Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Les traigo canciones olvidadas por este mundo
por Filippo Piazza Hoy a las 12:34 am

» Graag Tronchahuesos [ID]
por Bizcocho Jue Feb 14, 2019 11:20 pm

» Reglas de Noreth
por iZariel Jue Feb 14, 2019 7:46 pm

» Ficha Zariel Ashkajar
por Alegorn Jue Feb 14, 2019 5:09 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Feb 14, 2019 6:08 am

» La Esfinge de los Hielos
por Strindgaard Jue Feb 14, 2019 5:01 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Strindgaard Miér Feb 13, 2019 7:32 am

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Bennett Miér Feb 13, 2019 4:19 am

» Nueva presentación.
por Rimbaud Mar Feb 12, 2019 11:48 pm

» [OFF y Reclutamiento] Historias de La Tetera de la Señora Freona
por Lamb Mar Feb 12, 2019 12:03 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Criaturas Norethianas: Árbol de Medianoche

Ir abajo

Criaturas Norethianas: Árbol de Medianoche

Mensaje por Boxy el Sáb Ago 11, 2018 8:08 pm

El mímico paseaba por el bosque tranquilamente, con su acompañante aleteando tranquilamente detrás suyo. Era un lugar tranquilo, casi agradable, aunque la verdad era que seguramente el resto de seres habría encontrado ese bosque siniestro, si podían acercarse siquiera sin mutar horriblemente, ninguno de los dos presentes entendía exactamente cómo funcionaba eso, uno por ser más estúpido que un ladrillo y la otra por no frecuentar bosques rebosantes de energía corrupta, ya que sus anteriores maestros eran de los que tendían a mutar y preferían no arriesgarse a experimentar en sus carnes, no, había visitado el foso y gracias.

Pero el mímico no era demasiado fan de esa zona, la magia alteraba sus sentidos al fin y al cabo, diluyendo la diferencia entre el ambiente y los seres que lo habitaban, y los animales en su mayoría sabían raro o eran difíciles de comer, nada que ver con las deliciosas especies sapientes que habitaban el resto de noreth, por lo que estaba a punto de decirle a su mascota/esclava/súcubo que se iban. A punto, hasta que vio algo.

Hacía falta un ladrón para reconocer a otro habrían dicho en algún lado, y al parecer también se aplicaba con mímicos, porque el monstruo fingiendo ser caja inmediatamente reconoció al monstruo fingiendo ser árbol. Que la fisiología de Boxy fuera tan absurdamente diferente a la de las habituales presas de esa cosa sin duda ayudaba a no quedar embobado, pero allí mismo, el mímico retrajo sus patas y se quedó quieto, fascinado, haciendo de cofre. El mejor cofre que había cofreado jamás, mientras observaba atentamente a lo más parecido a un igual que había encontrado nunca. Sentía los esqueletos a los pies del árbol, pero no entendía exactamente cómo funcionaba, porque no notaba señales de dientes. Entonces… ¿no probaba la deliciosa comida? Eso era imposible para el joven mímico, herejía, si hubiera entendido siquiera el concepto de santidad. Así que hizo lo que hubiera hecho cualquiera. Cualquiera con acceso a siervos absolutamente imprescindibles, carente de moral e indiferente al dolor ajeno.

-Snack, acércate al árbol.-

-Maestro, parece estar intentando atraernos con ilusionismo, podría ser mala idea….- pero la ilusionista fue interrumpida.

-¡Hazlo!- no podía rechazar una orden directa, así que Snack se acercó al árbol. Resistir el ilusionismo siendo un mago de la misma escuela era una cosa, pero aguantar también las esporas era demasiado para la frágil constitución de la súcubo, así que no tardó en derrumbarse, somnolienta.

Y el mímico espero, sin problemas, las razas de noreth no entendían el concepto de paciencia, no como una especie que esperaba que la comida le abriera la boca, literalmente. Pero hasta este se cansó, unas horas más tarde, de esperar un golpe que nunca llego, así que, molesto, apuñalo a su siervo y se marchó trotando, sin siquiera esperar a que el cadáver de su súcubo se desvaneciera completamente.
Boxy
Boxy

Mensajes : 35
Link a Ficha y Cronología : Boxy

Nivel : 3
Experiencia : 0 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.