Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Criaturas U - V
por Staff de Noreth Hoy a las 4:43 pm

» Criaturas S - T
por Staff de Noreth Hoy a las 4:35 pm

» Criaturas C - D
por Staff de Noreth Hoy a las 4:27 pm

» Fue una buena estadía
por Malina Mar Oct 16, 2018 11:30 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Strindgaard Mar Oct 16, 2018 11:20 pm

» Ratquest [Campaña]
por Egil Dom Oct 14, 2018 11:12 pm

» Tiempo de caza [ Solitaria ]
por Balka Dom Oct 14, 2018 9:37 pm

» Egil
por Egil Dom Oct 14, 2018 5:59 pm

» Elíacer. [Grifo](Terminada.)
por Alegorn Vie Oct 12, 2018 12:20 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Miér Oct 10, 2018 5:02 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arlequín el Mar Mar 21, 2017 12:32 pm

Sorpresa por el camino.

Llevo ya tiempo al servicio de Ruisu, y desde que he ingresado al gremio mis trabajos han aumentado, es una sensación agradable poder hacer lo que hago, saltándome en muchas ocasiones las negociaciones directas con los contratistas. Odiaba esa parte, entre la gente que subestimaba mi habilidad, la gente que se ofendía indirectamente por mi forma de ser, y la gente que claramente era repugnante y se notaban que querían matar por capricho, envidia, u otras razones pueriles, solía ser un proceso de contratación que prefería evitar.

Aun que echaba de menos despertarme en una taberna y encontrar en el tablón de anuncios un papelito anónimo dedicado a “El Arlequín” con las especificaciones y ya. Ibas, te tomabas tu tiempo, estudiabas el objetivo matabas, y luego volvías a cobrar la recompensa, era sencillo, cómodo.

Pero todo eso era realmente nostalgia ¿no?, uno siempre piensa en lo que ya no tiene, y no tiene caso pensar en eso. Al fin y al cabo todo pasa, todo acaba, todo lo que sube baja, todo vive y todo acaba muriendo.
Me había levantado temprano hoy, un desayuno rápido en mi habitación, y bajo encontrándome a Ruisu, no le digo nada, lo miro a los ojos con una mirada fría, la sostengo decidida y luego miro a la puerta.
Ruisu ya se había adaptado perfectamente a mí, eso también me hacía sentir cómoda, aunque era de esperar de un jefe. Perdería mis respetos si no pudiera entender a sus subalternos.

Ruisu hizo algún comentario de siendo sincera no sé de qué, no le preste atención… a veces desconecto cuando se pone a hablar de otras cosas, pero acaba sacando el tema de conversación de la lista y me da un nombre y una dirección. Era un encargo de arriba… Vaya uno importante.
Sin más que decir me inclino a modo de despedida cojo mi equipo, un poco de veneno, cortesía de la casa, y finalmente raciones de comida, monto en el caballo y parto hacia Physis.

Por suerte Physis está cerca y su bosque ya lo he visitado alguna que otra vez en el pasado, no es un lugar por el que pase mucho, no hay mucha gente de por sí, pero definitivamente es muy fácil esconderse en esa zona. Después de un par de días de viaje llegue por fin al camino a la entrada del bosque de Physis, este camino llevaba a Mirrizbak, después de andar por un rato encontré el asentamiento que buscaba. Era un pequeño a conglomerado de casas. Se podían contar con las manos, eran 5 casas de madera situadas en semicírculo frente a un pozo, a un lado del camino. Y del otro lado del camino estaba una casa grande de dos pisos, también de madera, con el cartel de posada. Al lado de la posada había una especie de pequeña plaza, con suelo de piedra, bancos de piedra y con pequeños arboles alrededor. Y detrás de la taberna una caballeriza muy humilde, perfecto puedo dejar mi montura ahí.

Pedí alojo al hombretón que tenían en el mostrador, era un hombre de rasgos finos, un poco femeninos, pelo rubio alto, pero a la vez fornido. Y si te fijabas bien te dabas cuenta de que las orejas eran ligeramente puntiagudas, aunque no llegaban a ser largas… un semielfo!!!
No me extrañaba, después de todo, los elfos están al sur, de aquí, pero imaginaba que el hombre tendría que haber pasado por muchos calvarios durante su vida por su condición y por permanecer aun tan cerca de los elfos.

Intente con gestos explicarle que quería una habitación para una semana. Pero el hombre, no era de lo más inteligente… -Habitación.. 7 noches, por favor- le dije con una mirada fría.

-Pensé que eras mudo, pero si hablas- me contesto… y mi mirada se endureció, que problema tiene la gente con que hable o no hable.
El hombre sintió cierta incomodidad y luego bajo la mirada, apunto algo en su libro y me dio una llave vieja y grande.

-Sube las escaleras, la del fondo-

Ese día no hice nada, deje que acabará mientras me dedicaba a leer un libro apoyada en un árbol al borde del bosque a la sombra de un gran árbol y con la compañía de los pájaros y el sonido del viento meciendo las copas de los árboles.
avatar
Arlequín

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Arlequín

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arete el Mar Mar 21, 2017 4:14 pm

¿Qué era eso? ¿Una chica? Estaba sentada bajo un árbol justo en los confines del bosque. Estaba de espaldas, solo podía verle parte del pelo y del sombrero. Era delgada, porque se ocultaba totalmente detrás del árbol.

Ese día, unas horas antes, salía de mi charca. Estaba aún mojada, con el pelo aún liso y empapado. Me sequé al sol, por una brecha que había entre los árboles y me dirigía al camino que me llevaría a mis aventuras. Notaba mariposas en el estómago, tenía los nervios a flor de piel. Miré atrás a mi charca, sonreí con tristeza. ¿Realmente quería hacer eso? ¿Quería abandonar todo lo que conocía? La respuesta era que sí, rotundamente. Sabía por otras veces que siguiendo al camino se llegaba a una posada, así que aquél día del principio de mis aventuras recorrí el sendero hacia un nuevo futuro de libros y aprendizaje.

Debí estar andando unas dos o tres horas, viendo cada planta y relacionándola con sus efectos y sus cualidades. Por el camino me dediqué a recoger flores para poder ponerlas en mi pelo, enredadas, igual que hacía mi madre tiempo atrás. Era una manera de que la caminata se hiciera mucho menos pesada. Vi a lo lejos, siguiendo el camino, la posada. Vi a la posadera faenando por los alrededores, su hombre la llamó para ayudar en la cocina. En ese momento me pareció tierno.

La posada estaba situada en una especie de claro extenso en el bosque, casi con un círculo perfecto de árboles a su alrededor. Y la extraña chica estaba allí. Des del camino la podía ver de espaldas, apoyada en un árbol con un libro grande entre las manos. Poco a poco parecía que se estaba quedando dormida. Al ver el libro, se me aceleró el corazón. Ese libro significaba conocimiento y yo solo quería saber de qué iba el libro, y si para eso tenía que esperar que se quedara dormida para poder echarle un vistazo, lo haría.

Sin que pudiese verme, di la vuelta por dentro del bosque para ver si encontraba un ángulo mejor para observarla sin que me viera, intentando fugarme de su campo de visión. Encontré un árbol bastante grueso, des del que podía esconderme y que seguramente quedaría fuera del alcance de la vista de la muchacha. Me senté en el suelo, justo al lado de un pequeño arbusto de madreselva, viendo sus pequeñas flores rosadas, dispuesta a esperar todo lo que fuera necesario.

Llevaba puesta unas ropas que no había visto nunca, solo de tres colores: blanco, negro y rojo, muy llamativas. Cuándo movía la cabeza, se oía un ruido agudo de metal chocando. Me fijé más tarde que en las puntas del sombrero llevaba unos cascabeles atados, que tintinaban con el viento. Puede que por eso le costara tanto dormirse. Era una chica mona, pero era raro verla allí. ¿Y si era peligrosa? Aún así, la curiosidad y el libro, sobretodo el libro, hicieron que me quedara mirándola. Mi plan era esperar que se durmiera, quitarle el libro de las manos, leerlo rápido y devolverlo antes que se despertara. El plan era bueno. Si me descubría, podía alegar que el libro estaba en el suelo y que solo quería echarle un vistazo rápido. Sería una situación incómoda, pero merecería totalmente la pena

Y mientras pensaba y hacía funcionar mi cerebro a dos-cientos por hora, yo seguiría esperando, allí sentada, ansiosa para ver el libro.
avatar
Arete

Mensajes : 24
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Arete

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arlequín el Miér Mar 22, 2017 1:23 am

El agradable y cálido sol se filtraba como podía entre la copa de los árboles para darme la luz que necesitaba leer, y calentar mi cuerpo lo suficiente como para no necesitar chaqueta. El aire era muy refrescante y el ambiente relajante, aunque no podía relajarme del todo.

No me quitaba de cabeza el nombre, la misión de camino para aquí hice un par de paradas y averiguaciones, ya sabía bastante del objetivo, vivía en una cabaña cercana y venia al la posada todos los días a por comida y bebida y se volvía a marchar, era un hombre misterioso, que poco hablaba. Pero era un nombre de la lista, y debía morir. Y yo debería de estar preparando el trabajo en vez de estar leyendo, y eso me pesaba la conciencia.

Deje a un lado mi libro sobre la famosa obra teatral del “troll y los quesos parlantes” mientras miraba los haz de luz que se colaban entre las hojas. Mi obra de comedia parodiando la relación de un capataz arrepentido por maltratar a su gente durante demasiado tiempo. Lástima que esta parodia salió como grito de auxilio pero no consiguió realmente ayudar la situación de los pobres jornaleros.
Mientras dejaba el libro a un lado saque mi bolsita de cuero con el frasco de veneno, era un líquido casi trasparente, a simple vista no parecía realmente peligroso, así pasaba desapercibido, la tapa estaba bien colocada yodo en su lugar, la destape un momento para olerla. Todo bien, no había fermentado así que seguía estando en buen estado. Dejo el frasco a un lado… venga una siesta así tendré energías para por la noche explorar.

Ese fue mi último pensamiento, un pensamiento susurrado a mi subconsciente mientras mis parpados cerraban las ventanas al mundo que son los parpados. Dormida plácidamente, mi respiración tranquila absorbía aquel mágico aire puro que emanaba el bosque, mi consciencia se perdía en un mundo de sueño ligero y no se cuánto había pasado por que realmente no llegue a soñar pero unos ruidos de pisadas me alertaron y todo mi cuerpo entro en alerta de inmediato.

Aun sin abrir los ojos mi mano busco rápidamente la daga escondida entre mis ropas, en un segundo mis ojos se abrieron clavándose en la mirada de la entidad que tenía enfrente.

Era una mujer, rubia no más alta que yo pero no estaba segura, complexión algo flacucha no parecía atlética, no tenía armas, al menos a la vista no tenía cara agresiva ni aura asesina pero estaba agachada inclinada ligeramente hacia mí. Mi cuerpo reaccionó solo de un salto me levante manteniendo la distancia y apuntando mi arma hacia la intrusa de mi zona de descanso. Aguante la mirada, no dije nada, esperaba a ver si ella decía algo y luego baje la mirada a donde estaba yo recostada momentos antes… MALDICIÓN!! El veneno estaba regado por el piso, con mi movimiento lo abre tirado… me he quedado sin herramientas por esa maldita mujer de aspecto extraño. Cerré los ojos un momento y no pude controlarme y poner cara de disgusto, pero cambie nuevamente mi semblante al neutro y seguí observando a la mujer callada.
avatar
Arlequín

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Arlequín

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arete el Miér Mar 22, 2017 12:43 pm

Pensaba que dormía. Estaba con los ojos cerrados y su respiración acompasada. Así que me acerqué, haciendo el mínimo ruido a ver de que trataba el libro. En ese momento mi intención era coger el libro, sentarme un poco más lejos de ella, hojearlo y devolvérselo. Pero no se como lo hacía que todo me salía mal.

Cuando me encontraba ya a solo un par de metros de ella, medio agachada para coger el libro, abrió los ojos. En ese momento maldije todo lo maldecible por haber sido pillada "in fraganti", pero el susto de mi vida me lo llevé cuando ella al verme decidió saltar a la defensiva. Sacó una daga que parecía afiladísima y se puso de pie con un salto muy bien entrenado. Me apuntaba a mí, con la daga. Estaba asustada. Poco a poco fui retrocediendo, paso a paso, sin hacer movimientos bruscos para que su arma no se clavara en mi pecho.

Fue en ese momento cuando me di cuenta que algo había caído al suelo. Era un frasco de cristal pequeño, que en su momento había contenido un líquido transparente. Pensaba que era agua hasta que vi la cara de la mujer, con expresión de asco. No, eso era algo más que agua, y por mi culpa estaba todo el suelo empapado de él.

No quería quedarme allí con ella, quería irme a mi casa, otra vez, esconderme y no salir nunca más. Así que lo único que se me pasó por la cabeza fue disculparme. Le dije:

-Perdona, lo siento, no quería asustarte... Sólo... Sólo quería ver tu libro. Lo siento. Ha sido de mala educación. Me siento fatal. Si pudiese hacer algo para compensarte...

Ella seguía mirándome, su cara se había vuelto inexpresiva y su mirada penetrante. La verdad es que estaba realmente asustada. Viendo cómo se había levantado del suelo, era capaz de  clavarme la daga antes que yo pudiese reaccionar y gritar. Era una chica absolutamente ágil, muy atlética y lo que parecía, entrenada para reaccionar rápido. Incluso diría que estaba entrenada para matar. Y puede que eso fuese lo que hacía allí, sentada. Puede que solo estuviese esperando a su presa, y que esa fuese yo.

Seguía sin obtener respuesta alguna, así que intenté volver a disculparme con ella.

-De verdad que lo siento mucho, te lo juro. No quería asustarte, ni mucho menos hacerte daño. Espero que lo que hubiese dentro del frasco no fuera muy valioso porque me sentiría aún pero. Te prometo que solo quería dar un vistazo al libro, no quería hacer nada más.

Y ella seguía sin contestar, solo tenía sus ojos clavados en los míos. Seguí retrocediendo poco a poco, hasta que creí que podía girarme para irme, para que viese que no quería hacerle daño. Me di la vuelta y me dispuse a irme. Pero en ese momento ella me agarró del brazo, con fuerza. Me hacía daño, pero el miedo a que me apuñalase por la espalda era tan grande que apenas sentía la presión de su mano.

Nos quedamos allí unos segundos, sin decir nada, yo de espaldas a ella, esperando ya lo peor.
avatar
Arete

Mensajes : 24
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Arete

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arlequín el Miér Mar 22, 2017 4:14 pm

La mujer titubeaba, dudaba, no parecía un peligro real, pero no parecerlo y no serlo eran cosas diferentes en este mundo y nunca se sabía. Aun así la mujer que tenía enfrente parecía un poco aterrada…

-Perdona, lo siento, no quería asustarte... Sólo... Sólo quería ver tu libro. Lo siento. Ha sido de mala educación. Me siento fatal. Si pudiese hacer algo para compensarte...-

Compensarme… pues eso lo arreglaría todo, estaría ella realmente dispuesta a compensarme, vale era una opción, pero seguía sin fiarme de ella del todo, guarde silencio por ahora.

-De verdad que lo siento mucho, te lo juro. No quería asustarte, ni mucho menos hacerte daño. Espero que lo que hubiese dentro del frasco no fuera muy valioso porque me sentiría aún pero. Te prometo que solo quería dar un vistazo al libro, no quería hacer nada más-

Vaya, porque tenía interés en un libro cualquiera, era una obra de teatro, espera, me fije mejor en esa persona tenía un aire muy campestre, no tenía ropa muy ostentosa, pero si no tenía ni calzado! ¿Quién era? ¿Hija de alguno de los habitantes del poblado? Mierda! ¿Había sacado mi arma y mostrado agresiva antes alguien que vivía ahí? Error de novata. Espero no descubra mi tapadera de relativamente inofensiva que esperaba tener en el pueblo… Ya me imagino a Ruisu con su aire de superioridad si llegara a fallar en la misión diciéndome “no pasa nada Arlequín, a veces pasa. Pero es un nombre de la lista y tiene que morir. No te preocupes ya mando a otra persona a hacer tu trabajo”

NOOOO. Maldita sea es mi trabajo, soy profesional puedo arreglar esto, igual aún no se ha destapado mi tapadera.

En ese momento la mujer intenta retirarse sutilmente, no pensaba dejarla irse sin más. Rápidamente me moví hacia adelante la cogí del brazo e impedí firmemente que se fuera, era… era curioso, su piel era ligeramente húmeda al tacto. Y ahora con la cercanía me fijaba en que tenía ligeros ondulaciones azules por su blanca piel.

Nos quedamos un rato ahí de pie, ella seguía de espalda, espere hasta que se girara, en ese momento quería guiar su mirada hasta el frasco derramado. Solté su mano e hice una señal con la mano de que necesitaba dinero. Ella quería compensármelo, podía pagarme para comprar veneno nuevo.
Después de eso apunte a ella con el índice y luego un gesto con la mano abierta, quería saber quién era. Aún tenía la daga en la mano, pero ya no estaba apuntándola, ni yo estaba en guardia, solo la tenía por si acaso, pero ya no estaba en una posición amenazadora. ¿Quería saber quién era? ¿Qué hacía aquí? Algo me decía que no era una simple viajera, así que seguramente viviría por la zona, lo que no sabía era si vivía en este mini poblado o en algún otro sitio cercano.
avatar
Arlequín

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Arlequín

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arete el Sáb Mar 25, 2017 1:13 pm

Me giré, con miedo aún de encontrarme frente a su daga. No quería encontrarme su cuchillo clavado en mi pecho. Una vez frente a ella me di cuenta que ya no estaba apuntándome con la daga, pero aún no la tenía guardada.

Dirigió su mirada al frasco, ahora vacío, donde una vez hubo un líquido transparente. Había alguna gota que se resignaba a caer al suelo. Por la cara que puso supe que el líquido, fuera lo que fuese, debía ser importante para ella. Me hizo un gesto con las manos, parecía resignada a hablar conmigo, así que me dispuse a descifrar sus símbolos. Despúes de mirar al suelo, vi como me hacía una señal de que necesitaba dinero. Supuse que quería que le pagase por el derrame. Era lo justo, al fin y al cabo había sido culpa mía, pero yo no disponía de dinero, nada de nada. Además, si no hablaba, no sabría que era lo que contenía el frasco, así que las cosas serían aún más complicadas.

Cuando iba a decirle que no tenía como pagarle su líquido me señaló y seguidamente abrió su mano, como esperando saber quien era. Antes de soltar la bomba que no podía pagarle, quería que me presentara. Así que lo hice. Algo en ella me decía que podía confiar.

- Me llamo Arete, y soy una Ondina. Una ninfa de agua.

Como no estaba segura de si quería más información sobre mi, no dije nada más, simplemente para protegerme un poco de esa extraña mujer.

Se me quedó mirando, inexpresiva. Me preguntaba si podría llegar a oír su voz, si es que hablaba, o si era muda. Puede que fuera eso, muda, y nunca supiera lo que había dentro del frasco. La verdad es que estaba intrigada. Para ella parecía valioso el contenido y me sabía mal que por mi culpa se hubiese echado a perder.

Lo que sí debía saber era que no tenía como pagarla. No sabía como reaccionaría ante tal confesión, porque si por solo acercarme a ella ya me había amenazado con una daga, puede que por no poder pagarle me empalase. Y eso no era precisamente lo que buscaba. Le dije lo siguiente:

- En cuanto a lo que decías con signos de pagarte por el frasco... Tengo un problema. Y es que no tengo dinero. Ni un centavo. Acabo de abandonar mi casa en busca de conocimiento y no poseo nada más de lo que llevo puesto. Y eso no incluye dinero, lo siento. Si puedo ayudarte de alguna otra forma, dilo, y veré lo que puedo hacer.

Después de eso, me merecía ser apuñalada. Esperé a su respuesta, si es que había alguna. El viento empezó a soplar un poco más fuerte y me alborotaba el pelo, pero eso no me molestaba. Podríamos decir que tenía otros problemas un poco más graves.
avatar
Arete

Mensajes : 24
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Arete

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arlequín el Sáb Mar 25, 2017 2:18 pm

Al menos no era estúpida, mientras estaba con ella me di cuenta que entendía mas o menos lo que quería decirle, mucha gente a veces no entiende cosas tan simples y no valía la pena ni quedarme interactuando con ellos. Después de su presentación me quedo claro, que no sabía mucho de las ondinas. No suelo tener que matarlas ni me piden ellas que mate a nadie, así que son mundos bastante separados.
Después de su presentación pensé que lo lógico sería presentarme, es protocolo, educación. Pero por alguna razón mis palabras no salían, me quede un rato callada, pensativa, tenía curiosidad por su especie, pero finalmente llegue a la conclusión de que tenía otros asuntos que atender. Y dar mi nombre no era aconsejable, aun.

- En cuanto a lo que decías con signos de pagarte por el frasco... Tengo un problema. Y es que no tengo dinero. Ni un centavo. Acabo de abandonar mi casa en busca de conocimiento y no poseo nada más de lo que llevo puesto. Y eso no incluye dinero, lo siento. Si puedo ayudarte de alguna otra forma, dilo, y veré lo que puedo hacer.

Al oír eso se me abrieron los ojos como platos, me era inútil… del todo inútil. Pero también me puse a pensar soluciones, un poco contrariada me senté en el suelo de piernas cruzadas mirando a la nada.
Si bien era cierto que no tenía dinero, siempre podía recurrir a dos opciones. Una robar veneno a algún boticario o alquimista cercano. Y dos, venir con la promesa de devolver el dinero después del encargo. Tenía un nombre a su espalda, seguro que los boticarios conocían a los Evandhell estando tan cerca de la base. Pero esto me llevo a la siguiente iluminación divina.

Mis ojos se volvieron a agrandar como platos y miraban a la ondina con cara de perplejidad… Estamos en medio de un bosque con poca población!!! Iba a ser difícil encontrar a alguien… estaba de seguro que en este poblado no había, y en las cercanías tampoco, y si me alejo mucho perderé el tiempo y se me puede escapar el objetivo.

Volví a mirar al piso pensativa, donde podría encontrar a uno, donde podría… entonces volví a mirar a la chica, quizás supiera donde.

Eso, no tenía ni idea de cómo preguntarlo sin preguntarlo así que hablé -Hay, ¿algún boticario cerca?- Hice una breve pausa, mi voz era suave, bastante suave la verdad es que no solía levantar la voz nunca, no me gustaba y por tanto cuando hablaba de forma normal tenía un timbre bastante suave y tranquilo - También me vale alquimista… alguien que maneje las plantas seguro que hay ¿no?-

Estaba en apuros… aunque pensándolo bien también podría acabar el trabajo sin el veneno. No era mi estilo, pero trabajo es trabajo, reglas son reglas. Y hay que acabar el trabajo.

-Necesito… un veneno- Murmure por lo bajo, no me había dado cuenta, que había pensado en voz alta, acostumbrada a no hablar a veces cuando abro la boca se me escapan pensamientos.
avatar
Arlequín

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Arlequín

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arete el Sáb Mar 25, 2017 3:44 pm

Su voz... era dulce. No se si eso me sorprendió o me agradó. Viendo su aspecto, no me esperaba una voz tan suave. Preguntaba por un boticario o alguien con saber general sobre plantas. Y yo sabía un poco sobre ello. Justo antes de confesarle mis conocimientos acerca del tema musitó unas palabras que preferiría no haber oído nunca. -Necesito… un veneno-

Necesitaba... un veneno. Lo que ella llevaba en su frasco... era veneno. Necesitaba a alguien que pudiese prepararle uno. Y yo podía. Mis venenos no eran letales, pero con perfección podrían llegar a serlo. Aún así, no quería que mi propia creación fuera la causante de matar a alguien y menos de facilitarle el trabajo a esa muchacha.

Ahora en mi cabeza todo era mucho más claro. Era una asesina, seguramente a sueldo. Y estaba allí esperando a su presa, a su próxima víctima. Y sin querer, le había arruinado todos sus planes. Y era culpa mía.

No quería que ella supiera que podía ayudarla, porque no quería ser su cómplice. Solo seguía queriendo ver su libro. Quería hojearlo e irme. Pero estaba metida de lleno. No podía darme a la fuga, porque aunque tuviese una voz muy fina y suave, podría ser yo su próxima víctima. Solo de pensar en eso se me ponía la piel de gallina y digamos que aunque estuviese sentada en el suelo, ahora la miraba de otra forma. Veía mucho más sus rasgos crueles y sanguinarios. ¿O puede que solo fuese un conjunto de prejuicios? En ese momento, su voz me parecía una seta. Sus colores vivos hacían que le cogieras confianza, que supusieras que era bueno y que lo cogieras, sin darte cuenta que tenías una potencial arma que acabaría con tu vida entre las manos. Su voz era suave, pero salvaje y mortal. Y de eso solo me di cuenta tarde.

Ya no sabía nada, solo sabía que no quería ayudarla, que debía salir de ahí. Me fijé en el suelo, y me di cuenta que dónde se había vertido el veneno estaba quedando todo seco y muerto. No sabía que era lo que contenía el frasco, que tipo de veneno era el que necesitaba. No quería saberlo. Pero aun así, mi curiosidad era potente. Se lo dije:

-Yo conozco un poco el tema. Conozco plantas y puedo preparar pociones igual que venenos. Podría prepararte el tuyo. Pero no quiero. Porque nadie tiene el derecho de decidir sobre si alguien muere o vive. Así que no te ayudaré a no ser que tengas una razón. Y créeme que tiene que ser muy buena para que te ayude.

Me arrepentí al momento. Con que solo me dijese que fui yo la que le hice derramar el suyo, me tendía en sus manos. Pero quería saber motivos, y esperaba con ansias que me los diese.


Última edición por Arete el Lun Mar 27, 2017 11:20 am, editado 1 vez
avatar
Arete

Mensajes : 24
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Arete

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arlequín el Dom Mar 26, 2017 6:31 pm

Seguía divagando un poco en mis pensamientos, hubo un pequeño silencio que luego rompió ella con una aclaración no esperada. Sabía hacer pociones, y no quería. No lo entendía. ¿Por qué?

No entendía a la gente, sabía que mi percepción del mundo era diferente de la mayoría. Pero, al parecer es mujer parecía otra parte del hipócrita y podrido mundo. Parece que son de ayuda y luego resulta que no.
¿Que quien tenía derecho de decidir sobre la vida y la muerte? Pues todos. La muerte es algo tan natural como la vida… ¿Por qué no lo entendía? Hay gente a diario que necesita matar a otros para proseguir, o para defenderse, para vengar un ser querido. Y no solo entre la gente, los animales deciden que presa comer, un tigre no se cuestiona si tiene el derecho o no a acabar con la madre de una familia numerosa de jabalíes. El árbol más grande no pregunta sobre su derecho del sol quitando la fuente de vida de los arboles más pequeños, y aun así la enredadera no le pide permiso para subir por su tronco y drenar hasta la última gota de vida al árbol grande.

Pero por encima de todo, Kiara puede decidir, ella es equilibrio es ley de vida, hay gente que debe morir y gente que aún le queda algo más de tiempo. Es así, y Kiara suele pedir la vida de gente que afecta al equilibrio del mundo, y que su muerte ayudaría a equilibrar las cosas.
Estuve un rato en silencio… pensando de más, la ondina me miraba fijamente, esperando respuesta de mi parte. Igual me quede callada demasiado tiempo.

-¿Por qué quieres que tenga una razón?-puntualice… - Tu dijiste que ibas a ayudarme en lo que pudieras, y que querías compensarme. ¿No es suficiente? –

A pesar de mis pensamientos anteriores, parece ser que la mujer también pensaba que era suficiente. Pero no tendría mi veneno enseguida, y se acercaba el anochecer y mi objetivo estaba por llegar. Se me presentaba un problema… Seguía con el lastre de la ondina, tenía que atar ese cabo.

La situación no parecía nada arriesgada, así que guarde la daga entre mis ropajes y fui a buscar mi libro y el frasco vacío. Le lancé el frasco a la ondina y mire al poblado. Creo que nada más había una forma de hacerlo bien sin que genere dificultades. Necesitaba su ayuda, pero debía de ofrecerle dinero para ello. No tenía demasiado encima, aunque seguro que me cree si le digo que después cuando el trabajo este echo recibirá parte del pago.

-Dime Arete. Más allá de la poción… ¿Estarías dispuesta a trabajar conmigo? ¿Hay algo que quieras? Puedo darte parte del dinero que gane-

Seguro no pedía demasiado dinero, y parecía de fiar… así que seguramente no tendré que atar cabos después del trabajo. Eso es bueno, si fuera alguna de mis compañeras o el mismo Ruisu ¿intentarían hacer buenas migas para tener contactos en la zona? Siempre he oído que es bueno ir teniendo contactos por los sitios… pero realmente eso no se me daba. Y tampoco me ha hecho falta hasta ahora ¿no?
avatar
Arlequín

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Arlequín

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Arete el Lun Mar 27, 2017 11:19 am

Acababa de confirmarme mi temor. Era una asesina a sueldo. Y quería que la ayudara a matar a su presa. En realidad tenía razón, se lo debía, y en mi afán de disculparme le había dicho que haría lo que pudiera para ayudarla. Estaba en deuda con ella, al fin y al cabo, la culpable era yo.

Lo tenía decidido, cargaría toda mi vida con el peso de haber ayudado a una mujer a la cual no conocía a matar a otro ser vivo. En ese punto me di cuenta que no tenía ni idea de a quien quería asesinar y eso no era bueno. Necesitaba saber quier era la víctima, sobretodo su complexión, para saber la cantidad de veneno que debía preparar. Y necesitaba tiempo para poder prepararlo todo, recoger los ingredientes, hacer el veneno y dejarlo reposar. Supongo que si lo paralizaba durante unas horas, sería suficiente, así que decidí preparar Aconitina.

Pero necesitaba su aprobación, así que me dispuse a contarle todo mi plan. Vi que había guardado la daga y eso me tranquilizó. Se levantó de repente, recogió el libro y me lanzó el frasco, ahora sin una gota de veneno. Habló. Me dijo que me daría parte de la recompensa que ganaría, y estaba segura que no sería poca. Aun así, yo no quería el dinero, solo quería un libro, ampliar conocimientos.

Me dispuse a hablar y noté como me miraba. Una mirada inescrutable, impasible, no pude descifrar nada de ella.

- Te ayudaré básicamente porque creo que no tengo otra posibilidad. Necesito saber quien es tu víctima, solo por la complexión y la cantidad de veneno que tengo que preparar. - En ese momento volví a darme cuenta de lo que estaba haciendo. Yo, una ondina, estaba a punto de poner la vida de un ser en manos de otro, el cual iba a acabar con él. Si seguía pensando así, no la ayudaría, y eso no era bueno. Sacudí un poco la cabeza para alejar todo pensamiento de mi cabeza y seguí hablando. - Necesito tiempo para preparar el veneno. Una vez preparado, si tu victima lo ingiere quedará paralizada durante unas 3 horas. Espero que sea suficiente.

Me quedé buscando una reacción a mi respuesta, pero no obtuve nada. Me hubiese gustado saber que era lo que pensaba esa mujer. Era muy misteriosa, demasiado. Pero a la vez, me llamaba mucho la atención. No parecía tonta, ni mucho menos, al contrario, parecía inteligente, muy inteligente. Aún así, su inexpresividad hacía que se me erizaran todos y cada uno de los pelos de mi cuerpo, y eso no me gustaba.

Había hablado de recompensa. No quería dinero, ni mucho menos el que ella recibiera por haber matado gracias  a mi ayuda. Aún así, era una buena forma de obtener conocimiento, así que ya sabía que le pediría a cambio.

-En cuanto a la recompensa... - Desvié la mirada para hacer un poco más intensa la conversación. Tanto si quería como si no, era un tema delicado. -No quiero tu dinero, ni la mitad de la recompensa por hacer tu trabajo. Solo quiero que me compres un libro. Eso es todo.

Así que ahora sí le tocaba hablar a ella, ya no tenía nada más que añadir. Necesitaba datos de su víctima. Si era una mujer, con una dosis mínima sería suficiente. Si la víctima era un hombre corpulento, la dosis debía ser mayor. Era su turno, y creo que se dio cuenta que esperaba su respuesta.
avatar
Arete

Mensajes : 24
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Arete

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorpresa por el camino [privada Arete y Arlequín]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.