Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Emphatos [Skurk Äsping]
por Bennett Lun Dic 17, 2018 11:17 pm

» Graag Tronchahuesos [ID]
por Bizcocho Lun Dic 17, 2018 8:08 pm

» Emphathos [Egil]
por Vanidad Lun Dic 17, 2018 3:03 pm

» Plomo y Tinta [Libre]
por Tanets Iskusstvo Dom Dic 16, 2018 10:04 pm

» Emphathos [Evelyn Blake]
por Bennett Dom Dic 16, 2018 8:03 pm

» Emphathos [Envidia]
por Vanidad Dom Dic 16, 2018 2:05 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Dom Dic 16, 2018 5:56 am

» Empatía [Evento]
por Alegorn Dom Dic 16, 2018 3:12 am

» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Sáb Dic 15, 2018 9:48 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Alegorn Jue Dic 13, 2018 10:29 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


"Criaturas Norethianas: Bargest"

Ir abajo

"Criaturas Norethianas: Bargest"

Mensaje por Margaret Orgaafia el Mar Jul 03, 2018 11:25 am

En la amplitud del cielo, una luna llena se alzaba en su gloria nocturna. Elegante y clara, extendiendo sus halos, como manos extendidas, hacia el mundo terrenal, creando un puente entre lo celeste y lo terrenal. Puentes de luz blanquecina, envueltos en la niebla que conformaba el helado entorno, cruel y desesperanzador. Pues, a pesar de lo bello y efímero de la noche, los hermosos reflejos del astro rey habían abandonado a la vida a su suerte. La oscuridad se había desvanecido por ella, dejando fuera de su manto protector a cualquier criatura que buscase refugiarse en sus sombras.  Pequeños seres corrían contra las gélidas brisas de la noche y grandes criaturas se movían en su persecución, rápidas o lentas, con el voraz y natural deseo de alimentarse.

El Bargest no era diferente. Su cuerpo pesado se movía con lentitud, como una mortal máquina de relojeria, mostrando cada movimiento de tendones y musculos con claridad contra una piel lisa y casi sin pelaje para defenderse contra el terrible frío que atenazaba a la noche. Sus colmillos, como dagas de plata, atravesaban la carne de una de sus víctimas, una lamentable ciervo falto de la velocidad para derrotar a la abominación. Los pedazos de carnes eran arrancados y estrujados entre sus poderosas fauces, arrancando suaves chasquidos y desprendiendo contra el suelo, como gotas de lluvia, pedazos de carne, sangre y variados subproductos. Cada mordisco era un gruñido de alegría y placer para el ser, absorbiendo los nutrientes y la sangre en una salvaje melodía, digna del señor del bosque. Por que la criatura sabía que entre aquellos árboles no había mayor terror que el que él podía provocar. Era el rey del bosque, el ente que inundaba de terror el corazón de hombres y bestias por igual, el gran soberano de la noche...Finalmente, cuando su presa era una mera carcasa, vacía de hasta la última gota mediante suaves lametones que recorrían el interior de su cuerpo, deleitándose con cualquier pequeño recoveco ensangrentado que quedase. Fue entonces cuando lo oyó...

Para otros seres inferiores, el susurro habría sido meramente un juego del viento, pero para la criatura, que había sobrevivido a seres que usaban astucia y sigilo como él, se revelaba como el sonido de una pequeña pata en contacto con la fina gravilla del suelo. Sus oídos se alzaron, indicando que lo había detectado, pero mantuvo su posición, haciendo como si no lo hubiese hecho. Era una criatura inteligente y el suave toque de las patas delataba con claridad al intento de agresor. Con un disfrute animal, espero a que la criatura se acercase, lentamente, hasta que estuviese al punto perfecto para que sus fauces lo atraparan. Suavemente, puso su cuerpo en tensión, apretando su duras y afiladas patas contra el suelo. El salto sería corto y el ataque voraz...

Finalmente, la criatura se acerco de nuevo. Notas cortas y rápidas en la oscuridad de la noche, un susurro en la melodía de brisas y de hojas arrastradas en el viento. Pero, desgraciadamente para la criatura, eran tan fácilmente detectables como si gritasen a la nada que estaba ahí. Con la silueta de una sonrisa, el monstruo saltó en dirección a la criatura. El choque no fue lo que se esperaba, rozando hojas y ramas de una zarza más que la carne y musculo de un enemigo. ¿Donde estaba el ser? ¿Que había pasado con el ruido de las patas? ¿Donde estaba su nueva cena?

Para desgracia de la criatura, la momentánea confusión duro demasiado y sus ojos y oidos no detectaron la silueta que descendía de uno de los árboles. Una figura hecha de sombras y terror, terrible en su magnificencia, descendió como un dios que se digna, perezosamente, a tocar la tierra con sus pies sobre el ser.  Cuando Bargest se dio cuenta de lo que pasaba, simplemente vio el flamígero orbe de un demonio.

-2 horas después-

En una pequeña cabaña en un pueblo perdido de los ojos indiscretos de todos, excepto de ancianas indiscretas, una señora hacía croché. No había planes para ningún abrigo picajoso o ningún tipo de adorno para los muebles de la casa, simplemente era el instinto natural de una señora que había sustituido otros juegos de manos por el movimiento constante de las agujas. Las llamas de la chimenea daba al lugar un delicioso calor hogareño y la señora empezaba a quedarse dormida. Sin embargo, el sonido de una ventana abriéndose y el de cuatro patas cayendo al suelo con elegancia la despertó.

- Oh, Roberto...-dijo la señora, posando la mano en la cabeza del gato, quien ronroneó como un terremoto con múltiples fallecidos y heridos- ¿Donde has estado? -El gato no contestó, pero por un momento pareció que sonreía de manera divertida y movía su cola sardónica.

En algún lugar del bosque, el Bargest caminaba a su guarida, cojeando, y con la lección de nunca dejar la retaguardia desprotegida.
avatar
Margaret Orgaafia

Mensajes : 83
Link a Ficha y Cronología : Margaret

Nivel : 2
Experiencia : 750 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.