Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Hoy a las 9:05 am por Celeste Shaw

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Ayer a las 4:11 pm por Balka

» Pero sin presiones eeh!
Mar Nov 21, 2017 3:21 pm por Polvoso Von Lipwig

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Mar Nov 21, 2017 10:46 am por Lia Redbart

» Varok Martillo de Trueno
Mar Nov 21, 2017 12:34 am por Varok

» Reglas de Noreth
Lun Nov 20, 2017 10:56 pm por Varok

» El deber de un jefe
Lun Nov 20, 2017 5:51 pm por Bizcocho

» A Hope's Tail
Lun Nov 20, 2017 1:09 pm por Gar'Shur

» Strindgaard
Dom Nov 19, 2017 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Dom Nov 19, 2017 1:19 pm por Bizcocho

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Gotas negras de agua dulce

Página 1 de 9. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Inuwel el Dom Jun 12, 2011 4:50 am

El río de plata


Nuestro cuento de hoy comienza en una hermosa mañana de verano, cuando el cálido sol decide abrazar la periferia del río de plata el cual desciende en cascada hacia el basto mar de estrellas caídas. Este brillaba con tanta intensidad que pareciese tener vida propia, y su fulgor era acompañado por su pulcridad que lo convertía en una verdadera ventana, los peces de colores danzaban descubiertos ante los ojos de los depredadores, sin embargo era tanta la hermosura que parecía pecado interrumpir en aquel ecosistema perfecto.

Bianca estaba perdida. Jamás había logrado socializar correctamente con los mapas y su mal sentido de la orientación la trasladó por el camino contrario. Pero lo que ella además ignoraba era que el destino la cruzaría con un grupo de personas que casualmente se sumergieron en el bosque siguiendo la ruta del río.

Los animales no dudaron en acercarse a ella, los pajarillos se posaron en su hombro y la invitaron a entrar al interior del bosque donde se dibujaba aquel bello río de color plata. La joven finalmente se sentó bajo un arból grueso y luego de cruzarse de piernas admiró a su alrededor completamente embelesada. Cerró los ojos y trasladó lentamente la cabeza de derecha a izquierda como si se concentrara a meditar.
-Qué hermoso lugar me he encontrado, al parecer hoy la suerte me acompaña-afirmó curvando una dulce sonrisa.

Guargo silencio momentaneamente como si esperara algo. Pero nada sucedió.

-Me pregunto, ¿dónde estará Egdar... y Rhith?-Se preguntó al fin llevándose una mano al corazón.
Llegó a pensar de que si la suerte la trasladó hasta acá, lo mismo podría suceder con sus amigos.
Pero es muy dificil encontrar una corona dos veces.

Suspiró entonces y un extraño sopor la agarro por sorpresa, intentó pestañear consecutivas veces para aliviar el peso de sus parpados pero su alrededor se tornaba cada vez mas neblinoso.
Y finalmente, con la cabeza apoyada en su hombro, quedó profundamente dormida.

Fue una hermosa voz la que despertó a Bianca, y esta no provenía de ningun ave ni tampoco de algun animal, sonaba el río... pero provenía de una persona, de una mujer. Bianca se levantó lentamente y mientras se sacudía los ojos con su manga derecha se acercó sin temores, pues la mujer destilaba un aura confiable y agradable.



También notó que se alrededor habían personas desconocidas, algunas todavía dormian y se desperezaban de a poco.

-Bienvenidos queridos aventureros, mi nombre es Hanali, soy la hija del río de plata, una elemental y los he invitado aqui pues necesito vuestra ayuda, ¿estaís dispuestos a participar a esta aventura?-preguntó con voz alegre y risueña como el río cuando fluye en cascada.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Bastian el Lun Jun 13, 2011 8:56 pm

Curiosa historia la que había vivido en Algaria, con esa chica… Luego, la suerte quiso que Gibil regresara a su natal Latveria, sumida en la depresión por la pérdida de sus protectores, los Alesth, familia de la cual Gibil formaba parte. De hecho, familia que Gibil integraba al ser el único de aquel linaje con vida. Ahora los pasos lo transportaban hasta Khardam.

Allí había escuchado de los Adoradores de Akhram; quienes supuestamente “mandaban” en el territorio Khardamiano. La visita no era al azar; Gibil tenía conocimiento de que aquella religión “esperaba” a estar reunida en toda la gente para poder derrocar al enemigo. Y entonces entraba el ingenio y la presencia de Gibil:
Primero que nada, les iba a convencer de que “el enemigo” se estaba preparando ya en los continentes lejanos; y que este enemigo era una raza de impuros no-muertos. Aquellos denominados Vampiros –para Alesth, más bien deberían llamarse “Jodidos podridos”-.
Segundo, al convencerles de esto, les haría el “lavado final de cerebro”: Ofrecería a su organización, Los Dherlik, como iniciadores y fieles seguidores de Akhram (aunque obviamente no dejaría de rendirle culto a Juste –el santo padre que había bendecido a su familia y les había encomendado la tarea de mantener pura a la raza humana-); y entonces pediría que los hombres de Los Adoradores se unieran al ejército de Los Dherlik para poder combatir al ejército enemigo. *

Pero los azares de la suerte y el desconocimiento de aquellas tierras le hicieron vagar por un par de días; hasta encontrarse con un río. Conocimiento general era saber que más al fondo, o más cerca, un río siempre tenía al menos una civilización que se aprovechaba de él para sobrevivir. Y eso era justamente lo que Gibil quería; encontrar un asentamiento que le vendiera información para llegar donde debía llegar.

Arreando a los caballos que tiraban del carromato, logró avanzar dos o tres kilómetros antes de que amaneciera, y apenas el sol se fue poniendo se dispuso a descansar cerca del río. Para su misión, descansar de noche y trabajar de día era estúpido. De día el sol le libraba de los Vampiros, y de noche él mismo se las debía arreglar. Ya que hasta entonces no era “tan” odiado y que sus únicos enemigos eran los Vampiros de básicamente todos los linajes que había “visitado”, podría andar sin sus armas. Así que dejó a Athel y a Zinion atados al carromato y junto al río, para de degustaran un poco de agua y se deleitaran con el pasto que allí se encontraba. Gibil simplemente se encaminó hacia el río, se puso de rodillas y metió sus manos para tomar un poco de agua. Se miró ante el reflejo y dejó caer el agua.

Bostezó con ganas mientras se echaba hacia atrás, a la sombra de Zinion creaba. Nunca le había pasado. Aunque andaba de noche, no le entraba el sueño apenas salir el sol.
Y al menos, no fue tanto el tiempo que durmió.
Pero… Parecía que fue algo extremadamente raro. Sobre el río se encontraba una mujer de corta edad, que hablaba con voz tan suave que incomodaba a Gibil. Pero soltó información valiosa: Ella era una Elemental, que necesitaba ayuda. Esto era aún mejor; si lograba su amistad, tendría más poder de su lado. Mucho más.

Gibil se puso en pie, desperezándose mientras lo hacía, y al estar ya bien posicionado, le dedicó una reverencia bien realizada; una familia acaudalada te dejaba buenos modales.
-Yo acepto gustoso a participar, nada es más reconfortante que ofrecer ayuda ante una desgracia.

Se puso en pie y dedicó una sonrisa –lo mejor que pudo- a otra chica que vio en pie. Luego se dio cuenta que además de ella, otros cuatro se encontraban en la misma posición, pero no les prestó atención. Buscó con la mirada su carromato. Si no lo encontraba o no estaba cerca, estaba perdido. Ahí estaban todas sus posesiones.
avatar
Bastian

Mensajes : 135
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Inuwel el Lun Jun 13, 2011 8:58 pm

Otra vez una pesadilla en la que Nelia y su flecha negra se entrelazaban hasta fundirse en un torbellino de colores que dañaba a la vista. Afortunadamente había pasado ya, aunque algunas imágenes seguian destelleando ante su visión segundos antes de que Esgal abriese los ojos. Por unos segundos creyó seguir atrapado en el sueño, o haberse quedado ciego, al notar que sus ojos solo captaban una negrura que la noche habría envidiado, hasta darse cuenta que eran sus alas las que oscurecían su vista.

Comenzaba a despuntar entre las ramas de los árboles, y Esgal plegó las alas sobre la espalda, acostumbraba a dormir cubierto por ellas en precario equilibrio sobre alguna zona alta, lejos de sorpresas nocturnas. De un salto, bajó de la rama donde había pasado la noche hasta el suelo, a unos tres metros por debajo de el, extendiendo las alas para frenar la caida. Cayó doblando las articulaciones de piernas y caderas para minimizar el impacto.

Miró a su alrededor. Apenas había tenido tiempo para analizar donde había dormido, pues la noche le había sorprendido mas rápido de lo que el hubiese podido imaginar, y había tenido que posponer el viaje hasta la mañana siguiente. La luz del astro rey iluminaba de forma espectacular una naturaleza que parecía haberse acicalado especialmente para los ojos de los viajeros que buscaban belleza. Una espectacular colección de flores, plantas con hojas extrañas y exóticos frutos hacían que mirases donde mirases, tu vista quedase recompensada, por no hablar de la miríada de pájaros que poblaban los cientos de árboles del bosque, atronando el ambiente con su bello canto.

Esgal silbó, buscando a una de aquellas aves, y pronto Destello llegó por su espalda, avisando su llegada con su característico reclamo. El icario extendió su brazo izquierdo, y cuando el halcón se posó en el, le acarició suavemente la cabeza con un dedo, y el animal gorgoteó de placer. Le trasladó a su hombro, y cuando Destello se hubo acomodado, Esgal continuó su marcha por la linde del río, pues allí la vegetación no era tan densa, y se podía andar mejor. Además, el icario se inquietaba cuando perdía de vista el cielo abierto, de modo que estaba mas tranquilo viajando por la linde del río, sintiendo el agua mojar sus garras, era tan pura y fresca al tacto, que parecía estar caminando por una nube.

Tras avanzar un buen trecho de camino, Destello salió volando de su hombro, persiguiendo a un pequeño pajarillo para saciar el hambre que comenzaba a atenazar su estómago, y Esgal decidió hacer una pausa para descansar mientras su compañero cazaba. Se inclinó hacia el rio, y cogió un poco de aquel agua cristalina, y se lo echó por la cabeza, refrescándose y haciendo que todos sus cabellos quedasen pegados al cráneo. Se sacudió a uno y otro lado para librarse del agua que comenzaba a chorrear por su cuello hasta la espalda, causándole un escalofrío de placer.

Escuchó a Destello emitir su chillido característico, y miró en la dirección en la que el halcón venía hacia el. Fué a extender el brazo para que el animal se posase, pero a medio camino, sintió como si una aguja del grosor de un pelo atravesase su cabeza de sien a sien, y contuvo un alarido de dolor. El dolor iba en aumento, y Esgal se llevó las manos a la cabeza. Ahora sintió una nueva punzada, esta vez parecía que fuese una espada al rojo vivo lo que atravesaba su cráneo sin piedad, y el icario cayó de rodillas, quedándose con el agua del río hasta la cintura. Un nuevo pinchazo mental le hizo desplomarse del todo sobre el río, perdiendo esta vez el sentido.

Se despertó arrullado por una dulce voz. Sonaba como el agua clara de un arroyo corriéndo entre las afiladas rocas de una montaña. Era tal la pureza de aquella voz que Esgal creyó volver a estar soñando. Escuchó algo de "la hija del río" ¿como demonios tiene un rio un hijo?. Se incorporó, y vió a una hermosa mujer, cuya mirada hizo que la sangre se le escarchase en las venas. Cuando esta le hizo una propuesta, se vió súbitamente impulsado a contestar.

Mi ballesta y mi estoque están a su servicio.

Se levantó, mirándo a su alrededor. Se encontraba de espaldas al tronco de un centenario árbol que crecía en la orilla del río. Escuchó a Destello chillar en una rama por encima de su cabeza, y le silbó para que se posase en su hombro.
Apreció que, diseminados por las dos orillas del río, había otros cuatro seres que parecían haberse despertado hace poco, como el. Se quedó de pie acariciando a Destello, sintiendo repentinamente la necesidad de hacer algo, de no quedarse ahí parado...




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Bastian el Lun Jun 13, 2011 8:59 pm

Tiiwele llevaba dos días sin detenerse mas que cuando su cuerpo le pedía reposo, no había encontrado mucha civilización por esos lares, afortunadamente, cerca a la ultima villa en que pudo hacer una estación, había encontrado un niño, de unos dos años apenas llorando desconsoladamente por que se había extraviado, y ella con mucha dedicación lo llevo al lugar, resultando que los padres aun no se habían enterado de la perdida de su primogénito, y bastante agradecidos le dieron una buena recompensa, aunque ella ni siquiera la había pedido, y previsiva como era se armo de buenos víveres para el viaje, que la mayoría de veces no tenia idea a donde la llevaría y menos aun en que condiciones.
Así la felina, luego de un día había dejado unos kilómetros atrás esa villa, notando que no había mucha mas civilización en los alrededores. Aun así siguió su camino que la llevo hacia un pacifico bosque, que le agrado en demasía por alguna razón, y se dedico a explorarlo, eso si, sin dejar de estar atenta como siempre. Luego de cierto tramo, y de que el sol ya se hubiera marchado, se encontró con que el bosque lindaba con un rio, plateado como su cabellera. Tiiwele avivo aun mas sus ojos mientras veía la recién nacida luna que parecía bailotear reflejada en ese rio, y en su orilla se sentó mientras comía un poco, a su alrededor la espesa noche lo cubría todo, sin embargo su felina vista le permitía distinguir cada sombra que se moviera a su alrededor llamando su atención a cada instante.
Luego de ''cenar'' , bebió un poco del rio, y ando por su orilla en un corto paseo, entreteniéndose con las ranas que saltaban en la misma, ya fuera solo viéndolas o persiguiéndolas mientras imitaba sus gráciles saltos, algo que solía hacer de pequeña.
En eso se le fue casi toda la noche y alguna parte de la madrugada, curiosamente el sueño no había logrado vencer su curiosidad y entusiasmo por el nuevo lugar, la menuda felina encontró muchas cosas mas interesantes que soñar.
Pero tenia su limite, y el sol ya empezaba a repuntar débilmente por sobre las copas de los grandes arboles, Tiiwele empezó a sentir los reclamos de su cuerpo, sus parpados ya amenazaban con cerrarse a lo cual se acurruco contra un gran árbol, y sintiendo la suave brisa vespertina durmió por fin.

******

No fueron muchas las horas que duro esto, la chica de grandes orejas abrió un ojo perezosamente cuando un rayo de sol llego a este, no tenia idea de que hora seria pero pensó que llevaba durmiendo mucho tiempo ya que se sentía bastante recuperada, y en lo que se desperezaba y se levantaba con pasos algo atolondrados algo llamo su atención, las plateadas orejas se movieron de un lado a otro tratando de reconocer lo que parecía una hermosa melodía, giro hacia donde venia esta descubriendo una mujer, bella y de tranquilizante apariencia que según entendió decía ser la hija del rio... algo sobre un elemental... y se acerco curiosa notando que la mujer estaba sobre el rio lo que llamo mas su atención ignorando por un momento a otra mujer que estaba frente a ella. La misteriosa mujer pedía ayuda para alguna clase de aventura, -Ah! misiones... si puedo ser útil en algo, con gusto estaré a tu disposición!- dijo sin dudarlo y con entusiasmo, dándose cuenta de que no eran las únicas allí, un hombre y un ser de enormes alas estaban a su alrededor, habían dicho algo también pero no les presto la mas mínima atención, y además otros dos sujetos parecían aun dormidos por la orilla del mismo rio..........

avatar
Bastian

Mensajes : 135
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Inuwel el Lun Jun 13, 2011 8:59 pm

Jacob llevaba días corriendo, se sentía feliz, estaba poniendo a prueba su resistencia, desde la noche anterior había decidido permanecer en su forma lupus hasta la noche siguiente. Y aún no había regresado, se sentía mejor que nunca, se sentía en armonía con la naturaleza. A Jacob le encantaba esa forma, había entrenado en ella desde que aprendió a transformarse, la usaba siempre por una razón simple, convertir sus defectos en puntos fuertes, Jacob era único, su forma lupus era mucho mayor que la del resto, de dos metros aproximadamente, lo cual era un defecto, pues no se podía camuflar bajo la apariencia de un simple lobo. Pero Jacob había practicado durante todo ese tiempo, aprovechando ese defecto, no se podría camuflar, pero gracias a esa forma su fuerza era mayor, era capaz de intimidar mucho mas. Y era mucho mas rápido.

Aprovechando esa ultima habilidad corría evitando las rocas y los árboles de la zona, entonces sus orejas captaron un leve sonido del agua corriendo. Sin parar de correr movió sus orejas intentando localizar la fuente del ruido... al este... viró el rumbo drásticamente, y poco después se encontró ante un río, se agazapó y bebió un poco, esa carrera le había dado sed, necesitaba reponer sus fuerzas. Tras beber largo y tendido se percató de lo bella que era esa zona, era increíblemente bonita, casi no podía creerse que existiese un sitio así, había flores en todos lados, sus aromas penetraban en la nariz suavemente, Jacob pensaba que aquello era bellísimo, pero el veía en blanco y negro, y no podía apreciar los colores... pero si hubiese podido ver en color habría quedado mas impresionado aún. Tras deleitarse con aquel paisaje se dispuso a levantarse, pero de pronto sintió un mareo... Sacó todas sus fuerzas para levantarse de nuevo, y lo consiguió, pero entonces le fallaron y callo sobre el río profundamente dormido. Mientras dormía empezó a transformarse en humano de nuevo, algo extraño, pues podía conservar su forma aun dormido, pero algo le había devuelto su aspecto humano.

Despertó al cabo de un rato, abriendo lentamente los ojos y dejando pasar a trabes de ellos un pequeño haz de luz, poco a poco se fue despejando y al final se sino suficientemente bien para poder levantarse, aunque la cabeza aún le dolía un poco, se dio cuenta de que ya no estaba en su forma lupus, se entristeció un poco, pues no había logrado su propuesta, pero se quitó esos pensamientos de la cabeza, tenia que salir de allí. Entonces una voz femenina habló. Era una elemental, y les pedía ayuda para una misión, Jacob pensó durante un momento, mientras escuchaba que otras personas aceptaban... otras personas... era cierto, en ese lugar había mas gente, dispersa. al final Jacob optó por ayudarla, era una elemental, símbolo de la naturaleza, el quería proteger la naturaleza y la ayudaría.

-... Acepto-Dijo mirando a los demás...

Habían dos humanos... y un tercero, aunque no olía como ellos, tenia mas bien olor a gato...
Y luego... un ser con alas... se fijó en este ultimo mas... le sonaba bastante su cara, entonces lo reconoció...

-¡El icarIo!-Le dijo Jacob con una sonrisa mirando al Icario, y saludándolo poniendo el mismo énfasis en la segunda I como le había corregido cuando le conoció. había estado con el en Drasnia, cuando llegaron al bosque sin animales.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Bastian el Lun Jun 13, 2011 9:01 pm

Era una hermosa mañana, y yo comenze a despertarme con los primeros rayos del alba, durante la noche había dormido cerca del lago, en un claro medianamente oculto ente los arboles que crecian cerca, desde donde estaba ya se podían ver las luciernagas adornando el agua con sus leves lucecillas, dandole el ya conocido nombre de mar de estrellas caidas al lugar, y apesar de que era un poco solitario, crecian muchas plantas utiles para mi, y me encontraba desde hace unos dias recolectando plantas y cosas utiles para mis experimentos .

Habia dormido en la tierra, asi que me dolía un poco la espalda, pero fuera de eso estaba en perfecto estado, además estaba de buen animo ya que el dia anterior había encontrado muchas hierbas que me servirian bastante en un futuro.

Pese a que busque alrededor de donde había dormido, no encontre a Baldur, asi que llevando a mis labios mis dedos, di un gran silbido para llamar a mi animal, mientras esperaba a mi perro, me acerque al rio, y al acercarme las luciernagas se alejaron del agua, dando espacio para que yo pudiera agacharme ante esta, recogí un poco de la fria agua entre mis manos y la llevé a mi cara, limpiandola con el movimiento de mis manos, repeti el proceso para limpiar mis brazos.

me seque un poco usando la capucha, y acecandome a un arbol, me sente debajo de la sombra de este, y desde mi morral comenze a buscar las cosas que habia recojido y mi libro, y empeze a hacer recuento de que tenía y en que podía usarlo.

en esto, me llamo la atencion los suaves pasos de algo, y de improviso algo me lamio la cara, yo retire la cabeza un poco, para que Baldur no lamiera mis ojos o mi boca, y con un movimeinto de mi mano, retire la cabeza del animal para que dejara de lamerme.

-basta, basta... hola baldur, ¿donde estabas eh?- a lo cual el perro, parecio contestar con un ladrido, como diciendome "por ahy" , -a veces llego a pensar que sabes hablar-.

Seguí haciendo el inventario de lo que tenía, cuando... comenze a adormilarme, sabía que habia dormido casi toda la noche, asi que no tenía razon para tener sueño, guarde las cosas con las que estaba trabajando y me heche mas agua del lago en mi cara , para tratar de no dormir, pero finalmente sucumbi ante este, recostandome bajo el tronco de un arbol, me dormí.

Perdí la nocion del tiempo, y desperte a una hora y en un lugar desconocidos, aunque parecía que no me habia movido muy lejos de donde había estado antes de caer ante el sueño, mire a mi alrededor, buscando la dulce voz que me acababa de despertar, segun lo que esta mujer dijo, se trataba de una elemental, y nos ofrecía una aventura, mire un poco a mi alrededor, dandome cuenta que no era el unico, asi que, acepta.

-Sera un gusto señorita-
avatar
Bastian

Mensajes : 135
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Inuwel el Lun Jun 13, 2011 9:02 pm

Bianca quedó completamente pasmada y enmudecida ante aquella aparición etérea sobre el río.
Se recogió el cabello con su mano derecha mientras que con la zurda se sacudía los ojos para cerciorarse de lo que veía no era parte de algún sueño inconcluso.
Sin embargo allí estaba. Aquella aparición se suspendía sobre el agua como si proviniese de ella. La muchacha se aproximó con cierta cautela hacia la elemental y tragando saliva se dignó a preguntarle:

-Mucho gusto en conocerle señorita Hanali-Le saludó con una leve inclinación de cabeza-Al igual que los presentes me gustaría ayudarle… Pero... ¿En qué podemos ser útiles unos simples mortales como nosotros?-Inquirió ladeando la cabeza con cierta incredulidad, si era una elemental como decía, ¿qué tipo de ayuda podría necesitar de unos simples humanos cuando seguramente sus poderos los sobrepasaba?. Aunque claro... Algunos no eran del todo humanos.

Bianca volvió la vista hacia los presentes a los cuales desde el principio pasó por alto, no porque careciera de educación, si no porque la elemental abarcó toda su atención.

-Buenos... Buenos días, soy Bianca-saludó vacilante, todavía nerviosa por la inopinada aparición de Hanali, así que solo les dedico un asentimiento a los presentes y volvió la vista hacia la elemental.

Todos habían aceptado unirse a aquella empresa sin preguntar siquiera en que consistía, la elemental curvó una ligera sonrisa y detuvo la mirada en cada uno de ellos sopesando sus rostros como si quisiera inescrutar en sus propias conciencias.

-Como les mencioné al principio, soy una elemental. Me crearon para proteger el transcurso de los ríos, los limpio de la contaminación que se crea de forma natural o por causas externas, pues lo ríos constituyen un elemento importante en el ecosistema-Inhaló aire y giró a la derecha su esbelto cuello mientras elevaba su mano apuntando uno de los árboles-¡vean a su alrededor! ¿No es hermoso?-inquirió alzando los brazos y moviéndolos de manera circular alrededor del bosque-Los árboles y toda la vegetación necesitan del agua para vivir, también los animales e incluso las personas para su uso diario.

-El problema es que como elemental no puedo interferir en las acciones humanas-mencionó clavando sus verdes iris en Bianca-Por más que dañen el río. Un elemental se crea para un propósito y no puede desviarse de él, si eso llegase a suceder pueden pasar cosas peligrosas.

-Tampoco puedo quedarme en un lugar fijo, debo viajar de río en río. Y es por eso, que aunque limpie y purifique este sector no servirá de nada si el problema es continuo-

Sus hermosas facciones se contrajeron en una mueca de angustia y de dolor, clavó la mirada entonces en uno de los árboles que estaban junto a un sendero que seguramente se había abierto hace años. Suspiró y continuó con su relato.
-Les explicaré entonces por qué necesito vuestra ayuda. La ambición conduce a que muchas personas se dañen entre ellos y también lastimen su propio ambiente. Hace unos meses un grupo de individuos, extranjeros, decidieron venir a hacer comercio en este lugar, acumulan basura de muchos pueblos y luego las vierten en este río de plata y además de cazar animales exóticos talan una excesiva cantidad de árboles.
-Pero por supuesto, no estoy en contra de los avances humanos, pero tampoco puedo permitir que dañen el río… No en estos momentos tan críticos, ¿No lo sienten?, ¡vean a su alrededor!, este bosque solía ser pequeño y frágil y de pronto, sin previo aviso a crecido con una fuerza asombrosa. Me temo que algo está detrás de este extraño avance natural-Guardó silencio momentáneamente para ver la reacción de sus invitados-Y temo también-Continuó-Que los irascibles árboles arrasen contra el pueblo pesquero por culpa de unos extranjeros que ignoran lo que hacen-
-Simplemente necesito que terminen con ellos o los hagan entrar en razón, aunque lo último lo veo más difícil pues lo intenté y no obtuve resultados positivos… en fin, tal vez se deba al hecho de ser una elemental... no lo sé. Y respecto a lo que pueden ganar… me temo que no les puedo entregar nada ya que no manejo vienes materiales, pero si puedo asegurarles el hecho de haber realizado una buena acción...
-Aunque… tal vez el pueblo costero pueda darles dinero como recompensa, me cuentan que sufren continuas amenazas y robos por parte de esa gente y de seguro se sentirán agradecidos por su ayuda... por supuesto, no les estoy obligando a aceptar, ustedes son libres de decidir, si aceptan o rechazan esta misión, solo les garantizo que les estaré eternamente agradecida-




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Bastian el Lun Jun 13, 2011 11:14 pm

Cursilerías. Eso eran sus historias, cursilerías puras. A Gibil le importaba un bledo salvar el bosque, o limpiar el río. Incluso llegó a pensar que la elemental les diría que entraran al río y recogieran la basura. Pero fingió lo mejor que pudo, aunque su cara siempre demostraba un enojo interno intentó que ahora se viera de lo más tranquila posible.

Sonrió un poco más cuando siguió hablando. Había dicho algo que para Alesth fue de lo mejor: “terminen con ellos”. Aquella elemental parecía saber que cuando algo no iba bien, las soluciones “extremistas” eran lo mejor. Y eso le agradaba; ella les había dado permiso, así que si les mataba igualmente estaría bien ante los ojos de Hanali.

-El dinero, señorita –empezó a decir- no es algo que me interese. Y no piense que me negaré a ofrecerle mi ayuda. Ya le dije una vez que no hay nada mejor que ofrecer ayuda cuando uno está en una desgracia.

Dio un paso adelante para ponerse a la altura de Bianca, como se acababa de presentar. Le tendió la mano y siguió hablando:
-Estaremos en esto hasta el final, así que lo mejor es que yo también me presente.
Luego de estrechar su mano –pues parecía que ella era la más interesada en este asunto- se giró hacia los demás y no pudo evitar mostrarse más como él era. Siempre queriendo estar al frente y dando las órdenes.

Extendió los brazos y los miró uno a uno. Parecían buenas personas; tanto que mareaba. Pero no podía hablar sin conocerlos, él mismo se estaba ofreciendo a ayudar para ganarse la simpatía de esta elemental; nada le aseguraba que todos los demás tuvieran buenas intenciones y nada más que eso.
Eran tres hombres, dos de ellos muy jóvenes y normales. El otro, de igual juventud, era más “extraño” pues no era un humano. Era uno de esos Icarios, extraña raza. A los oídos de los Alesth llegaban noticias de la inferioridad de ellos, pero igualmente les ignoraba porque no interfería en nada con sus planes ni con los de su familia.
Y aparte de Bianca, había otra mujer; una felina.

-Mi nombre es Gibil. Gibil Alesth XXIX. Vengo de tierras Latverianas, otrora fui el líder de una organización dedicada a preservar la buena vida de la raza humana. –Sonrió, eso era verdadero, aunque estaba hablando más bien del pasado, pero no importaba- Estoy en estas tierras por un viaje que me llevaría a otra organización, para extender nuestros servicios en todas partes.
avatar
Bastian

Mensajes : 135
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Daithé el Mar Jun 14, 2011 3:35 am

Esgal dejó de acariciar el fuerte pico de su compañero, y cruzando los brazos y abriendo ligeramente las alas para no aplastarlas bajo su peso, apoyó su espalda contra el árbol que tenía detrás, moviéndose al buscar una postura mas cómoda, pues el carcaj que llevaba a la espalda no ayudaba.

Miss Hanali, disculpad si sueno grosero o descortés, pero... ¿que es un elemental? ¿acaso sois un conjunto de energía o algo parecido?

Escuchó como la elemental narraba su propósito en la ¿vida? como elemental, como debía purificarla para que la vida pudiese florecer en condiciones. Cuando esta señaló al árbol, Esgal miró, y la naturaleza volvió a saturar su vista de una belleza inconmesurable. Vaya si la elemental había hecho bien su trabajo, en un agua contaminada tal despliegue de vida no podría haber existido.
Removió suavemente la tierra con las garras, impaciente por que Hanali terminase su relato. Su rostro, oculto por la capucha, fue tornándose cada vez mas serio mientras esta relataba como aquellos bandidos comenzaban a amenazar aquel frágil y hermoso equilibrio que había llevado años formándose.

Disculpad de nuevo mi impertinencia pero... ¿no sería mas fácil dejar de limpiar el río durante una temporada? Asi el asentamiento de indeseables acabarían muriendo ahogados por su propio desperdicio...

Escuchó que había mas aparte de los bandidos. Quizás si les pedian ayuda a los aldeanos del pueblecillo costero, podrían unir fuerzas para echar a los bandidos de ahí para siempre. Aunque eso sería siempre y cuando estos estuviesen de acuerdo en ayudarles.
Decidió que había que hacer algo para evitar que aquel lugar acabase siendo un yermo contaminado. Si salvarlo implicaba aliarse con desconocidos que no le inspiraban confianza ninguna... habría que hacer de tripas corazón.

Haré todo cuanto esté en mis manos por ayudarla, milady, sin esperar nada a cambio excepto salvar este hermoso lugar de la corrupción. ¿Hacia donde se encuentra ese asentamiento de indeseables?

Decidió entonces presentarse a los que serían sus compañeros en aquella misión. Les dirigió un rápido vistazo a cada uno. Había una mujer que parecía tan ansiosa como el por entrar en acción, un extraño hombre cuya pinta no le gustaba, otra mujer con... ¿orejas de gato?, un hombre no demasiado alto y por ultimo lugar... otra vez el (¿licántropo era la palabra que buscaba?) extraño ser que se podía transformar a su antojo. ¿Acaso le perseguía allá a donde iba?

Saludos, que los vientos os guarden. Mi nombre es... Esgal -lo pronunció como si le doliese decir esa palabra- y parece
ser que estamos juntos en esto. Solo soy un alma que vaga por todos los reinos buscando algo de consuelo para el tormento que me atenaza...
avatar
Daithé

Mensajes : 72
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Inuwel el Mar Jun 14, 2011 3:36 am

...Al parecer la elemental los quería usar de soldados... si no hubiese sido porque Jacob se consideraba un defensor de la naturaleza se habría negado rotundamente, pero había que proteger ese lugar, y si alguien era lo bastante estupido de dañar paisajes así, se merecía un castigo. Dijo que no les podía pagar, pero que tal vez el pueblo costero les diese algo, pues también les perjudicaban a ellos.

-Señora Hanali, la recompensa no es nada preservar la naturaleza, y espacios tan bellos como lo es este es, para mi, suficiente recompensa, mis colmillos y garras están con usted.-Dijo Jacob con tremenda cortesía.

Tras explicarles la situación la gente empezó a presentarse, la humana se llamaba Bianca, uno de los humanos, el cual parecía ser miembro de una organización se llamaba Gibil, y Esgal, el icario también se presento... Pero... le ignoró... ¿Por que lo hacia? Jacob sintió la sangre hervir en su interior, se acercó mas a el y le habló cara a cara.

-Esgal, es de mala educación no devolver los saludos, sobre todo si ya conoces a la persona en cuestión ¿Acaso no te acuerdas de Drasnia?-Le dijo Jacob con una mirada feroz.

Jacob no e enfadaba porque Esgal no le hablase, si no porque consideraba que la razón era su raza, recordaba como se sorprendió al ver su transformación en los bosques, furioso por este motivo Jacob retrocedió unos pasos, sin apartar la vista de Esgal y se volvió a transformar, si Esgal pretendía ofenderle lo había conseguido, si repetía una acción similar contra se arrepentiría de haberlo echo, si algo estimaba Jacob en su vida era su orgullo, y no estaba dispuesto a que nadie lo pisotease, ni siquiera un "amigo".
Gruñó a Esgal furioso y volvió donde había despertado, entre las raíces de un árbol, esperando a los demás.




http://www.cuentosdenoreth.net/t159-inuwel-y-la-luna-orgullosa-es-aplaudida-por-aullidos

Gracias Jose n-n
Spoiler:


La última Garra Gris

Spoiler:
[/center]
avatar
Inuwel
Belleza letal

Mensajes : 470
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gotas negras de agua dulce

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 9. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.