Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Y solo los más pequeños quedaron atrás...
por Vanidad Ayer a las 9:23 pm

» Criaturas U - V
por Staff de Noreth Ayer a las 4:43 pm

» Criaturas S - T
por Staff de Noreth Ayer a las 4:35 pm

» Criaturas C - D
por Staff de Noreth Ayer a las 4:27 pm

» Fue una buena estadía
por Malina Mar Oct 16, 2018 11:30 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Strindgaard Mar Oct 16, 2018 11:20 pm

» Ratquest [Campaña]
por Egil Dom Oct 14, 2018 11:12 pm

» Tiempo de caza [ Solitaria ]
por Balka Dom Oct 14, 2018 9:37 pm

» Egil
por Egil Dom Oct 14, 2018 5:59 pm

» Elíacer. [Grifo](Terminada.)
por Alegorn Vie Oct 12, 2018 12:20 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Interludio: La Taberna en el pueblo olvidado.

Ir abajo

Interludio: La Taberna en el pueblo olvidado.

Mensaje por El Cazador el Lun Dic 12, 2016 3:13 am

La paciencia es una virtud cuando se vive para vengar.

Las noches y los días se habían sucedido, uno tras otro, como un águila de anchas alas recorriendo el cielo. Pero los rostros de quienes perseguía, seguían tan claros en su mente como su reflejo en el agua. Era imposible olvidarlos.
¿Y cómo hacerlo? ¿Cómo iba a olvidar ese hombre, que luego de encender aquel cigarro, lo mirase con esos ojos de tigre, como escrutando su alma a través del viento?

La caza lo había llevado hasta un polvoroso pueblo casi abandonado en medio del desierto.

Su sombra se ensanchaba en la avenida principal, su caballo galopaba tranquilo. Las plantas rodadoras desfilaban y el viento silbaba entre las ventanas de la única taberna.
Dentro, el aspecto de los habitantes no distaban mucho del resto del pueblo. Un músico afinaba el violín mientras un puñado de comensales moría frente a sus vasos. El hombre tras la barra lanzó una mirada al recién llegado y escupió en un vaso para limpiarlo.
Llena estos odres con agua. Y dame un whisky.
El hombre, sin parpadear puso el vaso frente al vaquero y lo llenó.
Deja la botella.
Mientras esperaba los odres echó una mirada a su alrededor. El tipo a su izquierda le faltaba la oreja derecha. Tenía sólo un agujero en la cabeza, un agujero asqueroso, con mucho pelo alrededor. Ni rastro de la oreja. Al otro lado, un tipo sucio de uñas negras y sombrero roñoso le devolvió la mirada.
Qué hay, borracho. —Le dijo. Su hálito apestaba a ron barato.
El Cazador no contestó.
Todo el mundo me llama «borracho», así que pensé: yo también puedo llamarlos así.
El vaquero miró hacia la puerta de atrás, deseando que apareciera pronto el tabernero con los odres.
¡Vamos, comienza ya a tocar, qué demonios! ¡Ya hemos esperado bastante!
Detrás del vaquero, en una mesa, tres jóvenes bebían directo de la botella y reían. Uno de ellos volvió a gritar.
¿Pero qué coño te pasa?

El músico, de nariz grande, cabello lacio y negro no hizo caso y siguió afinando su instrumento. El Cazador bebió el contenido de su vaso de un sorbo y se puso de pie.
Los tres jóvenes, el borracho y el hombre sin oreja le miraron.
Una mujer cruzó la sala. Morena, de rostro ajado por el maquillaje barato, vestido gastado y cabello brutal. Quizá en otro tiempo hubiera sido una bella dama, pero ahora solo era la sombra de una.
Cocinero. Tanto tiempo sin veros.
El Cazador la reconoció, ya apenas y recordaba ese apodo que se ganó en el ejército. ¿Así que este era el pueblo que había visitado hace tantos años? Estaba irreconocible igual que ella.
Deja a esos mocosos. Siempre ladran, pero nunca muerden.
La mujer cogió la botella y ambos se fueron a sentar a un lugar apartado.

Era increíble que algunas personas vivieran toda su vida en el mismo lugar. La morena hablaba sin cesar, y la botella se fue vaciando metódicamente. Una giga sonaba, penosa, perfecta para aquel lugar.
Nunca cumpliste tu promesa. —Dijo ella al fin.
Él bebió evitando sus ojos.
Era joven, eran otros tiempos.
Lo sé. —Ella sonrió perezosamente —. Pero de alguna manera lo esperaba.

Los odres llegaron. El continuó con las preguntas de rutina, pero ella ya no parecía interesada en la conversación.
Entonces, algo llamó su atención.
Sé de quien hablas. Lo vi hace unos meses. —Él se enderezó de la silla—. Pasó junto con una caravana, iban a Loc-Lac.
El vaquero disimuló su impresión. Loc-Lac era enorme, y desde allí se podía viajar fuera del continente. Aun así tenía una oportunidad si…
¿Lo viste en su forma humana?
Ella tamborileó con los dedos sobre la mesa, y sonrió.
Sí. Creo que podría reconocerlo si lo viera de nuevo.

Él no lo pensó mucho más. A fin de cuentas, nunca es tarde para cumplir una promesa.
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 36
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Interludio: La Taberna en el pueblo olvidado.

Mensaje por Señorita X el Lun Dic 12, 2016 8:08 pm

Hmmm. Me parece correcto el resultado aunque no sea exactamente lo que le he pedido. Tengo una pregunta ¿Eso significa que se llevará a la mujer con usted de viaje?

En cualquier caso, hijra aceptado.
avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Interludio: La Taberna en el pueblo olvidado.

Mensaje por El Cazador el Miér Dic 14, 2016 4:32 pm

Aja. Utilizaré el enganche del hijra para comenzar una historia.
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 36
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Interludio: La Taberna en el pueblo olvidado.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.