Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Noche de Muerte [Campaña]
por Lia Redbart Ayer a las 11:16 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Biomas

Ir abajo

Biomas

Mensaje por Staff de Noreth el Mar Mar 27, 2018 7:40 pm




Biomas

En este tema se pretende describir los tipos de áreas bióticas que se pueden encontrar por Noreth, explicando a grandes rasgos lo que se puede encontrar en cada uno.







Desiertos y Oasis


Desierto
Es de uno de los entornos más extremos y hostiles para la vida, junto a los glaciales. Son extremadamente calientes y secos, con frecuentes vientos de diferente intensidad que evaporan con rapidez cualquier tipo de humedad. Pueden pasar años sin rastro alguno de precipitaciones, y eso dependerá de la zona en que se ubique. Su rango de temperatura varía de manera drástica, con mucho calor durante el día (30ºC / 50ºC), y mucho frío por la noche (-10ºC / 0ºC). La escasísima vegetación que lo habita se ha acostumbrado a la deprivación de agua, obteniéndola a partir de las leves nieblas provocadas por los cambios bruscos de temperatura al amanecer. Dadas las duras condiciones la fauna suele ser limitada, nocturna y comúnmente de pequeño tamaño (lo cual no excluye la existencia de grandes criaturas). La escasa flora debe ser capaz de recoger y almacenar el poco agua presente.
Animales comunes: variedad de roedores (ratones), insectos y arácnidos (arañas, escorpiones, escarabajos), mamíferos medianos-grandes (fennecs, camellos), aves (halcones), etc.


Oasis
Si bien el desierto puede parecer un infierno sobre la tierra, también tiene pequeños trozos de paraíso dispersados por su dominio llamados oasis. Se forman alrededor de lagos nacidos en mitad de la nada, nutridos por acuíferos. Poseen una exuberante vegetación sobre tierra fértil que proporciona sombra y cobijo, alcanzando tamaños variados de menor o mayor envergadura, dependiendo siempre del agua. Aquí las temperaturas se suavizan, pero siguen siendo extremas. En estos lugares puede haber pequeños asentamientos habitados y zonas de cultivo o crianza animal, que además de proveer para los habitantes también abastecen a viajeros y caravanas. Representan puntos de encuentro y la mayoría figuran en todos los mapas de rutas comerciales.
Animales comunes: variedad de roedores (ratones, conejos, musarañas), insectos y arácnidos (arañas, escorpiones, escarabajos), mamíferos medianos-grandes (fennecs, camellos, mulas, chacales), aves (halcones), etc.
Flora: al poseer una fuente constante de agua de la cual nutriste, la flora en los desiertos tiende a ser abundante e incluso espesa, con palmeras datileras, matorrales bajos e incluso hierva.



Océanos: arrecifes y abismos.


Océanos
La temperatura media de cualquier bioma oceánico es de 17Cº, que es variable en función de la profundidad del agua, el viento y la fuerza del sol. En zonas glaciares es probable y hasta frecuente encontrar la superficie cubierta con gruesas capas de hielo durante la mayor parte del año. El agua de los océanos está siempre en movimiento, con corrientes submarinas que conectan las zonas calientes o tropicales con las zonas más frías o glaciales.
Animales comunes: ballenas, tiburones, pulpos, delfines, tortugas, calamares gigantes, etc.


Arrecifes (de coral)
Los arrecifes suelen encontrarse en zonas poco profundas de agua clara y cálida (a partir de los 11 metros). Están habitados por variadas colonias de pequeños animales, desde peces hasta crustáceos.
Animales comunes: medusas, crustáceos, tortugas, estrellas de mar, morenas, etc.


Abismos
Situados en la capa más profunda del océano grandes grietas se abren sobre la base del mundo como siniestras bocas dentadas, descendiendo casi en línea recta en una vorágine de turbia oscuridad que parece no tener fin. Aquí abajo ni la luz ni el calor tienen cabida. Poco o nada se sabe sobre estas misteriosas zonas.



Bosques: cálidos, templados, tundra y taiga.


Bosque cálido
Estos bosques no presentan grandes cambios a lo largo de las estaciones, teniendo una temperatura (siempre superior a 27ºC) y atmósfera bastante constante: lluvias copiosas y cortas, un altísimo grado de humedad en el ambiente (con saturación de hasta el 90%), vegetación frondosa y agresiva en su manera de crecer y desarrollarse. El calor que desprende la tierra mezclada con la humedad suele crear cúmulos de nubes, y nieblas en sus fronteras si topan con masas de aire frío.
Animales comunes: mamíferos y aves (simios, felinos grandes y medianos, murciélagos, loros, águilas, colibríes), ofidios (lagartos, serpientes) anfibios (ranas, salamandras) insectos (hormigas, orugas y gusanos, arácnidos, mariposas). El bioma es tan amplio y tan ricos son sus recursos que la lista resulta inmensa.


Bosque templado
El bosque templado sí presenta cambios a lo largo de las estaciones, con cambios drásticos de temperatura en otoños y primaveras, de veranos cálidos e inviernos en los que puede llegar a nevar. Dependiendo de la zona, puede tratarse de un bosque de hoja caduca o perenne. La vegetación tiende a crecer recta y alta, algo espaciada, dejando pasar la luz con facilidad.
Animales comunes: aves abundantes (búhos, águilas), insectos y pequeños roedores (ratones, ardillas), venados de diferente clase así como lobos, osos y depredadores semejantes, etc.


Tundra
Encontrarás la tundra casi siempre a lo largo de las regiones costeras glaciales. Una combinación de masas de aire helado domina este bioma, donde prevalece un invierno largo con frío intenso (-28ºC) y nieve abundante, y un verano corto y muy leve (0ºC / 8ºC). Se compone de páramos extremadamente fríos y secos, con abundancia de rocas, pero sin mucha vegetación, que normalmente crece a ras de suelo en tupidas aglomeraciones. En estas zonas en particular casi no hay árboles. Se pueden desarrollar zonas fangosas como parte del deshielo.
Animales comunes: osos polares y lobos, zorros árticos, cabras nivales, caribúes, bueyes, focas y lobos de mar (si la costa está cerca), etc.


Taiga
La taiga comienza donde termina la tundra. Se trata de un bioma con inviernos largos y fríos (alcanzando hasta los -20ºC), de copiosas nevadas y ventiscas suaves. Los veranos derriten el hielo, siendo cortos y relativamente poco calientes (unos 13ºC), húmedos y, aunque lluviosos, escasos en precipitaciones. La vegetación no es variada, frondosa ni abundante, pero sí extremadamente resistente.
Animales comunes: grandes mamíferos (alces, linces, osos, glotones, zorros, ardillas, búfalos); gran abundancia de insectos junto a aves que vienen a alimentarse de ellos en las épocas cálidas, etc.




Grandes extensiones: Llanuras, praderas y estepas.

Compuestas por grandes extensiones de tierra sin demasiados accidentes geográficos, al fondo de los valles y frecuentemente protegidas por cadenas montañosas que evitan climas extremos. Suelen estar compuestas por pastizales, raramente por pequeñas agrupaciones de árboles, y sus temperaturas varían dependiendo de la localización. Son lugares de transición entre desiertos y zonas forestales, rutas de paso para muchos animales de comportamiento migratorio. Las estaciones aquí son directas, con un verano caluroso que puede traer sequía, primaveras copiosas y otoños e inviernos fríos con raras precipitaciones en forma de nieve.
Las praderas suelen ser más cálidas y suaves. Las estepas tienen como característica que son muy ventosas pues no tienen montañas alrededor que rompa el viento.
Animales comunes: caballos salvajes, bisontes, venados, topos, perillos de la pradera, lobos, coyotes, tejones, etc.



Humedales: pantanos y ciénagas


Pantano
Se trata de una capa de agua semi-estancada de cierta profundidad (hasta los 10m) y mediana o larga extensión, siempre presenta bosque y posee una vegetación acuática que puede llegar a ser muy densa. La mayoría de las veces el pantano ocupa la parte abandonada por las aguas de un río que se ha vuelto subterráneo o de un antiguo meandro. Pueden ser dulces o salados, y suelen estar sujetos a leves mareas provocadas por las corrientes sumergidas que los nutren. Es habitual ver manglares.
Animales comunes: reptiles (cocodrilos, serpientes, caimanes), anfibios (ranas, salamandras), peces, insectos y aves de mediano tamaño.


Ciénaga

Las ciénagas están formadas por grandes parches de fango y lodo, con charcos y pozas de agua poco profundas (no más de 3m) totalmente estancadas. A diferencia de los pantanos, nacen de lagos interiores o acuíferos mal filtrados y siempre son salobres. Su vegetación se compone a base de líquenes y musgos, muchas veces hongos, y ofrecen un paraje desolador al caminante con su tono gris verdoso y su olor a descomposición. Son lugares inhóspitos, pudiendo haber sido creados con magia fallida.
Animales comunes: anfibios (salamandras), peces, insectos.



Montaña y cordilleras

Estas regiones son difíciles de englobar debido a la gran diversidad de condiciones físicas que presentan: una montaña dada puede llegar a mostrar cuatro o cinco biomas principales con muchas subdivisiones zonales. El clima, la vegetación y su fauna dependen siempre de la latitud y de la altitud, así como la variedad de sus suelos dependen de la propia piedra madre, que pueden ser ricos en minerales y/o metales. Pero, según se vaya aumentando la altura, el clima se volverá seco y frío, con precipitaciones en forma de nieve, fuertes vientos y poco oxígeno.
Animales comunes: cabra montés, roedores de pequeño y mediano tamaño (topillos, conejos, liebres), variadas aves de presa, pumas, gatos monteses, etc.



Bioma glaciar

Las condiciones ambientales de las zonas glaciales permiten notar dos tipos de biomas: terrestre y marino.
El marino se extiende a lo largo de toda la costa, los bordes de las capas de hielo y las aguas oceánicas cercanas; lo integran pocas especies animales pero muchos individuos de cada una de ellas. Las temperaturas son más suaves debido a la acción del mar, con una media de -10º/5ºC, con picos estacionales. El terrestre como indica su nombre se encuentra en tierra firme extendiéndose hacia el interior, la flora siendo extremadamente escasa y limitada a musgos, líquenes, algas y apenas unas pocas especies de plantas adaptadas al brutal entorno. La temperatura media de esta zona suele ser -30º/0ºC, con picos estacionales.
Animales comunes (esta zona se caracteriza por una gran pobreza en especies y una gran riqueza en individuos): crustáceos (cangrejos, krill), pulpos, estrellas de mar, peces, aves marinas (pingüinos, albatros, cormoranes), mamíferos (grandes ballenas, focas, osos glaciales).



Subterráneo

Este bioma se ubica bajo tierra, empezando a partir de los 10 metros de profundidad e internándose hasta profundidades desconocidas. Aquí la oscuridad es absoluta y el oxígeno presente muy bajo. La temperatura aumenta según se vaya descendiendo, 30ºC por kilómetro bajado (30ºC a 1 kilómetro, si desciendes otro subirá a 60ºC, etc.). Es probable encontrarse con ríos o fuentes de lava a muchísima profundidad. Las criaturas que lo habitan han evolucionado para adaptarse exclusivamente a estas condiciones, ya que se trata de un entorno muy hostil en el que todo ser, ya sea depredador o presa, ha aprendido a defenderse y atacar con la mayor fiereza. Es habitual encontrar miríadas de túneles sin rumbo aparente formados por el pasar de los siglos y los movimientos de la roca, así como, de vez en cuando, cavernas o cúpulas subterráneas. Estas cúpulas suelen ser muy grandes y de amplios techos, como una burbuja de piedra dentro de la tierra. Es común que estén ocupadas por las civilizaciones que habitan estas zonas (como los elfos drow). La "vegetación" en este bioma en particular se compone únicamente de hongos y musgos o líquenes (que a veces pueden ser luminiscentes), y únicamente cerca o en las propias fuentes de agua subterránea que a veces afloran, formando ríos internos e incluso lagos; en estos escasos espacios la humedad en el ambiente sube mucho, pero una vez abandonada la zona el aire se vuelve seco de nuevo. En este aspecto el bioma subterráneo se parece al desértico, dependiendo bastante de las masas líquidas potables para la sostenibilidad de la vida.




Biomas mágicos

Las regiones influenciadas por magia son aquellas en las que la esencia está tan presente que afecta a los seres vivos que la habitan. En estos lugares es común que tanto plantas como animales posean propiedades mágicas ajenas a las funciones orgánicas normales. A su vez ciertos elementos tienden a ser más visibles.

Esta influencia mágica puede tener efectos muy variopintos usualmente bastante visibles. Desde malformaciones, mutaciones y/o podredumbre si la energía es corrupta, hasta llegar a potenciar las fuerzas de la naturaleza y la esencia de quienes viven en ella en caso de que la energía sea más pura. Es también capaz de potenciar a los usuarios de magia no exterior.



Zonas de Corrupción
Estas zonas gozan de una importante presencia de esencias corruptas, que ha degenerado en mutaciones de las especies que antes existían, creando, tras nuevas generaciones, criaturas que podrían clasificarse como especies totalmente nuevas. Estas nuevas especies son mucho más resistentes a la podredumbre y las toxinas que sus predecesores, al margen de haber adquirido varias habilidades adaptativas para el ambiente como visiones infrarrojas, capacidades anfibias, de regeneración, u otros rasgos. La vegetación (de tenerla) ha desarrollado una mayor toxicidad, así como un mayor tamaño en sus raíces, que se vuelven más visibles y capaces de adquirir los nutrientes necesarios incluso fuera de la tierra (colgando de ramas, cubriendo piedras o flotando sobre la superficie de aguas estancas; es algo que se observa únicamente en especies que se alimentan de esencia). Las ciénagas suelen ser zonas de corrupción fáciles de distinguir y probablemente la más reconocida de esta categoría, pero no son las únicas, ya que no siempre se da en entornos húmedos. Suelen presentar entornos oscuros por las nieblas que los rodean, una mezcla de energías y nieblas normales capaz de causar mareos o pequeñas visiones a seres particularmente débiles. Algo bastante característico que acompaña a las zonas corruptas y que jamás varía pese al entorno son sus bajas temperaturas, entre los 10ºC y 15ºC.

Si un ser vivo que no está adaptado a este entorno permanece durante un largo período de tiempo lo más probable es que contraiga algún tipo de podredumbre que los contamine. Las razas inadaptadas que pasan por aquí si permanecen más de unos 3 días pueden sufrir malestar físico, que en otros 4 días puede devenir en enfermedad. Si se insiste en permanecer sólo quedan dos opciones: la muerte, o una lenta serie de mutaciones.

La magia en estos lugares se ve muy potenciada para sus usuarios, pero desatar grandes cantidades de esencia puede provocar efectos contrarios a los deseados. Los conjuros pueden salir mal, o incluso el usuario puede convertirse en objetivo de depredadores que vayan tras su energía.


Zonas Puras
La energía en estas zonas brota con entusiasmo, pero dada su naturaleza pura no suele resultar dañina en cortas dosis. Los seres vivos que habitan esta región han absorbido grandes cantidades de esencia potenciando sus capacidades naturales y a veces otorgándoles unas nuevas, convirtiéndose en criaturas con aptitudes o habilidades mágicas. Suelen ser lugares muy agradables en los que permanecer, que transmiten buenas sensaciones. La vida se estimula en estas zonas, y es fácil que crezca y se mantenga sana. Incluso crecen a velocidades superiores a la habitual, pudiendo repoblar un lugar dañado en pocas semanas. En caso de tener vegetación (como los bosques) puede ser abundante o no, pero siempre crecerá sana y exuberante. Criaturas no adaptadas a estas zonas se sentirán a gusto, pero tampoco deben permanecer largo tiempo ya que exponerse mucho a esencias tan puras tampoco es beneficioso: pueden alterarse los propios biorritmos, sufrir cambios físicos e incluso perder la noción del tiempo y el espacio, quedando a merced del entorno o pasando a formar parte de él.

Las criaturas nativas de este entorno suelen tener de manera innata dominios mágicos de magia elemental y biomancia, en mayor o menor medida, que potencian la naturaleza en la que viven. La esencia presente en el ambiente permite a los usuarios de magia potenciar sus habilidades, pero desatar grandes cantidades de esencia puede provocar efectos contrarios a los deseados.
avatar
Staff de Noreth

Mensajes : 211
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.