que es extremadamente raro que el Conde salga del castillo, y aun menos para ver directamente a una persona. Desde ese momento, todos me tratan como una persona distinguida. La invitación es para asistir mañana por la noche al castillo.

21 de Abril.

Volví a tener ese sueño. Aunque es ahora cada vez más revelador. En él te veo; y veo claramente a una mujer con rasgos felinos. No sólo los ojos como de tigre, sino cola, orejas y manos como garras; sin duda una Horige; la veo persiguiendo algo, una sombra, algo que ni ella sabe que es. No creo haberla visto antes, no la recuerdo, pero soñé con ella. También con una mujer humana que no conozco. Siempre tiene los ojos cerrados, y su mirada es blanca. Su cabeza está por encima de la de los demás; y está coronada por cascabeles y el sonido de estos, y está parada frente a un caldero; está inclinada sobre un cadáver, reina sobre las hordas de los resucitados malditos y las sombras la obedecen. Ellas no se recuerdan; pero se conocen. Al menos, eso veo en mis sueños; pero lo más desconcertante es que ambas tienen el mismo rasgo que yo cargo en la espalda. Lo recuerdas, querido Rohi. Sé que sabrás a que me refiero…

La primera en la frente; y es un rojo intenso, como un rubí encendido; la segunda, bajo el corazón, de color violáceo. No son el enemigo, puedes confiar en ellas, pero no sé todo sobre su…

…había más; al menos tres más; uno, el mayor, el maldito… es él, el daño, la amenaza; ¿quién es? es… él…


La carta termina nuevamente de modo violento, la escritura termina a la mitad de la hoja y con la idea abierta. Sin embargo, una nueva hoja con escritura casi garabateada y veloz fue añadida; aunque se puede distinguir que fue la misma mano quien la escribió.


Necesito que vengas. No puedo sola. He descubierto algo macabro. Ven lo más rápido que puedas; ¡Oh que Mordekaiser lleve esta carta a buen recaudo!
¡NO VENGAS SÓLO!


Una firma que no era más que un garabato finalizaba la carta.

avatar
Cynertryth D. Mosshart

Mensajes : 177
Link a Ficha y Cronología : Ficha


Nivel : 3
Experiencia : 810 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: The Returners

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.