Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Club [priv.] [Celeste Shaw ; Shirei/Baku]
por Celeste Shaw Sáb Jun 15, 2019 8:59 pm

» ¡Ha llegado la cruzada!
por Strindgaard Jue Jun 13, 2019 4:33 pm

» Reglas de Noreth
por Sigmar Freud Miér Jun 12, 2019 7:01 pm

» Urna
por Amelie Winter Miér Jun 12, 2019 1:39 am

» El alma del bosque [Solitaria]
por Skam Mar Jun 04, 2019 3:08 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:11 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:00 am

» Un Zarpazo en la Tormenta.
por Ayanne Sáb Mayo 25, 2019 1:51 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Jue Mayo 23, 2019 8:01 pm

» Las desventuras de los bienaventurados (con Kasumi) [En construcción]
por Skam Miér Mayo 22, 2019 11:25 pm



Mente & Espada H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Mente & Espada SiUh6o7
Mente & Espada KRfbrcG
Mente & Espada 9fBXn98

Mente & Espada

Ir abajo

Mente & Espada Empty Mente & Espada

Mensaje por Karasu el Dom Mar 17, 2019 1:49 pm

El viento azotaba la mansión sin compasión alguna en un marco de negra noche cubierta por total penumbra que esporádicamente se transformaba en un espectáculo de luces y sonido. Los potentes rayos arremetían en la ciudad dorada y en la mansión que antaño perteneció a nobles elfos y que ahora estaba desierta la mayor parte del tiempo.
No obstante, karasu se conocía aquel lugar como la palma de su mano dado que habia sido su hogar y su prisión, hallándose este en los laboratorios rememoraba su infancia dorada mientras se teñía de oscuridad con los años, volviendo a esos tiempos en que devoraba libros y el afecto hacia los progenitores era una fina mascara tejida por los años.
Pero eso se desvaneció volviéndole a la realidad, un artista debe someter sus obras a si mismo y reflexionar, el gas no era una excepción. Siendo todo un éxito y una potente arma sugestiva que de no trabajar en conjunto con su arte profano, transporta al espécimen a una visión de sus mayores miedos.

En el caso del creador, un horror abstracto y realmente personal, recordando aquella mansión como su prisión de infancia, como el cautiverio de aquel pequeño elfo quebradizo y mimado por doquier, pues no podía siquiera ir al baño sin la supervisión de alguien, algo realmente vergonzoso para cualquier niño y además aristócrata.
Volviendo a la realidad, karasu se hallo a si mismo ante una mesa repleta de libros, el burbujeante sonido de su laboratorio y acompañado por un leve susurro del viento exterior que a pesar de todo se hacia mínimamente audible de vez en cuando.
Cualquier artista visionario, científico ambicioso, bailarín inquieto. Desea superarse a si mismo, él hacía tiempo que no conocía nuevas mentes, puzzles sin resolver que desafiaban la lógica de algunos y encajaban perfectamente en la mentalidad de otros cual pieza tallada en roble. Como el cazador sale a buscar presas y disfruta de la caza, aquel joven demonio disfrutaba descubriendo mentes de los que le rodeaban y cual vampiro famélico, no podía resistirse a una buena historia.

El ladrón abre candados y se supera a si mismo con cada nueva cerradura, un ilusionista como él hace lo mismo pero abriendo cerraduras a recuerdos sellados en las estúpidas cabezas que pugnan por no destapar aquellas vivencias, enterrándolas en lo más profundo de su psique. Un mentalista puede hallar con facilidad y convertir a alguien en su marioneta, pero un artista desea vivir dicha experiencia como propia, tocar esos recuerdos e incluso crearlos e introducirlos en cabezas que de poderse, karasu seguramente adornaría con un bello lazo de regalo.

En esos instantes lo que fascinaba al artista era un hombre que bloqueo sus recuerdos con una dureza innata, vio horrores en aquella mente y ningún signo a dicha respuesta. No existían experiencias que marcaran aquella mente a pesar de las durezas que vivió como espectador sin que aquel hombre lograse hallarle en su cabeza, su arte profano surtió efecto.
Mas siquiera pestañeo aquel hombre, un soldado forjado por el fuego y las batallas, inmunizado al miedo, sabio y conocedor del verdadero horror, vencedor donde muchos acabaron trastornados. Sin embargo, rendirse no era lo suyo y cuanto más interesante eran los recuerdos y las mentes halladas en la "caza" mayor era el placer de sumergirse en estas y firmar con su toque personal o simplemente compartir la experiencia para realzar su abanico artístico.
Siendo ese caso uno muy particular y que obsesiono bastante a karasu, ayudándose de su fiel pajarito para observar casi constantemente a aquel guerrero oscuro, pues era un hombre que usaba un arte profano menos pulido, pero devoto de Rhaggorath. La batalla era su mantra y su modo de vida, pero... Pese a todo pronóstico, incluso una mente oscura y férrea, puede ser moldeada por la insistencia y el fuego.

Tenía las ideas claras, hizo de celestina juntando a una elfa de la ciudad dorada que conocía bien, una cazadora de hombres que su mayor miedo era enamorarse de sus presas. Emparejar a una rompe corazones con un bestia que no cree en la lujuria con final feliz y amor, era una jugada maestra.
Durante días jugo con el subconsciente de ambos, haciendo que el guerrero estuviera débil a Cupido y que encomendarse a LLuuhgua fuese una orden por varias noches, vaya si lo fue.

Esa noche de tormenta, aquel devoto de la furia cedió a todo raciocinio aliviando salvajemente su cuerpo y condenando su mente si saberlo. Dejando embarazada a una mujer que odiaba a los hombres y amaba las riquezas, haciendo que ambos se matasen entre si días después, un aborto que rompió el corazón al gigante oscuro y le hizo perder la cabeza.

Para karasu, quien observaba a ambos desde un árbol lejano acariciando su fiel cuervo, aquello fue pura ambrosia. Y con un brillo en los ojos, quien días antes estaba desesperado por una caza digna, ahora disfrutaba de la vista diciendo unas cortas palabras.

-Nadie es inmune, el amor es bello y rompe barreras.-

Tras eso no supo nada más sobre aquellos dos, no se intereso para saber si el gigante quedo marcado, para él había sido una victoria, creo un capitulo para ambos y de seguro cambio la mente pese a ser de forma diminuta, victoria. No conviene estar demasiado tiempo con un mismo juguete, luego te encariñas y cuando pensabas que eras inmune a todo e insensible, te sorprenden con algo que no esperarías nunca.

Musicote desenlace!!!:
Karasu
Karasu

Mensajes : 8
Link a Ficha y Cronología : [url=LinkAFicha]NombreFicha[/url][url=LinkACrono]NombreCrono[/url]

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Mente & Espada Empty Re: Mente & Espada

Mensaje por Bizcocho el Lun Mar 18, 2019 8:56 am

Nada mal, aunque me hubiera gustado más desarrollo de la parte final del hijra. Procedo a dar color.
Bizcocho
Bizcocho

Mensajes : 178
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.