Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Junglas de Lustria
por Strindgaard Ayer a las 5:37 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Amelie Winter Ayer a las 1:40 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Vie Mayo 17, 2019 9:05 pm

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Vie Mayo 17, 2019 3:34 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Vie Mayo 17, 2019 12:18 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Vie Mayo 17, 2019 3:54 am

» Encuentro desafortunado
por Shirei Jue Mayo 16, 2019 3:23 am

» Reglas de Noreth
por Adorno Azurbanipal Dom Mayo 12, 2019 3:03 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Sáb Mayo 11, 2019 4:59 pm

» Nas~
por Alegorn Vie Mayo 10, 2019 1:53 am



Ascensus Inferni [Priv. Dahana] H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Ascensus Inferni [Priv. Dahana] SiUh6o7
Ascensus Inferni [Priv. Dahana] KRfbrcG
Ascensus Inferni [Priv. Dahana] 9fBXn98

Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Tentrei Iskusstvo el Mar Mar 05, 2019 4:40 pm

Había tres lunas iluminando el cielo. No estaban llenas; Sanctra era una lúnula, Meistic era un cuarto y Kring era gibosa. Las tres en creciente, las tres mirándome. Sanctra me juzgaba violentamente; podía sentir el peso de su mirada sobre mí, remarcándome el dolor que estaba causando, iluminando con su rojo refulgente.  Meistic también estaba allí, mirándome, sin juzgar  pero sin aprobar. Meistic me pedía que viera todo con claridad, y nada más. Kring, como siempre, era blanca y pacífica, sin penas ni glorias. Kring era una madre silenciosa y acogedora. Cantaba una nana mientras su figura ovalada se perdía en un mar de estrellas. Quizá Kring curaría las heridas del corazón.

Tenía planeado salir en el silencio de la noche, las diosas como mis únicos testigos. Mi bolso estaba preparado; mi ropa, algunos kulls, mis armas y mis instrumentos. Una pluma de mi pequeño bailarín y algunos accesorios más por si acaso, además de un par de raciones de comida rápida. Estaba en mi habitación, el bolso reposaba junto a la puerta, y junto a mi cama estaba durmiendo Abanusa plácidamente, que después de tantos años, aún se renegaba a dormir en su propia habitación. Me acerqué descalzo hacia el reptil y le coloqué una mano en el hocico para que no hiciera ruido, luego acaricié su cabeza y espalda para que se despertara.

Vamos, chico, demos un paseo. —susurré. Él movió la cola y tuve que estirarme para detenerlo.— Shhhhhhh. Es tarde.

El reptil, ágil como él solo, se deslizó en la oscuridad, bajando las escaleras con las uñas retraídas, haciendo tan poco ruido que parecía una sábana moviéndose suavemente. Lo seguí de cerca; mis pasos no eran tan silenciosos, aunque los huesos ligeros y años de entrenamiento ayudaban a que no se escuchara demasiado. Llegamos a la planta baja y salí por la puerta trasera, que era mucho más pequeña y hacía menos ruido.

Di un par de pasos fuera, Nusa salió detrás de mí. Ahora tenía las lunas de frente, las tres, mirándome, bastaron un par de pasos y escuché una voz. Familiar como la propia. A él no se le escuchaban los pasos. Me di la vuelta; tenía aún puesto el pijama, su silueta delgada se ocultaba detrás de los pliegos del lino y su ala estaba esponjada y plegada en su espalda. Tenía los ojos pesados y la mirada confundida, me miraba, miraba el bolso y a Nusa, como no entendiendo. O no queriendo entender.

¿Tenny? ¿Adónde vas?

¿Una excusa? 

No. No puedes mentirle a alguien que puede leer tus ojos como una página abierta. Suspiré. Aclaré la garganta. Iba a hablar, pero Tanets se me adelantó.

Te vas, ¿Cierto?

Yo-...

Los abandonas. A Mattie. A Nath. A Helga. A Suna. Me abandonas. A mí. A tu hermano. —su tono era incomprensible. Era una tormenta de emociones de las cuales no podías identificar nada bueno, y sin embargo, era una tormenta silenciosa. Sus ojos estaban llenos de lágrimas, pero las palabras morían entre nosotros, como un secreto que intentábamos ocultar hasta de las lunas.

No es así.

No lo hagas. —dio un paso adelante, y yo di uno hacia atrás. Nusa estaba perdido entre ambos.— Hermano, por favor. — Las palabras se hicieron cada vez más ininteligibles, no sólo porque él estaba medio sollozando, medio hablando, sino que mi mente estaba nublada. Capté frases sueltas. «Mi pequeño.»«Por favor.»«Estoy perdido.»«Te necesito.» No tuve respuesta. No había nada que pudiera decir que él entendiera, no había caso en gastar saliva.

Le di la espalda, y tan pronto lo hice, supe que no había vuelta atrás. Cuando creces junto a alguien aprendes a diferenciar sus facetas y sus expresiones; Tanets era dramático y manipulador, si es que ambas cosas no cuentan como una, pero aquel día, en ese momento, él no estaba actuando. No era drama. No estaba intentando manipularme. Era el rostro de la más pura desesperación, la voz del triste anhelo. Los hilos invisibles que nos unían estaban tensos aún cuando estábamos uno frente al otro. Había perdido la paciencia y las ganas. Estaba estancado. Estábamos estancados.

Por eso debí partir. Tanets se había vuelto extremadamente dependiente de nuestra relación; no había paso que diera sin que él lo diera también. No había opinión no compartida, riñas tontas no discusiones. Todo era una monótona y rutinaria armonía, pero más allá de eso, mi hermano se estaba perdiendo a sí mismo a mi lado.

Con poca razón y mucho hastío, colgué el bolso sobre Nusa y corrí hacia el borde de la isla, y me dejé caer para nadar en la luz de la luna y en el aire que separaba las tierras. Aún no me había molestado en abrir el ala; sentía el viento frío corriendo por mi cuerpo y levantándome la camisa. El aire florestal y el olor a peligro que sólo Uzuri sabía emanar. Mi silueta dejaba un rastro que delataba los colores de la luna; el ala reflejaba su luz y dejaba una pequeña estela. Nusa ya estaba abajo y en posición, entonces abrí mi ala y comencé a caer como una pluma, y el reptil corrió. No miré las estrellas para saber adónde. No me importaba, quería huir, huir y nada más.




Tentrei Iskusstvo
Tentrei Iskusstvo

Mensajes : 18
Link a Ficha y Cronología : La Balada Carmesí.

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Re: Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Dahanajan Dess el Miér Mar 06, 2019 12:13 am

Llevaba tiempo caminando por la sabana, mis cosas estaban en mi mochila y se sentía muy tranquilo el caminar en ese tipo de paisaje. Algún que otro animal salvaje si me encontraba pero poco más, casi no había personas y eso era tranquilizador. Miraba el cielo en el día, lo celeste que era, y a veces lo blanco de las nubes me incitaban a jugar a buscarle alguna que otra forma y me reía con mis ocurrencias —Esa de allá es un rinoceronte sentado, y aquella otra es una jirafa muy graciosa andando en bicicleta—Por un momento recordé los juegos tan tontos que hacía con mis hermanos pero no me lo permití poniéndome de un momento a otro de pie, agarrando mis cosas y avanzando mi camino.

En las tardes después de caminar me gustaba ver como el cielo se tornaba de lindos naranjas morados y azules, y con esos colores mi corazón se tornaba de melancolía y comenzaba una pequeña oración que mi madre repetía una y otra vez llegada esta hora “Gracias a los dioses por este día, gracias por estar con nosotros y llenarnos de bien, gracias por los colores, gracias por la vida, gracias por la familia” y siempre después de cada rezo un par de lágrimas inundaban mis ojos sin quererlo.

Era en esas horas cuando comenzaba a alistarme para dormir, me encantaban esas rutinas sin que nadie me dijera nada, poder llorar sin penas a que me vieran y desahogarme, aunque no sintiera desahogo alguno. Las noches eran devastadoras para mí, los gritos y los sudores fríos me despertaban desde aquella noche hace 2 años, era el mismo sueño rutinario, horrible y desgarrador de siempre. Suspiré y miré como cada noche las estrellas, intentaba pensar que no estaba sola, que ellas me acompañarían cada vez que tuviera miedo pero como cada noche no era así, estaba aterrada, estaba sola, y estas no compartían sus conversaciones.

Comenzaba a creer que mi vida seguiría siendo así y que no cambiaría nada para mí, que seguiría siendo perseguida y que no podría parar de seguir caminando sintiendo que no podría tener un lugar para mí. “Estoy tan sola, ¿por qué tuvo que pasar eso? ¿Por qué la felicidad no dura? ¿Porque si los dioses nos ayudan, porque me arrebataron lo que más amaba? ¿Por qué seguía huyendo?” suspire y viendo que esa noche tampoco dormiría bien, comencé a juntar mis cosas y comencé mi camino de nuevo.

Mis acompañantes las mudas estrellas seguían sobre mi cabeza cuando me di cuenta que la sabana terminaba, y comenzaba un área muy distinta. La tierra estaba como si se hubiera caído en la dirección contraria, como si en lugar de irse hacia abajo esta hubiera salido disparada, en secciones, hacía arriba. Mientras admiraba el paisaje tan extraño en los cielos vi un reflejo de las lunas, intenté enfocar mi mirada y pude ver una persona… “¿eso es un ala?” pestañé varias veces pero sí era un ala, y era una persona cayendo, “¿pero qué diantres hace alguien cayendo del cielo? ¿Cómo es eso posible?

Comencé a caminar hacia donde era más probable que el cayera, mas atraída por la curiosidad que por intentar ayudar a un desconocido que lo más probable terminase muerto tras esa caída, “pero tal vez lleve algo de valor que pueda usar”. Y así fue como me adentré en un bosque en el que no sabía qué me iba a encontrar, ni que experiencias me iban a guiar a lo que sería mi vida después.
Dahanajan Dess
Dahanajan Dess

Mensajes : 15
Link a Ficha y Cronología : Dahana

Mi historia

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Re: Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Tentrei Iskusstvo el Vie Mar 08, 2019 12:56 pm

Mi mente estaba nublada, mis ojos, incluso adaptados a la escasa luz, sólo podían ver manchones de verde. Nusa, que normalmente conocía los caminos, estaba casi igual de perdido que yo; él veía con claridad su entorno, pero no recibía direcciones, no tenía instrucción más que correr. El reptil era inteligente, seguía en línea recta y esquivaba árboles, ramas y raíces como si fuera aguja a través del lino. Fluido, natural, sin dificultades. Con periódicos saltos y una que otra vez, sus patas se posaban no en el suelo, sino en algún tronco, haciendo que nuestra posición cambiase a horizontal momentáneamente y me tuviera que aferrar un poco más a él.

El aire era pesado, olía a petricor y a humedad, y en mi mente sonaba una advertencia que conocía ya; estábamos en Uzuri. Muchos años viviendo allí, sí, pero la jungla era la jungla, y siempre era igual de inclemente. Todo a mi alrededor rugía con hambre, lo sabía. Desde las plantas hasta los animales más pequeños eran suficientemente letales como para acabar conmigo en un segundo si no estaba atento, y no lo estaba. Con el paso del tiempo había aprendido a identificarlos; las lianas ligeramente más rectas, las rocas que no parecían tan erosionadas, los hongos cuyo micelio salía a curiosear fuera de la tierra. Todos expectantes a un paso en falso para atraparte y decirte buenas noches en sus fauces.

«Peligro, peligro, peligro.»

«Peligro.»

Miré a Meistic, un semicírculo azul pintado en el cielo. Y escuché su voz, serena, llena de sabiduría arcana, llena de la tranquilidad que sólo las diosas podían transmitir. La claridad vino a mi mente, no despejada del todo, pero las nubes que me dificultaban el pensamiento habían comenzado a esfumarse como espantadas por la luz azul. Me aferré al lomo de Nusa, cuyos pasos se hicieron más seguros, sabiendo que su jinete ahora estaba… allí. Mis ojos se pasearon por las estrellas, que me tomó más de lo común identificar, y luego de hacer un repaso mental del mapa de la zona, supe que estaba corriendo directo al prado de Mashamba. ¿Qué haría en Mashamba? Allá no había nada para mí, nada más que planicies y animales hambrientos. Volví la mirada a la tierra mientra Nusa saltaba a través de un árbol, y vi una silueta andando frente a nosotros que nos hizo frenar en seco, levantando tierra y polvo y haciéndome salir disparado del lomo de la bestia. Di una vuelta en la tierra, pero para la segunda, ya estaba parado y estaba trastabillando para detenerme, que lo hice peligrosamente cerca de la persona que había salido de la nada. 

La miré de hito en hito; una pelirroja de las que yo llamaba peligrosas. Era de mi tamaño, más o menos, y poseía un cuerpo que, si hubiese sido otra la situación, le hubiese hecho un comentario indecoroso. Mis ojos ámbar se clavaron en los suyos y abrí mi ala, medio en advertencia, medio en defensa, aunque ella no parecía más que sorprendida por un segundo. Di un paso hacia atrás y acerqué las manos al bolso instintivamente, mientras Nusa intentaba recomponerse y alcanzarme.

Fíjate por donde andas. —dije, no en el tono arisco que acompañaría ese juego de palabras, sino en uno más desinteresado que otra cosa. Tenía un cuerno lleno de tierra y el otro había arrancado una rama de alguna parte y aún la tenía allí. El rostro manchado y la ropa desajustada, todo producto de aquella caída innecesaria. Intenté quitarme algo de tierra de encima y la volví a mirar, fijándome en sus manos.— Yo que tú tendría algo a mano con qué defenderme. Uzuri no es un sitio piadoso con las niñas.




Tentrei Iskusstvo
Tentrei Iskusstvo

Mensajes : 18
Link a Ficha y Cronología : La Balada Carmesí.

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Re: Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Dahanajan Dess el Vie Mar 08, 2019 11:52 pm

Avancé haciéndome paso lentamente por entre los árboles, las botas me dificultaban a la hora de caminar pero como ya estaba demasiado acostumbrada a ellas simplemente me las dejé puestas y seguí avanzando con más cuidado del normal para no tropezarme.

El ambiente de la naturaleza se hacía notar, se me hacía algo tan normal que automáticamente cerré mis ojos un momento inundando mis pulmones con ese olor, mientras recordaba mis días entre los arboles respirando ese olor a tierra mojada, sonreí al cruzarme con algunos vagos recuerdos, que ahora eran nostálgicos.

Mientras avanzaba miré hacia arriba, al cielo, para encontrarme con las tres lunas no estaban llenas; Sanctra la luna roja era una lúnula, Meistic la luna azul era un cuarto y Kring la luna blanca era gibosa., mamá creía que ellas podían hablarnos y que de hecho tenían vida, recuerdo que siempre en la hora de la cena comenzaban sus historias, su voz hacia hueco en mi mente y en mi corazón, una de las historias que me encantaba oír era que las tres lunas eran hermanas y que eran hijas de Simias y Dianthe los dioses de la creación del mundo.

Nunca le creí pero me aprendí los nombres de las tres y todavía recuerdo alguna de sus historias, era divertido escucharlas, así que suspiré y seguí avanzando mirando por donde pisaba. Esquivaba troncos, piedras, a cuanto más me adentraba menos podía guiarme, todo se parecía. “Dahana bien hecho ya te perdiste” “No, no me perdí, ya verás cómo encontraremos algo”.

Y como solía ocurrirme cada que yo planeaba las cosas, no encontré nada, o mejor dicho ese “Algo” o “Alguien” me encontró a mí. Salió de la nada, me hice hacia atrás del susto que me pegó el reptil, y de pronto un muchacho salió volando de la bestia rodando por el suelo, después de un par de vueltas el muchacho se puso de pie o ¿Era una Bestia? No sabía lo que era, lo miré de arriba abajo como estudiándolo.

Era más alto que yo, pero con las botas no se notaba, tenía ¿cuernos? “¿qué clase de muchacho tiene cuernos?” estos salían de su frente hacia atrás medio ocultos por su cabello color negro, tenía una cola, que se movía de un lado a otro “No es un muchacho”. De repente me di cuenta que abrió su ala, haciéndose más grande que yo, como para mantenerme lejos de él, entonces lo supe, él era quien estaba cayendo del cielo.

Clavé mis ojos en los suyos tenía sus ojos color ámbar, eran atrayentes y profundos, pero algo me decía que no confiara en él, o al menos todavía no. Me fijé en su ropa, llevaba un chaleco a cuadros encima de una camisa blanca, una bufanda que tapaba su cuello y un pantalón.

Eran prendas extrañas, pero se le veían bien, se notaba como si cada una de las prendas hubieran sido elegidas a conciencia para que combinaran entre sí.  Me agarró de improvisto su voz, pero no me asustó, era una voz melodiosa y profunda — Fíjate por donde andas,  Yo que tú tendría algo a mano con qué defenderme. Uzuri no es un sitio piadoso con las niñas. —

Sus palabras me hicieron eco mientras él se limpiaba el lodo que le había quedado encima — ¿Qué yo tenga cuidado? Si eres tú el que va como loco montado en… ¿el… ella? Deberías ir un poco más despacio si no quieres terminar por atropellar a alguien— volví a mirarlo, por lo visto no me había visto bien

—Primero no soy una niña y segundo ¿Qué te importa a ti si me pasa algo o no? Ni si quiera me conoces como para saber nada acerca de mi—
hice un sonido como un “Tss” con mi boca y comencé a caminar hacia la izquierda de este ser tan extraño “¿Quién se cree este para decirme a mí que hacer?” “¿Es mi padre o  alguien que me conozca? No verdad”.


Si entiendes el sacrificio 
y entendes el dolor
entonces ya eres dueño
 de tus sentimientos
"Espero que lo entiendan"
#ffffff -> dialogo
#f22222 -> Pensamiento
Dahanajan Dess
Dahanajan Dess

Mensajes : 15
Link a Ficha y Cronología : Dahana

Mi historia

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Re: Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Tentrei Iskusstvo el Jue Mar 14, 2019 8:44 pm

Tardó un momento en reaccionar, pero sacó las garras. Respondió con actitud.

¿Qué yo tenga cuidado? Si eres tú el que va como loco montado en… ¿el… ella? Deberías ir un poco más despacio si no quieres terminar por atropellar a alguien.

Él. —Respondí. Nusa caminó hasta mí y se detuvo a mi lado. Su cabeza estaba a la altura de la mía.— Y no, no me interesa. Pero que sepas que en unos minutos pasa la patrulla de orcos. —Pensé en una travesura sencilla. Una que le demostrara que sí era una niña. Metí la mano en el bolso, acomodando una de mis cuchillas en mi mano, y cuando la tuve bien sujeta, la saqué con tal velocidad que fue un borrón, y el arma estaba entre sus pies.

La chica dio un salto hacia atrás y despidió una llamarada que se enganchó en uno de los árboles. Además era peligrosa, la niña.

¿¡Pero se puede saber qué haces!?

Y además traes fuego a la Jungla. Estate atenta antes de que causes un incendio. —caminé hasta la rama para apagar las llamas— ¿Quieres ser desayunada por ellos? —señalé a mis espaldas. A la distancia había cosas moviéndose; no demasiado diferenciables del follaje, pero se veían dientes relucientes saliendo de lo que parecían ser troncos de árboles. Ella desvió la mirada hacia donde señalé y sonreí mientras no me veía. Estaba tan perdida que casi era gracioso.

¿Qué es eso?

Algún tipo de árbol come gente. No nos acercamos a esos. —terminé de apagar la rama y me giré en redondo, pasé frente a la chica para recoger mi daga y luego salté sobre Nusa, que me esperaba pacientemente, sin terminar de entender lo que estaba ocurriendo.— No le hagas daño a la jungla si no quieres que te haga daño. No quiero que le des una indigestión a los pobres árboles por andar de descuidada.

Y aquello debió ofenderla, porque se dio la vuelta justo en dirección contraria.

Y cuidado con los círculos adoquinados si no quieres caer desde arriba. —añadí, levantando la voz para que me escuchara.— a menos que tengas alas y un aterrizaje maravilloso.

Se detuvo y me miró.

¿No me vas a dejar en paz hasta que acepte o ruegue que me ayudes? ¿O qué es lo que buscas?

Me entretuve en el juego, por un momento logré distraerme del curso de mi propia mente y me enfoqué en el momento. Me recosté sobre la cabeza de Nusa, quedando estirado sobre su espalda en una pose casi pedante, mirando a la chica de hito en hito, ésta vez reparando en sus curvas. En sus pechos, en la cintura. Nusa estaba caminando lentamente alrededor de ella, lo que me daba una perspectiva maravillosa de cada ángulo.

Lo que busco yo no se dice en voz alta. —Le sonreí, sublime, pero dejando claras las intenciones detrás de esa oración. — Pero bueno, allá tú. Ojalá le caigas bien a Kiara, lindura. —entonces el reptil siguió derecho, dándole la espalda a la chica. Dejé la cola en alto, balanceándose de lado a lado con despreocupación. Aunque aumentó el ritmo, todavía íbamos lento, como para darle tiempo a pensar. El suficiente, al parecer, porque la escuché gritar.

Espera

Acaricié el lomo del reptil y éste se dio la vuelta.

Dime, belleza.




Tentrei Iskusstvo
Tentrei Iskusstvo

Mensajes : 18
Link a Ficha y Cronología : La Balada Carmesí.

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Re: Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Dahanajan Dess el Vie Mar 15, 2019 11:45 am

— Él. —De repente oí una voz detrás de mi proveniente del chico. —  Y no, no me interesa. Pero que sepas que en unos minutos pasa la patrulla de orcos. — ¿Patrulla de orcos?” “¿De qué está hablando?”.

De repente veo una daga en mis pies y  doy un salto hacia atrás sacando fuego de mis manos y haciendo que una rama se prenda fuego, miro al cuernudo con pocos amigos ¿¡Pero se puede saber qué hacees!? quedé tan sorprendida como él al ver las llamas saliendo de mi, un recuerdo comenzó a surgir el cual descarté en seguida o el se daría cuenta — Y además traes fuego a la Jungla. Estate atenta antes de que causes un incendio. —Caminó hasta la rama para apagar las llamas— ¿Quieres ser desayunada por ellos? — miré a donde señalaba y vi a lo que se refería, unos pequeños monstruos con forma de plantas.

Al parecer no se había dado cuenta que el fuego había salido de mí así que intenté no hacerme la aludida. ¿Qué es eso?— dije mirándole a sus ojos — Algún tipo de árbol come gente. No nos acercamos a esos. No le hagas daño a la jungla si no quieres que te haga daño. No quiero que le des una indigestión a los pobres árboles por andar de descuidada. —

Es un idiota” “de seguro piensa que le voy a hacer caso, si me comen o no que le importa” entonces clavé mi mirada en la suya pero esta vez con cara de pocos amigos y sin decir palabra alguna  me dí media vuelta y comencé a caminar hacia el camino que había elegido. “si se piensa que le voy a rogar o a pedir ayuda está muy equivocado”.

Estaba tan absorta en mis pensamientos hacia el cuernudo que me sorprendió oír su voz de nuevo, pensaba que lo iba a dejar por la paz pero por lo visto iba a seguir insistiendo hasta que le diga algo así como “oh Cuernudo, se mi caballero andante” oh quizás algo como “soy una dama en apuros, por favor ayúdame— Y cuidado con los círculos adoquinados si no quieres caer desde arriba a menos que tengas alas y un aterrizaje maravilloso—

Me detuve en seco al oír sus palabras, me di media vuelta y lo miré a los ojos ¿no me vas a dejar en paz hasta que acepte o ruegue que me ayudes? ¿O que es lo que buscas? Se notaba que se lo tomaba como un juego, eso me molestaba aún más, “¿que buscas cuernudo?” “¿Acaso me reconociste y quieres entregarme?” “¿Por qué me está observando así?” comencé a sentirme incomoda, observada y desconfiada con cada paso que el alado hacía alrededor de mí, Por eso intentaba girar con él, no quería darle la espalda.

— Lo que busco yo no se dice en voz alta. — lo miré algo extrañada sin entender muy bien a que se refería pero no dije nada al respecto. No quería darle información de más al cuernudo— Pero bueno, allá tú. Ojalá le caigas bien a Kiara, lindura. — Entonces comenzaron a caminar dándome la espalda, comencé a sentir la tranquilidad de no tenerlo viéndome, como intentando sacar información “No me conoce” “si lo hubiera hecho me hubiera apresado ya ¿no?” “¿y si es una trampa?” “tampoco puedo pasar la noche sola en este lugar, él tiene razón puede que termine muerta por culpa de alguna planta o lastimada por alguna caída” suspiré, sabía que mi decisión traería consecuencias… Muy malas consecuencias.

Pero necesitaba su ayuda si no quería terminar como cena de alguna de esas plantas volví a suspirar como tomando fuerzas y grité ¡Espera! Entonces su lagarto se dió la vuelta y el me miró— Dime, belleza. — Me muerdo la lengua un momento sabiendo que hago mal, que esto no va a estar bien vuelvo a suspirar y lo miro a los ojos viendo hacia arriba Creo que... Necesito... Sé que no podré cruzar sola el bosque sin terminar mal herida... me callé un segundo, esas palabras me estaban taladrando la cabeza, el estómago, no quería pedirle ayudaSerías tan amable de... AyudarmeEso último lo dije entre dientes y casi inaudible.

Entonces el cuernudo alado rodó por la espalda de su reptil quedando de nuevo de píe en frente de mi con una sonrisa que no sabía cómo interpretar —Soy Tentrei— se presentó estirando su mano hacía mí. No podía decirle mi nombre, intentaría evitarlo al menos por ahora, hasta estar segura que él no me haría daño o almenos de que no estuviera compinchado con los humanos ¿Vamos a seguir esperando a que nos coman o vamos a avanzar? Se notó que se quedó contrariado, pero en ese momento no me importaba.

Regresó su mano y la guardó preguntándome a dónde íbamos a ir Voy a Ciudad Esmeralda Al parecer íbamos al mismo lugar — Hm. Hacia allá iba yo. —miró las estrellas y las lunas. Su tono relajado y pícaro bajó un poco. — Son un par de días a pie si no tomamos los portales. —Volteó a mirarla— Segura que no tienes alas, ¿No?— Alcé una ceja extrañada por su pregunta "¿tu crees que si tuviera alas ¿estaría perdiendo el tiempo pidiendole ayuda a alguien como tú?", claro estaba que no tenía alas El único alado aquí eres tú no yo, así que sí. Bastante segura de no tener Alas Le sonreí Ironicamente.


Si entiendes el sacrificio 
y entendes el dolor
entonces ya eres dueño
 de tus sentimientos
"Espero que lo entiendan"
#ffffff -> dialogo
#f22222 -> Pensamiento
Dahanajan Dess
Dahanajan Dess

Mensajes : 15
Link a Ficha y Cronología : Dahana

Mi historia

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Ascensus Inferni [Priv. Dahana] Empty Re: Ascensus Inferni [Priv. Dahana]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.