Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Ayer a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Sáb Dic 16, 2017 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Sáb Dic 16, 2017 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


[Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Staff de Noreth el Miér Nov 29, 2017 11:25 pm

Los Cuentos Perdidos de Noreth

Otro año más en Cuentos de Noreth... ¡Y seguimos sin tener un solo cuento! ¿Os dais cuenta? ¡Hay gente con niños! ¿Qué les van a contar cuando se reúnan frente a las hogueras por las noches? No podemos dejar que esto continué así. ¡Hay que arreglarlo! Este año, nada de regalos por navidad, este años cuentos.

Reglas:
- Los escritos deben ser cuentos, fabulas o parabolas que pertenezcan a una raza, pueblo, o región de Noreth.
- Temática infantil. Nada de historias +18, que nos conocemos. ¿¡Es que nadie piensa en los niños!?
- No hay máximo o mínimo de líneas; aunque escribir mucho no significa que la historia sea mejor.
- La historia debe aparecer en forma de relato, y no contada o roleada por los pjs de los usuarios.
- La fecha limite para presentar el relato será el Domingo 31 de Diciembre de 2017.
- No hay restricción en el numero de cuentos que se pueden mandar. Cada usuario puede mandar varios y obtendrá las recompensas correspondientes.
- Los cuentos deberán publicarse en este mismo tema.
- Se deberá indicar en el mismo mensaje a qué raza/pueblo/región corresponde el cuento, así cómo el premio deseado.

Jurado: El staff
Estará encargado de hacer una pequeña criba, para revisar las historias que acabarán como lore oficial.

Premios:

- A todos los participantes 150 diamantes. Pasen o no la elección del jurado.
- Todos los que tengan el visto bueno del jurado, verán publicados sus cuentos en el apartado Cultura del foro.
- Estos últimos tambien podrán escoger uno de los siguientes premios que recibirán el día 6 de Enero:

Lista de premios a escoger:

Cascabeles cromaticos de Sincromita:
Estos cascabeles de colores contienen en su interior una pequeña bola de sincromita, una inusual roca que dependiendo de sus impurezas resuena con un tipo de esencia u otra. De esta forma, el cascabel suena cuando se esta usando cierta escuela de magia en los alrededores.
Bastón de Caramelo Akhdareo:
El creador de estas chucherías, tras un sueño en el que se le apareciera una misteriosa y esponjosa criatura, se jactaba de haber conseguido igualar el color y el efecto energizante de los famosos rubís akhdareos a la vez que mantenía una gran dulcera y sabor. Unas pocas lamidas calientan el cuerpo del usuario revitalizandolo durante al menos unos minutos.
La Paloma que Desaparece:
Un pequeño amuleto de metal claro con una paloma grabada. Parece una joya bastante humilde, sin embargo, esconden un buen secreto. Estos amuletos reaccionan cuando un conjuro mental afecta a su portador, haciendo que éste no pueda ver el animal tallado si se encuentra hechizado.
Milagro de Lleldoryn:
Este tipo de muerdago especial, recolectado en Physis por un druida llamado Lleldoryn, es capaz de retrasar efectivamente el efecto de cualquier veneno con el simple hecho de masticarlo. Nadie sabé de qué zona del bosque proviene, y el druida solo sale de las profundidades del bosque una vez al año, con lo que resulta un remedio extremadamente inusual.
Recuerdo del Primer Invierno:
Una bola de nieve imperecedera de la que cuentan, tiene su origen en la primera nevada que hubo en Noreth, en los Montes Daulin.
Sea cierto o no, el hecho es que la bola no se derrite ni separa nunca, aparte de proporcionar resistencia al frio del invierno (que no a la magia de hielo). Una reliquia tremendamente preciada en los glaciares o las montañas.
Aguardiente del Canto Alegre:
Se dice que un solo trago de esta fuerte bebida vikhar alegra a cualquiera, aunque acabe de morir toda su familia. Es una bebida ya casi olvidada, ya que tras el pueblo que lo creaba fue arrasado tras que se corriera el rumor de que el licor era capaz de hacer aceptar a quién lo bebe cualquier proposición. Este rumor es falso, por supuesto, aunque es cierto que estando tan alegres, la gente es proclive a ser generosa.
Caja Sorpresa:
¿Qué contendrá esta caja? ¿Qué tendrá de especial? Tendrás que abrirla para descubrirlo.
avatar
Staff de Noreth

Mensajes : 44
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Medielvoulder el Jue Nov 30, 2017 3:10 am

No estaba preparado, pero creo que algo bueno salió.


  • Temática: Cuento.
  • Asociado a: Raza Enana.
  • Nombre: La leyenda de Sidh el Renacido



Cuenta la leyenda que Bran Sidh, Bran el Sangriento, o Sidh el Renacido fue uno de los enanos más famosos que existió en Noreth. Sus más importantes relatos fueron junto a su espada Albor, que lanzó al estómago de la Montaña de los Recuerdos en Daulin luego de que lo llevara a la locura.
Se le atribuyen varias tradiciones tanto enanas, siendo la más conocida la Transición, el rito pagano que practican varios clanes que adoran al Demonio Rhaggorath, el cual consiste en que el nuevo líder o jefe coma el corazón del anterior para obtener la fuerza de sus antecesores.
Así también se le atribuye el haber traído el poder de la Ingeniería Rúnica a Noreth.

Fue héroe y villano entre los enanos, padre de reyes, hijo bastardo, una paria y un vástago de Kanedias. Sus proezas se pueden oír alrededor de todas las hogueras allá en las altas cumbres y también en boca de los Shike, quienes viajan por todo el mundo y conocen y cantan todos los relatos, leyendas y cuentos.
Su origen se remonta a los tiempos del Gran Árbol, Zuìè Shù, generaciones después de que el árbol haya dado como fruto al mundo a todas las razas primigenias de Noreth.

Existen varias historias respecto al origen de Bran Sidh, ya que los pueblos enanos han ido deformando la historia original a medida que se han esparcido por Noreth a lo largo del tiempo. La más conocida cuenta que su padre era un rey enano de nombre Ulfhendar Corazón de Oso.
Se cuenta que Ulfhendar se perdió un año entero en pleno invierno en lo que hoy se conoce como la Cordillera de Daulin, y que en su desesperación y estando a punto de morir encontró una cueva en la que hibernaba una enorme osa dorada. Ulfhendar en vez de matarla y comerla prefirió acurrucarse entre su piel pues sabía que gracias a su calor viviría. Allí vivió durante el resto del invierno, el cual fue uno de los más largos en aquellos tiempos, alimentándose solo de leche de osa y disfrutando de la compañía de la enorme bestia. Y cuando llegó la primavera, y las primeras heladas cesaron, regresó a su pueblo trayendo entre sus brazos a un gran crío, de ojos negros y cabellos dorados: Bran Sidh.

Se cuenta que Sidh, además del cabello, también obtuvo de su madre osa su enorme fuerza, y de su padre su gran envergadura. Fue un guerrero prodigio que a los cortos dieciséis años de edad ya podía soportar las largas campañas que erigía su padre por todo el continente, ya que en esos tiempos las razas luchaban frenéticamente por tierras y recursos.

Bran con los años ganó gran fama y recorrió el mundo por su cuenta, su barba dorada creció hasta tapar su pecho y siempre la traía trenzada con algún anillo forjado en los lugares que saqueaba, llegando a tener más de cien joyas de todos los materiales y formas, las cuales tintineaban con su andar. Fue así como se convirtió en un guerrero al igual que su padre, y llegó a luchar en las más grandes lides y ganó incontables combates singulares.
Pero es sabido que no fue hasta que consiguió Albor que no logró sus más grande victoria, y después su inevitable caída antes de ver la luz.

Del origen de Albor no hay nada claro, salvo que Bran la usó como muchos otros antes y después de él, pero Bran fue el único que logró oponerse a los designios del acero.
El día que Bran Sidh conoció a Albor fue cuando reclamó el gran tesoro de Geowin el Perdonado. Éste le advirtió que aquella espada brillante no era lo que parecía, y que le traería la desgracia igual que a él, pero Sidh no oyó la advertencia y tomó por suya la espada dejando de lado su martillo, pues Albor brillaba con luz propia y era hermosa ante los ojos de los mortales. En ese momento Geowin quedó liberado de Albor, la que él llamaba Cazadora de Luz, y luego de pasar muchos años encerrado en las celdas de su propio castillo, fue el propio Bran quien le perdonó la vida, pues dijo la verdad acerca del arma en vez de hacer que la tomase mediante engaños.

Sidh rebautizó la espada como Albor, o La Primera Luz del Amanecer. Se dice que una vez empuñó aquella espada cambió totalmente, se alejó de sus compañeros y que vagó por años por el mundo hasta que un día volvió a su tierra en la Cordillera de Daulin y se reencontró con su padre. Pero quien cargaba a Albor era alguien muy distinto al Bran que conoció Ulfhendar, ya que su arma había sido forjada por Kanedias, y susurraba con mil voces, todas ellas hablando en una sola voz metálica y retorcida, que le contaba a Bran Sidh mentiras y engaños que lo llevaron poco a poco a la locura.

Cuando Sidh apareció ante su padre reclamó su derecho al trono. Ulfhendar por honor no pudo hacer otra cosa que aceptar aquel alzamiento, y luchó en batalla singular contra su hijo. Bran Sidh entonces, alimentado por las fuerzas del acero mató a su padre de un solo corte, limpio y preciso, y haciendo caso de la voz de la espada, le arrancó y comió su fibroso corazón.

Bran el Sangriento, como fue conocido luego de hacerse con el control del reino enano, recorrió la joven Cordillera de Daulin, retando en cada reino a un combate singular. Muchos reyes aceptaron, muchos otros enviaron a un campeón para que los representase, pero solo hubo un resultado: Bran y Albor ganaban cada una de las peleas, y finalmente, y tras el Rito de la Transición, Bran Sidh era ungido como nuevo rey.

En tan sólo un año unificó más de cien reinos, y se hizo de un ejército de más de veinticinco mil guerreros, los que envió arrasar el continente entero.
Se cuenta que el ejército de Sidh en casi diez años tomó lo que hoy en día se conoce como Thargund, la parte occidental de Woestyn Ölüm, y también el lado septentrional de Djskn.
Pocos son los hombres que han logrado proezas de ese tamaño, y la mayoría de los enanos de hoy prefieren ocultar el pasado de estratega sangriento y homicida de Bran Sidh que Albor construyó.
Pero todas sus hazañas quedaron eclipsadas bajo lo que llevó a cabo al final de su vida, o al comienzo, dependiendo de cómo se mire.

Bran Sidh había forjado un imperio gracias a Albor, pero la espada nunca estaba satisfecha. Se cuenta que Sidh hablaba siempre con ella en susurros y que una vez que ya no tuvieron enemigos fue el acero quien le ordenó matar a su propia gente. Pronto la estirpe de Bran se devoró a sí misma, creando rencillas internas que minaron los pilares de aquel imperio, y no hubo caída más grande en los antiguos tiempos que la caída de Bran Sidh y su familia.
Los reinos que se habían unificado comenzaron a fragmentarse, y cada hijo tomó una parte de lo que decía era suyo, y se adentró en las profundidades de la tierra junto con sus guerreros.

Pero una vez que todo se hubo consumido, Bran el Sangriento recordó las palabras de Geowin, y se lamentó allá arriba en la más alta cumbre. Se sintió acabado y eternamente arrepentido, mancilló su nombre, y se encerró en los restos de su imperio a reflexionar. Pero Albor, que aún no se saciaba, le pidió a su dueño como última ofrenda su vida. Y Bran Sidh consideró esa idea por mucho tiempo, y en su palacio en ruinas deambuló como un fantasma, y es que Sidh aún no quería morir, no por miedo o cobardía, claro que no, sino porque dentro de él brillaba un resquicio de lo que fue. Y cuando Albor más le pedía que se suicidara, que saltara sobre su filo, más Bran Sidh se daba cuenta de lo que había hecho y que debía enmendarlo.

Entonces caminó hacia la boca de la más alta montaña, allá en la Cordillera de Daulin y lanzó a Albor hacia el estómago de la Montaña de los Recuerdos. Se dice que la espada se clavó en las profundidades de la roca y allí brilló solitaria por mucho tiempo, pero finalmente fue empuñada por alguien más, pero esa es otra historia.

Bran Sidh, una vez liberado de su espada vio todo más claro, y supo lo que tenía que hacer. Caminó entonces, por cientos de kilómetros, por tanto tiempo que las botas se le deshicieron, los pies le sangraron, se le cerraron y le sangraron de nuevo, hasta que sus plantas fueron duras como roca, hasta que la ropa se le pudrió y cayó hecha jirones. Y cuando al fin llegó a su destino cayó de rodillas frente al Gran Árbol, desnudo, y le rezó. Y cuentan que el Gran Árbol le contestó, y que Bran subió por sus ramas y se ató los pies con enredaderas y colgó del tronco en señal de penitencia.

Y pasaron los años. Y cuando llegó el momento Bran Sidh se descolgó, y su barba era cana y su piel estaba arrugada, no había probado bocado mas que la savia que había destilado hasta su boca, pero estaba cuerdo y sano. Y cuando llegó a los pies del árbol dijo:
Sé que colgué de este árbol barrido por el viento,
meciéndome por nueve largos años.
Herido por mi propia espada,
ensangrentado para Zuìè Shù,
yo mismo una ofrenda para mí:
Pues no soy más que ramas, hojas y fruto.
Atado al árbol
del que ningún hombre conoce
hacia donde corren sus raíces.

Nadie me dio pan,
nadie me dio agua.
Hacia los abismos más profundos me asomé
hasta que avisté las Runas.
Lanzando un rugido las tomé
para luego caer, aturdido y débil.

Gané bienestar
y sabiduría también.
Crecí y me regocijé con mi crecimiento:
de palabra en palabra
fui guiado hacia otra palabra,
de una acción hacia otra acción.

Y dicho esto miró con ojos renovados al mundo y a las Runas existentes en éste, como los carácteres de un lenguaje que hasta entonces se le había ocultado, pero que siempre había estado allí.
Bran Sidh ganó entonces una nueva vida, y fue conocidos por todos desde entonces como Sidh el Renacido, cortó su barba con cien anillos en señal de humildad, y su cabello blanco, señal de sabiduría, era tan largo que rozaba el suelo. Volvió a su tierra para esparcir su palabra, la de el Gran Árbol, y le entregó la sabiduría de las Runas a sus hijos, el pueblo enano.
Así logró redimir sus culpas y todo el mal que hizo.

Su legado de muerte y vida hoy sirve de lección para todo el que quiera oír su historia.
avatar
Medielvoulder

Mensajes : 182
Edad : 36
Link a Ficha y Cronología : Medielvoulder
La Corona del Traidor

Nivel : 3
Experiencia : 0 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Strindgaard el Jue Nov 30, 2017 6:36 pm

Me quedaré con...

Spoiler:





avatar
Strindgaard

Mensajes : 576
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Strindgaard
No todo el que anda errante está perdido


Nivel : 6
Experiencia : 1866 /3000

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Alegorn el Jue Nov 30, 2017 6:41 pm

La próxima vez, por favor ponerlo en el mismo post y postear con el personaje que recibirá la recompensa.


Fin del comunicado
avatar
Alegorn

Mensajes : 219
Edad : 22
Link a Ficha y Cronología : Aulenor - Gar'shur - Pereza - Almena - Axglen - Rorik

Cronologías


Nivel : 0
Experiencia : -

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Azura el Miér Dic 06, 2017 3:33 pm


  • Temática: Cuento.
  • Asociado a: Cambiaformas de felinos, Selenistas
  • Nombre: Nala y el Cuenco Lunar



Prácticamente todas las culturas tienen diferentes historias para explicar ciertos fenómenos, por lo que es raro cuando estas se repiten, especialmente con dos grupos tan dispares como los Selenistas y los cambiaformas felinos.



Selen se apoyó en un árbol, tapándose la herida en el costado por la cual su divina esencia se escapaba al aire de la noche. El encuentro con el señor demoníaco le había salido caro, y tardaría horas en poder moverse con normalidad, mucho menos pelear, pero allí al menos estaba a salvo. La diosa contempló el claro, bañado por la luz de sus lunas, con una luz extremadamente pálida, como si compartieran el sufrimiento de su señora.

-¿Te encuentras bien?- Una pequeña figura estaba a su lado, completamente negra salvo por unos preciosos ojos ambarinos y unos bigotes que reflejaban la luz de las lunas. –Toma, te sentirás mejor.- El gato empujo el pescado que había soltado al sentarse en su lado, un triste espécimen, raquítico. Puede que la diosa hubiera hecho un comentario sobre esa penosa ofrenda, pero antes vio el deplorable estado en el que se encontraba su interlocutor. La guerra había forzado a muchos animales a migrar, y los que se habían quedado sufrían a medida que la tierra se marchitaba y las presas escaseaban, y ese pequeño felino no era una excepción.

Ese gato era un saco de huesos, a duras penas capaz de mantenerse en pie, con un pelo que había perdido años atrás el brillo, si lo había tenido alguna vez siquiera. Ese raquítico gato le estaba ofreciendo lo único que habría sido capaz de cazar en días, solo porque creía que necesitaba ayuda. –Estoy bien pequeño, me basta con tu compañía.- Dijo mientras le acariciaba suavemente la cabeza. El felino pareció aliviado al oír eso y empezó a devorar el pez, ronroneando ante las caricias de la diosa.

Selen se quedó observando la pequeña criatura unos minutos, hasta que esta acabo de comer y la miró con esos bonitos ojos ambarinos. Luego, moldeó su gloriosa esencia divina en un pequeño bol de plata, que se llenó de leche nada más ser tocado por la luz de la luna, la mejor leche que su divina esencia podía conjurar. -¿Querrás venir conmigo pequeño? ¿Cuál es tu nombre?-

-Nala- contestó la gata, después de sacar brevemente la cabeza del cuenco.

Y así, cuando la guerra hubo acabado, Nala fue cuidada en uno de los templos de Selen, con todos los honores, puesto que era la guardiana del Cuenco Lunar, que permitía beber de las mismísimas lunas. Y cuando la mortalidad finalmente la alcanzó, Selen acogió su alma y se aseguró de que nunca le volviera a faltar leche. Aún hoy en día pueden verse las gotas de leche colgando de los bigotes de Nala, iluminando el cielo con una luz algo más débil que la de su querida señora, cayendo de vez en cuando en lo que la gente común llama estrellas fugaces.

Spoiler:
Quiero el recuerdo del primer Invierno


Spoiler:

avatar
Azura

Mensajes : 5
Link a Ficha y Cronología : Azura

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Calígula el Sáb Dic 09, 2017 2:53 pm

Premio deseado: Caja sorpresa
Temática: cuento infantil
Asociado: a los orcos

Cuento orco:  Horda, Clan, Tribu y Familia


¿Conocéis la historia de Orgur el endemoniado? Tranquilos, yo os la voy a contar. Orgur era un orco que vivió en la época más oscura de nuestra raza, hace muchísimo tiempo, antes de que todos nostros hubiésemos nacido. Por aquel entonces los orcos teníamos una forma de vida completamente despreciable, una mente estúpida y un cuerpo raquítico, incapaces de hacer algo juntos o de tomar una dirección común. Las guerras entre tribus, familias y hermanos eran tan habituales como las partidas de caza que organizaban nuestros enemigos para erradicar a nuestra especie.

De entre todos nostros, Orgur fue el más fuerte, el más listo y el más valiente. Viajó él sólo por todo el mundo durante muchos años y en el Foso Negro conoció a Rhaggorath, nuestro señor. Vió en Orgur las características necesarias para traer el caos a Noreth, y lo marcó como uno de sus adalides, el más importante de todos. Salió del Foso Negro con un poder hasta entonces desconocido por cualquier orco, nos maravilló a todos y estuvimos dispuestos a seguirle allí a donde él fuese. Organizó la primera horda, arrasó a nuestros enemigos y trajo el caos a Noreth.

Orgur marcó un antes y un después, y también marcó el apogeo de nuestra raza. Hoy tan sólo podemos intentar imitarle a través de su legado. ¿No sabéis que nos dejó Orgur, chicos? Orgur nos dejó la enseñanza más sabia de todas, que la unión hace la fuerza. Os lo contaré.

En la noche anterior a la Gran Batalla, batalla que marcaría el fin de la campaña de Orgur, estábamos todos reunidos en un festín, el más memorable de todos. No fue memorable por la carne, ni por la bebida, no fue memorable por las arengas de nuestros generales, no. Fue memorable por que ese día, Orgur nos dejó la Sabiduría orca. De entre todos los orcos allí presentes, Orgur llamó a Ugdol delante de toda la horda. En medio del banquete, su voz atronadora irrumpió por todo el campamento, se escuchó por encima de las risas, los aullidos, la música y el griterío. Todos reconocieron el rugido de nuestro caudillo, y todos prestamos atención. Ugdol no tardó en acudir a la llamada de Orgur.

Ugdol era de entre los orcos, uno de los más fuertes. Todos lo sabíamos. Quizá por esa razón, es por la que Orgur lo eligió a él. Orgur le dijo que era el orco más fuerte de la horda, lo llenó de honores y palabras amables, Ugdol no podía tener más hinchado el pecho de orgullo. ¿Y quién no estaría orgulloso? De repente, Orgur desenvainó su espada, una espada fantástica, hecha de un metal especial y forjada por enanos, un botín de guerra digno del caudillo y que había sido ganado durante la campaña. Orgur se la tendió a Ugdol y para sorpresa para todos, le ordenó que la destrozase, que la estrujase entre sus manos, que la doblase hasta no ser más que un montón de metal inservible. A pesar de que Ugdol era muy fuerte, no fue capaz. Orgur nombró a cinco orcos más y entre los seis, pudieron doblar la espada. Apenados por haber destrozado tan magnífica arma, le preguntaron a Orgur la razón de su orden. Al fin y al cabo, era su espada la que acababa de ser destrozada.

Orgur nos explicó lo que hoy todos sabemos. Antes de iniciar su campaña, los orcos éramos criaturas inmundas, pequeñas, flacuchas, estúpidas y fratricidas. Nos explicó que con su favor, Rhaggorath nos había transformado en una criaturas grandes, fuertes y poderosas, que nos había dotado de un caracter irascible, y que todo ello hacía que no tengamos oposición posible en la batalla. Pero Orgur señaló algo importante, que Rhaggorath no nos había quitado el lastre más importante de todos, cosa que él si pretendía hacer.

Nos dijo que un orco era igual que su espada enana, y al igual que si de entre las criaturas un orco es recio, entre las espadas la suya también lo era. Y a pesar de ser recia, su espada fue reducida a chatarra. Luego les pidió a los cinco orcos y a Ugdol que le diesen a Orgur su espadas, y las ató todas juntas con una cuerda. Y les dijo que intentasen hacer lo mismo con todas ellas. Animó a más orcos a ayudarles, por más que lo intentaban, las seis espadas no cedían. ¿Comprendéis la Sabiduría orca? Aun siendo seres especialmente recios, los orcos podemos ser derrotados si luchamos solos. Juntos somos imparables. Orgur hizo especial incapié en esto. Lo que nos hizo triunfar en su campaña no fueron los favores de Rhaggorath, no fue nuestro imponente tamaño ni nuestros enormes músculos, tampoco fue gracias a que la ira se apodere de nosotros transformándonos en bestias indomables. Rhaggorath nos había dado todas esas cosas, pero no fue lo crucial. Lo que nos hizo imparables fue nuestra unidad. La unidad hace la fuerza, chicos.

Y al día siguiente al festín, durante la Gran Batalla, Orgur cayó. Ganamos la batalla, pero pagamos un alto precio. El funeral duró seis días, y tras él, la horda se dispersó. Pero las enseñanzas de Orgur permanecen grabadas en nuestra mente desde entonces. Los seis grandes clanes son herederos de aquellos seis orcos que doblaron la espada de Orgur, y cada vez que reunimos una horda, lo hacemos en conmemoración suya. Y a todos vosotros, chicos, os contamos esta historia en el mismo momento en el que tenéis edad suficiente como para entenderla. Horda, Clan, Tribu y Familia. Todas estas cosas son lo que hacen del orco alguien en este mundo, son lo que hacen que podamos honrar a Rhaggorath como es debido en cada batalla y arrasar a nuestros enemigos, sin estas cosas, no somos más que aquellas alimañas de los tiempos oscuros.
avatar
Calígula

Mensajes : 12
Link a Ficha y Cronología :
Calígula, el demonio del mar

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Evelyn Blake el Sáb Dic 09, 2017 11:38 pm


  • Temática: Leyenda.
  • Asociado a: Antropomorfos
  • Nombre: La leyenda de los ancestrales.


Muchos autoproclamados expertos se han dedicado a estudiar a los woes en profundidad, de maneras más o menos invasivas, algunos por curiosidad científica, otros con el objetivo de usar la magia de sus cuerpos para grotescos experimentos, pero prácticamente todos están de acuerdo en algo: Los antropomorfos no pueden usar magia. Solo los hogires, cuyas mutaciones son mucho más limitadas, parecen ser capaces de manipular la esencia.

Algunos afirman que es una maldición divina, otros, que es esa misma esencia lo que les da capacidades físicas superiores, como algún tipo de auramancia, otros simplemente opinan que los múltiples linajes presentes en el resto de razas mortales, linajes que pueden rastrearse hacia alguna criatura arcana como un elemental o un dragón, fueron mutados, por lo que quedaron inservibles, irreconocibles.

Pero si alguno de ellos se hubiera molestado en preguntar a las tribus, seguramente habrían recibido una respuesta diferente. Habrían escuchado la historia de los Ancestrales.

Las historias son confusas sobre sus orígenes. Algunos dicen que fueron los primeros de cada raza, creados por el mismísimo profanador, y que su experta mano les permitió no solo conservar sus capacidades mágicas, sino que les doto de inmortalidad. Otros, más escépticos, aseguran que son antropomorfos poderosos, pero normales, y que cada generación escoge a un nuevo Ancestral, equipándolo con alguna que otra reliquia mágica de la guerra con los humanos.

Pero ninguno, en absoluto, duda de su poder. Cada tribu tiene sus propias historias; Baluf, el minotauro más grande jamás visto, que invocaba tormentas con su martillo, o Kara, la reina loba que mantuvo a raya los ejércitos humanos con un fuego tan ardiente como su determinación o Skroxqak, capaz de cavar en minutos lo que los otros ratidos cavaban en días, hundiendo escuadrones enteros en horribles trampas subterráneas. Y, aunque menos numerosas, también hay historias de Ancestrales solitarios, algunos de clanes extintos o inexistentes, o simplemente hogires con unas inusitadamente poderosas habilidades, como Krisa, una chaman que parecía ser capaz de controlar y apaciguar los espíritus del bosque durante la gran plaga del cambio.

Esas historias son lo que provoca que cuando un hogire demuestra capacidades mágicas, se asuma que tiene “sangre de Ancestral” corriendo por sus venas.

Spoiler:
Quiero un cascabel cromático para necromancia pls


Habla Narra Piensa


<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 137
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Niris el Jue Dic 14, 2017 8:58 am

- Temática: Fabula.
- Origen: Pueblo Humano en Physis.
- Premio: Milagro de Lleldoryn.

La hörige y el pozo

En un pozo vivía una hörige. -¡Mira que bien estoy aquí!- Le decía a una mascota que se había alejado demasiado de casa, confundiéndole con uno de los suyos. -Cuando salgo puedo saltar alrededor de los arboles, y cuando regreso puedo descansar en la cálida tierra y hojas. Puedo cantar en mis túneles segura, hasta llenar mi corazón de gozo; o comer las dulces raíces que habitan mis dominios. No otra criatura pueden compararse conmigo. Soy la ama de esta tierra y señora de este pozo. ¿Que mas puede ambicionar un ser? ¿Por que no vienes aquí, más a menudo, a pasar el rato?- Entonces le dio una mirada coqueta a su acompañante.

Antes de que la mascota pudiera meter su pie izquierdo en el pozo, sin saber cómo, ya su pie derecho se sentía enganchado en algo. Se detuvo y dio un paso atrás; entonces comenzó a describir a la hörige su mundo. -La roca y madera es mas solida que cualquier tierra, transformada en formas inimaginables. En otros tiempos heladas brisas nueve días de cada diez; sin embargo en mi hogar el viento ni se sentía. Después hubo grandes lluvias siete de cada ocho días, sin embargo el agua no nos toco. Se ha mantenido igual a través de los años, donde la comida es dada sin esfuerzo y se esta protegido de los elementos. Por eso me gusta vivir con mi dueño.- Entonces la mascota se giro y volvió sobre sus pasos a casa.

Mientras la hörige, en el pozo insignificante, se quedo atolondrada y sintió vergüenza.
avatar
Niris

Mensajes : 203
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Casandra Von Schuyler el Vie Dic 15, 2017 6:26 pm

- Temática: Cuento para niños
- Origen: Zhalmia
- Premio:La Paloma que desaparece.


Los cuentos de la Abuela Agatha, recopilación de historias Zhalmianas por Agatha C. Tris.

Lucilda y el mendigo.


Érase una vez una familia muy pobre, con tres hijos y una hija. Era una familia feliz, a pesar de su pobreza, y todos los días los miembros de la familia trabajaban duramente para prepararse para el invierno.

Los padres salían a trabajar en las casas de los señores temprano por la mañana.

El hermano mayor, Viktor, cortaba la leña para calentar la casa.

El hermano mediano, Henry, compraba la comida en el mercado.

El hermano pequeño, Eustace, salía a conseguir frutas en el bosque.

Y la hermana pequeña, Lusilda, cosía y remendaba las ropas de los demás en la casa, escuchando los cuentos de su abuela.

Finalmente, los padres volvían al atardecer con pan y queso que sobraba de los banquetes de los nobles. Viktor calentaba el hogar con sus leños. Henry traía la carne para hacer la sopa. Eustace traía pequeñas nueces para compartir y Lusilda continuaba tejiendo hasta que las velas se apagaban.

Un día, de camino de vuelta del trabajo, una anciana se acercó a los padres. Sus ropas eran casi harapos, su piel de un blanco como el de la nieve a medianoche y sus ojos de un color negro como las nubes de tormenta.

- ¡Oh, pobre de mí, anciana y decrepita por la edad! ¡Impedida por la edad no he podido ir a comprar! ¡Que daría por algo de pan y queso!

Los padres apiadándose de ella, le dieron lo poco que tenían, por lo que la mujer les agradeció, dándoles una moneda de oro. Los padres se sorprendieron y se marcharon a casa contentos, Sin embargo, cuando llegaron a casa, la moneda se volvió humo en un destello.

Ese día Viktor calentó el hogar, Henry hizo la sopa, Eustace trajo nueces y Lusilda cosía, pero nadie comió pan y queso, por lo que todos se fueron con hambre a la cama.

Al día siguiente, Viktor salió a cortar leña, cuando se encontró con una atractiva mujer. Su ropa era delicada y sensual, como el rojizo tono del amanecer. Su piel y labios eran rosados como las rosas y sus ojos eran de un color negro, como la noche en la que se comete el pecado.

- ¡Oh, pobre de mí, una mujer sola y desvalida! ¡Me ha abandonado mi marido y no tengo quien me corte leña!¡Que daría por que alguien me ayudase!

Viktor se acercó y le dijo que le ayudaría con un poco de leña. La mujer aplaudió y abrazo al joven adolescente, diciéndole al oído en susurros que se lo pagaría bien. Encendido por la llama de la rectitud, Viktor corto para la mujer todos los troncos que podía, pero cuando se dio cuenta la mujer se había ido con la madera.

Esa noche la familia comió pan, queso, sopa y nueces, pero se marcharon a la cama con frío.

Al día siguiente, en el mercado, Henry buscaba con furor la mejor oferta, pero fue parado por un señor. Su cuerpo era enorme, hinchado por la glotonería, y en su rostro moreno había una enorme barba negra. Sus ojos eran del color de los bandidos al atracarte.

- ¡Oh, pobre de mí que he sido robado y no puedo volver a casa! ¡Si alguien me ayudase con unas monedas les recompensaría con lo mejor de mi tienda!

El joven, iluso, le entrego lo poco que tenía. Ante elogios y halagos, el hombre se lo agradeció, dándole una palmadita en la cabeza antes de marcharse. Nunca se le volvió a ver por el pueblo.

La familia comió pan, queso, nueces y con calor, pero esa noche no hubo sopa.

Al día siguiente, Eustace salió al bosque a buscar frutas. Cuando estaba recogiendo las pocas que habían resistido el golpe del invierno, se le apareció un hada. Era un ser de luz multicolor, con alas membranosas y delicadas, casi como si la encarnación del arcoíris hubiese descendido. Sin embargo, sus ojos eran del color del más profundo abismo.

-¡Oh, pobre de mi!¡No he encontrado dulces para nuestra reina y me arrancaran las alas!¡Si alguien me ayudase les daria oro y joyas!

El niño pequeño, enamorado de las luces del ser, le dio las nueces que habia dado. El hada se rio, dulce y melodiosamente, y sin decir nada, se desvanecio en el aire.

Esa noche hubo sopa, queso y pan, pero no hubo nueces para comer.

De este modo, un día, Lusilda decidió ponerse a trabajar fuera de la casa. Cogio sus agujas e hilos y marcho en busca de trabajo. Sin embargo, en el camino, se encontró con un hombre. Era un caballero apuesto, de cabello dorado y cuerpo besados por el sol, con unos ojos seductores del color de los secretos. Sin embargo, sus ropajes estaban rotos.

-¡Oh, pobre de mi! ¡Me han atacado unos bandidos y me han destrozado la ropa! ¡Ojala hubiese alguien para ayudarme!

Lusilda se quedo parada en el camino, mirandole a los ojos. Su abuela le habia contado historias de los espíritus que venían del bosque. Seres horrendos y sin inteligencia, sin embargo, en ocasiones, salian espíritus que disfrutaban torturar a los humanos. Esos espíritus podían cambiar de forma, pero no podían ocultar que no tenían alma...

-¡Ciertamente eres desgraciado! Ven a mi casa para que le arregle los ropajes y le lleve luego al pueblo...

Lusilda y el hombre volvieron a la pequeña casa de la chica y esta le quitó la ropa para zurcirla. Sin embargo, Lusilda, que no era tonta, ideo un plan. Con sus hilos tapo los agujeros de la camisa y de los pantalones, haciendo que, como un saco, no hubiera manera de sacar los brazos, la cabeza y los piel. Cuando el hombre se los puso, Lusilda aprovecho para tirar de un hilo y pegar el pantalon y la camisa con sus hilos, a la vez que tiraba un leño en llamas dentro de los ropajes.

-¡Ah! ¡Ah! -gritaba el hombre, retorciendose contra al tela, cambiando de forma sin parar, pero la ropa, atada por los hábiles dedos de Lusilda no se rompia.- ¡¿Por que me haces esto?!¡¿No he sufrido ya bastante?!

-¡Mas he sufrido yo y mi familia cuando nos quitabas el queso, el pan, las nueces, la sopa y la leña!-dijo Lusilda, golpeando al ser sobre la tela con una silla. El ser empezo a dar brincos, intentando escapar de los golpes de la muchacha, saliendo al fin de la casa, pero no del atuendo.

Desde entonces, ese espíritu va saltando en los bosques y caminos de Zhalmia por la noche, pidiendo limosna, sin ser capaz de librarse de los ropajes atados por Lusilda. Pero, recordad niños, que aun hoy hay espíritus en los caminos y en las sombras, esperando aprovecharse de vosotros...
avatar
Casandra Von Schuyler

Mensajes : 47
Edad : 22
Link a Ficha y Cronología : Casandra

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Lamb el Sáb Dic 16, 2017 10:57 am

- Temática: Habladilla.
- Origen: Pueblo de Shuwap.
- Premio: Caja sorpresa.

Don Elijah Phiaadel

Este hecho fue tan cierto como que tenemos que morir. Esta historia es contada a veces por la gente para entretener a los niños o reírse un rato mientras disfrutan de una buena comida. Recordada como otros viejos relatos como anécdotas y tradiciones que dan alimento al espíritu y nos dan identidad.

El señor Don Elijah Phiaadel era una persona trabajadora, inocente y humilde de corazón, pero  un hijo torpe y no muy brillante que a veces le causaba preocupación por su futuro. Estaba tratando de encontrar un trabajo para el cual su hijo pudiera ser bueno,  pero después de muchos intentos fallidos estaba cada vez mas desesperado por ayudarle de alguna manera. Al estar hablando con el maestro, este cansado le dijo en broma Don Elijah Phiaadel que el talento de su hijo no estaba en la cabeza, si no que se le había ido a los talones.

El buen pero ingenuo padre tomo enserio aquellas palabras, quizás ese era el problema de por que su hijo era tan torpe y si lo solucionaba, entonces podría estar tranquilo. Se imagino que el don de la inteligencia era algo así como la propia agua del pantano, parecía estar clara pero al dejarse reposar en un vaso, algo siempre terminaba en el fondo del vaso. Quizás si lo agitaba, el talento dejaría de estar en el fondo, así que tomando a su hijo le llevo hasta un puente de madera que estaba fuera de su casa, le tomo por los pies y lo colgó dándole una enorme sacudida para que el talento recobrara el sitio al que pertenecía.

Pero a los gritos del muchacho los vecinos compasivos acudieron a la novedad, e intervinieron para que Don Elijah Phiaadel dejara la tarea de zarandear a aquel pobre muchacho, que ya iba del rojo al morado, y parecía que los ojos de le salían de sus órbitas. Una vez que el hombre entendió su error se mostró apenado y se disculpó con su hijo que seguía algo confundido por lo que había pasado, pero la historia fue tan conocida que nadie dejo que olvidara cuando intento sacudir a su hijo para que fuera talentoso.
avatar
Lamb

Mensajes : 4
Link a Ficha y Cronología : Lamb

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.