Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Iris Melita el Mar Feb 28, 2017 9:47 pm

A veces no a todo el mundo le gustaba lo que una decidía, pero Faiza debía entender que, para mí, viajar a una ciudad y conocer sus gentes era importante. No sólo por el intercambio de ideas, sino por conocer a las gentes de ciudad, conocimiento, comida, sociedad, y quién sabe qué más.

Desde nuestra marcha del templo, iba de un lado para otro, con sed de conocimiento. Quería aprender todo lo que pudiera, y aprender sobre todo de mí misma, pues aún no comprendía muchas cosas. Como el por qué no comía apenas, o de dónde había surgido estas… extrañas capacidades que poseo.

Aún me asustaba. Pocas veces me había atrevido a canalizar el alma de algún ser fallecido, porque aún me daba miedo. Tampoco había vuelto a tener ninguna visita de ningún dios desde hace tiempo.


Lo que sí tenía eran visiones. Muchas visiones. Había tenido alguna pesadilla, pesadilla en donde me veía a mí misma en un lugar húmedo y oscuro, con unas barras metálicas impidiendo que me marchara, y en otra celda, frente a mí, Faiza, enferma y sin vida. Y yo sin poder hacer nada.

Pero lo más vertiginoso eran las visiones de la gente. Cuando tocaba a alguien, aunque fuera por accidente un tiempo mínimo, veía visiones de esa persona. Visiones pasadas y futuras. A veces me sentía intrusa. Cuando compraba algo y tocaba la mano de esa persona al recoger mi compra, me pasaba.

Normalmente no era nada del otro mundo, simplemente un día a día normal. Algunas veces veía historias bonitas. Pero otras veces veía un futuro que podía ser horrible. Gracias a Selene, sabía que dichos futuros no tenían por qué ser verídicos, dado que el futuro está en constante cambio. Pero eso no quitaba que me aterrase.

Esta noche nos alojaríamos en una posada. Intenté pedir el cuarto con dos camas por separado, pero para mi no tan sorpresa, Faiza me agarró de los hombros, mirándome con intensidad.

Sabía lo que eso significaba. “Nada de camas separadas. Supongo que aún quiere dormir conmigo”.

Así pues, decidí pedirla con una cama grande, a lo que la dueña de la posada respondió alzando una ceja. Para pasar el rato antes de ir a dormir, tomamos asiento en una mesa de la zona de restaurante de la posada, yo con una sopa de verduras, y con un pollo, que pedí crudo, para Faiza, que parecía estar hambrienta como si no hubiera probado bocado en días.


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 35
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Kavaroch el Mar Feb 28, 2017 10:27 pm

Bolthier Freud, el dueño de la posada en la que Iris y Faiza  se hospedarían aquella noche, podía presumir (y, de hecho, lo hacía a menudo) de no tener ni una sola rata ni en las habitaciones ni en la cocina. Sin embargo, un rátido no era una rata cualquiera, y Skreet, perteneciente al selecto grupo de sirvientes del Rey de Malik-Thalish denominado "La Mano Negra", tampoco era un rátido cualquiera.

Era sorprendente lo mucho que podía contorsionarse el aparentemente frágil cuerpo de un rátido, y Skreet estaba especialmente entrenado para ello. Sin ser visto, se había escurrido por un sumidero en una esquina del suelo de la cocina que comunicaba directamente con las alcantarillas. Entre sus manos rosadas portaba un frasco con un líquido incoloro, sin olor ni sabor, elaborado por los alquimistas del mismísimo rey. Se trataba de un potente somnífero, el cual roció en el pollo que el cocinero había preparado para Faiza y el cual se encontraba al otro lado de la cocina. Aprovechando que el cocinero estaba distraído elaborando la sopa de verduras para Iris, el sigiloso rátido volvió a colarse por el sumidero en un visto y no visto.

Volvió a asomar el hocico para salir por una alcantarilla situada a un par de calles de la posada. Allí, Kavaroch aguardaba pacientemente las noticias de Skreet.

-Está hecho-hecho.-explicó el rátido, quien tenía la costumbre de repetir palabras al hablar.

El Varassi simplemente asintió, haciendo un gesto para que el rátido se retirase. Si dejaban a su acompañante fuera de combate, sería mucho más sencillo llegar hasta la Oráculo que tanto codiciaba su rey. Tras haber esperado un tiempo prudencial para que el somnífero actuase, Kavaroch dejó a su caballo en la parte de atrás, bajo la ventana de la habitación de su objetivo. Una vez terminados los preparativos, entró a la posada sin hacer ruido. A esas altas horas de la noche no había clientes en la planta baja. Desafortunadamente, el dueño seguía despierto.

-Lo siento, señor. Ya no nos quedan habitaciones, pero puedo recomendarle otra posada unas calles más arrib...

EL hombre no tubo tiempo a terminar la frase. El Varassi se lanzó en un parpadeo contra él, enroscando su cuerpo anillado a su alrededor y tapándole la boca con una mano. El hombre se asfixió en cuestión de un minuto, sintiendo sus huesos destrozarse bajo los anillos del hombre-serpiente. Antes de depositarlo cuidadosamente en el suelo, tomó las llaves de las habitaciones del cinturón del hombre.

Con un siseo, Kavaroch detectó varias personas en la planta de habitaciones gracias al olor y al calor que emitían sus cuerpos. No hico ni un solo ruido al subir con cuidado las escaleras de madera, caminando hasta quedar frente a la puerta, escuchando atentamente antes de entrar. Toda precaución era poca en una operación tan delicada.
avatar
Kavaroch

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Iris Melita el Miér Mar 01, 2017 12:10 am

Al poco tiempo de haberlo pedido, apareció el camarero con el pollo crudo y la sopa de verduras que exhumaba un suave vapor caliente. El olor era maravilloso, y me recordaba a mi vida en el templo por otra parte.

Faiza miraba con apetito el pollo crudo, y no dudó un segundo en devorarlo cual fiera hambrienta, mientras que yo tomaba mi sopa con cuchara y sosiego. Era agradable notar por la garganta algo cálido para calentar el estómago.

Sin embargo, nada más acabar de comer, me encontré que Faiza, ya con el pollo terminado, estaba bostezando y dando su cara de mayor cansancio que haya visto. Probablemente el viaje le hubiera agotado, era normal.

- Venga Faiza, vamos a dormir, que, si no, no puedo llevarte, que pesas mucho. Y no con eso te estoy llamando gordita ¿eh?

Faiza asintió, levantándose de la mesa, mientras se dirigía a las escaleras reptando con parsimonía, frotándose la cara con las manos.

Por mi parte, me levanté de la mesa y marché hacia el piso de arriba, con paso tranquilo tras Faiza.

Faiza me esperó al final de las escaleras, enroscada sobre sí misma. Tuve que menearle un poco para que no se durmiera, mientras abría la puerta, dejando ver una cama grande de dos personas. Ella, ni corta ni perezosa, se desnudaba mientras iba hacia allá y se tumbó sobre la cama, dejando su enorme cola reposar a los pies de la cama.


Tomé asiento en el borde de la cama y me medio desvestí, dejando mi tocado y mi ropa en una percha, antes de acostarme junto a Faiza. Pero yo ahora no podía dormir, no tenía demasiado sueño.


Faiza sin embargo, me tenía rodeada con su enorme cola, así que tampoco me podía ir a ninguna parte.


Era curioso. Con Faiza era la única persona con la que no tenía tantas visiones. Quizás porque me mantenía en contacto con ella muy a menudo, posiblemente.

Me volví a ver su rostro plácido y dormido, que se mantenía a pocos centímetros de mí. Estaba entrando en calor con su cola alrededor de mí, o era más bien yo quien le daba calor a ella.

Pasó el rato, y casi estaba cayendo dormida, abrazada a Faiza, o más bien, ella “abrazándome” a mí. En mis sueños se entremezclaban las visiones con Faiza, pero con ella no eran malas, por el momento al menos. Era como ver a Faiza de más mayor. La veía con un bebé serpiente entre sus brazos, se veía más mayor que ahora, e incluso más ancha en general. Algo distinta. ¿Realmente le vería como madre algún día? Costaba creerlo ahora, sin lugar a dudas.


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 35
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Kavaroch el Miér Mar 01, 2017 8:20 am

La llave hizo un suave "click" al abrir la puerta, incluso con todo el cuidado que Kavaroch puso en girarla. El Varassi contuvo su respiración, esperando unos segundos por si se escuchaba algo del interior de la habitación. Al no oir nada, abrió la puerta lentamente, deslizándose al interior del cuarto.

Estaba oscuro, pero eso no afectaba a su visión, constituida principalmente por su poderoso olfato. Su lengua negra entraba y salía de su boca repetidas veces, actualizando constantemente el mapa de calor dibujado en su cabeza. Podía ver la respiración de la Oráculo y la de su acompañante lamia. La segunda, a pesar de ser de sangre fría como él, emitía un aura cálida debido al calor transmitido por su compañera, a la cual abrazaba con su cola. Faiza respiraba muy lentamente, y los latidos de su corazón eran lentos, producto del somnífero.

Pero la atención de Kavaroch se mantenía en la Oráculo mientras abría con sumo cuidado la ventana de la habitación, dejando entrar una tenue brisa nocturna. Para hacerse con Iris, necesitaba apartar la cola de su acompañante, pero para eso necesitaría ambas manos y sin duda despertaría a la Oráculo. Debía tomar otro curso de acción menos discreto.

-Levántate sin hacer ruido o no volverásss a ver a la lamia.

Kavaroch siseó a apenas unos centímetros de la Oráculo, apuntando a Faiza con una de sus pistolas. Sus ojos verde-azulados brillaban tenuemente en la oscuridad al reflejar la luz de la luna que entraba por la ventana, dándole una apariencia fantasmagórica.

Sin duda hubiera sido mucho más sencillo rebanar el cuello de Faiza y apartarla de Iris sin miramientos, pero ni una explosión podría despertar a la lamia bajo los efectos del somnífero... y algo le decía a Kavaroch que la Oráculo estaría mucho más dispuesta a colaborar si su compañera seguía con vida. Ese era la gran debilidad de muchas personas: tener un ser amado al que proteger.
avatar
Kavaroch

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Iris Melita el Sáb Mar 04, 2017 3:09 pm

En mi ensoñación me parecía haber oído algo, pero no estaba segura de si era parte de mi sueño o era real tan siquiera. Poco después de eso, noté que bajaba mi temperatura corporal, y lentamente abría los ojos, notando un escalofrío que me recorría la espalda. Probablemente aquel sonido no me lo había imaginado, sino que sería la ventana probablemente que estaría el cierre mal.

Negrura, eso era todo lo que podía ver desde mi punto de vista, aunque había una pequeña traza de luz penetrando por debajo del resquicio de la puerta. Estaba dispuesta a levantarme, cuando de repente, una voz desconocida y siseante se hacía oir a mi lado.

Me giré despacio tratando de buscar a quien quiera que hubiera siquiera amenazado a Faiza, y noté cómo mi corazón se saltó un latido cuando un ser medio serpiente estaba apuntando con un arma a Faiza.

Si había oído bien, quería que me levantara. Tragué saliva, lentamente. No parecía ser una broma nocturna de mal gusto.


Asentí despacio, mientras me deslizaba entre los tirabuzones de la cola de Faiza para acabar saliendo por la zona del cabecero de la cama. La piel se me aquejaba de frío, dado que estaba semi desnuda.

Levanté la vista al ser serpiente, a quien le brillaban los ojos con un tono aguamarina, casi como si fuera una gema con luz propia. Daba temor, porque, aunque a Faiza le había visto así, desde luego no era mirándome a mí.

- ¿Qué… qué es lo que quieres de mí? ¿O de ella? No tengo nada que poder darte ¿Es dinero lo que quieres? Porque no tengo. Te podría ayudar con otras cosas si… dejases a Faiza en paz - Repuse en un susurro apagado, procurando no empeorar las cosas del estado en el que están. Había leído que el dinero era algo muy codiciado por los humanos, pero en este caso, éste no es un humano. ¿Se le habrían contagiado tan indignas costumbres?

Estaba nerviosa, atacada. Sobre todo atemorizada. Jamás me había visto en una situación en la que cualquier movimiento en falso podría dejarme fuera de juego. Era muy peligroso


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 35
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Kavaroch el Sáb Mar 04, 2017 8:06 pm

Cualquier otra persona, por muy acostumbrada que estuviera a una situación como aquella, dejaría entrever una chispa de emoción: miedo, excitación, nerviosismo, furia, odio, frialdad... pero nada se reflejaba en los ojos de Kavaroch. Alguien entendido en cuanto a emociones humanas, o acostumbrado a leerlas como Iris, sentiría confusión o terror al contemplar al Varassi, pues ni siquiera se podía percibir malicia en su tono de voz o lenguaje corporal. ¿Por qué hacía eso? Sería lo mismo preguntarle a un martillo por qué aporrea a un clavo.

Kavaroch había sido entrenado como una herramienta, no como una persona. Hacía lo que hacía porque así lo ordenaba su propietario, sin cuestionar tal orden porque no se le había educado para ello.

-Sssilencio.-ordenó en un siseo.

Iba a ser un largo viaje hasta la capital, por lo que no  había tiempo que perder. Sin dejar de apuntar a Faiza, rodeó la cama para coger los ropajes de la oráculo que reposaban sobre una silla y los lanzó a lso brazos de Iris para que se vistiera. Volvió hasta Iris sin que sus pasos resonaran lo más mínimo en la madera del piso. Sus ojos volvieron a lanzar un fantasmagórico brillo cuando la luna los iluminó de nuevo.

-Vendrásss conmigo sin resistencia si apreciasss la vida de tu compañera. Intenta escapar y la encontraré allá donde se esssconda. ¿Me he expresssado con claridad?

A continuación, sin bajar el arma, extendió su mano libre hacia Iris como una "invitación" a tomarla.
avatar
Kavaroch

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Iris Melita el Lun Mar 06, 2017 6:24 pm

Callé ante sus órdenes, asustada.Estaba petrificada, pensando y temiendo por la vida de Faiza. Tenía que buscar alguna forma de salir de esta situación lo mejor posible, pero desde luego, ¿qué podría hacer yo? Normalmente era Faiza la que tiene la fuerza física para defenderse a sí misma y defenderme a mí. Yo no tengo, o eso creo, la capacidad para ello.

Me hacía sentir impotente. Inútil. Como una muñeca que sólo puede ser cuidada. Me apreté el labio con los dientes, apretándolo quizás excesivamente, pero entonces llegaron a mis manos los ropajes.

Entendí que quería que me los pusiera, así que le obedecí sin rechistar, esperando que no hiciera nada a Faiza a cambio.

Asentí lentamente, mientras me vestía, aunque si por alguna causa no se había dado cuenta, cuando terminé, tragué saliva, y respondí con la voz apagada

– Sí. Pero aún no sé qué quieres de mí. Sólo soy una acólita

O eso quería hacerme creer yo misma.


Tomé su mano, con temor. No era una mano suave como la de Faiza, aunque no era ese el problema. Era que tal y como le había conocido, cualquier cosa sobre él me parecería horrible. Dispuesta a seguirle allá donde me llevara, miré una vez más a Faiza antes de que me quitara su figura de mi vista.


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 35
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Kavaroch el Lun Mar 06, 2017 7:28 pm

No apartó la mirada mientras Iris se vestía, pero el motivo distaba mucho de un deseo carnal. Kavaroch no iba a apartar la vista de ella porque era su misión. No iba a darle la oportunidad de intentar cualquier cosa para escapar y poner en riesgo la operación y fallar la orden de su amo.

En la cama, la acompañante antropomorfa de la Oráculo se revolvía en sueños, pero Kavaroch sabía bien que no despertaría hasta pasadas dos o cuatro horas, dependiendo de cómo asimilara su cuerpo el somnífero. Ya no necesitaba apuntarla con su pistola, por lo que la guardó en su lugar mientras Iris tomaba su mano.

-No quiero nada de ti.-respondió a su pregunta.- Pero hay otrosss que requieren de tus donesss, Oráculo.

El Varassi no fue brusco con ella en ningún momento. Con su otra mano, la tomó por la cintura y juntos saltaron por la ventana. No había mucha altura y los flexibles huesos de Kavaroch amortiguaron sin problemas la caída. El caballo que había dejado a escasos metros de donde aterrizaron se puso algo nervioso ante la súbita aparición de ambas personas.

Kavaroch posó la mano con la que no sujetaba a Iris en el hocico del animal, siseando de forma tranquilizadora. Una vez calmado, subió a Iris al lomo del caballo sin mucho esfuerzo debido a su pequeño tamaño. El Varassi montó detrás, dejando a Iris contra su pecho y entre sus brazos al tomar las riendas. Kavaroch notaba el calor que emanaba del cuerpo de su prisionera, lo cual no era en absoluto desagradable al ser él tan sensible al frío. Thonomer no era precisamente cálido debido a su proximidad a los glaciares del Norte, y Kavaroch no podía evitar los escalofríos que de vez en cuando recorrían su cuerpo.

Espoleó a su montura y ésta se puso en marcha, guiada por calles secundarias de la ciudad para llamar lo menos posible la atención. Una niebla tenue caía sobre Thonomer, pero para el antropomorfo no había problemas de visibilidad. Su negra lengua entraba y salía constantemente de su boca para mantener lo más actualizado posible el mapa mental de la zona, permitiéndole así evitar a cualquier viandante nocturno gracias al calor de sus cuerpos.

-Esss inútil que gritess o intentes llamar la atención, Oráculo.-advirtió antes de que se la ocurriera intentarlo.- Incluso si lograsss huir de mi y el acero de un soldado rebana mi cabeza, otrosss vendrán detrásss.-bajó su cabeza, arqueando su largo cuello, para sisear las siguientes palabras al oído de Iris.- Y puede que no sean tan amablesss como yo. Esss tu elección.

Levantó la mirada para observar el portón que debían atravesar para abandonar la ciudad. Cuatro soldados custodiaban el acceso: dos a ambos lados de la puerta y otros dos sobre ésta, en la muralla. Los primeros iban armados con lanzas y espadas en su cintura, los segundos con arcos.

-Buenas noches.-saludó uno de los guardias cuando se acercaron más a la puerta.- ¿Está seguro de que no quiere partir al alba? Los caminos son peligrosos a estas horas: bárbaros de las montañas, goblins y cosas peores acechan entre la niebla.

-Graciasss por el aviso, pero debemosss ponernos en marcha de inmediato.

-La señorita no parece muy convencida. ¿Va todo bien?

Kavaroch se preparó para lo peor. Si Iris les alertaba de alguna forma, espolearía al caballo para escapar entre la niebla lo más rápido posible. Solo esperaba que el animal fuera lo suficientemente veloz como para no darles oportunidad de apuntar a los arqueros...
avatar
Kavaroch

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Iris Melita el Lun Mar 06, 2017 10:45 pm

Al contrario de lo que pudiera pensar en un principio, dudaba que fuera a resistirme. Ahora mismo Faiza estaba dormida, quizás demasiado dormida, y no quería que fuera un problema el intentar huir, pues podría enfadar al señor serpiente, y hacer que Faiza sufriera daño. Si había entrado él ¿Quién no lo haría entonces?

Inspiré profundamente cuando se refirió a mi como “Oráculo”. Así que sabe a qué me he dedicado en el templo. Eso no suena nada bien, podría ser bastante peligroso.

Para mi sorpresa, me tomaba con suavidad, y sin miramientos, bajamos una planta hasta la calle de un salto por la ventana. Me agarré a sus hombros con ambas manos con fuerza, cerrando los ojos, temerosa de la caída, pero sorprendentemente no fue tan fuerte como cabría esperar.

Abrí de nuevo los párpados y me vi montando sobre un corcel que en la noche parecía como todos, negro como el azabache. A mi espalda se colocó él. Notaba su pecho algo fresco, igual que pasaba siempre con la cola de Faiza. Este ser era también una serpiente, pero distinto a ella. ¿Tendrían un origen parecido?

Avanzamos por la ciudad, mientras yo me abrazaba a mí misma por el ligero fresco que hacía en la noche. Era la primera vez que montaba a caballo, y cuando empezó a galopar, me agarré a sus crines, evitando poder caerme, aunque estaba bien sujeta por mi espalda y laterales.

La serpiente me advertía que no intentara escapar, como una amenaza post-mortem que me perseguiría para siempre si hacía falta. Me volví hacia él y le miré con seriedad de reojo.

– Escapar ahora significa ponerme en peligro a mí y a Faiza. Si ya me has encontrado, algo me dice que me podrían volver a encontrar… No lo pienso hacer. Aunque no me guste.


Me volví de nuevo hacia el frente, cerrando los ojos ante la brisa fresca de la noche.

De repente el caballo detuvo su paso, y abrí los ojos de nuevo, observando que nos deteníamos frente al arco que daba a la salida de la muralla, hacia el bosque, con guardias cubriendo el paso.

Cuando un guarda se acercó, respiré intentando suavizar mi rostro. No podía hacer pensar algo raro a los guardas, dada la situación. Levanté la mirada al guardia, tratando de esbozar una leve sonrisa, abrazándome a mí misma.

– Claro. Es sólo que hace un poco de frío, pero nada que no se pueda aguantar. Tenemos que salir por un asunto urgente, no os preocupeis–

Esperaba que mi actitud colaboradora fuera algo que se tomara de buena manera el señor serpiente. Accidentalmente, rocé la piel del brazo de la serpiente con la mano cuando me fui a abrazar a mí misma. Esperaba no tener visiones, no ahora, con los guardias delante.


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 35
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Kavaroch el Lun Mar 06, 2017 11:37 pm

Las manos de Kavaroch, tensas y preparadas para azuzar las riendas del caballo, se relajaron al escuchar las palabras de Iris. La joven entendía su posición y lo que estaba en juego, y nada indicaba que fuera a intentar escapar.

Pero algo ocurrió cuando la Oráculo rozó su brazo. Algo para lo que Kavaroch no estaba preparado. Iris, de pronto, dio un respingo y quedó rígida mirando a la nada como si de pronto no estuviera allí. El soldado con el que habían estado hablando frunció el ceño, acercándose unos pasos.

-¿Qué...?

-¡HYA!

El Varassi espoleó a su montura, haciendo que el caballo relinchara sorprendido. El soldado cayó de espaldas por el empujón del animal, quien pisoteó su pecho al arrollarle, aunque le protegió la armadura que llevaba.

-¡Alto!-gritó el otro guarda con lanza.- ¡Arqueros! ¡Disparad al caballo!

Kavaroch agachó la cabeza, protegiendo a su rehén con su cuerpo para evitar que las flechas la dañaran. El rey de Malik-Thalish había expresado claramente su necesidad de tener a su lado a la Oráculo, y si eso significaba que Kavaroch debía poner en riesgo su vida para complir sus órdenes, que así fuera.

Una de las flechas pasó silvando demasiado cerca para su gusto. La otra, sintió cómo se clavaba en su costado, atravesando sus escamas y haciendo que su camisa se manchara de sangre. A pesar del dolor, ningún indicio de éste se mostró en el hombre-serpiente, quien arrancó la flecha de su costado, arrojándola al camino. No tardaron en internarse en la niebla, lejos del alcance de los soldados.

* * *


Diversas imágenes se presentaron en la mente de Iris al momento de rozar a Kavaroch. Parecían tener cierto orden cronológico, aunque pasaban tan rápido que no dejaban mucho tiempo para entretenerse en detalles.

Un barco encontraba refugio en una isla durante una fuerte tormenta.

Tres huevos eran llevados por hombres de tez oscura al mismo barco.

Olía a mar. Se escuchaban las olas, y también las voces y el bullicio típico de un día de mercado. Los edificios eran negros, construidos al borde de un acantilado donde las olas rompían con furiosa cólera.

Un huevo en manos de un vendedor. Lo estaban subastando. Un hombre de siniestro aspecto lo llevaba hasta una gran construcción. Un enorme castillo que vigilaba la ciudad desde lo alto.

Un niño hombre-serpiente en la oscuridad de una celda tan pequeña que le obligaba a recogerse sobre sí mismo, sentado en el suelo, asustado.

Una voz grave y rasposa retumbaba en la celda.

-¿Has aprendido la lección, Kavaroch?

* * *

El Varassi había detenido la marcha para atender su herida, pues una infección solo retrasaría la marcha a la Ciudad Negra. Había encontrado refugio al abrigo de unas grandes rocas en mitad del bosque que debían cruzar antes de llegar a los accidentados caminos montañosos que llevaban a la ciudad. Una ruta más segura en cuanto a ojos indiscretos se refería.

Kavaroch había intentado despertar a iris de su trance sin éxito. Tomó asiento en una roca, quitándose la camisa. Calentó agua de un arrollo cercano y, con un paño empapado, comenzó a limpiar la herida de su costado. Por suerte no era grave, pues su dura piel había detenido la flecha antes de que profundizara más en su carne.

No sabía lo que le ocurría a Iris, pero tampoco había conocido nunca a un Oráculo. Quizás los dioses le habían enseñado algo... y ese algo podría ser una forma de huir de él. Debía estar más atento si cabía, y sin duda la interrogaría una vez despertara.
avatar
Kavaroch

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevas amistades [Privada Khavaroch e Iris]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.