Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Noche de Muerte [Campaña]
por Lia Redbart Ayer a las 11:16 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Una comida caliente

Ir abajo

Una comida caliente

Mensaje por Croatoan el Vie Jun 23, 2017 8:32 pm

Ya no tenía nada que hacer allí, era la última de sus compañeras, nada la retenía en ese lugar que apestaba a muerte y una magia que no reconocía. Nyami avanzaba por el erial en el que se había convertido su paso, metro a metro, impasible, sin frenar. Esa cosa brillante en el cielo la quemaba, y su última comida se había resistido mucho, debilitándola. Paro un instante, sintiendo los huesos de sus presas en su interior y las escupió. Huesos se apilaron ante ella, costillas, fémures, calaveras cornudas, junto a unas cuantas de esas ramas duras que no podía comer. Le dio un golpecito con un tentáculo baboso, haciendo que tintineara.

No importaba, tenía que seguir, encontrar a sus hermanas, así que siguió andando, sin ser consciente de que acababa de dejar un rastro. Siguió avanzando, impasible, hasta que el terreno cambio. El suelo tenia comida, así que Nyami se aplastó, cubriendo la verdura con su baba, digiriéndola. Era poca, pero había mucha, así que siguió avanzando, ahora prácticamente plana. Probó esa comida más alta y rugosa, como una rama enorme de la que salían más ramas, pero simplemente tardaba demasiado, y casi es aplastada cuando cedió bajo su propio peso al digerir la base.

Comer en el exterior era peligroso, así que tenía que ser más cuidadosa, percibir mejor. Se concentró brevemente, y una pequeña esfera rojiza apareció en la parte delantera de su cuerpo. Se agitó, como un corazón contrayéndose, hasta que una ligera rendija apareció, haciéndole de pupila. Aunque debía seguir, se distrajo ante las maravillas que asaltaban su mente. Su objetivo, motivaciones, incluso como lo había hecho quedaron relegados ante lo que tenía delante, todos esos colores tan vivaces. Se quedó atontada admirando esa cosa brillante y caliente que descendía hacia el suelo, el suelo de donde acababa de venir. No importaba que la quemara un poco, estaba sobre esa rama gigante, se recuperaría. Hasta que fue oscuro, Nyami no volvió a moverse, por fin dándose cuenta de que se había distraído. Siguió avanzando, devorando esa comida pequeña y verde que había en el suelo. Veía algo, algo brillante como esa cosa brillante tan bonita, así que quería ver que era, descubrir a que sabía.

No era exactamente lo que esperaba, había mucha comida, comida de la que huía, pero también ramas y de la que ya no huía. Nyami se acercó lentamente, extendiendo un tentáculo baboso hacia esa agrupación de ramas, que por algún motivo brillaba, y rápidamente retiro la mano en cuando la tocó, cuando su baba empezó a echar espuma y caerse. Comida brillante mala. Así que luego probó la que estaba quieta. Se acercó a uno de esas cosas que no podía comer, salvo que esa vez no quería tocar la rama, sino algún tipo de tubo situado sobre esa cosa brillante que le hacía daño. Extendió un poco de su baba y metió su tentáculo baboso dentro. Estaba caliente, pero era comida, así que metió un poco más su extremidad, devorando el contenido hasta que solo hubo eso que no podía comer.

-Eh, hay algo raro comiéndose la sopa.-

-¿Qué diablos es eso? Luce peligroso.-

-Deberíamos matarlo…, tírale fuego-


Nyami dejo de comer en cuando noto a través del suelo que algo se acercaba, pero estaban aún demasiado lejos para verlos, pero lo notó perfectamente, una de esas cosas brillantes choco contra ella, destruyendo parte de su baba. Fuego habían dicho, la cosa brillante era fuego. Para cuando la segunda le dio, ya entendía que las presas que huían la habían confundido con comida, a veces hacían eso según sus hermanas.

Así que se las comería antes de que le hicieran más daño. Se abalanzó contra el más cercano, envolviéndolo completamente, digiriéndolo a un ritmo aterrador.

-¿Qué haces, no dispares, ¡le harás daño a Fred!-

-Ya está muerto NO TIENE PIERNAS.- mientras discutían, saltó sobre el siguiente, que la golpeó con una rama con fuego. También se comió esa rama, aunque le dolió un poco. Las presas se revolvían a su alrededor, lo notaba en el suelo, y le hacían daño, se estaba achicando. Pero notaba agua cerca, así que cambio de dirección, comiendo a otro por el camino. Una rama entró en su cuerpo bruscamente, siendo digerido casi de inmediato, solo quedó un pequeño triangulo que no podía digerir, pero lo ignoró, saltando al agua.

Era más pequeña que antes de encontrarse con esas presas, pero no importaba, había agua, nada importaba si había agua.

-¿Ha huido?- Una cabeza se asomó al lago, para ser inmediatamente atrapada por su cuerpo y arrojada al líquido junto a ella, pero se quedó trabado con algo, de manera que solo estaba sumergido de la cadera hacia arriba, cortesía de sus compañeros, que le sujetaban de una pierna cada uno. La situación se mantuvo hasta que cayeron de bruces, sujetando cada uno una pierna mutilada. Después de eso la situación se descontrolo, había vibraciones por todo el suelo, las presas huían, pero también eran perseguidas a juzgar por los patrones. Saco un pequeño tentáculo baboso y su ojo rojizo observo. Las presas cornudas mataban a las que tenían fuego, con ramas metálicas. No era de su incumbencia, estaba comiendo, y cuando acabara se iría, cualquier emoción que la impulsara a protegerlos era ajena a ella.

-¡¡Именно там!!- dijo finalmente uno cuando ya llevaba unos cinco segundos sumergida y todas las presas cornudas se abalanzaron hacia ella. Su tentáculo se inclinó hacia un lado, confuso. ¿Por qué la comida a veces corría hacia ella? No importaba.

Un tentáculo impacto de lleno contra el primero, cubriendo todo su pecho y tirando hacia el cuerpo de Nyami, que ya salía del lago. Ya fuese por la sorpresa o la fuerza, poco pudo hacer cuando prácticamente voló hacia ella. El resto frenaron en seco, evaluando la amenaza. Nyami había crecido, mucho, comiendo presas y agua hasta hincharse, y ahora media tanto como los cuatro cornudos restantes juntos, pero eso no impidió que uno de ellos se abalanzara contra ella, clavándole la rama del material extraño. Extendió un tentáculo, pero saltó hacia atrás y se lo corto, provocando que la baba cayera al suelo, inerte. La slime soltó un sonido, similar a un burbujeo, molesta, y se alzó tanto como pudo, cayendo con todo su peso sobre él, poco se podía esquivar cuando un mar de baba se expandía encima de ti. Los otros tres aprovecharon para atacar en ese instante, y las tres ramas se clavaron en ella. Una de ellas raspo su nuevo ojo, transmitiéndole un gran dolor, motivo por el cual fueron barridos con un tentáculo que los mando al suelo.

Nyami escogió a su siguiente objetivo y avanzó hacia él, intentando atraparlo para comerlo, desviando de vez en cuando algún tentáculo para evitar que los otros dos volvieran a atacar su núcleo. No entendía que era, pero dolía, y si un rasguño en el pequeño le había dolido tanto, no quería probar que pasaba con el grande.

No hacia avances, ahora que las presas entendían como se movía, pero no importaba, tenía tiempo, y ellos no, las presas siempre se cansaban muy rápido, sobre todo ahora que estaba…cambiada. Para el quinto intento de meterlo en su cuerpo, la presa se movía tan lentamente que simplemente no pudo apartarse de su camino y acabo dentro de ella, agitándose levemente antes de quedarse quieta. Las otras dos se miraron y atacaron a la vez, respirando agitadamente. Uno de ellos tropezó, provocando que Nyami se abalanzara sobre el inmediatamente.

La última presa empezó a cortar su baba frenéticamente, puede que intentando ayudar a su compañera, pero Nyami ya era simplemente demasiado grande. Unos segundos más tarde, ambas presas se reunían en el interior de la slime, donde residirían para toda la eternidad.

Nyami emitió un sonido muy similar a un eructo mientras los huesos abandonaban su cuerpo y avanzaba lentamente hacia la comida que había desperdigada alrededor del agua. Cómo habían llamado a eso…¿sopa? Quería mas sopa.
avatar
Croatoan

Mensajes : 21
Link a Ficha y Cronología :
Nyami Nyami

Nivel : 2
Experiencia : 0 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.