Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reunión en sueños [Partida Publica]
Hoy a las 1:15 am por Skurk Äsping

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 8:32 pm por Atlas y Axis

» [Evento] El Cuestionario Diario
Ayer a las 3:20 pm por Alegorn

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 5:59 am por Niris

» [Off , reglas y reclutamiento] Reunión en sueños
Sáb Ene 20, 2018 9:47 pm por Jan Egiz

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Sáb Ene 20, 2018 4:16 am por Strindgaard

» Creación de reglas estandarizadas para las resurrecciones de personajes
Jue Ene 18, 2018 7:41 pm por Señorita X

» Reglas de Resurrecciones
Jue Ene 18, 2018 7:36 pm por Staff de Noreth

» Un error a la vez [Libre]
Jue Ene 18, 2018 3:28 am por Jan Egiz

» Escucha el Llamado de los Caídos.
Miér Ene 17, 2018 4:16 am por Strindgaard

» Maleficarum [Solitaria +18]
Vie Ene 12, 2018 8:09 am por Lujuria

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Ene 11, 2018 2:55 am por Almena

» Sistema de corrección de partidas por pares
Miér Ene 10, 2018 1:33 pm por Strindgaard

» El cofre maldito [Privada con Masterización]
Lun Ene 08, 2018 8:29 pm por Vanidad

» Reglas de Noreth
Lun Ene 08, 2018 7:38 pm por Rectina Pomoviejo




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Relatos Salvajes.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Relatos Salvajes.

Mensaje por Sotét el Vie Jul 14, 2017 4:23 pm

I. Relatos Salvajes.


Spoiler:

Tal vez habría que rastrearse
por el olor
o con los ojos cerrados
o con la mente en cero
o
simplemente no buscar.
Sino dejar que nos encuentren.

-“Alonisos” Gabriel Armand



Por el título se pudiera contar una infinidad de historias de acción, aventura, expediciones peligrosas a profundas selvas, viajes a templos ocultos e incluso cacerías de animales exóticos y legendarios; pero todo esto mejor se lo dejamos a lo que viven de ese oficio, esos valientes hombres que simplemente buscan demasiada acción y adrenalina pero que solo consiguen tener las bolas en la garganta cuando encaran un hecho, que en desafortunados casos los superan y amenazan con acabar con la existencia de todo lo que conocen, sus vida.

Pues bien, sabiendo que esto no es una aventura épica, ¿Qué otra cosa nos podemos imaginar que se asemeje al título? ¿Alguna historia sobre un animal mítico y misterioso? ¿Una historia de suspenso en la selva? o tal vez y solo tal vez pudiera ser la historia contada por un animal… Pues no hay de otra, es la absoluta y pura verdad la que les cuento en este momento. Esta historia es contada por un animal o algo así… Nunca se supo exactamente que era ella, pero sí les aseguro que no era humana.

Una vez contada esta historia nos podemos remontar a los hechos que desencadenaron una serie de actos totalmente desacordes con la vida de nuestros protagonistas

-¿Pero de quién coño hablas? -Dijo un niño que incitó a la gente a realizar la misma pregunta.

-¡Calmados y callados! Que ninguno está pagando y me imagino que si están aquí es porque no tienen algo mejor que hacer con vuestras vida. -Respondió un alegre y gordo trovador que tenía un bigote largo, negro y puntiagudo. Era curioso, pues poseía una brillante calvicie; encima de su labio era, a primera vista, la única zona de su cuerpo que albergaba cabello.

-¡Pero cuenta de una vez! -Gritó una anciana a lo lejos.

-¡Cállate madre! Te he contado la historia mil veces y nunca la recuerdas, ¡Anda a dormir que ya es tarde! -Gritaba el trovador perdiendo su voz armoniosa y melódica por una más sarcástica y poco más agresiva. -...Ajam. Disculpen, mi madre es una bruja que perdió la memoria y su escoba. -La gente reía con el chiste.

-¡Te estoy oyendo, Figuerardo! -Volvió la anciana.

-¡YA MUERETE MAMÁ! -Respondió el hombre. -Bien… En qué estaba… ¡Ah sí! Los protagonista, pues bien, son dos aunque ustedes decidirán si son 3, pero yo pude contar 4. ¡Así que ya contando hasta 5 que empiece la función!



-/-/-

Pitch se había encontrado con un grupo de artista nómadas de Erinimar que iban a atravesar el bosque de Physis. Hablaban y reían de sus actuaciones en el pasado con respecto a su lugar de destino: las montañas de Keyback. Contaban que las personas de esas montañas parecieran tener la boca congelada y pegada pues difícilmente se reían, seguramente el frío les heló el corazón y las ganas de sonreír, pero estos singulares jóvenes le contaban a Pitch el secreto que tenían.

-Tu solo invita un trago, haz una obra cruel con respecto a alguien o una crítica satírica y te aseguro que por lo menos una sonrisa te darán. Además, nunca te presentes en una plaza pues el frío los mantiene o en sus casas o en las tabernas, así que sinceramente si quieres un poco de caridad artística vente con nosotros. -Le contaba un sujeto que lo había oído haciendo un extraño monólogo en el carro en el que viajaban.

Pitch había cambiado su apariencia, aún conservaba su pelo un poco largo pero la barba y el bigote ya no eran poblados ni descuidados. Su contextura era la de un hombre fornido y además la capa le daba una presencia bastante juvenil e intimidante. Su pantalón un poco roto y sus botas llenas de barro daban la clara idea de que no era un hombre de gran fortuna, más bien indicaban que era un trotamundos.

Caído ya el manto oscuro de un cielo nocturno sin luna ni estrellas, la caravana de artistas dormía plácidamente a las afueras del bosque. Por la mañana se adentrarían en la profundidad del bosque por un camino más “rápido y seguro” hacia la primera pueblo. Pitch yacía acostado mirando unas nubes de color rosado, preguntándose si era algún efecto óptico del lugar en el que estaba o indicio de alguna etapa climática en específico; cayendo lentamente en el sueño por no encontrar una respuesta a su pregunta unas ganas salvajes de orinar lo asaltaron, haciendo que sus ojos se abrieran de súbito ante el cielo. Trató de levantarse con cuidado de no despertar a nadie pues la carreta era pequeña y todos dormían de forma incómoda pero profunda, decidió saltar a un hombre que dormía en todo el borde de la parte trasera de la carreta y un tropiezo torpe con su capa le dió un aterrizaje terrible en el suelo, lastimando su mejilla con un rasguño que pintaba su mejilla de sangre sin que el se diera cuenta.

-Maldición… Estúpida capa. Si claro, me da reflejos ágiles y no puedo saltar bien desde una carreta -Decía mientras se ponía de pie, la sensación de caída lo hizo olvidar por un momento sus ganas de ir al baño, que regresaron cual bumeran. -Joder, ¿Pero es que acaso bebí tanta agua? -Se terminó de sacudir la tierra, disponiéndose rápidamente a caminar hacia el árbol más próximo. Se acercó y en cuanto apenas estuvo a escasos 2 metros escuchaba voces jadeantes y gimientes, procedió con cautela y para su sorpresa era la hija del maestro de ceremonias fornicando con el gordo chofer del carruaje…



-/-/-

-¡Di la verdad, Figuerardo! ¡Era tu hija y no la de un maestro de ceremonias! No me queda duda sabiendo lo zorra que era la madre… -Gritó la anciana.

-¡Le doy 1 kull de oro a la persona que lance a esa vieja al río después de terminar la historia!- Respondió mientras todos se ofrecían al ver la moneda de oro elevada por la mano del trovador.

-/-/-



“Bueno, me tocará mear en otro lado” Dijo Pitch en su mente al darse cuenta de que no los había interrumpido y al parecer el gordo estaba en la laboriosa faena de satisfacer a la mujer, pues el vapor sudoroso y sus caras fatigadas de tanto éxtasis daban a entender eso. “Que pocos hombres así hay en este mundo, cuando el cabrón termine y lleguemos al pueblo le doy una cerveza de recompensa.”

El árbol más cercano estaba justo a la entrada al bosque, cual perro callejero comenzó a orinar entre las raíces suspirando de alivio. De pronto, por el rabo de su ojo Pitch notó como una luz blanca pasó por su lado a una velocidad casi imperceptible que lo hizo pegar un brinco, orinandose la punta de una de las botas. “Genial… Ahora dirán que me meé encima” Al terminar y ya sacudiendo su miembro se dispuso a dar media vuelta de regreso cuando una especie de fuego azul surgió de entre los árboles. Pitch la observaba con detenimiento y se preguntaba qué era, se acercó lo más que pudo y una mano con hojas lo asalto por detrás, tapándole la boca y adormeciéndolo al instante, lo último que pudo recordar era su cuerpo siendo llevado por unas ramas, a un lado de la luz de fuego azul.



OffRol:
Pues nada, esto es lo mejor que se me ocurrió XD. Hasta donde narro fuí secuestrado por un fueguito azul (whisp) y un árbol. Puedes narrar lo que te plazca y de la forma que quieras, la idea es construir juntos una historia dentro del bosque de physis. No es necesario un texto super largo o que respondas de un día para otro, si tienes dudas puedes mandarme un MP o me cazas por la cb. Espero te guste y por lo menos te saque una sonrisa  Very Happy


Última edición por Gula el Miér Jul 26, 2017 11:39 pm, editado 1 vez


 Humano(color=#ff9900) - Pensamiento en cursiva

I will kill you so hard. You will die to death... ¡Invitado!

avatar
Sotét

Mensajes : 169
Edad : 21
Link a Ficha y Cronología : Sotét
Litterae Acetabula

Nivel : 3
Experiencia : 555/1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Relatos Salvajes.

Mensaje por Arete el Lun Jul 17, 2017 2:54 pm



-/-/-

- ¿Y esa esfera voladora azul era un espíritu? ¿Te habló? ¿Qué pasó? Cuenta cuenta. - Le presionó un chico situado en la primera fila que parecía estar demasiado atento a los relatos fabulosos del trovador. ¿Hasta qué punto se lo estaría creyendo todo? Y una más importante pregunta ¿hasta qué punto sería rea la historia?

-Tranquilo muchacho, cada cosa a su tiempo. - Le respondió el trovador con parsimonia, haciendo una pausa para beber un trago de algún líquido sospechoso que tenía dentro de una jarra. Luego prosiguió con el fantástico relato.

-/-/-


Volviendo al tema, Pitch, nuestro protagonista, había sido secuestrado por un fuego fatuo de color azulado y por un árbol. Se habían oído historias que en bosques, como en el que la carreta había decidido parar esa noche, los hombres eran secuestrados por magníficas criaturas como las que os estoy narrando.

Cuando nuestro protagonista se despertó, se encontró atado a una roca. Estaba todo oscuro aún, por lo que supuso que aún estaba o en la noche de la meada infortunada, o en la noche siguiente. "¿Porque siempre me pasan cosas así a mi? Yo solo quería mear tranquilo" Pensó para sus adentros, maldiciendo su suerte. Pero de repente algo magnífico se oyó en la lejanía. Eran unos cánticos ancestrales, unas voces profundas y magníficas que llenaban el aire de misterio.

"¿Pero qué coño es eso?" Pensó Pitch con los pelos de punta. Un airecillo con aroma a madrugada le llegó, haciendo que a los cánticos se le sumaran el rumor de las hojas de los árboles. Eso no le gustaba, tenía toda la pinta a ser un aquelarre de brujas, pero que él supiese, esas no cantaban con voces angelicales. La otra teoría que le venía en mente era que se trataba de espíritus.

Los cantantes provenían de todos lados, pero a la vez des de ninguno. No podía ver nada, apenas distinguía la propia silueta de sus manos. Estaba solo en el bosque, pero estaba convencido que la música tenía que salir de algún lugar. No podía ser que fueran los árboles lo que cantaran... ¿O sí?

-/-/-

-¡Mentiroso! ¿Como puede ser que los árboles canten? Esto no puede ser real. - Gritó otro de los niños a pleno pulmón. El muchacho se levantó todo indignado, pensando que todo lo que el calvo les estaba contando era falso.

-Si no quieres quedarte a oír la historia, lo entiendo, pero como me vuelvas a interrumpir voy a hacer de tu piel un bolso, así que o te marchas, o te callas. - Le dijo el narrador al niño. Se notaba la sinceridad en sus palabras. Después de la amenaza del trovador, el niño volvió a sentarse en el suelo y bajó la cabeza avergonzado. - ¿Por dónde íbamos? Ah sí. Los cantos. - Se frotó el bigote con parsimonia y siguió contando.

-/-/-

Pitch estaba realmente aterrado. Estaba en un bosque más oscuro que la gola de un lobo, solo, y se oían cánticos casi angelicales por todo el bosque, sin que nadie estubiese cantando, como si los propios árboles cantasen.

Reunió todo el valor que pudo y preguntó: - ¿Quién anda por aquí? Que de la cara. - Pero no obtuvo respuesta alguna. Lo cantos siguieron a su bola, sin una letra clara y concreta, simplemente eran susurros llevados por el viento, el mismo viento que erizaba cada centímetro de piel de nuestro amigo. - Por favor, que alguien me ayude. - Imploró Pitch, con la esperanza que alguien pudiese oírlo.

Y cuando ya toda esperanza estaba perdida, una silueta se acercó a él des de delante, sin decir nada. Solo andando por el suelo pero sin causar ningún ruido de sus pasos. Mimetizándose perfectamente con el entorno. Pitch se puso alerta al ver la silueta en la oscuridad y se esperó lo peor.


Última edición por Arete el Jue Jul 27, 2017 3:21 pm, editado 2 veces
avatar
Arete

Mensajes : 24
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Arete

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Relatos Salvajes.

Mensaje por Sotét el Jue Jul 27, 2017 12:24 am

II. Juego de Sombras

-/-/-


-¡Brrrrrrugh! -Eructó fuerte, sonora y estruendosamente el trovador para luego resoplar y sacudir la cara pensó “Esto si es ron de verdad, hasta un pirata caería ebrio al beber esto”

-Ya veo de donde está inventando la historia. -Dijo alguien del público en tono sarcástico haciendo alusión al hedor de licor que salió  de la boca del panzón bigotudo. -Si, seguramente se emborracha y se inventa todo.

-Mejor vámonos de aquí. Vámonos a jugar. -Dijeron los niños. Era una carpa amplia, tenía un mástil de caoba que la sostenía desde el centro de lo que parecía ser una arena. Tenía todo el aspecto de ser un circo pero tenía detalles característicos y diferentes: un escenario, una pequeña tarima de madera con un telón hecho de retazos cocidos y una vulgar pintura de color blanco de dos máscaras características de aquel oficio, una triste y la otra sonriente. Aunque el telón hoy estaba abajo y los artistas yacían en el público o ebrios en algún bar (tal vez en la cama con alguna musa de piel sedosa y labios juguetones)... Pero el mástil estaba rodeado de barriles, si, barriles en los cuales gordo estaba sentado con su jarra mirando a los niño sentados en el suelo frente a él y la gente en bancos escalonados de madera que rechinaban con el movimiento, provocado por la incomodidad y dureza de los mismos.

En la parte de arriba estaban sentadas las personas con ropas un poco más limpias y elegantes, abajo estaba la plebe y los pueblerinos.

-Yo me largo, mañana tengo que trabajar y una historia inventada por un borracho no vale un buen sueño. -La gente se retiraba y pedía permiso, a veces pisaban a los demás.

-Si, tienes razón… Aunque Pitch creyó que era un sueño… Y bueno, jejeje. -Soltó una risilla mirando al suelo. -Yo estaba en la carreta esa noche, y la historia que el conto es tan digna de mención como la odisea que emprendan los paladines a tierras paganas e infestadas de demonios. Así que la historia continúa, allá ustedes si no quieren oír el resto… -El trovador había dado  en el clavo, los que se paraban y marchaban se sentaron nuevamente, los niños regresaron con otros de sus mismas edades. -Asi me gusta, asi me gusta…

-¡¿Te gusta que la gente te vea?! ¡Eres un pervertido Figuerardo! Saliste igual que tu padre... -Gritaba la anciana mientras la gente reía.
-¡Por lo menos no me gustan los cerdos, madre! -Respondió el gordo con un tono burlesco


-/-/-



Pitch despertó somnoliente y creyendo aún soñar con dulces praderas de trigo, doradas,  brillantes como el cabello de la mujer que amó. Esa fiera indomable de risas juguetonas y miradas conspiradoras que lo hacían temblar de pies a cabeza. Solo existe una mujer para cada hombre, solo una con el poder de hacerlo sentir como un dios, que lo puede todo y tiene el mundo en sus manos. Las mujeres son el espécimen más mítico y enigmático de cada raza, curiosas a su manera, únicas en apariencia y tormentosas como ellas solas, si fueran las dueñas del mundo solo tendríamos dos destinos: Guerra total o paz absoluta. Heraldas de las emociones desbordantes  y de pasiones más ardiente que las llamas del sol. Así y mucho más era la mujer de los sueños de Pitch, y aunque él sabía que ella no volvería le alegraba poder recordarla aún de forma agradable. “Las mujeres son muchas cosas Pitch, pero solo te pueden hacer crecer o llevarte a la total ruina” recordaba él en su cabeza aquella frase del pasado…

Abrió los ojos y una inmensa oscuridad le molestó por un momento, pestañeó varias veces pero no lograba deducir si tenía o no los ojos cerrados se trató de levantar pero una fuerza lo ataba a pared o piedra. Moviéndose un poco pudo comprobar que había sido atado a una piedra con los brazos hacia abajo. “Vale… Me secuestró un árbol por estar mostrando el pito a una luz azul mientras orinaba. ¿Tan delicado es el mundo? Ahora seguro me torturaran mientras esa extraña melodía que no sé donde coño proviene suena… No estaría mal la música y las sogas si hubiera una chica y algo vino. Tu sabes, esas prácticas que haces con unas velas y obligas a una niña mala a llamarte “Mi amo o mi señor”. Suspiró brevemente. “¿Hace cuanto no azoto con el látigo de orinar? Seguramente…”  Pero dentro de si, Pitch no podía ignorar totalmente aquel sonido que provenía de los árboles.

Pero no pasó mucho hasta que Pitch comenzó a pedir ayuda a gritos, sabía que una situación como esa lo hacía presa de cualquier alimaña nocturna. Además los cantos de los árboles lo tenían estresado. Pudo notar que había alguien ahí, jugando en las sombras, acechando cual lobo que ya tiene su presa y esa sensación no era para nada agradable. No oía pasos, pero sabía bien que algo o alguien estaba ahí. Lentamente se sacudió para liberarse pero no lo lograba. La silueta acechante se acercaba cada vez más, haciendo que su corazón palpitara con desenfreno, aturdido por el sonido, estresado por no ver más que oscuridad; Pitch decidió cerrar los ojos y esperar a que la silueta desapareciera, no seguiría viendo a la silueta de la incertidumbre.

-¡Sé que estás ahí! Y sea lo que sea que me vayas a hacer, te pido que me respondas: ¿Por que yo? ¿Por qué ahora? ¿Cómo puedo evitar el destino, en caso de que sea tortuoso, que tienes para mi? -Decía con la voz un poco quejumbrosa y la garganta seca a medida que apretaba sus párpados con fuerza y el corazón le palpitaba con tal fuerza que parecía que rompería en cualquier momento las sogas que lo ataban.


 Humano(color=#ff9900) - Pensamiento en cursiva

I will kill you so hard. You will die to death... ¡Invitado!

avatar
Sotét

Mensajes : 169
Edad : 21
Link a Ficha y Cronología : Sotét
Litterae Acetabula

Nivel : 3
Experiencia : 555/1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Relatos Salvajes.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.