Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Hoy a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Hoy a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Ayer a las 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Secretos de Familia

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Hecate Graymark el Lun Jun 27, 2011 7:09 pm

Hecate vacilo un instante antes de internarse en la caverna por completo, tenía ganas de salir corriendo y no volver nunca más a pisar aquel lugar. Pero aquellos pensamientos se disiparon tan rápido como llegaron, se sintió en ese instante estúpida, ella una hija de la luna nunca huiría así, no le temía a nada y nada era lo que la haría huir con el rabo entre las piernas.

El aire en la cueva era denso y no precisamente agradable de respirar, no corría ni la mas mínima brisa, como si se encontrasen en una sala llena de polvo cerrada durante siglos. Pero había algo más en el aire, un dulce aroma como ningún otro que hubiese olido y entonces se percato de donde provenía la luz de la cueva. Ante el grupo se levantaban por doquier rosales de exquisitos colores, que brillaban con luz propia, se quedo embelesada contemplando las bellas flores que parecían diamantes que reflejaban la luz con dichos colores. Sacudió la cabeza para despejarse, se sentía como si hubiese sido atrapada en un hermoso sueño del que no quisiese despertar. Miró de reojo a sus compañeros que parecían haber sufrido el mismo efecto que ella pero que se iban librando poco a poco del embrujo de las flores.

Entonces se fijo que alrededor de algunos de aquellos rosales se apelotonaban cadáveres de otros incautos que se habían internado en la caverna y no habían tenido tanta suerte como ellos. Uno de los cadáveres se puso en pie y la joven dio un brinco, se percató que había sido invocado por unos de sus compañeros pero la siguió sin agradar, no la gustaba la magia y menos si era capaz de perturbar el sueño de aquellos que estaban sumidos eternamente en el.

Sus sentidos se pusieron alerta de inmediato, sabía que la cosa no se iba a quedar así, que eran muchas las sorpresas que todavía les esperaban. Su atención fue captada por minúsculas figuras que se movían por las paredes, escarabajos que había tomado por extrañas luces y que no dejaban de aparecer. Eran demasiados y no se paraban de mover por lo que apenas capto lo que hacían, pero un grupo de ellos aterrizo delante suya y a su alrededor empezaron a volar rocas de la caverna, juntándose para forma un extraña figura que tomo la forma de un golem.

Iba a preparar el arco para disparar cuando el golem de piedra lanzó un proyectil que iba directo hacía la joven pelirroja, algo hizo que se lanzase para apartarla del camino del proyectil y así salvarla la vida de una muerte no muy bonita. Ambas cayeron al suelo pero antes de que pudiese sentir el dolor de la caída ya estaba de vuelta en pie para volverse a enfrentar a la criatura. Por su parte sus compañeros parecían estar ocupados con otro par de golem que se habían formado, el cuervo viviente que había invocado el divium había caído.

Preparó el arco y una flecha apuntando hacía el golem que tenía más cercano. Disparo una flecha directa al golem pero esta se partió al impactar contra su duro cuerpo y le dejó una minúscula marca donde la punta de la flecha se había clavado. Maldijo con fuerza sintiéndose inútil contra aquel ser cuando se percato de que había un escarabajo distinto al resto, era de color rojo y aunque resalta en comparación al resto no lo había visto hasta el momento. Disparó una nueva flecha hacía este esperando que fuese la clave de destruir al golem cuando un nuevo proyectil fue directo hacía ella, se tiro a un lado esquivándolo y esperando que las otras dos chicas lo hicieran, pero no pudo ver si su flecha había impactado o no en el escarabajo rojo.




Dicen que la realidad nos engaña y la fantasía nos confunde. Para mi la realidad se terminó y la fantasía se marchó.
Spoiler:
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Lun Jun 27, 2011 8:14 pm


Fueron los reflejos de Hecate que le salvaron a ella y a Sahian de ser aplastadas por el terrible proyectil. Reflejos que seguian siendo usados en la velocidad con la que tuvo presto el arco y saco un primer disparo, este haciendo poca mella en el rocoso cuerpo de la criatura.

Años de vivir como cazadora y desarrollar su puntería habían provisto a la licántropa de una vista impresionante. Acostumbrada a fijarse en los más mínimos detalles de sus presas. Esta misma vista el permiió descubrir algo en la curiosa multitud de mágicos escarabajos que animaban y daban fuerza al monstruo. Lanzo una rápida flecha al escarabajo de rojizo color y aura. Al tiemo qeu la criatura volvía a arremeter contra ellas, de mucho menor tamaño pero aun así peligroso.

Tras esquivar Hecate logro observar su flecha clavada contra la roca, el cuerpo del escarabajo atravesado por este y poco a poco dejando de emitir su rojizo fulgor, la criatura se acercaba a la licántropa que en el esfuerzo de sus disparos y esquivas había quedado en el suelo. El inmenso puño iniciando su trayectoria para aplastarle con las filosas rocas contra el suelo.

El resplandor del escarabajo termino de desvanecerse. El puño deteniéndose momentos antes del impacto y la criatura aun formada frente a Hecate quieta, docenas de extraños ojos pertenecientes a los escarabajos en su superficie observándole.

avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Gerard Sieglein el Mar Jun 28, 2011 3:49 am

La joven Sahian, casi suicida para mi vista, decidió ir adelante, algo que no me parecía sabio, pero era su decisión, así que decidir seguir el grupo. Al entrar, una especie de soplido, mas bien como un escalofrío y un anhelo fóbico, llegaron de inmediato, pero así como se llego, se fue; en ese momento pude reconocer una red mágica similar a la de Arkael, eso llamo mucho mi atención.
A medida que avanzábamos en la cueva, pude notar el brillo proveniente de su bola, no note el entorno hasta que nos detuvimos. Pude vislumbrar como el otro miembro masculino del grupo convocaba un esqueleto y lo hacia caminar delante nuestro.
Era una buena estrategia, pero comencé a notar las flores. Estas flores parecían alimentarse de la energía mágica del lugar, y la parecer cada uno de nosotros, emitía una especie de energía que dañaba o desestabilizaba la red mágica, peor no lo suficiente para romperla. No paso mucho tiempo, cuando el orbe brillante nos trajo
problemas, de pronto, pequeñas luces comenzaron a moverse alrededor nuestro,
uno paso bastante cerca, pude ver que era una especie de escarabajo, seguí al
mismo con mi vista y note una danza de escarabajos, literalmente, se movían por
todos lados. Poco a poco se le unieron las rocas a la danza y las mismas se
unieron entre si, dándole vida a 3 Golems.
Quede impactado, tan poco avanzado, y estábamos rodeados. Un Golem disparo y una especie de proyectil de roca, el mismo destruyo el esqueleto; el segundo disparo uno también, peor con dirección a Sahian y gracias ala velocidad de una de las chicas, el ataque fue evitado. El tercero que quedaba no disparo, pero avanzaba hacia nosotros; el joven que estaba detrás mío tendría su primer ataque a el, pero me preocupaba los otros dos Golems, ambos avanzaban en dirección nuestra. La red
mágica por alguna razón tenia que ver con esos escarabajos, y los Golems tenían
varios en su cuerpo.
- no me queda otra- dije casi sin recelo. Aproveche la luz que emitían las flores y el objeto que otorgo Arkael, y realice el hechizo Grilletes de sombras:,atando así el Golem mas cercano que había disparado un proyectil, a su sombra y la misma al suelo, impidiendo su avance, me gire y mire de reojo la situación de el otro miembro masculino, para luego mirar de reojo y observar el otro frente, donde las 3 integrantes femeninas , se enfrentaban a un Golem, que, por lo visto, estaba inmovilizado y quieto, lo que me intrigo. Pude observar, por la cercanía del Golem a las 3 y el orbe brillante, un escarabajo atravesado, observe de nuevo a ambos Golems restantes comencé a relacionar ideas.


Gracias por las firmas---->Ficha<----inuwel y arwen owo


avatar
Gerard Sieglein

Mensajes : 155
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Invitado el Mar Jun 28, 2011 6:46 pm

No pude evitar una sonrisa un tanto maníaca al oír lo que dijo la chica de pelo de fuego. Ella portaba consigo un artefacto entregado por Arkael, algo que le permitiría rasgar el tejido de las ilusiones, o eso se suponía, pero también la convertía en el blanco más obvio de todos. Si había alguna criatura a la que debiéramos enfrentarnos solo debería de mostrar a la chica como quien enseña un trozo de carne a una jauría de lobos hambrienta y luego hacer que se retrasara de algún modo para ser mordida por las fauces del destino. Una vez dentro el cristal comenzó a brillar en manos de la pelirroja, bien, ya comenzaba por fin el espectáculo.

Golpeé levemente con la madera mi bastón el suelo de la caverna y con un susurro dije: -Shirak – la bola de luz sostenida por las tres garras de reptil que coronaba la vara se iluminó con fuerza suficiente como para iluminar mi camino a varios metros. Dentro de la cueva no solo noté el frío invernal y el silencio sepulcral, capaz de hacerme imaginar que ya estaba en la más oscura y profunda de las criptas, sino también sentía el temor, por primera vez sentí el temor a algo que no era perder mi meta. Una sensación extraña, una mezcla entre el frío aire de la cueva y mi hirviente sangre que empujaba a mi cuerpo a salir de ahí. Pero un segundo después esa sensación se fue, desapareció con a misma fugacidad con la que había venido.

Me sentía estúpido, idiota por haber querido rechazar el poder que manaba de esas flores, desapareciendo luego en el aire como las partículas volátiles del perfume de esas flores cambiantes. Bajo ellas se acumulaban los cadáveres de seres muertos hace tiempo. Algunos humanoides y otros no tanto, algunos tenían cuernos de hueso que el tiempo no había logrado deteriorar, otros brazos de más y muchas más mutaciones impropias de una raza normal, sin contar los antropomorfos. Posiblemente la energía que manaba de las flores fuera parecida a la del bosque maldito, aunque por ahora solo notaba su poder mortuorio al desvanecerse en el aire, toda una perdida.

Miré de nuevo a la pelirroja que avanzaba en pos de su deber. Idiota. Encima iba en la cabeza con el objeto resplandeciendo. Por suerte para ese momento no estábamos muy lejos los unos de los otros, así que todavía tenía tiempo. –Kuchiro, Arrogante – tras decir esto alcé mi mano, y como si de ella surgieran hilos que los impulsaban a volver de entre los muertos el esqueleto del ser que había elegido, un kobold, se despegaba de su carne y sus músculos. La materia ósea iba poco a poco incorporándose sobre sus patas traseras primero, aunque no tardó en apoyar también las delanteras. Me miró con las cuencas vacías de sus ojos muertos y me limité a ordenarle con la mano que tomara la delantera del grupo.

-No os atacará… – dije en voz baja. Aunque me había ahorrado un trozo; “Por ahora”. No sabía como reaccionarían ante un esqueleto reanimado, pero ciertamente me daba igual. Era el más útil de esa cueva, el único que podía dar un paso sin pisar una trampa. Aunque tampoco me importaría que ellos lo hicieran, pero por ahora eran la llave a mi poder eterno. De nuevo comencé a caminar, rezagándome cada vez más, observando las maravillas de la gruta y contemplando algunos puntos de luz que se movían en las paredes.

Pronto esos puntos comenzaron a caer, tanto por delante de nosotros como detrás, los escuchaba. Golpeaban el suelo uno tras otro como un espectáculo, y pronto podría haber ignorado eso de no ser porque también comencé a oír el sonido de las rocas al ensamblarse unas con otras como en la construcción de una casa. Las piedras al alzarse del suelo dejaban caer la grava que tenían por debajo, golpeando esta el suelo y alertándome de que pronto se acabaría el paseo. Y en efecto, el primer golpe se lo llevó el kobold zombi, que estalló en mil pedacitos al ser golpeado por un proyectil de piedra. Luego otro y nada más.

La tenue luz que hasta el momento había entrado por la gruta dejó de existir, lo que me hizo pensar que allí debía haber algo tapándola. En efecto, un tercer golem, parado con su gigantesco cuerpo de roca cubriendo la grieta. Escuché los dos proyectiles de sus amigos golpear el hueso y la roca respectivamente. –Un disparo cada uno – dije en voz alta mientras analizaba su cuerpo – Puede que solo sean de uso… - miré un segundo a mis espadas y vi que la mujer más callada de todas, la del arco, le disparaba a la piel, sin resultado. Me giré de nuevo y en ese instante vi el cristal brillar. -¡Claro! – exclamé para mis adentros. La luz debía de resultar excitante a sus ojos, seguramente eran como las polillas y se veían atraídos por esta. –Dumak. – dije para apagar la luz de mi bastón. Y en ese momento pude ver como una perla roja (Metafóricamente hablando), centelleaba entre el dorado del resto.

Me acerqué al humano y examiné al golem que contra él luchaba. Paralizado por algún motivo, magia supuse. Torcí el gesto en una media sonrisa y extendí mi mano hacia el ser de piedra que todavía no había hecho nada. Abrí lentamente el puño para dejar la palma a la vista y fijé mi vista de pájaro en el insecto rojo del centro – Niruge Parudukku – mi voz sonó distinta esa vez, más grave que de costumbre. Acababa de lanzar un hechizo que haría que es escarabajo rojo comenzara a sentir un tremendo dolor recorriendo su cuerpo a cada latido. La sangre hirviente y las arterias llevando el fuego mortal. A no ser que fuera inmune a la magia ese hechizo lo doblegaría de dolor. No lo quería muerto, tal vez fuera útil vivo, pero por si las moscas preparé la daga con la otra mano.

---
Off:
Bueno, lo primero de todo perdón por la demora. El hechizo usado es "incandescencia arterial", que está en el compendio así como en la ficha de Wilcox. Shirak es el comando para encender el bastón, y Dumak para apagarlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Miér Jun 29, 2011 4:49 am


La rápida reacción de Hecate había logrado detener el ataque de uno de los constructos, mientras que el constructo que se encontraba en su camino avanzaba con furia contra Phenix y Sahian que empezaban a recuperarse.

Gerard empleo un poderoso conjuro para detenerle, la gran cantidad de brillantes flores en la habitación e incluso el brillo del propio monstruo le hacían proyectar tenues sombras a todo su alrededor, gracias a esto el hehcizo de cadenas sombrías logro salir alredeor de la criatura. Cuatro cadenas oscuras materializadas desde las sombras de la bestia surgieron del suelo y sujetaron ambos brazos y piernas de la criatura.

A su vez Wilcox se enfoco en frenar al que tenía más cercano, su conjuro convocaría un gran dolor en uno de los insectos que le animaban, aquel de rojizo resplandor. Al tiempo sujetaba firmemente su daga en mano.

La monstruosidad sujeta por las cadenas empezo a romperse, procurando continuar su paso grandes rocas de su cuerpocaían al suelo, aquellas a las que las cadenas se habían afianzado y rodeado. El ataque de Gerard logro frenarlo un poco, incluso al parecer hacerle perder un poco de su inmenso tamaño pero tras dejar unas partes detrás y reconstruirse al mismo tiempo que caminaba se veía aun dispuesto a atacar a las dos humanas.

Wilcox al mismo tiempo podía sentir claramente como el dolor despertaba en el pequeño insecto, la agonía le haría retorcerse y con su pequeño tamaño quizás incluso perder la razón. Pero antes de que tal pasara Wilcozx pudo sentir como su hechizo parecía salir de la criatura, no no salir expandirse a los otros insectos que por esa extraña luz se hallaban conectados. primero a otros cuatro, luego casi 20 y cuando el hechizo se hallaba en cerca de cincuenta de los pequeños seres su fuerza parecía desvanecerse, las criaturas sentirían dolor pero no el suficiente par detenerles mientras se avalanzaban contra el nigromante.

[Off por el momento pongo el resultado de sus acciones contra las criaturas. Más adelante cuando empiece el siguiente turno declararé lo qeu cada una de ellas hace, es decir que les tocará atacar antes de qeu vuelvan a tener turno]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Rosalie el Miér Jun 29, 2011 10:07 pm

Mi mirada se encontró con la de aquella mujer que había decidido acompañarme, su cabello dorado fue como una luz al final del túnel, pensaba que nadie me dirigiría la palabra, que el largo trayecto hacia Kadar sería a través de la monotonía de los pasos y en el silencio interrumpido únicamente por los ecos de nuestros pasos, pero ella me habló, y aunque ahora íbamos hacia el peligro, hacia un camino desconocido… no evité sonreír.

-Agradezco que quieras acompañarme, de todos modos… tarde o temprano íbamos a cruzar, ¿no?, mejor hacerlo a la primera para disipar el temor que puede atormentarnos después con mayor intensidad…-Volteé la vista hacia atrás, ahora con energías renovadas miré a mis compañeros y luego volví la vista al frente, di un paso, luego otro, siempre hacia adelante.
Miraba constantemente la piedra brillante que tenía entre mis manos, la sentía cálida, rebosante de magia y no sabía si era impresión mía o realmente sucedía, pero la luz del artefacto cada vez se volvía más notorio y se concentraba en un cierto lugar, como si fuera una brújula mística, incluso tuve la infantil idea de agitarlo como si adentro pudiese contener algo, pero me contuve y alterné la vista en Phoenix y hacia adelante para mantener la compostura.

Un escalofrío intenso recorrió mi espalda, me giré hacia atrás y pestañeé desconcertada y a al vez asustada al ver como uno de los cadáveres se levantaba... por suerte estaba "de nuestro lado", nuestro compañero de alas negras era por lo visto un experto en ese tipo de magias... nigromancia, estaba segura de ello, una magia que no me gustaba el lo absoluto, volví la vista al frente, y sacudí la cabeza, tratando de no prestar atención a ese suceso, el temor debía estar en los enemigos desconocidos, no entre nosotros.

-Sabes… no evito preguntarme como ha de sentirse, me refiero a Kadar, viviendo en sueños, solo, por tanto tiempo… sin sus padres, debe ser muy doloroso –Musité hacia Phoenix llevándome una mano al corazón, comprendiendo perfectamente ese sentimiento, luego no evité mirar fascinada las preciosas flores que brillaban, lamentablemente se nos había advertido anticipadamente de no acercarse a ellas, así que debía cubrir la curiosidad con la prudencia, aunque seguían surgiendo cosas interesantes a lo largo de la cueva.

-Nunca había visto a esos insectos, parecen hechos de oro…

-"Luciérnagas si volaran"-Pensé. Y mientras mi vista lo recorría con detalle noté que se aglomeraban sobre las piedras, que… extraño. Sacudí levemente la cabeza y por alguna razón me vi tentada a mirar hacia atrás, por alguna razón había cierta energía de parte de Gerard que me causaba... ¿curiosidad?, no, no era la palabra adecuada, realmente no lo sabía, era como si le conociera de antes, pero estaba segura de no haberlo visto nunca antes, entonces...

-¡Kyaaa!-

Me vi prontamente empujada por Hécate, lo primero que atiné a hacer fue sujetar con firmeza aquella bola contra mi pecho, dejando caer mi báculo al suelo que hizo un ruido seco al chocar contra el suelo de roca, mi vista se levantó y observó con la mirada distendida por la sorpresa el peligro que se nos avecinaba, tanteé el suelo con la mano, a un costado, tratando de agarrar mi báculo, bajo la tensión del momento, una vez que lo sentí entre mis dedos lo agarré con fuerza y me puse de pie.

-¡Muchas gracias!, te debo la...-Pero su salvadora estaba batallando y seguramente no le haría gracia que la desconcentraran. Lo primero que hice fue buscar a Phoenix con la vista y acercarme a ella, movimiento que no fue complicado porque ya estaba cerca de mí, todos luchaban, miré aquellas criaturas de piedra, golems, que estaban cubiertos por aquellos bichos de oro como si usaran collares, estaba demasiado tensa como para prestar atención a demasiados detalles pero noté que había un color distinto, uno rojo, no es que estuviera asustada pero... vale, por poco y me mataban, no podía estar con mis mejores sonrisas en una situación así.

Alcé el báculo canalizando el hechizo de flecha flamígera, me convenía lanzarlo desde el báculo así tenía mayores garantías de que el tiro llegase al lugar indicado, porque mis manos temblaban un poco... y así no podía confiar bien en ellas, entrecerré los ojos, mi cabello levitó moderadamente y sentí un intenso calor envolver mi cuerpo, porque esa era mi esencia, yo era fuego.

-Soy fuego...-Susurré disparando el flechazo desde mi báculo hacia la criatura que venía hacia mi y Phoenix, "que sea...color con color..."
avatar
Rosalie
La Inquisidora

Mensajes : 203
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Phoenix el Jue Jun 30, 2011 5:34 pm

El susurro gélido del clima comenzaba a hacer mella en mi cuerpo y mi piel se erizaba con notable evidencia, no hice más que frotar un poco mi piel y pensar en todo menos en el frío, dejar que se disperse de mi cabeza como un mal sueño y que se sienta rechazado. Aunque en realidad tenía forma de cubrirme, pues tenía en mi bolso uno de mis velos, el resto aún en casa de mis anteriores posaderas, y con ese velo podría cubrirme cómodamente. Pero preferí no hacerlo. Era una de las naturales formas en que lograba ignorar a esa mujer. Que con sus frases y sus quejas todo el tiempo suele abrumarme los pensamientos y los instantes de mi mortal y frágil vida.

Del calor corporal de Sahian también pude valerme bastante entonces, y no pretendía alejarme mucho de ella no solo por ello, si no por su inofensiva apariencia, de alguna manera la vulnerabilidad puede esconder grandes secretos de poder.

Mientras andaba a su lado me pude dar cuenta de algo, que una energía familiar provenía de ella, y no fue hasta que brinde mi total reflexión a ello que me di cuenta de que se trataba de la piedra que portaba en sus delicadas manos. De alguna forma me hacia remontarme en el recuerdo de la debilitada energía de Arkael, y sin pretenderlo me sentía en comunión, como si quisiera poder conseguir un mayor rastro de la vida de ese joven que en realidad me apenaba demasiado que pasar por algo como lo es su situación.

No había pasado demasiado tiempo, muy a pesar del retumbante silencio que hacia de cada segundo transcurrido un largo camino, pues ya veía la brecha y con ello oscuridad, una que por cierto estaba albergando débiles luces que invitaban a una visita. Yo por supuesto, presta y no valerosa, entré a la par de la joven pelirroja, y antes que otra cosa sucediera, la maravilla asomó con alevosía en mi mirada. Mis ojos de dispar color no podían si no apreciar con tal delicadeza y asombro los rosales de colores cambiantes. Eran como el mar de las emociones, de colores distintos, de volubilidad inherente.

Y casi como si tanta belleza fuese seña inequívoca de austero peligro, mi cuerpo se vio invadido, por una extraña y entrañable sensación de temor o más de arrepentimiento. Indudablemente como si mi propia alma avisara a gritos un instante, la emergencia de largar de ahí. Y sin embargo ignore ese hecho al momento en que la sensación abandono mi espíritu y cuerpo. Exhalando el aire con calma y entonces escuchando a Sahian.

Después de todo también de alguna forma no quería que vieran el ligero parpadeo de temor que vibraba en mi corazón y sonreía a Sahian cuando su mirada buscaba refugio. Y a la par de ella, me gire por sobre el hombro para vislumbrar un hecho que no había tenido la desventura o aventura de observar. Cuerpos muertos irguiéndose como una burla a la misma muerte y caminando, me alarme al instante hasta que el divium dijo que no haría daño…

-Claro, y deberé creerte ciegamente.

Aunque era evidente el afilado sarcasmo, permanecí bastante seria cuando lo dije, no bromeaba cuando daba a entender que desconfiaba plenamente de él. En general de todos, pero al menos la joven Sahian se abría cual libro ante mis ojos y eso no me podría inspirar nada más que un poco de conforte, cercano a una vaga confianza.

Entonces note la presencia de extraños insectos, de tamaño irregular, diría yo que escarabajos y de un color peculiar. Al parecer, al mecanizar conceptos de lo que nos rodeaba entonces, nos había hecho olvidar el detalle de que no podíamos ir sin mirar más allá de lo evidente en un sitio así y con la misión que se nos había pedido.

-Sahian, a veces debemos sufrir de maneras insospechadas, pues es ahí donde el destino nos pone a prueba. Porque el destino no se obtiene al nacer, se lucha por el. Y quien sabe, tal vez él tiene un destino que solo podrá ganarse afrontando aquel dolor tan punzante como el de una larga y tediosa soledad.

Acto seguido y sorpresivo en exceso, fue que me fue arrebatada Sahian de mi brazo de manera abrupta y que me hizo trastabillar hasta notar a aquella mujer de piel nívea levantándose de nuevo y luchando contra… un Golem. Había salvado a la joven de morir por esa criatura que seguro y en evidencia era mucho más fuerte que nosotros.

Desmesuradamente abrí los ojos ante la sorpresa de lo que estaba enfrentándose a Hécate. Y por instantes no supe que hacer hasta ver a dos de esos seres o cosas más y ahí entonces fue que reaccione por entero. Quizá por el insistente grito que la supervivencia emitía desde mis entrañas, no lo supe en realidad pues yo solo debía de tomar cartas en ese asunto. Así como vi de prisa a Sahian reaccionar, no quería que se quedasen sin apoyo, muy a pesar de la casi nula confianza. Es en estos momentos tan difíciles cuando me puedo fijar en sus valores. Una de esas cosas de tamaño descomunal y movimientos mecanizados se acercaba de forma amenazante tanto a Sahian como a mí, pues aun estábamos juntas luego de que Sahian se incorporase de la caída que le salvo la vida.

Mi mente, cuerpo y alma en comunión, cual amantes abrazándose el uno al otro y entregando de si, sus propios atributos y poderes, se reunieron entonces para que, sobre mi mano derecha, se emitiera una luz… esta iría incrementando con la engría propia necesaria y la temperatura aumentando a la par de su luminosidad. Si lograba cargarla lo suficiente, la lanzaría contra la cara del Golem para poder aturdirlo el tiempo necesario para atacar o huir. O esperar a que alguien tenga un mejor plan.
avatar
Phoenix

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Jue Jun 30, 2011 8:20 pm

De los terribles constructos de roca aquel que se había erguido en la entrada y recibido el conjuro del Divium avanzaba amenazadoramente contra este a la vez que de su brazo izquierdo un gran trozo salía disparado. Cientos de kilos de roca pura apuntando contra el grupo pero fallando por un par de metros a causa del enorme dolor sentido por la criatura. Sus movimientos eran frenéticos pero aun así al acercarse a Wilcox logro impactarle claramente con el brazo derecho, sus movimientos nacidos más del dolor y furia no eran lo bastante controlados como para permitirle al golpe ser totalmente destructivo pero a su vez poca oportunidad de esquivar tenía el alado nigromante.

Wilcox Demauj salió volando, en esta ocasión no por sus propias fuerzas sino por el poder del impacto, la ligereza de su forma como Divium haciendo que gran parte del poder del golpe se perdiera y salvándole en ello la vida, pues con su débil constitución tal impacto le habría sin duda destrozado pero en su lugar le impulso herido contra una pared cercana, el choque contra esta sacando parte de su aliento y tras ello cayendo al suelo frente a la misma.

Otra de las criaturas, la que se había armado en su camino avanzaba contra las dos humanas, parte de su cuerpo dejado atrás para liberarse de las cadenas su tamaño ahora solo rebasaba los dos metros pero en una criatura formada por piedras eso aun significaba un par de toneladas de amenaza.

Sahian logró levantarse antes de la llegada de la criatura y convocando la ardiente flama de su interior logro canalizar contra la bestia una flamígera flecha, la llama poderosa, aun más de lo que Sahian recordaba haberles invocado impacto sin problemas en el pecho de la criatura, no logrando penetrar la dura roca pero esparciendo su fuego en todo el pecho de la criatura, matando con esto a cuanto escarabajo se encontraba en el pecho de la criatura. Instantes después de ello la enorme roca que resguardaba el pecho caía al suelo, tras de esta docenas más de los brillantes insectos, y poco a poco las piedras alrededor de ellos reformándose para cubrir a la mayoría, nuevamente unos cuantos en la superficie creando esa red de luces que parecían mantener unida y en movimiento a la criatura.

Phoenix se aseguro de cargar su magia, su mano empzando a brillar con intenso fulgor que por mucho rebasaba el resplandor de las flores. Esperando tras la criatura que aun avanzaba contra ellas, su tamaño tras el ataque de Sahian levemente menor a los dos metros, asemejando más la estatua de un alto humano que la impresionante mole de hace algunos momentos. Su rostro al alcance de Phoenix mientras le atacaba. Rápidamente la hechicera de luz lanzo su ataque a lo que sería la cara de la criatura, ardiendo esta ante el luminoso poder. Sin embargo la criatura no pareció reaccionar en lo absoluto mientras la roca se calentaba. Un par de escarabajos se alejaron y abandonaron la piedra que conformaba la cabeza está cayendo aun caliente al suelo pero la criatura no cambiando por esto en absoluto sus movimientos, los años de danza le habían brindado a la hermosa gitana una gran gracia de movimiento pero tan cerca de la criatura lo único que pudo hacer fue evitar que el golpe entrara totalmente en seco, el terrible golpe de la criatura logro alcanzarla como sea en su costado derecho y le tiro un par de metros atrás en el suelo después del doloroso impacto.

La tercera de las criaturas después de detener su ataque contra Hecate en el suelo empezó a caminar, acercándose a la que acababa de atacar al Divium de las oscuras alas que empezaba a calmar los erráticos movimientos nacidos del dolor.
Los hechiceros del grupo agotados en parte por el esfuerzo de sus conjuros pudieron sentir en ese momento una oleada de energía arcana. Suficiente pare recargar sus propias reservas como si no acabaran de lanzar uno de sus poderosos hechizos.

*************************************
[Off: Como es costumbre un poco de información adicional para sus personajes de acuerdo a sus propias capacidades. La oleada de energía arcana qeu los hechiceros sintieron les permitirá el conjurar nuevamente en el siguiente turno como si gozaran del rasgo metamágico de conjuro presto.]

Hecate

Spoiler:
Te das cuenta de que ya no hay más puntos luminosos en ninguna parte de la cueva, todos lso escarabajos de esta caverna se han reunido en las tres criaturas. Su olor te recuerda poco al de los insectos sintiéndose artificial, creado de alguna manera.

Wilcox

Spoiler:
La forma cómo ves que el dolor de la criatura se distribuía entre todos los escarabajos te hace notar que comparten algún tipo de conexión, distribuyendo y aminorando los efectos que auno sele hagan entre todos. Además en elmomento del golpe, al tener tan cerca varias de las criaturas (las que estaban en el brazo que te golpeo) sentiste claramente poder de magia de muerte liberado, a manera similar a las flores como si liberaran ese poder en la cueva para desvanecerse. Tu magia nigromántica será un poco más poderosa al siguiente turno.

El dolor esta claro y estas algo falto de aliento pero podrás actuar lo suficiente como para conjurar algo.


Gerard

Spoiler:
Tu educación en el imperio Tenebre te ha hecho leer mucho deimperios arcanos que han caído, al ver la situación viene a tu mente algunos de los registros de tu familia, estas criaturas las has estudiado en el pasado en algún momento y con cuanto has visto finalmente estas seguro de lo que se trata. Estás en libertad de leer la descripción completa de ellos en el siguiente vículo y tu personaje sabe cuanto esta ahí escrito de ellos.

http://www.cuentosdenoreth.net/t761-votaciones-para-el-concurso-de-criaturas



Sahian

Spoiler:
Tu fuego aunque poderoso no es capaz de destruir las rocas auqneu sí de quemar a los extraños insectos. Además de esto logras notar que tu magia estuvo un tanto más controlada de lo habitual e incluso un tanto más poderosa de lo que suele serlo.

Phoenix

Spoiler:
Al momento de tocar la roca no sientes en esta vida alguna, pero logras percibir algo extraño de los escarabajos que están cerca de ti cuando el monstruo busca golpearte, su vida es casi inexistente, no una fuente constante como la de todos los seres vivos si no poca y estancada como de uan criatura falsa. Siendo este poco de luz lo único que les mantiene ‘vivos’ aun cuando ese término posiblemente no aplique para estas criaturas.

He aquí el mapa despues de los movimientos del turno.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 02, 2011 8:08 pm

Ignoré la ironía de la rubia, centrándome solo en el hechizo que me nos atañía a mí y a la bestia. Sentía la magia brotar desde mi interior, recorriendo mis venas entremezclándose con la sangre hasta las palmas de mis manos para seguir prologándose desde ahí hasta el constructo de piedra e insectos. Noté como el hechizo hacía efecto en el escarabajo carmesí, como si ahora una cadena invisible nos atara el uno al otro. Una cadena que era un continuo tira y afloja en el que mis pies debían permanecer pegados al suelo como nunca antes para no ceder ante su fuerza. El dolor se propagaba de uno a otro por el brazo más cercano a mí. Sus luces se iban apagando al paso de mi magia como una reverencia ante el dolor que les provocaba.

Una sonrisa triunfal se dibujó en mi rostro mientras que preparaba la daga para lanzarla, retrocediendo lentamente con la mano para no provocar ningún cambio en el flujo de la magia, aunque parece que eso no fue suficiente. De repente la bestia avanzó un paso librándose de mi hechizo y dejándome aturdido unos instantes. Noté como mi magia se perdía en el ambiente por la liberación de energía sin control que había habido tras el forcejeo mágico. Y luego un golpe seco en las costillas me envió volando por los aires a gran velocidad. Había sido demasiado rápido como para aprovechar siquiera mi velocidad racial o mi agilidad innata por ser Divium. Solo un parpadeo y un golpe de relámpago que me arrancó los pies de la tierra.

El aire se quebró a mi paso, pero la piedra en cambio no. Di con las alas extendidas sobre la pared de la caverna. El sabor de la sangre invadió mi boca con su gusto metálico característico. Plegué las alas sobre mi pequeño cuerpo encogiéndome de puro dolor que aumentaba cada vez que abría la boca para quejarme. De mis ojos rodaron dos lágrimas de pura agonía, el golpe no había sido mortal, pero sí extremadamente doloroso. Creo que el libro absorbió parte del golpe, ya que lo notaba especialmente pegado a mí, como si el golpe hubiera dado ahí, tal vez eso fue lo que me salvó la vida. Me intenté incorporar con algo de dolor, en realidad bastante, nada por lo que no hubiera pasado antes en la escuela con los constantes golpes de gente como mi hermano. Gemí por lo bajo ante una punzada en las costillas al tomar aire en una amplia bocanada y negué por la cabeza. Demasiado cerca del poder, demasiado cerca del trono de la muerte para nada.

Tanteé lo que había mis espaldas con las alas y las palmas de las manos. La roca solo la notaba en la espalda, puesto que mis alas podían curvarse hacia atrás y mis manos no encontraban resistencia alguna. Sonreí y rápidamente me lancé hacia el lado contrario hacia el que había recibido el golpe. Iba a hacer algo arriesgado, pero al menos era mejor que quedarse quieto esperando una muerte segura. Metí las manos en uno de esos pequeños terrarios con rosas cambiantes y analicé el terreno con la mano, mirando en todo momento al elemental de roca para que no me pillara por sorpresa un nuevo golpe. Huesos, tierra, piedras sueltas, tallos y finalmente lo que buscaba. Si había esqueletos de kobolds a la fuerza debería haber esqueletos de soldados que hubieran luchado contra ellos. Noté el frío tacto del metal (no tenía modo de saber si acero, hierro u otro) en mi mano y lo rodeé con mis finos dedos dando luego un tiró para arrancarlo de las huesudas y muertas manos de su anterior dueño.
El brazo traqueteó y se despegó de su unión de carne, la poca que quedaba, viniendo de extra con la lanza que ahora tenía entre las manos. Agarré el asta de madera e ignoré el pequeño corte que me había hecho en la mano con la punta. Sosteniendo el arma con ambas manos y de manera torpe, demostrando que no sabía cómo sujetar aquellos artilugios de guerra y me elevé levemente del suelo con un batir de alas lento, no buscaba volar alto, más bien quería un vuelo raso para pasar entre las piernas de mi primer rival y luego hincar la lanza en el pecho del tercero, donde todavía distinguía un punto rojo entre el color dorado brillante.

Extendí mis alas con algo de dolor pero liberé este con un pequeño grito interior, ahora solo debía concentrarme en el poder que tenía por delante.
Algo que de alcanzarlo me equipararía a la mismísima parca, al propio dios de los muertos. Miré mi bastón en el suelo y rápidamente tracé un esbozo de plan. Lo agarré con una mano y dije el comando de liberación de su luz: -¡Shirak! – sin pensarlo dos veces lo arrojé hacia un lado, tardaría todavía un poco en apagarse dado que estaba manchado con mi sangre en su madre (Consecuencia de haberlo cogido con la mano dañada), así que me seguiría sintiendo unos instantes, no muchos, pero con suerte suficientes para despistar a aquel primer centinela y lo que me permitiría seguir con mi estrategia principal, que no tardé demasiado en poner en práctica.

Aprovechando que estaba flotando ligeramente sobre el suelo usé mis alas para impulsarme hacia delante con una pequeña ayuda de mi pie derecho, posado en tierra todavía. Quería pasar por un costado de mi agresor para poder herir lo que parecía ser su “hermano”, hecho de lo mismo: Insectos y roca.

Lanza por delante y con los ojos abiertos avancé hacia mi primer obstáculo, sin saber si lograría o no pasar de largo e incrustar la lanza en el insecto rojo del otro. Ahora todo dependía de que ese necio “animal” hecho de roca y escarabajos se sintiera lo suficientemente atraído por la luz de mi bastón como para girar la cabeza aunque fuera dos segundos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Gerard Sieglein el Lun Jul 04, 2011 12:04 am

Observe la criatura atravesar mi hechizo, literalmente, se deshizo para lograrlo, en lo que lo hacia , logre mirar como mi compañero , el otro miembro masculino era golpeado fuertemente, de reojo, con una mirada leve, puede vislumbrar luego como la chica que me había llamado la atención, por medio de un conjuro, ataco a la criatura con una flecha de fuego. En lo que vi como algunos insectos salían calcinados de la criatura , otros la reamaban , pudiendo generar de nuevo una especie de mini red mágica; mas la criatura seguía su paso, solo se retraso un poco. Entonces termine mi razonamiento, sabia que esos escarabajos me parecían sumamente conocidos, más bien estas criaturas

-Sahian!!!-grite en el medio del calvario ignorando el movimiento de mis otros compañeros- Intenta calentar por completo a ese Golem! – grite fuertemente, había identificado esa criatura, esos escarabajos rojos, ese Golem; y a su vez, su debilidad. Pero quedaba un problema, eran 3 Golem y una sola Sahian, por lo que no podríamos con todo. , me iba a girar, para ver el estado de mi compañero, pero una
gran oleada de energía arcana, como invadiendo mi cuerpo, me recargo. No se
bien que era eso, pero no quedaba otra cosa mas que aprovecharlo.

No sabia si el Golem o el otro miembro masculino del grupo estaban detrás de mí, me concentre en el Golem más cercano a los tres miembros femeninos del grupo y use una ves más mi hechizo grillete de sombras, logrando así volver a retrasar al Golem

- Calcínenlo!! Solo así los escarabajos no podrán mantenerlo en pie!- grite, la idea era simple, si los escarabajos morían adelante y la red se desarmaba, la criatura también.


Gracias por las firmas---->Ficha<----inuwel y arwen owo


avatar
Gerard Sieglein

Mensajes : 155
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.