Conectarse

Recuperar mi contraseña




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Pan Pan, la Protectora

Ir abajo

Pan Pan, la Protectora

Mensaje por Staff de Noreth el Sáb Ene 06, 2018 3:43 am

Pan Pan, la Protectora

Por Inari

Lugar o raza que transmite el cuento y cuya gente lo conoce: Folklore Humano, antiguos habitantes del Foso



Aunque un campesino podría vivir perfectamente toda su vida sin encontrarse ninguno de los monstruos y aberraciones que parecen frecuentar las vidas de los habitantes más aventureros del continente, eso no siempre es así. Hay multitud de casos aislados en el que los campesinos no solo no huyen aterrados, sino que buscan activamente la compañía y consejo de extrañas y monstruosas criaturas.

Uno de esos ejemplos es Hape, una aldea ahora abandonada debido a su peligrosa cercanía al Foso Negro. Ya por aquel entonces, era una pequeña pero prospera aldea, cuyos habitantes vivían felices. De vez en cuando había algún problema, alguna criatura mística que se comía el grano o hacia travesuras, pero nada que no pudiera arreglarse con un rodillo o una cazuela. Al menos hasta que James, el panadero, se encontró con una extraña criatura comiendo su recién horneado lote.

Armándose de valor, cogió su rodillo de amasar y grito a la criatura de aspecto gelatinoso, que se apartó ligeramente de la mercancía. James, pero siendo el hombre practico y avaro que era, increpo al ser diciéndole que sin dinero, no había comida. Pero en vez de huir por patas como las criaturas locales o comérselo como las criaturas de literalmente cualquier otro sitio, la bola de gelatina se limitó a responder un débil “Di…¿nero?” y soltar una única moneda de oro, que bastaba para pagar ese lote y otros cuatro, así que le dio todo el pan que tenía. Para su suerte, cuando este se acabó y le pidió a la criatura que volviera cuando volviera a salir el sol, esta se limitó a irse cabizbaja.

La criatura volvió, religiosamente, cada día durante semanas, soltando algunas veces gemas, otras pepitas o monedas de oro, incluso algún anillo o joya, y recibiendo abundante comida una vez el resto de habitantes del pueblo se percataron de su presencia. Y todo siguió su curso, al menos hasta que el pueblo fue atacado.

Era improbable que unos bandidos recordaran todos y cada uno de los pueblos que habían saqueado, al fin y al cabo solo eran unas pocas casas quemadas más, alguna muerte más que añadir al contador personal, pero seguro que ninguno de los participantes en el saqueo de Hape olvidaría jamás esa noche, los que vivieron al menos. ¿Cómo olvidar una masa de gelatina que envolvía a tus compañeros y los disolvía en medio de la noche mientras gritaba “Paaaaan paaaaaan” una y otra vez? Y tampoco lo hicieron los habitantes de Hape. Aunque la slime no volvió después de esa noche, un altar fue erigido en su honor, y una vez al año, ofrendas de comida eran entregadas a las slime locales, que no solo nunca jamás molestaron a sus habitantes, sino que de su manera simple y algo tonta, parecían cuidar de ellos.
avatar
Staff de Noreth

Mensajes : 58
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.