Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
por Atlas y Axis Ayer a las 9:33 pm

» Kenzo Sagreth
por Bizcocho Ayer a las 11:29 am

» Reencuentro: El amor de una madre [Privado Niris y Janna]
por Niris Ayer a las 9:41 am

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
por Vanidad Jue Jun 21, 2018 8:49 pm

» Hyaku Monogatari
por Huli Miér Jun 20, 2018 7:16 pm

» De criminal a criminal [Privada]
por Bony Sandokan Miér Jun 20, 2018 5:35 am

» Los Que Se Niegan a Dormir [Campaña]
por Varen Tethras Mar Jun 19, 2018 4:30 am

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Mar Jun 19, 2018 3:55 am

» Historias de un Enano [Cronología de Varen]
por Varen Tethras Lun Jun 18, 2018 2:32 am

» Aule vs Niobe
por Casandra Von Schuyler Dom Jun 17, 2018 11:44 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Eudes el Vie Dic 22, 2017 10:21 am

La escena, dicen, fue de los más curiosa.

Apenas la diablesa silbó, interrumpió su llamada la voz fastidiada de una mujer. Tono harto, arrastrando cierto deje se soñolencia, emergió del interior de aquella extraña cabaña tan fuerte, que removió a un grupo de pequeños pajarillos apostados sobre el tejado de paja.

-¡Pedazos de mierda troll!- Gritó a todo pulmón aquella voz-¡Mas vale que esta vez tengan una buena razón para despertarme a esta hora!

Aquellas palabras no fueron las únicas. En su aparente furia, la mujer continuó hablando durante varios segundos con poca escatimación en lo que a improperios y maldiciones se refería, aunque la mayor parte de estas ahogadas por las ramas o la altura. El goblin miraba hacia la alta cabaña con un deje de sonrisa en su rostro, puede que demasiado tenue, aunue relevante considerando el estado en que esos momentos se encontraba. Tal era su diversión.

Eudes observó con gesto incrédulo aquello, mientras que, en tropel, sonidos de todo tipo bajaron desde aquella estructura, correspondientes a cosas que, o no conocía, o que de conocer sin duda le darían una anécdota digna de algún cuento. Sabía -o al menos presentía- de que se trataba todo aquello, y no pudo si no sonreír para sí al pensar en las implicaciones que ello tenía. Obviamente nunca había dudado de las palabras de Jarld el Rápido al describirlas en su libro, pero, poder observar una tan cerca fue algo que sin duda no esperó conseguir tan temprano en su aventura.

-Señorita...-Comento, hablando a la peliblanca- Creo que...Nos hemos topado con una...

De un momento a otro la puerta de aquella cabaña se abrió. Bajo el marco, mirando ceñuda al goblin, apareció una mujer de cabello negro, madura, sin mayores rasgos notables en su carácter de los que tendría cualquier campesina ofendida. Vestía un vulgar vestido que, desde abajo, aparentaba estar algo gastado, y de su cintura, colgaban bien sujetas por una cuerda varias pieles, botellas y objetos poco identificables más allá de ser piezas de madera tallada.

-¿Tu otra vez?- Preguntó, mirando al pielverde en el centro del círculo- Ya le entregué a tu gente la dosis semanal de...-Se detuvo en seco, y al parecer, notó por primera vez a la diablesa y al caballero.

Un silencio se instauró por varios segundos sobre el grupo. El piel verde miraba fijamente a la mujer, mientras las expresiones de estas iban desde el puro disgusto hasta una frialdad que parecía contener una tormenta detrás. Con ambas manos apretó fuerte las pieles que colgaban de su falda, con no menos fuerza comparada con la que invertía en mantener aquella fría expresión.

-No puede ser...-Dijo el tortugo con voz temblorosa y animada, claramente para sí mismo.

-¿Que...Que desean?- Dijo esta completamente rígida, mirando fijamente a ambos- ¿Que hacen en mi territorio?


avatar
Eudes

Mensajes : 128
Edad : 18
Link a Ficha y Cronología : Eudes
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 775 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Vanidad el Mar Dic 26, 2017 11:39 am

Una mujer hablo desde esa cabaña en las alturas, asustando a un montón de inocentes pajaritos… y empezó a insultarlos por haberla despertado. Luzbel se cruzó de brazos, apoyo todo el peso en una pierna y le clavó la mirada… a la puerta, porque aún no había visto a su interlocutora.

Unos segundos más tarde, la puerta se abrió, dejando ver a una mujer algo mayor que ell… que su forma actual, de cabello negro como la noche, de aspecto…vulgar. Luzbel no era una campesina, no se creía las historias populares sobre brujas haciendo tratos con demonios, simplemente porque… era una parte afectada. Seguramente estaba ante una alquimista, alguna maga rural si tenían suerte, pero había esperado un… un aspecto más noble, como una pieza de mármol esculpida para la posteridad. Es decir…una alquimista que no podía mantenerse eternamente joven no le inspiraba demasiada confianza. La mujer miro primero al goblin, lo que le dolió un poco, pero por suerte no tardó en darse cuenta de que no iba solo. Al fin les hablo, rígida. Tenía miedo, no estaba… asustada del todo, sino que era más bien… como cuando un guardia llamaba a una destilería ilegal. Podía ser cualquier cosa, pero temías que fuera lo peor. Tantearía a la mujer. Entonces, esa cosa que estaba en la sombra de la cabaña se movió, creando una rampa desde la que bajo la bruja. Un golem, uno grande… podría matarlo si hacía falta, seguro…

-Bueno… hemos venido a tu- remarcó esa última palabra, dándole énfasis, -territorio porque… bueno, cierto caballero ha desaparecido de cierto pueblo, y tenemos que encontrarlo.- Observó su reacción cuando menciono al caballero y al pueblo, pero siguió adelante. –Y bueno… lo hemos encontrado un poco… ¿Cómo decirlo? cambiado.- había empezado a moverse alrededor de la mujer, como una pantera, desprendiendo solo una pizca de terror. –Y entonces pensé “que raro, ¿quién podría haber hecho algo así?”. Pero mira que sorpresa, resultó que esa misma noche me encontré con goblins invisibles (gran fan, me encantó, por cierto).-

-Así que el queridísimo caballero de ese pueblo perdido no se cayó borracho por algún barranco, ni fue asaltado por animales ni goblins, sino que fue transformado en algo en un lugar donde lo más mágico que he visto, lo UNICO mágico que he visto son unos goblins invisibles… ¿Ves el problema?- La mujer había empezado a escuchar su monologo nerviosa, pero a medida que había ido hablando, su sonrisa se había ido ensanchando.

-Con que ese fue el derivado con ese hombre...-Murmuró para sí- Vaya, realmente sabía que ese hombre era un mal nacido sanguinario, como todos los colonos, pero sorprende que esa poción haya sacado tanto...-

-“Poción”…- la diablesa puso la mano sutilmente en el pomo de la espada. La mujer simplemente sonrió… iba a apuñalarla.

-Siento decepcionarles en su búsqueda, mercenarios, pero poco tengo que ver con todo este asunto- Se alisó levemente el vestido- Soy una simple comerciante, una alquimista, o bruja, en las lenguas de los nuevos vecinos. Me limito a fabricar mis productos y venderlos a quienes los necesiten. El hombre que mencionar fue el único artífice de su propia destrucción- Dio un paso a un lado, y con cierto gesto burlón, señalo hacia la puerta de la cabaña- ¿Por qué no me acompañan adentro para que pueda explicarles?-


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 343
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 700 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Eudes el Vie Ene 26, 2018 5:48 am

Realmente la alquimista no se molestó en esperar a ambos. Merced a una contestación, o la ausencia de esta, caminó por la rampa hasta su puerta (el golem estaba quieto...Quizá demasiado...) y la abrió de par en par, intrudociéndose en esa peculiar tiniebla hogareña más similar a la boca de un lobo. No se molestó en cerrar las puertas a sus espaldas.

Una vez la diablesa y el caballero hubieron ascendido, luces provenientes de las ventanas revelaron parte de la sala que les esperaba antes de si quiera haber entrado, cuando todavía ascendían sobre la cabeza del golem. Una habitación penumbrosa, poblada por estanterías oscurecidas estas a su vez repletas de frascos y uno que otro elemento solido de difícil identificación. Pieles de animales pequeños y algunos amuletos (cuya belleza era extrañamente tribal) colgaban en aquellos espacios que los estantes no alcanzaban a cubrir.

-20 años de duro trabajo- Comentó una vez hubieron entrado, espaldas a ellos, revisando con la mano una de las repisas- Cada día experimentado, tomando ingredientes, jugando un poco con las mezclas y poníendolas en fuego si a lo natural no funcionaba- Se escuchó un suspiro suave saliendo de sus labios, al segundo que tomaba uno de aquellos frascos- Obviamente uno no puede esperar que el común lo comprenda...Al diablo con su miedo, bien que se acercan cuando necesitan una solución rápida y discreta.

-Disculpe- Se adelanto el caballero, dando algunos pasos hacia esta con gesto distraído- Pero aquel ser era...

-¿Un Golem? Sí- Respondió, sosteniendo aquel frasco, cuyo contenido era un liquido rojo, entre sus manos- Lo adquirí a bajo precio gracias a un favor que hice a un grupo de enanos- Sonrió levemente- Pensaba que este tipo de prácticas eran tabues para ellos, aunque nunca se sabe, al parecer en nombre de ciertos deseos uno debe estar dispuesto a hacer sacrificios.

El caballero pensó algunoss instantes, como razonando en aquella idea.

-Ya...Ya veo- Terminó por decir.

-Sea como sea- Continuó la mujer- Aquí tenéis todo lo que necesitais- Afirmó, extendiendo el pequeño frasco hacia adelante- Esta es una pósima de fuerza, requerida por muchos y deseada por aún más...Realmente no se limita a aumentar la fuerza...Proyecta de forma física, si así lo quieren expresar, el concepto de fuerza que el propio usuario posea. Muy efectiva, según he comprobado entre mis clientes.

avatar
Eudes

Mensajes : 128
Edad : 18
Link a Ficha y Cronología : Eudes
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 775 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Vanidad el Mar Ene 30, 2018 11:26 pm

Y entro sin más, dándoles la espalda… de verdad que sus ganas de apuñalarla estaban aumentando. Pero con un suspiro, suprimió sus ganas de sacar un par de alas, alzarse a los cielos como un ave de presa y ensartarla para convertirla una brocheta. En vez de eso, se contuvo, fue buena niña, y subió por la espalda del golem, esperando que en cualquier momento ese bicho se girara y la atacara, pero lamentablemente, eso no paso, por lo que no tuvo una excusa para dejar de portarse bien.

La choza era… rustica, que era una manera fina que tenía la gente importante para decir que era un maldito antro. Es decir, ni siquiera veía una cama, solo una horrible iluminación, un montón de frascos con…cosas, y las que reconocía no le despertaban ni confianza ni ganas de saber qué diablos eran el resto. Las pieles de animales eran más normales, pero la diablesa se distrajo brevemente con aquello con lo que estaba más familiarizada, dándole unos toquecitos a un atrapa sueños que colgaba al lado de la puerta, viendo como giraba sobre sí mismo mientras la bruja despotricaba sobre lo duro que trabajaba y lo heréticos que eran los goles para los enanos, cosa que a ella le daba bastante igual.

Pero la cosa se puso un poco más interesante cuando les enseño un pequeño flasco. Una pócima de fuerza, que “proyectaba la fuerza física, el concepto de fuerza que el propio usuario posee”. No tenía claro que significaba eso exactamente. Si se la bebía…¿se convertiría en algo que ella consideraba fuerte? ¿O sacaba el origen del poder, en su caso su linaje, volviéndola aún más similar a su padre y madre? Juzgando por los resultados en ese pobre caballero, era más bien lo primero. O puede que sacara tu verdadero interior… pero fuese cual fuese el caso…daba bastante igual. –Así que has creado un elixir que saca la verdadera fuerza de alguien, y la vas repartiendo, sabiendo perfectamente que ese es uno de los posibles resultados…- la atmósfera del lugar se volvió fría, a medida que clavaba su mirada en la bruja, liberando poco a poco su poder, dejando que se esparciera el terror. –No parece muy prudente, ¿no crees? ¿Y si un cliente decide comprobar que no lo estas estafando bebiéndola ante ti? ¿Y si alguien como yo la bebiera?- no hablaba completamente en serio, es decir, no había nadie como ella, pero no podía creerse que fuera tan imprudente, no podía creerse que todo ese marrón fuera causado porque cierta brujita decidió darle una poción que claramente estaba muy por encima de sus capacidades como profesional, por más que técnicamente pudiera prepararla.

-Pero tampoco hace falta ser tan drásticos. Dime, ¿qué crees que pasaría si tu cliente se transforma y retiene lo suficiente de su cordura como para recordar de quien es la culpa? ¿O se lo dice alguien…?- Venga ya, NADIE podía ser tan incompetente, mucho menos alguien con “20 años de experiencia hur hur hur”, tenía que haberlo hecho expresamente, tenía que haber usado a el caballero como sujeto de pruebas, por no hablar de que le estaba matando la clientela verducha. Dudaba que los goblins ofrecieran mucho a nivel económico…pero sería mejor que una única interacción con el caballero. Para cuando acabo sus puñaladas en forma de pregunta, su aura ya estaba en su apogeo, ondeando ligeramente su cabello por una brisa inexistente, que reflejaba perfectamente su incredulidad y furia ante tamaña incompetencia.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 343
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 700 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Eudes el Dom Abr 15, 2018 5:29 am

La mujer retrocedió, amenazada por las palabras de la diablesa y más todavía por el efecto que aquella aura terrible empezaba a levantar en aquella habitación.

-Señora...-Dijo el caballero, dando algunos pasos cuidadosos hacia adelante- ¿Tenía usted conocimiento que algo parecido podía suceder, cuando dio la poción al hombre?


La mujer, atemorizada, se mordió los labios y miró con ojos de furia ambos. Dando una rápida mirada al frasco de poción rojiza, suspiró y dejó que las palabras fluyeran de su boca.

-Expulsada...-Dijo en voz baja- Expulsada solo porque querían plantar allí su maldito pueblo, temerosas ratas, asquerosos invasores...-Miró fijamente a ambos, luchando entre el miedo y la indignación- Tenía clientes en las rutas de comercio, peregrinos que venían a mi en busca de soluciones rápidas a todo tipo de problemas...Luego de arrebatarme aquello, aún aquel desgraciado pensaba que tenía derecho a solicitar mis servicios.

Caminó, recorriendo la habitación con furia de un lado a otro, como tratando de no mirar a la diablesa. Cadas gesto revelaba rencor.

-Era un jodido carnicero, un maldito loco que gustaba de cazar cualquier que se moviera, sin importar si esta pensara o no...Solo le dí lo que me pidió ¡Y que se jodan los malditos goblins! Dentro de un par de días aquello tendría que terminar, quizá un jodido paro cardíaco para más fortuna...Más visto lo visto el efecto se ha prolongado...-Terminó, meditabunda, bajando la cabeza. Volvió a levantar los ojos repentinamente, apenas pasados unos segundos- ¿Que quieren? ¿Que quieren a cambio de que esto no se sepa y se encarguen de ese diablo?
avatar
Eudes

Mensajes : 128
Edad : 18
Link a Ficha y Cronología : Eudes
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 775 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Vanidad el Mar Abr 17, 2018 9:24 pm

Puede que fuera su aura de puro terror, puede que realmente quisiera sacárselo del pecho, o puede que estar tanto tiempo sola, con los goblins como toda compañía hubiera hecho que hablara sola, con gnomos unicornio o algo así, lo que para ella importaba era que finalmente, con el último empujoncito del caballero, se rompió. Pero no empezó a llorar, menos mal. Luzbel podía leer sus emociones, incluso puede que se estuviera alimentando de su furia, puede, pero sus músculos se tensaron cuando los ojos de la bruja se pusieron sobre el frasco rojizo, con esa opción de fuerza que tantos problemas había causado… pero no se atrevió a dar el paso, seguramente considerando que ellos dos serian demasiado, por más ayuda alquímica con la que contara.

Aparentemente el tipo la había expulsado de su anterior casa…que esperaba que fuera más acogedora que esa choza, y el muy idiota había vuelto a por ayuda… previsible, lo habría visto venir de lejos, pero al parecer ese tipo no solo era sanguinario, sino además imbécil. Y la bruja había fallado un poquito con sus predicciones y el tipo seguía coleando por allí, matando goblins, probablemente ayudado por un pequeño empujoncito de Rhaggorath con la serte que solía tener ella. Bueno, nada de lo que no pudiera encargarse, pero antes, tocaba una pregunta reglamentaria.

-¿Puedes curarlo?- era la pregunta obvia, y la bruja negó con la cabeza. Realmente, no podían fiarse, puesto que todo eso era precisamente su culpa, pero realmente no tenían otra opción que creerla, puesto que intentar capturarlo solo traería problemas, si lo conseguían siquiera.

-Es nuestro deber, efectivamente, limpiar este asunto puesto que bien se nos contrató para encontrar al hombre… Sin embargo, dama, temo que usted no podrá quedar sin castigo…- Bocazas, pero daba igual, se las arreglaría.

-Caballero, ¿unas palabras?- dijo señalando el exterior de la choza. La diablesa lo siguió poco después, y empezó su discurso sin siquiera dejarle abrir la boca. –Crees en la redención ¿cierto? En la posibilidad de expiar tus pecados con buenas obras… y eso es exactamente lo que está pasando aquí. No digo que la dejemos libre, solo que le demás unas horas de margen antes de avisar al pueblo de lo pasado, podrías ir a avisarla en cuando hayas explicado la historia al pueblo, o mejor, justo antes. Piénsalo, mientras tanto, iré a pedir pociones, necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir.- No mentía, ni un ápice, haría exactamente eso, pero había omitido…ciertas partes.

-¿Y bien?- pregunto la bruja al volver.

-El caballero tomara…algo para las heridas, y yo quiero algo más…fino, para poder lucir más… divina.-
su mirada de confusión fue substituida por comprensión cuando los ojos de la diablesa se volvieron amarillentos y rasgados, a la vez que su cara adoptaba un tono ceniciento… y luego llego la suspicacia.

-Espera, ¿NO le diréis nada al pueblo?-

-Juro no decir nada al pueblo.-

-Ya me conozco a los de tu tipo, que hay del caballero.-
Ah, los vacíos legales en un trato demoniaco, que mala fama habían adquirido los suyos… no de manera totalmente inmerecida eso sí. Pero no importaba, de hecho, le iba bien, ya tenía pensado llevar la conversación hacia esa dirección.

-El caballero quiere avisar al pueblo, dándote margen para huir, una peregrinación de redención o algo así.-

-Ese no es el trato.-

-Tú quieres un lugar donde desarrollar tu potencial, y resulta que estas ante alguien que podría darte un lugar y protección. Estas hablando con la Defensora del Este Zerrakiana.-


-¿La que Zerrakiana?- La diablesa hizo una mueca, planteándose estrangularla.

-Supongo que podría considerarse…. Un título de marqués, uno pequeño, pero lo suficiente como para poder investigar y preparar tus potajes alquímicos, jurando que se mantendrá un un absoluto cuidado y legalidad.-
Remarcó esa última parte, dejando muy claro lo que pasaría si empezaban a aparecer bestias sanguinarias en sus tierras. Y forzaría el juramento más tarde, cuando no pudiera negarse si no quería acabar en la hoguera popular, y Luzbel simplemente se recostó contra una pared, esperando sus pociones mientras miraba con curiosidad gatuna.

No se fiaba completamente, por supuesto, y se las hizo probar todas, la del caballero incluida, para asegurarse de que no morían echando espumarajos en un futuro próximo, sospecha que se confirmó al observar la… complejidad y extrañeza de la suya, pero sobrevivió, y no tenía manera de saber si era toxica únicamente para demonios sin arriesgarse, así que se la bebió allí mismo, un sorbo al menos, por si acaso.

Notaba un cosquilleo, su esencia alterándose….y nada más, ninguna efecto físico, ninguna alma arrancada de su cuerpo, así que por lo menos no moriría, e incluso parecía funcionar, aunque tendría que beberse la dosis entera para saber cómo de bien funcionaba exactamente.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 343
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 700 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Eudes el Jue Mayo 24, 2018 8:54 am

-¿Y bien?- Preguntó Eudes una vez su acompañante hubo bebido parte de su poción- ¿Hemos terminado entonces con este asunto?

-E...Espero que no pretendáis dejar al fulano noble suelto- Comentó la alquimista, ahogándose en ciertas palabras- Sería...Desagradable que tal influencia...Perdurase.

Eudes la miró con un gesto ceñudo (invisible, gracias a su visera) y dejó que un largo suspiro escapara de sus labios. Su acompañante tenía un punto...Merecía una única oportunidad de redención...Sin embargo la información que había adquirido no podía permanecer secreta.

-Como caballero- Dijo, espada firmemente apoyada en su hombro- Siervo del bien, protector de los débiles y las hadas, no puedo permitir que tal amenaza siga suelta en estos parajes...Sin embargo, tampoco prometeré que vuestro terrible secreto, bruja, quedará solo en esta habitación- Sentenció, colocándose una mano en el costado.

La bruja miró por un segundo a su acompañante, y un gesto tenue, casi pícaro, curvó sus labios. ¿Como era que sabía a que conclusión habían llegado a solas? Fuera como fuera, bien que la habían salvado.

-No hay problema con ello, caballero, viendo que se me permitirá hacer la peregrinación redentora- Afirmó, colocando las manos en la espalda y bajando la cabeza con cierta humildad- Juro poner flores en cada templo que encuentre a mi camino.

-...Esta bien- Respondió Eudes, sintiéndose hablandado por aquella prometida reverencia- Eso espero, señora.

Entonces el caballero se volvió hacia la puerta, encarando nuevamente al bosque que brillaba con el sol de la mañana. Abajo seguían aquellos monolitos, y el sonriente goblin, que más que contrariado, parecía disfrutar la ausencia de ambos. Los arboles, el aire, las flores en aquel claro...Parecían expectantes, seguramente temblando por las hadas aterradas que las habitaban...Sabían que se derramaría sangre, seguramente.

-¿Entonces, dama?- Pregunto, voltéandose y dirigíendose a la guerrera- ¿Vamos a terminar con esto?
avatar
Eudes

Mensajes : 128
Edad : 18
Link a Ficha y Cronología : Eudes
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 775 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Vanidad el Jue Jun 14, 2018 5:55 pm

El caballero aceptó, como había supuesto. ¿Cómo no iba a hacerlo? Prácticamente había sacado la escena de un libro de caballerías. Seguramente revelaría la verdad al pueblo igualmente, pero podría sacarla mucho antes de que la turba llegara. Ronroneo para sus adentros y bajo al claro, donde vio al goblin, prácticamente se había olvidado de él. Podía… llevárselo también. Era demasiado feo y maloliente como para ser una mascota, pero los goblins tenían sus propias virtudes, le sacaría alguna utilidad. Puede. Sino siempre podía dárselo a Tenebra para desayunar.

Tocaba encontrar al tipejo, y para ello, la mejor manera, sino la única, era volver al sitio de la masacre y esperar que tuviera más suerte que la vez anterior. El goblin se quedó en su sitio, con la bruja, mientras ellos hacían su paseo hasta la zona, que olió antes que ver. No había cambiado demasiado, seguían muertos, pero esta vez olfateo con calma, separando los fuertes olores y, unos minutos más tarde, saco un rastro que le parecía el más fuerte, un rastro que olía diferente, a corrupción, un rastro que le recordaba vagamente a casa, pero mezclado con alcohol y varias hierbas que no reconocía, difuminado como una nube, pero aun así con una dirección, este. Por si acaso, y ya que técnicamente esta vez iba a ser un enfrentamiento en toda regla, se preparó, con sus formas en la punta de sus dedos, listas para ser utilizadas. Un poco más tarde subieron montaña arriba.

Para haber sido invisibles, la presencia de los pieles verdes era bastante visible, había tumbas, chozas, huesos… todo atravesado por el aroma que seguía subiendo montaña arriba, mezclado intermitentemente con sangre. Reconoció algunas, como la de venado, y habría podido identificar más si se hubiera parado a saborear los pedacitos de carne que iba encontrando, pero estaba bastante segura de que había un tope a la rareza que su acompañante iba a soportar antes de pedir una cruzada o algo así.

Finalmente, el rastro se fue difuminando hasta desaparecer, en una zona que…no parecía tener nada en especial, ni siquiera tenía esos rastros de sangre y carne. Olio un poco más, llenándose la nariz de olor a hierbajos y…el rastro, muy débil, pero en ninguna dirección particular. Su experiencia le decía que había subido, a algún árbol seguramente, ya que esperaba con todas sus fuerzas que no hubiera sacado alas o adiós a sus posibilidades de encontrarlo. Viendo el gran número de cero marcas de despegue, se decantó por los árboles, y tomo la decisión que cualquier aventurero con experiencia habría tomado cuando sabían que una bestia se escondía en el bosque.

Quemarlo.

Pero tardaría horrores en quemar toda esa zona con una antorcha, aunque solo fuera por el hecho de que tenía que calar fuego árbol a árbol, lo que lo hacía altamente impráctico. La diablesa suspiró. Era reacia a mostrar tanto a ese caballero algo ido, pero revisar árbol a árbol sería demasiado arriesgado, así que tenía que hacerlo. Agitó la cabeza, dejando que su pelo ondulaba, mientras realizaba unos pocos, sutiles, cambios. No se notaban, no aún al menos, solo unos labios negros atestiguaban el cambio, principalmente interno, junto a unas pocas escamas en los brazos y torso, cubiertas por la ropa. Inspiro, cerrando los ojos brevemente, y luego expulso el aliento, sumiendo el bosque en llamas.

No lo había incendiado todo, por supuesto, solo un amplio círculo, cortado por un camino sin quemar, para garantizar su salida y la de su presa. Al fin y al cabo, no habría servido de nada si después de esto tenía que rebuscar sus restos.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 343
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 700 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Eudes el Miér Jun 20, 2018 6:45 am

...¿Que tipo de dios era el adorado por aquella mujer?

La cacería había sido distinta a lo tradicionalmente establecido, sin contar con el apropiado desafío y el rezo ritual. La...Intervención de los poderes de la heralda presente habían sorprendido sin duda al caballero, que mirada con una mezcla de extrañes y asombro infantil las llamas, preguntándose quien realmente sería aquella mujer de cabellos blancos, y a que clase de dioses al final adoraban en esta región, todavía nueva para él.

Cierto era que también había en su interior cierta...Incomodidad, causada esta por la presencia de otro sentimiento completamente impropio para un aspirante a caballero, y que sin duda hubiese disparado terriblemente reprimenda sobre él...Si hubiese tenido tutor alguno. Era confusión absoluta, provocada por, no el mundo o algún ser sobrenatural, si no otro guerrero; demás esta decir que el caballero se hallaba acostumbrado a causarla, no a ser la presa de esta. Totalmente extraño aquello sin duda.

Delante de las llamas Eudes extendió su espada, encarando al único agujero en aquel infierno con la posa de un duelista. Esperaban que el hombre saliera al fin, espantado por aquellas sagradas llamas, directo al apropiado reto e ira divina que desencadenaría sobre su corrupta merced. Hasta aquel instante nada más que el sonido de las llamas invadía sus oídos, y acaparando sus ojos, aquel infierno que amenazaba ferozmente con expandirse.

-Disculpe, heralda- Dijo Eudes, mirando a la peliblanca- ¿Segura que esto fue buena idea? ¿No habría método mejor que quemar el bosque?

Más si le respondió, no supo, pues en aquel instante un rugido feroz llenó el aire y silenció el fuego. Haciendo ecos entre los árboles y dispersándose hacia todas direcciones, imposible era determinar de donde provenía, si desde el círculo de fuego o desde fuera. La ira destilaba en aquella monstruosa voz, y sin embargo, más intimidó cuando el eco hubo cesado, y las llamas dominaron de nuevo el reino de los sonidos.

El caballero miró a su alrededor, dando vueltas, buscando con la vista al monstruo que con toda probabilidad se les lanzaría encima en cualquier instante. En vano resultó, puesto no fue el monstruo lo que subsiguientemente se lanzó contra ellos.

Una sombra le hizo voltear, ancha, aproximándose entre las llamas y dando lo que parecían pasos.

-¡Ahí esta!- Grito Eudes, dando pasos firmes hacia el frente, y viendo sin tener el propósito de hacerlo lo que en realidad venía.

Poco tiempo tuvo de reaccionar. Soltando su espada, giro a la derecha y por la tierra y la hierva

Un enorme tronco ardiente voló por el aire, estrellándose justo donde se encontraban la mujer y el caballero. Tras éste, ahora sí, la figura del caballero deforme, empezó a avanzar entre el mar de llamas, la espada perezosamente sostenida entre sus retorcidos brazos, y sin embargo, aún amenazante.
avatar
Eudes

Mensajes : 128
Edad : 18
Link a Ficha y Cronología : Eudes
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 775 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Vanidad el Jue Jun 21, 2018 8:49 pm

Respetaba a ese tipo por no abrir la boca mientras ella los había conducido a través del bosque, literalmente, olisqueando, pero no pudo ocultar una sonrisa cuando notó el asombro tras sumir el bosque en llamas, y volvió a su lado sonriendo como una niña con una bolsa llena de dulces, contestando la pregunta del caballero mientras se colocaba a su lado, pero no demasiado cerca, no quería ser cercenada por accidente.

-¿Ibas a comprobar cada árbol, asumiendo una posición vulnerable para buscar un peligroso enemigo entre sus ramas? Si tienes suerte y está entre los primeros, ningún problema, pero sino, estarías demasiado cansado como para reaccionar al ataque. Además, la gente se cabrea bastante cuando incendias su casa.- Y su discurso tuvo que intercalarse, puesto que a la mitad su enemigo rugió, para luego aparecer. No, demasiado grande se percató mientras se hacía a un lado, rozando ese enorme tronco con su escudo para impulsarse un poco más lejos de su trayectoria, haciendo restallar ascuas por toda la zona. –Nada mal.- ser capaz de arrancar un árbol y tirárselo a la cara lo ponía un poco por encima de su víctima media, lo que era divertido. Pero esa misma acción implicaba que un mal golpe muy posiblemente le incapacitaría la zona afectada, lo que era malo, muy malo.

Bueno, solo tenía que evitar que no la golpeara ¿verdad? Tenia los reflejos para ello –Me llamo Luzbel, nos han contratado para llevarle a casa, sire.- e hizo una pequeña, casi burlona reverencia. La última oportunidad para que recobrara la cordura, su particular versión del honor lo exigía. Puede que ya estuviera ido, o puede que simplemente estuviera demasiado cabreado después de que quemara su casa. Fuera cual fuera, le servía igualmente. Su reverencia estaba a medio camino cuando el monstruo atacó, pero por supuesto eso no la pillo por sorpresa después de ponerse expresamente en esa situación. Su escudo se alzó para desviar la esp… patada.

Se apartó raudamente para evitar el tajo dirigido a su garganta, derrapando un poco por el suelo, con una sonrisa en los labios. No era tan feral como pensaba, bien, muy bien. Mientras su rival recuperaba el equilibrio, atacó, con una fácil estocada que fue desviada vacía su izquierda, en una postura que habría sido incomoda si no tuviera ya la inercia. Su pie derecho siguió su trayectoria, estrellándose contra la mano vacía del caballero. Él no era el único con mucha fuerza, así que el golpe sin duda dolió, probablemente rompió algo, pero poco importaba si ahora la agitaba y estampaba contra el suelo como un muñeco de trapo, ¿cierto? Todo según el plan.

-Sorpresa.- Una púa de hueso, moldeada con las propiedades de cierto metal absurdamente afilado salió de su bota, atravesando la mano del caballero. Entonces venia el momento de la verdad. Si no la soltaba rápido, muy rápido, la púa se dispararía y le atravesaría la cara limpiamente. Pero estaba bastante segura que eso no pasaría. Seria aburrido, y ese tipo lucia prometedor.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 343
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 700 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.