Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Ayer a las 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Ayer a las 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Ayer a las 10:06 pm

» Empatía [Evento]
por Katarina Ayer a las 4:22 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Ayer a las 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Ayer a las 4:18 am

» Cronologia de aventuras y desventuras
por Rufus Fortis Mar Dic 11, 2018 7:31 pm

» Rufus Fortis
por Alegorn Mar Dic 11, 2018 6:49 pm

» Rey Verde (Privada)
por Katarina Mar Dic 11, 2018 2:18 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Anya Bal'Sagoth Mar Dic 11, 2018 11:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Criaturas Norethianas: Cieno

Ir abajo

Criaturas Norethianas: Cieno

Mensaje por Kenzo el Dom Jul 08, 2018 6:32 pm

Vagando de un lado a otro, como siempre, terminé encontrando una pequeña caravana de mercaderes. Les noté algo nerviosos, incluso los animales estaban como asustados, sus ojos no reflejaban serenidad.
-¿Que ocurre? A que tanta prisa.- Dije a un mercader rezagado.
-Será mejor que te alejes del pantano joven, nos engañaron, nos dijeron que valía su peso en krulls pero no merece la pena ni acercarse por todo el oro del mundo. Acepta mi consejo y huye tu que puedes.- Dijo mientras se alejaba con el convoy. Así que algo que vale mucho dinero, quizás unos mercaderes no han podido hacerle frente pero alguien experimentado en infirltrarse y robar cosas, tal vez podría conseguir suficiente dinero para no preocuparme por comer una temporada.

Mientras andaba hacia el lago, noté que el ambiente era distinto tenía como mas humedad, el barro era mas profundo y blando y el lago no tenía el color de siempre, era mas una cienaga con cierto olor a agua estancada que otra cosa. Empezé a mirar a mis alrededores en la orilla y pude ver un mango de lo que, supongo, antes era una espada medio deshecho, como si la hubieran sumerjido en ácido. Entonces no es un objeto, debe de ser una criatura que darán precio por su cabeza. Me seguí adentrando mas en el cenagal siguiendo pista de objetos caidos y rastros de pisadas humanas. Me agaché a investigar y pude notar cierto aroma venenoso, podía notar que algo era ciertamente dañino. Alcé la vista y ahí lo vi un cubo, aparentemente inerte, entonces es por esto por lo que pagan tanto. Saqué las dagas pero por un instante me acordé de la espada, no me servirá de nada cortarlo, lo mas probable es que consiga destrozar mis dagas. Entonces ¿Como? Vi que la viscosidad se empezó a mover, temblando como si le hubiera disturbado mi presencia. Si esta cosa hace veneno de poco me sirven mis hierbas y menos aún mis nociones de veneno y pero aún si me traga este será mi fin.

Ante tal momento de tensión no se me ocurrió otra cosa que lanzar un pequeño guijarro que había cerca de la orilla, como si nada se tragó el trozo de piedra y desapareció dentro de ese cuerpo gelatinoso. Joder si es capaz de hacer algo así con espadas y piedras mi piel será comida con facilidad. Piensa Kenzo debe haber algún modo de poder acabar con esto dentro de lo que tenemos cerca. En ese instante el cubo empezó a moverse hacia mi dirección reptando y dejando marcas de babas por el suelo, por mas que esquivara ramas y trozos de tocones el monstruo me seguía es como si me pudiera oler o escuchar...¡Eso es! Escuchar, quizás me sigue porqué escucha mis pasos por la maleza pero si trepo y me alejo del suelo no podrá notar el temblor de mis pasos. Salté a un tronco y empecé a subir hasta llegar a una considerable altura en una rama firme, vi como se quedaba justo debajo de mi temblando, no sé si será capaz de estirarse para llegar donde estoy yo o que pero ahora mismo no tenía mucha escapatoría.

Vi que el arbol tenía frutos, arranqué algunos y lancé uno de ellos a una distancia considerable, para comprobar si mi teoría de la vibración era cierta. Efectivamente, la viscosidad se fue hacia el fruto el cual deboró y derritió en cuestión de segundos. Perfecto tengo una ligera oportunidad de salir de aquí. Me até el cinturón un poco mas arriba por el abdomen y empecé con mi transformación, me dolía pero tenía que aguantar sin gritar. Poniendome una rama en la boca empecé a ver como mis piernas se tornaban en una cola de serpiente, negruzca y agil. Colgandome con ella de la rama y balanceandome fui tirando los frutos lo mas lejos que pude mientras veía como se alejaba. En ese momento bajé por el arbol y empecé a reptar lo mas rapido que pude para salir de ese lago hasta llegar a una llanura. Eché la vista atrás, parece ser que ya no había peligro. Desde luego no merece la pena su precio en el mercado para lo que verdaderamente es.
avatar
Kenzo

Mensajes : 17
Link a Ficha y Cronología : Kenzo Sagreth

Nivel : 2
Experiencia : 0 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.