Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Hoy a las 10:57 am por Lamb

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Hoy a las 1:03 am por Calígula

» Buenas
Ayer a las 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad

» Of mice and men
Lun Nov 27, 2017 6:42 pm por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 11:24 am

El hombre de negro miró de lado al muchacho, tanteándolo. Se atusó el mostacho y desenfundó una pistola.
La única acción que tiene repercusiones más amplias para el mundo que crear una vida; es tomar una. Has comenzado el camino, no puedo dejarte solo, o terminarás muerto.

El viejo se acercó hasta el muchacho, éste por primera vez sintió miedo al verlo avanzar con pistola en mano. Sus alas se movieron nerviosas, sus pies le traicionarían, iba a retroceder. Su respiración se agitó.
Uno nunca desenfunda el arma si no la va a utilizar. —Giró el revólver y le ofreció el arma al muchacho—. Toma, te ayudaré a traer a tu hermana de vuelta.
Ala Moteada miró el ofrecimiento, en su pecho no había su corazón que puyaba por escaparse por sus orejas. Con lágrimas en los ojos lo miró.

¿Por qué me quiere ayudar?
Ya soy cómplice en esto muchacho. Te vi matar ese hombre, ¿recuerdas? Si no hago nada al respecto, lo más seguro es que termines cometiendo asesinato tras asesinato hasta que termines en una zanja en la orilla del puerto. Si te mato dejaré a una madre sin hijos. Si te dejo ir pesará en mi conciencia la muerte de más hombres. Por como lo veo, esta es la única salida.

El muchacho miró el arma, era una pistola de mecha con un cañón largo de hierro negro. La pistola que restaba en el cinturón del viejo era muy diferente a esa, no parecía tener mecha ni llave de percusión. Tragó saliva, estiró la mano y cogió el arma. Era pesada, más de lo que parecía. De pronto los brazos y las manos del pistolero no le parecieron tan débiles como las imaginó.




La noche alzaba el vuelo por sobre las tierras del oeste, en la sucia y cansada Ciudad de los Rencores.No eran pocos los comerciantes que cerraban sus negocios a esa hora, luego de haber aprovechado al máximo la luz del sol. Entre quienes cerraban sus puertas se encontraba un armero de barba tupida, y un brazo derecho hecho para golpear con el martillo, mucho más desarrollado que el izquierdo, que tan solo sostenía las pinzas.

Hola. ¿Existe la posibilidad de comprar un buen cuchillo? —El armero miró al muchacho en la puerta de su tienda, era un divium a simple vista, pero más alto que el promedio. Un mestizo.
Lo siento, chico. Acabo de cerrar. —El armero iba a cerrarle la puerta en la cara, pero el muchacho del ala jaspeada abrió su mano y mostró dos kull de plata.
Tengo con qué pagar.
Por dos monedas de plata te podría vender una espada, chico. —El armero abrió la puerta y lo dejó pasar—. ¿Estás seguro de que buscas un cuchillo?

Ala Moteada miró el interior del lugar. En las paredes colgaban aceros de todo tipo, espadas largas, anchas, cortas y finas, dagas de todos los tamaños. En una esquina del almacén reposaba una armadura en su atril, y varios escudos de distinto tamaño y forma estaban dispuestos en el fondo. Más allá, una puerta daba hacia el calor de una fragua.

De hecho, quiero comprar un cuchillo, y un poco de información.
El armero se quitó los gruesos guantes de cuero y el delantal. Debajo, estaba tan sudado a mares. Se rascó la barba y miró al muchacho.
¿Información? ¿Quieres saber sobre la aleación de los metales?
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 11:29 am

Hace un poco más de una semana, cuatro soldados vinieron a comprar armas. Seguramente buscaban un tipo de acero del que tú careces. Quizá zafiacero.
El armero miró detenidamente al muchacho. La noticia de la muerte de Marin seguro ya le había llegado, porque miró hacia la pared cerca de él y reparó en una espada corta.
Tú los enviaste a ver a Marin. Y Marin los envió a un prostíbulo llamado La Antorcha.
Lo siento muchacho, pero no veo el punto.
Ellos se llevaron a mi hermana. —Dejó las dos monedas sobre una mesa cercana llena de puntas de flechas dispuestas por tamaño—. Las monedas serán tuyas en cuanto me des algo de información relevante. ¿Sabes de qué ejército eran, para quién trabajaban, para qué querían el zafiacero?

El armero acarició la hoja de la espada corta a su lado, el arma, al igual que todas las demás que adornaba la pared, carecía  de empuñadura, puesto que era menester del comprador decidir qué tipo de empuñadura necesitaba.
Aun así no le costó tomar con la mano desnuda el arma.
Muchacho. ¿Tú mataste a Marin?
El muchacho sopesó las punta de lanza, frotó el dedo sobre el borde y una fina gota de sangre surgió de su dedo índice. Estaban tan filosas como una palabra de desamor.
Mi intención no es charlar. Sólo dígame lo que pregunté. —El muchacho del ala jaspeada juntó las manos tras su espalda en una posición relajada, pero en realidad tenía la pistola en la mano, y en la otra el artefacto encendedor.
No te puedo decir mucho de ellos, porque poco es lo que los conocí. —Dijo el armero con la espada corta en la mano, su acero parecía insuflarle algo de valentía—. Los recuerdo, necesitaban zafiacero porque viajarían a un lugar donde era escaso y por consiguiente más caro.

El muchacho se encontraba emocionado. Tanto que casi atropellaba las palabras.
¿Conoce cuál era su destino?
El armero asintió. El muchacho sentía tanta alegría que podía cortarla y untarla en pan.
Pero antes dime, ¿tú fuiste quién mató a Marin?
El muchacho abrió la tapa del artefacto encendedor y puso el pulgar en la rueda, listo para girarla y encender la pistola.
No. No fui yo. —Dijo el mestizo probando una táctica—. ¿Cómo podría haberlo hecho si soy solo un joven?
No juegues conmigo, niño. ¿Te enviaron para jugarme una broma?
¿Cuál fue su destino? —El muchacho le mostró la pistola y le apuntó al armero—. ¿Cómo eran? ¿Cómo se llamaban?

El armero rio, dejó la espada corta en su sitio sobre la pared.
Para disparar ese tipo de armas necesitas un fuego cerca, niño. La mecha se debe quemar hasta el interior del cañón para quemar la pólvora y así eyectar una bala.
Me parece que quien sea que te envía, no tenía ni la más remota idea de lo estúpido que eres.
El muchacho sacó la otra mano de su espalda, giró la rueda y la chispa encendió la mecha de la pistola.
¡¿Pero qué mierda?!
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 11:37 am

El muchacho disparó, era su primera vez. La bala pasó por más de treinta centímetros lejos del armero y se incrustó en la espada corta que estaba colgada, rompiéndola.
¡¿Estás LOCO?! —Gritó el armero, se cubrió la cabeza con las manos y miró al techo esperando que nada cayera sobre su cabeza.
El rostro del barbudo se había puesto rojo de la rabia.
Esta es la última advertencia, baja el arma. El próximo disparo te tomará por lo menos dos minutos para cargar el arma. ¿Cuánto tiempo crees que me tardaré en arrancarte el pescuezo?
Hace un momento dudabas de que pudiera encender el arcabuz enano en tan poco tiempo. ¿Ahora pones en duda que pueda dispararte en tan poco tiempo?
El armero se detuvo justo antes de comenzar a avanzar. Miró al muchacho y suspiró resignado.
A quien atendí fue a Garden. Es un mercenario que se dirigía junto con su grupo a Akhdar, tenían la intención de ganarse la vida como Espadas Andantes. Mercenarios dispuestos a trabajar con cualquier bando con tal de recibir buena paga. Por eso quería el zafiacero.
No tengo idea si siguen en la ciudad, o si ya se fueron. Pero, si conversaron con Marin, es que ya compraron ese metal
.

Eso quiere decir que ya están fuera de mi alcance. En otro continente.
El armero se encogió de hombros.
Deben estar de viaje a lo sumo, solo han pasado poco menos de dos semanas desde que vi a esos cuatro.

El muchacho pensó en el tiempo que llevaba buscando a su hermana, y trató de creer que menos de dos semanas era un tiempo relativamente corto. Pero no se quería engañar, para él aquellos días se habían vuelto eternos, como si la noche no fuera más que un parpadeo, y el día fuera constante como la marea. Su hermana estaba lejos, lejos y fuera de su alcance. Bien podría estar en otro continente o en la luna.

Dejó de apuntar. El armero le describió como eran cada uno de los cuatro soldados, detalló sus caras y lo que habían hablado, y sobre todo, describió sus armas y armaduras.
Gracias por la información.
El muchacho caminó hasta la puerta, tragándose las ganas que tenía de cargar de nuevo el arcabuz, o de coger una punta de lanza y clavársela a ese hijo de puta por haber ayudado inconscientemente al rapto de su hermana.
Oí lo de la niña. Vanir. —Dijo de pronto el dueño de la tienda—. Era una divium. ¿Eres pariente de ella?
Ala Moteada miró hacia atrás, el armero estaba apoyado en la mesa de las lanzas, recogió las dos monedas.
Soy su hermano.
Eres valiente, muchacho. Eso es admirable. —Dijo el armero, miró la espada rota y dijo—: Supongo que me merezco el susto por considerarme un implicado tácito en ese asunto.

El muchacho no sabía lo que significaba tácito, pero asintió. Guardó el arma y se dirigió a la puerta.
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 11:45 am

Espera. —Dijo el armero—. Yo perdí a mi hermano mayor hace mucho tiempo en los bordes de la frontera. Al menos yo sé que está muerto, aunque nunca encontraron su cuerpo. Pero siento que es un poco lo mismo que debes sentir ahora, a sabiendas de que ella no está, pero sin poder demostrar que se encuentra bien.
Tras decir esto se metió por la puerta abierta.

Ala Moteada guardó silencio y miró con ojos entrecerrados hacia la trastienda. No parecía que fuera a buscar algo para dañarme, ¿o sí? Pensó. No. Si hubiera querido hacerme daño ya lo hubiera hecho.
El armero salió con un paquete bien doblado, se acercó hasta el muchacho y le puso el paquete entre los brazos.
Es un poncho que me compré hace unos días. Está hecho de Lana Storgronniana. —Dijo el armero con un tono de orgullo—. Te quedará grande, pero lo importante es que te ayudará cuando encuentres a Garden.
Gracias. ¿De qué clase de lana dijo que era?
El armero se rascó la barba castaña.
Es de ovejas criadas en las llanuras cercanas al bosque de Storgronne. Por su alimentación mejoran su resistencia a la magia, y han traspasado eso a su pelaje. Este poncho, si bien no te salvará de un corte de acero zafiro, te permitirá soportar una cantidad del daño producido por un conjuro canalizado por ese metal, o la magia en general.
Los ojos del muchacho se iluminaron, y esta vez observó con detenimiento la lana y su diseño.
Muchas gracias.

El muchacho salió de la armería junto con el dueño de la tienda, éste le puso una mano en el hombro y le dijo algo antes de que el mestizo se fuera caminando. La gente de los otros locales estaba fuera tratando de averiguar de qué había sido ese sonido como de un disparo. Pero el armero dijo que había sido un accidente sin importancia.

Ala Moteada caminó dos cuadras hacia el muelle y se juntó con el hombre de negro.
Sobreviviste. —Le dijo el pistolero—. Y también sobrevivió el armero. Me da gusto saberlo.
El muchacho le explicó cómo sucedieron las cosas al viejo, le comentó sobre Akhdar, sobre el hombre de barba negra y también del poncho. Describió a los mercenarios, el pistolero asentía.

Pasaste la tarea, muchacho.
El muchacho lo quedó mirando un instante sin entender.
¿Qué tarea?
La tarea del Novel. —Dijo el hombre de negro, carraspeó y continuó—. Cómo puedes ver estoy viejo. —El pistolero se atusó el bigote y sonrió cansino—. Y hace años he estado buscando alguien a quien enseñarle mi oficio y dejar un legado. Hoy parece que lo he encontrado.
No entiendo, ¿de qué hablas viejo?
Soy un Agente Libre, muchacho. Pertenezco a un grupo secreto de cazadores que tienen por lema el silencio. Solo unos pocos conocen nuestra existencia.
¿Cómo los de la Escama Azul?
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 11:52 am

El pistolero se llevó la mano al mentón y asintió lentamente.
Algo parecido, pero no. Somos profesionales que se encargan de cazar a un animal mucho más astuto que cualquier otro: Personas.
El muchacho se quedó en silencio. Pensaba en Garden.
Todos quienes deseen entrar deben realizar una tarea. Y tú la has pasado.

Ala Moteada se apoyó contra la pared del edificio y miró extrañado al pistolero.
¿De qué tarea me hablas exactamente? ¿Qué tarea me impusiste?
Uno nunca desenfunda el arma si no la va a utilizar. ¿Recuerdas? Deseaba saber si eras capaz de mantener vivo a alguien que estaba implicado en la desaparición de tu hermana. Antes me habías dicho que luego de matar a Marin te habías sentido bien. A gusto contigo mismo.
Así es.
Pues, ¿te hubieras sentido bien si hubieras matado a ese armero?
Creo que sí. También.
Entonces, ¿por qué no lo hiciste?
El muchacho del ala jaspeada lo pensó por casi un minuto.
No era lo correcto. Él no se lo merecía, no tenía culpa directa.
Exacto. Parte importante de ser Agente Libre es saber cuándo se tiene que utilizar tu arma. Como profesionales, debemos saber discernir a quienes matamos y a quienes no.
Por eso has pasado la tarea que te encomendé. Y ahora te puedo decir sin problema, ¿te gustaría unirte?

El muchacho sonrió, ambos se dieron la mano. El nombre de Garden giraba en su cabeza.
Sabes lo que sucederá ahora, ¿verdad?
Iremos a Akhdar.
Sí. Pero también comenzarás un entrenamiento. Uno que durará un tiempo. Te convertirás en Novel. Tendrás que aprender a utilizar un tipo de arma, y aprender todo de ella. Cuando estemos en Akhdar podrás elegir entre un abanico muy amplio.
Me gustaría aprender a disparar bien, pistolas.
Oh. Bien. Creo que puedo enseñarte eso.

Ambos caminaron con rumbo al Barrio.
Ahora, no puedo decirle a tu madre la verdad. Nadie más que tú y yo podemos hablar sobre los Agentes Libres.
Cuando volvieron a La Antorcha, el fuego brillaba fuerte al lado de la puerta del local, y dentro, la juerga había comenzado hace una hora.

El pistolero pasó directo al patio, y el niño entró al salón para ir a buscar a su madre, pero para su sorpresa, era otra persona la que tocaba el piano. Un hombre de mediana edad, vestido con ropa formal que le iba algo grande, y una pelusa por barba.
El muchacho corrió por el patio y fue a ver a la dueña.
Doña Alana, ¿Qué pasó con mi madre?
La dueña miró al crío con desazón.
Hijo, váyase a su habitación a dormir. Su madre anda en la guardia viendo si hay novedades.
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 11:58 am

Sin siquiera seguir escuchando, Ala Moteada salió corriendo en dirección a la salida.
¿Dónde vas, muchacho? —Le alcanzó a preguntar el pistolero.
A la guardia, a ver a mi madre.

El hombre de negro miró hacia la habitación de la dueña. Doña Alana tenía los ojos rojos y ambas manos sobre la boca.
Pasaron los minutos, y de pronto salió doña Elena de una habitación junto con un hombre vil y borracho que caminaba con un horrendo paso descoordinado. El rostro de la madre del muchacho del ala jaspeada lo decía todo.

Doña Elena. —El pistolero se acercó hasta la mujer, el hombre que la acompañaba se deslizó rápidamente fuera del local. Ella lo miró asustada de haberse encontrado con su silueta en el patio.
Usted, El Recuerdo. —Dijo con una mezcla de susto y odio—. Usted salió con mi hijo en la tarde, ¿dónde me lo ha llevado?
Señora. Soy parte del gremio de Escama Azul. Quería hablar sobre su muchacho.
¿Escama Azul? Bien lejos está de Zheroker, ¿no cree? ¿De qué me quiere hablar sobre mi hijo?
A su hijo le gustaría formar parte de nuestro gremio.

Elena se arregló el poncho.
Lo sé. Era su sueño cuando era más pequeño.
Me gustaría que entrenara conmigo un tiempo, y luego hacerlo parte del gremio.
Elena miró de arriba abajo al pistolero. No le tenía confianza alguna, simplemente era un desconocido que había aparecido un día de pronto debajo de una piedra y se había venido a tomar un trago al salón. No porque había bebido con las muchachas le podía confiar a su hijo con tanta facilidad.

Imagínese. Sacar al niño de todo esto, ¿no le gustaría?
El pistolero tenía ganas de encender un cigarrillo, pero desistió al pensar en la mala imagen que le haría a la madre.
Elena se cruzó de brazos, las lágrimas se agolparon en su rostro.

No quiero que aleje a mi hijo de mi lado. —Dijo quebrada por el llanto—. ¿Me escuchó?
Es difícil, me lo imagino doña Elena. Pero es lo correcto. Su niño no tiene futuro en este barrio. Y usted tampoco.
La mujer lo miró a los ojos, era por una cabeza más baja, pero aun así el fuego en su mirada se debatía con la del hombre de negro.

¿Y qué mierda sabe usted que es lo mejor para mi familia? Mi hijo se va a quedar conmigo, lo siento mucho por lo que él querrá, pero yo sé que es lo mejor para él.
Elena sacaba chispas por los ojos, se giró en redondo y dio por finalizada la conversación. Pero el pistolero habló.

Mató a un hombre con este cuchillo.

Elena se quedó fría y quieta. Se volteó con los ojos desorbitados y el alma se le fue al suelo al ver el cuchillo lleno de sangre seca.
Usted debe reconocerlo muy bien. Dijo que era de su esposo.
Elena se puso a llorar, no pudo contenerlo más. Lloró fuerte y desamparada, como si tuviera un dolor de corazón destrozado. Y de verdad era así. Lloró por sus dos hijos, por lo que les había convertido la Ciudad de los Rencores.
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por El Cazador el Miér Feb 22, 2017 12:06 pm

La dueña salió de su habitación y cruzó el patio. Del salón aparecieron algunas muchachas para ver qué ocurría.
El muchacho estará mejor conmigo. Lo sabes. —Le alcanzó a susurrar el pistolero antes de que doña Alaba apareciera ante ellos.
¿Pero qué mierda está pasando aquí?
Doña. Soy parte de los Escama Azul. Acordamos con doña Elena de que me llevaré a su hijo para entrenarlo como cazador.

Algunas mujeres se pusieron realmente felices por el muchacho. Otras no entendían qué sucedía.
¿Es verdad, Elena? ¿Se llevarán a tu hijo? Pero no estés triste, mujer, es para mejor.
Me alegro tanto por el niño. Acá las malas juntas lo iban a terminar arrastrando a quizá qué cosas.
Además, cuando los novatos son muy jóvenes, el gremio suele pagarles un bono a los padres por el trabajo que podría haber efectuado el hijo y no realizó por culpa de su entrada.
Las muchachas parecían entusiasmadas con la idea de recibir dinero.
¿Cuánto es eso?
Diez kulls de oro.

Aquella exorbitante suma dejó pasmada a todas las presentes, exceptuando a Elena que permanecía ensimismada en su llanto.
¡Por Kiara y todos los dioses! ¡Elena! ¡No tendrás que trabajar nunca más!
Las muchachas se reían entre ellas, otras miraban al pistolero, escépticas. Doña Alana parecía haberse tragado un mosquito por la manera en que se agarraba el cuello.

Elena fue llevada por varias mujeres hasta su habitación. Allí fue depositada en su cama, y durmió luego de que se le acabara el llanto.
Ala Moteada no entendió lo que sucedía cuando regresó de la guardia. Las muchachas lo abrazaban y saltaban de emoción junto con él. Todas trataban de ocultar la pena que las embargaba, ya con Elena era suficiente.
¿En qué momento llegó mi madre? —Preguntó el muchacho cuando la encontró acostada en la cama sollozando. Las muchachas se miraron entre ellas.
Regresó a los minutos que saliste tú, muchacho. Al no encontrar novedades sobre la niña, y al no encontrarte en la casa se largó a llorar.
Las muchachas asintieron, Ala Moteada se fue a dormir entre felicitaciones.




Al día siguiente su madre estaba más descansada, sus ojos estaban hinchados, pero sonreía.
Adiós mi pequeñito. Mi hijo. Deseo de corazón en que te conviertas en cazador.
Te amo madre. Te prometo que volveré cuando tenga mi rango y trabajaré aquí, cerca de ti. —En su interior también le prometió que llevaría de regreso a Vanir. Pero no podía hablar de ello.
¡Todas te deseamos suerte, mocoso! —Bromeó Buri.

Las muchachas del prostíbulo abrazaron al Novel. Él sonrió como no lo había hecho por mucho tiempo.
El Hombre de Negro inclinó el ala de su sombrero a modo de despedida. Ya le había entregado el dinero a la madre del muchacho, y esperaba que con eso al fin fuera posible que lograse salir de ese antro.

Vamos, muchacho. Tenemos que irnos pronto, tenemos un largo viaje por delante. Son varias las semanas que tienes por delante en altamar. Tiempo de sobra para comenzar a practicar

El muchacho del ala jaspeada dejó de ponerle atención a su maestro para concentrarse en el Barrio. Aquel sitio al que se había habituado como se habitúa el ratón a su agujero, que se había abierto como una flor ante él para mostrarle los caminos que habría de tomar. La tempestad de sus calles parecía ahora tardes tranquilas de otoño, como si lo que había vivido hubiera cambiado su perspectiva de las cosas.
Y es que ahora ya no era más el niño asustadizo, el muchacho violento, ya no era Ala Moteada. Desde ahora sería conocido como El Cazador.
avatar
El Cazador

Mensajes : 87
Edad : 35
Link a Ficha y Cronología : El Cazador
El Hombre sin Nombre

Nivel : 3
Experiencia : 685 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Novel o (El Preludio de un Cuento de Venganza).

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.