Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Club [priv.] [Celeste Shaw ; Shirei/Baku]
por Celeste Shaw Sáb Jun 15, 2019 8:59 pm

» ¡Ha llegado la cruzada!
por Strindgaard Jue Jun 13, 2019 4:33 pm

» Reglas de Noreth
por Sigmar Freud Miér Jun 12, 2019 7:01 pm

» Urna
por Amelie Winter Miér Jun 12, 2019 1:39 am

» El alma del bosque [Solitaria]
por Skam Mar Jun 04, 2019 3:08 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:11 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:00 am

» Un Zarpazo en la Tormenta.
por Ayanne Sáb Mayo 25, 2019 1:51 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Jue Mayo 23, 2019 8:01 pm

» Las desventuras de los bienaventurados (con Kasumi) [En construcción]
por Skam Miér Mayo 22, 2019 11:25 pm



Criaturas Norethianas: Caóticas H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Criaturas Norethianas: Caóticas SiUh6o7
Criaturas Norethianas: Caóticas KRfbrcG
Criaturas Norethianas: Caóticas 9fBXn98

Criaturas Norethianas: Caóticas

Ir abajo

Criaturas Norethianas: Caóticas Empty Criaturas Norethianas: Caóticas

Mensaje por Strindgaard el Lun Ago 20, 2018 4:44 am

«Así que aquí estoy. A la zaga de este mago sin rostro, envuelto en esta ruin empresa. La venganza que tanto añoré parece tan cercana, pero ahora que casi la puedo saborear se me hace amarga. Hay sangre en mis manos, negra se encuentra mi consciencia. Tarde me he dado cuenta, yo no deseaba esto. ¿O sí?, si no, ¿cómo he llegado tan lejos?»

El grito de Alexander alcanzó una octava más aguda antes de bajar de súbito a un gorgoteo. El roedor, que miraba desde la orilla del pozo estaba hipnotizado ante la escena: sangre, dientes y la piel pálida del humano mezclada en un festín de tentáculos rematados en globos oculares.
Esto me recuerda un poco al Otro Lado. —musitó Strindgaard. El roedor no entendió a lo que se refería el mago, «El Otro Lado, suena a una ópera zhalmiana»
La luz de las antorchas resaltaba el rojo de una manera impresionante. El gorgoteo terminó en cuanto la cabeza fue consumida por lo que parecía ser una boca, aunque carecía de mandíbulas había suficientes dientes para pensar en ello. «Qué frágil es la vida. ¿Debería sentirme bien o mal? Alexander ha muerto y solo hay desazón en mi interior. Enontces, ¿por qué lo hago?, ¿por qué lo hago?» De un momento a otro ya no había más que silencio en la catacumba.

El mago selló el pozo con la pesada tapa de piedra moviendo la palanca adosada a la pared, devolviendo a la oscuridad a esa bestia sacado de alguna pesadilla de Yigionath.
Se dice que en realidad nadie muere dentro de las caóticas. —El mago se caló la capucha, envolviendo en oscuridad su rostro. El roedor de igual manera notó su sonrisa—. Que se vive eternamente dentro de ellas en un dolor indescriptible.
Taliesin dio un par de pasos hacia atrás y se mareó. No sabía por qué pero algo le decía que aquello era verdad.
Contigo no hay medias tintas —dijo apoyado en la pared para recuperar el equilibrio—, cuando quieres hacer daño lo haces en serio.
Conocí estas catacumbas cuando la familia de Meleagant me mantuvo cautivo —el mago miró alrededor como si el lugar le trajera viejos recuerdos—. Me dijeron que tenían las caóticas aquí abajo, pero realmente dudaba que fuera cierto. Quizá a cuántas almas les habrán arrojado —Strindgaard cogió la antorcha de la pared y se dirigió a la escalera—. Hay por lo menos cuatro niveles más abajo, y habitan cosas peores.

De regreso al primer nivel del palacio, Strindgaard se dispuso a subir hacia la habitación del Lord. Taliesin se quedó atrás.
¿Qué sucede? —le susurró—. ¿Escuchas algo?
El roedor negó con la cabeza, sus orejas estaban gachas y su mirada evitaba la del mago.
Strindgaard. Ya no quiero seguir con esto. Ya soy completamente libre. De hecho, lo era antes de unirme a tu cruzada.
Nuestra cruzada.
No me había dado cuenta, pero luego de que Geowyn muriera, siempre tuve la oportunidad de huir. Ya sin amo, sin obligaciones ni deudas. Ni amigos, ni enemigos. Mi futuro era una pizarra en blanco, una que ahora yo podía ir llenando.
Me dejas entonces —el mago miró a su diminuto compañero un breve instante, luego puso una rodilla en el suelo y acercó la cara al roedor—. Taliesin, te exonero de lealtades y obligaciones. Eres un alma libre. Agradezco tu ayuda. Quizá algún día nos volvamos a ver.


Criaturas Norethianas: Caóticas Firma_Encapuchado1
El mal es un punto de vista.
Criaturas Norethianas: Caóticas HPtD3at
Strindgaard
Strindgaard

Mensajes : 837
Edad : 30
Link a Ficha y Cronología : Strindgaard
No todo el que anda errante está perdido


Nivel : 7
Experiencia : 1038 /3500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.