Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Club [priv.] [Celeste Shaw ; Shirei/Baku]
por Shirei Ayer a las 4:20 am

» Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku]
por Skam Miér Jun 19, 2019 5:19 pm

» ¡Ha llegado la cruzada!
por Strindgaard Jue Jun 13, 2019 4:33 pm

» Reglas de Noreth
por Sigmar Freud Miér Jun 12, 2019 7:01 pm

» Urna
por Amelie Winter Miér Jun 12, 2019 1:39 am

» El alma del bosque [Solitaria]
por Skam Mar Jun 04, 2019 3:08 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:11 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:00 am

» Un Zarpazo en la Tormenta.
por Ayanne Sáb Mayo 25, 2019 1:51 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Jue Mayo 23, 2019 8:01 pm



Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku] - Página 2 H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku] - Página 2 SiUh6o7
Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku] - Página 2 KRfbrcG
Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku] - Página 2 9fBXn98

Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku] - Página 2 Empty Re: Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku]

Mensaje por Shirei el Miér Abr 10, 2019 10:22 pm

El anillo humano que los rodeaba desapareció súbitamente al momento de desenfundarse las armas y los dientes, todos los espectadores que aún estaban conscientes se hicieron instintivamente contra la pared, el miedo se fundía con la pesadez del aire, pero nadie parecía dispuesto a irse.

__ Los ojos de Baku se clavaban en los de Addu mientras su katana apuntaba hacia su cabeza. Una sonrisa volvió a aparecer en el rostro del espadachín, mirando como el pie de Skam impactaba contra el hocico del perro. El joven cargó con velocidad hacia Addu,  utilizando la distracción para dirigir su katana directamente hacia su pecho.

– ¡SONRÍELE A ESTO, CHUCHO! – Su voz sonó con goce, pero fue interrumpida por el sonido del metal chocando y otro quejido, mientras la punta de la Oda Nobunaga abría un canal sobre el torso del schakal.

__Addu consiguió torcer la muñeca de su atacante y la hoja de la katana cayó al suelo. Su cara torcida en un gesto de dolor y su pecho goteando un líquido carmesí, aquella escena fue regocijante en la mirada de los dos jóvenes. Sin aviso alguno el perro le propinó una fuerte patada en la cara a Baku, quien sonrió con un semblante de locura y se apresuró a tomar su katana.

__El shackal intentó usar esa abertura para reincorporarse, pero fue detenido por un fuerte golpe en su espalda, los puños de Skam buscaron su cabeza y fueron detenidos al instante que Addu lanzaba un corte hacia su rostro. El chico fue forzado a quitarse de encima y Baku lo suplió lanzando un corte de guillotina hacia el perro. La hoja de la Oda Nobunaga hizo chispas al impactar contra la roca y la mirada divertida de Baku se movió junto con el perro, que rodó ágilmente por el suelo.

__Los tres se incorporaron y formaron un triángulo. Ahora nadie hacía porras, la tensión del aire cortaba con la misma intensidad que las sanguinolentas armas. La mirada de Addu rebotó varias veces de Skam a Baku en lo que éstos se movían a cada uno de sus lados, transformando el triángulo en una línea recta. El semblante del perro se hallaba sumamente serio y gotas de sudor caían de su frente mientras su lacerado pecho goteaba aquel líquido rojizo en el suelo de piedra.

__A estas alturas Baku sabía que esperar una distracción era en vano, así que casi como leyéndose la mente ambos atacaron al mismo tiempo, esencialmente flanqueando a Addu.
El cuerpo del schakal se movió como un giroscopio al momento que bloqueaba una patada de Skam y casi al mismo tiempo una de sus hojas creaba chispas al cruzarse con la katana de Baku. Su navaja se deslizó por la katana hasta alcanzar el mango y su mano tiró del brazo de Baku con una fuerza descomunal, desarmándole en el acto.

__En lo que parecieron ser milésimas de segundo Addu desvió otro golpe de Skam dirigido hacia su rostro, girándose hacia él y al mismo tiempo lanzando una patada hacía atrás suya que alcanzó nuevamente el rostro de Baku, haciéndole retroceder a éste del impulso. El espadachín se incorporó justo a tiempo para ver como el perro tomaba el brazo de Skam y con mucha habilidad lograba enroscárselo alrededor del cuello a su compañero, para luego patearle el pecho violentamente.

__Skam salió disparado hacia una de las paredes, donde la gente empotrada amortiguó su caída y algunos espectadores le ayudaron a levantarse. Los ojos de Baku se movieron súbitamente hacia Addu y su sonrisa desapareció al ver como venía corriendo hacia él.

__Con una patada desvió una de las navajas, al tiempo que la otra alcanzaba a tajear su pierna. El perro arremetió de nuevo, casi al instante, y la mano del espadachín tomó una de sus muñequeras deteniendo la navaja que iba hacia su costado. Su otra mano se vio obligada a hacer lo mismo con la hoja que iba con velocidad hacia su pecho.

__Sus miradas se encontraron por un momento y el ceño del perro se frunció al notar como Baku volvía a sonreírle en la cara. Súbitamente la cabeza de un lobo se alzó detrás de Addu y se aferró con violencia de su cuello. Un prominente chorro de sangre manchó la cara de Baku al momento que los dientes de Skam perforaban el cuello del schakal. El lobo agitó su cabeza con fuerza y arrojó el cuerpo del perro lejos del espadachín, para volver a lanzarse sobre él al instante.

__Baku se apresuró a tomar su katana del suelo y al agacharse pudo ver como la sangre que manchaba la hoja de su Oda Nobunaga comenzaba a tomar un color ceniciento. Su mano recorrió su rostro y el líquido que había en su cara se convirtió en polvo al contacto con sus dedos.

__Con una mirada incrédula se giró hacia su compañero, quien seguía sobre Addu, atacándole ferozmente en aquella forma lupina. Súbitamente Skam se quitó de encima del schakal y para la sorpresa de ambos, el cuerpo de éste se había puesto completamente gris, sus facciones se habían endurecido en una expresión enojada y todo su cuerpo presentaba ángulos muy similares a las rocas, parecía más una estatua que un ser vivo. La sangre que brotaba hace unos momentos de su cuello y pecho cesó su salida y pareció cementarse sobre su piel.

– Ya me habéis importunado lo suficiente… – Su voz sonó aún más profunda que antes y se asemejaba a un eco lejano. Tronó sonoramente sus puños, que al tocarse sonaron como pedernal contra la roca. – ... esto se acaba ya. –

__Baku estrechó su mirada y cargó sin aviso previo, se dispuso a lanzar otra estocada al pecho de Addu, pero éste tomó la hoja de su katana como si se tratara de un palo y desvió el ataque, al mismo tiempo que uno de sus puños impactaba con fuerza contra la cara del espadachín, provocando que cayera al suelo violentamente.

– Oh… te has puesto duro… – Atinó a decir Baku en lo que sentía fluir la sangre sobre su rostro. Addu le miró con seriedad desde arriba y alzó su pie sobre la cabeza del chico. –… es bueno saberlo. – acotó el joven al tiempo que Addu era embestido con fuerza por Skam. La hoja de su katana cayó a su lado en lo que miraba como el lobo y el perro-estatua forcejeaban en el suelo. La cabeza de Baku daba vueltas, aquel golpe había sido como darse contra una pared luego de caer de un tercer piso.

“Lo lamento chico… creo que tendrás una horrible jaqueca.” Pensó en lo que escupía sangre en el piso y tomaba nuevamente el mango de su katana. “Ni me lo digas.” Una voz humana invadió su interior. Su cara quedó estupefacta por unos instantes. “Oh… no sabía que tu también podías hablarme…” Su sonrisa volvió a dibujarse, con un hilo de sangre que caía por su frente cortando su rostro en dos. “Ya. Ahora deja de perder el tiempo.” La orden del muchacho le produjo mucha rabia, pero sabía que él tenía un punto.

__Sin esperar más se incorporó y comenzó a correr hacia su compañero, quien con un gemido perruno fue obligado a alejarse de Addu. Con velocidad Baku lanzó un corte al cuello del perro, pero no emitió más que chispas al impactar contra la dura piel del schakal. Rápidamente le propinó una patada en el pecho que consiguió el efecto contrario, la postura de Addu era tan fuerte que Baku salió disparado hacia atrás por el impacto de su propio ataque.

– Me cago en todo… – Maldijo al pesado aire apretando los dientes y volviendo a incorporarse ante su oponente. “Es como pelear contra una puta pared…” Su ceño se frunció en lo que tomaba fuertemente el mango de la katana.]“Entonces busca una abertura…” Aquello resonó en su cabeza e hizo que abriera sus ojos con sorpresa.

Una sonrisa volvió a dibujarse en la cara del muchacho.
Shirei
Shirei

Mensajes : 15
Link a Ficha y Cronología : Shirei

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku] - Página 2 Empty Re: Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku]

Mensaje por Skam el Miér Jun 19, 2019 5:19 pm

El sabor de la sangre de Addu comenzó a sentirse muy extraño conforme iba pasando el tiempo en el que mis colmillos desgarraban su carne. Estaba bien aferrado a él. Era imposible que se deshiciera de mí, puesto que otras bestias más grandes y poderosas no lo habían logrado aún. Sin embargo, cuando empecé a darme cuenta de que su sangre estaba empezando a adquirir un regusto amargo y una textura arenosa supe que algo no iba bien. Addu estaba susurrando algo, pero con el fragor de la batalla apenas pude entender lo que estaba haciendo. Solamente distinguí una palabra: Anhelus. Y en el momento en el que la pronunció, vi claramente como una especie de letra “Z” aparecía en su mano derecha, iluminando vibrantemente en un tono rojizo como el de la sangre.

Todo fue muy rápido. De repente noté que no era yo el que clavaba los dientes en su carne, si no que su carne empezaba a atrapar mis dientes, y me despegué de él, pensando que estaba tramando algo relacionado con la magia profana. Los pocos restos de sangre que había en la herida provocada por mi mordisco habían adquirido un tono grisáceo, como de cemento líquido, y sus facciones se estaban volviendo... ¿rocosas?

Según aterricé en el suelo, Shirei atacó a Addu con su katana, pero ésta echó chispas al rozar con el cuerpo del schakal. Sí que parecía haberse vuelto de roca... Y eso no me gustaba nada de nada. Cuando me quise dar cuenta, Addu había tirado al suelo a Shirei con un puñetazo y estaba a punto de pisarle la cabeza, por lo que decidí embestirlo sin esperar a regresar a mi forma humana. El placaje fue un éxito, y empecé a morderlo y arañarlo por todo el cuerpo. Sin embargo, la sonrisa de aquel bastardo solo se incrementaba a medida que mis garras y mis dientes sufrían por el choque con su pétrea piel. No pude resistir mucho tiempo sobre él y me vi obligado a cesar en mis ataques, retrocediendo con un pequeño lloro lobuno involuntario. Por suerte, Shirei aún no había perdido las esperanzas y volvió a atacar al schakal.

Nuevamente, el impacto de la katana de Shirei con Addu solamente provocó chispas, y al ver que no surtió efecto, el espadachín le propinó una fortísima patada en el pecho a su enemigo, que sin embargo lo único que hizo fue hacerlo retroceder a él mismo de la potencia que llevaba su propio impacto, mientras que Addu seguía sonriendo y se reincorporaba, como si esto fuese un juego bastante macabro.

- Me cago en todo... - Soltó Shirei al aire, frustrado.

El espadachín se incorporó sin esforzarse por ocultar su rabia ante la situación. Apretó el mango de su katana con fuerza y frunció el ceño, como si estuviera pensando una estrategia. Acto seguido, abrió mucho los ojos y sonrió. Parecía que había encontrado una forma de ganar a Addu. Di un salto hasta llegar a su posición, sin regresar aún a mi forma humana y le hablé, sin importarme demasiado que mi voz sonase en su cabeza y se asustase.

- Si tienes una idea, es un buen momento para decírmela. Responde en voz alta -Mis ladridos parecían extrañar a Addu, pero confiaba en que las palabras estuvieran llegando con claridad a la mente de Shirei.
- NO PODEMOS CORTARLO ¡HAY QUE PARTIRLO! –dijo el espadachín, sonriendo de forma extraña, arremetiendo de nuevo contra el schakal- ¡LA GRIETA EN SU PECHO!

Shirei parecía bastante decidido, aunque sus palabras fueron calladas por el choque de su katana contra la dura roca, seguidos por un golpe seco y un quejido de su parte. Asentí con la cabeza y abrí mucho los ojos, sorprendido de ver como Addu se abalanzaba sobre mi compañero sin perder un solo instante. Embestí a mi pétreo enemigo para que dejase respirar a Shirei y después miré a los ojos al espadachín, esperando que aún tuviera su atención.

- Tengo una idea, ¿Podrás entretenerlo un rato si te dejo solo?- Exclamé, haciendo fuerza contra Addu para que no se moviese.
- ¿Entrete... entretenerlo? ¡Lo voy a hacer polvo! - Exclamó Shirei, aunque no me dio la impresión de parecer muy seguro de sus palabras.

Asentí y di un salto hacia el público, buscando las cadenas que me habían arrebatado al entrar en aquel lugar. En ese momento regresé a mi forma humana para pasar con más facilidad entre la muchedumbre. Una vez las encontré, regresé lo más rápido que pude hacia la zona de combate, agitando con fuerza los hierros.

- ¡Ya estoy aquí! ¡Vamos a inmovilizar a esta cosa! - Exclamé, tirándome encima de Addu con toda la fuerza de mi peso.

Shirei se giró hacia mí con una sonrisa forzada y el rostro partido por un hilo de sangre que brotaba de su frente. Sin embargo, aunque hubiera reclamado su atención, fue capaz de esquivar un puñetazo del schakal. Aprovechando el estado poco favorable para nuestro enemigo, arremetió de nuevo contra la fisura de su pecho, tratando de obligarlo a reaccionar.

En ese momento, me coloqué a la espalda de del perro de piedra y lo empecé a rodear con mis cadenas, aprovechando el desconcierto de mi enemigo con el golpe que acababa de recibir por parte de Shirei. Addu solamente grita y trata de zafarse de nosotros, aunque sin demasiado éxito. Pude ver de reojo como el espadachín retrocedía unos pasos para dejarme trabajar y acto seguido intentar de nuevo clavarle su hoja en la grieta, sin embargo la acometida fue frenada en el último momento por las pétreas manos del schakal.

La extensión de mis cadenas podía permitirme inmovilizar a aquella criatura insufrible por completo. Sin embargo, iba a ser algo difícil rodear sus brazos, por lo que opté por rodearle el cuello y ahogarlo. Una vez lo tuve bien agarrado del cuello y de la cintura, apreté con fuerza, tratando de hacer que mi enemigo dejase de oponer resistencia ante la hoja de Shirei, que temblaba por la presión ejercida por ambas partes.

No pude ver con claridad lo que sucedió a continuación, pero pude sentir un brillo rojizo que parecía provenir del espadachín. Los horrorosos gritos de Addu me indicaron que al final mi compañero había tenido éxito y su hoja se había enterrado en la fisura de nuestro pétreo enemigo.

- ¡Ya te tenemos, monstruo!- Exclamé con una carcajada, sin dejar de hacer fuerza con mis cadenas.
- ¿Quién ha muerto primero?... ¡¿QUIEN HA MUERTO PRIMERO?! – Exclamó el espadachín, triunfante.

Con un fortísimo grito, el cuerpo de Addu comenzó a despegarse, dejando caer las piedras que ahora formaban su cuerpo al suelo, con un estruendo ensordecedor. Una vez en el suelo, empezaron a deshacerse en polvo.

- ¡Lo hicimos!- Exclamé, regodeándome en la victoria.

En ese momento, como si la magia de Addu aún no se hubiera desvanecido, el polvo comenzó a acumularse en el aire, elevándose de forma endemoniada hacia los tablones que formaban el techo del sótano, desapareciendo entre las juntas de la madera hasta que no quedó ni rastro de ello.

- Esto... este... ¿murió? ¿Significa eso que ha muerto? – Preguntó Shirei, observándome con claro gesto de confusión.
- Te diría que sí, pero lo de que el polvo haya subido solo por ahí no me gusta nada...- Respondí mirando con el ceño fruncido al techo. Tras una breve pausa, me giré hacia el espadachín y le tendí la mano, con una sonrisa- ¡Aun así hemos ganado! ¡Ha sido un gran combate!
- Una maravilla, colega. Atarle y trincharle como a un puerco - Exclamó con tono alegre, sonriendo, mientras estrechaba su agujereada mano con la mía. De sus encías y frente seguían brotando finos hilos de sangre, aunque no parecía que fuese nada grave.

Observé detenidamente el rostro del espadachín y esbocé una media sonrisa.

- ¿Estoy hablando con Baku…? ¿O con Shirei?

La sonrisa del espadachín despareció lentamente según iba formando mi frase. Negó con la cabeza cuando escuchó el nombre de Shirei, dando a entender que él no era Shirei.

- El muchacho no podría haber usado su espada con las manos así, he tenido que intervenir. Un placer- Explicó Baku, sin dejar de estrecharme la mano.
- Lo mismo digo- Respondí con una sonrisa -Quizá podamos pelear en otra ocasión, me ha gustado como peleabas. Sin embargo, ahora solo me apetece darles una lección a los responsables de este local por la encerrona que nos acaban de hacer
- El sentimiento es mut… - Su voz se cortó e hizo un rapidísimo gesto con el brazo que tenía libre. Su katana atravesó el viciado aire de la sala, clavándose en la pared de la salida, a escasos centímetros del rostro del enano que organizaba el torneo -¡¿Y TÚ A DÓNDE CREES QUE VAS, ENANO?! ¿DÓNDE ESTÁN MIS PUTOS KULLS?
- Buena puntería- Admití, con un gesto de aprobación, mientras me iba acercando al enano -Podemos hacer esto por las buenas... Aunque sinceramente prefiero hacerlo por las malas.

Una sonrisa pícara apareció en mi rostro de forma bastante perturbadora para el enano, que parecía estar temblando del miedo.

- ¿Buena? Fallé - Repuso Baku con tono entre molesto y burlón mientras se acercaba al enano y a mí. Sacó su katana de la pared, para alinear la su punta con la retina del enano, impasible en sus deseos de recibir su merecida recompensa.
- Bueno, míralo por el lado bueno. Si hubieras acertado no podríamos divertirnos con él- Respondí con una carcajada.
- Abre el pico o te lo abrimos nosotros, tienes un puto segundo – Dijo Baku con un tono de firmeza militar.

Parecía que le habían cortado la lengua al enano, pues no pronunciaba una sola palabra. Pero por puro miedo, no por otra cosa. Ladeé un poco la cabeza, clavando los ojos en él. El enano me dirigió la mirada solo entonces y simplemente alcanzó a murmurar.

- Estaba arreglado...


Color #8c9ca8: Skam habla
Color neutro: Skam piensa o relata un suceso desde su punto de vista. También se usa el color neutro para PNJs sin relevancia.

PNJs importantes:
Color #784c34: Azai | Color #824411: Amiel | Color #a65410: Baruc | Color #96775d: Cefas | Color #d44a00: Dana
Skam
Skam

Mensajes : 56
Link a Ficha y Cronología : Skam
Cronología de Skam

Nivel : 1
Experiencia : 200 / 500

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.