Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Vladimir Helios el Dom Ago 07, 2011 6:47 pm

Un fuego suave iluminaba la exquisita sala en donde las sinuosas sombras proyectadas por la débil luz de aquella llama, en aquel momento Vladimir se encontraba observando las chispeantes formas que se dibujaban en la chimenea, la cual estaba echa con unas hermosas rocas de color azabache, algo gastadas por el paso de los siglos, pero perfectamente cuidadas y pulidas, dando al fuego un matiz mucho más misterioso, si cabe.

Aquella noche era en cierta manera, algo especial, hacía unas horas uno de sus criados de mayor confianza le había enviado una carta en la cual figuraba una invitación algo curiosa. Leía la invitación ya por segunda vez, asombrado de que se celebrara un baile de máscaras, algo inusual por esos tiempos, ciertamente había ido a alguno en su pasado, pero hacia ya muchos años que pensaba que tales celebraciones pertenecían ya a tiempos olvidados.

-Vaya, vaya...menudo entretenimiento se muestra frente a mi...habrá que dedicar a mis queridos anfitriones que sé comportarme en sociedad...aún no lo he olvidado...- Dio un chasquido de dedos, el cuál retumbó en la estancia forrada de piedra y maderas nobles, inmediatamente cuatro criados, dos mujeres jóvenes y hermosas vestidas de doncella y dos hombres de porte regio vestidos con un caro esmoquin.

-Milord, ¿nos llamaba?- El hombre más anciano dio una sumisa reverencia producto del enorme respeto que le profesaba al vampiro, en el pasado Vladimir había sacado de la pobreza absoluta a aquel hombre y a su única hija tras morir el resto de su familia por unos bandidos que asaltaron su pobre aldea.

El vampiro se levantó del sofá en el que estaba sentado, se trataba de una sola pieza de madera forrada en fino cuero rojo, recuerdo de su vida anterior; una vez estuvo de pie, los saludó a todos con una pequeña sacudida de su cabeza y una sincera y amable sonrisa que no pudo evitar dibujar otra sonrisa en el rostro de sus criados.

-En efecto, como bien sabéis he recibido cierta carta...-Los criados asintieron sin perder su sonrisa. -En ella dice, que estoy invitado a cierto evento social, un baile de máscaras...espero que podáis hacerme el favor de cuidar la mansión cuando no esté...-

Las dos mujeres soltaron un pequeño grito ahogado, que provocó que el vampiro levantase una ceja en actitud divertida, a ellas les encantaba que su amo asistiera a esos eventos, pues amaban elegir la ropa de él para que estuviera presentable, y no era para menos, pues él premiaba esos actos con regalos para ellas, consistentes en buenas ropas y en ocasiones, determinadas joyas.

En unos pocos instantes, Vladimir se encontró rodeado de un ejército de mujeres, las cuales miraban telas, observaban colores y hacían que el vampiro se probara mil atuendos distintos, cuchicheando sobre qué color le iba mejor a su amo las más viejas, y dando atrevidas miradas al vampiro y palpando su cuerpo(simulando que tomaban medidas), las más jóvenes.

Luego de unas horas, Vladimir estaba listo para salir, se encontraba muy a gusto con el atuendo que sus amables criadas eligieron para él, mirándose por todos lados enfrente de un caro espejo de bordes dorados.

-Decidle al caballerizo que prepare a Tornado, el lugar del baile está muy alejado- Repuso mientras apuraba de un sorbo el vitae fresco proveniente de una fina copa que le habian proporcionado.

-Por supuesto, Milord...-La joven criada a la que Vlad se dirigió tomó la copa vacía, la colocó en una bandeja de plata y se retiró para dar la orden, pero tras dar unos pasos volvió su cabeza para añadir unas palabras. -Os sienta bien....la ropa- Un pequeño rubor apareció en su rostro por unos segundos, pero se alejó rápidamente tras decir eso.

El joven vampiro se echó un último vistazo en el espejo...vio una figura alta envuelta en unos bellos ropajes de excelente calidad.
Spoiler:

Tras mirarse bien, dio un resoplido de satisfacción y tomó la máscara que descansaba sobre un cojín de terciopelo rojizo y ribetes de hilos dorados, la miró durante unos segundos y luego se la colocó en la cara, notando que tapaba su identidad de manera efectiva.
Spoiler:

Sonrió y, abandonando la instancia con paso ligero y porte elegante, partió a las caballerizas para poder tomar a tornado y acudir presto a la celebración.

Tras un tiempo de viaje, que a su parecer no fue demasiado, llegó al lugar de la celebración, unos hombres se ocuparon de Tornado mientras el vampiro observaba la gran mansión por fuera, era similar a la suya, aunque en el ambiente flotaba una sensación distinta a la que podía encontrar en su hogar, una sensación que, en cierto modo, era estimulante y excitante.

Tras darse a conocer, se dispuso a entrar en el lugar donde se concentraban todos los invitados, entró momentos después de que la anfitriona apareciera por aquel lugar, dio un suspiro, pues aunque no estaba bien visto llegar tarde, tampoco había sido un retraso importante, por lo que no tardó en mezclarse con la gente, procurando acercarse algo a aquella mujer para, al menos, poder saludarla y agradecer con sinceridad su invitación, conforme más se acercaba, más podía observar que llevaba un traje muy hermoso, de un color rojo vitae precioso, en efecto, se trataba de una joven deslumbrante.
avatar
Vladimir Helios

Mensajes : 8
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Lilith Elorin Eilen el Mar Ago 23, 2011 6:42 pm

Mirando al frente, aún con la copa entre mis manos, deslizándose suavemente por mis dedos cuando daba cada sorbo, donde después de cada uno de ellos, continuaba con la sonrisa en mis labios, que nuunca parecía forzada aunque en ciertas ocasiones no podía evitarlo. Estaba excitada de emoción, por la respuesta a la invitaciones que envié, convirtiéndose en un evento concurrido, tal y como deseaba desde el inicio. Quizás ninguno de ellos me conociera, pero parecía que no se negaban, quizás por no ser descortés, a la vez que podrían sentir curiosidad de quien era la anfitriona o simple echo que aquella noche estarían servidos. Aunque los que eran como yo, no le era necesario ningún gasto, pues siempre que lo deseasen, cada noche, podían tomar por antojo a cualquier afortunado, y encajonarlo en un callejón si salida, o bien como hacía yo en numerosas ocasiones. Jugar con ellos, persiguiéndolos por las calles, de tejado en tejado, o bien con pies en el asfalto, sabiendo estos de mi presencia, haciéndose los ignorantes, intentando huir, de lo inevitable.

(…)

Paso de tener la copa entre mis manos, para solo tenerla en una de ellas, la izquierda, pues con la mano libre, la derecha, me permitiría sujetar el vestido para bajar los últimos escalones, y tomar contacto mis tacones, en el suelo, haciendo un sonido hueco al tocar la madera que formaba parte de casi toda la mansión. Me deslice unos pasos a la derecha, poniéndome, encima de la alfombra que adornaba la estancia; Mi mano con un suave movimiento de muñeca, tras soltar posteriormente el vestido, para acariciar mis cabellos miraba de reojo mi cabello, relaje los músculos de mi cara, borrando aquella sonrisa, pues no podía ser eterna , almenos tanto como mi apariencia. Permanecí quita, cuando pretendía avanzar unos pasos y meterme entre la muchedumbre, algo le hizo detenerse, un desconocido, que quizás era menor en tamaño, solo unos centimetrillos, aunque no podía saberlo con certeza, pues le vi un poco encorvado, con ropas oscuras, y que junto a su máscara apenas dejaba ver quien se ocultaba. Aunque ciertamente de eso se trataba. Tan solo dio las gracias, tras presentarse, asentí y sonreí, con delicadeza y elegancia a su vez me aparté de su lado.

Tampoco me dio tiempo a apartarme demasiado, deteniendo finalmente mis pasos, mirando a quienes me miraban, los que iban llegando, demasiado, pero había espacio suficiente como para ubicar a todos ellos. Yo misma iría a cerrar las puertas, ahorrándome el gesto inútil de hacer tintinear la campana que había junto a la puerta, que usaba para llamar a mis criados. Por esta noche ya tenían suficiente trabajo que realizar, servir, y lo mas importante, sobrevivir entre tanto vampiro, que un mezquino humano, e inferioridad de sentidos a los nuestros, no podría detectar, ni con el mejor truco de magia.

Me abri paso, tocando el hombro de quien primero ven mis ojos, que se pone en medio de mi camino, sus ropas elegantes, camisa blanca junto a un chaleco de suave, en el tacto de mis dedos, que pasan de puntillas sobre su hombro. Sonrío, sin mostrar mis colmillos, mientras me quedo mirando, analizando el atuendo que portaba, el joven desconocido para mis ojos, al igual que, sucede a la inversa. Continuaba, manteniéndole la mirada, observando lo único visible junto a sus labios rosados, sin intención de dedicar un gesto, oportuno, a pesar de tenerme cerca, y almenos obtener unas palabras de agradecimiento. Pero no hubo tal situación.

Entrecerré mis ojos, moviendo mis pupilas para continuar observándole, echando un ultimo vistazo al resto de su vestimenta, del cual me entretuve mucho menos, nada, de lo que pude hacerlo en observar su máscara, de tono blanco, con detalles azules, junto a otros algo mas intensos, que daba el hilo color oro que decoraba su máscara. Supo elegir bien, no había duda que sabía el grado de importancia del evento, y que debía dar la mejor apariencia, así como la educación recibida, supuse.(Isarárto).

Pasé finalmente, a su lado, otros más aparecían, y de la misma facilidad como hice con quien osó acercarse mientras bajaba por aquellas escaleras, quedándose a un lado, para luego presentarse como Gorrionxs, un nombre un tanto peculiar y extraño, pero de seguro que de los presentes no sería el mas difícil de pronunciar, sin evitar caer en un trabalenguas.
Miré por encima, según iba pasando, ayudándome ahora con mi otra mano, toque en el hombro, acompañado de un par de pasos, resbalándole entre ellos, para poco a poco, ir alcanzando la puerta. Quieta. Parándome en seco, al sentir la presencia humana, el olor era intenso y se intensificaba, pude localizarlo con facilidad, pues su cercanía era tal, como que mi hombro rozó su hombro, moviendo el mechón rubio platino, que junto a una rosa que adornaba un lateral de su cara, ella miraba al frente sin inmutarse, esta vestida también para la ocasión con un antifaz rojo, que destacaba en la pálidad de su piel, el rojo de sus labios y el color negro en alguno de sus detalles rn el vestido , cuya parte superior dejaban visibles también sus hombros, al igual que su cuello, aunque este quizás más desprotegido, pues fácilmente podía arrebatárselo, pudiendo beber con tranquilidad de su vitae. Agité la cabeza, como siempre mi imaginación, llegaban lejos de lo que debía. Pero supe anteponerme y casi no se notó. Otro paso más, un aroma diferente que violaban mis fosas nasales, era intenso, quizás más que la sangre que bombeaba el corazón de aquella humana(acompañante de Engouth). Vuelvo la mirada hacia atrás y me fijo, tiene tomada por la mano a alguien, ella. La misma, parecía que aquella chiquilla, vino bien acompañante , por un galan, que solo pude ver de espaldas, viendo el atuendo general, material de cuero, y guantes del mismo material[Engouth]. Despertando en mi , cierta inquietud ,de quien podría ser.

(...)

El ritmo de la música, parecía agitada, cambiando de sonata a una nota más alta quizás, sin cambiar de melodía, solo su velocidad. Miré a ambos lados, fui arrastrada entre la masa al gran salón donde daría comienzo el primer baile, donde yo, como anfitriona debía abrir, pero ¿como?, no tenía pareja. Debía improvisar.

Un pequeño tropiece, por una zancadilla, no intencionada, esperaba, de alguno u alguna. Me hizo caer hacia adelante, sin llegar a tocar el suelo, pues ,me dio tiempo a dar una zancada para mantener el equilibrio, quedé en medio del salón todos me miraban, no sabía que hacer, me quedé en blanco, por unos instantes.

Busqué con la mirada alguien, tenía que elegir al azar, cada segundo que pasaba se prolongaba en mi mente, haciendo insoportable la espera, observando las decenas de acusadoras miradas, que me incomodaban bastante, pero no lo hice notable.
Pasé por la primera fila, que tapaba por completo la entrada del salón, a mi izquierda, dando cortos pasos. Un olor, de nuevo ese olor, aligero mis pasos, un pie tras otros, seguidos, pasando de largo a quien rocé en el hombro con mis dedos, a su lado un hueco pequeño, de donde había salido yo por culpa del tropezón, y digamos que un paso más atrás de mi, [Vlad] alguien con ropas típicas de un noble , pero no de alta sociedad si no más bien un renglón mas abajo en la pirámide de la sociedad en esos tiempos.
Túnica azul marino, por encima de unas telas moradas, que tapaban por completo su cuerpo, con un tapete alrededor de cuello color rojizo, de visible tacto aterciopelado, sus manos desnudas, en su cinto una espada, que no tenía cabida usarla en estos eventos, en este en particular. Aunque yo misma estaba bien equipada, pues en mis pantorrillas en cada una de ellas, una daga, no me gustaba ir desprevenida a pesar de ser mi propio evento, pero ya que no tenía cubierta mis espaldas con guardias, al menos tener alguna defensa, si alguien pretendía acercarse con otras intenciones que no fuese bailar. Suspiro y continuo mi camino, acercándome, más a ese olor. [Acompañante de Engouth]Me detengo de golpe y me quedo mirando, la chiquilla de nuevo de cabellos rubios plateados que destacaba débilmente sus mejillas y el color de sus labios. [Engouth]Un paso más, su acompañante al lado, sin soltarla aún de la mano, como si temiese de que se separase de su lado por alguna razón. Sus ropas, todas ellas del mismo material, cuero, desde la larga gabardina que no dejaba ver si poseía ropa alguna que cubriese su torso, o quizás no me había fijado bien lo suficiente como para averiguarlo; hasta sus botas, incluyendo sus guantes que tapaban sus finas y blanquecinas manos, totalmente cubierto, del mismo material, al igual que sus dos cintos, uno como adorno que sujetaba su pantalón y otro donde portaba sus armas, quizás poco apropiadas y demasiado, como decirlo, poco discreto; y en contraste con su rostro, el cual solo cubría parcialmente con un antifaz negro, formando la silueta de su frente, pómulos y nariz, dejando visible su pálida piel, junto a sus labios. Miro de nuevo sus ojos rojos y me quedo un rato observándole, el impulso se hacía irresistible de tomar su mano, se hacía intenso, pero supe controlarme. Cerré mis ojos un poco, di un paso más, mire de reojo hacia atrás, viendo como él miraba al frente sin inmutarse .[Lahkenesis]Un paso más, una mujer, otra mujer, esta segunda, la observé en la lejanía, cuando aún bajaba las escaleras, me miraba al mismo tiempo que yo lo hacia, y que su actitud actual contrastaba, pues a pesar de mirar un rato, avanzando con mis pies lentamente, dejando segundos atrás mi cabeza, mirándola, pero nada, volví la cabeza y seguí caminando.

Todos estaban hermosos, aquella noche, no había ninguno que hiciese el estropicio de venir con ropas poco adecuadas, sería idiota quien lo hiciese, sabiendo que sería mirado/a raramente por quienes allí estábamos, incluyéndome entre esos que mirarían, y posteriormente echaría sin más, sin ningún tipo de escrúpulos, alguno.


(...)

Comenzaban a cuchichear, aumentando su volumen, tanto que hacía crispar mis nervios, tanto, que el mas leve sonido me haría gritar y pedir que callasen de una puñetera vez, aunque con ello me quedara sola, donde la invitada , a la vez que la anfitriona sería yo, únicamente yo.
[Mara]Pasé de largo, otra mujer mas, sus ropas eran tonos azul cielo, que una vez mis ojos vieron, por última vez, antes de ser lo que soy. Su máscara del mismo tono, en la parte superior derecha unas pequeñísimas plumas del mismo tono, quizás más apagado, pero que complementaban a ala perfección tan hermoso y abultado vestido, era bastante elegante, incluso la envidiaba, mi traje se había quedado por lo suelos, en cuanto a elegancia.
Un paso más, incluso otro más, esta vez, un hombre más entre las filas primeras, el cual poseía un chaleco, bajo esta una camisa blanca, y los pantalones en el mismo tono que su chaleco, quizás algo más oscuro. Este también había elegido una máscara parcial, de color oro toda ella, con detalles en relieve, un máscara exclusiva y cara, a al vez que elegante, dejando al descubierto sus ojos, y sus labios, cuya mascara imitaba el perfil de su frente, parpados y nariz, dejando visibles también su boca, como tantos otros había visto en mi recorrido.[Vanator]. Me detuve justo delante de una joven, y amplio escote, pudiendo ver el inicio de sus pecho, subidos hacia arriba, por quien sabe por su corsé o que otro invento, vestido azul oscuro, con detalles negros al borde del amplio cuello, pendientes de perlas, anillos de oro en sus manos, y tacones de color plata. Su cabello recogido, algo extraño, parecía un moño, con la parte delantera, escaldado, aumentando el volumen. Se veía elegante pero, para mi gusto algo ridículo. Su acompañante con un sombrero de copa, nada que ver con el tema de baile, pero lo dejé pasar, parecían adinerados, y no quería perderles de vista, por si necesitaba algún favor. Continué murando, observando su esmoquin negro por completo, acepción de la blanca camisa y zapatos con detalles grises, también ridículo para mis gusto. Chasqueé la lengua y dejje de mirarlo, me estaban dando arcadas, del mal gusto que tenían para sus ropas. Ni para sus máscaras, simples de color un solo color, y de mano, aquellas que poseían un palito grueso y que debían sostener con la mano. Negué con la cabeza, y cerré mis ojos. Tenía que borrar esa imagen de mi mente.

Abrí los ojos de golpe, al mismo tiempo que me giraba sobre mis talones, volviendo hacia atrás, para por fin tomar la decisión de elegir quien iniciaría conmigo el baile, inicial, a parte del , lo bailoteos que cada cual hacía, mientras la música sonaba, mientras, me esperaban.




Un paso, , otro más, otro, que no acabo de darlo, pues me giro lo suficiente como para estar frente a ellos.Mirando sonriente, al galante, acompañado por aquella, de cuello, el cual estaba desprotegido,con cabellos rubio platino, y que cuyo acompñante,observaba con inquietud.

Mi mano se movió sola, y como cual gesto que debría hacer un caballero de educación, para invitar a una dama.A la inversa.Pero antes, todo gesto, de modale spor mi parte, me gacho lo sufiente como para hacerle una reverencia.



-¿me permitis?-Dije observandolo a su ojos rojizos,a pesar de que el cabello de mis brzaos se erizaban, en el momento que sus pupilas sei fijaban en las mias.

Viendo en sus ojos, el reflejo de mi propia cara, aprovechando el mismo reflejo, para sacar de detrás de mi oreja el mechón que escondí.Mantuve mi sonrísa, y ahora si, coloque mi mano, frente a él, dedos estirados, palma hacia arriba, en espera de que este aceptara.

Los que hablaban...ya,...ya, no lo hacian.


Última edición por Lilith Elorin Eilen el Vie Sep 16, 2011 12:27 pm, editado 2 veces

Lilith Elorin Eilen

Mensajes : 106
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Vanator el Jue Ago 25, 2011 9:31 pm

La gente realmente me molestaba. No podía decir que el lugar estaba completamente repleto, pero sí podía decir que no había lugares lo suficientemente vacíos. Había toda clase de personas y no me apetecía hablar con ninguna; en todo caso, estaba bastante seguro de que el asunto era mutuo. ¿O sería que mi incomodidad se traslucía en una paranoia sin control?

"No lo creo", pensé con cierto desagrado. Allí habían varias criaturas que había visto durante mis viajes y no tenía buenas experiencias con varias de ellas, por lo que era preferible mantenerse a distancia. Sabía que me aburriría pronto, pero intenté mantener la mente en blanco, beber algo en las exquisitas copas y observar a mi alrededor, con la esperanza de que algo emocionante sucediera de un momento a otro.

Algo inofensivo —susurré para mí mismo, pero algunos se voltearon a verme, oyendo mi quedo susurro y yo fruncí el ceño, escabulléndome de inmediato. ¿Qué? ¿Ya no podía hablar conmigo mismo sin tener treinta miradas taladrándome? ¿Y cómo era posible que me escucharan, entre la cantidad de murmullos que poblaba el lugar?

"Esto no me gusta, esto no me gusta". Consideré la posibilidad de empujar a unos cuantos, tomar el caballo y mandar a freír espárragos a Jhon, pero sería una canallada de mi parte. Había invertido para que disfrutara, debía darle una oportunidad. "Sobrevive, tú puedes. Has vivido cosas peores".

Me cambié de lugar, porque ya las miradas eran demasiado curiosas luego de mi susurro, buscando un grupo más discreto. No me costó hallarlo, ya que parecía haber para todos los gustos. Ariscaba mi nariz al oler algunas telas, que parecían sacadas desde el fondo más mohoso de los baúles, pero no hacía ningún comentario. "Ni aunque me pagaran".

De pronto, me giré —al igual que todos— cuando la anfitriona pareció sufrir un percance. Había estado ensimismado en mis pensamientos y noté que la música había cambiado. Seguramente iniciaría algún tipo de baile. "Hora de irse al rincón". No obstante, la atención de todos estaba enfocada en la anfitriona, que estaba recorriendo con su mirada el salón.

¿Está sola? —oí que alguien preguntaba, con evidente desdén.

Yo creí que venía con alguien —aportó otro—, pero parece que es solo apariencias.

Yo jamás la he visto acompañada...

Corren los rumores de que prefiere a las damas, no sé si me explico...

Me sonreí al pensar que John estaría encantado con esos cuchicheos, aunque a mí me traían sin cuidado. Finalmente, la joven ¿Lilith era? eligió, aparentemente a alguien y le tendió su mano, en un gesto bastante extraño. Parecía estar bastante relajada, pero tampoco era como si yo pudiera saberlo. Estaba bastante lejos del lugar y comencé a acercarme por curiosidad y, también, porque la masa me arrastraba.

Comienza el baile —murmuré con desagrado, intentando alejarme nuevamente, aunque los invitados no parecían ser lectores de mentes, porque aparentemente hacían todo lo posible para impedírmelo. "Y no es cosa de empujar y pasar", suspiré.
avatar
Vanator

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Invitado el Dom Ago 28, 2011 12:27 pm

En mi mente estaba planeando una evasión, buscando una vía de escape lo más discreta posible. Centrada en esta tarea, y en avanzar sin dejar que mi cola serpentina asomara de debajo de la falda, no me preocupe en presentarme debidamente a la anfitriona. Ni siquiera sabía cual de todas esas decoradas mujeres era Lilith y tal vez ese detalle me trajera problemas durante la fiesta. Por ahora todo iba bien, tan solo unos cuantos hombres enmascarados se acercaban a mi para solicitarme en un baile. Sus pieles eran de un tono demasiado pálido para que se tratara de alguno de mis perseguidores y los ignoré sin más, dejándolos a mi paso confusos y molestos.

Por fin di con una posible salida, una puerta blanca que se habría de vez en cuando y por la que entraban y salían miembros del servicio. Por ahí debía de accederse a las cocinas y desde allí podría encontrar una puerta trasera... o una ventana a un callejón por la que escabullirme.

Sin embargo era pronto, la música acababa de comenzar y los aperitivos que traían los sirvientes parecían apetitosos. Me acerqué a uno de ellos y sin dedicarle ninguna atención, sin mirarle tal y como había aprendido a tratar al servicio, tomé unos cuantos de esos aperitivos y los mordisqueé mientras avanzaba por entre la multitud de nobles que festejaban y coqueteaban entre ellos.

Entonces algo ocurrió, y desde atrás del gentío me estiré, alzándome ligeramente sobre mi cola para ver mejor. Una mujer se había tropezado y había caído. Por su gesto debía de sentirse bastante humillada, sobretodo por los comentarios que comenzaron a correr entre los invitados.

Parecía que se trataba de Lilith, la anfitriona, y parecía que no tenía pareja. Alguno sugirió que la anfitriona prefería la compañía femenina y no pude evitar soltar una risita queda. La mujer recuperó su verticalidad y siguió avanzando, tratando de parecer segura pero con un leve temblor en sus manos que la delataba. Meneé ligeramente la cabeza volviendo a mi postura de siempre mientras los invitados cuchicheaban volviendo a sus coqueteos e intrigas.

Por fin, Lilith pareció encontrar a alguien de su agrado para que la acompañara en el baile.... al igual que yo.

Cuando lo vi, lo primero que me llamó la atención de el fue su larga melena oscura. Bueno, su melena y que estaba solo y apartado del resto. Me moví entre la gente observándole, parecía tenso y alerta, como un animal enjaulado. Llevaba un traje elegante y negro y su mascara dejaba sus labios al descubierto, que estaban apretados... un gesto de contrariedad? de nerviosismo?

Parecía estar buscando una salida y se sobresaltaba cada vez que alguien chocaba contra el. Di un rodeo y me dirigí hacia el. Cuando casi estaba a su lado, le escuché murmurar.

-Comienza el baile

-Essso paresse.- demasiadas eses. estaba nerviosa. Carraspeé y volví a mirarle, parandome a su lado, colocada junto a el como si ambos miráramos en la misma dirección- Demassiada gente para mi gussto, y muchoss maleducadoss. Me he llevado ya unoss cuantoss empujoness.

Le sonreí, aunque mi máscara era de rostro completo y no podía verme la cara. Con ese pensamiento y dejándome llevar, olvidándome de lo peligroso que podría ser que alguien me reconociera... o se fijara en que no era la noble que se suponía que era, me retiré la máscara para dedicarle una sensual sonrisa y una mirada incitante.

¿Haría el lo mismo? ¿Se descubriría y me dejaría ver su rostro? Seguro que era guapo debajo de esa máscara... al menos tenía algo... no sabía que era exactamente... ¿Un olor? ¿los gestos? ¿el cabello negro, largo y espeso? ¿O tal vez eran sus ojos, que me observaban a través de su mascara? Había algo en el, algo almizclero y salvaje... y me encantaba.

Tras unos segundos volví a colocarme la máscara y le dediqué una leve reverencia.

-Mi nombre esss Kygio- dije con suavidad, sin apartar la mirada de sus ojos aun cuando me incliné- Me agradaría sssaber vuesstro nombre y quizá...bailar con vosss.

Volví a levantarme y me acerqué ligeramente a el, estirando el cuello y ladeando la cabeza, mirándole. Sabía como atraer a los hombres, algo en mi, en mi olor... Por eso me acerqué ligeramente a el esperando que ese nosequé del olor que desprendía mi piel lo hiciera interesarse lo suficiente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Enghouth Shamtul el Jue Sep 01, 2011 8:12 pm

Muchos invitados comenzaron a reunirse en el gran salón de la mansión. Algunos llegando después que yo y otros que ya estaban. De momento no había podido observar a ningún otro vampiro o al menos no me había percatado de la presencia de estos. Si pude notar muchos humanos y pocos seres de otras razas. De lo que si me pude percatar fue de la esencia de un licántropo. Nuestras razas han sido enemigas desde el comienzo de los tiempos, es natural que al menos el olor de estos seres salvajes no se me pasará por alto. Debía estar alerta ante los posibles movimientos de este, aunque de momento no parecía querer buscar peleas uno nunca sabía. Entonces todos o al menos los que estábamos más pendientes giramos nuestras vistas hacía la escalera principal por donde bajaban una mujer. Aquella debía ser nuestra anfitriona. Lilith si mal no recordaba. Poco dirigí mi mirada con ella, puesto que mi interés se centraba en aquella mujer que había cuidado de mi desde que había sido un mortal.

Deje que Serbian dirigiese su vista a donde quisiera, yo estaba por otro lado enfocado en las figuras féminas. No con ojo pervertido, simplemente buscando una figura y rostro familiar, una que no podría olvidar ni cuando la locura tomase dominio sobre mi.

Entremedio de mi búsqueda pude notar que al menos tres veces nuestra anfitriona se había cruzado delante mi o mi sirvienta como queriendo tratar de llamar mi atención o algo por el estilo. Con el ojo crítico que tenía probablemente habría podido llamar la atención de Serbian ya que note que esta me sostenía con mas fuerza. Entonces y mientras la música sonaba moví algo brusco a la sirvienta de vestido azul para tomarla entre mis brazos mientras rodeaba su vientre y miraba fijamente a la razón por la que había venido a la fiesta. Aún no estaba muy seguro de si fuese ella debido a su mascara, pero su cuerpo era algo que no iría a olvidar ni a pasar por alto tan fácil. Gire el rostro de Serbian levemente y comencé a hablarle al oído.

– Tranquila, no quiero que no hables con nadie más que con esa mujer. La del vestido negro. Preguntale si es Lahkesis Shamtul. Si es ella, dile que he venido por ella. ¿Entendido? – Dije a su oído asegurándome que solo ella escuchase. Entonces ella asintió en respuesta y una vez que la solté se dirigió hacía Lahkesis dejándome solo mientras me dedicaba a observarla y vigilar que nadie más que mi madre fuese quien le ponga los colmillos encima.

Entonces por algún motivo la gran mayoría dirigió su vista hacía la pista de baile. Aparentemente este iba a comenzar pronto. Tras unas cuantas miradas finalmente parecía que Lilith iría a elegir a alguien del público. No me sorprendió para nada que anduviese sola. Si yo andaba con Lahkesis había sido porque así nuestra sociedad lo había decidido y la verdad era que agradecía eso pero si no hubiese sido así probablemente también andaría solo. Lo que si me sorprendió un poco fue cuando esta comenzaba a acercarse más y más hacía mi. ¿Qué estaba loca? ¿Yo, bailar?... No era muy bueno para eso, Lahkesis me había dado unas cuantas lecciones en mi infancia, pero... Entre las cosas que había destacado definitivamente el baile no era una de ellas. Suspire intentando relajarme sin mostrar expresión alguna en el rostro como la mayoría de las veces. Confiaba en que había Serbian había encontrado a mi madre o tendría más cosas por las que preocuparme.

Y como lo había previsto, su invitación no se hizo tardar. ¿Y si la rechazaba para irme con Lahkesis? ¿Sería descortés? ¿Aprobaría mi madre aquello?... Seguramente no lo sería. Podía rechazar la invitación de otras mujeres, pero entonces demostraría muy poco tacto de mi parte al rechazar la de Lilith.

Tras unos segundos de suspenso mientras parecía a simple vista que la examinaba asentí ante su proposición. Tome de su mano besando el dorso de esta con exagerada sutileza y luego me ponía a un lado de ella mientras la llevaba a la pista de baile.

– Tendrá que disculparme señorita, ¿Lilith cierto? Pero no ha elegido al mejor bailarín. Soy Enghouth Shamtul por cierto. Encantado – Dije algo avergonzado por lo bajo mientras me acercaba un poco más a ella para que pudiese escucharme. Luego dejaría que esta tomase la iniciativa de comenzar el baile conmigo nuevamente.
avatar
Enghouth Shamtul

Mensajes : 6
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Vanator el Vie Sep 02, 2011 9:55 pm

Tan metido estaba en mi cometido de no prestar más atención que la necesaria para desaparecer lo más rápidamente posible, que no me percaté de que alguien me observaba hasta que la tuve delante de mis narices. Se volteó de forma brusca y torpe, pasando a llevar a una anciana señora que le miró con reprobación, procurando altisonantes insultos.

Disculpe, no era mi intención —murmuré, avergonzado e irritado, y dando algunos pasos para apartarme, sin dejar de mirar a la desconocida que me había dirigido la palabra—. Perdone esa tontería —susurré, tragando algo de saliva—. En efecto, hay demasiada gente. —Sonreí de medio lado, con nerviosismo—. Como puede ver, he recibido y dado por igual.

Intenté reír un poco, pero tenía la garganta seca. Aquella dama también parecía algo inquieta o eso parecía, pues seseaba bastante. O quizás fuera una forma de hablar. De pronto, me sentí campesino y rústico, indigno de mantener una conversación decente. "Quítate esas ideas".

La mujer despertaba mi curiosidad, pues ninguna dama en su sano juicio se acercaría a un tosco y bruto como él. ¿Habría alguna artimaña detrás de la amabilidad? "Quizás solo estoy siendo paranoico". Su parte animal le gritaba que tuviera cuidado, pero si confiara siempre en su instinto, no podría mantener relaciones con nadie. "Todos somos peligrosos".

No obstante, lo más raro y desconcertante de todo fue cuando aquella joven se sacó la máscara, descubriendo su armónico rostro y una sonrisa sensual y provocadora. Sentí que mis latidos se aceleraban, pero fruncí el ceño, poco dado a reaccionar. Por eso detestaba las reuniones sociales. Yo era un tipo salvaje. Dado a actuar por sus arrebatos. ¿Qué se supone que debería hacer ahora?

"¡Sácate la máscara, niño!" Era como si oyera a John. Me llevé una mano al rostro, dubitativo. ¿Y si resultaba ser una enemiga? Bueno, tendría que luchar. ¿Entre medio de toda la gente? ¿Y si hería a alguien? ¿Y si terminaba muerto? "¡Vamos, hazlo, ya!"

Lamento no ofrecerle una panorámica tan agradable como la que usted me brindó a mí —susurré, educada, aunque arrastradamente, mientras descubría mi rostro. Me sentía expuesto. Le sonreí con lo que pretendía ser seguridad y amabilidad, pero que seguramente habría resultado ser una mueca horrible y desesperada. Me reí nerviosamente. —Discúlpeme, no estoy acostumbrado a tratar con damas como usted.

"No estoy acostumbrado a tratar con nadie". Incliné la cabeza y volví a ponerme la máscara, sintiendo que sudaba, lo que realmente sería una tontería. De pronto, sentí un aroma golpeando mis narices. ¿Feromonas? Me asusté. ¿Qué trataba de hacer esa joven? ¿Seducirme? ¿Para qué? ¿Diversión? Me sentí algo ofendido, pero decidí disimular. No quería mostrarme descortés, en especial, considerando que quizás estaría malinterpretándolo todo.

Mi nombre es Vanator. —En un gesto de galantería que jamás creí poder hacer, tomé su mano con algo de brusquedad y me la llevé a los labios. La solté enseguida, torpemente. Hice una reverencia algo rígida, pero reverencia al fin, que se vio truncada cuando me crucé de brazos, algo temeroso. —Bailar no es precisamente una de mis cualidades... —carraspeé, al ver que un tipo se ponía a reír—. Pero puedo intentarlo —murmuré, consciente de que me arrepentiría hasta la muerte.
avatar
Vanator

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Lilith Elorin Eilen el Vie Sep 23, 2011 4:38 pm

Llegué a estirar un poco más los dedos de mi mano, que extendía frente al rostro del enmascarado, de materia de cuero que no dejaba libre a acepción de sus ojos, a la vista de quien le observase. Parecía pensárselo demasiado, moví mis pupilas a un lado y a otro, manteniendo la postura en la que me encontraba, buscando la fuente de los comentarios equívocos hacia mi, que en mi vida humana, tiempo atrás, podría llegar a herirme, y que ahora simplemente le hacia coso omiso, no pensaba entrometerme en comentarios que eran una ridiculez, incluso al pillar a algunos, le sonreía e incluso hice gesto de asentir, pero solo como saludo, aunque a saber como se lo tomarían, esperaba que no se lo tomasen como aceptación a su comentarios, aunque si así lo hacían, no me importaba.

Si he estado sola es por que e querido, es más no quiero atarme a nadie, que pueda impedirme ser lo que soy, por el mero echo de no acabar sola, pero realmente, que era peor, ¿acabar sola? o ¿Estar acompañado, obedecer a dichas ordenes, y no dejarme libre?¿Como se le llamaba a eso...?. Niego con la cabeza, en el mismo tiempo que la pompa en la que me encontraba pensativa, aislada, imaginándome por instantes, alguna situación extraña, explotaba, volviendo así a la realidad, mi vista al frente, incluso parpadeé un par de veces, pues quien le pedí el baile me habló, pero no pude entenderle, tan solo el final de su frase, por lo que enarqué una ceja, luego sonreí mientras me llevaban al centro donde empezaría el baile. Miré a los músicos, mire también a Enghouth, e hice una mueca que acabó en una suave sonrisa en mis labios. Tiré de su mano para que quedase pegado a mi y le susurré al oído.

-¿No será necesario, que os indique como va el baile?-dije , mientras ampliaba la sonrisa, mostrando parcialmente mis dientes perfectos, junto a mis colmillos.

- A pesar de vuestra torpeza...podréis....-Dije con tono quizás algo provocador, mientras daba el primer paso, el segundo...

Pero parecía que era yo quien entorpecía, volvía intentarlo, bajando la mirada, concentrándome en los pasos de uno y de otro, sonreí, había algo que me perdí mientras yo, anduve distraída en mis pensamientos, y no pude prestarle demasiada atención. Me separé un poco y le miré sonriente. Mi mano derecha pasa a tocar la mejilla derecha, pero no de forma completa, solo mi dedo índice, haciendo una dibujo, un circulo en su mejilla.Volví a acércame, pegándome a él lo suficiente como para que mis labios quedasen al lado de su oído, de nuevo le susurraba, mirando por detrás de la espalda de mi acompañante en este baile. Haciendo un recorrido por la primera fila, mientras le hablaba.


- Es extraño, que siendo lo que sois, no reconozcáis como es el baile- dije intentando picarle, aunque, al estar de lado y no poder ver su rostro, no pude saber de que manera pudo tomarse mi comentario, esperando que no fuese a mal.Y procedía a explicarle de forma breve como iría, sería corto, pero había que hacerlo bien.

- Es sencillo, caballero. En primer lugar debéis colocaros frente a mi, ambos no damos un cordial saludo, una reverencia, solo en el inicio. En el momento que os sonría, empezará el baile de manera de forma suave, colocaremos ambos, yo avanzaré por tu derecha, y vos haréis lo mismo, avanzando por el lado contrario, que a simple vista parece el mismo, con tendencia a chocar, pero no es así puesto que mientras ambos giramos en ese paso, no sucederá. El segundo paso, será después de que ambos quedemos uno frente al otro, una nueva reverencia, pero esta mas corta, y solo será de forma que parezca que asentimos con la cabeza. Levantaré mi mano derecha, vos debéis hacer lo mismo, colócala frente a la mía, sin tocarme, manteniendo un centímetro de distancia, no más. Una vez colocado avanzamos de manera que yo ande a tu lado derecho y tu al izquierda. El tercer paso es el mismo, idéntico, solo que debéis hacerlo con la mano contraria a la que usasteis en el anterior paso, de nuevo una reverencia, y aquí empieza el baile, el clásico Vals, el un, dos, un- dos, tres con los pies, en el segundo tempo, es decir en la segunda nota fuerte, me apoyaré sobre tus hombros, me tomarás por la cintura, de manera que me impulsaré y vos me alzareis, para que alce mis piernas, dejándome suavemente en el suelo %85,¿deacuerdo? %85 a lo largo del baile..se cambiarían de pasos, pero por el momento, pero no os atosigaré y después de este baile..,sois libre%85 -terminé.

Tras explicarle, vuelvo a mirar a los músicos, haciéndole una seña, un simple gesto un guiño de ojos, a quien poseía en su mano la batuta que haría de guía en los ritmos y tempos en aquél baile.

La música comenzaba a sonar. Cerré mis ojos, después de colocarme delante de él, alineados, ambos al frente uno de otro. Tomo aire inútilmente y hago la reverencia, para iniciar el baile.

Te sonrío... -susurro, hago una pausa pequeña y añado- e....mpieza.. el baile -terminé por decirle mientras bajaba mis manos, y volvía a subirlas, pero solo una de ellas ,tal como le expliqué, mi derecha, su derecha, paso y paso, de manera que giremos ambos. Le miraba a los ojos mientras bailaba junto a él. Lo estaba haciendo bien y eso me gustaba, se lo agradecía y mucho.

Continuamos con el baile, concentrada en aquellos pasos a la vez que los disfrutaba.Todo en silencio, bueno mas bien era un término, y quizás no es el mas adecuado para describirlo como lo veía, pero en pocas palabras es como si solo estuviéramos nosotros, no existían los presentes, la música se quedaba en un susurro de fondo, que parecía que solo estaba en nuestras cabezas, aunque no lo fuera, incluso nuestros pasos, que parecían insonorizados, como si caminásemos sobre algodones.

(...)

Pero aquella calma se deshizo, mientras me disponía a hacer el cómodo paso, en el que mis manos se apoyaban sobre sus hombros, para impulsarme, para que mis piernas parecieran acariciaran levemente el aire. Paso que aparentemente veía terminadas, pero no de la mejor forma.
De manera brusca, yo misma me dejo caer sobre el suelo, incluso casi llego a caer de lado, si no llego a apoyar mi mano derecha. Una cuchilla fina roza mi mejillas, una pequeña herida superficial, un hilillo de sangre que se deslizaba sobre mi mejilla , que brotaba de aquél rasguño.

Me quedé agachada, mí mano derecha seguía apoyada en el suelo, miro de reojo a quien me acompañaba en el baile, lo veo quieto, parece no moverse, aunque tampoco me da tiempo a mirarlo de nuevo. Un nuevo corte un poco mas arriba del anterior, de nuevo una cuchilla que como aguja, con sigilo rozó mi piel, lo suficiente como para dañarla de nuevo.

Mi mano izquierda, sobre mi muslo correspondiente, subo un poco el vestido,sin llegar a caerme, o almenos intentarlo, bajo esa misma mano, dejando el vestido arriba, dejando mi piel desnuda y suave bajo mis dedos, hasta que llego una de mis dagas.

Arrastro mi pierna izquierda lo suficiente como para estar mas o menos en equilibrio, paralelas para poder levantarme.Y asi lo hice,retire mi mano y la dejé paralela a mi cuerpo rozando mi vestido que se bajó por su propio peso al levantarme.
Ya no solo en mi mente, sino ante mis ojos pude ver como tan solo diez personas, se quedaron en sus posiciones, bueno quizás mas dispersos. Las mesas con los tentempiés tiradas y esparcidas por el suelo, parecía destrozados por haber sido pisados, copas rotas en el suelo derramando su contenido, mezclándose lo que será vino, vitae y otra bebidas pero esta en minoría.

Todo se había ido al garete.Me veo rodeada de cinco personas desconocidas, tras ellos, aquella mujer que me observaba y cuyo vestido veía demasiado provocador para un evento así,lo desaprobaba, pero era su elcción.También aquél muchacho con ropas quizás algo antiguas y que no terminaba por convencer. Por otro lado, otra mujer, aquella que portaba un vestido azul de larga cola,y no muy lejos alguien mas , sus cabellos largos, vestido con una capa y chaleco y pantalones del mismo tono, a acepción de su camisa blanca.Incluso estaba quien toqué en el hombro, era extraño...eso si me fue extraño ¿ por que no huyes muchacho?.Pensaba para si mientras mi mano derecha tocaba mi mejilla, extendiendo la sangre que se deslizaba como si fuera una gota de agua en una noche lluviosa, donde estas parecían hacer entender, según las leyendas..." Los cielos lloran madre por que parecen estar tristes de ver lo que ven...".Negaba para si misma, entupida leyenda, ni sentido tenía la frase, o quizás no era ni siquiera así,¡Estupideces!.

Sonrío de forma sombría, pequeña sonrisa que parecía haberse dibujado con una pincelada, no demostraba, nose apreciaba expresión alguna.Me giro sobre mi misma viendo quienes me rodean.
Y ¡Sorpresa!,aquella vieja con atuendos demasiado antiguos y de vestido curse junto a su moño.También el hombre que le acompañaba.Me mira de forma, fría, distante, veo como sus manos se juntan, de manera que este alza el bastón, toma el cuerpo del mismo y la otra sigue sujetando la empinadura, su mano izquierda se mueve y hace deslizar la parte inferior, lo que parecía ser la vaina, se podía escuchar el roce metálico , a al vez que podía apreciarse como la espada iba saliendo.

Unos pasos ligeros se acercar por mi espalda, mas bien corrían, pero quienes tenía delante también lo intentarían.

¿¡ pero que coño!?,¿¡ a que viene esto, malditos bastardos!?
-dije con tono brusco, molesta.

Sería mi fin... definitivo

Lilith Elorin Eilen

Mensajes : 106
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Invitado el Miér Sep 28, 2011 10:51 am

Volví a sonrir bajo mi máscara al ver que el hombre respondía a mi coqueteo y se retiraba tambien su mascara. Era guapo, por suspuesto, pero aun sin máscara eran sus ojos los que más atraían la atención.

Lamento no ofrecerle una panorámica tan agradable como la que usted me brindó a mí —dijo, y reí quedamente, coqueta y elogiada. El me sonrió y en su gesto pude notar cierta tensión. Parecía estar conteniéndose... y en respuesta a mi pequeña risa, el dejó escapar una tensa, llena de nerviosismo —Discúlpeme, no estoy acostumbrado a tratar con damas como usted.

¿No lo estaba? ¿No era un noble?.... No, por supuesto que no. La mayoría de los nobles ahí presentes apestaban a requeson, tenían la piel pálida y tenían el aspecto de auténticos inútiles que han crecido entre algodones.

El era distinto, ya no solo por el olor o su aspecto, sino por su forma de moverse...de mirar. Su mano agarró la mía en un movimiento rápido y no pude evitar tensarme ante ese contacto inesperado. Llevó mi mano a sus labios y la besó.

Mi nombre es Vanator. —dijo soltando mi mano y haciendo un extraño gesto al cruzar los brazos. —Bailar no es precisamente una de mis cualidades... Pero puedo intentarlo

-Oh, no ossss preocupéissss. Ssssoy una gran professssora, he ensssseñado a bailar a muchas jóvenessss.- Tomé sus manos en las mías, sin apartar mis ojos de los suyos.- ¿Queréissss ssssaber cual essss el sssecreto de la danza?- guardé silencio y sin soltar sus manos me acerqué a el para susurrarle al oído, dejando deliberadamente que la mejilla de mi máscara rozara su hombro- Sssolo tienesss que essscuchar la músssica, essscúchala y ábrete a ella, deja que te recorra... y déjate llevar.- Coloqué sus manos a ambos lados de mi cintura, sobre la falda del vestido, y moví el cuerpo con suavidad al ritmo de la música, serpenteando ligeramente. Me separé un poco de el, dejando sus manos en mi cintura y colocando las mías sobre sus hombros. De nuevo fijé mis ojos en los suyos- No te fijessss en loss demásss, sssolo sssiente y essscucha. Cada danssa ssingifica algo disstinto, cada baile represssenta cosssasss disstintasss.-

Noté por sus movimientos que aun estaba tenso y suavicé más el movimiento de mi cuerpo, acercándome a el, tratando de serenarle y de que se acostumbrara a nuestro contacto. Mis dedos se colaron bajo su cabello, perdiendose en el, acariciando su nuca...

-...Eresss hermossso....-murmuré lo suficientemente cerca de el como para que me oyera sin problemas. Suspiré y de nuevo sentí su aroma en mi nariz. Cerré los ojos, deseosa de dejarme llevar.

Alguien me puso la mano en el hombro, interrumpiéndome. Abrí los ojos de golpe y todo mi cuerpo se tensó e inmovilizó. Aun sin moverme de la postura en la que me encontraba, prácticamente abrazada a Vanator, ladeé ligeramente la cabeza. Una mujer me miraba con ojos sorprendidos y sonrisa maliciosa.

-¿Anne de Rhotgarn? ¿Eres tu, querida? ¿Quien es tu apuesto acompañante?- preguntó con voz impertinente y algo chillona.

-Me temo que osss confundisssssshh de persssshona- demasiadas eses de nuevo... y mi corazón estaba enloquecido en mi pecho.

Mi extraña forma de hablar hizo que frunciera el ceño.... pero algo la hizo retroceder.

-Lo lamento, señora, me he confundido de persona, en efecto.- dijo antes de darse la vuelta y desaparecer con pasos rápidos entre los presentes en la fiesta.

Suspiré aliviada de que se hubiera marchado, pero mi cuerpo seguía tenso. Vanator debía de haberlo notado. Le miré y carraspeé tratando de controlar las eses.

-Deberíamosss sssalir de aquí....-tome su mano en la mía- ...ven conmigo.

No era una órden, era una petición. Quería su compañía, anelaba conocer más de el y quedarme a solas. Ese hombre me gustaba y atraía, y tan centrada estaba en eso que había olvidado que podría no reaccionar bien ante mi extremidad serpentina.

Antes de poder hacer nada, algo causó un fuerte alboroto en la pista de baile. Logré entrever a la anfitriona, Lilith, rodeada y enfrentada a algunos invitados. Estos parecían ser hostiles y uno de ellos desenvainó su arma.

-¿¡ Pero que coño!?,¿¡ A que viene esto, malditos bastardos!?

Un lenguaje poco adecuado para una dama. Pobre Lilith, lo sentía por ella.... pero acababa de darme la oportunidad perfecta para escapar... y pensaba llevarme a Vanator conmigo.

Me giré hacia el, practicamente arrancándome la máscara del rostro. Me alcé sobre mi cola levemente y le besé. Sus labios eran duros y cálidos, aunque tuve la sensación de que se relajaban un poco. Tras el beso, con el rostro al descubierto esta vez, le miré de nuevo a los ojos.

-Ahora o nunca. Sssalgamosss de aquí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Baile de máscaras!,¡Oculta tu identidad!,¡estas Invitado!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.