Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Ayer a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Sáb Dic 16, 2017 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Sáb Dic 16, 2017 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]

Mensaje por Varok el Mar Nov 21, 2017 12:08 am



Ahi estaba yo en esa densa jungla que todos llamaban Uzuri, un peligro constante el cual tienes que adaptarte, pero era lo mas cerca que estaba de nuestro asentamiento, y queria obtener un poco de tranquilidad quizas incluso una ducha, este cuerpo no se lavaria solo asi que era eso o que me comiese el estiercol. La verdad es que el sitio era hermoso, pero tenias que tener cuidado sino tu vida seguramente acabaria aqui, plantas que querian comerte, animales sedientos de comerte y rocas que tendras que tener cuidado con ellas, - Dicho esto deberia ir a aquel rio que aviste, al menos aunque sea darme una buena ducha y quizas pescar algo.- El arte de la pesca, en los orcos no consistia en llevar una caña, sino con nuestras propias manos haciamos todo, estaba claro que no cazariamos una criatura gigante con ellas, pero unos peces no eran problema no debia ni utilizar mi martillo. Ahora debia guiarme muy bien para ver por donde ir sin que me perdiese, aunque si no ponias mucha atencion podias escuchar el borbotar del rio, como si cerca de este hubiese una cascada llenando aquella zanja con piedras, a la que despues se le llama rio. Tambien se podia escuchar el sonido de los animales retumbando por aquel lugar, aves, monos, toda la fauna parecia reunirse y canturrear al ritmo de las ramas de aquellos imponentes arboles, que tapaban cualquier vision del cielo, lo unico que penetraban eran los rayos del sol, abriendose paso por cada centimetro de la jungla. Podias notar que el ambiente era pesado, simplemente por el hecho de que hacia un calor y una humedad, que hacia que cada ropaje se pegara en el cuerpo fusionandose con el sudor - Por dios si no fuera orco ya habria muerto por estas condiciones, que gracioso fui al decir de venirnos a Eblumia.- Susurraba para mis adentros mientras se escuchaban una bandada de pajaros salir volando, eso solo puede significar que hay algo mas por aqui deduci que debia ser eso, ya que los pajaros simplemente no vuelan en conjunto, a no ser que sea para buscar comida o un peligro acechando, podria ser por mi pero desde que me adentre dude que estuviera solo.

No tarde demasiado en llegar aquel rio, para mi sorpresa no estaba solo, habia una chica tirada cerca del rio parecia desmayada, tenia cabellos rojizos como el fuego, una piel palida y unos ojos azules que dejarian helado a cualquiera que la mirase, me quede sorprendido al ver el aura de belleza que desprendia, nunca llegue a pensar que alguien de otra raza pudiese dejarme estupefacto, pero ella sin duda lo hizo -Eee ¿Chica estas bien? ¿Hay alguien ahi o estas muerta?- Mientras decia esto, le golpeaba delicadamente en la cara, esperando a que por lo menos abriese los ojos, no se como llego hasta aqui pero podria estar perdida quizas, y tuvo la mala pata de encontrarse con alguna criatura o quizas se tropezo con algo, pensando en esto bien, puse mis dos dedos buscando el pulso en su cuello y parecia estar bien, decidi que lo mejor seria hacer que bebiese algo, recogi agua juntando mis manos poniendolas en forma de cuenco, y me acerque a ella haciendo que delicadamente bebiese un poco de agua. Parecia que poco a poco se iba recuperando lo cual suspire de alivio, una muerta cerca de un asentamiento orco seguramente darian por hecho de que habiamos sido nosotros, aunque no lo fuesemos no nos creerian tampoco. Me quede un rato junto a aquella chica mientras dejaba mi martillo y mi armadura cerca de la orilla, no querian que se mojaran, asi que simplemente iba en taparrabos, de mientras yo pescaba algo de comer, me hice con unos 5 peces nada mal la verdad, y ademas eran grandecitos quizas cuando despierte quiera comer algo pense para mis adentros. Asi que comence a hacer una hoguera improvisada, aunque con esta humedad iba a ser dificil hacer fuego, ya que mucha de las ramas o hojas estaban empapadas, si fuera un clima seco seria facil, quizas tarde unos largos 30 minutos a hacerlo no llegue a hacer la cuenta pero seguramente estaria por ahi.

Puse unas ramas alrededor de la fogata en las cuales empale los pescados, y acerque a la chica a la hoguera no queria que se me enfriara, la pobre parecia estar pasandolo mal y no creo que fuese plan de que lo pasase peor. Mientras yo me comia uno de los pescados, la muchacha parecia estar despertando poco a poco, cuando se desperto totalmente le dije – Parece que al fin te has despertado Bella Durmiente, siento si te sorprendo pero parecia que necesitabas ayuda.- La chica parecia estar exhausta a la vez que sorprendida, supongo que era normal pocas veces se suele ver un orco salvando a alguien, pero bueno iba a intentar ser lo mas amigable posible – Perdoname, me llamo Varok del Clan Martillo de Trueno, ¿Tu como te llamas?- Supongo que tambien seria una sorpresa para ella, ver a alguien en taparrabos hablandole tan amistosamente, pero eso en mi mente no se condebia como algo malo, sino como algo normal. Pero supongo que no todas las razas son iguales – Espero no haberte asustado la verdad es que no quiero hacerte daño, simplemente he venido a relajarme un poco, aunque con este calor aun haciendose de noche poco a poco, es horroroso.- Comence a reirme para romper un poco el hielo y que no fuese tan insulsa la cosa, pero aun me preguntaba en mi mente que hacia aquella chica ahi, y porque habia venido sola, no discuto que ella sola no pudiese con los peligros de la jungla, es mas viendo su cuerpo detenidamente se le puede ver algunos musculos marcados, pero no me imagino a quien llevaria a alguien a adentrarse a algun lugar tan peligroso, quizas por eso mismo yo tambien estoy aqui porque soy incapaz de imaginarmelo. Mientras se decidia a hablar o no, me levante para recoger un poco de agua y beber, la verdad es que era refrescantes, como en un sitio tan caliente puede hacer una bebida tan fresca, una vez que terminar de beber me tumbe junto a la fogata y dije – Cuando quieras hablar ya sabes aqui estoy y si quieres comer algo ahi tienes pescado, aun pareces estar un poco debil.- Resalte, mientras miraba al poco cielo que entraba por las hojas, sin dudar alguna un paraiso idilico, si no fueran por los peligros que acechan quizas seria un buen lugar para comenzar nuestra ciudad orca.
avatar
Varok

Mensajes : 9
Edad : 23
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronologia


Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]

Mensaje por Celeste Shaw el Jue Nov 23, 2017 9:05 am

Tras haber dejado a Adrien de nuevo, empezó a volar en una dirección al azar. No tenía nada que hacer. Simplemente volaba, aunque de vez en cuando debía parar a descansar. Tenía poco dinero, y lo gastó en comprar algo de comida. No podía estar sin comer. Estaba cansada, pensaba echar mano de una de las frutas que llevaba en la orilla de un río, en la jungla de Uzuri, por lo que bajó al suelo. Su descenso ocasionó la desbandada de un grupo de pájaros, que empezaron a volar de forma desordenada, como si ella representara un gran peligro para ellos. Respiró hondo. Allí el ambiente era húmedo y caluroso, y en nada estuvo cubierta de sudor. Se sentó en el suelo.

Bebió un poco de agua del río, pero el ambiente caluroso del lugar hacía que se sintiera mal, muy mal. No estaba acostumbrada a esos climas, y todavía menos al nivel de humedad, que hacía que el aire casi fuera totalmente denso a su alrededor. No tenía problemas con la alta temperatura, pese a no estar acostumbrada a ella, pero esa densidad del aire ya era otra cosa. En lo que se terminaba una de las frutas, la excesiva humedad del lugar había podido con ello, por lo que quedó inconsciente. Se había quedado tendida en el suelo, boca arriba.

El contacto del agua con sus labios la despertó, y bebió ávidamente. Miró al orco que estaba allí, con ella, con una sombra de temor en sus ojos, pero no se apartó. No había tratado con orcos, además de que le parecían seres ya no solamente enormes físicamente, sino que las pocas veces que había visto a alguno era en algún tipo de batalla. Aún así, esbozó una pequeña sonrisa. No solía dejar de hacer caso a su instinto, pero en aquella ocasión no se apartó, ya que el orco era el que se había preocupado por ella. Había vuelto a cerrar los ojos, cuando sintió el calor seco de la hoguera calentarla, y entonces los abrió. Lo miró con sorpresa. Para empezar, se había preocupado por ella. Luego, iba en taparrabos. Quizá él lo considerara lo normal, resolvió.

—Soy Celeste —removió un poco las alas, colocándose bien, de forma que estuviera cómoda, y se sentó frente a la hoguera—. Eh… gracias por todo. Y tranquilo. No me has asustado —sonrió. Aquello no era del todo verdad, pero no iba a decirlo. Cogió uno de los peces empalados y empezó a comer, poco a poco. Estaba algo débil aún, pero confiaba en recuperarse en poco tiempo y poder echar a volar de nuevo, y ver si podía conseguir algo más de dinero, ya que se le había terminado el que tenía. Miró al orco, que en ese momento se tumbaba al lado de la fogata—. ¿Cómo has llegado aquí?
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 311
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]

Mensaje por Varok el Dom Nov 26, 2017 5:20 pm

Al ver que la chica hablaba me relaje un poco mas, era buena señal ver que estaba bien y que no le había pasado nada, aunque también era bueno saber que hablábamos el mismo idioma, sino hubiera sido un engorro demasiado grande, pero bueno antes de que pensara que era un grosero por no contestarle y estar perdido en mis pensamientos, le conteste - Encantado Celeste, espero que el pescado este a tu gusto, menos mal que te he encontrado yo a tiempo.- Simplemente sentía un poco de preocupación, era normal esta jungla no es segura y si hubiera tardado un poco mas seguramente alguna criatura hubiese jugado con ella antes de desgarrarla, al menos espero que supiera lo que estaba haciendo al estar por aquí rondando. Pero parecía una chica simpática, me agradeció y todo, vaya no todos son así con los orcos, me alegra ver que alguien es distinto, cuando llegue a crear esa ciudad que tengo pensada ya se que a ella la tengo que dejar pasar - No me des las gracias, viendo como eres, seguramente tu hubieras hecho lo mismo, a parte que me gusta que la gente vea que algunos orcos no somos iguales.- A pesar de que a ella no le incumbiera en nada, quería que comprendiese que los orcos también somos normales, algunos todavía estaban arraigados en el pasado, pero poco a poco me gustaría cambiar todo eso hacia una dirección mejor, y no es mala idea empezar a llevarse bien con la gente de los alrededores, si es que ella era de por aquí cerca.

Me pregunto una cosa, que justamente le iba a preguntar yo, pero ya que ella lo hizo primero no iba a interrumpirle así que le conteste - La verdad, es que tengo un asentamiento aquí cerca y simplemente estaba paseando un poco, para relajarme a parte a los orcos estas temperaturas no nos afectan nada, y aquí vivimos tranquilos, ahora mi pregunta ¿Que hacías aquí tirada?- Tenia curiosidad de saber el porque estaba por aquí, aunque quizás también pensé que decirle lo del asentamiento no fue la mejor decisión que he tenido, bueno le daré un voto de confianza y esperare a que no diga nada, porque a pesar de que tenemos buenas relaciones con las razas de todo este lugar, nunca se sabe lo que puede hacer alguien, no se le ve una chica con malas intenciones pero debo andarme con cuidado, pero a pesar de eso no creo que sea buena idea pasar mas tiempo por aquí - Oye si quieres puedes venir a mi asentamiento, no es demasiado seguro quedarse aquí mucho tiempo, y quizás sea una locura, pero quiero darte un voto de confianza, para que veas que no todos los orcos somos iguales ¿Que me dices?.- Iba ser la primera vez que vería la vida de un orco desde cerca, pero claro eso seria si aceptaba, tampoco tenia muchas opciones mas, si se quedaba por aquí seguramente no duraría mucho, y en mi asentamiento podría estar hasta que se recuperara, pero bueno la ultima palabra la tiene ella así que ella decidiría lo que quería hacer.

Por ultimo mientras ella decidía que hacer, me acosté apoyando mi cabeza contra mis manos, y cerré los ojos simplemente admirando aquella naturaleza, escuchando cada hoja golpear con el ligero viento caluroso que pasaba cada poco tiempo, cada pájaro que piaba como si estuviera entonando una canción maravillosa, el sonido del rió pasando cerca de nosotros, era una fusión de sonidos que los hacia perfectos, por no decir el chasquear del fuego en contacto con la madera, ese lugar era increíble, en mis pensamientos agradecía que nuestro clan se hubiese movilizado a este lugar, sin duda alguna eramos uno de los pocos clanes que podíamos apreciar toda esa naturaleza que había alrededor.
avatar
Varok

Mensajes : 9
Edad : 23
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronologia


Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]

Mensaje por Celeste Shaw el Mar Dic 05, 2017 10:06 am

Poco a poco iba dando cuenta del pescado, que le parecía sabroso. Comía despacio, a bocados pequeños, aún con la cabeza un poco gacha y una expresión pensativa. No parecía estar totalmente presente en aquel lugar, o al menos no todavía. Sí, estaba escuchando lo que Varok le decía, aunque parte de su mente volara lejos.

—El pescado está bien. Y sí… creo que he tenido suerte de que me hayas encontrado, realmente habría sido peligroso quedarme aquí sola por más tiempo.

Sabía que la jungla no era demasiado segura, pero creía que podría aguantar ese ambiente bochornoso por más tiempo. No había podido. Eso le hacía ver que estaba muy acostumbrada, demasiado quizá, al clima seco de los montes de Keyback, o a esa temperatura agradable que hacía en el bosque de Sílvide. Iba dando mordiscos al pescado, sin detenerse, hasta que lo terminó y solamente quedó la espina, que dejó en el suelo. Se quitó las ramitas que seguramente tenía enredadas en ese cabello rojo, del mismo color del fuego. Lo miró ladeando un poco la cabeza, encogiéndose de hombros.

—Hmm, puede que sí que lo hubiera hecho —no lo tenía del todo claro, ya que bien podría ser que Lilith no le permitiera hacerlo—. Sé que no todos los orcos sois iguales. Igual que pasa con todas las demás razas. He… trabajado con individuos francamente extraños, un orco no es lo más raro que he llegado a encontrar.

Hablaba sinceramente. Si había estado enamorada de un cánido, y había trabajado codo con codo con un insectoide, ¿por qué iba a apartarse de un orco? ¿Por qué iba a tener miedo? Sin embargo, Lilith no pensaba igual, aunque por el momento ella se abstuvo de controlar el cuerpo de Celeste y simplemente soltó un comentario cínico dentro de la cabeza de la mujer.

—Sigue confiando en extraños, niña, y te clavarán un puñal un día.

Hizo caso omiso a esa frase, aunque por un instante una sombra cruzó su rostro. Enseguida se repuso, y escuchó que tenía un asentamiento cerca de allí. Sonrió. Pensó que él tenía suerte de tener allí su hogar, o cerca al menos, para refugiarse de las bestias que poblaban la jungla de Uzuri. Celeste nunca había estado en la jungla en si, pero muchas veces la había sobrevolado. Se encogió de hombros al oír su pregunta.

—Pretendía descansar unos minutos y luego continuar volando hacia Mirrizback, pero no puedo con el bochorno que hace aquí —escuchó su ofrecimiento, asintiendo suavemente con la cabeza—. Sí, será lo mejor para recuperarme del todo, gracias. Ya me ha quedado claro que no todos sois iguales. Seguro que los hay que no se hubieran preocupado por mí al verme aquí tirada. Igual que hay individuos de todas las razas que no lo hubieran hecho.

—Niñata estúpida —tronó Lilith en su cabeza—. ¿Vas a ir con él?

—Sí. Cállate.


Se llevó una mano a la cabeza, frunciendo el ceño, molesta por el grito de Lilith ahí dentro. Para aliviar un poco el dolor de cabeza que eso le había causado, se echó agua por el rostro. Agradecía el frescor del agua en su cara, era realmente un alivio. Luego, en pie ya, miró a su alrededor. Aunque fuera un lugar peligroso, debía reconocer su increíble belleza. No sería ella quien negara que aquel sitio era muy hermoso.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 311
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.