Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Ayer a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Ayer a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Miér Oct 18, 2017 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Donde algo viejo muere es que algo nuevo nace (Privada con Celeste)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Donde algo viejo muere es que algo nuevo nace (Privada con Celeste)

Mensaje por Darion el Mar Sep 05, 2017 4:31 pm

Como cada noche, la luna iluminaba cada uno de los rincones de Phonterek y con su luz era capaz de transformar en algo bello hasta el rincón más apestado. Sin embargo, por bella que fuera la ciudad en la noche, seguía albergando odio, cuentas pendientes, venganzas…pues era el escenario perfecto para ello.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Durante varios días, Darion estuvo buscando un asesino que trabajase para él ya que viendo el desastre que causó en su última incursión, prefería dejarlo en manos de un profesional, o al menos alguien más discreto que él…y eficiente. Alguien capaz de llegar, hacer su trabajo y marcharse sin levantar la más mínima sospecha…todo lo contrario a él mismo.

Su objetivo era uno de sus “hermanos”, un horige perteneciente a la hermandad sobre el cual le habían llegado rumores por parte de Velvet y Rhuna que decían que era un espía. Todo parecía indicar que trabajaba para Cynder, una esclavista con la cual Darion ya había tenido algún que otro encontronazo. No ayudaba que además fuera la hija del malnacido que lo vendió a él.

Sin embargo, simples rumores no le valían al mono, por lo que durante varias noches, aprovechando los rincones y pasadizos de la guarida que solo él conocía, se dedicó a espiarlo. Vio como escribía cartas que se apresuraba a enviar al día siguiente, como tomaba notas sobre lo que parecía ser la estructura de la base e incluso vio como hablaba con alguien ajeno a la red a través de un portal mágico.

Una vez sus sospechas fueron confirmadas, se reunió en secreto con Rhuna y Velvet, las únicas que sabían sobre este tema.

-No podemos dejar que se entere nadie.- Refunfuñaba Darion dando vueltas por la sala.

-¿Por qué? Si actuamos sin dar explicaciones los demás pensaran lo peor de nosotros.- Replicó Velvet, algo molesta por la situación.

-Si les decimos la verdad, desconfiarán…pensarán que si él pudo, cualquiera puede entrar y espiarnos desde dentro…necesitamos más control con las admisiones a partir de ahora…no podemos dejar que entre cualquiera.

La conversación parecía ir a más. La tensión subía como la espuma, dadas las opiniones dispares de Darion y Velvet. Rhuna sin embargo miraba la escena, algo perpleja, como si la solución hubiese estado delante desde el primer momento pero ninguno de los dos se hubiese dado cuenta.

-Contrataremos a un asesino.

Los dos horiges dejaron de discutir y miraron a Rhuna, sorprendidos.

-No dejaré en manos de otro algo que puedo hacer yo.

Rhuna levantó las cejas, también sorprendida ante la salida de su hijo…y comenzó a reir.

-Que seas capaz de matar no hace de ti un asesino…¿O acaso debo recordarte lo que pasó con Kaila? Un asesino es sutil, silencioso…eficaz…tienes muchas cualidades, Soleil, pero ninguna de esas. Dios santo, si te da miedo el silencio…

Darion arrugó los morros algo ofendido por ese comentario, aunque sabía que razón no le faltaba. Al ver esto, Rhuna continuó.

-En caso de que alguien vea el asesinato, siempre podemos negar que sea cosa nuestra…decimos que eran cuentas pendientes y asunto cerrado. Nos conformamos con reforzar las entradas de la guarida y problema solucionado…el traidor estará muerto y nosotros indemnes.

Esta vez el joven parecía más contento con esa idea, por lo que asumió que ese trabajo efectivamente debía quedar en manos de un profesional.

-¿Y en quien confiaras para ello? No dejaré entrar a cualquiera en la guarida.

-Creo tener el contacto perfecto.- Dijo Rhuna recostándose en su sillón y sonriendo maquiavélicamente.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Como era costumbre, una sombra saltaba por los tejados de Phonterek, dejando solo ver su silueta recortada con la luna. Darion solo se movía así de noche, cuando no era visto por los guardias. De un salto aterrizó en la puerta de la taberna donde conoció a Kaila.

Al entrar la notó vacía, aunque no por la gente, sino por la ausencia de la música con la que llenó Kaila el vacío que ahora parecía imperar. Hizo un gesto a Ray tal cual entró por la puerta…para cuando llegó a la barra, ya había una cerveza esperándole. Hizo otro gesto silencioso a Ray para darle a entender que estaba allí por temas de trabajo y buscó una mesa vacía. Rhuna había contactado al asesino, Darion no sabía cómo era, pero aparentemente su cliente sí que lo sabía…ahora solo quedaba esperar.
avatar
Darion

Mensajes : 70
Link a Ficha y Cronología : Darion

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde algo viejo muere es que algo nuevo nace (Privada con Celeste)

Mensaje por Celeste Shaw el Miér Sep 06, 2017 12:04 pm

Era una mala época para ella, desde que se había ido de Mirrizback parecía que pocos encargos eran confiados a Celeste. Sin embargo, alguno tenía todavía, pero desde luego no era suficiente para cubrir lo que necesitaba Adrien. Empezaba a desesperarse por su situación, no le gustaba estar de ese modo. Aún así, el que le transmitieron le llamó la atención. Leyó la nota que le habían pasado, y se puso en pie.

Aún faltaba un rato, por lo que se sentó en su cama, de piernas cruzadas, y se puso a afilar las armas que llevaba. La espada fue lo primero, luego la daga. Y, cuando ambas estuvieron listas, se puso con las cuchillas de los bordes de sus alas. Eso le llevó un poco más de trabajo, más que nada porque no alcanzaba a todas partes, pero cuando estaba anocheciendo paró.

Miró a Adrien, dormido todavía. El ruido de las armas afilándose no lo había despertado, y Celeste se preguntó si dejarlo en esa posada, pero resolvió que no lo haría, ya que el encargo, o el encuentro, se podía alargar. Y si desaparecía sin decir nada solamente preocupaba al niño. Así que empezó a sacudirlo suavemente para despertarlo, y en cuanto ambos estuvieron listos dejaron la habitación.

El punto de encuentro que le habían pasado era uno de los habituales, pero la gran mayoría, por no decir casi todos, de sus clientes eran humanos. Le extrañaba haber encontrado a un horige que requería sus servicios, aunque no era la primera vez. A pesar de la extrañeza que le provocaba ese hecho, no iba a rechazar el encargo. Para empezar, su situación no era la mejor para permitirse no aceptar trabajos y, además, nunca había tenido nada en contra de una raza, por lo que ese no era motivo para no presentarse en esa taberna en la que la habían convocado.

Salió con su habitual ropa de color negro, y también se puso una capa con aberturas para que pudiera sacar las alas por ellas. Cogió a Adrien de la mano. La mujer y el niño formaban un duo extraño: él estaba somnoliento, y su expresión era casi el reflejo de la inocencia infantil. En cambio, ella llevaba las armas a la vista, y su rostro no casaba mucho con lo que transmitía el niño. Ella parecía determinada, también seria y quizá algo triste. Sus ojos parecían fríos, pero quien sabía fijarse podía ver un destello cálido. Le revolvió el pelo a Adrien, sonriendo con ternura, y se paró unos segundos, abrazándolo.

—Mamá, tengo hambre —se quejó él.

—Cinco minutos y comes, ¿vale?

—¿Tú no vas a comer? —frunció un poco el ceño—. ¿Por qué?

—Yo tengo que hablar con alguien, luego me siento contigo. Te lo prometo —le sonrió.

—Siempre dices esto. Nunca lo haces —se quejó, mustio.

—Ahora sí que lo haré. ¿Trato de meñique?

Adrien asintió y puso el meñique. Celeste lo enlazó con el de él, sonriendo, y le guiñó un ojo, justo antes de entrar en la taberna donde la habían convocado. Recorrió el local con la vista, releyó la nota que le habían pasado y buscó a quién decía la nota. Antes, sin embargo, fue hacia la barra y pidió un plato de estofado, y dejó a Adrien sentado en una mesa no muy lejos de la entrada de la taberna.

Cuando localizó al que debía de ser su cliente, se le acercó. No sonreía, su rostro estaba sereno. Se había quitado la capa y la llevaba en la mano, por lo que las armas, que estaban en su cinturón, emitían tenues destellos metálicos causados por la luz que incidía en ellas. Lo mismo pasaba en las piezas metálicas acopladas a sus alas. Llegó a la mesa, pero no se sentó, sino que antes se presentó y sacó la nota que le pasaron.

—Soy Celeste. Si no me equivoco, eres Darion, ¿no? —dejó la nota, que se veía que había sido doblada varias veces, sobre la mesa, y esa vez sí, se sentó—. Bien, ¿de qué se trata? —preguntó directamente.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 307
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde algo viejo muere es que algo nuevo nace (Privada con Celeste)

Mensaje por Darion el Miér Sep 06, 2017 3:14 pm

La taberna estaba llena, la jarra de cerveza, vacía y Darion expectante. Nunca había confiado en dejar sus asuntos pendientes a otra persona, menos aún si debía dejar que entrase en su refugio, en su base...en su casa. Aquella situación era incómoda para el joven, pues se habían juntado un problema mayor con la imposibilidad de actuar él mismo, creando un cóctel  de incertidumbre que avasallaba a Darion.

Los minutos pasaban, pero nadie parecía llegar. Viendo lo vacía que estaba su jarra, decidió levantarse a por otra, pero antes siquiera de poder hacer el amago de ello, una mano apareció en su campo de visión, dejando una nota. Darion levantó la vista y vio que quien le había asaltado era una chica joven. Normalmente no le hubiese extrañado que una chica se le acercase, pero el gesto, la nota y sobre todo, su presentación, lograron que Darion quedase confuso durante unos segundos.

Tan pronto como apareció, se sentó y preguntó por el encargo. ¿Era ella? Rhuna no especificó que fuera una mujer...aunque siendo Rhuna la que elegía era de esperar que lo fuera, dado su gusto por las mujeres. Darion se aclaró la garganta como pudo y decidió hablar, aunque la situación aún lo tenía algo perturbado.

-Vaya, Celeste...veo que eres bastante directa. Suelo agradecer que lo sean.- Dijo sonriendo. Sin embargo al no saber como podría tomarselo la joven decidió volver a ponerse serio.- Si, soy Darion, no sabía que Rhuna  había contratado a una asesina, nunca me especificó que fueras mujer...aunque tampoco es que me importe demasiado.

Por una parte el mono quería parecer serio frente a la asesina, pero por otra parte sus instintos querían algo más que simplemente hablar con ella, pues aquella chica le resultaba bastante atractiva.

-Verás...no se como plantear esto porque no suelo recurrir a nada que no sea un Horige para estos temas, aunque precisamente por esa norma autoimpuesta me he visto en este lio.- Darion tomó aire profundamente.- Hay un topo en mi hermandad...una persona a la que queremos quitarnos de en medio...sin embargo si actuase yo o cualquiera de  los que estan al mando, la gente empezaría a desconfiar de la seguridad que supuestamente les brindamos. Por eso te he llamado.

Dicho aquello, se levantó rápidamente en busca de su segunda cerveza, con la cual volvió agarrándola con la cola segundos después.

-Sin embargo debes prometerme que la mera existencia de mi hermandad no debe ser conocida...tenemos un objetivo noble y ya estamos en el punto de mira de demasiados...

Darion, que usaba la cola para beber, dio un barrido a la taberna con la mirada. A parte de los ya más que conocidos borrachos que solían poblar ese lugar y que suponían el grueso de los ingresos de Ray, no había mucho más, salvo un niño solo en una de las mesas. Aquello extrañó bastante al joven, pues no solo era raro que hubiese niños a esas horas sino que además estaba solo. La mirada del mono se quedó fija en el niño durante unos segundos, hasta que recordó que estaba hablando con la asesina, aunque su mente pasó a otra cosa rápidamente.

-¿Quieres algo? Invita Ray.- Dijo sonriendo y señalando al tabernero, que viendo la situación desde atrás de la barra puso los ojos en blanco, asumiendo que de nuevo Darion se iría sin pagar...pero bueno, así son las deudas.
avatar
Darion

Mensajes : 70
Link a Ficha y Cronología : Darion

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde algo viejo muere es que algo nuevo nace (Privada con Celeste)

Mensaje por Celeste Shaw el Jue Sep 07, 2017 9:57 am

Alzó las cejas, aunque terminó por esbozar una leve sonrisa en respuesta a la de él. Movió un poco las alas para acomodarlas cuando se sentó, más que nada para no estar incómoda apoyada en el respaldo de la silla, y escuchó atentamente lo que decía Darion. Su memoria nunca había sido mala, por lo que estaba casi segura de que iba a acordarse de todo.

—Bien... En ese caso, te aseguro que nadie lo relacionará contigo. Pensaré algo para que parezca un mero ajuste de cuentas, o quizá obra de una mujer rencorosa, pero no se podrá encontrar ningún tipo de hilo que conduzca a ti.

Esperó en la mesa cuando Darion se levantó. No le apetecía mucho beber nada, por lo que se quedó allí. Vio al mono fijar la vista en Adrien, y lo miró a él, pero no pasó nada. Solía estar bastante pendiente de su hijo, aunque no lo pareciera por la atención que prestaba cuando le explicaban los detalles de uno de los encargos.

Por lo visto, el niño se había aburrido de esperar allí sentado, solo, y se levantó en cuanto vio que Darion volvía a hablar con Celeste. Se entretuvo durante unos minutos recorriendo el local, mientras la mujer volvía a escuchar a Darion y ladeaba la cabeza con extrañeza, pero terminaba asintiendo.

—Te lo prometo. Por mi parte, nadie sabrá de la existencia de tu hermandad —hizo una respiración profunda, y negó con la cabeza cuando le ofreció algo. La tentaba beber algo de alcohol, pero sabía que, con Adrien delante, eso no era buena idea—. No, gracias.

En ese momento fue cuando el niño se acercó, con cara de estar muy aburrido ya. No parecía tener sueño. Se colocó junto a Celeste y la abrazó por la cintura, y ella hizo el mismo gesto de rodearlo por la cintura, aunque sólo con un brazo, y no con ambos. Adrien no solía interrumpir cuando estaba hablando con un cliente, pero ella tampoco solía tener encuentros por la noche, y menos a esa hora. Era normal que fuera con ella, aburrido. A esas horas nunca había niños con los que pudiera jugar, estaban todos durmiendo o a punto de hacerlo.

—Me aburro…

—Tranquilo, no falta mucho —se giró de nuevo hacia Darion y sonrió—. Perdona por la interrupción. No suele pasar, debe de ser que ya es tarde para él.

Sentó a Adrien en una silla al lado de la suya propia. Ese encargo le causaba curiosidad y hasta cierta emoción a partes iguales.

—Eh… Bueno, creo que sólo queda hablar de la recompensa, ¿no? ¿Cuánto puedes ofrecer? —preguntó alzando las cejas.

Solía preguntar eso antes para ver más o menos a qué cantidades debía ajustarse, o entre cuáles debía oscilar a la hora de pedir un poco más por el trabajo. Aunque tampoco faltaba nunca quién, pudiendo pagar mucho, ofrecía muy poco. A esos Celeste solía pillarlos rápido, al menos en su mejor momento. No sabía si su vista para detectar a ese tipo de personas seguía igual de fina, pero no le parecía que Darion fuera de esos. Se cruzó de piernas, entrelazó las manos sobre la mesa y lo miró, esperando que respondiera.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 307
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde algo viejo muere es que algo nuevo nace (Privada con Celeste)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.