Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Hoy a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Hoy a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Ayer a las 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Aracnofobia [Campaña]

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Aracnofobia [Campaña]

Mensaje por Vanidad el Miér Ago 09, 2017 4:17 pm

Esas visiones no eran nada agradables. Seguramente no eran tan horribles para ella, ya que la transición de demonio a demonio debía ser más suave que de mortal a demonio, porque esa cosa tenía que ser un demonio, seguro. Eran fragmentos de recuerdos, mostrados de manera inconexa, pero que claramente estaban conectados, aunque no necesariamente en el orden que tocaba. Todo por un amuleto, el amuleto de Samarkanda… y que el nombre le resultara familiar no era bueno en absoluto, pero ya pensaría en ello, pero viendo lo que le había hecho a ese demonio, lo mejor sería que lo encontrara rápido y en circunstancias diferentes a las de ese pobre desgraciado.

-Yo... no sé qué has tocado, pero no vuelvas a tocar nada más.- se limitó a decir mientras se recuperaba de la visión.  Una explicación siguió, pero solo confirmó que la chica había tocado o pisado algo que no debía, cosa que no necesariamente habría sido mala si no se hubiese quedado mirando como el monstruo crecía ante ella, lo que denotaba unas prioridades…preocupantes. Lo dejo pasar, ahora que ya estaba muerto, no importaba, tampoco había sido tan difícil, solo… exótico. -Nosotros también tuvimos la visión.-

La charla se alargó un poco, pero la falta de sueño y el combate la habían cansado, y sus músculos le pedían un descanso a gritos, así que corto allí la discusión. -Mañana lo descubriremos, siempre que OTRA bestia sanguinaria no intente matarnos.- No le dedico demasiadas palabras a la elfa. Estaba en shock, así que simplemente no podría dormir, además de básicamente hacer todo lo que le pidiera, así que le pidió que hiciera guardia. Por supuesto, agotaría su cuerpo y todo eso, pero tampoco haría nada útil igualmente en ese estado, así que le traía sin cuidado. Simplemente se fue a dormir, con un sueño ligero eso si, por si acaso.

Se despertó un par de horas más tarde, mordisqueando un poco de comida en cuando se sentó, compartiendo un poco con Tenebra y finalmente ella y el orco siguieron a la cambiaformas en el segundo intento de exploración al templo. Almena estaba hablando, pero la diablesa estaba ojeando el libro en el atril, en busca de pistas. Ella tampoco encontró demasiado en el libro, así que rápidamente lo descarto y lo dejo donde lo había encontrado.

Pasaron las salas, abriendo las puertas una a una, asegurando el perímetro para avanzar, aunque solo fuese para relajar un poco la paranoia del orco. No podía culparlo realmente, una caza de arañas normal y corriente había adquirido toques… sobrenaturales cuanto menos. Bajaron la escalera a regañadientes, descubriendo al final del pasillo el lugar de la última visión. A la diablesa no le hizo mucha gracia que la niña se lanzara hacia la sala más alejada, ignorando salas repletas de potenciales peligros, ninguna gracia en absoluto, pero después de ver que ninguna de las puertas se abría para desatar una horda de lobos espectrales devora almas o lo que fuese que hubiera allí, la siguió.

No era nada en especial, no cuando ya la habían visto en la visión, con ese altar con el cristal destrozado, vacío desgraciadamente, y un túnel en el fondo de la sala.  -Posiblemente, pero no creo que sea muy directo que digamos.- Se limitó a responder ante la pregunta de Almena. Dudaba que hubiera muchas cosas en el desierto capaces de hacer túneles tan grandes, pero dudaba aún más que las hiciera convenientemente del punto A al B, seguramente era más bien un laberinto de túneles técnicamente conectados, pero innavegables para alguien que no supiera exactamente lo que hacía…suponiendo que no te encontraras con lo que fuese que los hubiera hecho.

Sin mucho más que hacer allí, dedicaron su atención al resto de salas, la gran sala a la derecha fue la primera, justo a tiempo para que otra maldita visión los asaltara.

Eres un niño, de unos diez años, sujetando un bebe en tus brazos, tu hermano, recuerdas. A tu lado está un hombre con una túnica negra, como la que llevas tú ahora, pero mucho más decorada, con motivos dorados que dejan patente su posición de líder.

-Bien, Ma'at, ha llegado el momento- el líder empezó a hablar, con una mano en la puerta, listo para abrirla. -Ayer tu padre partió para hacer comunión con la diosa, para renacer como uno de sus hijos, te he traído aquí para que veas su glorioso renacer. Normalmente solo los altos rangos pueden contemplar el milagro, pero la diosa sabe que mereces una alegría después de...lo de tu madre.-la puerta se abre, revelando un hombre tumbado en el suelo, tu padre. Un amasijo de carne yace a su lado, una bola de patas y cola aparentemente muerta. Unos pocos huevos están esparcidos por la sala, que llegan hasta casi tu nariz, hasta la cadera de un hombre adulto, supones. Solo uno está abierto.

Tú padre se despierta, no por voluntad propia, sino cuando un espasmo recorre su cuerpo, una y otra, y otra vez con un grito de dolor, su pecho se abre, dejando salir entre borbotones de sangre una pequeña criatura serpentil.-¿No es magnífico?- dice el hombre por encima de los llantos de tu hermano, que ha empezado a llorar. -Algún día, tu, tu hermano, todos, nos uniremos a nuestra señora, pero de momento tendremos que conformarnos con enseñar a sus hijos, a las almas reencarnadas de nuestros compañeros.-Tu, decides, allí mismo, sin un ápice de duda, que ni tu ni tu hermano sufriríais el mismo destino, y que te asegurarías de que nadie lo sufriera, jamás.

Luzbel cerró la puerta que la niña había abierto, arrastrando a la niña con ella, literalmente en cuando gano control de su cuerpo. Había visto que allí dentro había huevos, y había sumado dos más dos. NO iba a entrar allí, y parecía que la niña pensaba lo mismo, así que no hubo discusión, fueron hacia otra sala, una de las de la izquierda. La primera era una simple despensa, llena de comida, ahora seca y arrugada. Puede, solo puede, que aun quedara algo comestible, pero la verdad era que prefería simplemente no arriesgarse. Nada los ataco, así que miraron la siguiente, una biblioteca. Ella y la niña se dedicaron a ojear unos pocos libros. Había ejemplares sobre magia, invocación, cocina, geografía, no tenían demasiado valor ahora mismo, pero la niña encontró uno que rompía  ese patrón. Uno muy similar al que habían encontrado en el altar. Parecía el mismo libro, pero una versión infantil, con letras más grandes y algunas en común “Nosotros te imploramos, Kalros” era la más leíble, exactamente donde había habido una de esas frases ininteligibles. Ya tenían una al menos, hurra por ellos. Luego fue el turno de comedor, también con un número nulo de bestias sanguinarias, pero también un cadáver. Después de asegurarse de que el orco estuviera cerca, la niña examino el cadáver, con mucho cuidado, como si fuera a levantarse y arrancarle la cabeza…cosa que visto lo visto no sonaba del todo descabellado sinceramente.

Era un cadáver resecado, lo que ya lo hacía diferente a los montones de huesos y cenizas que habían visto, con una túnica roja intenso, con una cartera de cuero marrón colgándole del hombro. La diablesa podía ver unos pocos royos sobresaliendo de ella, y empezó a sacarlos y verlos. En algunos casos se trataba de diagramas, dibujos muy, muy bien hechos con carboncillo de bestias locales y artefactos que no conocía, en otros eran párrafos de texto en un alfabeto completamente ajeno a ella, que sinceramente lucia inventado, como un código. Estaba a punto de rendirse cuando encontró uno de los escritos en común. –Es un diario… la última entrada supongo.- miro al fiambre momificado. Seguramente codificar a la vez que escribías no era nada fácil, por lo que primero escribía y luego traducía… -Hoy… bla bla bla, libros sagrados en un lenguaje que no comprendo…bla bla bla, aquí, “finalmente, con la ayuda de unos pocos libros de la biblioteca, he conseguido descifrar el idioma, además de conseguir abrir la despensa. La comida luce un poco mal, pero no tengo nada mejor, así que esperemos que sea comestible mientras espero un rescate…- miro al muerto… puede que no fuese tan comestible como había pensado al principio al fin y al cabo. –bla bla… aquí esta.


Oh, gran devoradora, señora de estas tierras, la que de negro todo lo cubre.
Nosotros te invocamos, te rogamos.
Acude a nuestra llamada, devora a nuestros enemigos.
Nosotros te rogamos, protege a tus súbditos.
Nosotros te imploramos, Kalros-


Sintió un escalofrió que no le gustó nada en absoluto al haber dicho esas palabras… pero no pareció haber pasado nada en realidad, ni horribles temblores, ni bestias espectrales ni visiones.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 270
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 4
Experiencia : 830 /2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Aracnofobia [Campaña]

Mensaje por Almena el Lun Sep 25, 2017 3:15 pm

Oh, gran devoradora, señora de estas tierras, la que de negro todo lo cubre.
Nosotros te invocamos, te rogamos.
Acude a nuestra llamada, devora a nuestros enemigos.
Nosotros te rogamos, protege a tus súbditos.
Nosotros te imploramos, Kalros-

__Por algún extraño motivo, cuando la mercenaria leyó aquellas palabras... ¿Cómo lo diría? Sonaron más profundas de lo normal. Por algún motivo, y a pesar de que personalmente no me decían nada, sentía que aunque pasarán años, sería capaz de repetirlas tal cuál las acababa de oír.
__Puede que mi compañera también sintiera algo parecido, ya que hubo un instante de pausa tras acabar la lectura. Sin embargo, nunca lo sabré, ya que antes de que ella pudiera dar alguna impresión sobre la plegaria fue interrumpida por un fuerte sonido acompañado de un temblor, ambos provenientes de la dirección dónde se encontraba el orco.

__Al parecer, Borgul se había apoyado en la pared que no debía y ahora está se estaba moviendo, desvelando tras de sí una nueva sala oculta. Una vez más, volví a demostrar cuán novata era; en cuando la pared se dejó de mover, mi primer instinto fue dirigirme hacia el nuevo y oscuro umbral para alumbrarlo con la antorcha y descubrir qué había en el interior. Fue detenida por mis compañeros, quienes se habían puesto en guardia nada la primera pequeña apertura dio un atisbo de que tras la pared había una estancia.
__Por suerte para todos, no parecía que hubiera nada hostil que fuera a salir de aquella nueva estancia, así que la mercenaria me hizo un gesto para que me aventurará a iluminar dentro, tal y como intentaba hacer hacía un momento.

__Así lo hice. Resultó ser una especie de arsenal. Dispuestas por las paredes de la habitación había varios huecos perfectamente tallados para contener las armas expuestas, unas armas tan negras como el resto de la estancia. Sin embargo, la mayoría de huecos estaban vacíos. De las treinta y tantas armas que debía de haber en su momento en la sala a juzgar por los huecos (lanzas, espadas, arcos, hachas, dagas y otras tantas que no supe reconocer solo por la silueta) solo quedaban cinco, y dos de ellas, un arco y una lanza, yacían rotas por la mitad en el suelo.
__Borgul enseguida considero las restantes como un botín y arrancó de la pared derecha un hacha de guerra de doble filo igual o más gigantesca incluso que la que ya llevaba consigo. La compañera no tardó en seguir su ejemplo, adueñándose del precioso escudo alrededor del cual parecían estar colocadas las demás armas de forma simétrica; éste tenía unos extraños relieves por la superficie que parecía juguetear bordeando un pequeño boquete en el probablemente antes hubiera habido algo engarzado.
__Siguiendo el ejemplo, yo me quede con el arma restante: una pequeña daga negra, casi oculta bajo el emplazamiento del escudo. Había perdido a su gemela, cuyo espacio vació se encontraba a su lado, pero era ligera y afilada; supongo que no estaba nada mal para mi primer arma.

__Tras conseguir aquel pequeño botín Borgul se dirigió hacia la escaleras y la mercenaria lo siguió. Al parecer, la tiempo para explorar había acabado y había que volver a la misión principal.


Fin del comunicado
avatar
Almena

Mensajes : 34
Link a Ficha y Cronología :
Almena
Tras la mala suerte...

Nivel : 1
Experiencia : 120 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Aracnofobia [Campaña]

Mensaje por Vanidad el Mar Oct 03, 2017 7:57 pm

La pausa dramática que seguía a todo verso sectario que se preciara fue brusca y anticlimáticamente interrumpida por el orco, que a primera vista había derrumbado una pared, pero con un poco más de atención la diablesa se dio cuenta que la pared simplemente estaba cediendo por algún mecanismo oculto, que estaba diseñada precisamente para abrirse. Tanto ella como el orco se movieron al unísono, como si tuvieran telepatía, preparándose para lo que pudiera salir de allí y en el caso de la diablesa, agarrar además a la cambiaformas que se dirigía directa allí, como un gato curioso, pero no tardaron demasiado en darse cuenta de que era solo una falsa alarma y nada amenazaba con matarlos… de inmediato.

El motivo quedo claro rápidamente, detrás de esa falsa pared se escondía un tesoro. No un tesoro monetario, eso le habría traído un poco igual a la diablesa, no, se trataba del único tipo de tesoro que valía la pena. Luzbel pasó el dedo suavemente por las armas, admirándolas. Allí había habido más, claramente, y ahora solo quedaban aquellas que no habían satisfecho a los saqueadores…o legítimos propietarios, la verdad era que le daba un poco igual, puesto que ya había fijado sus ojos en un precioso escudo negro como la noche. Parecía que alguien le había arrancado la valiosa gema engarzada en vez de llevarse el escudo, y nada más cogerlo entendió el porqué; pesaba, mucho más de lo que parecía, incluso más que el de acero purificado que llevaba encima en ese mismo instante. Acaricio la superficie, dándole unos golpecitos con su guantelete, al menos su dureza se correspondía con el peso.

No fue la única en saquear la armería, el orco había cogido un hacha antes, e incluso la cambiaformas se decidió por una pequeña daga, negra como todo el resto de la armería y las paredes. Ya estaba todo visto, salvo que se internaran en esos siniestros túneles, cosa que todos sabían que no iba a pasar, así que con una simple mirada profesional, Luzbel y el orco se entendieron y se dirigieron hacia la salida, a seguir con la misión.

A duras penas habían sido deslumbradas por el sol de la mañana cuando la misión vino a ellos. Todo el grupo sin duda recordaba las caras de los ladrones de huevos, por más estragos que el veneno hubiera hecho en sus cerebros. Estaba esa mujer cubierta de tatuajes, Dila, Sam, el tipo pálido con túnica y frascos, y dos figuras más, un tipo con una sencilla armadura de cuero, pelirrojo y el último y más interesante, una mujer con una túnica marrón, la única que estaba de pie en el “barco”. A la diablesa se le había pasado por la cabeza la pregunta de qué idiotas hacia su maligna base secreta en medio del coto de caza de gusanos del tamaño de un dragón, y ante ella tenía la respuesta. El barco no era más que una simple cascara, sin ningún tipo de vela, sino con cuatro círculos de piedra negra, uno a cada esquina, que de alguna manera, gracias a la mujer de la túnica, a sus palmas extendidas y su pose ominosa, hacían flotar al barco. Por suerte, el barco estaba pasando de largo a unos buenos setenta metros, ni se habían fijado en las figuras que estaban saliendo del templo, sino que salían otra vez de excursión, en busca de huevos posiblemente.

-No tocan suelo, no gusanos, ¿cierto?- Pregunto el orco, en la misma línea de pensamiento que Luzbel.

-Eso parece…-

-Si tocan tierra, ¿si gusanos?-

-Si… no veo porque no, parecen guiarse por las vibraciones, como los espejos del des…… ¡espera!- demasiado tarde, el orco había cogido carrerilla y con un único y fluido gesto había lanzado su recién adquirida hacha horizontalmente, como si fuera un maldito cuchillo. No había manera de que ese estúpido plan funcionara.

Luzbel había esperado que el hacha cayera a los veinte metros como mucho, alzo una ceja cuando vio que pasaba de los treinta, abrió la boca con sorpresa cuando llego a los 50 y soltó una palabra impropia de una señorita cuando llego a los setenta y se estampo de lleno en la mujer de la túnica marrón, mandándola a volar fuera del barco. Sin duda habrían oído el silbido que un hacha giratoria debía producir al acercarse, pero con esa monstruosa fuerza, no habían tenido tiempo para reaccionar, y mucho menos ahora que su cascara de nuez glorificada se estampaba de lleno contra una duna al dejar de levitar por culpa de la muerte de su geomante.

-Bien… ahora estarán muy cabreados, ¿cuál es el plan?-

-Borgul pensar solo hasta aquí.- la diablesa alzo una ceja alarmada antes de que pudiera seguir –ser broma. Gusanos no oler ni ver, o atacar a barco volador. Ser como espejos de arena ¿sí? Ellos escuchar, venir y comérselos.-

-Tienen un alquimista, puede que simplemente hayan conseguido camuflar su olor.- El orco dudo un breve momento, alterando su mirada entre los accidentados enemigos y ella. –Pero tener un geomante solo para mover un barco parece un desperdicio… aunque puede que tarden en venir…o no tengan hambre, el plan tiene fallos- pero seguiría con el plan, era mejor que nada. La diablesa saco su escudo, su espada y los golpeo, haciendo un fuerte tañido. Las caras de horror de los supervivientes cuando el tañido capto su atención fueron toda la confirmación que necesitó. Borgul se apuntó al jaleo y fue entonces cuando los… realmente no estaba segura de llamarlos náufragos, decidieron hacer algo al respecto. Todos salvo el pelirrojo y la muerta corrieron hacia ellos, desesperados por conseguir piedra firme bajo sus pies ahora que empezaba a oírse un rumor lejano, como un rio. El pelirrojo decidió probar un enfoque más directo y les arrojo una bola de fuego, con la esperanza de que se callaran. Pero la bola de fuego fue algo triste, poco más grande que un puño, y se estampo contra el nuevo escudo negro de Luzbel sin más inconvenientes que mancharle un poco los zapatos de carbonilla.

Entonces vino, gloriosa, majestuosa, escalofriante, para los mortales que lo presenciaron, debía ser comparable a un ratoncito viendo por primera vez a un tigre, menos para el piromante, Tim, la diablesa dudaba que pudieras sentir algo más allá de dolor cuando un gigantesco gusano del desierto te comía. El gusano había aparecido súbitamente, sin advertencia, justo por debajo del piromante, que aparentemente había cometido el error de empezar a correr cuando vio que su bola de fuego había fallado estrepitosamente en su misión. Luego les tocaba al resto, todos lo sabían, lo que provoco que su frenética carrera se intensificara hasta límites que la diablesa creía imposibles. Solo quedaban Dila y Sam, y se volvió solo Dila en cuando esta empujo al pobre alquimista, haciendo que se cayera, solo para seguirlo segundos después cuando Luzbel, sutilmente, enfundó la espada y estampó una púa en el pecho de la mujer. Una última pasada de ese gusano basto para tragárselos. Esa horrible bestia les dedico una última mirada antes de hundirse en las arenas.

-Bien… os dais cuenta de que tenemos que movernos de aquí en un barco que volverá a traerlo… ¿cierto?-

-Puede que esperar…-

Esperaron cinco horas, mano sobre mano, hasta que finalmente se decidieron a probar suerte, subiendo en el barco y dirigiéndose hacia la otra estructura visible. Hubo una breve discusión sobre si sería mejor dar unas pocas vueltas al templo, para asegurarse de si los gusanos venían a comérselos, pero la idea fue descartada ya que aunque vinieran, no podían hacer nada al respecto, así que lo mejor sería salir tan rápido como pudieran de la arena, lo que implicaba una rápida carrera en barco.


No fueron devorados por un gigantesco gusano dentado del desierto, lo que era genial, y finalmente consiguieron llegar a la única estructura aparte del templo, la formación de roca aparentemente natural pero extrañamente suave y cilíndrica cortesía seguramente de las frecuentes tormentas de arena del desierto o algo así, que iba a saber ella, no era geóloga. Había una pequeña y modesta entrada, una apertura en la roca lo suficientemente grande para un barco, que entraba en la roca en una especie de puerto subterráneo., o su equivalente para los barcos de arena, con un embarcadero de madero que conducía a una apertura con escaleras. La diablesa había sido la primera en bajar, armas en mano y wyvern en cuello, seguida del orco. Se había traído a las otras dos, a la cambiaformas y a la elfa traumada, porque realmente no tenía sentido dejarlas en el templo a la espera de que apareciera otro bicho, sin barco y desde luego NO iba a volver a por ellas y arriesgarse a ser comida por gusanos más de lo absolutamente necesario. Solo por si acaso, antes de adentrarse giraron el barco, para que encarara directamente a la salida.


Spoiler:


Por más que corras, por más que te escondas, Invitado, tu alma acabara siendo mía
avatar
Vanidad

Mensajes : 270
Link a Ficha y Cronología :
Vanidad


Nivel : 4
Experiencia : 830 /2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Aracnofobia [Campaña]

Mensaje por Almena el Mar Oct 10, 2017 2:06 am

__Tras... la impresionante demostración de... ¿fuerza, destreza? No lo sé, pero fue increíble lo que Borgul hizo con su hacha. Lo que no fue tan magnifico fue tener que esperar horas tras haber visto a cuatro personas ser devoradas por gusanos gigantes. Te hace pensar en cosas...
__Como sea, al menos estuvimos refugiados dentro del templo y allí no hacía demasiado calor ni tampoco frío, lo cual es fantástico para estar en medio de un desierto. Pudimos recuperar las horas de sueño que habíamos perdido, quejarnos de nuestras quemaduras y tratarlas... ¡Eso sí! Había que tomar como apunte que se nos estaba acabando el agua tras ser usada como arma improvisada la noche anterior.

__Una vez el sol estuvo bien alto, y tras una breve discusión, zarpamos; a pesar de lo poco recomendable que suene viajar al mediodía por plena tierra muerta, pero era eso o perder el día. Acabamos llegando a guarida de aquellos tipos: una enorme formación rocosa en medio de aquel mar de arena. No tardamos en encontrar una gruta con un embarcadero en su interior dónde anclamos el barco.
__La gruta se extendía más allá del embarcadero, dando a una sala grande, sobre todo en altura, iluminada solo por los pocos rayos que se colaban por dónde habíamos entrado, pero estos resultaban más que suficientes. La habitación tenía una gran mesa de roca en el medio, a como de comedor, y en sus laterales había cuatro habitaciones pequeñas. Al fondo, se veían unas escaleras que ascendían hacia una gran puerta de madera.
__Siguiendo las indicaciones de los expertos al mando, yo y la elfa, quién seguía sin ser la misma desde ayer, nos dirigimos hacia las escaleras del fondo, dónde estuvimos vigilando mientras Borgul y la chica del wyvern inspeccionaban las pequeñas habitaciones una por una, no fuera que hubiera más sorpresas.

__A la voz de "Despejado" la cosa pareció relajarse un poco, y se me concedieron unos minutos para saciar mi curiosidad: me dirigí a inspeccionar yo misma las cuatro salas.
__Resultaba obvio que eran las habitaciones de aquellos tipos del barco volador al que había visto ser devorados por la mañana. La primera a la que llegue era una bastante austera; estaba prácticamente vacía: una cama al fondo, un par de libros colocados ordenadamente a los pies de esta, un par de túnicas marrones colgadas de la pared y en el centro, una alfombra que ha decir verdad daba ambiente a la habitación. La segunda añadía un brasero apagado en el centro de la habitación, así como un armario y unos tapices rojos en las paredes; en el fondo, junto a la cama, había una mesa con unas estanterías llenas de libros encima; tal vez cuando acabásemos el trabajo podría echarles un ojo a ver si había alguna historia interesante. La tercera de las habitaciones tenía todos los muebles movidos para hacer hueco a un desgastado pelele de paja, como los que usan los soldados para entrenarse; además tenía las paredes decoradas con armas, me sorprendió que Borgul no hubiera cogido nada de ésta al revisarla.
__Fue la última de las habitaciones la más interesante y la única en la que perdí algo de tiempo. Esta última estancia era obviamente la de un alquimista y parecía más laboratorio que habitación. Apenas se distinguía la cama entre los libros y las estanterías y estanterías llenas de pociones e ingredientes todos en etiquetados en sus tarritos. El centro de la sala estaba coronado por una gran mesa de trabajo llena de cachivaches sobre los que colgaban hierbajos varios. Me detuve a inspeccionar las estanterías de pociones en busca de algo útil, sin embargo yo no tengo ni pajolera idea de alquimia, y todo me sonaba a enano. "Extracto de Beholder", "Leche de flor de Selas", "Prisa de Eryth", "Cera de Alcan", "Luz de Luna", "Decocción de Cieno"... y así decenas de frasquitos. ¡Cómo para enterarse una de algo! Como cogiera alguna de aquellas bien podría estar cogiendo una bomba, que un té de hierbas, o que abono del recién defecado. Puede que estuviera cogiendo la panacea definitiva que un veneno mortal. No podía arriesgarme. Y cuando ya estaba por salir de la habitación vi un nombre que reconocí, un frasco con un líquido transparente cuya etiquita citaba "Agua Bendita".
__Bien sabio es que  si hechas agua bendita sobre un demonio les quema la piel más rápido que el fuego; y, dado que tenía la buena sospecha de que teníamos uno en el grupo desde el encontronazo con las hienas, me parecido buena idea coger el frasquito. Solo por si las moscas, la chica del wyvern no parecía tener intención ni motivo de volverse contra el resto, pero mejor prevenir que curar.


Fin del comunicado
avatar
Almena

Mensajes : 34
Link a Ficha y Cronología :
Almena
Tras la mala suerte...

Nivel : 1
Experiencia : 120 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Aracnofobia [Campaña]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.