Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Ayer a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Sáb Dic 16, 2017 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Sáb Dic 16, 2017 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Secretos de Familia

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Rosalie el Dom Jun 19, 2011 4:43 am

Mis palabras parecieron haber quedado levitando en el aire, suspiré y me llevé una mano al pecho desviando un poco la mirada de los presentes, no es que no tuviera valor, pero aquellas circunstancias cargadas de desconfianza en un ambiente tensado no me agradaba, quería retroceder, darme vuelta y que mis pasos retomen el camino por el cual habían venido sin embargo la petición de Arakel seguía vigente sobre mi mente, no podía ignorarla.

Yo más que nadie sabía lo importante que era el anhelo de reencontrarse con algún ser querido, y él mismo dijo que necesitaba de mi ayuda para encontrar a su gente, pero ahora le pregunta era... ¿sería verdad? ¿o un mero engaño?, quizás todo esto fuera una trampa, no es que juzgara a la gente por su apariencia... bueno, tal vez si, y muchos de los presentes no me parecían personas tan... amable, y una de ellas confirmaría mis sospechas más adelante al pedir que ganaba con ello, tendría sus motivos tal vez, no soy nadie para juzgar a los demás, pero tampoco para rechazar una petición de ayuda.

Seguido de la llegada de una hermosa gitana de blondos cabellos Arakel, el mismo de mi sueño, haría su aparición desde la cueva, sentía el ambiente impregnado de magia, sentía la electrizante carga envolver mi cuerpo mas no temí y me quedé a escuchar sus palabras, comenzó a narrar lo que parecía una historia de cuentos de hadas, un relato para pasar la tarde frente a una hoguera o meditar, se me hacía difícil aceptarlo como cierto, si bien yo era hechicera mis habilidades no eran de lo mas... eficientes, en múltiples ocasiones me vi haciéndole daño por error a personas que quería o quemando cosas sin querer, no podía concebir en mi mente la existencia de un poder tan grande capaz de crear un mundo propio en los sueños, sin embargo noté la profundo tristeza en cada una de sus palabras, hay cosas con las que no se juega ni se debe mentir y entre eso están nuestros seres queridos, debía echar mucho de menos a su gente, yo lo comprendía a pesar de que nunca conocí a mis padres si siento este profundo deseo de encontrarme con ellos, de conocer mi origen, la tristeza de él debía ser mayor porque los conocía, pasó tiempo, con ellos… pero pensé igual que uno de nuestros compañeros, ¿en qué podríamos ser útiles?, al menos yo ni siquiera sabía controlar bien mis hechizos… quizás solo resultara un estorbo, tal vez mis compañeros fueran fuertes, hábiles, ¿pero en qué podría ayudar yo?

-Dijo que nosotros éramos los únicos que portaban las llaves para entrar y llegar hasta Kandar... pero también dijo que fueron sus propias pesadillas lo qué causo la muerte de muchos, una vez que entremos... ¿estaremos bajo ese mismo peligro?, y luego de entrar ¿qué debemos hacer exactamente?, eso último todavía no lo entiendo bien...-

Me mordí el labio inferior pensando en otra pregunta, miré fijamente a quien tenía la forma de aquel forastero que me impulsó a seguir aventuras - Esto es algo más personal, no es que me moleste que los demás lo escuchen pero dudo que les interese - Solicité entonces lo mismo que el divium, una instancia en solitario con él, y una vez que la obtuve proseguí - Dices que has navegado por los sueños de muchos, entonces tu mas que nadie ha de tener respuesta a lo que busco, pero dime... por favor, ¿has visto en alguno de esos sueños algo en relación conmigo? ¿hay esperanza acaso en mi búsqueda? ¿o es realmente una causa perdida?, sea o no lo ultimo te ayudaré de todas maneras, entiendo tu pena y la comparto, jamás me perdonaría no ayudar al prójimo en algo tan importante como aquello... aunque sigo dudando sobre mi utilidad en este viaje, no se realmente en qué puedo serte de ayuda, has de saber tanto como yo que mi magia aún es inmadura e inestable, sin embargo tienes mi apoyo incondicional en esto-
avatar
Rosalie
La Inquisidora

Mensajes : 203
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Gerard Sieglein el Dom Jun 19, 2011 4:15 pm

Tras haber llegado y analizado, ignore casi por completo a la chica que estaba ahí, pensé que no tenia relación alguna conmigo, algo simple, no todo lo que se encuentra en un lugar se relaciona, esa era mi teoría. Tras unos minutos, una figura de un hombre, al que casi ignore por completo, lo único que preste atención de el, fue su nombre”Wilcox”, estaba concentrado en al cueva , y en los alrededores de la misma, aunque mi concentración no duro mucho. Como a los minutos de llegado el recién llegado, una segunda voz interrumpió mi concentración e intentos de identificar a Arkael, esta vez, femenina. La voz pregunto si conocíamos a Arkael, a lo que la mire de reojo, era una joven pelirroja, al parecer muy emocionada o exaltada por la forma apurada en que se presento, nombrándose a si misma como Sihain. Algo que me llamo la atención es que buscaba a la misma persona que yo, el susodicho Arkael, lo que me hizo preguntar si los cuatro reunidos, que al dar una nueva mirada, una chica de traje revelador y mueca de fastidio, casi salida de la nada, se sumaba, me hizo pensar que no era coincidencia.

Ya éramos 5 personas reunidas, aunque no muy unidas, algo que me levantaba sospecha; peor mi sospecha se aclaro cuando una presencia se
puso frente a nosotros. Era mi mayordomo, o el de mi sueño, el dichoso Arkael mostraba su presencia, los demás miraban cada uno, cada uno con cara de reconocer a alguien familiar, pero, ninguno era conocido para mi, de ellos, y si el tenia la forma de mi mayordomo...la conclusión había sido obvia. Arkael empezó a narrar una triste historia, mientras los detalles tenebres empezaron a aflorar, los recuerdos de mi vieja mansión, mi familia, y el resto de mi pasado. Escuche la historia claramente, mientras observaba los detalles, observaba a mis compañeros, observaba sus reacciones. Al terminar la historia, pude notar una especie de red o barrera rodeando todo , lo suficiente complicada y fuerte, como para comprenderla, destruirla o detenerla, pero era capas de identificarla. Tenia fuertes sospechas, pero aun mis dudas, podía equivocarme, aunque por las pruebas era poco probable; pero mis pensamientos fueron interrumpidos por las palabras de varios de mis compañeros o acompañantes, buscando respuesta, mirando con grandeza, confianza o seguridad la figura de Arkael, a la que observaba con la presencia de mi mayordomo, ya mis sospechas tenían fundamente, ya las pruebas y los elementos se habían racionalizado en mi mente, solo entonce una frase…

-se que es impertinente esto que diré, pero antes de que contestes sus dudas, podrías revelarnos tu verdadera forma, antes de enmascararte con estas ilusiones?-
dije algo serio, me daba mala espina esto de las ilusiones , especialmente cuando habían barrearas de por medio.


Gracias por las firmas---->Ficha<----inuwel y arwen owo


avatar
Gerard Sieglein

Mensajes : 155
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Phoenix el Lun Jun 20, 2011 12:07 am

La confianza, tan desvalorizada. Que entregan como si fuera una ramera, a quien le ofrezca una minima recompensa. Tan valiosa que no pueden muchos saber, ni conocer, el poder que confiere a aquellos a quienes entregamos su vida con tanto recelo. Y miro con ligero desdén a los presentes entonces, dos hombres, uno cuyo físico me revelaba su raza, y el otro no podría suponer más que fuera un humano. Al igual que las mujeres, pero quien me hizo prestar más atención, fue la pelirroja cuya mirada se antojaba inocente, y parecía estar mucho más desconcertada que nadie ahí.

“No consueles la incertidumbre que no resida en tu corazón, Nix,”

Mire al suelo sonreí de medio lado. No planeaba hacer semejante cosa, no pudo consolar en mi hombro o tener la mano a quien podría reverentemente morderla. Con la indiferencia siendo inherente en mi mirada, me fijé en el cuerpo del Divium, con sus alas membranosas siendo como la descripción de un cuento de horror. Notaba que de todos ahí, la presencia más “imponente” era la suya. Lo cual me indicaba mucho más recelo.

Pero disperse los pensamientos en los que se encontraban reunidos, pues aunque me inquietaba escuchar de entre los labios de algunos, el nombre de Arkael, exactamente mi mente solo debería estar en concreta afinidad a encontrarme con él. No es que quisiera hacer una obra caritativa, pero nunca desafío a las señales de los dioses, y mucho menos porque son ellos los únicos que me pueden guiar a mi destino. Y si debía cumplir con peticiones de esta clase, así sería.

Así entonces, no había demorado demasiado en acudir a mi la respuesta, o bien, el medio para poder obtenerla. El joven Arkael se postro ante ojos de todos, y casi me sentí inquieta por acercarme a él. Pero al estar con tanta “compañía” me mantuve de pie en mi sitio, observándolo. Y de mis labios solo pudo salir su nombre como un secreto al viento de invierno. Pues casi inmediatamente la realidad comenzó a jugar con mi mente, y mis ojos, pues la cueva que un momento antes estaba frente a mí, ahora se dispersaba como la neblina y todo se iba convirtiendo en la magnifica playa. Casi podía sentir de nuevo la arena bajo mis pies, y el aire acariciar mi rostro y ondular mis cabellos dorados. Pero lo curioso era que ahora estaba acompañada por más gente, lo que me hizo sentir… como si hubiera intrusos en la intimidad de mi sueño con Arkael. Hice una mueca de incomodidad y acaricie a Sona buscando refugiar mi inquietud.

Cuando el comenzó a hablar, en realidad lo hacia en general, y le escuche con atención, ahora no era un sueño, así que no me podría permitir la perdida de un solo detalle en esto.
Y cuando el final de sus palabras iba llegando para abrir paso a la oportunidad de que nosotros pudiéramos hacer las preguntas que, al menos en mi caso, anhelaba hacer. Me cayo sobre el pecho, cual punzada de dolor, la carencia que se iba acrecentando el al esencia de Arkael. Como la muerte misma, yo que estuve en los pasajes de la muerte y volví de ellos, puedo entender casi a la perfección la sensación de esta, el aura delicada y frágil que nos rodea cuando el abrazo de la muerte cobija nuestras almas indefensas. Él que fue un dios en su mundo, ahora se ve marchitándose como la misma flor que ve acercarse el otoño.

Mis ojos entonces abandonaron todo rastro de indiferencia para dejar el camino libre a la entrada de la melancolía, la pena, el austero dolor de la muerte que se acerca a grandes pasos. Y lo miro con una mezcla de anhelo y tristeza.

“Nunca lejos de ser lo que fui, muy a pesar de tu mortalidad. Pero no olvides que detrás de la tragedia, hay un destino que puedes perder… u obtener.”

El primero en abordar a Arkael con sus preguntas fue Wilcox, supe sus nombres al haberse presentado, sin embargo había decidido ignorarlos. Entonces lo que él le mencionaba con toda seguridad a Arkael, me hizo sentir como si fuera la única que se percataba de un hecho que era inminente, la muerte de Arkael, y seguramente con ello la desaparición de aquel mundo que había sido creado con esperanza. Misma que ahora yacía en las alas del olvido…

Mi mente estaba mucho mas dispersa en pensar mis preguntas, no quería que tomara demasiado tiempo y tampoco quería hacer las preguntas equivocadas. Y me había sumergido tanto en ello que ignore por completo a los presentes exceptuando a Arkael quien estaba aun atendiendo a Wilcox hasta que deje de escuchar… y creí que mi mente me había regalado un tiempo de calma.

La voz de Arkael de nuevo tomo mi sentido, y hasta entonces pude volver a alzar la mirada, y las demás voces habían hecho sus preguntas. No escuche demasiado todas, pues yo aun quería tener la inteligencia de no preguntar nada equivocado. Suspiré un instante y sin importarme que hubiera demasiada gente presente yo tome mi tiempo para preguntar…

-Arkael, se que había estado demasiado abrumada por dudas en su momento, sin embargo, preferiré hacer menor mi cuestionamiento. Primeramente, se que tu has dicho poder ayudarme, y sin embargo se que no podrá ser así a menos que yo pueda ayudarte antes. Mi fe en los dioses, recae en cierta parte también sobre ti, y tu gente. Ahora… hay unas cuantas preguntas más, la ultima prefiero hacerla cuando todo esto termine… si es que tengo la oportunidad de hacerla. La demás entonces son… si logramos entrar a ese mundo, ¿Qué encontraremos ahí? ¿A que nos enfrentaremos, además de Kadar? Y si llegamos a él, ¿que debemos hacer para que conceda liberarlos…?

En mi última pregunta, escondía el hecho de que pudiera verme obligada a asesinarlo. Idea que aun en mi mente no tenía demasiada cabida. La idea de que mis manos arrebaten la vida, resulta ser menos que considerable. Pero tenia que estar segura, siendo de él que conceda la respuesta… si mi destino costará la vida… al menos será la de un tirano.
avatar
Phoenix

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Mar Jun 21, 2011 7:16 pm

[Escena: Tiempo de preguntas Participantes: Phoenix, Sahian, Gerard,Hecate]

Wilcox se había desvanecido de los sueños de sus compañeros, dejando a cuatro tras de el aun con dudas. La primera en hablar fue Hecate. Su clara pregunta cuestionando cuanto querría Arkael hecho y que obtendría de ello.

El dueño de los sueños contemplo con cuidado su respuesta y antes de darla fue Sahian quien continúo las preguntas. La suya inspirada por la mención de las pesadillas y preguntando por el bienestar de todos. Diciendo que esa era su duda y otra más que preferiría guardar en secreto. Apenas había mencionado esto y fue suficiente para que dejara de estar en el sueño de sus compañeros y ella en el de ellos.

[Sahian sale de esta escena]

Tras esto Gerard interrumpió a su vez. Declarando claramente la naturaleza ilusoria de su entorno y demandando el ver la verdadera forma de aquel que tras diferentes rostros se daba a conocer como Arkael ante el grupo.

-Tienes razón en que antes de nada he de explicar mi forma, joven Gerard, conocedor de la magia de sombras. Mucho han avanzado los Tenebres a través de los siglos si alguien tan joven es capaz de ver la red de los sueños. – Respondió Arkael ante su última pregunta. -Pero poco falta para que tus compañeros regresen y siento que todos ustedes merecen escuchar esa respuesta.

-En cuanto a tus palabras y desconfianza Hecate, yo no he creado el sueño donde los he hallado. Todo aquello residía ya en vuestro interior. Es la gran orbe de plata en su eterno cambio la fuente y símbolo de los sueños y son sus hijos los que como la luna llegan a estar más conectada a estos. El sueño que te persigue no es más que tu propia naturaleza tras de ti por haber dejado a su suerte a los tuyos. Al final fui sólo un invitado en este pero también puedo ser el que te ayude a dejarlo atrás si eso es lo que deseas. Puedo liberarte de las pesadillas que te atormentan o darles la libertad que una parte tuya ansía. Sugiero aceptes mi ayuda Feroz guerrera pues más de un hermano de los lobos ha visto su humana mente despedazarse ante la insistencia de los sueños de la luna, eres fuerte pero son un enemigo que no puedes combatir sin ayuda o sin salir mermada tras cada encuentro. Dime Hecate Graymark sabrás acaso cuando la locura y la rabia se hallan apoderado de ti o acabaras muerta sola en tu lucha mucho antes.

*****************************************************

[Escena: Familias perdidas Participantes: Sahian]

A la vez que Sahian decide que su pregunta es algo personal, los demás salen de su sueño dejándola en su habitación con el extraño aventurero a través del cual Arkael proyectaba sus palabras.

Tras terminar de escucharla la expresión del extraño se suavizo ante sus palabras y apoyo. –Sahian, desearía con todo mi corazón poder decirte claramente de su paradero. He pasado por muchos sueños y he visto a muchos padres anhelantes por sus perdidos hijos mas eras muy joven cuando se separaron para estar seguro de que alguno de ellos fueran tus padres.- Dijo Arkael suavemente.

-Pero no creo que un corazón como el tuyo pueda realmente creer en que existan las causas perdidas dulce Sahian. Para ti tengo una pequeña esperanza, un objeto mágico que les ayudará a llegar hasta Kadar. Su magia no es muy poderosa pero una vez los haya llevado a él será tuyo y es mi deseo que pueda serte de ayuda.- Tras decir esto un pequeño cristal de rojizo color apareció en el aire flotando ante Sahian. –En estos momentos posee una gota de uno de los padres de Kadar por lo que brillará ante su cercanía. Una vez lo haya tocado en el mundo real su color se volverá claro como el agua, entonces una sola gota de tu sangre bastará para que busque y brille ante la cercanía de quien por sangre esté relacionado a ti. No es mucho, he de admitirlo pero mi magia tiene poca fuerza en cuanto a la realidad se refiere.

-Tu magia joven hechicera no es ni inmadura ni inestable. Tu fuego danza aun el baile de la juventud. Es tu poder verdadero fuego y verdadero corazón y habrá ocasiones en esta misión donde habrás de confiar en ella como en ti misma. – Dando un suspiro prosiguió. – Espero pronto ambos podamos estar con nuestras familias.

El sueño prosiguió pero alrededor de Sahian ahora volvían a estar sus compañeros.

******************************************************************

[Escena: Tiempo de preguntas Participantes : Phoenix, Sahian, Gerard, Wilcox, Hecate]

Cuando hubieron reaparecido tanto Wilcox como Sahian Arkael prosiguió. – Atenderé primero la petición de Gerard, estudiante de las sombras y lo oculto. Él bien ha dicho que esta no es mi verdadera forma y en ello tiene razón, la forma como me presento ante ustedes, en casi todos los casos menos uno es aquella que sus propios sueños han elegido para presentar un mensajero. Alguien que pudiera llegar a ustedes y abrirles el camino hasta mí.

Ante esto la figura empezó a cambiar ante ellos, ante todos a excepción de la licántropa pues cuando el cambio estuvo concluido el anciano encorvado y de cuerpo desgastado con largas barbas y cabellos blancos se hallaba frente a ellos.

-Confianza es algo que de ustedes requiero y confianza es algo que ahora les brindo. Este es mi cuerpo aunque se encuentre lejano a ustedes. Ahora duerme bajo la tierra con paredes de roca inmensas entre nosotros. Pronto morirá y a no ser que su misión tenga éxito mi espíritu no podrá regresar a Andeira para abrirse paso nuevamente a la inmortalidad.- La voz del viejo sonaba cansada pero sus palabras lúcidas y claras.

-¿Qué han de hacer? Me preguntan. Antes que nada llegar en las montañas a un sitio no muy lejano donde el velo de los sueños pueda ser perforado para ustedes, guárdense de nuestros antiguos sirvientes capaces de crear cuerpos de roca para defender el sitio y de los dulces anhelos, flores que no deben ser tocadas, ni siquiera se les acerquen si no desean ser atrapados por sus poderes.- Mientras Arkael mencionaba a los sirvientes de Andeira la imagen de unos extraños escarabajos de grandes ojos que giraban al final de tentáculos se mostraba, pequeños pero entre todos creando grandes criaturas de rocas. Los dulces anhelos se mostraban como flores de diversos colores cambiando constantemente.

-Ustedes han sido con los que Kadar ha soñado y una vez en el sueño de Kadar las respuestas les serán reveladas, no es mi deseo el serles enigmático pero si atraviesan y vencen sus sueños liberándose de ellos será Kadar quien quede libre a su vez. Ustedes saben a que habrán de enfrentarse mejor de lo que yo lo sé. Estos sueños llegaran a sentirse reales, serán su realidad mas los mantendré atados a este mundo de forma tal que su muerte en este sitio no haga más que despertarles.

Las últimas preguntas, aquellas realizadas por Phoenix quedaban en su mayoría respondidas faltando solamente una cosa por aclarar.

-No es la muerte de Kadar mi deseo, solo su despertar para que quede libre del papel en el que está atrapado. El es uno de nosotros y quizás el mayor esclavo de la prisión que el mismo ha construido. Acabar con él con poder no sería suficiente o serviría de nada pues es su poder el que sostiene el reino es por ello que los cinco pilares que detienen sus propios sueños son necesarios para esto, más no puedo explicarles.

Pensando una y otra vez si cuanto había de decirse había sido dicho Arkael concluyó. –Partiendo pronto lograran llegar a su destino mientras la luz les permite proseguir camino para hallar la entrada al refugio oculto donde Kadar duerme. Dejaré en su mente claras indicaciones de cuanto requieran para hallarle y bastará con cerrar sus ojos y decir en su mente con propósito de mi llamado ‘Arkael acude a mí’ para que a ustedes vaya y de respuesta a lo que deseen pero insisto en que partan mientras mis fuerzas aun les son de ayuda.

Al concluir sus palabras el sueño se desvaneció alrededor de los cinco quedando en el sitio donde se encontraban antes de la llegada del mensajero, nada había cambiado salvo el hehco de que la cueva ya no se encontraba en el sitio donde le habían hallado. Desvaneciéndose junto al resto del sueño. La clara sensación de un camino en la mente de los cinco convocados, en mano de Sahian resguardado de la vista de sus compañeros un rojizo cristal con un casi imperceptible brillo.

******************************************************************
Phoenix.

Spoiler:
La débil fuerza de vida de Arkael ya no esta cercana o de estarlo no logras ya sentirla como si hubiera partido. De tus compañeros sientes en Hecate una impresioannte fuerza vital al contrario de Wilcox que se siente casi muerto aun al vérsele sano frente a ti.

Sahian.

Spoiler:
El cristal en tu mano es lo único que Arkael les ha podido entregar físicamente, le sientes cálido y lleno de magia aun cuando su poder no es el de un poderoso artifacto.

Gerard

Spoiler:
La red de magia ha desaparecido junto al sueño, ya todo a tu alrededor es realidad en vez de sombras de magia.

Wilcox

Spoiler:
Sientes en tu mente el poder del conjuro de Arkael, los conocimientos prometidos casi a tu alcance y a la vez cuando tratas de llegar a ellos se desvanecen. La energía mágica que proviene de Phoenix pareciera debilitarte como si su poder comiera la magia que te mantiene existiendo.

Hecate

Spoiler:
Todo a tu alrededor regresa a la normalidad y puedes notar claramente como la zona parece más muerta que muchas otras de la montaña que recorriste, como si algo matara poco a poco las plantas de la región volviéndola cada vez más desértica.

**********************************************************

[Off: a partir de aquí espero sus mensajes los introduzcan en la montaña, la distancia no es más que unas cuantas horas de avance continuo antes de llegar a una brecha en la pared de la inmensa cordillera. Esta se verá oscura aunque con diversos puntos de luz brillando en su interior. Lleguen hasta el entrar a la brecha y yo me encargaré de lo qeu sigue, es uan buena oportunidad para rolear con los otros si así lo desean o para consultarle algo más a Arkael en el camino. No desesperen que en el próximo post espero comience la acción para todos.]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Invitado el Miér Jun 22, 2011 9:21 pm

Las palabras del viejo hechicero resonaban cada vez más claras y solo para mí. No mentía, su poder manaba como lo haría el agua de una fuente de montaña, pero sus actos. Bien podría usar su poder para “despertar” a ese mundo, sin necesidad de repartirlo como caramelos entre los niños de una iglesia. Me senté de nuevo en el trono que me ofrecía aquel maravilloso sueño mientras me centraba en el poder que me ofrecía. Era una oportunidad que solo un estúpido hubiera dejado pasar, la oportunidad de alcanzar de una vez el poder para burlar a la muerte. ¡No! ¡No solo burlarla, sino hacerla mi esclava!

La respuesta fue clara. No iba a ser por él por quien conocieran mi naturaleza. Y por mí tampoco, pues eso significaría perder también la ocasión de alcanzar dicho poder. Así que si las cosas marchaban bien solo tendría que hacerme el “Simpático” y no asesinarlos consiguiendo de ellos un grupo de cadáveres bastante útil. Me senté en el trono, que sin darme cuenta fue transportado de nuevo al lado de aquellos inútiles. Sus rostros reflejaban algo de preocupación, y la mujer rubia parecía no quitarme ojo de encima, como si pudiera ver las alas bajo la capa, que sin darme cuenta había dejado abierta y así era, podía ver mis alas de murciélago, negras como la noche y latiendo levemente como lo haría el corazón de un monstruo.

Ahora de nuevo me tocaba escuchar las palabras de aquellos necios, desconocía porque acudían, pero eran necios que seguramente despreciaran el poder de tan inmenso manantial de magia como era el hombre, que ahora iba a cumplir peticiones como si fuera un simple esclavo. Poco a poco de delante de mí fue desapareciendo la figura esquelética y sombría del liche fue desapareciendo, o más bien mutando. Sus huesudas y en descomposición de rellenaron de carne, poca a decir verdad, vieja y arrugada. Las vacías cuencas de sus ojos pronto tuvieron dos ojos que pestañeaban, y su cuerpo bajó de estatura, encorvándose hasta medir poco menos que yo, cosa ya difícil.

Sus palabras de nuevo sonaban con voz triste y melancólica, ahora también con un matiz de cansancio en la voz, como si le faltara el aire. Su cuerpo estaba bajo tierra, y su alma era lo que se presentaba ante nosotros. Parece ser que esa era su última oportunidad, pues no le importaba despojarse de su poder. Menudo estúpido, el poder de la muerte del que gozaba era suficiente como para renacer a todo un pueblo grande, y eso que estaba débil, iba a despojarse de todo eso por un crío. En fin, no sería yo quien dijera “no” a tan maravilloso regalo.

Reveló pues en ese instante nuestro deber. Recorrer la montaña en pos de un hueco por el que penetrar el velo de los sueños. Para eso seguramente nos fuera especialmente útil el muchacho de la marca en el ojo, pues parecía ser el único que había notado la ilusión del mago, eso o tal vez yo hubiera sido el único que lo había visto, cualquiera sabe. Nos pedía cuidado con sus sirvientes, o más bien los de su reino, que aparecían flotando tras él. Lo primero que vi fueron unos escarabajos con ojos gigantescos, envueltos por un mar de pringosos tentáculos. No parecían ser gran cosa en solitario, pero sin duda en grupo formaban magníficos golems de piedra mucho más grandes que yo. Lo otro eran simples flores que cambiaban de color cada pocos segundos, eran fáciles de reconocer, y de todas formas no tenía pensado ponerme a recoger florecitas multicolor.

Luego desapareció el viejo y la cueva, cosa que me dejó sorprendido. Ahora teníamos por delante una enorme estepa blanca y helada. Mis pies se hundían en la nieve protegidos por las botas negras, como el resto de mi indumentaria. Cada paso era un nuevo avance hacia un poder que ya podía sentir en mi mente, un poder que cada vez que estaba a punto de alcanzar se me escapaba de las manos como el sueño que, por ahora, era. En la montaña no había nadie excepto nosotros, o al menos no lo parecía, pero sin embargo de la mujer de ojos verdes venía una extraña fuerza, algo que me hacía sentirme cada vez más débil y más cercano a la muerte.

Cerré los ojos un momento, como si fuese a convocar a Arkael. Pero lo pensé mejor y deduje que sería una estupidez, al viejo le quedaba poco poder y llamarlo para que acudiera sería malgastar algo que luego iba a descender a mí. La magia que me parecía faltar se desviaba hacia la mujer rubia, a cada paso que daba me notaba un tanto más débil. Tal vez fuera solo una sensación mía, algo creado por mi manía de estar solo y encerrado. Pero decidí afianzarme, pues bien podría ser un conjuro de drenaje, y eso significaría la existencia de otro nigromante en el grupo, otro luchando por el mismo poder que yo.

Sonreí para mis adentros y me despojé de la capa mientras extendía con un sonido seco mis dos alas de color negro intenso, picudas por los bordes y con cientos de membranas recorriéndolas de lado a lado y que palpitaban a cada segundo. Si había en el grupo alguien lanzando un conjuro ver mis alas, extendidas en todo su esplendor, seguramente le cortase de golpe la concentración. Después de eso solo me limité a caminar, sin decir ni hacer nada referente a mis compañeros, perdido en mis propias cavilaciones mientras el viento soplaba y refrescaba mi sudado torso.

Tras horas y horas de camino en las que por mi parte no hablé con nadie y si alguien me habló lo ignoré, llegamos a una brecha en la montaña, algo que servía de entrada a su latiente corazón de roca. Miré la pared y decliné la opción de apoyarme en ella, quien sabe que nos había ocultado el viejo además de su aspecto. Con una sonrisa maquiavélica me giré hacia el resto de grupo poniéndome a uno de los lados de la cueva – Las damas primero – dije con una mueca siniestra en mi rostro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Rosalie el Vie Jun 24, 2011 2:28 am

Era un deseo demasiado hermoso para ser verdad... ya que si ni siquiera un hechicero tan poderoso como él fue capaz de distinguir a los míos entre tantos padres que mantenían una situación igual o similar, ¿cómo podría yo entonces siquiera encontrar alguna circunstancia parecida?, para mi sola sería... prácticamente imposible.
No evité mostrarme cabizbaja ante aquella revelación sin embargo no significaba que iba a perder las esperanzas, las tenía latentes en mi desde el inicio de mi conciencia, desde la búsqueda de respuestas y la formulación de preguntas, pero si él no había podido, sentía mucho menores mis oportunidades.

Asentí lentamente a sus palabras, escuchando con atención hasta que divisé una bola rojiza levitando en mi dirección, pestañeé desconcertada extendiendo lentamente las manos, como autónoma, recogiendo en mis manos aquella burbuja roja, no fue necesario preguntar su procedencia ni uso porque la respuesta iba acompañada al momento en que la recibía. No solo nos serviría para encontrar más fácilmente a Kadar si no que además podría usarla yo para encontrar a los míos o aunque sea algún parentesco de sangre...

Una amplia sonrisa se dibujó en mis labios y abrí los ojos expectantes, con un intenso brillo de agradecimiento hacia Arkael - Es un regalo muy valioso el que me ha entregado, estoy en eterno agradecimiento con usted buen señor -

Y luego de proferir aquellas palabras mi tranquila habitación se difuminó hasta encontrarme junto con quienes eran mis compañeros, miraba de reojo aquella esfera rojiza que sostenía en mis manos, ¿sería frágil?, me pregunté temiendo que por algún descuido mío la rompiera o peor, la incinerara. Sacudí levemente la cabeza para desechar ese pensamiento y alcé el mentón para prestar atención a las palabras de Arkael y cual fue mi sorpresa al ver que la apariencia de aquel forastero misterioso pasaba a convertirse en un anciano de larga barba blanca. Nos advirtió de lo que enfrentaríamos una vez allí y nos indico más o menos lo que debíamos hacer, las imágenes de unos escarabajos que tomaban la forma de roca me asustaron y la de las flores que misteriosamente variaban de tonalidad me asombraron, esperaba no llegar a distraerme con aquello... debía centrarme bien en mi tarea.

Ahora, posaba mi vista en la esfera, estaba cálida y no evité acercar ligeramente el rostro hacia el material que la cubría, sentía que de ella emanaba un gran poder mágico, allí, palpitaba puro, y encerrado, ¿seguro qué era únicamente un simple artificio?, pues a mi me parecía más que eso, mucho más. Y mientras pensaba aquello mis zapatos iban dejando huellas sobre la nieve mientras el horizonte se nos presentaba blanco y frío.

-¿Saben? -Comencé para cortar un poco el silencio, todos habían resultado ser... demasiado recelosos, y centrados en sus pensamientos, seguramente debía ser difícil emprender una conversación entre personas desconocidas, pero tampoco había que ser indiferente, y es que sentía entre ellos más frío que el de la nieve.

-Arkael me brindó de un objeto, el cual nos hará más fácil encontrar a Kadar -Comenté confiada mostrando levemente la esfera entre mis manos, para volver a cubrirla entre mis dedos con una alegre sonrisa-Cuando estemos cerca de él comenzará a brillar, así que hay que estar atentos...-

Tuve deseos de decir algo más, cortar tanta trivialidad, una amena charla hubiera echo más corto y entretenido el viaje, pero tampoco eran mis intenciones incomodar a nadie, si eran de disfrutar del silencio nada podía hacer contra ello, aunque diversas preguntas se formulaban en mi mente curiosa, pero me conformaba con algo tan básico como saber sus nombres.

No evité dar un brinco por la sorpresa que me produjeron las membranosas y oscuras alas del divium, su aspecto no me agradaba en lo absoluto, y menos aún cuando llegamos y una sonrisa maquiavelica surgió de sus labios sugiriendo que entrásemos nosotras primero. No negaría que tenía miedo... bastante, pero cuando bajé la vista noté la fuerza mágica ajena entre mis manos, yo tenía el articulo que nos permitiría encontrar más fácilmente a Kadar, sentí que era mi deber entrar primero.

-Yo voy, soy la que lleva el objeto, siento... que es mi deber -Murmuré, bajando la voz a lo último, dando un paso adelante, con actitud decidida quise ser la primera en ingresar.



avatar
Rosalie
La Inquisidora

Mensajes : 203
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Gerard Sieglein el Vie Jun 24, 2011 8:52 pm

Luego de mi pregunta, Arkael, denoto que faltaban dos personas en el grupo y que no contestaría hasta que ellos aparecieran., en lo cual note que faltaban dos del grupo reunido. tras unos momentos aparecieron, al parecer los había separado en una ilusión distante; seguido de su aparición, Arkael contesto mi pregunta y revelo su verdadera forma, la de una anciano encorvado, golpeado por el paso del tiempo evidentemente. Comenzó a indicarnos el camino, y a advertirnos de los peligros que enfrentaríamos, con unos versos de culto lenguaje, que analice cuidadosamente, me pareció interesante cada frase que decía.
Al terminar sus palabras, el sueño había desaparecido, y con el la ilusión, ya todo era real, algo que me hacia respirar tranquilo a pesar de la misión que se me había encomendado, junto a mis compañeros; en esto, comenzó la caminata semblante hasta el lugar indicado, una caminata de 4 horas, algo típico, pero lo que llamo la atención es que en medio de la caminata, la joven pelirroja del grupo, entusiasta, menciono un objeto que recibió de Arkael, un objeto que brillaría frente a la presencia de nuestro objetivo, algo no muy típico. Me llamo la atención la joven, y me intrigo su compromiso de responsabilidad de ofrecerse de carne de cañón, ya que dicho objeto implicaba que siempre iría al frente, y si algo nos atacara por el frente, seria la primera en tener que defenderse. Claro que mi pésima timidez impidió que le fraguara la pregunta, pero eso no fue problema por que mientras reflexionaba mirando ala joven pelirroja, ya habíamos llegado a destino, me quede observando los alrededores, ignorando las palabras, por momentos, de mis compañeros.


Gracias por las firmas---->Ficha<----inuwel y arwen owo


avatar
Gerard Sieglein

Mensajes : 155
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Hecate Graymark el Sáb Jun 25, 2011 10:43 pm

¿Tenía razón Arkael? ¿Aquel sueño era parte de ella? Sí, lo eran, eran todas aquellas dudas y temores que guardaba en su corazón, eran los anhelos de saber porque una vez había creído estar completa y en cambio se sentía tan vacía. Decir que echaba de menos a la manada era demasiado exagerado, puede que con ellos hubiese encontrado algo parecido a lo que se podía llamar familia pero ellos no le habían terminado de llenar. La palabras de Arkael eran como flechas en su corazón que sabían perfectamente donde clavarse para hacer más daño. Sí, sabía el precio a pagar por el poder de la luna, la locura que asechaba siempre a las almas menos precavidas y los instintos animales que se vuelven más fuertes que la razón cuando uno adopta su verdadera forma. Pero seguía sin comprender que era lo que Arkael podía hacer por ella, siempre había sabido que prendía de un hilo muy fino, pero ella era la única que podía cruzarlo o romperlo y caer. Solo durante su estancia en la manada había confiado en alguien más que en ella misma, porque siempre había estado sola.

Suspiró mientras echaba la última mirada a su sueño mientras este se desvanecía para dar pasó a la fría realidad. Arkael siguió hablando, indicándoles cual iba a ser ahora su objetivo y como debía conseguirlo. Pero ella estaba perdida mirando las difusas imágenes de lo que la rodeaba, supo que el anciano había concluido cuando por fin todo el sueño desapareció y se volvió a encontrar en la desierta montaña. Miró a sus compañeros y por un momento quiso saber que era lo que ellos habían visto en sus sueños, cuales eran los secretos de los que la rodeaban.

No fue la primera persona en aprender el camino ni la última, siguió calladamente al grupo mientras dejaba vagar la mirada por el paraje nevado. Odiaba aquella montaña, y durante las horas siguientes de caminar por ella este sentimiento aumento. Aquel lugar estaba muerto, no había ningún ser vivo que creciera en aquellas gélidas tierras, ni aquellos más acostumbrados al frío, pero eso se debía a que el frío no era lo que provocaba aquella muerte era algo más fuerte. Se abrigo con la capa mientras abrazaba su cuerpo, estaba acostumbrada a temperaturas extremas pero en aquella ocasión de verdad tenía frío. Aunque seguía por detrás al grupo sabía perfectamente el camino era una extraña sensación de conocimiento que la aterraba, seguramente aquello era magiá.

Llegaron a su destino, una enorme brecha en las cordilleras, oscura e incluso más fría que su exterior, aunque al principio no lo noto, no estaba del todo oscura pequeñas luces brillaban en su interior. La primera en dar un paso fue la joven pelirroja que había estado comentando algo durante el camino, algo sobre una piedra que le había dado Arkael. Ella fue la siguiente en acercarse, echo una leve mirada antes al estrambotico chico de pelo azul y al divium cuando paso a su lado. Se quedo parada en el inició de la cueva y fijo una mirada en la joven que llevaba la piedra, aunque se mostraba decidida no la creía una gran guerrera y le parecía algo imprudente que ella fuese la primera.




Dicen que la realidad nos engaña y la fantasía nos confunde. Para mi la realidad se terminó y la fantasía se marchó.
Spoiler:
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Phoenix el Dom Jun 26, 2011 5:03 am

Mis manos se afianzaron a una esperanza vaga y difusa, la única que me mueve de camino a camino como una cuerda que hala de mi voluntad, buscando como un cazador el sueño realizado de un destino, que en realidad no conozco. Y estando en medio de aquel paisaje desconocido antes, y al que había llegado por las señales de un sueño… muchos hubieran creído que estaba volviéndome loca, y podría decirse que yo misma les daría la razón pero la verdad es que desde que la muerte me devolvió de entre sus brazos solo puedo entender que no existe nada imposible en realidad.

Mire a Arkael cuando volvió a estar presente junto al resto, en realidad yo no soy una persona que se entrometa y esa no iba a ser la primera vez. A cada cual sus asuntos y yo en realidad solo me interesaba por lo que a mi concernía, y sin dejar de lado que no confiaba en ninguno de los presentes y podría parecer que tampoco demasiado en Arkael. Cuando las respuestas me fueron otorgadas al instante en que se respondían las demás yo me quede en un silencio asintiendo con la cabeza.

“No es el mal, el que cautiva, es la fuerza que ata.”

Sonreí de medio lado al escuchar la voz de la mujer en mi cabeza. Y si. Ella tenía razón. Liberar un pueblo, que esta encerrado por su propia raza, su propia fuente… pero aun tenia que aguardar para pedirle que me diera orientación, si el era un poderoso hechicero, tenia que ayudarle a volver a tener su poder y pedirle que me señale el sendero hacia mi destino tan anhelado.

Me quedaba sin embargo, una inquietud: ¿en realidad es esa su única intención?

Casi como si escapara de mis acusaciones indirectas, la energía de Arkael se iba esfumando, se me alejaba. Y sentía como esa débil llama se extinguía a los lejos, lejos de las manos que pudieran intentar avivar su llama. Pero solo hay una forma de darle vida al fuego…

Ya entonces había llegado la hora de que partiéramos, y yo los seguía, con mis pensamientos internados, y sin poder encontrar una forma de averiguar la verdad o de garantizar que Arkael no estuviera mintiendo. Yo siempre he creído en los dioses, en las señales de los sueños, en el destino. Pero también se que no todo es como parece ser.

Sona se había estado paseando entre mi cuello y mi brazo derecho, pasando por el escote y volviendo a subir. Como si se sintiera inquieta al notar mi seño serio y concentrado. Recuerdo que aunque mi mente se sintió timada al instante en que el sueño de la playa se desvanecía como la vida a una rosa vieja, Sona no se había alborotado, en realidad supuse entonces que en efecto nadie más que uno mismo podía ver su propio sueño. Y sin embargo mientras fue así, yo me sentí tan invadida que mi recelo hacia el resto se infundio de sobremanera. Pero no quería que fuera así.

Es decir, tengo que estar con estas personas, tenia que trabajar en esto a su lado y no podía pasarla todo el rato en silencio y sin si quiera presentarme, al menos no haría una presentación general, simplemente me fui acercando a ellos hasta alcanzar a la pelirroja, de todos ella tenia una mirada más apacible y que me inspiraba una emoción de… empatía quizá.

No me quise ver tan atrevida pero tome su brazo con delicadeza caminando ya a su paso y le sonreí llamándole la atención, pues la tomé del brazo como un par de viejas amigas que charlan por los jardines. De cualquier forma ella había mencionado sobre la piedrita que le había entregado Arkael, si era así era mejor estar cerca de ella.

-Perdona, antes tuve la poca delicadeza de presentarme, soy Phoenix, y no te molestes en decirme tu nombre, lo escuche al llegar.

Me había guardado silencio un instante después de que una energía me llegara como si fuera aire fresco, y fuerte. Aroma de poder diría yo. La energía que emanaba de la mujer de cabellos oscuros me hizo mirarla solo un instante antes de volverme hacia el camino y ofrecer mi cordialidad a la joven Sahian.

“Olvidar el poder, es como darle la espalda a tu enemigo. Tomarlo, es ofrecerle tu cuello, pero sin embargo, si lo observas y callas, será la única forma en que obtengas la victoria. Sin importar si el poder viene de un ave o un gran oso, el recipiente no lo es todo.”

Pero casi como si fuera un telón, que ha ocultado a mí la escuálida fuerza y vago poder que emanaba de si el ser alado. Wilcox decía llamarse, mi mirada dispar se fijó unos momentos en su menuda figura, enclenque y fúnebre. Que contraste tan misterioso el que nos distingue, han soñado a personas tan diferentes, y que cada cual tendrá su objetivo al final de todo.

Sona estaba casi al punto de dormirse enroscada en el brazo que no sostenía a Sahian, la joven dio un respingo y luego se ofrecía a ir primero. No la solté.

-El deber no siempre es la mejor guía de todas, la valentía mucho menos, sin embargo el ansia de lograr tus anhelos podría aventurarte, como lo hace conmigo. Es decir, que iré junto a ti.

Dije con una media sonrisa, no era muy afecta a las risas, pero la amabilidad no me era desconocida. Después mire hacia el resto con indiferencia, y solté el aire con resignación…

avatar
Phoenix

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Dom Jun 26, 2011 10:32 am

En las profundidades de las montañas drakenfang la figura del viejo cuerpo de Arkael se encontraba de pie por primera vez en ya varias décadas. Su entorno una cueva al parecer totalmente sellada e iluminada por el resplandor de diversas flores brillantes y la parpadeante luz amarilla que emanan curiosos escarabajos que recorren las amplias paredes de la caverna.

Ha llegado el momento que el poderoso hechicero tanto había aguardado. Finalmente había encontrado a cinco campeones que portaban en su destino el paso de los sueños de Kadar y habían llegado justo a tiempo.

Tras de Arkael se encuentra un lecho constituido exclusivamente de las cambiantes flores, que han crecido a lo largo de los siglos bajo el, estas que en Andeiras fueron conocidas como Dulces Anhelos, se alimentan de sueños y a lo largo de los años le han brindado vida al hechicero. Sus raíces extendiéndose por la montaña y sacando de esta la vida que el hechicero habría de drenarles para mantenerse vivo un poco más de tiempo, ahora era momento de reunir su poder y poner en marcha sus planes preparando los poderosos conjuros que le serían necesarios, el pequeño grupo eran su esperanza, una esperanza por la que había esperado largo tiempo.

Sobre estas raíces aun a decenas de metros, El curioso grupo despertaba a la vez de la ilusión de Arkael. El camino claro en sus mentes a las ruinas donde alguna vez se guardaran en este mundo la existencia física de Andeiras.

El grupo avanzo por horas ante el camino que se extendía ante ellos. Sin mayor inconveniente en las abandonadas montañas de Drakenfang que el frío y el paso por sus difíciles caminos. El grupo reunido poco compartía, quizás simplemente distantes entre ellos, quizás aun tratando de comprender plenamente cuanto en sueños se les había dicho. Solo una voz procuro romper el silencio, la de Sahian, humana de rojos cabellos y de gran corazón y fue en Phoenix, de brillantes y dorados cabellos, en quien hayo respuesta, aunque breve fuera esta.

Finalmente el grupo logro hallar la brecha al costado de la montaña, en su interior se extendía un camino sumido en la oscuridad pero a la distancia pequeñas luces parpadeaban. La luz era suficiente para internarse en la cueva, al frente Sahian guiada por el cristal que se le había entregado acompañada por Phoenix a su lado, cerca de ellas entro Hecate, sus afinados sentidos en busca de cualquier peligro, Gerard les seguían a no mucha distancia y atrás de ellos Wilcox tras ‘amablemente’ haberles abierto el paso.

Por un momento un inmenso deseo de abandonar la cueva llega al grupo, solamente un instante antes de desvanecerse. Frente a ellos la cueva se veía iluminada por un resplandor de cambiantes colores. Al acercarse el grupo la luz aumenta y es posible percatarse del aroma de exóticas flores en la caverna.

De cerca pueden verse claramente las flores brillar, enormes rosales de estas extrañas flores de múltiples colores brillando, su imagen es cautivante y la mirada de todos en el grupo pareciera querer viajar hacia ellas.

Repentinamente el grupo logra liberarse de su influjo, las flores siguen siendo atrayentes pero cada uno logra notar que es parte de su magia, a los pies de estas flores alcanzan a verse varios cuerpos muertos, humanoides en su mayoría, posiblemente otros que habían logrado llegar a la cueva sin contar con la protección que los cinco sin saberlo tienen.

Wilcox hace acopio de su magia aprovechando uno de los muertos cuerpos, sus ropas caen desgarradas dejando levantarse solo huesos frente al grupo y hace que su arcana creación avance frente al grupo en caso de peligros. El esqueleto se mantiene a unos cuantos metros por delante del grupo mientras rodean el primer grupo de flores.

La cueva sigue expandiéndose, ahora abriéndose en una galería de más de ocho metros de altura, a la distancia las flores dejan ver una pared a unos cincuenta metros, mientras a ambos lados el camino se extiende cerca de quince metros, dejando ver pequeños corredores a ambos lados.

El cristal de Sahian deja ver en su brillo claramente que el camino a seguir conduciría al fondo de la cueva, pero mientras el grupo avanza en el techo y las paredes se alcanzan a ver claramente brillar pequeños puntos de amarilla luz, moviéndose velozmente algunos empezando a volar y dejándose caer, incluso el camino a espaldas de los cinco empieza a brillar por las pequeñas luces.

Algunas de las que vuelan pasan lo suficientemente cerca para lograr verles, su forma insectoide no es ni siquiera de un palmo de largo, similares a escarabajos las criaturas brillan con un amarillo color mientras caen al suelo y se reúnen en grupos. Las rocas a su alrededor empezando a flotar y unirse unas con otras.

Han pasado solo segundos pero se alcanzan a ver levantarse y formarse la figura de tres colosos de piedra, con más de tres metros de altura cada uno sus cuerpos cubiertos por los pequeños insectos y una extraña red de luz que parece ser creada por estos. Las criaturas empiezan a avanzar acercándose a los enviados por Arkael, Sus movimientos lentos en un principio causan un constante chillido de roca contra roca mientras cada parte de sus cuerpos termina de embonar pero rápidamente van consiguiendo mayor velocidad.

De uno de ellos, el que se interpone en el camino del grupo sale despedido un proyectil de piedra. Una gran roca que se separa del cuerpo de la criatura a gran velocidad impactando y destruyendo el esqueleto reanimado por Wilcox. De otro un proyectil similar surge volando contra Sahian pero son los reflejos de Hecate a su lado quienes le quitan del camino. El último de los colosos, aquel que ha tomado forma desde la entrada por la que han llegado no ha tenido ocasión de disparar misil alguno pero junto a sus compañeros empieza a avanzar hacia el grupo que se encuentra rodeado por las criaturas.

********************************************************

[Off: Como podrán ver el primer combate ha comenzado. Y el siguiente mapa tiene como único objetivo el ayudar para que todos logren hallar su ubicación en la batalla. Después del mapa pongo la información que cada quien ha recibido diferente de cuanto ha pasado en este post. Espero ansioso el ver como enfrentan la batalla.

Las posiciones en el mapa son justo antes de su turno, es decir que los constructos de piedra no han llegado hasta ustedes, Sahian ya fue movida por Hecate y el tachado esqueleto ya ha sido destruido.

Para quienes no están acostumbrados a este tipo de mapas cada lado de un cuadrado mide alrededor de metro y medio. Las partes obscuras son paredes de la misma caverna y las flores de colores son los enormes rosales de dulces anhelos.]


Phoenix

Spoiler:
La tenue energía que fluye de la piedra que Sahian porta te parece conocida cuando te acercas a ella. No es idéntica pero la sensación que te brinda es sumamente similar a la fuerza de vida que sentiste de Arkael.

De las flores logras sentir una fuerte energía de vida. Pero a la vez otras formas de magia que no comprendes. Además de esto sientes como si se encontraran heridas, pero sin dolor, simplemente pareciera que de alguna forma la vida que juntan sale constantemente de ellas.

Los escarabajos por contraparte no tienen esta misma aura de vida, su existencia se siente artificial como si de criaturas creadas por arcanos medios se tratase.

Sahian

Spoiler:
La luz del cristal es casi imperceptible en un principio pero su resplandor ha aumentado poco a poco mientras avanzan, siempre manteniéndose en un extremo del cristal cual brújula guiándote.

Gerard en el grupo te produce cuando en el trayecto llega a estar cercano a ti una extraña sensación, cierta afinidad mas no logras estar segura de que se trata, Si es su magia y la tuya o algo más.

Gerard

Spoiler:
A lo largo del trayecto y sin saber por que tu atención llega a ir constantemente a Sahian. Algo en su tímida manera de expresarse llego a intrigarte. Como si ambos tuvieran algo en común.

En la entrada de la cueva, cuando les llega la fuerte sensación y anhelo de irse del lugar logras reconocer una red mágica similar a la usada antes por Arkael. Pero de cada uno de ustedes pareciera brotar una sutil energía mágica, casi imperceptible que deshace la arcana red mágica.

Cuando se han librado del efecto de las flores logras notar que estas parecen conectadas a una red similar de magia pero en vez de que esta se encuentre activa parecieran estarse alimentando de ella. Como si las mismas flores consumieran esta extraña energía mágica que hay en todo el lugar. Los escarabajos cuando despiertan parecen de alguna forma estar conectada a la misma energía pero aun cuando la puedes percibir, no has logrado entenderla o hallar como manipularla o afectarla.

Wilcox

Spoiler:
En todo el recorrido logras sentir un aura de nigromancia, muy débil y apenas percibible pero que ha abarcado toda la región por la que han pasado, alimentándose de la vida que pudiera tomar lugar en esta región de las montañas.

Con las flores puedes sentir claramente magia de muerte entremezclada en ellas, transformando su propia fuerza vital en poder que pareciera disiparse en el mismo aire, como si dejara de existir.

Por el contrario los escarabajos no presentan nada de magia de muerte.

Los cadáveres bajo las flores llevan largo tiempo ahí, varios siglos en algunos casos.

Con tu vista de Divium lograste ver que entre los escarabajos que fueron a cada uno de los tres cuerpos había uno rojo en cada cuerpo.

Hecate

Spoiler:
El trayecto carece de vida, las pocas yerbas que se llegan a encontrar parecieran haber sido traídas por el viento y aun así estar lentamente muriendo.

El aire de la cueva se siente demasiado estancado, posiblemente es la única salida de la caverna pues no hay una sola corriente de aire.

Lograste liberarte del efecto de las flores momentos antes que todos tus compañeros, eso ellos no lo saben pues todos parecieron despertar a la vez pero pro alguna razón tu lo hiciste antes.

De entre los escarabajos logras ver uno rojo encima del que tienes de frente. Abajo en el mapa. Se mantiene en movimiento pero por este instante al estar tan cerca logras ver claramente como por el momento está en el pecho de la criatura.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.