Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Hoy a las 9:48 pm

» Empatía [Evento]
por Celeste Shaw Hoy a las 4:15 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Alegorn Jue Dic 13, 2018 10:29 pm

» Un error a la vez [Libre]
por Jan Egiz Jue Dic 13, 2018 9:58 pm

» La protección del gato negro [Privada]
por Brown Hat Jue Dic 13, 2018 6:58 pm

» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Miér Dic 12, 2018 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Miér Dic 12, 2018 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Miér Dic 12, 2018 10:06 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Miér Dic 12, 2018 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Miér Dic 12, 2018 4:18 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Skurk Äsping el Jue Mayo 04, 2017 7:44 pm

Ya dirían los viajeros que Uzuri era un lugar horrible, despiadado, donde todo lo que se mueve, te quiere comer. Vamos, aquellas cosas eran para los novatos, los inexperimentados que osaban aventurar bosques desconocidos, aquellos que caían en sus misteriosos portales y eran desollados vivos, o desconocían sus islas flotantes y caían al precipicio al huir por sus vidas. Eso no era para mí. Ya me había paseado el bosque un par de veces, sabía por dónde huir y cuándo debía intimidar a alguna bestia que amenazara mi tranquilidad. Estaba consciente de que había vías menos… suicidas para conseguir un poco de estramonio y fogaraté, pero estaba cerca, y valía la pena la paseada. Tan pronto puse un pie en el bosque, ya la tierra amenazaba con ceder. Me sostuve de un árbol para bajar una pendiente engañosa y me deslicé de pie hasta tierras más seguras. Sentía en mi vomeronasal que a unos cuantos metros, se encontraba uno de los portales. Quizá para más tarde. Saqué la lengua y olí nuevamente mi alrededor. Maleza, aves, moho, calor, humedad. Un orco había pasado hace un par de horas en patrulla, ahora estarían acampando. Poco más podría oler; Flores, unas cuantas bayas y setas cercanas. Me adentré entre los árboles evitando las lianas que ya conocía de antes, aquellas que tocabas y se enrollaban sobre ti para engullirte vivo. No sentía el olor a azucena del diablo por ninguna parte, y se me hacía bastante extraño, puesto que el olor que desprendía era bastante particular. Tampoco sentía más cerca el grano aterciopelado, así que me tocaría caminar un poco antes de conseguir algo que me ayudase. Tomé a Hissa entre mis manos y la vi a los ojos, tenía cara de irritada.


¿Qué tienes, pequeña? —hablé en su idioma para que me entendiera mejor.


No me gusta. —se limitó a lanzarme una mirada asesina mientras murmuraba algo y se enroscaba en mi brazo


Vamos, quizá hasta te consigamos una amiga.


Apretó su amarre, indicando que no estaba muy de acuerdo con la idea. Se arrastró por mi túnica hasta el cuello y se amarró allí a modo de colgante. Hacía eso cuando se sentía nerviosa.


No seas tonta, Hissa, ya hemos venido a este bosque.


Ni se inmutó. Me encogí de hombros y seguí caminando. La humedad no era algo a lo que estaba acostumbrado, pero sin duda era más cómoda que el desierto. Me quité mi turbante y lo deshice, dejando un trapo largo de tela fina que enrollé sobre sí mismo un par de veces y guardé en mi macuto, el exceso de ropa en este clima era fatal. Sacudí mi desaliñado cabello crespo para permitir que un poco de aire fluyera. La vista se hacía más curiosa conforme caminaba; todo parecía inocente y bonito. Había flores de un color fucsia traumatizantemente fuerte decorando un camino de maleza, había lianas con púas a penas mecidas por el viento. Si te fijabas bien, podías darte cuenta cómo en la base de la liana había un ojo expectante, y debajo de él, un pico enorme que se hacía confundir entre las ramas y las hojas. Me pareció oler la acidez del cerezo desde donde estaba, pero no estaba seguro. Aún con mi escasa visión, podría identificar la masa rosada de flores desde la altura, así que me dispuse a subir.



Caminé un par de pasos hasta quedar debajo de un árbol que no pareciere querer utilizarme de cena, y encajé mis manos en la corteza. Era perfecto, las ramas estaban cerca y la piel del tronco tenía muchos relieves. Me impulsé hasta la primera rama, de la cual me balanceé hasta la segunda. Hice un esfuerzo por subir y quedé parado sobre ella, la cual parecía no notar mi peso. Caminé en equilibrio hasta la punta y volví a saltar hasta otra, cayendo nuevamente de pie. Hice esto un par de veces, de árbol en árbol, hasta llegar a la copa de uno. Podía ver un claro donde debía estar uno de los portales, y arriba de mí, una de las islas flotantes. Casi podía sentir a algún orgulloso divium haciendo florituras por allá arriba, pero mi olfato no daba para tanto. Miré a mi alrededor nuevamente y allí estaba. Destacando entre la espesura, un imponente cerezo de flores rosadas. Saqué la lengua para comprobar que siguiese en un sitio donde no iba a ser engullido vivo y comencé a caminar entre las ramas hacia el distintivo árbol rosa.


﴾Habla﴿﴾Narra﴿Sisea﴿﴾Piensa﴿
Ficha
avatar
Skurk Äsping

Mensajes : 56
Link a Ficha y Cronología : Skurk
Huellas en la Arena

Nivel : 1
Experiencia : 300 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Iris Melita el Jue Mayo 04, 2017 10:33 pm

Los caminos de los dioses eran inexcrutables. O eso me solían decir allá cuando vivía en el templo.

No sabía bien a ciencia cierta cómo ni por qué, pero desde la Ciudad Esmeralda, de la que salimos en busca de Erinimar, tratando de ir de vuelta a mi lugar de origen, acabó desviándose, llegando hasta los confines de la Jungla de Uzuri.

Si yo me había perdido en estos bosques, que tanto me ayudaban a orientarme, era obra de los dioses probablemente. Normalmente la vegetación, la fauna, y casi todo ser no humanoide que encontraba solía ayudarme.

Pero esta vez no era así. Desde hacía mucho, no había tenido ninguna llamada de los dioses, ni un mensaje que transmitir. Nada. ¿Acaso estaban en silencio esperando a que yo actuase por mi cuenta, o acaso era un preludio a otra cosa?

Faiza iba a mi lado, reptando tan suavemente que parecía que flotara sobre el suelo, como si ella estuviera en el agua, como un insecto zapatero. Para ella deslizarse era como para mí caminar, solo que deslizarse era mucho más rápido y versátil que caminar. O eso me contaba mi experiencia, pues ella siempre llegaba antes a los sitios que yo, y sabía subir a los árboles sin apenas esfuerzo, mientras yo me limitaba a caminar en el suelo.


La jungla era otro tema. Había oído de los humanos que era un sitio peligroso, pues cada animal y cada planta estaba al acecho de hacer daño a quien se acercase a sus dominios. Pero conmigo no era así. Las plantas con púas parecían menos agresivas. Y los animales me miraban y o bien se quedaban observando, o se marchaban con indiferencia.

A lo lejos, sobre la espesa vegetación que cubría el camino, podía observar retazos de unas islas flotantes. Un milagro de la naturaleza. Algo que en ningún otro sitio podrías ver, o eso me decían.

¿Qué eran esas islas? ¿Quién las creó? ¿Eran obra de los dioses, o era obra de un poderoso mago? ¿Y cuál es su propósito de existir? ¿Quizás eran una baliza para algo o para alguien?

Sea como fuere, seguíamos avanzando. Por mucho que lo pensáramos, aquellas islas no se iban a mover de allí ¿no? Además, esta vez todo estaba tranquilo. Y mientras yo caminaba, Faiza se detuvo, con los músculos de su espalda tensos, y ella erguida, mirando en varias direcciones.
- ¿Faiza? ¿Qué has visto? -

Faiza apretó los puños manteniendo el silencio, observando a quién sabe dónde.

– No esssstamosss ssssolassss. Noto…. Noto algo  - Repuso ella andando hacia delante, mirando hacia un lado y a otro. Ella por ser serpiente podía ver los mapas de calor de los alrededores.  Ella me lo explicaba de una forma distinta, pero esto era lo que había entendido que sabían las serpientes.

Sin embargo, la cantidad de calor que provenía del sol no le permitía discernir dónde estaba exactamente. Pero sí notaba esa diferencia de calor en una zona más alta.


Con precaución anduvimos hacia delante, cruzando la jungla bajo los exuberantes árboles que cubrían el camino, hasta que llegamos a un pequeño claro, en cuyo centro se encontraba un enorme árbol de cerezo, que dejaba caer sus pétalos como una fina nevada rosa.

Embelesada, estaba observando aquel árbol, perdiéndome en sus pétalos como en una noche de luna roja.


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 36
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Skurk Äsping el Vie Mayo 05, 2017 7:06 am

Mi paso entre la espesura era, como de costumbre, bastante rápido. Rama tras rama, me acercaba a mi destino. Estaba a un salto de tocar tierra firme y aproximarme a mi próximo abastecimiento de cerezo, pero algo me detuvo. Un olor. Era un olor familiar. No del tipo que ya había olido antes, sino familiar del tipo que sabía quiénes olían así. Por sinestesia, podría decir que olía a verde. A verde, púrpura y negro. Debía ser cuidadoso, aquél olor me indicaba que lo fuera. Había otro conjunto de olores al lado del primero; azul, primavera, naturaleza, frescura, misterio. Paré en seco en una rama y me deslicé entre ellas hasta tocar el piso con delicadeza, y las hojas y la tierra húmeda amortiguaron mi caída. Caminé, lento y cauteloso, hacia el claro donde se conseguía el cerezo. El olor se hizo mucho más claro cuando me acerqué; era una hermosa dama de cabello azabache, labios púrpura y una larga cola. Era, sin dudas, una lamia bastante simpática, y traía compañía; una dama de aspecto delicado y cabello castaño que miraba embelesada al cerezo que yo pensaba cosechar. Me acerqué con lentitud y cuidado, si estaba en lo correcto, ella era un ser del bosque, cuyo nombre no conocía, pero su olor la delataba, no olía a humano, no. El olor de los humanos era vago, carnal, olían a sudor, a ácido, a mostaza, no era agradable. Un ser tan delicado debía, de seguro, estar siendo protegida por la imponente lamia, quien de seguro ya me habría olido, analizado y puesto en mira. Me acerqué un par de pasos más para estar a una distancia audible, e hice presencia en mi mejor entonación de pársel.

Hermana de tierra —musité en mi mejor acento, e hice una reverencia con los brazos un poco separados del cuerpo. Quizá, si me veía lo suficientemente indefenso, no se portaría agresiva con un compañero de raza.

Alcé la mirada con expectación. A diferencia de otras mujeres serpiente a las que había conocido, ésta era la perfecta representación de una lamia, y venía acompañada de un ser cuyos olores me causaban suma curiosidad. La serpiente me causaba fascinación; era hermosa, parecía letal y olía a juventud. Quería acercarme a inspeccionar sus colmillos, quería ver si poseía un veneno el cual estudiar, detallar sus ojos, sus escamas, sus movimientos, su piel humana y cómo se fusionaba con la cola tal como mis escamas se fusionaban con mi piel oscura. Hissa se desenroscó un poco de mi cuello y se alzó a la altura de mis ojos para oler también a la antropomorfa. La diminuta víbora se veía emocionada, se retrajo y me susurró al oído.

Amiga.

¿No que no? —le repliqué en un tono apenas audible, y esperaba que la chica serpiente no me oyera.

Hissa rechistó y volvió a erguirse para ver a la lamia.


﴾Habla﴿﴾Narra﴿Sisea﴿﴾Piensa﴿
Ficha
avatar
Skurk Äsping

Mensajes : 56
Link a Ficha y Cronología : Skurk
Huellas en la Arena

Nivel : 1
Experiencia : 300 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Iris Melita el Mar Mayo 09, 2017 11:31 am

Faiza giró la cabeza hacia atrás al oír el movimiento de las hojas en las copas de los árboles, algo inquieta y nerviosa.

Era como un suave rumor entre los árboles, un paseo del viento curioseando sobre la flora. Algo interrumpido por un golpe sordo.

Me di la vuelta al oírlo, y encontré arrodillado a un hombre con turbante de aspecto serio.

Faiza tenía la cola en ristre e inquieta, pero al ver que éste se inclina con las manos desnudas y visibles, dejó descansar la cola alrededor de su cuerpo, mientras observaba al recién llegado.

La curiosidad mata, o eso solían decir los aldeanos cuando alguno de ellos se sentía extremadamente curioso por saber qué les depara en su futuro. Pero Faiza no tiene miedo de los dichos humanos. Aun con eso estaba un poco reticente al ver que ese hombre hablaba en pársel. Y ella respondía en el mismo idioma, en un siseo que sólo estaba reservado a los seres ofidios.

- ¿Cómo sabes hablar mi idioma? Eso no es cosa de humanos - Ella se acercó hacia el extraño, deslizándose con suavidad sobre su cola, observando con curiosidad al extraño, habiendo desaparecido su actitud hostil.

Yo por mi parte esbozaba una sonrisa delicada, sin saber bien qué estaba pasando ni qué decían. Pero si Faiza había cambiado de actitud, no sería tan malo ¿no?

Aquel extraño mostró su lengua bífida, larga, estrecha y negruzca, continuando con otro siseo que seguramente sólo entendía Faiza.

- Soy de los tuyos, hermana... Más o menos. - Aquel hombre se subía lentamente las mangas de la túnica para mostrar la piel escamada, sin quitar la posición de cautela

Faiza dejó de mostrarse alerta, y acercándose a distancias mucho menores, creció una enorme curiosidad en ella mientras observaba la piel del extraño. Entonces al recordar que no estaba sola, se volvió hacia mí y me tradujo la conversación. Así pues, no era aparentemente nadie con malas intenciones ¿Verdad?

Entonces me encaminé hacia el extraño, caminando lentamente con las manos reposadas sobre mi vientre.

- Oh. Veo que eres un amigo de Faiza ¿Eh? Me presento, me llamo Iris ¿Cómo te llamas tú?

Repuse a una menor distancia de él, aunque aún un poco cautelosa. Quizás su mirada, o su ropa, alguna de ellas formaba parte de una traza que dejaba algo de inquietud.

El extraño se dio cuenta de mi presencia de repente, y responde con elocuencia digna de la burguesía.

— Soy Skurk, el errante.

Skurk estiró una mano hacia mí, y despejando mis dudas, le tendí mi mano, que él sostuvo entre sus dedos, mientras hace otra reverencia. Tras besarla en un movimiento típico de gente muy educada, levantó la mirada y enunció una aparentemente inocente pregunta.

— Tampoco eres humana, ¿Cierto? –

Aquella era sin embargo una pregunta que no me abandonaría la cabeza en mucho tiempo.

¿Era yo humana? ¿Qué era si no era humana? Jamás me lo había cuestionado en lo que respecta a mi corta existencia.


Me estaba quedando absorta en mis pensamientos, así que tras agitar la cabeza de un lado a otro, centré mi mirada en los dos ámbares que tenía frente a mí.

– Es un placer, Skurk. También lo es para Faiza a juzgar por cómo está actuando.

Sin embargo, acerca de mi humanidad… Jamás en mi vida me he cuestionado mi raza. No sé qué soy, y nunca he tenido que saberlo. Tampoco es algo por lo que me haya tenido que preocupar –
Le repuse esbozando una sonrisa de vuelta


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 36
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Skurk Äsping el Jue Mayo 11, 2017 7:05 am

Se me hizo impresionante la facilidad con la que la criatura ofidia cedió ante mi presencia. Por experiencia, los reptiles de nuestra clase eran territoriales, temperamentales y bastante ariscos cuando se trataba de alguien que inmiscuyese en sus asuntos. Incluso me permitió acercarme a lo que seguía creyendo que era su protegida, la cual era una chica de lo más peculiar. Luego de la respectiva presentación con la que ya habría ganado el interés de ambas damas, procedí a hacer una típica pregunta impetuosa. Pareció haberse quedado colgada por un segundo, como si fuera la primera vez que se preguntaba aquello, y en ese caso, me alegraba haber sido yo quien le sembrara esa duda. Me desvió el tema por un instante mientras se centraba nuevamente en mi mirada, culminó la presentación, a lo que le respondí con una sonrisa honesta, y por fin respondió a la pregunta... Más o menos.

¿No sabía qué raza era? ¿Acaso estuvo metida en un bosque toda su vida? Digo, yo no era quién para juzgar eso, pero me parecía de lo más peculiar. Arqueé una ceja, la del ojo verde, y esperé a que terminara de hablar.

Pues, no hueles a humano —dije sin pudor. Luego titubeé un poco mis siguientes palabras—, digo, hueles a bosque. Los humanos no huelen a bosque. He oído de leyendas sobre criaturas que protegen la naturaleza... ¿Te suena?

Sentí a Hissa apretarme el cuello para hacer presencia. Por un momento, me había olvidado de ella. Hice un ademán con la mano y esta se acercó hasta enroscarse entre mis dedos.

Pero qué modales. Ella es Hissa, es mi aliada. —La serpiente hizo ojitos mientras veía a Iris— Y está encantada de conocerlas. —Volteó hacia mí sorprendida, como si no estuviese esperando aquello segundo, luego volvió su mirada a la chica y asintió en acuerdo.

Por un momento, me sentí un poco más libre y menos amenazado, como si me hubiese acostumbrado a la presencia de una depredadora natural y de aquella chica que me causaba mucha intriga, y ahora más cuando sabía que ni ella misma se conocía. Pasé por un lado de ellas con una distancia respetuosa y me situé bajo el árbol. Di un salto para aferrarme a la rama más cercana y comencé mi respectiva recolecta de hojas, que, al fin y al cabo, era para lo que estaba aquí.

Y hablando de propósitos...

Y, ¿Qué hace un par de damiselas en un bosque tan peligroso? Digo, deben estar bien preparadas para venir aquí a la ligera.

Esperé su respuesta mientras me terminaba de subir a la rama. El peso de mi cuerpo y el movimiento que había producido, hizo que cayeran algunos pétalos rosados sobre ellas. Hissa se había bajado de mi mano tan pronto me sostuve de la rama, y se había extendido sin ningún tipo de pena hacia la chica, un comportamiento que me parecía más que extraño.


﴾Habla﴿﴾Narra﴿Sisea﴿﴾Piensa﴿
Ficha
avatar
Skurk Äsping

Mensajes : 56
Link a Ficha y Cronología : Skurk
Huellas en la Arena

Nivel : 1
Experiencia : 300 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Iris Melita el Vie Jun 23, 2017 2:14 pm

Era la primera vez que veía a alguien que supiera hablar mi idioma, y a pesar de mi instinto protector hacia Iris, mi curiosidad esta vez me pudo más que nunca.

Me vi atraída por la serpiente que tenía sobre su hombro, y lentamente me aproximé para hacia ella, esperando que se mostrase de buen humor, perdida por primera vez con otro ser ofidio como yo.

-------------------------------------



El hombre parecía sorprendido por mi respuesta. ¿Tan raro era que yo no supiera qué era? Quizás así fuera. Todo el mundo nacía y vivía con sus padres, absorbiendo su cultura y costumbres. Pero en mi caso no fue así. Nadie me dijo de dónde vine. Y dado que escapé de allí, de momento no parece que lo vaya a saber.


Sin embargo, que hablara de oler a bosque me resultó extraño. Había oído leyendas de seres que vivían en los bosques, protegiéndolos. Pero yo no iba a ser uno ¿no?

– Me suena a leyenda, pero… Yo no creo que sea uno de esos seres ¿Verdad? –

Repuse ladeando la cabeza, pensativa, mientras veía que la serpiente que tenía sobre su cuello, se deslizaba hacia su mano.En cierto modo, parecía tan agradable que sentí ganas de acariciar su cabeza. Con cuidado, estiré mi mano hacia la serpiente, ofreciéndole con el gesto acariciarle, para ver qué hacía.

Mientras tanto, Faiza ladeaba la cabeza, curiosa, observando tanto a la serpiente como a su portador.Faiza al ver que Skurk se movía, le siguió, ascendiendo el árbol rodeando el tronco con su fuerte cola, ascendiendo con un suave desliz por la corteza.

– La verdad es que estábamos en dirección a Sílvide. Quiero hablar con quienes me han cuidado por todos estos años. Y esta conversación me hace pensarlo más intensamente. –


Repuse mientras veía caer unos pétalos de cerezo sobre mi pelo. Entonces, al ver a la serpiente en el suelo extendida hacia mí, me agaché y volví a tenderle la mano con cariño.

– Hissa es muy simpática ¿verdad? ¿Suele comportarse así?

Repuse esbozando una ancha sonrisa por las reacciones del reptil


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 36
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Skurk Äsping el Mar Jun 27, 2017 12:17 am

La curiosidad de la lamia me resultaba extraña, pero ver a Hissa comportarse tan amigable era un asunto de verdad preocupante. Se había quedado frente a Iris y no parecía para nada incómoda con su presencia o su curiosidad, llegando al punto de acercarse para dejarse acariciar. ¿Por qué diantres lo estaba haciendo? ¡A mí casi me mordió la primera vez que la toqué!

Me suena a leyenda, pero… Yo no creo que sea uno de esos seres ¿Verdad?

Arqueé la ceja. «Quizá», respondí ya de espaldas. Vaya que la chica estaba confundida. Le resté importancia, ya luego entablaríamos conversación. Al subir al árbol, no me había percatado por completo de que la lamia —Faiza— me seguía. Volteé cuando no la vi en el suelo, y le hice un ademán para que me siguiera. Tomé cuando menos diez de los hermosos pétalos rosados y se los mostré.

Son venenosos. Correctamente suministrados, podrían provocar fuertes alucinaciones...

Escuché nuevamente a Iris hablar, le sonreí a Faiza y me senté en la rama que había trepado. Hice fuerza en las corvas para aferrarme a ella y me dejé caer hacia atrás, quedando colgado como un murciélago, y casi de frente a la ninfa. La túnica se había bajado hasta el abdomen, dejando ver numerosas cicatrices, y el bolso colgaba de mi brazo derecho.

¿Sílvide? podría acompañarlas, si lo desean. —Me doblé para ganar impulso y me solté de la rama, cayendo de pie al suelo con una voltereta— Uzuri es un sitio peligroso. No les vendría mal un guía.

Hissa volvió a acercarse a Iris y correspondió al cariño. La miré con una ceja arqueada y rostro de decepción. Escuché con atención las palabras de la ninfa.

No. De hecho, I... ¿Iris? —titubeé—, es poco común que Hissa se comporte como es debido.

La volví a mirar, y volteó a verme con lo que asumí que era una sonrisa. Tonta serpiente. Reparé en lo que me había dicho Iris antes. ¿Hablar con quién?

Me sonaba a que no era el único que estaba un poco a la deriva.

¿Con quienes te han cuidado? —Había despertado mi curiosidad. Me acomodé la túnica y ladeé la cabeza, mirándola directamente a los ojos— Suena a que no tuviste padres


﴾Habla﴿﴾Narra﴿Sisea﴿﴾Piensa﴿
Ficha
avatar
Skurk Äsping

Mensajes : 56
Link a Ficha y Cronología : Skurk
Huellas en la Arena

Nivel : 1
Experiencia : 300 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Iris Melita el Sáb Jul 29, 2017 1:58 pm

Skurk estaba interesado en mí repentinamente. ¿Por qué era tan raro no saber a qué raza pertenece una? ¿Y a qué se referiría con lo de “oler a bosque”? Nunca me había podido oler a mí misma. Digo, no me noto nada especial. ¿Quizás estaba acostumbrada a mi propio olor?

¿Todo esto tenía algún significado, algún sentido? ¿Yo era acaso alguien que protege la naturaleza? Todo lo que he hecho en mi vida es estar en un templo hasta hace relativamente poco. No sé yo si eso es ser “protectora”.

- Yo…. La verdad es que no lo sé.

Aparté mis dudas de la cabeza acercándome a la serpiente, tocando su cabeza con despreocupación.

Una extraña sensación nacía en la punta de los dedos de mis pies y ascendió por mi espalda, provocándome un pequeño temblor que, lejos de ser desagradable, era cuanto menos nuevo para mí. ¿Qué significaba esto? ¿Por qué el encuentro con este hombre es tan extraño?

Viendo que la serpiente se agarró a una rama, me puse más cerca de ella, a su alcance por si quería subirse encima de mí, pero todo en un estado de semitrance, actuando de una forma automática, sin pensar en nada especial.


Mientras tanto, Faiza se había subido al árbol y se dejó colgar boca debajo de una rama, pensativa ante las palabras de Skurk.

Realmente no nos habíamos desviado por nada en especial. ¿O acaso sí lo era?

– A veces ella ssse deja llevar por caminosss que no tengo idea de por qué toma. Ni ella misssma lo sssabe

Sin embargo, esa insinuación de que no podíamos cuidarnos solas a Faiza no le gustó mucho.

- ¿Qué passsa?¿Creeesss que no somosss capacesss de ir solasss?¿Como unas pusssilánimesss sin valor ni inteligencia? -

Repuso volviendo a alzarse sobre la rama, mirando con fijación a Skurk, esperando ver si éste entraba en terreno pantanoso o seguía sobre seguro. La irascibilidad de Faiza a veces se hacía notoria, y yo ciertamente, no lo comprendía del todo. Pero lo aceptaba. Ella es así, y no hay mucho más que pueda agregar sobre ello.

LA sensación eléctrica empezaba a diluirse en una especie de escalofrío que me ascendía por la espalda. Pero esta vez no era agradable. Había algo…. Algo que no estaba segura de querer saber o no.


Este bosque…. Tenía algo extraño.

– Noto… noto algo. ¿Has visto algo en este bosque fuera de lo normal Skurk?


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 36
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Skurk Äsping el Miér Ago 09, 2017 5:14 pm

La chica de verdad parecía estar sumida en sus pensamientos. ¿Acaso le había hecho cuestionarse su propia existencia? Comencé a preocuparme por tener que lidiar con asuntos más allá de mi comprensión, y vaya que mi comprensión era corta. Hissa estaba deleitada bajo la mano de Iris, y no se hizo esperar para enroscarse en ella. Al verla, arqueé la ceja otra vez. Esto me estaba resultando especialmente extraño. La lamia, de pronto, puso un tono alarmante, aunque nada sorpresivo. Era de esperar que pudiera sentirse ofendida. Contraataqué con tanta amabilidad que bien podría estar tratando a la reina misma.

¿Qué passsa?¿Creeesss que no somosss capacesss de ir solasss?¿Como unas pusssilánimesss sin valor ni inteligencia?

Al contrario. Vuestra existencia en esta tierra es tan exquisita que odiaría que tuvieran que hacer el mínimo esfuerzo para su defensa. Por ello mismo, este humilde servidor estaría complacido de disfrutar de su presencia durante el viaje. — afirmé sin una gota de duda entre mis palabras.

Estaba esperando que mi respuesta permitiera que la criatura se relajara; no tenía intenciones de ganarme enemistad con alguien que sería un aliado en potencia.

Noto… noto algo. ¿Has visto algo en este bosque fuera de lo normal Skurk? —Iris se notaba más nerviosa. Saqué mi lengua, su preocupación se olía en el ambiente.

Su preocupación, y no mucho más. Tierra húmeda, verde, césped, árboles, el veneno de Faiza, porque la cercanía me había hecho olerlo, y tenía una composición idéntica al mío. Lianas, criaturas, el calor del día. El agua de un riachuelo. ¿Qué me estaba faltando? ¿Acaso ella podía oler algo que yo no?

No... —volví a sacar la lengua, solo para asegurarme— Nada fuera de lo común...

La seriedad en las palabras de la mujer hacían que me cuestionara mis capacidades. ¿O había cosas que yo no era capaz de sentir? Quizá se trataba de algo... eh... ¿cómo le decían? ¿Magia? Nunca fui capaz de tener una definición para aquella energía extraña que corría a través de algunos seres, y mucho menos ser capaz de sentirla con mi vomeronasal.  Era frustrante. Era capaz de oler el agua y el aroma que arrastraba el viento, pero no la magia. era como un vacío, un tenebroso vacío de incertidumbre para mi lengua. ¿Quizá era eso lo que me llamaba la atención sobre Iris?

¿Ella era un ser mágico? ¿Ella podía sentir la magia?


﴾Habla﴿﴾Narra﴿Sisea﴿﴾Piensa﴿
Ficha
avatar
Skurk Äsping

Mensajes : 56
Link a Ficha y Cronología : Skurk
Huellas en la Arena

Nivel : 1
Experiencia : 300 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Iris Melita el Lun Feb 26, 2018 1:25 am

La verdad es que Faiza algunas veces era un poco obtusa a la hora de hablar, pero era suficiente acercarse a veces a ella y darle cariño para calmar sus ánimos. Sin embargo Skurk parecía responder con toda la tranquilidad a Faiza, quizás animado por encontrar a alguien de su especie. Ella por otra parte parecía tomárselo con un poco más de calma, y descendió al suelo poco después.

Me acerqué con el nervio hundido en mi pecho a Skurk y, quizás tomándome más confianza de la debida, me sostuve de su brazo.

Esto a Faiza no le gustaría mucho porque se le había erizado la piel, pero tragó saliva y trató de ignorar esos sentimientos, machacándolos como si fuera un insecto.
Se trató de frotar la cabeza con las manos, con los ojos cerrados, y luego la agitó, disipando parcialmente esos sentimientos. Aún no estaba acostumbrada a que yo me relacionara con otras personas delante de ella.

– Verás… Hay una energía extraña acercándose

Repuse poco antes de que la presencia que fuera, la notara más cerca.

Me abracé a Skurk instintivamente, en cuanto oí la hierba agitarse a mi espalda, y de allí surgió un hombre de cabellos negros azabache y ojos verdes, de aspecto joven y bello, pero con la mitad de la cara quemada, lo que lejos de quitarle esa belleza inhumana, le daba un toque interesante.

Vestía con chaleco y chaqueta larga de tonos terrosos, y unas botas negras.

No parecía a simple vista nadie malo, pero en mi estómago había una bola que se enrollaba y buscaba aplastarme por dentro. ¿Qué era esto que sentía?

Faiza se puso en alerta primero por mi imprevisto acercamiento hacia Skurk, y luego por el visitante inesperado

– Bienaventurados seáis por cruzar este hermoso bosque en un día tan espléndido. ¿Cómo es que andáis por estas tierras tan alejadas de la civilización?

Era muy rara esta situación en la que nos encontrábamos. ¿Por qué se aparecía un hombre bien vestido por aquí?

– Sssssólo passsseábamos…. ¿Algún problema? – Repuso Faiza en una actitud muy defensiva. Se había colocado a mi lado, rodeando mi cintura con su cola, como si no quisiera dejarme ir muy lejos.

El hombre chasqueó la lengua, negando con la cabeza.

- Para nada, simplemente os encontráis en mis tierras. Siempre sé cuándo alguien penetra en ellas


Ficha de Iris Melita

(green) Dialogo de Iris- (orange) Diálogo de Faiza- Pensamientos- Narrativa
avatar
Iris Melita

Mensajes : 36
Link a Ficha y Cronología : Iris

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.