Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Ayer a las 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Ayer a las 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Ayer a las 10:06 pm

» Empatía [Evento]
por Katarina Ayer a las 4:22 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Ayer a las 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Ayer a las 4:18 am

» Cronologia de aventuras y desventuras
por Rufus Fortis Mar Dic 11, 2018 7:31 pm

» Rufus Fortis
por Alegorn Mar Dic 11, 2018 6:49 pm

» Rey Verde (Privada)
por Katarina Mar Dic 11, 2018 2:18 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Anya Bal'Sagoth Mar Dic 11, 2018 11:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Criaturas Norethianas: Estrige

Ir abajo

Criaturas Norethianas: Estrige

Mensaje por Vanidad el Mar Jul 03, 2018 1:17 pm

-¿Sabes? Creo que estas un poco paranoico. Bebe un poco de vino, te ayudara.- dijo la diablesa, pasándole un odre de vino. Estaban junto a un crepitante fuego, al amparo de la noche en un bonito bosque, pero ese condenado joven no paraba de echar miradas furtivas sobre sus hombros.

-¿Paranoico?¿PARANOICO? ¿Mi jefe me manda en un envió de emergencia y el maldito solo contrata UN escolta? ¿Para atravesar ese horrible bosque?- si no la hubiera mandado a ella, habría sospechado que Simon quería deshacerse de ese maldito, paranoico y chillón rubiales. Pero allí estaba, asi que el tipo debía ser más competente de lo que le estaba pareciendo. Suspiro. Realmente se enfadaría si lo apuñalaba…incluso si solo le cortaba la lengua.

-Hey, Simon sabe lo que hace, soy una excelente escolta. Una vez mate un dragón.-


-¿En serio?-

-Bueno, técnicamente no era un dragón, sino un c…-

-¿Por qué has callado? ¿Y desde cuando tienes bigotes?-


-No estamos solos.-
Dijo ella, levantándose mientras movía ligeramente sus bigotes felinos.

-Oh mierda, lo sabía, lo sabía, vamos a morir, nos comerán las estriges.-
en cambio, su acompañante había optado por hacerse una bola y gimotear, sin duda la postura de combate de algún valeroso y antiguo señor de la guerra local. Luzbel se debatió entre atizarle una patada o dejarlo así para que no estorbara, pero su rival escogió para ella.

Una pequeña figura humanoide, con claramente demasiados dientes y largas y afiladas garras salto de un arbusto cercano, directa hacia ella. Sus garras se separaron a ambos lados, preparada para rebanarle la cabeza… y fue estampada sin ceremonias, de una patada, contra un árbol cercano, que crujió ligeramente por el esfuerzo de parar a la estrige, con la cabeza abierta como un melón.

-¿Ya está? ¿En serio?- miro hacia su acompañante. –Eh.- y le dio una patada, y luego otra, hasta que la bola se deshizo y miro a su alrededor, hasta que su vista se centró en lo que había sido una estrige.

-No… no basta, esos seres tienen dos almas, resucitara en nada para atormentarnos otra vez.-


-Oh, venga ya, como si matarlo otra vez fuera a ser un pr….¿dos almas dices? Mmmmm.-

-¿Por qué sonríes?-

-Digamos… que podría librar este bosque de cierta temiiiible y terroriiiifica plaga.-

-¿Te estas riendo de mi?-

-Absolutamente.-


-¿Y qué vas a hacer exactamente con ese cuchillo?-

-Bueno… no queremos que resucite para atormentaaaarnoooos ¿cierto?-

-¿Te han dicho nunca que eres una persona horrible?-

-Continuamente. Puede que no quieras mirar, va a ponerse feo.-
Dijo ella, girando el cuchillo entre sus dedos, mientras su acompañante frenaba una arcada.  –Vamos a ver… ¿dónde tienes ese dos por uno huh? Empezaremos por el corazón.- Puede, solo puede, que hiciera más estropicio del absolutamente necesario, solo porque su acompañante se retorcía de manera hilarante tras cada crujido de huesos. Finalmente, le saco el corazón, le dio un mordisco y se fijó en el otro gracias al estropicio, dándole otro mordisco. Dos almas por el precio de una… podía acostumbrarse.
avatar
Vanidad
Shapeshifter Queen

Mensajes : 380
Link a Ficha y Cronología : Vanidad


Nivel : 7
Experiencia : 925 /3500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.