Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Solo hay un modo de conocer el desierto...
Hoy a las 4:35 am por Gula

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Hoy a las 2:22 am por Margaret Orgaafia

» Azura (En construcción)
Ayer a las 9:24 pm por Bizcocho

» Gabranth [Ficha en construcción]
Ayer a las 12:36 pm por Bizcocho

» No tan pequeños problemas (solitaria)
Ayer a las 12:29 pm por Celeste Shaw

» Y les vendieron sus almas al diablo. [Priv. Kaila]
Ayer a las 12:20 am por Jan Egiz

» Òracion a los Dioses] Müsenïe
Miér Ago 16, 2017 2:37 pm por Katarina

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
Mar Ago 15, 2017 1:17 pm por Vanidad

» Evento: Fe y devoción
Mar Ago 15, 2017 9:05 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Religión)
Mar Ago 15, 2017 8:47 am por Niris

» Preguntas a la comunidad (Deidades)
Mar Ago 15, 2017 8:46 am por Niris

» El Gremio de la Pureza [Disponibles]
Lun Ago 14, 2017 2:53 pm por Libaax Feher

» Noreth: Total War [Campaña]
Lun Ago 14, 2017 2:38 pm por Lia Redbart

» Hola majos
Lun Ago 14, 2017 12:43 am por Señorita X

» Un error a la vez [Libre]
Dom Ago 13, 2017 12:40 am por Balka




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Llegada a Baruk'Grund {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Llegada a Baruk'Grund {Libre}

Mensaje por Aurelia Tuli el Jue Ago 03, 2017 5:13 pm

El barco comenzó a atracar lentamente, los ruidos de la ciudad, el gentío y los gritos de los guías mientras el barco se va acoplando a la costa del canal se dejan escuchar. Aurelia lleva recargada en una de las paredes del navío prácticamente desde que subió en el, su rostro mira hacia el mástil principal, mientras las aves costeñas sobre vuelan las velas y la madera. Suspira tranquila mientras el ruido aumenta, ha estado viajando bastante tiempo, desde que dejo Ciudad Esmeralda, con tal de llegar a las montañas y encontrarse con orcos. No ha dejado de pensar en su madre y su familia “Alguna pista que seguir para encontrarlo” suele pensar, estando segura que alguien dejo correr el chisme de la hermosura de su madre y la quería como un premio. Ni siquiera está segura, tal vez pudo haber sido solo el antojo de esos monstruos, que la asesinaron por error, cuando iban por Aurelia, ella los incinero.
-¡Desembarquen!- de escucha a unos de los mozos del barco gritar desde una de las plataformas de madera, colgando su brazo de una de las cuerdas.
Ella se levanta por fin y mira la ciudad por primera vez. Una estructura enana digna de admirar, según había escuchado, ellos preferían estar en las cuevas, lejos del sol y cerca de sus joyas y piedras preciosas. El comercio los ha hecho salir al sol, supone.
-Bienvenida a Baruk'Grund-dice un enano de barbas blancas extendiéndole la mano para ayudarla a bajar por el puente de madera hacia el suelo de adoquinas. Como es su costumbre, Aurelia simplemente rechaza la mano y camina por si misma.
-Gracias-dice con gesto frio comenzando a caminar a la orilla del canal, ignorando el obvio disgusto del enano.
Los barcos humanos, elfos y de cualquier otra raza están en una larga fila a los extremos del canal, bajando cajas de madera, metales, joyas, ropas y toda clase de chucherías para negociar con los enanos y hacerse de algo de dinero. Algunos barcos son de pasajeros, como el de ella. Gente de distintas clases sociales se encargan de moverse entre la multitud que se envuelven en su propia burbuja de pláticas y discusiones absurdas.
La cabellera roja de la chica llama la atención de algunos transeúntes, mezclado con sus rasgos faciales, no parecen estar acostumbrados ver a una tenebre entre ellos. Entre los edificios, el humo de los herreros cercanos deja nubes que obstruyen el sol de la mañana en ciertas áreas de la calle, dejando un aroma de metal. El ruido de los martillos parece una canción de combate, tambores de guerra enanos, aunque, seguramente, no están construyendo solamente armas en cada uno de los establecimientos.
Apenas unos cinco metros del navío, un enano de barbas negras mira a la muchacha con una media sonrisa.
-Parece que necesita recuperarse de su largo viaje-dice abriendo la puerta de madera próxima a él, dejando ver una taberna con algunas ventanas abiertas, dejando el lugar en algo más que penumbra. Encogiéndose de hombros, Aurelia entra y camina hasta la cercana barra. No está familiarizada con el sabor de la cerveza aquí “Espero que no sepa a veneno” piensa para sí mientras levanta mano indicando con un gesto al cantinero. Gruñendo, el enano le hace deslizar un tarro de cerveza que toma con su mano, el cristal suda mientras las burbujas de la bebida ámbar se escurren suavemente por los extremos.
-Más vale que no sea veneno-susurra y da el primer trago, le quema la garganta de una manera placentera, algo que el licor no le suele hacer-bien, no está malo-toma otro sorbo hasta dejar salir un suspiro de satisfacción y regresar el tarro a la barra.
A su alrededor, un público en su mayoría enanos, platican sobre joyas, rocas y minería, sus risas escandalosas y no le cae muy bien a su cansada cabeza “Seria un crimen si les arrojo mi tarro” se detiene pensando, ya había hecho suficientes desastres para entrar en ese barco.
-¿Otra mas?-dice el cantinero mientras mira el tarro de la chica vacío, ella no contestas, solo coloca las móneras del que acaba de terminar y el nuevo que desea-Tenemos a una ruda mujer por aquí, al parecer-dice con sarcasmo, haciendo que Aurelia frunza el ceño-raro ver una mujer por aquí así.
-Raro ver una mujer aquí, cantinero-dice con una sonrisa sarcástica-¿Qué hay de especial en esta ciudad? Aparte del comercio, milicia y un rey con una ego bastante grande como para tener una torre que se ve desde la mitad del mar.
-Sería buena idea que no hablaras de su majestad de esa forma, algunos de los soldados aquí son fieles a su rey.
-Bueno, en todo caso, deberían de serlo ¿Sufren mucho cuando van a visitarlo? Debe de haber mil escaleras en ese lugar.
avatar
Aurelia Tuli

Mensajes : 15
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.