Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Dom Sep 16, 2018 11:14 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Si el bosque no te engulle… [Priv. Iris]

Mensaje por Skurk Äsping el Jue Mar 01, 2018 1:08 am

La criatura, Faiza, no parecía estar precisamente cómoda con mi presencia, situación que no me pasaba demasiado a menudo.  Cuanto más instintiva fuera una serpiente, por lo general, más simpatía les generaba. Pude sentir en mi lengua cómo su piel se erizaba mientras Iris, en un extraño acto de confianza, se aferró a mi brazo. Por un segundo me preocupó que le incomodaran las escamas que se podían sentir debajo de la tela.

– Verás… Hay una energía extraña acercándose.

Así que eso era lo que ella estaba sintiendo. Energía. Había rincones y misterios en esta tierra que mi lengua ignoraba, y por todos los cielos, aquello era frustrante. Antes de que pudiera preguntarle de qué se trataba, el motivo apareció saliendo de la jungla con aspecto fresco y atractivo. A mis ojos, no era más que una mancha terrosa con la mitad del rostro casi rojizo. El agarre de Iris pasó a ser un abrazo nervioso, y pude sentir la cola de Faiza pasando por la cintura de Iris. Agradecía saber que no era el único alertado por la presencia de ese...

¿Ese qué?

No era humano. No. No olía a humano.

No olía a ningún ser que yo conociera. Olía a... a vacío. Era incómodo. Para hacerse una idea, era como aceite tibio en la lengua, pero sin el sabor. Arqueé una ceja, pero al darme cuenta de que podía verme inquietado sonreí al hombre. Antes de decirle nada, me dirigí a Faiza en aquél idioma que compartíamos.

El caballero no tiene buena pinta. Esté alerta, mi señora, quizá debamos recurrir a métodos... violentos.

La transición entre lenguas fue tan sutil y elegante que casi podían sentirse ambos como uno solo; si bien el pársel era un dulce siseo a los oídos que no lo entendían, conservar el acento hacía que casi se pareciera al común. Las palabras del caballero casi hicieron que mis escamas se erizaran. Hissa en algún momento se había abierto paso hacia mí y estaba enrollada a mi tobillo, casi podía sentir su amenaza en mi pierna. Me acerqué un poco más a Iris, pudiendo sentir su respiración en mi cuello, y acerqué mi mano libre muy lentamente hacia el bolso, donde aún tenía algunas especias. Con algo de suerte, me daría tiempo de preparar una bomba de humo antes de salir pirado como alma que lleva el diablo.

No sabía que Uzuri tuviera dueño —remarqué en una suave melodía casi pedante, sin quitar la sonrisa del rostro—. Resulta que mis amigas y yo estábamos de paso. Así que, si no os importa, nos marcharemos.

En algún punto de la conversación, mis ojos habían comenzado a... moverse. No literalmente, claro. Había algo en la forma del iris que daba la ilusión de que se expandía, formando aros alrededor, siendo una vista bastante atractiva (por no mencionar además que la heterocromía lo hacía aún más interesante; el ojo amarillo solía verse más amenazante cuando brillaba en dorado, y el ojo verde era casi humano e inspiraba confianza incluso cuando parecía una esmeralda). No hacía más que resultar curioso, pero si no nos permitía pasar, me acercaría a él y le haría saber quién era Skurk Äsping, aunque estaba contando con no tener que transformarme. No era precisamente entretenido pasar por el dolor de la transformación, por no mencionar le hecho de que quedaría desnudo frente a dos damas. Sin quitar mis ojos de los del hombre, hice un ademán hacia Faiza para que fuera moviéndose. Si bien probablemente tendría que lidiar con la irascibilidad de la criatura, no estaba de más intentar evitar el conflicto.


﴾Habla﴿﴾Narra﴿Sisea﴿﴾Piensa﴿
Ficha
avatar
Skurk Äsping

Mensajes : 50
Link a Ficha y Cronología : Skurk
Huellas en la Arena

Nivel : 1
Experiencia : 300 / 500

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.