Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Hoy a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Hoy a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Ayer a las 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Secretos de Familia

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Rosalie el Lun Jul 04, 2011 5:10 am

Luego de sentir como aquella energía brotaba de mis manos, como un cosquilleo, me envolví en un halo caluroso, sentí que la energía se separaba de mi para imbuirse en el báculo y luego como un soplido salir expulsado hacia el oponente, di unos pasos cortos hacia atrás debido a la potencia del conjuro, bajé el báculo un tanto cansada sin desviar al frente mientras que mi otra mano sostenía con insistencia aquella bola mágica que brillaba tenue cual brújula.

Era extraño. Me sentía llena de magia, de vigorosa energía, cuando lo normal sería estar completamente exhausta, pero lo que más me sorprendió fue la fuerza de mi hechizo que dio de lleno en el golem y aunque no logró destruirlo vi que mas adelante se desarmó por si solo.

-¡Bingo!-

Pensé que por ello acabaría todo... pero no fue así, la criatura poco a poco volvió a reconstruirse, me mordí el labio inferior preguntándome en que había fallado al tiempo que mi compañera Phoenix se disponía a atacar con un brillo de luz cuando esta se acercaba, ahora estaba mucho más pequeña, quizás con el ataque de ella todo pudiera terminar, admito que me sorprendió al principio el saber que ella también era hechicera como yo, me hubiese gustado platicar sobre ello pero por supuesto no era el momento adecuado, y más cuando la criatura en vez de destruirse por completo solo perdía la cabeza y volvía a atacar empujando a Phoenix lejos.

-¡No!-Exclamé extendiendo el brazo con dramatismo al tiempo que escuchaba un grito a mis espaldas, era el humano que me decía que volviese a atacar con fuego.

-Pero no... ¡no puedo! ya gasté...- Sin embargo mis palabras se vieron cortadas de golpe y una energía nueva me envolvió completamente, sentía que podía enviar otro hechizo, entrecerré los ojos y volviendo a apuntar con el báculo disparé una bola de fuego de tamaño promedio a la criatura, si servía o no, eso ya estaba por verse.



avatar
Rosalie
La Inquisidora

Mensajes : 203
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Phoenix el Mar Jul 05, 2011 12:44 am

No hay tiempo que pueda detenerse un solo suspiro por ti, no hay viento que no corra si le intentas detener con la mano, así entonces no existe destino que no se cumpla sin una lucha. Una lucha que puede ser un simple camino pedregoso hasta la más sangrienta de las guerras. Mi lucha era una vida, sobrevivir a las pruebas que los dioses me imponen para ser merecedora del destino, que aunque desconozco, se que espera al final de los altibajos. Justo en el horizonte del tiempo.

Cada amanecer despertando con la víspera de continuar una vida que aunque resulta frágil, se fortalece solo con la voluntad, y el deseo arduo de vivir. Y el corazón se me acelera como gritando por el éxtasis de la búsqueda, del paso a paso que me dirigen a ese punto que espera paciente. Los dioses vigilan mi camino y me elevarán ellos mismos a la gloria del destino encontrado. Y un a lucha más se había desatado.

Todo corría tan rápido como una ráfaga de viento de verano, a penas podría decir que tenía oportunidad de reaccionar racionalmente, creo que en realidad había estado actuando por instintos.

Mi mano se sentía tan cálida, la luz como tal comenzaba a emanar con una intensidad que me causó impresión en realidad, mire hacia mi mano solo un instante para asegurarme del tamaño y progreso de la luz acumulada y cuando la criatura de rosa estuvo suficientemente cerca lance la bola de luz hacia su cara impactándola y causándola que aquellos bichos grandes que sostenían la estructura se vencieran dejando caer la cabeza al suelo. Pero el resto del cuerpo rocoso estaba aun en su forma, y no pude evitar que hiciera sus movimientos solo pude notar cuando movió el brazo con amenazante fuerza a golpearme, que solo pude intentar esquivarlo y ganarme un golpe, uno que de no ser por al menos tratar, estoy segura que me habría matado…

Yaciendo en el suelo, con la respiración entrecortada, un gesto de dolor evidente y una mano sosteniendo el costado que estaba ahora magullado y doloroso, me detuve solo un instante a pensar en lo que había sentido… el contacto con el Golem no había sentido si quiera rastro de una latente vida, entiendo que las rocas no tengan vida pero si esta podía moverse… los escarabajos.

Serían entonces ellos los que controlaban cada movimiento de los golems, pero ahora me surgía una duda más, ¿serían seres sumamente inteligentes? O ¿habría alguien controlándolos? Me enderece cuanto pude cruzando mi mirada con la de Sahian, la pobre estaba presionada y se veía algo rebasada por la situación entonces me levante a duras penas por que un golpe tan seco por mucho que hubiera sido aminorado, dolía y mucho. Pude ver como la sangre comenzaba a acumularse en esa zona, tendría que dejarlo así y curarme más adelante, ahora mismo no existía sobra de tiempo para ello.

-Es inútil, no son las rocas, son los insectos… hay que quemarlos a ellos… a las piernas, quema a los insectos en las piernas… así se vencerá y no podrá moverse si no es arrastrándose.

Eso era lo que hasta el momento había terminado de cavilar en mi cabeza, tenia que ser eso, no había demasiadas pistas de la fuente que hacia moverse a esos Golems más que los escarabajos. Aunque yo en realidad siendo gitana y habiendo practicado magia, sabia que no podría… es demasiada exigencia hacer los hechizos tan constantemente.
avatar
Phoenix

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Miér Jul 06, 2011 11:03 pm

[Escena: Batalla contra monstruos de roca y luz. Participantes: Phoenix, Sahian, Gerard, Wilcox, Hecate]

El constructo de piedra que acababa de golpear a la hermosa Phoenix recuperaba tamaño constantemente aun cuando no lograba acercarse a la magnitud que tuviera al principio de la batalla. Contra esto concentro sus esfuerzos Wilcox pues su aguda vista de Divium le permitía ver el escarabajo rojizo moviéndose en estos momentos en la superficie de la criatura.

Tras conseguir entre los cuerpos muertos del lugar una espada, la forma y el diseño de esta nada visto en esta región desde hace siglos, se lanzo en pleno vuelo con la intención de rápidamente matar a la pequeña criatura.

Su estratagema, incluyendo el distraer a la criatura con el brillo de su bastón por desgracia no era la más adecuada con este enemigo, ciertamente al lanzar el bastón decenas de minúsculos ojos lo siguieron en su trayectoria pero muchos otros pares seguían posados en el nigromante, en el y en sus compañeros. Su embate fue recibido en medio camino por una gran piedra lanzada por la misma criatura a la que atacaba y esperaba tomar desprevenida, su vuelo iba preparado para cambiar de trayectoria y logro trabajosamente esquivar el veloz proyectil pero al hacerlo perdió la gran mayoría de su impulso. Y con esto de la velocidad necesaria para esquivar el embate de la criatura que preparaba su puntiagudo brazo para recibirlo en pleno vuelo. Antes de que este lograra impactar de lleno en el alado Divium como sea fue sujetado por las sombrías cadenas de la magia de Gerard, el hechicero humano habiéndolas conjurado para detener y alentar a la criatura al tiempo que daba indicaciones a sus compañeros sobre la naturaleza de sus enemigos increpándoles al ataque.

Fue Sahian quien respondió a este llamado a la batalla, su fuego tomando la forma de una esfera, nuevamente de mayor tamaño al que solía convocar y volando rápidamente a la criatura. Su fuego impactando nuevamente a la criatura que no tenía, sujetada como se encontraba, manera de defenderse, las llamas extendiéndose por su cuerpo y matando a gran cantidad de los pequeños insectos, tras la indicación de Phoenix buena parte del fuego dirigido alas piernas de la criatura. Las cadenas y la pérdida de estabilidad haciéndole caer.

En un instante todo había cambiado, no solo se había detenido el golpe que hubiera destrozado a Wilcox en el aire sino que la criatura se encontraba sin balance y sujeta permitiéndole al Divium dar término del rojizo insecto. Los agresivos movimientos del constructo de roca deteniéndose al momento.

Como sea la victoria era solo parcial pues a espaldas de ellos, el otro constructo no solo permanecía dispuesto a atacar, el cuerpo entero del primer enemigo que había neutralizado la flecha de Hecate había llegado a el, el enjambre de escarabajos aumentando duplicando su número y mezclándose de manera casi instantánea en una criatura de mucho mayor tamaño. Su rojizo controlador entre las capas de piedra escondido de la vista del grupo y las piedras dando forma a un coloso que rebasaba ya los tres metros de alto.

La terrible criatura constituida pro innumerables rocas y escarabajos lanzando su misil de roca contra Gerard, el cual tuvo tiempo de esquivarlo, evitando de esta manera lo más ortal del impacto, pero algunos de los fragmentos del enorme proyectil quebrándose contra el suelo lograron impactarle, tres rocas del tamaño de un puño golpeando al mago con gran velocidad, lastimándole aunque no de muerte.

El avance de la criatura para terminar su trabajo fue interceptado por la veloz Hecate, su agilidad permitiéndole esquivar el golpe del monstruo y distraerlo unos segundos para evitar que terminara de matar al herido Gerard.

**********************************************************

Wilcox

Spoiler:
El bono de poder mágico que te otorgue en el turno pasado sigue sin ser usado y sigues con derecho a usarlo.

Gerard

Spoiler:
Las heridas que has sufrido han sido una en una de tus piernas frenando algo tu movilidad, otra en un costado que no tiene más efecto en juego que ser dolorosa y otra en tu brazo izquierdo. Aun no estas seguro si alguna de ellas ha causado fractura pero si abusas de alguna de esas pierna o brazo podría ser el caso. La oleada mágica que les ayudo ya ha partido, volver a conjurar te es posible pero te arriesgas a cansancio mágico y a sus posibles consecuencias de acuerdo a lo que hagas.

Sahian

Spoiler:
La oleada mágica que restauro sus fuerzas no está regresando este turno, volver a conjurar es posible pero con riesgo de cansancio mágico. El brillo del talismán mostrándote claramente el camino que acaba de liberarse frente a ustedes con la caída del constructo derrotado.
Phoenix

Spoiler:
La cercanía con las criaturas te dejo sentir esa similitud de vida, la cual sí es absorbible por ti, disculpa si lo hice verse confuso en el post anterior, tu herida, gracias a lo frenada que fue la criatura por las cadenas de Gerard y el fuego de Sahian no tan grave como para frenarte pero sí dolorosa.

Hecate

Spoiler:
Sé que avisaste que no podrías postear y por lo mismo utilice a tu licántropa en forma defensiva. Si lees esto hazme saber si en esta ronda lograras postear o si sigues con inconvenientes que lo eviten.

[Off: Noticias importantes, he decidido que hemos avanzado suficiente en la aventura y aun falta bastante por pasar con todos los personajes, como sea pronto tendremos la longitud suficiente para que cuente como una partida y un suceso que amerite cierre del primer capítulo. A términos prácticos esto significará que abriré uan segunda partida para el segundo capítulo, permitiéndoles conseguir algunos cuantos beneficios para sus personajes y marcar una pauta a la segunda etapa de la misma, ya he consultado y esto es posible y creo nos beneficiará a todos. Para dudas que tengan a este respecto por favor contáctenme. A continuación el mapa después de este turno.]

avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Hecate Graymark el Vie Jul 08, 2011 2:15 am

Siempre preparada, siempre atenta, cualquier vacilación podía costarla la vida y eso siempre lo había tenido claro, si no se movía suficientemente rápido, sino veía a tiempo el movimiento de su adversario, un pequeño error y podría estar muerta. Sentía la adrenalina vibrando por su cuerpo, sus sentidos agudizándose por momentos, el corazón la latía aceleradamente y sentía las sangre bombear como si intentase hacerla estallar las venas. Su mirada vagaba rápidamente del los golems que atacaban el resto del grupo al que primero la había atacado y que se había paralizado para su suerte en su ataque contra ella y que volvía a estar en movimiento.

Aunque en esos momentos se sentía agradecida de que sus compañeros supiesen defenderse perfectamente solos, seguía inquietandole el hecho de luchar rodeada de tantos magos. Había visto a la pelirroja charlatana lanzar fuego contra los golems, al peli azul hacer cosas extrañas con las sombras, la rubia que se sabía algún truquito de luz y el divium quien más le intrigaba, la muerte parecía seguirle, animar un esqueleto, usurpar una lanza de los restos de los muertos, su magia sin duda y él mismo eran de lo mas inquietantes.

Vio fugazmente como el divium era lanzado, como el peliazul daba algún tipo de instrucciones a las chicas, como todos daban lo mejor de ellos para salir de aquella situación y como algunos resultaban mejor parados que otros. La siguiente en resultar herida fue la joven de cabellos dorados que aunque recibió un buen golpe no pareció ser de gravedad. En ese momento se encontraba parada sin saber que hacer, atenta contemplándolo todo sin saber que podía hacer ella para ayudarles, no disponía de sus habilidades mágicas para atacar a los golems y su flechas se quebrarían antes de hacer nada aquella moles de roca, y no tenía tantas flechas ni fuerzas como para acabar con los escarabajos a disparos.

Debió de ser la primera en ver como el golem restante, que superaba en numero a los anteriores y que parecía aumentar en tamaño, lanzaba un proyectil hacía unos de sus compañeros. No le dio tiempo a hacer nada y de haberlo intentado no hubiese habido posibilidad alguna de parar el proyectil, en su lugar se lanzo sobre el golem que ya se preparaba para lanzar un nuevo ataque sobre el herido Gerard al que se aproximaba sin vacilación. Esquivando el ataque que había ido en un principio dirigido al joven le dio a este la posibilidad de recuperarse. Se vio por un pequeño instante sumergida en un serie de golpes dirigidos hacía ella que esquivo sin problemas. Su fuerte era su agilidad y sus reflejos, y aunque el golem la podía destrozar de un golpe de su descomunal fuerza su peso le hacía moverse lo suficientemente lento como para darla ventaja para esquivar cualquier golpe. Mientras se movía intentando que ningún golpe la diese buscaba sin resultado al escarabajo rojo que debía de controlarle y al que no conseguía ver por mucho que miraba.




Dicen que la realidad nos engaña y la fantasía nos confunde. Para mi la realidad se terminó y la fantasía se marchó.
Spoiler:
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Rosalie el Sáb Jul 09, 2011 3:17 am

Agotada.
No podía decirlo de otra forma, aquella energía que vino de golpe a mi cuerpo, que me entregó una mayor fuerza a mis hechizos está vez no regresó, mis manos cansadas y temblorosas aflojaron mis dedos que por poco soltaban mi báculo, a excepción de la esfera entregada por Arkael que tenía firmemente comprimida contra mi pecho el no perdería por nada en el mundo, el calor que me había envuelto de golpe, intenso y radiante se había desvanecido, dejando como rastro el cansancio luego de conjurar un hechizo.

La magia es poderosa, pero en exceso no solo puede resultar peligrosa para el contrincante si no también para uno mismo, y aunque hubiese recibido fuerza extra había gastado dos hechizos en un mismo momento, era más que obvio que me sentiría cansada.

No obstante no me encontraba en la peor situación, Phoenix había sido golpeada por la criatura y volviéndome en su dirección caminé hacia ella ofreciéndome para ayudarle a estar de pie, no estaba en un estado crítico pero tampoco debía sentirse de lo mejor.

-Si ambas somos hechiceras, la fuerza no es nuestro fuerte, recuperemos energías para poder ser más útiles en esta batalla-Susurré para darle ánimos.

Adelante la criatura se había desarmado, una media sonrisa se curvó en mi rostro mientras cargaba mi peso sobre mi báculo como si fuera un bastón.

-Muchas gracias Gerard, ¿pero cómo sabías qué...?-

Nuevamente me vi obligada a silenciar mi voz y es que el juego no había terminado, pestañeé expectante al notar que otro golem de piedra hacia su entrada pero lo peor es que era el triple de grande que los anteriores y todos los insectos lo recorrían por completo haciendo que este se moviese y atacara a Gerard, grité extendiendo de nuevo el brazo en pose dramática pero sería Hecate que al igual como hizo conmigo quién le ayudaría.

Yo no podía hacer nada más, al menos por el momento no me sentía preparada para volver a conjurar otro hechizo, mi vista bajó hacia la esfera que brillaba apuntando hacia la salida... Podríamos tratar de escapar, ¿pero hasta donde podría seguirnos la criatura?, eso lo desconocía, quizás tarde o temprano tendríamos que volver a enfrentarla.

Por ahora me interesaba atender a Phoenix, y también a Gerard el cual había resultado golpeado de manera muy brusca por la criatura.

avatar
Rosalie
La Inquisidora

Mensajes : 203
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Gerard Sieglein el Lun Jul 11, 2011 9:45 pm

Mi estrategia había funcionado, no había fallado en mis conocimientos de criaturas, algo bueno por le momento, pero en cuanto hablamos tranquilamente luego de haber derrotado a la otra criatura, aunque 3 palabras no se consideren charla, el tercer Golem, armado con lo que parecían ser mas rocas, mas grande, y mas fuerte hizo su presencia, lo mire de reojo y en cuanto lo hice, note que me estaba apuntando. Mi primer pensamiento fue que lanzaría una roca, me moví y la esquive por poco, pasando esta a mi derecha, pero al impactar la roca en el piso, los fragmentos volaron con al misma velocidad un poco mas inerte y golpearon mi pierna, costilla y brazo

-aghh- exclame de dolor, sin notar que paso después de ese golpe, la pierna complicaría mi movilidad, mi cansancio me magia descansar un turno antes de poder inmovilizar al Golem grite- destruyan los todos los escarabajos de la superficie
ala vez, y el Golem caerá!!! –
tome mi costilla con el brazo que no tenia lastimado y me senté con dificultad- si hacen eso… la red mágica desaparecerá y el Golem caerá – comencé a evaluar mis posibilidades de salir en pie de aquí, mas que nada por que posiblemente mi pierna este rota, mi brazo dañado y mi costillas tal vez no rotas, pero que dolían como el diablo, dolían como el diablo, y continúe con lo que decía- El escarabajo rojo controla lo violento del Golem… pero encontrarlo será casi imposible entre tanta roca, podría estar en el interior…solo calcínenlos o destruyan a toda la superficie del Golem- termine mi frase esperando que me escucharan.


Gracias por las firmas---->Ficha<----inuwel y arwen owo


avatar
Gerard Sieglein

Mensajes : 155
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Invitado el Mar Jul 12, 2011 3:09 am

Sonreí de medio lado en cuanto vi a la criatura torcer la cabeza hacia un lado y mirar el bastón de garra golpear el suelo unos segundos antes de apagarse. Pero debí haber pensado antes las consecuencias, ese ser no era uno normal. Estaba creado por una magia de muerte tan arcana que escapa a mis conocimientos de más de dos décadas de estudio. Su cuerpo estaba construido por cientos, por miles de escarabajos diminutos. Sí, había logrado hacer que unos cuantos se girasen, pero no todos, y por lo visto tampoco el “cerebro” de la banda se había dejado engañar. Vi su mano recubrirse de piedras a demasiada velocidad como para poder evitarla por completo, y al momento un proyectil de piedra maciza que rompió su brazo y buscaba romper mi cráneo. Con una complicada guiñada del ala derecha, cerrándola sobre mí, evité el impacto, pero también perdí mi “timón” al haber movido los pies. Noté como me tambaleaba y como mi vuelo se hacía todavía más raso e inestable. Retrocedió entonces la mano del constructo, avanzando hacia mí a una velocidad sorprendente y sin darme tiempo a otra maniobra evasiva. Lo di todo por perdido pero al menos estaría cerca de amada muerte. Repasé entonces en mi cabeza un viejo cántico: “El dulce llamado de la tumba pronuncia mi nombre en voz alta, y en mí ya no quedan fuerzas para resistirme. La muerte me sonríe por última vez, pero ahora pienso devolverle la sonrisa”.

Cerré los ojos con fuerza y esperé el golpe de piedra que diera fin a mi vida. Uno… dos… tres… los segundos pasaban de una manera tan lenta que parecían años. Las gotas que caían por las paredes para finalmente golpear el suelo rompían el silencio que ni las ratas, de haberlas, se atreverían a quebrar. El tiempo parecía haberse detenido, y es que no iba muy mal encaminado, pues la criatura sí que lo había hecho. Miré su mortal brazo atado y vi cómo era sujetado por unas cadenas totalmente negras que no analicé del todo. Estaba claro que eran un hechizo, pero también era un hechizo lo que conjuraban las otras dos brujas del equipo; la pelirroja y la rubia. Ascendí desplegando las dos alas y dejé que el fuego calcinara a la criatura, que parecía chillar por sus miles de bocas por el dolor. Miré rápidamente a las dos con una mirada de furia por casi convertirme en un montón de cenizas humeantes y negando con la cabeza tomé una posición completamente vertical en el aire, fijando mi aguda vista de águila en el insecto rojo, que se revolvía de un lado para otro en su pequeña cárcel de piedra que hasta el momento lo había protegido, pero por suerte el caer por la “rotura” de sus piernas la piedra se había quebrado un poco, dejándolo atrapado de visible. Apoyándome en el alto techo de la caverna tomé un fuerte impulso como si de un muelle se tratara con las piernas y descendí en un peligroso picado que terminó con la vida del insecto rojo al hundir la punta de la lanza en su diminuto cuerpo y perforar este de lado a lado. Mi “aterrizaje” no fue nada grato, teniendo que usar el asta de la lanza como pértiga para no manchar el suelo con mis valiosos sesos.

Suspiré una vez al otro lado y apoyé la lanza contra mi hombro izquierdo, mirándola un momento, sería útil, pero por el momento prefería recuperar mi bastón. Caminé unos pasos y me agaché para recogerlo. Increíblemente el cristal de la bola seguía intacto, seguramente hubiera caído bien. Lo limpié con la mano y tomé este con la diestra, dejando la lanza en la siniestra por si me hiciera falta. Y tanto que me iba a hacer falta. Los quejidos furiosos del primer golem cesaron, pero todavía quedaba por allí uno de aquellos escarabajos rojos que tanto empezaba a odiar. Sentía algo raro por las venas, como un cosquilleo parecido al de la primera vez que la magia recorrió mis venas en busca de aquel cachorro de perro para hacerlo sufrir mi hechizo. Era algo especial, como electricidad recorriendo todo mi cuerpo.

Miré entonces a mis espaldas y pude ver como delante de todo el grupo y de mí se alzaba una tremenda criatura de piedra e insectos que superaba con facilidad los dos metros, alcanzando los tres si es que no los cuatro. Torcí el gesto en una media sonrisa y vi como la mayoría se preparaban para el combate, pero era demasiado como para que solo el humano los retuviese, seguramente la magia de muerte unida a sus sombras hicieran más por mantenerlo quieto para que la mujer de armas, la única de todo el grupo al parecer, se encargase de él.

Respiré hondo una sola vez y cuadré mis piernas detrás de los demás, siendo el último y el más lejano a la entrada. Noté como en mi mano derecha, la que sostenía le bastón, se acumulaba el poder, pasando a través de la madera de este al cristal mágico que comenzó a brillar. Solté la lanza y agarré también con la derecha el báculo para canalizar mejor el hechizo. Mis ojos chisporrotearon de azul eléctrico y la esencia de la magia recorrió mi cuerpo como nunca antes, llegando incluso a doler, pero no podía rendirme ahora. Todo mi poder estaba puesto en ese hechizo, si funcionaba caería exhausto, y sino también, la diferencia sería lo de después. Con pulsó firme sujeté el bastón, que vibraba por la sobrecarga mágica y con voz fuerte grité:

-Niruge Parudukku

De la punta vibrante del bastón pareció salir un proyectil que incluso Hecate vería de girarse, al menos así me lo pareció a mí, un proyectil negro repasado por líneas blancas que ahora volaba hacia el ser pétreo en busca de sus corazones. Era el mismo hechizo de antes, pero ahora potenciado por la magia que, sin darme cuenta, había absorbido de algún modo. Noté como la esencia dejaba de recorrerme y ahora en su lugar lo hacía la sangre, saliendo de mi boca en un esputo que me hizo toser más sangre todavía. Estaba bastante mal, el pecho me dolía y sentía que el aire me faltaba. Conocía las débiles mentes de mis compañeros, al menos Sahian, quien sin saberlo era la más útil, intentaría ayudarme, o eso suponía, así que me adelanté a todos ellos e hice acopió de mi último aliento - ¡A él! – grité con la voz ronca y rota mientras cerraba los ojos, agotado por el repentino desgaste mágico que había dejado mi poder a cero, ya que podía notar que la esencia de nuevo entraba en mí como la primera vez, esencia insuficiente para animar siquiera un conejo muerto.
----
Off:
Bien, lo primero perdón por la demora, pero hasta hoy no pude postear por la duda que recién me resolvieron. Lo segundo, el hechizo que he usado es el mismo que hace unos turnos, incandescencia arterial, solo que esta vez he usado todo el poder de Wilcox (Sus 18 de esencia hablando en estadísticas) más el bono (+??) otorgado por Zephyrae. Cabe aclarar que el proyectil lanzado desde el bastón catalizador es mera decoración, espero que no importe. Lo de esputar sangre es también decoración pero también lógica, pues como ya he dicho mi esencia al lanzar el conjuro se ve reducida a o, ahora que acierte o no es cosa del máster xD. De haber algún fallo MP a Sôsuke Aizen, por favor ^^
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Zephyrae el Mar Jul 12, 2011 8:16 am

[Escena: Batalla contra monstruos de roca y luz. Participantes: Phoenix, Sahian, Gerard, Wilcox, Hecate]

La enorme criatura no podría ser entretenida por mucho tiempo por la licántropa, su enorme brazo logrando tras muchos intentos finalmente impactarla pero un ágil brinco de Hecate en el último momento convirtió el impacto de mortal golpe a poderoso empujón que le sacara volando por los aires. Golpeada y herida pero sobreviviendo a un golpe que de otra manera le hubiera roto huesos y órganos a la vez.

Ya sin la guerrera en su camino el coloso de roca empezó a avanzar libremente hacia el grupo, Phoenix alejándose de su camino mientras que Gerard intentaba hacerlo sin mucha suerte a causa de su herida pierna. Sahian había ya avanzado en busca de Gerard para ayudarle pero su llegada coincidía con la de la criatura que a punto estuvo de golpearles de no haber sido por la oportuna intervención del Divium de oscuras alas.

En un último intento por localizarle Wilcox reviso el cuerpo del coloso con sus precisos ojos de Divium, el rojo escarabajo no se veía en ninguna parte de su superficie, al parecer ya oculto entre las rocas del coloso y manteniéndose a salvo lo cual le dejaba solamente con una alternativa.

Haciendo uso de su bastón concentró cuanto poder mágico pudo acumular, su magia capaz de causar inmenso dolor en sus víctimas empezó a fluir de él, ya antes había cometido el error de lanzar un simple hechizo de dolor pensando su objetivo sería un simple insecto sin poder predecir que todo el enjambre tenía sus mentes entrelazadas, distribuyendo entre todos el dolor y apaciguándolo de esa manera. Esta vez no subestimaría a su oponente y lanzaría el conjuro de manera tan poderosa como le fuera posible, quizás no pudiera hallar con sus ojos al rojizo escarabajo pero su poder, el dolor que era capaz de causar podrían alcanzarlo en esa red de criaturas si lograba hacer su hechizo lo bastante poderoso.

El poder empezó a fluír de Wilcox, un esfuerzo mucho mayor al que jamás hubiera hecho para invocarlo y había algo más en el ambiente, la energía de la muerte lo rodeaba con fuerza, en el aire a su alrededor, poco a poco su poder busco alimentarse y crecer, sus propias heridas causados no hace mucho sufrían de dolor ante la impresionante energía de la muerte que parecía querer entrar por ellas, las flores cercanas al Nigromante empezando a marchitarse y dejar de brillar mientras le entregaban aun más poder, entre él y el Constructo de roca surgiendo un oscuro haz de poder que el conjuro de Wilcox convertía en dolor.

La criatura antes de lograr golpear a Gerard y a Sahian recibió el ataque del hechicero de la muerte, la red de energía que creaban entre sí los escarabajos parpadeando y perdiendo intensidad en uno de los costados del monstruo, uno de sus brazos, aquel que a punto estuvo de matar a los dos humanos frente a el, dejando de brillar por completo a la vez que decenas de escarabajos caían de este muertos ante el conjuro del Divium, mientras el resto de la criatura se detenía ante el dolor que hubiera sentido.

De haber podido mantener el conjuro más tiempo quizás todas las pequeñas criaturas hubieran fallecido ante este pero el poder necesario para afectar a tantos a la vez escapaba del alcance de Wilcox, su cuerpo debilitado cayendo de rodillas, incapaz siquiera de mantenerse en pie y sujentando aun su bastón en un esfuerzo por no caer boca abajo.

Frente a el alcanzaba a ver cerca a SAhian alejándose de la criatura con Gerard y tras ellos este monstruo aun vivo, de dodne antes tuviera el brazo empezando a crear un nuevo proyectil de roca con las rocas que formaran la cabeza y el pecho, apuntando a Wilcox y a pocos momentos de ser disparado, los ojos del herido Divium de oscuras alas alcanzando finalmente a ver un resplandor rojizo entre las piedras del pecho, muy tenue para ser percibido por ojos humanos o carentes de entrenamiento pero finalmente ahí ante el, cual burla ante su esfuerzo y su imposibilidad de esquivar o siquiera conjurar un poco más de magia.

**********************************
Hecate

Spoiler:
Tu eres capaz de ver claramente el brillo del escarabajo rojo, pero el ángulo dl huevco en el pecho te obligaría a acercarte para lograr acabarlo cuerpo a cuerpo, ni cuchillos arrojadizos ni flechas podrían pegarle entre la roca, pero un cuchillo o garrazo podría conseguirlo con suerte. Estas malherida ante los ataques de la criatura pero nada que tu resistencia natural no te permita soportar e ignorar por el momento.

Sahian.

Spoiler:
Como sabes nuevamente cuentas con tu magia, no logras ver a la rojiza criatura, pero ya sea decidas nuevamente atacar a las criaturas y quemar cuantas puedas para quemarlo o cualquier otra cosa estas invitada a ello.

Gerard

Spoiler:
La red mística de estas criaturas se debilito drásticamente ante el conjuro del Divium, esta empezando a reajustarse pero la criatura ha de ser más vulnerable o carente de coordinación por unos segundos. Ademásd e esto te pareció notar por un momento que la red se extendía a wilcox, principalmente surgiendo de las plantas a su alrededor.

Wilcox.

Spoiler:
Fuera de hablar un poco o llegar a mover un poco algún brazo no es mucho lo que puedes hacer en el siguiente turno, el efecto que hiciste fue altamente impresionante y de no haber sido por la resistencia natural de esta criatura a esta clase de ataque muy posiblemente lo habrías destruido. Sin duda alguna estas plantas y posiblemente estos escarabajos eran parte de la fuente de poder del reino onírico en algún momento.

Phoenix

Spoiler:
Sientes claramente la muerte y su oscura energía en el conjuro de Wilcox, aun así justo después de que este termina es como si el ambiente se hubiera purificado un poco en el lugar, menos denso y sin esa sensación de muerte y putrefacción constante. Tu herida casi ha sanado completamente para tu sorpresa, aparentemente ese excedente de magia de hace unos momentos aprovechándose de tus poderes de curación naturales te ha librado de tu herida para tu sorpresa, auna sí sigues fresca y con capacidad de usar magia normalmente.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Hecate Graymark el Mar Jul 12, 2011 4:23 pm

Seguía moviéndose sin descanso en su intricado baile con la criatura, mientras este se volvía mas agresivo por la desesperación de quitársela de encima, ella iba perdiendo progresivamente velocidad debido al cansancio. Cada vez le resultaba más difícil esquivar los golpes del golem, él por su parte nunca sentiría el agotamiento pero en su caso sus músculos parecían resentirse de tanto salto y acrobacia. Lo vio venir e instintivamente salto para esquivar su golpe, pero no salto lo suficientemente rápido, el brazo la dio en el aire lanzandola contra el suelo.

Cayo a varios metros de distancia, por un momento se quedo encogida en el suelo con los ojos cerrados y sintiendo un fuerte dolor que bien no sabia si provenía del pecho o la espalda, había sido mas el impacto a aquella velocidad contra el suelo que el propio golpe del ser de piedra. Por un instante dejo de estar allí, todo era oscuro y en aquella espesa nieblas de sombras pudo oír perfectamente su arrogante voz. “Eres débil y siempre lo seras” Aquella frase retumbo en su cabeza despertando un ira irracional que hacía mucho tiempo que llevaba reprimiendo.

Se levanto despacio apoyándose en los brazos, cuando lo hizo una punzada de dolor se estableció en la espalda en la parte donde había impactado contra en suelo. Con la rapidez de alguien que esta acostumbrado a hacerlo se desnudo, sus ojos llenos de ira se clavaron en el golem mientras su cuerpo se retorcía y convulsionaba, su tersa piel fue cubriéndose de un denso pelaje blanco, su cara se deformo para dar forma a un hocico reinado de afilados colmillos y a una puntiagudas orejas, todo su cuerpo sufrió los visibles cambios de la forma lobuna. Cuando hubo terminado ya no quedaba nada de la bella joven, solo un enorme lobo blanco que mostraba los dientes listo para lanzarse al ataque. Los pensamientos en su cabeza se volvieron frenéticos, nada tenía ya sentido, la dominaba la rabia y el hambre, por lo que no pudo refrenar su frenético ataque cuando vislumbro ahora con su visión mucho más desarrollada el escarabajo bajo las capas de roca, un obstaculo que ella pensaba superar.

Antes de lanzarse en la carrera contra el golem lanzo un feroz aullido, que carente en esa forma de cuerdas vocales, hubiese venido a decir “Te demostrare que no soy débil” Y con la rapidez que solo sus cuatro patas le podrían haber dado se situó a escasos centimetros del golem. Su desesperado intento de ataque sin una pizca de sentido común la hizo darse de bruces contra un nuevo golpe del golem, esta vez cayo de pie y antes incluso de que le diese tiempo al golem a atacarla a ella o alguno de sus compañeros ya estaba de nuevo al ataque. No sentía dolor o por lo menos no tenía conciencia de él en ese momento, era un depredador nato que nunca dejaba con vida a una presa. El golem lanzó un nuevo ataque, no hacia ella, si no a uno de sus compañeros de los que la licantropa ya no era consciente. Aprovechando dicha distracción se coló cerca del golem, lo suficiente para ver la pequeña abertura donde se escondía el escarabajo rojo, con un esfuerzo superior al que hubiese supuesto se alzo sobre las patas traseras e introdujo un garra por el hueco desgarrando de un único zarpazo al escarabajo rojo.

No le dio tiempo a disfrutar de su victoria porque el golem dio un golpe desesperado sin mucha eficacia pero que la hizo apartarse de él. Aunque no estaba segura de ello se sentía victoriosa, lo había logrado, había llegado hasta el escarabajo rojo. La patas la empezaron a temblar hasta que no pudieron sostenerla más por mucho tiempo y se dejo caer contra el suelo medio exhausta. Ladeo la cabeza para comprobar que sus cosas no se encontraban lejos de ella y volvió la vista al monstruo de piedra que por el momento seguía moviéndose.

Spoiler:
Off. rol: Ha sido un post muy rápido porque tenía que postear lo antes posible porqué voy a estar varios días ocupadilla, más fiestas XD Pero bueno, espero que este bien.




Dicen que la realidad nos engaña y la fantasía nos confunde. Para mi la realidad se terminó y la fantasía se marchó.
Spoiler:
avatar
Hecate Graymark

Mensajes : 125
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Invitado el Mar Jul 12, 2011 5:01 pm

Me resentí de mi propio hechizo, sí, pero cuando alcé la vista pude ver como el brazo del golem se desmoronaba y como los insectos caían muertos uno tras otro, muertos del mismo dolor que había causado mi hechizo, que realmente lo que buscaba no era otra cosa entretenerlo, pero que mejor distracción que esa. Vi cómo se quedaba quieto por el dolor y como por unos instantes se tambaleaba, instante que no pensaba desaprovechar, se me había prometido un gran poder si lograba mantener a todos a salvo hasta liberar al infante, y por los dioses que ese poder era suficiente como para menospreciar mi propia vida - ¡Sahian! – grité con fuerza mientras alzaba una mano - ¡Vuelve a… - un fuerte ataque de tos me invadió haciéndome escupir más sangre – vuelve a quemar sus piernas! – dije mientras miraba al resto. El “animal” seguía moviéndose, necesitaríamos algo que lo detuviera, miré al humano, que aunque malherido no estaba del todo muerto -¡Tú! – tosí de nuevo con fuerza pero logré señalar con el dedo al hechicero humano, Gerard-¡Reten a la criatura cuando caiga por el fuego!–

Alcé la vista para ver a las que faltaban, la mujer rubia que no sabía muy qué tipo de magia sería su especialidad y la otra, que se estaba deformado a algo. Me quedé mirándola con curiosidad. Su espalda se deshacía con rapidez de la ropa para cambiar a una más curva, su boca se estaba alargando para imitar a la de los canes, llenándose de colmillos sedientos de sangre y sus piernas y manos se convertían con rapidez en patas pobladas de un pelaje blanco de aspecto suave. Una licántropa entre nosotros, hija de la luna. Sería más útil de lo que yo había pensado en un principio, pues mientras que el proyectil de piedra seguía cargándose ella atacaba sin piedad al animal. Miré mi bastón y asentí lentamente con la cabeza a mí mismo. Estaba claro que la bestia solo buscaba venganza, venganza contra quién le había hecho sentir un nuevo plano del dolor; yo. Sonreí de medio lado con los labios tintados por la sangre y posé mi bastón con un extremo en el suelo, dejándolo alzarse cuan largo era. Con ambas manos apoyadas en el bastón comencé a alzarme lentamente, sin resultado, no podría distraerlo así. Mis rodillas golpearon de nuevo el suelo y gemí un poco por un agudo dolor en el pecho, una punzada de puro dolor, como si mi hechizo se volviera ahora contra mí.

Lancé un nuevo esputo de sangre y con el bastón todavía en aquella posición miré el cristal de su bola, la sobrecarga mágica lo había agrietado un poco, pero seguía teniendo aquella forma majestuosa y pura –Shirak… - dije con un fino hilo de voz. El báculo reconoció mi voz, mi tacto y también reconoció la arcana palabra que lo encendía. Ahora, con la luz del bastón encendida no era más que un blanco fácil de golpear, y era lo que buscaba, convertirme en el perfecto cebo para pescar a esa criatura.

El otro intento de atraerlo con luz había fallado porque la criatura no estaba furiosa conmigo, pero ahora sí lo estaba. Sus ojos se posaban en mí mientras me apuntaba con aquella bala de piedra cada vez mayor, no buscaba solo matarme, su ira era tal que buscaba aniquilarme, borrar mis restos de la faz del mundo. La luz sería solo una manera de señalizarme, era parecido a gritar: “Esto aquí”. Respiré hondo notando un fuerte dolor en el pecho y me limité a esperar que todos cumplieran mis órdenes, era el único modo de salir de allí, al menos el único que se me ocurría a mí. Ahora solo quedaba vislumbrar como cada uno cumplía su parte, siendo la loba la que primero empezó a trazar el ataque con furiosos zarpazos al escarabajo que, pese a la distancia, juraría que le había asestado alguno que otro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos de Familia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.