Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Un Zarpazo en la Tormenta.
por Ayanne Ayer a las 1:51 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Jue Mayo 23, 2019 8:01 pm

» Las desventuras de los bienaventurados (con Kasumi) [En construcción]
por Skam Miér Mayo 22, 2019 11:25 pm

» Junglas de Lustria
por Strindgaard Dom Mayo 19, 2019 5:37 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Amelie Winter Dom Mayo 19, 2019 1:40 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Vie Mayo 17, 2019 3:34 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Vie Mayo 17, 2019 12:18 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Vie Mayo 17, 2019 3:54 am

» Encuentro desafortunado
por Shirei Jue Mayo 16, 2019 3:23 am

» Reglas de Noreth
por Adorno Azurbanipal Dom Mayo 12, 2019 3:03 am



Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 SiUh6o7
Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 KRfbrcG
Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 9fBXn98

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Jan Egiz el Jue Ago 03, 2017 9:45 am

Sonrió. Jan comenzó a sentir que ella ya no lo sentía una amenaza, y eso, de algún modo, le hacía feliz. El contacto humano era, con frecuencia, muchísimo más reconfortante que el de Mak, el cual a veces incluso llegaba a ser tedioso. O sería porque aún no terminaba de acostumbrarse a la voz de la criatura en su mente.  Aunque, en ese momento, se sentía como él. Ignorante del mundo que lo rodea, ignorante de sus capacidades y motivos de existir. ¿De qué estaba hablando ella? ¿Invocadores antiguos? ¿Papiros? ¿Una tal quién? ¿De qué iba todo esto?

¿Acaso ese era el conocimiento que con tanto recelo custodiaba Lashrael? ¿Lo estaría protegiendo de... algo? No le quitó la mirada de encima mientras estaba sumido en sus pensamientos. Quizá la chica no era peligrosa, pero traía peligro. Algo en su voz dubitativa causaba comezón en la curiosidad de Jan, y la irritante voz de Mak insinuándole que estaba loca no ayudaba en lo absoluto.

Lashrael. Una punzada de dolor cruzó su corazón, y esto no era a causa del pacto. El pacto no hacía estas cosas, se resumía a un dolor físico, y esto iba más allá.

Ella pronto había borrado la sonrisa y parecía estar ansiosa. Demonios. La chica también estaba sumida en sus propios pensamientos, y no la podía culpar. A él le asechaba la culpabilidad, y había aprendido que aquello era algo común, pero la inestabilidad de ella parecía ir más allá. ¿Alguien la estaba persiguiendo?

Si era así, Jan la protegería. Por caballerosidad o por interés, aún no lo sabía, pero lo haría.

Suspiró con alivio, sonrió y se acercó. ¿Acaso estaba hablando otra vez con lo que sea que fuere, y se había calmado por ello?

Me llamo Kaila. —Le tendió la mano, la cual tomó sin dilación, y de la manera más delicada que se podría. Como si estuviera tomando el pétalo de una flor sin intención alguna de dañarlo.- Y también soy invocadora.

Vaya que eso respondía la pregunta. Hablaba con su invocación. Eso era claro ahora. El elfo asintió para dejar que siguiera hablando. Ya luego se presentaría y, como no podría ser de otra forma, presentaría a su impetuoso amigo.

Necesito encontrar invocadores porque...hmmm... cómo explicarlo.... Verás... hay...hmmm ¿seres? ¿personas? No estoy muy segura de lo que son, pero mataron a un viejo amigo que era invocador y a su mujer...hmmm... ¡Liliam!. Liliam era una antigua invocadora, muy poderosa por lo que he podido leer, pero lo que sé no es suficiente. Ese grupo de seres parece estar dándome... ¿caza?. El caso es que necesito saber por qué los mataron y... parece ser que eso ocurrió aquí... ¿me he explicado?

No. —dijo Mak con recelo en la mente del chico

Para nada. —respondió él, aunque de seguro no sería la respuesta que le daría a ella.

No estaba alejado de la realidad. ¡La perseguían! Y no solo eso, los estaba investigando. Tenía un propósito. Un propósito al cual Jan estaba dispuesto a ayudar a cumplir, porque, ¿Por qué no?

Ni se te ocurra.

No demasiado. —no mintió para no ganarse una marca. — Pero luego me podrás explicar con más calma.

Jan...

Soy Jan.

Preséntate

Ni hablar.

¡Vamos, Mak!

No.

Definitivamente, Mak era un niño. No se presentaría a menos que Jan lo invocase a la fuerza, y no estaba del todo seguro de querer hacer eso en una ciudad con tanta gente. Él no era precisamente... Normal.

Y mi invocación es demasiado malcriada como para presentarse.

¡No lo soy! —dijo en voz alta con un tono grave, sepulcral, y a la vez amistoso. Como si un niño tuviese la voz de un adulto. Provenía de detrás de la máscara, y fueron los mismos labios de Jan quienes pronunciaron aquellas palabras.

Él es Mak —afirmó, satisfecho consigo mismo.— ¿En qué podemos ayudarte?

Puedes. —dijo una vez más la criatura para sus adentros.


Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 ClatXQs
♦️  ♦️  ♦️
♦Ficha♦
Habla  Mak (#99cc99) Jan (#ff9900)
Piensa  
Mak (#999cc) 
Jan(#ff4732)

Jan Egiz
Jan Egiz

Mensajes : 28
Link a Ficha y Cronología :
El Ancla de la Bestia
El chico de la máscara se fue de paseo

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Kaila el Sáb Ago 05, 2017 1:35 pm

No pude evitar dar un salto hacia atrás de pura sorpresa cuando la voz de Jan cambió tan drásticamente para dejar paso a la voz de su invocación, Mak.

Sin poderlo evitar, sonrío asombrada. Hay tantas cosas en el mundo de la invocación que se me escapan que no puedo evitar sentirme como una niña pequeña que tontea con magia oscura. ¿Por qué Kabus no me había contado que las invocaciones podían...hmmm... tomar el control de su invocador?

- Sería tan maravilloso poder hacer eso contigo.- replicó Kabus, enfadado.
- Tienes tanto que enseñarme y te niegas a ello....- digo en voz baja, apenada y, para que mentir, algo decepcionada.

Miro a Jan sonriendo, aunque no es a él a quien quiero sonreír, no exactamente. Probablemente, su invocación esté desconfiando tanto de mí como Kabus de ellos. Es normal, conozco la impresión que doy. Parece que estoy loca y, para mas inri, me estoy metiendo en la boca del lobo intentando seguirle la pista a la maldita Hermandad Roja.

- No creo que tu invocación sea malcriada.- sonrío intentando escudriñar tras las rendijas de los ojos.- Simplemente no termina de fiarse de mí, ¿me equivoco, Mak?.

Empiezo a caminar por la calle, esta vez más tranquila, más que nada para no quedarnos demasiado tiempo parados en el mismo sitio. Quizás molestáramos a los vecinos o Tristán nos encontrara o simplemente alguien intentara atracarnos. Había demasiada gente en aquella maldita ciudad como para quedarse hablando tranquilamente en una de sus calles. Por muy estrecha, sucia y solitaria que pareciera.

- Mi hmm... invocación principal se llama Kabus. Lo invocaría si no estuviéramos tan... enemistados últimamente. Y creedme, él si que es un malcriado.- me río un poco, por lo bajo, y sonrío satisfecha cuando escucho bufar a Kabus.- Pero él no puede hablar por mis labios, solo yo lo oigo.

De repente, me acuerdo de mi huargo. Podía invocarlo a él. Vale que tenía un pequeño afán por devorar, pero quizás, con práctica, pudiera convertirlo en algo más que una máquina de descuartizar. Sé que su fondo no es malo, pero se deja llevar demasiado por sus instintos.

Sonriendo y mientras camino, clavo mis uñas en la palma de la mano, dejando que el leve rasguño ensangrentado manche la marca del huargo.

- Pero puedo presentarte a mi amigo de cuatro patas. No os lo toméis a mal, le encanta descuartizar, pero no os hará daño.

En ese momento, frente a nosotros, a unos 7 metros, aparece un gran lobo de pelaje blanco, con el pelo erizado y gruñendo, haciendo chasquear sus grandes mandíbulas. En cuestión de un segundo, tensa sus músculos y se lanza a por nosotros, decidido a acabar con Jan.

Con tranquilidad, me coloco frente a Jan en el momento en el que el huargo salta para caer sobre él, con las mandíbulas abiertas y, con una sonrisa de disculpa, lo hago desaparecer, dejando tras él una tenue cortina de humo blanco y casi brillante. Sin poderlo evitar, sonrío ante la reacción de Jan. Quizás esta no fuera la forma más adecuada de ganarme la confianza de su invocación.

- No me parece bien pediros demasiada ayuda, no creo que en lo que me estoy metiendo sea lo más seguro del mundo, pero tampoco puedo obviar que necesito ayuda.- saco el libro que le robé a Dorm de mi bolsa y lo levanto hasta la altura de mi cara.- Aquí está mejor explicado aquello que busco, y prometo explicártelo mejor con algo de comida por delante. Puedes leerlo mientras yo actúo en aquella taberna de antes.- suspiro algo abatida, no puedo evitar pensar que todo esto me supera, y no contar con la ayuda de Kabus me entristece más de lo que dejo ver.- Solo necesito información, no quiero enfrentarme a nadie, al menos no por ahora.

Fijo la mirada en mis pies, algo pensativa, dejando que mi mente divague entre los pocos recuerdos que tengo, enlazando las historias con los recuerdos reales y, sin darme cuenta, buscando a Rhyddid en algún recoveco de mi mente, sin llegar a encontrarlo. Entonces caigo en algo que minutos antes me había tenido preocupada. Las marcas de Jan. ¿Dónde las tendría?

- Oye... quizás no debería preguntarlo, pero... ¿y tus marcas?.- lo miro con el ceño fruncido, claramente curiosa por la respuesta. Si su invocación parecía tan distinta a Kabus, quizás las marcas también fueran distintas a las mías.


Kabus habla  
Pensamiento Kabus audible para Kaila


Kaila habla
Pensamiento Kaila

Kaila
Kaila

Mensajes : 100
Link a Ficha y Cronología : Kaila

Nivel : 1
Experiencia : 340 / 500

Volver arriba Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Jan Egiz el Jue Ago 17, 2017 12:20 am

Jan contuvo la risa al ver el brinco de la chica, Kaila. Esbozó una sonrisa mientras intentaba ver tras la máscara. ¡No se daba por vencida! 

¿Es más extraño tener dos voces a hablar sola?

No creo que tu invocación sea malcriada. Simplemente no termina de fiarse de mí, ¿me equivoco, Mak?.

¿Fiarse? —Esta vez no se contuvo, dejó salir una carcajada mientras su invocación gruñía en su mente, y era una suerte que la máscara estuviera bien sujetada, porque de seguro se caería cuando él se dobló de la risa— Mak se fiaría del bandido más buscado si le hiciera ojitos. Solo cree que eres rara.

Casi pudo ver a Mak cruzando sus cuatro brazos y poniendo cara (más o menos) de desaprobación. Kaila comenzó a andar y Jan la siguió al mismo paso. No sabía si estaba siguiendo una dirección en particular, pero a él tampoco le parecía buena idea quedarse en un mismo sitio si alguien la perseguía.

Mi hmm... invocación principal se llama Kabus. Lo invocaría si no estuviéramos tan... enemistados últimamente. Y creedme, él si que es un malcriado. Pero él no puede hablar por mis labios, solo yo lo oigo.

¡Pobresillo!

Vaya que eso es una suerte.

Dijeron al unísono, remontando la voz sepulcral de Mak sobre la suave voz de Jan, haciendo las palabras a penas entendibles. Era muy contraproducente no saber cuándo Mak tomaría control de su boca para comunicarse, aunque por fortuna, no lo hacía muy a menudo.

Pero puedo presentarte a mi amigo de cuatro patas. No os lo toméis a mal, le encanta descuartizar, pero no os hará daño.

¡No os hará daño! Aquella bestia había salido corriendo con tal ferocidad que Jan no tuvo otra reacción que dar un salto hacia atrás, e incluso las marcas de Mak le habían comenzado a molestar en señal de que pronto saldría. Pero no fue necesario; cuando el lobo estuvo suficientemente cerca, Kaila se atravesó en su trayecto y lo hizo desaparecer. ¡¿Qué demonios estaba mal con ella?! Jan consideró por un momento invocar la parvada solo para molestarla, pero descartó la idea. Él era un caballero, y no aún no se quitaba de la mente que debía aprender a controlar mejor las polillas, con lo monas que eran.

No me parece bien pediros demasiada ayuda, no creo que en lo que me estoy metiendo sea lo más seguro del mundo, pero tampoco puedo obviar que necesito ayuda.—Le mostró un libro, que Jan vio con una ceja arqueada.— Aquí está mejor explicado aquello que busco, y prometo explicártelo mejor con algo de comida por delante. Puedes leerlo mientras yo actúo en aquella taberna de antes. Solo necesito información, no quiero enfrentarme a nadie, al menos no por ahora.

La sola expresión de la chica le causaba pesar. Debía ayudarla, incluso a pesar de Mak rechistando en su mente. Ya se acostumbraría. Jan asintió para confirmarle que la ayudaría, aunque aún tenía en mente eso de no morir de hambre. Desde luego no permitiría que ella le pagase lo que sea. Jan a pesar de estar acostumbrado a vivir entre comodidades, también podía valerse por sí mismo. O eso creía. Quizá podía sugerirle a la chica hacer un dueto y presentar la clásica canción de Deoth y Stand como Müsenïe mandaba, así al menos se ganaría su plato de comida.

 Oye... quizás no debería preguntarlo, pero... ¿y tus marcas?

Aquella pregunta lo sorprendió un poco. ¿Por qué preguntaba por ello? ¿Acaso no era obvio? Luego reparó en las marcas de ella. Eran diferentes. Muy diferentes. Le causaba curiosidad. Se desató el chaleco y apartó  el lado derecho para mostrar los numerosos puntos blancos que iban desde su brazo y desaparecían en el cinturón. Los señaló. De cierto parecían marcas de nacimiento; eran poco más que lunares escasos en pigmentación, los cuales ni siquiera poseían un relieve que los remarcara sobre la piel del elfo.

Son diferentes a las tuyas, pero supongo que tienen el mismo fin práctico. —Se volvió a amarrar el chaleco. En su mente rebotó algo en lo que no había reparado antes— ¿Enemistados? —dijo de la nada— ¿Qué podría enemistarte con tu invocación?

Confiar gente extraña.—Soltó Mak en voz alta, probablemente sin querer.

Oh, sí. Enemístate conmigo.

Quizá considere hacerlo.

¿No tienen hambre? —preguntó, ignorando la voz de la criatura en su cabeza— Si te portas bien, te dejaré tomar la mitad del desayuno. —Aquello fue para Mak, quien de un momento a otro borró todo rastro de desagrado en su mente.

¡Yay! —celebró en una extraña mezcla de voz aguda y de ultratumba con alguna clase de alegría.

Yo invito —Sonrió y guiñó el ojo en dirección a Kaila, aunque en vano, pues bajo la máscara, su galantería innata se perdía. Giró bruscamente y entrecerró los ojos en busca de algún sitio que tuviera buena pinta para desayunar. Agudizó su olfato y notó el inconfundible olor de los pastelillos de miel que solía comer en Erínimar. Vale, quizá no iguales, pero tenía la esperanza de que valieran la pena. Le hizo señas a la chica.— Por acá.


Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 ClatXQs
♦️  ♦️  ♦️
♦Ficha♦
Habla  Mak (#99cc99) Jan (#ff9900)
Piensa  
Mak (#999cc) 
Jan(#ff4732)

Jan Egiz
Jan Egiz

Mensajes : 28
Link a Ficha y Cronología :
El Ancla de la Bestia
El chico de la máscara se fue de paseo

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Kaila el Jue Mar 07, 2019 8:22 pm

Oh, así que esos lunares que había visto antes eran sus marcas. Ciertamente, eran tremendamente distintas a las suyas, las cuales, más que una leve despigmentación de la piel, parecían firmes trazos de tinta negra, cuyo origen, por desgracia para ella, se asemejaba a grabados hechos a fuego en la madera; solo que no se trataba de madera, sino de su propia piel.

- Esto está mal, Kaila. No deberías tener ese libro, y mucho menos compartirlo con un invocador.- su voz sonaba ansiosa y quebrada, casi desesperada. Aquello no era típico de Kabus y, lo cierto, es que empezaba a inquietarme.- Ni siquiera sabes si pertenece a la Hermandad
-  Así que tu tampoco sabes quienes pertenecen a la Hermandad...

El silencio fue lo único que obtuve por respuesta.
Pero Jan no podía pertenecer a la Hermandad. Sus marcas eran demasiado distintas, nada tenían que ver con las mías y, las marcas que vi a Tristán y que dibujé para no olvidar, se parecían a las mías, a las de mis brazos, a las que no hice yo mediante pactos, sino que me marcaron.

Pero, si yo era capaz de llegar a esa conclusión, ¿por qué Kabus no? Y si..

- Estás intentando asustarme...- concluyo en un susurro casi inaudible

Y de nuevo, silencio.
Un silencio que valía más que cualquier confirmación que pudiera darme Kabus con su mordaz  lengua.

Con renovados ánimos seguí a Jan, hasta donde se supone que quisiera llevarnos.
Camino junto a él, aprovechando para mirarlo de reojo y, cruzando los dedos, para que no se diera cuenta de que estaba observándolo.

No dejaba de sorprenderme que su invocación pudiera tomar el control de su cuerpo y hablar con voz propia... ¿Significaría eso que también Mak vivía en su cabeza? ¿Qué más cosas sería capaz de hacer? Y lo que más despertaba mi curiosidad...¿cuales habrían sido los términos de su contrato?

Entonces, de forma repentina, caí en la cuenta de que ese mismo podría ser el motivo por el que llevaba aquella máscara tan... desagradable. Eso, o que era terriblemente feo y se avergonzaba de su rostro.

- Eres estúpida.
- Oye Jan.- consigo decir, manteniendo la vista al frente y mirándolo de reojo solo cuando creo que él no se da cuenta.- ¿Llevas la máscara por tu trato con Mak? No...no tienes que responderme si no quieres es...es solo que siento... curiosidad
Me maldigo mentalmente, ¿por qué me costaba tanto comunicarme con palabras y no con música?
- Porque deberías mantener la boca cerrada.- resuena la voz grave de Kabus en mi cabeza.
- Quizás él que debería tener la boca cerrada eres tu.- le respondo con acritud, cuidándome de mantener la voz baja para no parecer, bueno, para no parecer tan loca.

Cierro las manos en puños, enfadada. Necesitaba la maldita ayuda de Kabus para esto y el muy desgraciado se negaba a ayudarme. Y, por si eso no fuera suficiente, no podía permitirme el lujo de invocarle por miedo a que me noqueara y me arrastrara hasta Phonterek antes de que pudiera si quiera oponerme a ello.

Ya no solo tendría que enfrentarme a Kabus, también tendría que hacerlo a Darion... él...él estaría... estaría enfadado conmigo, casi con total seguridad. Y era comprensible. Lo había enlazado a mi con una invocación superior, sin pedirle si quiera su opinión, cuyo pacto implicaba, por su parte, cuidarme y yo, no corta ni perezosa, me escapaba de la base para buscar a los que querían asesinarme...

- Lo harán si no vuelves con el maldito mono pulgoso y sacas tu culo de aquí.- sisea Kabus con rabia contenida.
- Confías demasiado poco en mis capacidades.
- No es que confíe poco en tus capacidades, ¿crees que no sé de lo que eres capaz? Pero nada de eso importa, está escrito y tu...
- Escrito...

Casi pude sentir como Kabus se encogía, casi desapareciendo de los recovecos de mi mente, como asustado, consternado por sus propias palabras.

Hice el resto del camino en silencio, escuchando a Jan cuando hablaba, mirando tan solo mis sucios zapatos mientras le rezaba a los dioses por  no chocarme con nadie. Mi cabeza se encontraba demasiado perdida como para prestar atención a algo más que no fuera seguir al invocador y dando gracias a ser capaz de hacerlo.

"Escrito".

Un escalofrío me recorrió la espalda.
No podía ser.

- Hmm...se que es una pregunta extraña, pero... ¿crees...en el destino?


Kabus habla  
Pensamiento Kabus audible para Kaila


Kaila habla
Pensamiento Kaila

Kaila
Kaila

Mensajes : 100
Link a Ficha y Cronología : Kaila

Nivel : 1
Experiencia : 340 / 500

Volver arriba Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Jan Egiz el Dom Mar 10, 2019 12:45 am

El elfo se paseaba por las calles más confiado en su nariz que en su propia cabeza. No conocía Thaimoshi, pero conocía su estómago -Y el de Mak, pero este último comería piedras si pudiera-. Escuchó a Kaila murmurando cosas que no entendió demasiado, así que asumió que estaba hablando con Kabus y no le prestó atención hasta que su voz se alzó claramente.

¿Llevas la máscara por tu trato con Mak? No...no tienes que responderme si no quieres es...es solo que siento... curiosidad

Volteó ligeramente la mirada, aunque con la máscara realmente no podía mantener la mirada hacia ella y hacia el camino que estaba tomando al mismo tiempo. Se recordó otra vez que tenía que comprar otra máscara.

Pero si te queda tan bonita.

Sí, no tuvo mejor idea que quitarme mi cara para entretenerse. —afirmó, quitándole importancia al asunto. Pasaron un par de calles y volvió a escuchar la voz de Kaila, ésta vez preguntando sobre el destino, pero la siguiente calle le impidió responder.

Estaban en un bullicio de gente cerca del centro, todos apretados en alrededor de una tarima con una persona sobre ella. Era un divium de rasgos aguileños y cuerpo delgado, cuya particularidad era más que notable; poseía una sola ala. Grande, llena de plumas largas y elegantes de colores desde turquesa hasta azul, siendo que las que salían del borde de su ala eran como las de la cola de un pavo real. Había una suave música acompañándolo, y él se paseaba por la tarima como si su mundo entero estuviera allí; daba pasos largos y suaves, movía la cintura y los brazos en una danza que sugería ser de Thaimoshi pero que no cuadraba del todo; era más agresiva, eran muchos más movimientos que sólo los abanicos, todo su cuerpo, aunque cubierto en el uniforme del Imperio del Este -hojas de té hacían una curva a través del pecho, brocadas sobre una tela blanca y perfectamente cosida para su cuerpo- hablaba un lenguaje propio, se movía a un son que no provocaba más que quedársele mirando. En cada mano tenía un abanico de plumas idénticas a las de sus alas, y al moverlos, pequeñas estelas de fuego azul dejaban un rastro en el aire por donde pasaba. Era una vista, cuanto menos, interesante. Jan se detuvo unos minutos a mirar el espectáculo y luego volteó a mirar a Kaila y negó con la cabeza.

¿Por qué tiene un ala?

Es un divium.

¿Y por qué sólo una?

Me gusta pensar que el futuro es incierto incluso para Eilian. —comentó. «Eilian» era uno de los pocos dioses que Jan conocía, más o menos. Era aquél que residía en la biblioteca celeste, y quien escribía la historia en sus interminables libros. Eilian lo veía y lo sabía todo, y nunca tomaba parte de los asuntos de los mortales.

Änthak-La nunca me habló del tal Eilian.

¿Y de qué sí te habló?

No hubo respuesta. La música cesó, los aplausos se levantaron y el bailarín hizo una reverencia y desapareció detrás de una cortina de humo rosa. Jan le señaló un puesto con gente comiendo; eran visiblemente turistas, la mayoría elfos y uno que otro humano entre ellos. Intentó fijar su mirada en la mesa del mostrador, más que nada para fijarse si estaban pagando en plata o en bronce, porque ahora mismo a él no le quedaba mucho de ninguno.

Vamos, por allá.


Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 ClatXQs
♦️  ♦️  ♦️
♦Ficha♦
Habla  Mak (#99cc99) Jan (#ff9900)
Piensa  
Mak (#999cc) 
Jan(#ff4732)

Jan Egiz
Jan Egiz

Mensajes : 28
Link a Ficha y Cronología :
El Ancla de la Bestia
El chico de la máscara se fue de paseo

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Kaila el Miér Mar 27, 2019 8:30 pm

Seguía al chico medio perdida en mis propios pensamientos, asintiendo de forma distraía a lo que me decía, y fijando la vista en cada rostro con el que nos cruzábamos, en cada piel al descubierto que veía, buscando marcas de invocación, buscando a Tristán. Pero no servía de nada. No iba a encontrarlo con tanta facilidad.

¿Y que pasaría si lo encontraba? ¿Llamaría a Darion con la parte del Siemprejuntos que le había dejado sobre la carta?

- Tardaría demasiado en llegar. Ya estarías muerta para cuando lo hiciera.- me dijo Kabus de forma seca, cortante.

Hice una mueca de desagrado, pero no le respondí. Lo cierto es que tenía razón. Si me encontraba a Tristán lo más sensato sería huir, esconderme, y aún así no se hasta que punto eso sería seguro. Kabus tenía razón, y probablemente también la hubiera tenido Darion si me hubiera dignado a decirle que me iba y no...

Choqué contra Jan sin darme cuenta. Despistada por el fluir de mis pensamientos, apenas me había dado cuenta de que entrabamos en una calle abarrotada y de que mi guía se había parado para contemplar un espectáculo que se estaba desarrollando a pocos pasos de nosotros.

- Lo siento.- musité de forma apenas audible alzando la vista para contemplar lo que ocurría frente a nosotros.

Y me quedé completamente maravillada.
Thaimoshi era arte en toda su extensión, y frente a nosotros teníamos Arte. Arte que danzaba junto a un fuego azul, que se movía al ritmo de una canción silenciosa que todo el mundo, pero en especial el Divium, parecía más que oír, sentir; una canción que fluía por mis venas al ritmo de los latidos de mi corazón y de los pasos del bailarín.

- No me hagas olvidar esto, por favor, Kabus....- volví a susurrar, con pequeñas lágrimas en los ojos que aparté de ellos en cuanto las sentí.

No obtuve respuesta de mi invocación, pero tampoco pude pararme mucho más a pensarlo ya que Jan volvía a estar en movimiento, dirigiéndose a lo que parecía un puesto de comida llena de elfos y algún que otro humano. No recordaba haber estado nunca con elfos, pero el silencio de Kabus fue, de nuevo, la única respuesta que obtuve, así que me acerqué junto a Jan con paso decidido... O todo lo decidido que se podía andar en un lugar tan abarrotado.

"Escrito"

Según nos acercamos, pude ver dos sitios libres en uno de los lados de lo que parecía ser una barra y, sin pensármelo demasiado, agarré la muñeca de Jan y lo arrastré hacia los asientos, sentándome y prácticamente obligándolo a él a hacer lo mismo. Quizás estaba siendo un poco brusca. Solo quizás.

- No se quién es ese Elía del que hablas, pero...- hice una pausa meditando mis palabras.- Pero... ¿y si nuestras vidas ya estuvieran escritas en un libro?.- me mordí el labio nerviosa, sin saber si debería seguir con mis preguntas o no, si debería salir huyendo de aquel invocador o debería pedir su ayuda de forma más clara.- Verás... yo... Se que puede sonar raro, pero... Tengo un libro. Un libro muy muy viejo y en él... En él....- suspiré para calmar mis nervios. Hablar seguía siendo una de mis flaquezas.- ...salgo yo.

Hice una pausa para mirar a Jan e intentar averiguar que pensaba sobre lo que le estaba contando, pero fue en balde. Su maldita máscara no me dejaba entrever nada de la expresión del chico. Fruncí el ceño mosqueada.

- Kabus, mi invocación,- dije mientras me llevaba la mano a la marca del pecho casi de forma inconsciente.- dice que todo esto está escrito y... Si no fuera por ese libro, no le habría dado importancia, pero... Estoy segura de que a quién mencionan en ese libro es a mí.

Podía notar la tensión de Kabus, su silencio más hiriente que cualquier frase que nunca me hubiera podido decir, el leve, aunque constante, quemazón de la marca y su... Su decepción.
Él sabía a la parte del libro a la que me estaba refiriendo, aunque apostaría su marca a que no sabía que yo había llegado a la misma conclusión que él.

Necesitaba encontrar respuestas y quizás hablando con alguien, con un invocador tan distinto a mí, pero a la vez tan semejante, quizás así encontrara algo de sentido a todo esto. Yo no creía en el destino, pero...

- Si nuestras vidas estuvieran escritas en un libro...¿crees que podríamos cambiarlas?.- le pregunté casi desesperada, ignorando todo lo que pasaba a mi alrededor y centrándome en las dos rendijas que constituían sus ojos en aquella macabra máscara.


Kabus habla  
Pensamiento Kabus audible para Kaila


Kaila habla
Pensamiento Kaila

Kaila
Kaila

Mensajes : 100
Link a Ficha y Cronología : Kaila

Nivel : 1
Experiencia : 340 / 500

Volver arriba Ir abajo

Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila] - Página 2 Empty Re: Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.