Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Ayer a las 2:43 am

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Dom Sep 16, 2018 11:14 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Ir abajo

Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Mensaje por Kasumi el Miér Ago 08, 2018 12:57 am

Reconocimiento de terreno. Así lo llamaba mi ama Arahara. No recordaba haber ido nunca a tierras lejanas, y menos aún que fuesen propiedad de los elfos. Si bien tengo curiosidad por saber qué desea mi ama allí, no soy quién para cuestionar sus deseos y designios

Llevé mi puño derecho a la palma de mi mano izquierda e hice una reverencia inclinándome por la cintura hacia delante.

- Entonces así será, ama. La señora suspiró, negando con la cabeza.

Ella siempre decía que yo era demasiado formal, y que podía comportarme como si ella fuese mi madre y no pasaría nada. Pero yo en ello era tajante. Era mi protectora y cuidadora, sí. Pero no podía perderle esta costumbre de respeto como si fuera mi jefa, por mucho que ella lo dijera. Me resultaba… complicado.

De mi pequeña estancia, recogí un arma que nunca había usado, pero ahí estaba esperándome. Una wakizashi cubierto de cuero negro que la señora Arahara me había dado en su gran amabilidad. Para mí era suficiente con lo que ya tenía, pero se ve que no lo ve así mi ama.

Tomé también mi atuendo ninja, y las protecciones, que metí en una bolsa de mimbre con un taco de madera al fondo para sostener, y vestí en su lugar mi yukata azul marino, con las getas y unos tabis blancos. La wakizashi la escondí bajo mi yukata, apoyando su empuñadura entre mis pechos, bastante profundamente para que no se viera. Si alguien se atrevía a mirarme viendo algo raro podría llamarle fácilmente pervertido y me lo quitaba rápidamente de en medio. También recogí mi cabello en un moño y lo decoré con el kanzashi de plata, y terminé mi vestimenta con carmín de labios y polvos rojizos para enrojecerme las mejillas. En la estación de primavera sabía que se podía viajar cómodamente con ropa ligera, así que, con ello y las getas, podría ser suficiente para moverse sin llamar la atención demasiado. Porque ir con ropa de trabajo era llamar la atención más que ir con yukata.

Acudí hacia las afueras de la ciudad de Mirrizbak, buscando algún carro que viaje hacia la costa. Pero antes siquiera de salir de la villa, apareció una mujer de cabello castaño como el chocolate, que andaba sin bastón, pero iba permanentemente con una venda sobre los ojos, para no dejar ver sus ojos ciegos. Vestía una túnica violeta, y unos pantalones bombachos negros, también unos getas con unos tabi negro. La mujer se acercó a mí, sin dejar que yo dijera nada, y me tomó la mano.

- Buenos días, Kasumi-chan. Vas muy guapa ¿verdad? Tu pelo combina con el azuk

Megumi-san. Mucha gente decía que debía ser hija de un poderoso demonio, porque veía sin ojos y sabía más de lo que cualquiera sabía. Por eso era la vidente de nuestra villa.

- Megumi-san. Si no te conociera, diría que haces magia negra para saber dónde estoy o algo

Megumi-san se reía para sí, mientras me apartaba un cabello que tenía sobre la frente

- Jejeje. Ya sabes, sólo sé algunas cosas. En este viaje quizás viajes al pasado. Ten cuidado cómo lo afrontas. Alcé la ceja y ella sonreía, a pesar de que físicamente no podía verme hacer ese gesto.

- Disfruta del viaje aunque sea de trabajo. Nos vemos pronto Dijo la mujer antes de marcharse otra vez por donde había venido

Me quedé pensando aquello de “Mi pelo combina con el vestido”. ¿Me había olvidado otra vez de teñírmelo?

Bueno, ya no importaba, lo importante era ir al puerto y encontrar un barco hasta Dhuneden.

Un granjero que iba a vender sus verduras en la ciudad portuaria me llevó allí, y de ahí, tomé un barco que tardaría dos días en llegar a su destino, por lo que pude entretenerme paseando por la cubierta y viendo los peces nadando cerca de la popa de nuestro navío mercante.

El tiempo de viaje pasó, y recién arribados a Anóriem, me encaminé hacia la linde de la ciudad con el bosque, caminando cual persona que dispone de tiempo para perder, pues me lo tomaba con calma, tratando de evitar llamar la atención.

Me interné en los bosques, y llegué a un lago, que se encontraba junto a un tronco de árbol talado, donde tomé asiento. Mis ojos se cerraron lentamente, mientras una suave brisa fresca del norte me lamía las facciones de la cara, y hacía arremolinarse el pequeño mechón de pelo que tenía suelto. Mi yukata se agitaba suavemente con la brisa, y podía oír el susurro de los árboles viniendo de la lejanía. En la presencia de mi yo con la naturaleza, mi paz era casi total.


Mi ficha

Diálogos = cyan Narrativa Instrospección Kiyoko = yellow
avatar
Kasumi

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Kasumi

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Mensaje por Amelie Winter el Miér Ago 08, 2018 8:38 pm

Después de cuatro días de un agotar viaje al pueblo y nuevas amistades, llegué a la cabaña de Lorien a entregarle su dichoso paquete.

-Gracias pequeña, de mi parte es todo por ahora, si necesito algo más te lo haré saber- Tomó el paquete y se metió en su casa, yo en cambio decidí ir al bosque -Ven Black, vamos al lago que planeábamos ir, ese fue un largo y duro viaje ¿verdad amigo?- Black relinchó y comenzó a galopar, le encantaba ir al lago, quitarse sus riendas y sentir que era libre. Era un día de viaje así que paramos en la cabaña a alivianar nuestra carga –Voy a tomar esta tela para secarme, dejare el arco y flechas y solo me llevare la espada corta por si las dudas, del macuto solo me llevare la comida, la tienda, el orbe de agua y los vendajes junto con la aguja y el hilo ¿todo listo?... todo listo- Cargué a Black con el macuto y la espada, partimos camino al lago emocionados por llegar a ese pedazo del bosque que nos gustaba tanto y poder descansar en él.

El camino hasta el lago se nos hizo corto, supongo que por la de veces que íbamos por esos lugares o porque al estar tan emocionados no hicimos ninguna parada en el camino. La verdad no lo sé, pero en cuanto llegamos le quite a Black todo lo que traía para que pudiera correr por donde quisiera y estar donde quisiera, sin tener que llevarme en su lomo a todos lados. Si lo llegase a necesitar yo sabía que al llamarlo el no dudaría en ir a encontrarme, él era mi mejor amigo y jamás dudaría de él.

Caminé unos 10 minutos, desde donde estaba hasta llegar al claro del bosque donde se encontraba el lago, abriéndome paso entre ramas, arbustos y algunas rocas que había en el camino.Pero algo no era como siempre, algo no estaba bien… nunca había escuchado voces antes en aquel lugar y ahora un canto melodioso llegaba a mis oídos. Era una voz dulce y tenue, aunque la canción me hacía sentir paz interior.

Me acerqué, pero intenté pasar desapercibida entre las plantas y árboles que me tapaban. Descubrí que se trataba de una chica, ella estaba sentada en el tronco de un árbol que se había caído hace poco, tenía su cabello negro, aunque en las raíces se le distinguía un tono violeta muy bonito y a la vez muy distintivo, sus ropajes eran extraños para mí, por lo que pensé que ella había llegado de otras tierras, pero me gustaba como se le veían y el color azul hacía que su cabello se viera más bonito.

Quise acercarme más para conocer más rasgos de dicha joven, ya que en mi interior mi corazón latía realmente emocionado. ¿Podría ser? … ¿realmente será lo que creo que es? , mi mente no estaba tranquila y eh de decir que mi corazón tampoco, a pesar de quererlo me quedé ahí por un rato más, para ver que más podía conocer de esa extraña muchacha, me sorprendí a mí misma viendo como ella jugaba con el viento y él respondía jugando con su cabello y le movía un mechón que traía suelto en su frente, la vi completamente siendo uno con su entorno.

No sé si ella se habrá dado cuenta, pero muchos pequeños animales comenzaron a acercarse donde ella estaba, conejos, mariposas, los patos del lago y hasta algo en mi quería estar cerca, pero debía ser precavida y no espantarla, ya que no sabía por qué motivo, pero mi ser me decía que ella era especial y tenía que conocerla.

Después de mucho rato, decidí que era hora de acercarme, intente hacerlo en sigilo, comencé a caminar lentamente intentando rodear por detrás de ella pero al ser nueva en la materia comenzaron a crujir palos que había en el suelo, las ramas de los arbustos comenzaron a moverse y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba en el suelo al lado de la joven.

Sus ojos se cruzaron con los míos, parecían como si fueran de cristal, eran grises, pero tenían un destello azulado, me quede petrificada sin saber que decir o cómo reaccionar, ya que la intrusa en esa escena era yo. Pasaron unos segundos muy incómodos hasta que decidí levantarme, y comencé a disculparme - lo siento, yo… no sabía que había alguien más aquí, yo ya... me…iba…- sin querer me quede perdida en sus ojos y algo en ellos me repetía que tenía que conocerla. –Perdón si te molesté, mucho gusto me llamo Amelie-


Amelie Winter
Cronologia de Amelie

color=#8f1b81= Amelie
Dialogo Amelie
color=#b165eb=Pensamiento Amelie
 pensamiento de Amelie
color=#32d929=Lorien
dialogo Lorien
avatar
Amelie Winter

Mensajes : 10
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Amelie Winter

Cronologia de Amelie

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Mensaje por Kasumi el Jue Ago 09, 2018 4:38 am

Me mantuve respirando aquel aire fresco que venía de la costa marina, con toques salados del mar y dulzones de las flores que se encontraba por el camino. La tranquilidad reinaba en mi cuerpo, como una sensación que se apoderaba de mis extremidades y se extendía hasta los rincones más recónditos de mi ser.

Pero esa paz fue alterada cuando oí un ligero crujido. Era tan suave que una persona que no tuviera el oído entrenado no se hubiera dado cuenta, pero yo estaba preparada para ello.Me erguí, y con mirada sibilina, me di la vuelta mientras tomaba mi wakizashi de dentro de mis ropajes, agarrando la empuñadura con mi diestra y la vaina con la siniestra.

-¿Quién va?

Mi mirada se volvía gélida cuando me ponía tensa y en acción, y todo mi cuerpo estaba listo para cualquier movimiento repentino y responder sin retardo.

Pero mi mirada se cruzó con una pacífica y casi diría asustada muchacha que cayó cerca de mis pies. Mis ojos helados le observaban, mientras podía ver por el rabillo del ojo cómo los animales que, si bien no había visto cómo ni cuando, se nos habían acercado, se estaban echando al suelo algo asustados.

Durante un segundo estuve sopesando la peligrosidad de esta mujer, que había acercado sus pasos demasiado a mi persona en un momento de baja guardia, pero tenía pinta de ser totalmente inofensiva. Aun así, tendría cuidado, mientras le respondía a sus palabras inundadas de duda y temor.

- No… no te preocupes-

Repuse mientras soltaba la empuñadura de mi wakizashi, aunque aún sosteniendo la vaina con la zurda. Me erguí y lentamente hice una inclinación de cabeza.

- Disculpa por mi… reacción tan a la defensiva – Repuse mientras guardaba mi wakizashi de nuevo en el interior de mi yukata, ocultando la empuñadora bajo mis senos.

Me volví a inclinar rápidamente y le lancé mi mirada más serena que podía tener a sus ojos azules.  Ahora que podía observar mejor a la zagala, me di cuenta de que sus facciones son muy suaves y bellas. Su cabello castaño adornaba su piel clara con un contraste como el del cacao con su semilla. Se ve que no es muy grande, lo cual le añade un toque de adorabilidad que me recordaba a Kiyoko, pero menos animal, y su ropaje ajustado marcaba la forma de su cuerpo, de forma que para algunos sería provocativa. Por ahora yo estaba inmune a ello... Por ahora.

- Me puedes llamar Kasumi. Pero debo preguntarte ¿Qué se te ha perdido en un lugar perdido como éste?

Repuse manteniendo por el momento las distancias, pero con la mirada atenta y serena sobre sus ojos, mientras me tocaba las manos, entrelazando los dedos. Pensándolo bien, yo tampoco tenía una excusa creíble de por qué estaba aquí, aunque podría argumentar que simplemente viajaba para conocer tierras lejanas.

- Yo vengo del otro lado del golfo de Keyback, buscando conocer la zona de por aquí y ver lo que me ofrece la tierra y sus gentes.

De hecho, pensándolo bien, esta mujer podría ayudarme a enseñarme el terreno si lo conoce bien.


Mi ficha

Diálogos = cyan Narrativa Instrospección Kiyoko = yellow
avatar
Kasumi

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Kasumi

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Mensaje por Amelie Winter el Vie Ago 10, 2018 4:59 pm

Al ver a la muchacha con la espada en mano desenvainada, mirándome de arriba a abajo me asuste. Realmente pensé que si movía algún musculo o decía algo mas ella me iba a atacar y yo traía en mis manos muchas cosas, tardaría en poder sacar mi espada si eso pasaba; por suerte los minutos de suspense pasaron y la muchacha por fin pronunció palabra - Disculpa por mi… reacción tan a la defensiva – ella comenzó metió la espada que traía de nuevo en su empaqué y se la metio dentro de su ropa.

- No pasa nada, es normal te sorprendí- noté que también comenzó a fijarse en cómo era yo y eso me produjo curiosidad. ¿Qué estaría pensando de mí?

–No… no te preocupes-hizo una reverencia que me dejo muy sorprendida. ¿Eso harían en las tierras lejanas de donde ella provenía? - Disculpa por mí… reacción tan a la defensiva, Me puedes llamar Kasumi. Pero debo preguntarte ¿Qué se te ha perdido en un lugar perdido como éste?-

-¿Kasumi? Es un bonito nombre, me gusta. La verdad yo vivo a un día de aquí, en una cabaña, a mí y a Black nos gusta venir a relajarnos aqui- La mire a los ojos, enserio tenia la mirada profunda, como si algo escondiese. -Me encanta estar conectada con la naturaleza y poder venir a sentir el agua un rato, aunque yo no se nadar. Por cierto Black es mi caballo-

-Yo vengo del otro lado del golfo de Keyback, buscando conocer la zona de por aquí y ver lo que me ofrece la tierra y sus gentes.-  Yo no tenía la suerte de haber podido salir del bosque, pero como me gustaría conocer las tierras de Kasumi.

-¿Keyback? La verdad es que yo nací aquí y nunca eh salido de este bosque, no conozco nada de allá afuera. Eres la primera persona que conozco de otro lugar- Eh de admitir que estaba muy nerviosa y no quería espantar a Kasumi, me parecía una muchacha muy observadora de su entorno. –Si quieres y si tienes tiempo, ¿te gustaría descansar un rato aquí?, yo acabo de llegar, y mi caballo está descansando, pero si quieres después nos podemos ir a mi cabaña y te puedes quedar ahí si gustas. Yo vivo sola así que por mi no hay problema, y te puedo mostrar el lugar- Tenía la sensación de no haber parado de hablar en un rato por lo que comenzó a darme vergüenza y mis mejillas comenzaron a tener un tono rojizo.

Puse las cosas de Black en las raíces de un árbol que había en el lugar y agarré de mi Macuto la comida que había traído y el odre –Si vienes desde tan lejos como dices has de tener algo de hambre o sed- dije sentándome en el tronco caído donde ella estaba sentada anteriormente dejándole un espacio -¿Gustas?- Dije ofreciéndole lo poco que traía.

Mire hacia el lago en lo que ella decidía, hoy realmente estaba muy diferente, era como si algo brillara, como si la naturaleza hubiera encontrado algo que había perdido hace muchos años y lo estuviera reclamando. Respire profundo cerrando mis ojos, necesitaba estar ahí, ese día estaba siendo un poco extraño y me estaba esforzando por entender por qué. -¿te gustaría ir a nadar? No te preocupes, aquí no es muy profundo y tengo una tela para secarnos-


Amelie Winter
Cronologia de Amelie

color=#8f1b81= Amelie
Dialogo Amelie
color=#b165eb=Pensamiento Amelie
 pensamiento de Amelie
color=#32d929=Lorien
dialogo Lorien
avatar
Amelie Winter

Mensajes : 10
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Amelie Winter

Cronologia de Amelie

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Mensaje por Kasumi el Dom Ago 19, 2018 6:07 am

Así que la muchacha se llama Amelie. Es un nombre cantarín, corto, sencillo, pero también poco común. Supongo que, para mí, todo lo que no sea de origen de la zona de Keyback y oriental, me suena poco común. ¿Seré entonces yo la rara?

Sea como fuere, la muchacha parecía curiosa por cómo le observaba, y quedaba muy lejos el susto que se había llevado con mi efusividad con la espada. De hecho, tanto era así que se mostraba amistosa conmigo, algo que… me sorprendió, ciertamente. Esta muchacha cambiaba de parecer muy rápido conmigo. Pero eso me indicaba que ciertamente, no era muy hostil. Una persona con animadversión no solo se hubiera guardado mi acto reflejo como un ataque a su persona, sino que lo hubiera visto como algo amenazante y se hubiera preparado para algo peor después.

La situación era muy extraña, pues era la primera vez que ella conocía a una extranjera, pero lejos de tratarme con desdén o con un desapego amplio, parecía atenta conmigo y deseosa de pasar la tarde conmigo.

Dado que no parecía nada peligrosa, me relajé con ella, y decidí que podía pasar la tarde con ella, y así conocer el lugar y el terreno.

- Me parece… una propuesta atractiva, Amelie-san. Me quedaré, espero no ser inoportuna para ti ni molestarte en tu paseo

Repuse haciendo una leve inclinación de cabeza. Estar un tiempo en su compañía me ayudaría a conocer el lugar, pues parece una conocedora del ambiente en el que nos encontrábamos y podría ayudarme a completar el reconocimiento.

La muchacha parecía querer ofrecerme sus víveres a pesar de no conocerme, y probablemente, no disponer de muchos, que vea al menos.

Lo acepté con timidez, no quería sustraerle demasiado.
- Claro, muchas gracias, Amelie-san por ofrecerme sus víveres

Repuse tomando de entre sus manos el odre de piel que me ofreció con sus delicadas manos y dándole un sorbo a una rica agua fresca que salía de él.

Cuando hube terminado de beber, le deposité el odre junto a sus pies, apoyado en el tronco y levanté la mirada para mantenerme observándole, esperando a ver qué sucedía o qué hacía.

Sin embargo, me pilló de improviso que me preguntase si me gustaría ir a nadar.

- ¿N-nadar? No recuerdo cuándo fue la última vez que lo hice
Repuse pensativa, mientras giraba mi cuello para encontrar su mirada con la mía. Una mirada de un color tan claro, que parecía que fuera a mirar dentro de mí. Era un poco intimidante, pero según Kiyoko, yo tenía una mirada parecida.

- B-bueno… Quizás estaría bien, sí… -

Repuse pensando en lo que significaba. Pero bueno, ella era una mujer aparentemente hecha y derecha. No creo que se quedara observando mi cuerpo desnudo por el hecho de que ambas nos vayamos a bañar. Pero tenía mis dudas.

Sea como fuere, noté mis mejillas calentarse por el sonrojo durante un breve instante, y luego tomé la decisión de levantarme, y tomar la vaina de mi espada, con ésta dentro, y depositarla junto al tronco cortado, mirando atentamente a mi acompañante. Como no parece que vaya a tener problema, me deshago el obi de mi yukata azul marino, y lo deposito doblado pulcramente sobre el tronco cortado. Deslizo mi yukata por mi piel clara, y tras doblarlo también pulcramente, me encuentro a mí misma con la piel a la intemperie. La sensación de la brisa recorriendo mi piel desnuda me hacía estremecer. Era algo que no esperaba en mí, ahora. Pero no le di mucha más vueltas al asunto, y decidí acercarme con decisión hacia el lago, introduciendo primero mis pies de piel clara como el mármol, notando una sensación fría que envolvía mambos pies, y poco a poco, a medida que caminaba hacia la zona más honda del lago, envolvía mi piel y mi cuerpo, ascendiendo por mi cintura hasta llegar a los hombros, momento en el que me dejé llevar por las aguas que me envolvían como un suave abrazo de la naturaleza. Mi piel se estremecía con el abrazo del lago y la naturaleza, como si recordase una sensación que llevaba perdida de hacía mucho tiempo.


Mi ficha

Diálogos = cyan Narrativa Instrospección Kiyoko = yellow
avatar
Kasumi

Mensajes : 19
Link a Ficha y Cronología : Kasumi

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los pasos en Anoriem [Privada Amelie y Kasumi]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.