Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Fue una buena estadía
por Malina Ayer a las 11:30 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Strindgaard Ayer a las 11:20 pm

» Ratquest [Campaña]
por Egil Dom Oct 14, 2018 11:12 pm

» Tiempo de caza [ Solitaria ]
por Balka Dom Oct 14, 2018 9:37 pm

» Egil
por Egil Dom Oct 14, 2018 5:59 pm

» Elíacer. [Grifo](Terminada.)
por Alegorn Vie Oct 12, 2018 12:20 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Miér Oct 10, 2018 5:02 am

» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Lun Oct 08, 2018 11:07 pm

» A Tale of Two Fluffs
por Vanidad Lun Oct 08, 2018 9:05 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Reuven Lun Oct 08, 2018 1:57 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Revolución en Rodelfia

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Vanidad el Vie Mayo 18, 2018 10:06 pm

Estaban haciendo progresos, sin dudarlo, pero el proceso era demasiado lento. Habían hecho un hueco, pero aun así tendría que romper la maldita pared a puñetazos si quería escapar porque habían escogido la pared sin una jodida ventana, y a pesar de los daños al bichejo, no podía afirmar que la había herido, como mucho que estaba… molesta. –Detrás mío diablillo.- se limitó a decir a su forzado aliado. Un bicho sagrado…más o menos. Desconocía la epifanía del demonio, y aunque la hubiera compartido, le habría dado completamente igual que hace unos cuantos siglos, unos pringados fueran capturados, por más demonios que fueran, no era una patriota hacia sus congéneres precisamente, seguramente había tantos demonios asesinados en su historial como los mejores paladines. Tampoco le importaba lo que sin duda era una perversión de la voluntad divina, una herejía condenable por todo el panteón, puesto que eso habría indicado la creencia en algo superior. Existían los señores, sin duda, pero eran demonios, alcanzables, y esos eran la cúspide de la existencia, de momento. Ni siquiera era venganza por ese escozor en su pierna.

Simplemente no huiría de un maldito flan glorificado. Su orgullo jamás lo habría permitido.

Extendió la mano concentrándose, simétricamente al pudin con el bastón, a medida que el poder se arremolinaba a su alrededor, su acero vil despertando en lo que percibía como detrás suyo, gruñendo extasiado ante la promesa de sangre mientras su capa y cabello ondeaba en un viento invisible. Algo en su interior se agitó ante el poder recorriendo sus venas, y no pudo evitar esbozar una sonrisa mientras era bañada en energía. –Estate atento para ver alrededor de que se regenera.- Que se estuviera emborrachando de poder no la había vuelto tonta. No podía asegurar, al fin y al cabo, que lo mataría sin saber cuál era su corazón. Pero desde luego sería mucho más fácil hacerlo después de eso.

Su poder se concentró en su mano extendida, acumulándose en una pequeña esfera rojiza. Pura energía a duras penas contenida, hambrienta de destrucción. Anatema de todo lo divino y viceversa. –Lo siento, no es nada personal.- mintió, antes de liberar el conjuro. La técnica de su padre, con un toquecito personal.

Decenas de pequeñas esferas rojizas salieron de la original hacia la criatura, apuntando directamente a los ídolos. Explotarían, haciendo trizas todo en su camino, y una vez lo que tuviera en frente muriera, seguiría con el resto, destruyendo y emponzoñando de energía profana. El lugar donde había surgido y estaba la mujer-flan había sido el objetivo obvio, pero si no tenía éxito, seria puro azar, así que escogió el techo. Era el lugar teóricamente más difícil de alcanzar, al fin y al cabo, así que eso lo volvía el lugar más obvio donde guardar un corazón. Además, no se fiaba de que su compañero no saliera por patas si limpiaba la pared con la puerta a la calle, que había sido su primera idea.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad
Shapeshifter Queen

Mensajes : 375
Link a Ficha y Cronología : Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 2785 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Strindgaard el Lun Mayo 21, 2018 4:40 am

Sentía los escalofríos subir como ratas por mi espalda. Necesitaba probar algo más de vino, un poco más de alcohol para calmar mis nervios. Mi mente había ocultado tras puertas los sentimientos que habían sido descargados por la cadena en mi cabeza, pero el frío de esa tormenta invernal era demasiado parecido al que sentía en aquel momento, la nieve hasta los tobillos se parecía demasiado al líquido en el que estaba metido. Y esa cosa con la que luchábamos… Los recuerdos pujaban, yo sólo lanzaba el jugo de los pequeños pozos con forma de boca como un poseso, el miedo observaba tras mis ojos, ¿o era acaso ese demonio quien lo hacía?

Los demonios no podían resistir los golpes sagrados, ardientes y ácidos contra su piel, cayendo uno a uno contra el suelo. Uno a uno eran recogidos por los seres, quienes, como una parodia de cariño, los abrazaban. Podías escuchar como sus huesos eran rotos sin mesura, para después ver como sus miembros eran retorcidos y aplastados, volviendo los cadáveres y pronto fallecidos en formas más compactas…Para ser devorados.

Los talismanes se desquebrajaron, consumieron y quemaron, reaccionando frente a nuestro frenético acto, la pared escondida detrás de la capa de cera marmórea apareció de repente dándome un vuelco al corazón. Sonriendo, miré a la mujer, a esa demonio a la que no sabía si confiarle la caja de arena de mi gata, en su mirada había decisión y orgullo.

Detrás mío, diablillo —Se limitó a decirme, sin parecer siquiera interesada en el resultado de nuestro intento de huir. Un sonido llamó mi atención, miré a la golemita victoriana.

Su figura blanquecina empezó a retorcerse con un compás macabro que me trajo recuerdos que no sabía a ciencia cierta si eran míos. Su palma parió una esfera dorada que brillaba como una reliquia arcana, y un asta creció debajo de éste hasta formar un báculo que si no hubiera sido testigo de su origen, a simple vista hubiera creído que estaba hecho de una cenicienta madera blanca.
Tragué saliva ante lo que venía, en mis oídos tenues lenguas comenzaron nuevamente a susurrar.

La cabeza me dolía en cerca de la nuca, Una puerta se abrió en algún sitio de mi mente.
Estate atento para ver alrededor de que se regenera. —Miré a mi forzada compañera, su figura terrenal parecía estar sombreada por energía primitiva, era esencia, fluyendo por su cuerpo.
En la palma de su mano se generó un orbe de brillante color sangre que me hizo salivar. Esencia profana pura, confinada en su mano por gracia de su Señor. Sensaciones extrañas me tensaron el pecho, no estaba seguro si eran mías, un profundo odio, la agonía de la prisión.
Lo siento, no es nada personal —Escuché, para luego quedar cegado por algunos segundos frente a una lluvia roja.

El líquido níveo se endureció a mi alrededor, los disparos se arremolinaron centrándose en la figura del báculo y sobre nuestras cabezas. Una avalancha blanca de escombros llovió, corrí bajo una mesa mientras mi capa se movía para salvarme de los trozos de madera y roca blanca de la que estaba hecha la golemita. Maldiciendo a la demonio mientras el segundo piso se venía abajo, sentí emerger el odio burbujeante de los recuerdos, ese embrión que había sido inseminado en mi cabeza me pedía a gritos que no lo volviera a encerrar. Quería ser liberado.


S̳̽̈̎̎ͩ̑͊ơ̒ͬ͋ͫ̓͐ͅm̼̖̹̪͔̣͖̿̓ͦ̓ȍ̉͐̅͞ṣ̛ ̗ͫ̅lͦ͐̚o̥ͧ̾ ̳̦͖̰̌ͮͣ͒q̭̺͍̰͖̯ͣ̌͑͆͗ṷ̮͖̬̜̥̠̏̔͌͒̂̚e̗̗̲̲̟̒ͧͣ̄ͤ̂ͪͅ ̠͎͍̕q̘̇̔̌ͤ̃ͤ͡u̐̈̿͏̗͖̦͎̣̦̘e̺̼̰̣̬̭̳̔͛d̵̪͐̎a̠̬.̰̗͗͐ͬ̋͠.̳̲͔̓͊ͧ̇̒ͮ.̨͙̬̠̈̏ͤ̏̐ͮ


Uno que no era yo, un campeón de sal y mar, se alzó entre las mesas de apuestas y las sillas vacías. Se acercó con paso firme hacia los restos de la golemita. Allí, donde su pecho se abría como una estatua herrumbrosa y desquebrajada, una pieza que brillaba como un cristal, del tamaño de un joven cráneo humano, blanco un ópalo, se asomaba de entre el pálido mármol. Era su núcleo.
Mire hacia mi interior, dejé que el campeón tomara el burón entre mis manos, su boca se retorció en una sonrisa. Empuñé el arma.
He sufrido una agonía que ha durado cientos de vidas atrapado dentro de vuestras fauces —Dije con una voz cargada de frío—. No pretendo extender vuestra vida por tanto tiempo, pero os haré sufrir lo mismo, se los garantizo.
Con una fuerza impropia de mi cuerpo, con ambas manos el campeón dejó caer el burón con el peso de todo mi cuerpo sobre el núcleo de la golemita.



El mal es un punto de vista.
avatar
Strindgaard

Mensajes : 694
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Strindgaard
No todo el que anda errante está perdido


Nivel : 6
Experiencia : 2781 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Casandra Von Schuyler el Jue Mayo 24, 2018 2:11 am

Hay todo tipo de infiernos, pero el que desató el demonio escarlata era claramente de su propia invención. Las bolas de pura energía, abrazadas por la inconfundible corrupción que recorría las venas de su ser, se estrellaron sin esfuerzo contra la estructura de la casa y la propia criatura.

El techo se hundió de manera irregular, destrozando el cuarto cerrado que el ser había creado con su cuerpo, machacando la superficie de su cuerpo de mala manera. Los dientes de sus diferentes bocas se partían o desaparecían ante las vigas y muebles de maderas que descendían, sino estallaban en chasquido de su propia sustancia. Mientras tanto, el cuerpo principal sufría enormemente. Su rostro parecía moverse, mostrando la expresión de alguien que gritaba, pero sin producir sonido alguno. Su delgado cuello movía su cabeza, observando el desastre de las bolas e intentando reformarse, con sus manos agarrándose a su torso y su base, similar a un vestido. Sin embargo, los proyectiles no tardaron en alcanzarla. Primero su hombro derecho desaparecio, desconectando su brazo de su tronco, el cual cayo con un desagradable chasquido de vuelta a la base. Lo siguiente fue su propio vientre, que dejo un hueco abierto por el que la criatura tuvo que inclinarse para cubrirlo, dejando caer gotas de su propio cuerpo para caer. Conjuro por conjuro, hechizo por hechizo, el ser se fue rompiendo y deshaciendo…Hasta que solo quedo una cosa…

Tras la tormenta de magia corrupta, en medio de la habitación, rodeado por lo que parecía una jaula de mármol, había un ladrillo. O, al menos, algo similar. Su forma rectangular parecía estar hecha de la misma sustancia que el ser, pero en su superficie podían adivinarse runas y simbolos, que se deslizaban de manera rápida, ocupando el mismo espacio que otros, en un movimiento casi similar al de serpientes. El objeto latía, mostrando un  foco de luz en el interior del objeto. El latido aumento en lo que el demonio, poseído por recuerdos que no eran suyos se acercó y lo golpeó. El objeto entonces se partió en dos, liberando una chispa de pura luz en el aire, un pequeño cristal envuelto en luz dorada.

(https://www.youtube.com/watch?v=2-5JlUoVuYc)

Pero por unos segundos no paso nada, quedándose todo estático. El tiempo pareció extenderse, evitando que la caída golpease el icono blanquecino contra el suelo, mientras que el espacio pareció romperse alrededor del cristal. Como si un perezoso dios levantara una brisa, el espacio entre las cosas -entre cada momento, entre cada pequeño fragmento de “ser” y concepto- se abrió como una cortina. Para los ojos de los demonios, solo duro un segundo eterno, en el que la oscuridad que veían detrás de lo que había en la realidad se movía. La demonio notó como algo rozaba su nuca, claramente era una mano, pero su contacto era puro hielo, lo suficiente como que en vez de producir escalofrió diese la sensación de que su cuello empezaba a arder. A su vez, el demonio ilusorio vió como una mano salía del extraño espacio. Una mano enguantada en la esencia de la que estaban hechas las sombras, la cual se deslizo hasta rozar su frente con un dedo. Los recuerdos del ser que habían dominado el cuerpo ajeno se desvanecieron, en charcos de puro vacío, como un escudo que estallaba ante el embiste enemigo y, finalmente, pudieron obtener paz…Sin embargo, los hijos del foso no tuvieron tanta suerte.

Los pulmones del demonio perdieron todo oxígeno que mantenía en su cuerpo y el vello de la demonesa empezó a erizarse, en una reacción instintiva de luchar o escapar. La sensación era reconocible, una sensación que ambos, como demonios, conocían de primera mano. Era una sensación primitiva, que invitaba al caos y al dolor…Era la sensación de volver a casa.

Ambos seres notaron lo mismo durante ese momento. Como algo, desconocido y extraño, una sensación de puro escozor y frio, se extendía por sus mentes y cuerpos, como tinta en el agua, llenando cada espacio disponible, a partir de los roces en sus cuerpos. Notabas como os miraba, como despedazaba vuestros recuerdos y experiencias, como lamia cada recodo de vuestras personalidades…hasta que no quedo nada. Solo frío y gritos que juraríais que no eran vuestros, susurros que nadie pronunciaba y terribles maldiciones.

Hasta que, finalmente, el toque cedió y vuestros cuerpos cayeron al suelo, como si el marionetista encargado de vuestro espectáculo cortase al fin las cuerdas. A vuestro alrededor, la sustancia se empezó a endurecer, y notasteis como apretaba vuestras piernas y manos, ahora en el suelo, durante el proceso. La incomodidad duró poco, porque nada más se endureció, perdió el color blanco puro y se empezó a deslizar.

Sin embargo, aun no acababa. Podíais notarlo, no verlo ni oírlo, pero sentirlo cuando cerrabais los ojos. Como algo os miraba detrás de los parpados cerrados, tan cerca de vuestros cuerpos que la diferencia entre su carne y la vuestra era imposible de diferenciar. Y, en ese espacio carente de sonidos y vida, habló.

S̛̜͓̭o͏͏̣͎̠͈̦̖m̯̟͍͉o̟̱̰͞s͔͔̬̜͎̯̙̦ ̛̘̺͜l̥͔̼͍̫̪͝ọ̡̧̦̹̮̗͉̟̟ş̩̯̥͖̦̮̖̱ ̢̺͖q̨̟̳̩̫ù̠̞̠̳̟e̢̻̙̼ ̘̯̺̼͎̘̤͢q̴̺̞̝̞͙͉̬͖̗ư̲͔e̢̢̫̭̟̗̬͟d͕̞͖͍̝͚̣̳͞à̴̜͞n̗̳̕̕.̸͙̦͟͜.̴̡̩͢.̥̹̪̥͔
̢̠̹̠̖̯̗̩͉̦̀
̠̤̲͎̙͕̤͜͢͢ͅS̵̥̳̙̹̦̳̭͘͞o҉͈̻̠͉̯̗͈̜ͅm̛̗̥̹̩̲̫̺o̲̞s̛̖̤̮̙̩̤̫̮͡ ̠̺̯̖̥́l̞̗o͕̝ș͎̱͇̗̣̮͕ ͈̹̜͜͜ͅq͏̶̩̲̜̯̙͖̠͠ù̴̷̪͎̟̻̝̟̱è̫̲͎̩̲͈̰͢ ̟̝ǫ͙̟͖̹̼̱͖͕̼ḅ͔͓̕s̖̺̯͙̝͔̻̦̱͘͞e̶͞͏̮̩r͔͕͈̬̹̼̱͎v̡͈̼̤͢͟a͏͉͔̼̼̫n̡̹̼̺̙̜̲̹̜͠ ̛̮̰͜͠ļ͇̘̺͚̯͟a̡̮̠̦͕͟ ̷̝̦c͕̝̩̙̖̥͢o̷̬̦̟͖͙͔̭̹ͅn̵̤̰͠s̸͇̪̲̫̦̙̣͉̟͢͠t̷̲̰̘̜̥a͚͎n̜͕̣̲͢͠t͖̠͝e͔̬͍̜̪̤͎ ͏̝̹̰t̡̠r̴̴̘̮͇̣̦̪̗͞a͔̻̭͙͍g̨͢҉̘̺e͜͏̡̦d̵͎̺͇̜̬͎̼̤́ͅi̶̭̭̖̣̮̝a̗̲͙̼̜̩̯͇͈͡.҉҉̭̖.̳̻̘͍̗̫͝.̝̬
̘
̵̧̦̻̜͔̠͈͖̦S̶̤̺͙̼̼̻̰o̮̪ḿ̹͖̳͔̫̥o͎͖͝s̜̜̲̹͔͈͍ͅ ̶̡̯̣̰̟͉̠͖̹l̛̜͈͉̰̭̹̬̞͍͟͝ơ͖̫͙͓̝̗ş͓͇̣͠ ̵̼̤̰g͇̭̱̼͖̯u̢҉̡̥á̴̴̰͕͕̟͇̻r̸̥̬̞̺d͚͉͠͠ì̝̺͎̪a̬̣͙̖͚̜͕̫̩͘n̘̩͔̪̹̘̘̱ͅe̸̢̲̪̙͎̜͙ş͖͚̞̹͎̮͠͞ ̶̡̙͈̞̖̳̙͇͎͠q̛͎̣̭̤͚͡͠u͔͍̺͈e҉͈̻̝̬̪̫̭ ͇͠s̹͔̠͚̖̼̫̲͞ͅe̶͜҉͙͖̮̤̖͎̺̣ ҉͇͙̘̱̼̼͕̼͡a̷̞͖̭͟l͏̶̮̟͈͉̩z̙̼̮̯a̢͙̱̼͠n͓͎̬̙͢ ̼̗̘̺̫s̷̵͎̝̺̙͡ò̩̬̱̹͔̪͡b̴͡ͅr̷̝̱̫̯e̙̻͓͡ ҉̠̦͖̘͇̝͟e̹̲͙̭̭̗̞̣l͏͈̜̰̘̬͉̙̱͎́ ̖͙͚̪͇̘͓̩͠͡á͔͕̱͎̫b̞͡͝i̶̱̻̦̦̬͈s̰͟͜m͏̪̮͟ợ̴͈̯͓̺.̺͍͍̦̲̮.̞̩̘̱͕̺͡.̦͔́͘͢ͅ


El sonido solo se podía identificar como el que haría algo arañando vuestras tumbas. Tan desagradable y doloroso que uno solo podía rogar por dejar de oírlo.

Y̷̩͙̗͇̞̜̦̤̱̬̜̻ͅ ̧͚͙̤̼͈̜̗͙̫̩͈̗̬ͅv̨͓͍͓̤̲̗̮̫̻̪͚̳͎͙̜̯͖͢͡u̷̶̝͇̖̳̠̤̣͇͚̩̠̥̜̖͓͢͝͞é̶̛̛͈̘̝̝̖̯̤̠͇̩̹͍͉͉̦͕͖͢s҉̡́͘͏̫̥̦̹̳̟͈̩͇̠̩̜̦t̥͙̖̳͕͎͙̞̹̰͚̣̜̠͕̫̺͇̀͝r̡̯͉̪̤̠̯̖̺̩̻͔̹a̡̠̜̹͇̤̲͉̟͡ ̶̡̹̰̯͍̬͙͈͕̦̦̫̝͉̜͝͠͝ͅe̝̲̮̟̺̦̻͈͍̟̞̮̼̼̥̲͖̯̤͢͞s̨̙̠͓̜̟̤͓͓̰̮͉̘̪̱͓̫̯͎͡͠p̶̡̢̙͓͔̲͉͎͙̯͓̪̝͎͖̹̫̪͉͝ę̱̱͔̣̯̗̜̻͎̱̦͍̗̬͟c̢̨̢̛̟̟͓̬̙͢i҉͏̯̠͈͖̼̱̰̦̟͞e̷͠͡͏͓̘̹̝̝̗̬̭ ̸̶́͏͙̮̯̼͎n̶̠̪̝̞͟͟͞ǫ̨̯͍͖̤̹̪̱͓̞̬̟͝ ̴̵̵̝͇̞̘̼͖̰͜͞e̷҉͏̛̟̭̝̦͓̦͜s̡̖̭̭̯̦͔͈͚̹̟͍͕̗͕͢͝͠ ̷̧̡̡̧͓̫̟̠̗b̩̺̠̪͙̘͚̭͉̺̯͇̞̜̖̭͘͢͞i̵̷̯̰̬̫͜ḛ̙͇͍̰̗͈̫͓̩̖͔͠n̵̸̸̥̱̹̖̹̠̬͡ͅv̢̼̫̙̗̭̦̻̦͚̮͓̼̦̹̤̙͙͕͡ͅe̸̵̴̡̩̗͉̫̱͓n̴̛͈̝̜̪̼̭̬̘̺͔̲͖͈͔̖̮̮͚͙į̛̰̠͚͔̥̜͚͈͉̱d̵̸̮̲̟̜̗̥̮̲̲͍̀͡á̶̷̹̱̖͖̥̱̥̱͓̫̝͞ͅ


Y este fue el final. Las cortinas abiertas entre lo mortal, lo profano y lo divino se cerraron, expulsando a esa criatura- El tiempo pareció regresar con ello y, con este, los sonidos y la propia capacidad de respirar. Notabais el lento movimiento de la materia, sobretodo el de la sustancia que habían conformado al golem, que se iba volviendo lentamente polvo, desapareciendo en el aire. La luz que había pulsado en el interior del objeto había desaparecido, sin embargo los trozos del nucleo, con sus zigzagueantes símbolos, estaba en el suelo, partido a la mitad. El material parecía latir y…para bien o para mal…vuestros corazones sentían que habían obtenido una segunda oportunidad.
avatar
Casandra Von Schuyler

Mensajes : 71
Edad : 23
Link a Ficha y Cronología : Casandra

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Vanidad el Sáb Jun 16, 2018 1:35 pm

Puede que se hubiera pasado un poco. Eso fue exactamente lo que se le paso por la cabeza a la diablesa al ver el resultado, mientras un único y súbito pulso de sudor la inundaba y su respiración la agitaba súbitamente. Dicho eso, la criatura estaba tiesa, supertiesa, especialmente después de que su acompañante moviera el culo y la finiquitara, así que realmente no podía quejarse. Al igual que tampoco podía quedarse cuando las autoridades vinieran a ver qué diablos había derrumbado e incinerado una taberna y matado a… esa cosa. Cierto que no estaba en llamas, aun, pero eso cambiaria en breve.

La diablesa empezó a buscar material inflamable, rehacía a simplemente transformarse en dragón en plena ciudad, mientras por su mente pasaba la imagen de una pequeña nutria con una libretita de multas que, por alguna bizarra razón, tenía todo el sentido en ese frio y raro país.

Y lo que había allí, donde antes había estado el bicho era… un ladrillo, ni siquiera demasiado bonito, aunque si rúnico, que no tardo en partirse, sin duda por el duro trato recibido. No lucia muy bonito precisamente, pero más tarde, cuando su acompañante fuese a buscar un joyero, lo acompañaría, en secreto, para asegurarse de que no le robaba el botín. No había nada como una desconocida escolta gatuna para proteger y evitar que tu compañero de dudosa fiabilidad no te robaran. Bueno, técnicamente para saber si te robaba, ya que el tampoco sabría que tenía acompañante, pero dudaba que se atreviera después del espectáculo, y podría usar un colgante nuevo.

No estuvo impresionada en lo más mínimo por las sensaciones que provoco matar a ese bicho. ¿Una gota helada glorificada en la nuca y un poco de miedo? ¿A ella, un demonio del terror? Prácticamente ronroneo mientras su reserva de botellas aumentaba, y empezó a preguntarse si encontraría maldita comida. Lástima que esa cosa siguiera molestando. Su mente se revolvió ante la intrusión, ignorando completamente el moco que la rodeaba. –Si bueno, a mí me invitaron, así que ya os podríais comportar y traerme una copa de vino, en vez de gelatina glorificada, esperaba después de ver la ciudad que fuerais un poco más civilizados.- dijo a las voces que se desvanecían. El riesgo de sumir la ciudad en llamas accidentalmente empezaba a sonar menos como un riesgo y más como una ventaja.

Siguió a lo suyo, intentando encubrir el delito mientras buscaba algo inflamable entre todos esos escombros, cogiendo botellas de aguardiente aquí y allá cuando vio una trampilla al sótano, lo que le provoco un fugaz pensamiento. –Esto… ¿crees que queda alguien vivo? Porque puede que quieras sacarlo antes de que incendie todo esto.- por su experiencia, sabía que la gente no solía apreciar que condenaras a sus seres queridos a un infierno abrasador, la mayoría de las veces, al menos, así que era mejor asegurarse. Con su alijo ya preparado, miro al demonio, lista para incendiar toda prueba de su presencia…probablemente. Al menos les daría suficiente tiempo como para decidir qué diablos iban a hacer ahora.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad
Shapeshifter Queen

Mensajes : 375
Link a Ficha y Cronología : Vanidad


Nivel : 6
Experiencia : 2785 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Strindgaard el Dom Jul 29, 2018 3:51 am

El burón se deslizó por mi mano, ya sin fuerzas para sostenerlo. Frente a mis ojos cansados, el orbe se partió en dos, dejando escapar un suspiro brillante y sobrecogedor que silenció todo a mi alrededor.
Las rodillas me temblaron, y mi cuerpo, lánguido por haber perdido de golpe las fuerzas que hace segundos me había insuflado la entidad dentro de la cadena, parecía que ya no me podría sostener. Pero mi mente se encontraba más despierta que nunca, presta lo que brillaba frente a mis ojos.
Aquel destello me atrajo como al sediento la promesa de un oasis. Deseaba beberme aquella luz dorada. El momento se extendió, todos mis sentidos se enfocaron en el destello, el silencio me envolvió y parecía ya no haber nada más allá de ese objeto y yo.
Como si el tiempo avanzara a través de melaza, todo se ralentizó, y en ese inestable momento en el que todo parecía moverse hacia lo estático, noté un destello oscuro detrás de mis ojos. El meta-pensamiento de que había sobrevivido a un ataque de un ente divino, y que observaba en ese preciso momento su reliquia más preciada: su núcleo, mientras pensaba que había sobrevivido a un ataque de un ente divino, y que observaba en ese preciso momento su reliquia más preciada: su núcleo, de pronto sobrevino.

El segundo continuó avanzando lentamente mientras mi mente consumía avida los golpes de sinrazón que me rodeaban. Mis ojos desenfocaron la luz que parecía abarcar todo el mundo, y por primera vez pude notar que me encontraba tembloroso, entre los restos de una taberna en el subsuelo de una calle, rodeado de cuerpos destrozados hasta el punto de parecer despojos, entre trozos de mobiliario hecho trizas y restos del ente que nos había intentado matar, como pedazos de una estatua de mármol pulverizada por el tiempo. En los límites de la destrucción noté como el agua salía a lentos borbotones de las tuberías rotas que subían como enredaderas cortadas por las paredes carcomidas. En ese instante el cual parecía todo borroso y a la vez trepidante, algo se extendió hacia mí rostro. Distinguí primero las puntas de los dedos, seguidos por las falanges hasta que la mano se formó por completo. Envuelta en sedas negras se acercó con lenta parsimonia y amabilidad, como una madre que busca acariciar a su hijo. Un suspiro de miedo me recorrió los labios a medida que los recuerdos y la presencia que había caído sobre mis hombros gracias a la cadena se desvanecían, extirpados de raíz gracias a el débil tacto de aquella mano. Era imposible saber a quién pertenecían, pero la calidez que emanaba no se sentía terrenal. Iba más allá de este plano, pertenecía al de una deidad.

El segundo se sucedió, los dedos delicados y la seda negra desaparecieron llevándose consigo las reminiscencias del demonio que portaba la cadena. Mi boca soltó el aliento, pero el siguiente respiro no alcanzó a llegar a mis pulmones.
Mis rodillas al fin alcanzaron el suelo, sentía que el cuerpo me fallaba, que mi alma de alguna manera se removía en mi pecho, era una sensación extraña, y a la vez familiar. El frío se fue extendiendo, desde las puntas de mis extremidades hacia mi interior y me volvía a sentir preso en mi cabeza, mi mente se separó en múltiples trozos llenando de gritos e histeria mi existencia.
Llevé las manos al cuello instintivamente al sentir la falta de aire, sentí una brisa inexistente rozas mi cabello.

Hasta que finalmente el aire regresó a mis pulmones. Tomé grandes bocanadas, una tras otra, respirando como un animal asustado. Estaba asustado. A mi alrededor, el tiempo pareció volver a correr de manera normal. El agua volvió a salir por las tuberías rotas, soltando un vapor que se llevaba la brisa que se colaba por boquetes del muro y las ventanas rotas del primer piso. Tomé el burón y lo guardé entre mis ropas. Mis ojos volvieron a enfocar la escena: El ente se comenzaba a descomponer, corroyéndose sobre sí misma, volviéndose polvo.

Traté de ponerme de pie. Pero seguía ahí, esos malditos. Tras mis ojos, susurrando tras mi oreja.

S̛̜͓̭o͏͏̣͎̠͈̦̖m̯̟͍͉o̟̱̰͞s͔͔̬̜͎̯̙̦ ̛̘̺͜l̥͔̼͍̫̪͝ọ̡̧̦̹̮̗͉̟̟ş̩̯̥͖̦̮̖̱ ̢̺͖q̨̟̳̩̫ù̠̞̠̳̟e̢̻̙̼ ̘̯̺̼͎̘̤͢q̴̺̞̝̞͙͉̬͖̗ư̲͔e̢̢̫̭̟̗̬͟d͕̞͖͍̝͚̣̳͞à̴̜͞n̗̳̕̕.̸͙̦͟͜.̴̡̩͢.̥̹̪̥͔

̢̠̹̠̖̯̗̩͉̦̀

̠̤̲͎̙͕̤͜͢͢ͅS̵̥̳̙̹̦̳̭͘͞o҉͈̻̠͉̯̗͈̜ͅm̛̗̥̹̩̲̫̺o̲̞s̛̖̤̮̙̩̤̫̮͡ ̠̺̯̖̥́l̞̗o͕̝ș͎̱͇̗̣̮͕ ͈̹̜͜͜ͅq͏̶̩̲̜̯̙͖̠͠ù̴̷̪͎̟̻̝̟̱è̫̲͎̩̲͈̰͢ ̟̝ǫ͙̟͖̹̼̱͖͕̼ḅ͔͓̕s̖̺̯͙̝͔̻̦̱͘͞e̶͞͏̮̩r͔͕͈̬̹̼̱͎v̡͈̼̤͢͟a͏͉͔̼̼̫n̡̹̼̺̙̜̲̹̜͠ ̛̮̰͜͠ļ͇̘̺͚̯͟a̡̮̠̦͕͟ ̷̝̦c͕̝̩̙̖̥͢o̷̬̦̟͖͙͔̭̹ͅn̵̤̰͠s̸͇̪̲̫̦̙̣͉̟͢͠t̷̲̰̘̜̥a͚͎n̜͕̣̲͢͠t͖̠͝e͔̬͍̜̪̤͎ ͏̝̹̰t̡̠r̴̴̘̮͇̣̦̪̗͞a͔̻̭͙͍g̨͢҉̘̺e͜͏̡̦d̵͎̺͇̜̬͎̼̤́ͅi̶̭̭̖̣̮̝a̗̲͙̼̜̩̯͇͈͡.҉҉̭̖.̳̻̘͍̗̫͝.̝̬

̘

̵̧̦̻̜͔̠͈͖̦S̶̤̺͙̼̼̻̰o̮̪ḿ̹͖̳͔̫̥o͎͖͝s̜̜̲̹͔͈͍ͅ ̶̡̯̣̰̟͉̠͖̹l̛̜͈͉̰̭̹̬̞͍͟͝ơ͖̫͙͓̝̗ş͓͇̣͠ ̵̼̤̰g͇̭̱̼͖̯u̢҉̡̥á̴̴̰͕͕̟͇̻r̸̥̬̞̺d͚͉͠͠ì̝̺͎̪a̬̣͙̖͚̜͕̫̩͘n̘̩͔̪̹̘̘̱ͅe̸̢̲̪̙͎̜͙ş͖͚̞̹͎̮͠͞ ̶̡̙͈̞̖̳̙͇͎͠q̛͎̣̭̤͚͡͠u͔͍̺͈e҉͈̻̝̬̪̫̭ ͇͠s̹͔̠͚̖̼̫̲͞ͅe̶͜҉͙͖̮̤̖͎̺̣ ҉͇͙̘̱̼̼͕̼͡a̷̞͖̭͟l͏̶̮̟͈͉̩z̙̼̮̯a̢͙̱̼͠n͓͎̬̙͢ ̼̗̘̺̫s̷̵͎̝̺̙͡ò̩̬̱̹͔̪͡b̴͡ͅr̷̝̱̫̯e̙̻͓͡ ҉̠̦͖̘͇̝͟e̹̲͙̭̭̗̞̣l͏͈̜̰̘̬͉̙̱͎́ ̖͙͚̪͇̘͓̩͠͡á͔͕̱͎̫b̞͡͝i̶̱̻̦̦̬͈s̰͟͜m͏̪̮͟ợ̴͈̯͓̺.̺͍͍̦̲̮.̞̩̘̱͕̺͡.̦͔́͘͢ͅ


Apreté los puños, me obligué a ponerme de pie. No podía seguir pasando, este maldito país me estaba matando.

Y̷̩͙̗͇̞̜̦̤̱̬̜̻ͅ ̧͚͙̤̼͈̜̗͙̫̩͈̗̬ͅv̨͓͍͓̤̲̗̮̫̻̪͚̳͎͙̜̯͖͢͡u̷̶̝͇̖̳̠̤̣͇͚̩̠̥̜̖͓͢͝͞é̶̛̛͈̘̝̝̖̯̤̠͇̩̹͍͉͉̦͕͖͢s҉̡́͘͏̫̥̦̹̳̟͈̩͇̠̩̜̦t̥͙̖̳͕͎͙̞̹̰͚̣̜̠͕̫̺͇̀͝r̡̯͉̪̤̠̯̖̺̩̻͔̹a̡̠̜̹͇̤̲͉̟͡ ̶̡̹̰̯͍̬͙͈͕̦̦̫̝͉̜͝͠͝ͅe̝̲̮̟̺̦̻͈͍̟̞̮̼̼̥̲͖̯̤͢͞s̨̙̠͓̜̟̤͓͓̰̮͉̘̪̱͓̫̯͎͡͠p̶̡̢̙͓͔̲͉͎͙̯͓̪̝͎͖̹̫̪͉͝ę̱̱͔̣̯̗̜̻͎̱̦͍̗̬͟c̢̨̢̛̟̟͓̬̙͢i҉͏̯̠͈͖̼̱̰̦̟͞e̷͠͡͏͓̘̹̝̝̗̬̭ ̸̶́͏͙̮̯̼͎n̶̠̪̝̞͟͟͞ǫ̨̯͍͖̤̹̪̱͓̞̬̟͝ ̴̵̵̝͇̞̘̼͖̰͜͞e̷҉͏̛̟̭̝̦͓̦͜s̡̖̭̭̯̦͔͈͚̹̟͍͕̗͕͢͝͠ ̷̧̡̡̧͓̫̟̠̗b̩̺̠̪͙̘͚̭͉̺̯͇̞̜̖̭͘͢͞i̵̷̯̰̬̫͜ḛ̙͇͍̰̗͈̫͓̩̖͔͠n̵̸̸̥̱̹̖̹̠̬͡ͅv̢̼̫̙̗̭̦̻̦͚̮͓̼̦̹̤̙͙͕͡ͅe̸̵̴̡̩̗͉̫̱͓n̴̛͈̝̜̪̼̭̬̘̺͔̲͖͈͔̖̮̮͚͙į̛̰̠͚͔̥̜͚͈͉̱d̵̸̮̲̟̜̗̥̮̲̲͍̀͡á̶̷̹̱̖͖̥̱̥̱͓̫̝͞ͅ



Con esa última frase todo pareció desvanecerse. Los sonidos regresaron: mi respiración agitada, los pasos de la albina, los sonidos de la calle. Los segundos se sucedieron uno tras otro, de manera normal. Respiré tranquilamente, pero el corazón me seguía martillando en el pecho.

Noté que la luz del orbe roto había también desaparecido, pero aún así la reliquia parecía seguir viva, con sus símbolos surcando su superficie, invitándome. Entonces la peliblanca recogió un trozo del orbe, sin más preámbulos, como si se tratase de una piedra interesante que valía la pena recoger del suelo. Al menos había dejado para mi fortuna el otro trozo. Me sentí un tanto afortunado por ello, si hubiera cogido los dos no me hubiera atrevido a decir algo.
Metí el burón a su funda de madera y lo guardé en mi cinturón. Me acerqué al trozo restante del núcleo y lo metí en uno de los bolsillitos de mi capa.
Esto —La peliblanca se encontraba un poco más allá y miraba una portezuela hacia el sótano—... ¿crees que queda alguien vivo? Porque puede que quieras sacarlo antes de que incendie todo esto.
La miré extrañado, ¿dónde carajo esperaba que sacara alguien vivo de aquel jodido lugar? Supuse de inmediato que la albina, además de ser una para nada delicada demonio, me había dejado en algún lugar entre lo neutro y lo no-peligroso. Por lo mismo había dejado un trozo de orbe para que lo recogiera. La miré tratando de parecer algo más serio y peligroso de lo que me sentía.
¿Acaso parezco alguien que le interese la vida de alguien más? —Acto seguido mi capa pasó a ser un enorme duo de alas negras con las que me impulsé hacia la salida—. No tengo la intención de seguir removiendo piedras en este sitio. Por lo demás, dudo que logres incendiar algo con toda esa agua saliendo de las tuberías.



El mal es un punto de vista.
avatar
Strindgaard

Mensajes : 694
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Strindgaard
No todo el que anda errante está perdido


Nivel : 6
Experiencia : 2781 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Casandra Von Schuyler el Mar Ago 28, 2018 12:47 pm

El anterior pub había desaparecido para convertirse en un agujero en el suelo, una amalgama de piedra, metal y madera que lentamente se iba inundando de agua extrañamente cálida y vapor. Los movimientos de la diablesa para quemar los restos resultaron inútiles, no solo por el agua, si no que cualquier trozo de madera inflamable se encontraba pegado a los restos materiales de la criatura a la que os habíais enfrentado, frenando cualquier tipo de propagación.

El sonido de la muchedumbre acercándose empezó a rozar vuestros oídos. La gente se había empezado a acercar al desastre, invocados por la morbosa curiosidad que desarrollan las multitudes ante desastres que no les afectan. Junto con ellos, la guardia de la ciudad, caballeros armados con dos zombis por hombre, los cuales se meneaban irregularmente. Vuestro tiempo estaba contado.

En cuanto el demonio se marchó, alzándose en el aire, vio la pequeña figura de su guía turístico, corriendo entre los callejones como alma que lleva el demonio. Su rostro pálido y su expresión aterrorizada eran vestigios del ataque anterior. Su cuerpo se tambaleaba por las heridas recibidas, sin embargo, parecía tener un objetivo en mente. Mientras tanto, la demonio se había elevado junto con él, recibida por el frío y cortante viento de la ciudad. El lugar, una masa de madera que rodeaba una prisión de piedra calidamente, parecía incluso más extranjero ahora que sabían que existían enemigos escondidos en las venas de la ciudad. Sin embargo, quizás por providencia diabólica, un espacio vació pareció captar vuestra atención, una pequeña casa, rodeada por edificios, y en estado de podredumbre invitaba a entrar por el aislado y abandonado patio. El lugar, ruinoso y con olor a moho, no serviría como una residencia, pero si como escondite provisional para ambos demonios hasta que decidieran lo que hacer.

A su vez, la guardia de la ciudad empezó a ayudar a los hombres atrapados bajo la mole de madera y mármol que había sido la taberna. El orco y el tabernero habían sido rescatados, curiosamente sin rasguños, pero con traumatismos en la cabeza que les había hecho caer inconscientes. Curiosamente, el mármol los había protegido, creando una cueva cóncava en lo que era el sótano. Al menos, alguien había salido vivo de la masacre que había sido el lugar…

Cuando la conmoción murió y la noche empezó a caer, una leve neblina se empezó a conformar delante del club, en uno de los callejones menos transitados. La neblina, como si de una cortina se tratase, cayó, revelando en su interior un carro de caballos. El estilo de este era sobrio, sin marcas ni diseños especiales, solamente con el oscuro tono de la madera como decoración. Sin embargo, lo resaltable era el caballo…una bestia indómita que debió ser una criatura vivaz y poderosa en su día, pero que con la muerte había perdido esa vitalidad en favor de una tétrica y curiosa fuerza. Sus ojos brillando como dos trozos de carbón iluminaban la solitaria calle, mientras que pequeños gusanos salían y caían, muertos, por los agujeros de sus costados.

Al mismo tiempo, en los restos del bar, algo se movió. Entre los restos de mármol y las sombras restantes, fragmentos sobre el mismo espacio empezaron a extenderse. No obstante, al contrario que horas antes, nada salió de ellas. Como burbujas sobre el agua se deslizaron en dirección al carromato, moviéndose hasta colarse entre las rendijas de la puerta.

No mortal estaba presente para escuchar lo que aconteció dentro del carromato y ningún ojo mortal podía atestiguarlo, pero si lo hubiera habido solamente habría sido testigo de una charla unilateral, entre susurros y gruñidos que su mente mortal habría sido incapaz de descifrar y cuyo intento habría resultado en que algo blando empezase a salir por sus orejas, dejando solamente un cuerpo vacio.

-Hermana, cuando tiempo…-Una voz femenina e inocente, pero con el claro y afilado tono de la divertida malicia, comentó. Seguido por ellas, susurros furiosos y gruñidos que amenazaban el mismo concepto de lo que había alrededor contesto.

-Oh, yo no te he robado nada, las hermanas se prestan cosas…ropa, accesorios, demonios ancestrales prisioneros…-Respondió, riendo, ante lo que fuese que también estaba en ese carro respondiese- ¡Oh, vamos! ¡No es como si lo estuvieses usando y tienes a todo un ejército más!-Los susurros se volvieron mas salvajes, como si las montañas hubieran crujido para procurar una amenaza.

-¿Ponerlos sobre aviso?¿Yo? -Continúo riendo la otra, mientras el ser parecía continuar con sus constantes amenazas guturales, formando sonidos horribles y agudos- ¿Por qué haría yo tal…

Los gruñidos pararon, conformando un himno de susurros, un ambiente sacro que solamente podía repetirse en los cultos mas herméticos durante las ceremonias comunales. Un sonido que comunicaba secretos y mentiras, cuentos de momentos pasados.

-Oh…-El sonido de la voz cambio a uno más amenazante, como si el otro interlocutor se hubiera dado cuenta de una amenaza escondida que no debería haberse descubierto aun- Si, fui yo quien envió las cartas…pero ¿puedes culparme? -replico, retornando a su tono jovial- Llevo siglo solamente investigando, yo también me merezco jugar un poco, del mismo modo que tu lo haces con esos que llaman príncipes y princesas…

Fue en ese momento, que un pitido agudo golpeo las paredes del lugar, chocando en ecos que se distorsionaban en distintos y primarios sonidos. Con ese pitido, por primera vez, en el carro se notó movimiento.

-¡No te atrevas a compararme con esas copias de seres vivos! -gruño la voz, con un resentimiento anciano en la voz, mientras el aire se volvía denso y cargado de esencia mágica, como si un nuevo duelo fuese a iniciarse, tan cerca donde el anterior se había llevado a cabo.

Sin embargo, las tensiones desaparecieron, dejando que la brisa nocturna se llevase con ella el torbellino de magia no convocada.- Si, no me interpondré en la continuación del ciclo…pero no creas que esto se ha acabado…

El juego aun no ha terminado.


Finalmente, como si de liquido se tratase, las fracturas cayeron al suelo, deshaciéndose en niebla matutina, completamente desvaneciendose. El carro se empezó a mover, siendo el animal que lo arrastraba golpeado por un chasquido de magia, moviendo sus músculos reanimados en dirección a la zona privilegiada de la ciudad, oculto entre las sombras de la noche.
avatar
Casandra Von Schuyler

Mensajes : 71
Edad : 23
Link a Ficha y Cronología : Casandra

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Revolución en Rodelfia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.