Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Noche de Muerte [Campaña]
por Lia Redbart Ayer a las 11:16 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La princesa serpiente

Ir abajo

La princesa serpiente

Mensaje por Lyara el Lun Ene 09, 2017 8:23 pm

Ya era de noche y la joven Lyara seguía caminando por aquel sendero oscuro, portaba a la espalda su instrumento y a la cintura su espada, la cual a penas sabia como manejar. Sabia que no llegaría hasta el siguiente pueblo hasta el amanecer, por lo que debía evitar los caminos si no quería ser asaltada por bandoleros. Con esto en mente la joven se alejo de aquel suelo empedrado que conectaba un pueblo con el otro, no obstante aquella acción también era peligrosa. Lyara se fue alejando del camino con paso rápido y un nudo en el estomago, sin duda le ponía nerviosa estar sola y por la noche, sobre todo al no saber combatir, por suerte llevaba el pelo corto, cosa que le hacia parecer un hombre, también había cubierto sus pechos y los había aplastado todo lo posible, su estrategia era parecer lo mas masculina posible y así evitarse problemas.

La joven se adentro en lo que parecía ser un bosque, no obstante no le dio demasiada importancia pues según creía aquello disuadiría a los asaltantes de caminos de ir a por ella. Camino por el bosque durante un buen rato, tratando de encontrar la salida de este, pero al parecer cada vez se metía mas adentro de el. Finalmente Lyara pero y se apoyo en un árbol, meditó durante unos instantes que hacer y a donde dirigirse y opto por buscar refugio. Estuvo un rato mas deambulando hasta que finalmente pudo observar o que parecía ser una cueva, dormiría allí y al día siguiente partiría de nuevo hacia aquel pueblo.

Una vez dentro de la cueva la joven la repaso con la mirada, las paredes de esta eran de piedra y el suelo de tierra, con trozos de ranitas secas y otras cosas que pueden encontrarse en cualquier bosque, después de dar un par de pasos hacia el interior de esta y ver que el final de esta estaba delante de sus narices decidió descansar allí. Saco una pequeña sabana de su bolsa y con esta cubrió el laúd, después estuvo escarbando en el suelo unos quince minutos, seguramente un poco más, en el hueco que hizo enterró el laúd, con cuidado de que no entrase tierra en el y allí también enterró la bolsa, igual al ver que solo tenia una espada la dejarían pasar si es que aquel era el escondite de unos bandidos. Tras dejar preparado todo eso la joven se echo en el suelo y cerro inconscientemente para finalmente acabar durmiéndose.

Dolor, presión, no se podía mover. Estas fueron sus primeras sensaciones. Lyara abrió los ojos poco a poco, a medida que los abría pudo observar como el rostro de una mujer de no mas de veinte años se formaba delante de ella. Parpadeo un par de veces. ¿Que demonios pasaba? El dolor aumentó.

— Tranquilo mi príncipe todo saldrá bien...— Fue lo primero que escuchó la joven. Aquello no tenia ningún sentido para ella, pero tampoco podía hacer mucho, pues por alguna razón no podía moverse.

―¿Príncipe?― A penas alcanzo a decir Lyara antes de darse cuenta de que la estaba aprisionando, al bajar la mirada pudo observar que se trataba de una lamia. Esto la sorprendió, pero rápidamente ató cabos, no obstante ya era muy tarde parra poder huir y aquella mujer seguiría hablando.

― Si, tu eres mi príncipe, si no no estarías aquí― Contesto aquella lamia antes de acercar sus labios a los de la joven y besarle, de una manera poco ortodoxa y bastante bruta, pues la lengua de aquella mujer serpiente recorrió todo el interior de la joven, provocando que esta se apartase y tosiese varias veces.―Tranquilo mi príncipe, ya mejoraras para nuestra boda.―Tras decir esto, aquella lamia soltó a la joven y la dejo caer al suelo, para después agacharse y abrazarla con sus brazos, levantándola.―Pero ahora debemos ir a la parte importante, debemos procrear, mi príncipe.

Lyara se extraño en un principio, ademas de que se puso sumamente nerviosa, pues en la vida había pensando que se encontraría con una lamia y mucho menos que tuviese que procrear con ella, aunque claro, no podía hacerlo por el hecho de que era una mujer, no obstante la joven tuvo una idea, aquella situación le recordaba a algo, a un cuento que su madre le contaba cuando era pequeña, llamado “La princesa serpiente” este trataba sobre una princesa que fue convertida en lamia  y sobre como el amor de su vida, el príncipe Caspian era el único que la amaba pese a su forma, ambos tenían hijos y sus hijos acababan con el malvado hechicero.

Lyara se arrodillo de nuevo y beso la mano de aquella lamia, antes de que esta le diese permiso para levantarse, como hacia la princesa del cuento. Cuando esto sucedió Lyara se levanto y agacho la vista, fingiendo tristeza, así como un suave sollozo.

―Mi amada princesa Romualda, yo Caspian, el príncipe de Edanor y heredero al trono, el destructor de gigantes y asesino de brujas, el que camina con el sol a sus pies, he sido maldecido por el maligno brujo Lyongold, el mismo que maldijo a la doncella que se encuentra ante mi. Mi maldición es la de ser mujer para no poder tener descendencia y afianzar nuestro reino, mis espías de la corte me dijeron que el vio el futuro, donde nuestros hijos le derrocarían y por ende me impidió tenerlos con esta terrible maldición.

Se hizo el silencio en aquella cueva, justo antes de escuchar el llanto de aquella mujer serpiente, parecía que le hubiesen roto el corazón, y en cierto modo así era. Lyara en ese momento la abrazo, levanto su rostro y se esforzó por darle un beso en los labios, lo cual le resulto bastante asqueroso.

―Pero no os preocupéis mi amada, ahora continuaré mi camino en busca de Llusuf Tasim, el gran mago purpura, el único que puede rehacer mi cuerpo a tal como era antes y cuando lo haga volvere y me casare con vos, no os preocupéis, antes de un año estaré aquí.― Con estas palabras Lyara volvió a arrodillarse y espero la respuesta de aquel ser, mientras vigilaba la situación de su espada, si se ponía difícil la cosa lucharía.

―Oh mi príncipe, son horribles las nuevas, pero deseo con todo mi corazón que cumpláis vuestra empresa y volváis a ser hombre, desde este mismo momento dejare de vagar buscándoos y volveré a mi castillo, en el centro de este bosque a esperar su regreso.― Tras estas palabras, la lamia huyo del lugar con mas velocidad que un rayo, mientras Lyara se recomponía, tratando de soportar toda aquella tensión.

Un par de horas mas tarde salio del bosque y llegó al pueblo, donde descubrió que aquella lamia había estado raptando mujeres jóvenes no se sabia para que, ni por que, no obstante Lyara supuso que era para recrear la corte descrita en el cuento, la cual era toda compuesta  por mujeres altas rubias y de ojos azules. Ahora la aventurera sabia que tenia que volver, pero ahora no podía enfrentar a aquel ser, por lo que simplemente siguió caminando..
avatar
Lyara

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La princesa serpiente

Mensaje por Señorita X el Lun Ene 09, 2017 8:50 pm

Me ha gustado el resultado el hijra. Hijra aceptado, le daré color de forma efectiva en el acto.

avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.