Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sistema de corrección de partidas por pares
por Amelie Winter Hoy a las 3:34 am

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 10:23 pm

» Criaturas Norethianas: Nieveroja
por Boxy Ayer a las 10:22 pm

» Criaturas A - B
por Staff de Noreth Ayer a las 8:30 pm

» Criaturas I - J
por Staff de Noreth Ayer a las 8:25 pm

» Criaturas M - N - Ñ
por Staff de Noreth Ayer a las 8:22 pm

» Ficha: వక్రీకరణ
por Alegorn Ayer a las 2:09 am

» Criaturas Norethianas: Gargola
por Boxy Ayer a las 12:33 am

» Criaturas Norethianas: Diablillo
por Boxy Dom Ago 12, 2018 9:30 pm

» Criaturas Norethianas: Kaoras
por Boxy Dom Ago 12, 2018 8:32 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Criaturas Norethianas: Cocatriz

Ir abajo

Criaturas Norethianas: Cocatriz

Mensaje por Niris el Dom Jul 08, 2018 12:25 pm

Sentía un golpe de luz en el rostro mientras en el fondo se escuchaban los cantos de grillos y aves. Me gire sintiendo aquella incomoda e improvisada cama que había puesto con cuerdas y trapos entre las ramas más resistentes que pudiera encontrar e intente seguir durmiendo. Cuando al fin abrí los ojos parecía que habían pasado varias horas desde el amanecer, era difícil salir de las cuerdas ya que estas se movían al menor movimiento mientras que el suelo trataba de atraerme los varios metros que me encontraba del suelo.

Después de la experiencia que había tenido hace años, no intentaría acampar al nivel del suelo si era posible. Aquellas marcas en la espalda eran un recordatorio de los peligros de mantenerse a la vista, pero con los años había aprendido un poco sobre como esconderme para ayudar a mantenerme segura, aunque fuera laborioso y tedioso, el desenredar las cuerdas era algo que consideraba importante si quería asegurarme que podría usarlas otro día. Desatadas las cuerdas y tomado mi mochila que colgaba cercas de mi me dispuse a sacar lo último de provisiones que tenía para empezar mi día, comía algunas bayas mientras me imaginaba deliciosas hierbas, flores y tubérculos más propicios de una pradera.

Si las indicaciones que había seguido estaban ciertas debía de llegar a una gran llanura hacia un par de días, mi nariz me decía que no podía estar demasiado lejos y el día anterior se había incrementado la distancia entre los arboles mientras recorría mi camino hacia aquel lugar que prometía que dejarían de cazarme. Conforme avanzaba sentía como los arboles desaparecían detrás de mi para dar lugar a una gigantesca llanura que parecía extenderse más allá del horizonte, no me gustaba el sentimiento de estar tan expuesta pero después de encontrar un buen parche de hierba, a pesar de la resequedad el sabor era pasable y probablemente no tendría demasiados problemas para alimentarme, aunque el cavar para ocultarme por la noche sería algo cansado.

Mientras atravesaba la estepa comprendí que la sed sería un gran problema, las hojas secas no me hidrataban lo suficiente para el camino que recorría y unido al sol fuerte pronto terminaría con la poca agua que me quedaba. No tenía idea de a dónde dirigirme por lo que deje que mi instinto fuera quien escogiera hacia donde daría los pasos, al día siguiente tenía una sed tremenda, podía sentir la boca seca he incluso mis manos parecían estar rosadas y algo hinchadas, sin duda signos de deshidratación. Buscaba las hojas más verdes que pudiera comer, pero seguía siendo insuficiente, no sabía cuánto tiempo podría seguir así pero mi nariz empezó a sentir un aroma delicioso a tierra húmeda. Deseaba correr, pero estaba tan agotada que solo podía tambalearme hasta que el agua estuviera a la vista de una mirada baja.

Bebí agua con desesperación al punto de casi ahogarme con agua de la prisa con que veía, mis ropas se habían mojado junto con mi cabello, pero estaba alegre de al fin encontrar  agua. A mi alrededor había algo hierba alta de colores amarillo y verde que resultaba deliciosa. sin pensarlo mucho decidí acampar a unos cientos de metros del agua, no quería arriesgarme a que una criatura además de beber encontrara en mi un bocadillo. Con energías renovadas y usando mis propias uñas me puse a cavar algo que pudiera servirme de escondite en el amplio panorama de estar tierras, por otro lado, sentía algo reconfortante en dormir con la mejilla junto al olor de la tierra fresca.

Estaba cansada de tanto trabajo y a pesar de que mi hoyo en el suelo era cómodo, en la noche me volvió a dar sed. Me acerque de nuevo al oasis, pero me detuve al ver lo que parecía ser la silueta de otro animal observándome a la distancia, me quede quieta esperando que aquello se marchara, pero no parecía mover ni un solo musculo ni escuchaba el menor sonido. Me acerqué lentamente tratando de que el animal estuviera calmado, algo que últimamente se me estaba dando muy bien, pero al estar a menos de un metro de él empecé a ver que eso era una estatua de una especie de cabra-venado, toque aquello y se sentía bastante sólido, no podía entender quien había hecho aquella cosa a mitad de la nada, pero algo de eso me daba escalofríos.

A la mañana siguiente escuché algunos gritos y quejidos animales, al salir de mi refugio vi a la distancia lo que parecían ser alguna especie de serpiente con plumas que se levantaba por momentos de la hierba alta mientras un caballo asustado daba patadas y trataba de escapar. Una vez que salió un grupo de creaturas entre aves y serpientes se abalanzaron sobre el caballo mientras le arañaban con sus patas hasta derribarlo para luego repetir la escena con el caballo cada vez más confundido y herido. Probablemente aquel oasis era el sitio de caza de aquellas cosas.

No deseaba quedarme en ese lugar, mientras esas quimeras seguían atacando al caballo y alejándose yo aprovecharía para recoger agua suficiente para el viaje para continuar. No creía que el lugar fuera seguro por lo que me acerque lentamente, con mi rabo y orejas alzadas para saltar al primer sonido de peligro. Logré llegar hasta la orilla y empecé a llenar todos los recipientes vacíos de la mochila con agua, cercas de mi se encontraba una nueva estatua hecha pedazos de lo que parecía ser una persona con una horrible expresión de sorpresa y miedo en el rostro, estaba completamente segura de que aquello no se encontraba el día anterior.

Mis oídos me decían que el caballo había dejado de correr para lanzar alaridos mientras que los pollos de un metro de altura seguían arañándole e intentar arrancarle trozos de carne a picotazos, no tenía mucho tiempo por lo que me puse de pie para salir de esa trampa mortal. De la maleza se levantó otra de esas cosas. Era ligeramente diferente, parecía un pollo reptil mucho más viejo y su estatura apenas alcanzaba el medio metro, pero sus alas se veían mejor formadas y su mirada despedía un fulgor mágico. Aquella mirada hacia que empezara a sentirme pesada continuaba moviéndome y tratando de alejarme mientras la mirada me seguía más con curiosidad que cualquier otra cosa, sentía como si sobre mi cuerpo caminaran millares de hormigas y mis músculos se entumecieran.

Pero, así como empezó a mirarme, aquel animal cerro los ojos y se dirigió corriendo hasta el caballo. Me sentía pesada pero no pude evitar mirar atrás para ver como los pollos más grandes se hacían a un lago para que la pequeña comiera la mejor parte. No estaba segura si entendía lo que acababa de suceder, la verdad no quería pensar en este momento sobre ello, solo sabía que debía alejarme. Sentía como si todo mi cuerpo estuviera acalambrado, cada vez era más difícil flexionar las rodillas y  que cada paso se sentía como levantar una piedra cada vez más pesada aferrada a mis pies.

Notas:
Cocatriz machos y Cocatriz hembra con aptitud mágica [Mirada mortal]
avatar
Niris

Mensajes : 221
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 600 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.