Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Hoy a las 10:57 am por Lamb

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Hoy a las 1:03 am por Calígula

» Buenas
Ayer a las 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad

» Of mice and men
Lun Nov 27, 2017 6:42 pm por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


De nuevos amores y viejas venganzas

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Zephyrae el Sáb Jul 16, 2011 9:06 pm


[Post como Narrador]

Vann sonreía ante su avance, el noblecillo frente a el lograba mantener su defensa auncuando no era muy rápido, no importaba, pronto llegarían a Charlotte y seguramente Chet lo recompensaría bien por haberla encontrado.

Charlotte repentinamente entro en una de las habitaciones, la maldita seguramente intentaría escapar del lugar y eso no era para nada conveniente, una pena a Vann le hubiera encantado acabar con este galancillo con aires de héroe pero no sería en esta ocasión.

Forzando su ataque logro sacarlo del camino, lo suficiente como para que Zera entrara en el cuarto antes de que Charlotte lograra escapar, después de eso solo sería cosa de cerrarle al tipo este la puerta en la cara y concentrarse en atrapar a su presa. Si ya teniéndola el tipo seguía dándoles problemas sería cosa de acabar con él, el lugar ya debería de estar rodeado.

Todo marchaba de acuerdo al plan, incluso pudo deleitarse con la figura casi desnuda de una mujer al salir corriendo de la habitación, de bello cuerpo y muy provocativa, no era Charlotte así que no importaba quien al atrapara al bajar las escaleras pero Vann empezaba a hacerse una idea de que pediría de recompensa por haber encontrado a la señorita Quimerae. Su resolución aumentando al ver la preocupación que le dio al jovenzuelo herido. Sin duda disfrutaría el que Chet se la entregara para hacer lo que quisiera con ella.

Hasta ese momento todo iba de acuerdo a lo planeado, pero fue en ese instante cuando vio de reojo el resplandor de repentina llamarada y a Zera siendo sorprendida por esta. Vann conocía el temor que Zera tenía a las llamas y ahora que lo recordaba esa traicionera también. Tuvo que girar sabiendo que Zera no le sería de ayuda y no queriendo recibir una de las puñaladas de Charlotte en la espalda y en ese momento todo enloqueció aun más.

Pudo sentir sus pies separándose del suelo, su cuerpo flotando en alguna especie de corriente de aire, las dos mujeres en el cuarto también flotaban y antes de pensar que significaba esto sintió como era jalado y arrojado contra la pared. No contra la ventana del pasillo. Si Vann hubiera podido ver toda la escena en vez de solo la ventana acercándose a el antes de chocar con esta y salir volando a caer en la calle y resultar dolorosamente herido en la caída, hubiera visto como Zera era arrojada tras el e incluso Charlotte.

Esto no lo vio pero lo que sus compañeros le platicaron después es que el había sido arrojado por la ventana, tras de el Zera aunque con menos fuerzas y logrando sujetarse de la cornisa antes de caer a la calle. Charlotte por otra parte había salido por la ventana sujetada por un sujeto de ropas claras y alas resplandecientes a la luz de la luna. Zera era la única que había reaccionado con la suficiente velocidad, su pánico al fuego apenas desvaneciéndose pero arrojando con la mano con la que no se sujetaba un cuchillo al alado individuo antes de permitirse caer con gracia a la calle o que este se perdiera de vista.

Los Phoenix que no esperaban un escape de este tipo los perdieron de vista en los techos su destino desconocido, como sea Vaan conocía a Chet y sabía que en cuanto tuviera noticias de Charlotte Quimerae en la ciudad los Phoenix de la noche empezarían a divertirse con la cacería.

*********************************************

Zephyrae volvaba con Charlotte sorprendida por esto en brazos, El conjuro que había hecho era demandante en el así como el mantener el vuelo mucho tiempo con la mujer en brazos. Normalmente eso no habría sido un problema pero la herida de su hombro empeoraba la situación.

Cuando finalmente habían logrado salir del edificio su vista al frente buscando abrirse camino no pudo protegerse del siguiente lanzamiento de Zera. El cuchillo de esta volando contra el, no muy preciso ante la precaria situación de quien lo lanzaba pero lo suficiente para que ayudado de los mismos vientos que le daban al Silfo y su hermosa compañera velocidad en su huída, pudiera impactarle con fuerza en una de sus alas.

Con un ala y un hombro herido, su vuelo comenzó a volverse errático y doloroso. El esfuerzo del Silfo permitiéndole alejarse algunos cientos de metros antes de caer contra uno de los amplios techos del lugar. Una casa grande y por fortuna para ellos en esos momentos abandonada. Concentrado como se hallaba el silfo en proteger a Charlotte la gran mayoría del golpe de la caída la recibió el, aturdido y soltando a su preciada carga a salvo.

La herida en el hombro había empeorado así como la del ala. Su magia exhausta de mantenerles a flote tal distancia en esas condiciones. Las fuerzas abandonaban lentamente al silfo, haciendo que empezara a perder la conciencia quedando a total merced de la mujer que acababa de ayudar, de noche, a solas en esa casa que la fortuna había decidido estuviera vacía esa noche.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Charlotte De Rais el Miér Jul 20, 2011 10:09 pm

Charlotte, como si una niña traviesa fuera, sonrió al ver el rostro de pavor de Zera. Victoriosa, traicionera, radiante. La mujer de tez morena se hizo a un lado cuando su antigua amiga "escupía fuego" gracias al vino y a la antorcha, valiéndose de su pirofobia.

Eso, fue un golpe bajo.

En los rincones fuera de esa habitación, la mujer que se ofreció a ayudar a Zephyrae fue rechazada por éste. La dama no lo entendió, sus pupilas reaccionaron a la negativa, dilatándose y achicándose. Sus labios carnosos de color carmesí, se curvaron descendiendo, su cabeza se agachó.
No concibo la razón de esta negación, mi señor, pues esta herida puede ser de gravedad. - la mujer de cabello castaño alzó la mirada hasta los orbes del silfo, intentando convencerlo de que se dejara curar y puede que algo más; sin éxito se dirigió hacia las escaleras, mentando a la madre del silfo por no dejarse, ni querer, ni curar.

Pero dirigiéndonos donde nos interesa...

La alumna estaba segura de que su institutriz, cual pantera se lanzaría sobre ella, sin embargo, Charlotte no aprovecharía para huir, como buena rival, esperaría a que su oponente se reincorporara. No obstante, el destino fue diferente, nadie supo como comenzaron a flotar, tanto Vann, como Zera, como la propia Quimerae.
Las féminas se miraron atónitas, no se mencionaron palabra, al menos no por la parte de Charlotte. Las miradas hablaron por si solas.

Y la alumna fue recogida por los brazos del herido silfo.

Y ella se quedó boquiabierta al descubrir por vez primera a un ser de tales características.

Y a su cuello se sujetó cuando los dos emprendieron el vuelo, ganando una altura considerable y una salida. Las alas de libélula parecían débiles pero resistían el peso y con eso era suficiente. Puede que para Charlotte, Zephyrae, comenzase a ser interesante. Tal vez, inconscientemente, la humana se moviera con brusquedad para dirigirse a Zera y a Vann, y puede que también a quienes representan.
¡Nos vemos con los ojos!- dijo Charlotte con aire burlón y entre risas de alegría. Se atrevió a soltar su mano derecha del cuello del varón, encogió los dedos meñique y anular para que con el índice tocarse la sien a modo de despedida, muy parecido al de la milicia.

La bella mujer tribal, se enfureció tal vez con ésta burla y sus dedos se deslizaron para rodear el mango de una última daga con presura; deslizó las yemas de los dedos pulgar e índice sobre la hoja, sin rozarse con el filo y ese objeto fue lanzado. Directo a una de las alas del silfo. Charlotte se aferró al cuello de nuevo.-Houston, ¡tenemos un problema!- dijo con temor, de mientras que perdían algo de altura, velocidad y precisión, sin embargo lograron llegar a una casa deshabitada.

Y a Charlotte los dioses quisieron poner a prueba su moralidad y su maldad. Si dejaba morir al silfo, después de que éste ha hecho todo lo posible para que ella sobreviva, no tenía perdón de ninguno de los Omnipresentes. En cambio, si lo salvaba, puede que la mujer en su muerte esperemos que no tan próxima, encuentre la paz interior que tanto desea.

La humana lo tumbó cuidadosamente boca arriba sobre una cama no muy lejana, el silfo se quedó inconsciente, sus alas alargadas desaparecieron, y ella se debía centrar en un debate moral, no era movida si no era por su beneficio, pero el bichito de la conciencia le reconcomía por dentro. Como un animal indeciso, la mujer daba vueltas a lo largo de la cama, resoplando y bufando malhumorada a la dificil desición de si salvarlo o si no. Y lo que podía ser una orden interna, su sinuoso cuerpo se acercó a él. Con delicadeza y mucha suavidad, la mujer fue extrayendo la daga muy próxima al hombro. Quedóse la mujer mirando la pequeña arma. Tenía una gema azul incrustada, y Charlotte sonrió, pues dentro de lo malo, esa gema significaba algo bueno. Zera era experta en armas envenenadas y arrojadizas. Azul, Afilado. Verde, Veneno.

Lo comenzó a desvestir y en su afán de curarlo, su vestido rompió; a la vista de ninguna gasa apropiada. Ha de destacarse que la humana no tenía idea alguna de curación, sin embargo, creyó que era lo propio para poder sanarle. Cuando hubo terminado, con cariño y mimo, la bailarina retiró el cabello rubio de los ojos del lisiado y le dejó reposar.



avatar
Charlotte De Rais

Mensajes : 90
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Zephyrae el Vie Jul 22, 2011 6:10 am

[Post como Zephyrae]

Las alas de Zephyrae apoyadas por las fuerzas de sus vientos habían sido suficiente para que él y la hermosa mujer que ahora llevaba en brazos mientras se alejaba de la taberna en dirección a los cielos. Disfrutando las variadas expresiones de su preciada carga, pasando del asombro a la curiosidad y luego aprovechando la ocasión a la burla de sus perseguidores.

Esto sin duda fue sorpresa para el Silfo, había aprendido a guardar el portar en vuelo a humanas solo para personas especiales, la mayoría de las mujeres a los pocos metros de altura se dejaban atrapar por el miedo y el pánico normalmente arruinaba cualquier ocasión de disfrutar la belleza del encuentro.

En esta ocasión lo único haciendo mella a ese despegar juntos era el punzante y constante dolor en mi brazo, la sensación daba la idea de que era poca la sangre que surgía de la herida. Y en cuanto pudiera hallar como atenderla todo mejoraría.

Tal era mi ilusión mas la fortuna tenía otros planes y en pleno vuelo sentí el impacto de un arma enemiga, esta vez no contra mi cuerpo sino contra una de mis alas, el cuchillo atravesándola limpiamente pero dejando tras de sí un muy doloroso agujero, el ala empezando a contraerse y solo unos momentos antes de que eso ocasionara nuestra caída.

La culpa de ello había sido mía, el mismo viento que nos impulsaba para salir con presteza del lugar era canal y medio para que el ataque hubiera resultado tan certero, mas no era tiempo de culpas sino de acción, dirigí cuanto pude mantener de mis vientos con esta concentración para guiar nuestro trayecto, procurando proteger a la dama que en este vuelo me acompañaba. Su peso poco pero sin duda aumentando nuestra caída. Un lugar donde quedar a resguardo a la vista y tras el choque perder el aliento, mi magia habiéndome agotado aun más y el cuerpo buscando el alivio de caer inconsciente en este desconocido lugar a total merced de la mujer que apenas conocía y aun así sabiendo que no dudaría en volver a arriesgarlo todo.

***********************


No estoy seguro de cuánto tiempo me encontré carente de sentido, el dolor en mi hombro al sentir la hoja retirada me despertó pero la debilidad tras la herida y el haber forzado de tal manera mi magia me impedía siquiera abrir los ojos. Mi camisa abierta para atender la herida permitía sintiera la mano aun de quien se había apoyado en este para sacar el arma. Sus delicados dedos volviéndose sin que lo notara una caricia para distraerme de mi dolor, su largo cabello rozando mi torso aumentando el efecto, el estremecimiento inicial de mi cuerpo al reconocer el aroma de la sensual encantadora de serpientes sobre mí, fue escondido tras los estertores de mi cuerpo.

Quisiera ser capaz de recordar con total claridad cuanto esmero coloco en mi cuidado, los roces de sus dedos, los suspiros que remotamente escuchaba cuando terminaba alguna labor de lavado en la herida, mas mucho de ello transcurrió conmigo entrando y saliendo del sueño, mi cuerpo débil por el corte pero más que ello mi magia había demandado mucho de mí. Normalmente no habría sido difícil el propulsarnos como lo hice, pero el esfuerzo de levantar primero a tres y luego de hacernos volar a ella y a mí por esa distancia, aunado a la herida en mi ala. Estas por su mágica naturaleza están más conectadas a mi espíritu que cualquier otra parte de mi cuerpo. El protegernos con mis vientos para evitar que el chocar contra el techo a esa velocidad nos dañara termino de drenar mis fuerzas.

Ahora descansaba ante los cuidados que se me proporcionaran, no sé el tiempo que eso haya tomado y tampoco sabía en esos momentos en realidad donde me encontraba mas sabía con quien estaba y era en sus cuidados que la sentía aun más cercana que al verla danzar. El cariño tras estos brindándole más recuperación a mi espíritu, mi propia alma sanando y recuperando sus fuerzas con la presencia ya tención de esta hermosa criatura.

Finalmente la herida debía haber sido totalmente cubierta y no sangraría más, con mayor claridad que hasta ese momento había tenido podía percibirla sentada en la cama observándome, por largo tiempo, el deseo de abrir los ojos contenido por la belleza del momento que me cautivaba en su complejidad de emociones. Un suspiro seguido de su mano acariciando mi rostro, despejándolo y finalmente su cuerpo cediendo ante su propio cansancio.

Pude sentir su rostro contra mi pecho desnudo, la calidez de su delicado cuerpo calentando el mío. Llenándome de una gran paz.

Mi brazo aun herido en el hombro protesto poco al moverlo para abrazar a quien tantas atenciones habían tenido con este, el izquierdo uniéndose al abrazo. El movimiento de esta hermosa mujer ante mi abrazo dejándome saber que aun no se hallaba atrapada del todo por el sueño, que sabía de mi abrazo y no lo rechazaba. Fue así como Charlotte y yo pasamos nuestra primera noche juntos, en aquella abandonada casa que el Destino había puesto en nuestro camino. Unidos de maneras que no podíamos comprender y no por esto dejaban de tomar fuerza en nosotros.

Esa noche dormí pleno y completo, en una ciudad extraña, alejado de mi hogar y en una cama desconocida, esa noche dormí bien y los sueños que me acompañaron ya han perdido su forma en mi memoria mas no la fuerza para convocar a mis labios la sonrisa.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Charlotte De Rais el Lun Jul 25, 2011 2:40 am

Cuando hubo terminado de curarle, le acarició el cabello rubio, con mimo, ternura y afecto, pues cedió ante la idea de que esa criatura que le había salvado la vida, estaba fervientemente interesado en ella, estaba cómodo con ella, o eso creía. Pero el sueño comenzaba a manifestarse en la bailarina, que, sentada en la cama bostezaba y estiraba sus brazos, para luego frotarse los ojos con cuidado y pesadez.

Como si su cuerpo lo pidiera a gritos posó cuidadosamente su mejilla sobre su pecho en el mismo lado de la herida acostándose de perfil, abrazando su abdomen y escuchando su respiración junto al latir de su corazón. El brazo lisiado de Zephyrae rodeó cruzó la espalda de la muchacha hasta posarse sobre sus caderas, ella se acomodó sobre su pecho con cautela para no dañarle. No soñó, o al menos no lo recuerda, pues esa noche, quiso el destino que la preocupación rondara su cabeza.

Se entretuvo en observar donde se encontraban.

Una coqueta habitación no muy grande, claramente con algo más de lo básico, cama al fondo a la derecha, un tocador que consistía en una mesa de madera con patas de hierro negro que sujetaban a la vez un espejo cuadrado y también hacía de candelabro, seis velas para cada lado, sobre la parte de la mesa, polvos y carmines, un armario al lado del tocador colmado de vestidos. Para teminar, cerca del ventanal de cortinas color del vino tinto, permanecía una bañera marfilada atabiada con los jabones y aceites dignos de nobles.

Sólo bastó el descuido de una rata tras la puerta para que la mujer no pegase ojo, hasta que ella cayó rendida al sueño a altas horas de la madrugada.

Y así, fue la primera de las noches que Charlotte Quimerae pasó con Zephyrae ed Selenyad, contradiciendo todo pronóstico de una noche lujuriosa.


avatar
Charlotte De Rais

Mensajes : 90
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Zephyrae el Jue Jul 28, 2011 8:58 pm

[Post como narrador]

La vida en Phonterek es sumamente curiosa. A primera vista la ciudad entera es una muestra de elegancia y buen gusto. Todas las personas sumamente educadas y cultas. Respetuosas las unas de las otras y felices en sus juegos de nobles.

Mas cuando uno pone mayor atención puede verse que a fin de cuentas la mayoría de los habitantes de esta ciudad son humanos y un humano joven, aunque se encuentre vestido con elegantes trajes tiene, en la mayoría de los casos, deseos de emociones y lo inesperado se guardan en sus corazones y en un lugar tan controlado por las costumbres y las autoridades como lo es esta ciudad esos deseos de peligro llegan a tener extrañas manifestaciones.

Una de estas rarezas termino siendo un curioso bar, que anteriormente carecía de nombre pero tras un llamativo incidente termino siendo llamado “Mamba negra” y si principal atracción es una enorme serpiente levemente domada. Las jóvenes de Phonterek acuden al sitio a danzar con la serpiente en busca de emoción y en diversas ocasiones los dueños la liberan, sin previo aviso, entre las mesas donde temerarios jóvenes brincan a su alrededor y algunos otros tratan de capturarla. La serpiente por su parte no es ajena a liberar alguna de sus mordidas carentes de veneno a la joven que no logre mantenerla calmada durante la danza o el varón que se muestre demasiado lento. Más de uno de estas mujeres y estos hombres ha tenido que explicar en su casa las marcas del animal.

El lugar y sus prácticas podrán resultar raros y más raro es el relato que les da origen, pues cuentan que una dama sumamente sensual, un demonio capaz de conjurar a las llamas mismas con el fuego de su pasión trajo al animal consigo para demostrar sus sensuales danzas y encender el corazón de los presentes, los mismos demonios vinieron en busca de la seductora criatura. La mamba negra lanzándose en defensa de su dueña y brindándole tiempo a la vez que el destino enviaba a un ángel a rescatar tal criatura que por su belleza se había ganado el perdón de a providencia. Partiendo el uno del otro en brazos en dirección a los cielos.

*****************************************

Pasaría tiempo antes de que esos relatos tomaran forma e incluso más para que se volvieran parte de las leyendas de la ciudad. Antes de eso, en estos momentos, la pareja que sería causante de tal relato se encontraba descansando en una pequeña habitación de la abandonada casa a la que la fortuna les había conducido la noche anterior. La casa en si carecía de objetos de valor, unos cuantos muebles destartalados que dejaran tras de si los dueños.

Más de una de esas viviendas existían en la ciudad, hogares vacíos de personas que habían perdido el dinero para mantenerse en la gran economía de la ciduad, en muchos casos rancheros y campesinos que confiados en la manera como eran los más adinerados en sus tierras buscaban un hogar en Phonterek, solo para ver sus ahorros y arcas vaciarse ante los costos de la ciudad, tarde o temprano muchos de ellos regresaban a sus propias tierras dejando tras de si pequeños hogares abandonados como este.


En este lugar habrían de despertar el Silfo y la humana, horas después de su primer encuentro. La una en brazos del otro había sido grato para ambos y recuperador, la herida en el hombro por si misma tardaría en sanar si no fuera por un aliado del Silfo que no había tenido hasta el momento ocasión de ser partícipe en la historia. El ave que desde la ventana contemplaba a la pareja era compañera del Silfo. Entregada la tarde anterior a sus propios asuntos se encontraba alejada cuando todo ocurrió en el bar.

Su llegada en la noche le permitió observar desde la distancia los constantes cuidados que la humana le proporcionaba a Zephyrae, verlos dormir y partir en busca de una gaviota o alguna otra pequeña ave para saciar su hambre.

Como sea el sol salía ya en el horizonte y era momento de ver como continuaría la historia.

[Off: Los Phoenixs de la noche siguen rondando la ciudad pero como personajes no tendrán problemas con ellos por tres semanas mientras no los busquen ustedes directamente en los siguientes posts, tanto yo como Charlotte habremos de poner una descripción, breve, de cuanto se hizo en esas semanas, contamos con la casa como base de operaciones pero como escribí cualquier cosa de valor que hubiera en ella ya ha sido vendida. Zephyrae posee aun algo de dinero en gemas que son cambiables por diamantes pero no es una gran fortuna y los gastos en una ciudad como Phonterek les harán tener que ganar algo de dinero en esas mismas semanas. No hace falta coloquen su próximo encuentro con ellos, al contrario ya pondré en el siguiente post como narrador lo que tendrán que hacer concluyendo estas.]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Zephyrae el Jue Jul 28, 2011 9:07 pm

[Post como Zephyrae]

El sol empezaba a cubrir con su dorado resplandor la ciudad de Phonterek, su calor finalmente llegando a la rama en que Alei descansaba. La mujer que había cuidado a su querido Zephyrae la reciente noche dormía a su lado. La luz del astro rey despertando a la alada criatura, después de ser testigo del empeño colocado por la humana hembra había decidido descansar. Su despertar marcando ocasión de presentarse.

Su grácil vuelo y planeo le permitieron acortar los metros que le distanciaban de la ventana, ya en esta era cosa de esperar, sabía que Zephyrae sentiría su presencia através del mágico vínculo que los unía. Y así el Silfo despertó suavemente de bellos sueños. Su herida aun dolorosa al movimiento mas en muchas mejores condiciones que antes de los cuidados recibidos.

Su ligero despertar pasando desapercibido ante la hermosa mujer que abrazara, sus suaves movimientos procurando el no despertarle al levantarse, la femenina figura que le acompañara en la noche mostrándose tan inocente y bella en su sueño, el deseo que por ella sintiera la noche anterior aun presente, pero cambiado y magnificado a un cariño propio de quien debe su bienestar a alguien.

Abriendo la ventana Zephyrae permitió el paso del halcón a la habitación, buscando salir de esta por el pasillo para poder hablar con Alei, su halcón y compañera, sin despertar a la hermosa mujer.

-Veo has encontrado como mantenerte etretenido la última noche querido. Demasiado entretenido si las rasgadas ropas de la mujer y la herida en tu hombro que rebasa pro mucho los habituales rasguños de espalda sugieren algo.- Como era costumbre Zephyrae terminaba un tanto fuera de si al escuchar a Alei, la voz perteneciente a su madre así como mucha más en aquel ser. El halcón era un ser curioso origen de magia antigua. El cariño hacia Zephyrae siempre presente en su voz, mas sus constantes insinuaciones o regaños haciendo de su amistad algo complicado.

-Simplemente una hermosa noche Alei, en la que conocí a una mujer sumamente encantadora. Fui herido protegiéndola y huimos a este sitio, nada más ha pasado en la noche más que sus cuidados y el recuperarnos de nuestro cansancio.- Mis palabras bajas no pudiendo ocultar la pasión de mis recuerdos, la emoción de la batalla y el enorme cariño nacido de los cuidados recibidos. No hacía falta ocultar nada de Alei, conocía mi corazón como nunca nadie lo había hecho. La mirada de sus ojos azules examinándome por completo en cada plática.

-Eso sin duda es una pena, por lo que sus ropas dejan ver es una hembra bastante deseable. Mas ya tendrán tiempo de ello más tarde, por el momento permíteme hacer algo con esa fea herida.- Las palabras de Alei fueron seguidas de un corto vuelo a mi hombro, el dolor de sentirla posarse ahí rápidamente desvaneciéndose mientras su curativa magia surtía efecto en mí. La herida desvaneciéndose y con esta el dolor que producía.

-Y bien joven hechicero- Mi dijo Alei decidiendo que era hora de continuar la plática.- Ya has llegado a la ciudad de Phonterek, ya has probado el acero de enemigos en esta, hallado una hermosa mujer y sobrevivido a tu primera noche. Dime acerca de tus planes ahora y cuanto tiempo tendré que vivir con el sabor a Gaviotas en mi pico.

-Sabes bien Alei que nunca sé que es lo que sigue. Y mis viajes me conducen a donde el viento los guía. La mujer me ha atraído, de más formas que las que su cuerpo hermoso podría sugerir. La fuerza de sus anhelos pareciera invocarme como si su propio corazón fuera el causante de mi travesía a este sitio. – Me tomé unos momentos para considerar mis palabras antes de continuar. La verdad de estas sorprendiéndome. – La batalla ha sido divertida y si algo clara muestra de que la dama en cuestión puede hacer uso de algo de caballeresca ayuda.

-La cual estoy segura estarás más que dispuesto a proporcionar mi inocente pequeño, no estaría segura aun del término dama en este caso, mas te cuido bien y parece ser que te esperan días divertidos a su lado.- Tras decir esto la plática con Alei prosiguió casualmente a la espera del despertar de la mencionada dama.

***********************************

Poco sabía Zephyrae lo que serían los siguientes días al lado de la intrépida mujer. Los trucos que aprendería de esta para hacerse de dinero ajeno, ayudándose en ocasiones de las admirables habilidades de ella, en otras ocasiones de la magia de él y en muchas otras de la maravillosa combinación que ambas daban.

Pequeños hurtos ocasionales, engaños en otras ocasiones y en general actividades que a lo largo de sus días hacían a individuos inmensamente ricos un poco menos y a la pareja le proporcionaban clara ocasión de festejar en las noches. Todo a resguardo de no llamar demasiado la atención y en ese tiempo la oportunidad de conocerse.

[Off: solo declaro qeu la veo dormida, no es necesario qeu lo este y si así lo deseas Charlotte puedes escuchar toda la plática y cuanto se dice así como participar en eta, dividiendo tu post tambien en lo qu epasa esa mañana y como describes las sigueintes semanas.]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Charlotte De Rais el Lun Ago 01, 2011 7:53 pm

Charlotte se encontraba acostada en la cama de aquella habitación donde curó a Zephyrae. Soñaba con ser libre, es decir, no tener que huir más de los Fénix, ni de Chest ni aunque fuera imposible de concebir, tampoco deseaba huir más de Zera.
Entonces y solo entonces, le invadió un inmenso calor al recordar al silfo, incluso sonrió dormida cuando en su mente él aparecía. Morfeo la hacía ver que corrían por un inmenso, colorido y vistoso prado, no sabría cual, la geografía no era su fuerte, ninguna materia en realidad, era de su dominio. Para eso estaba su hermanita gemela…

Teniendo deseos de despertarse, el dios del sueño la dejó y en el camino del cuerpo cuando se une con el alma escuchó un vuelo de un ave no muy pesada; tras la apertura del ventanal de la habitación.
Ella movió el cuerpo aún cuasi dormida, allí fuera, el canto de los gorriones anunciaba un nuevo día, la brisa suave y delicada, olía a pan recién hecho, tierno y tentador a todo paladar. Para Charlotte, parecida a cualquier caricia de aquel ser que ha la protegido y que ella misma ha curado o al menos lo ha intentado.
Tras oir la conversación, y como esa ave lo cura, Charlotte se comienza a estirar como si al final hubiera dormido toda la noche y de un tirón. Con los brazos extendidos, sonreía aún con los párpados cerrados hasta que la mano izquierda se enredó en su despeinado cabello y sus orbes se abrieron de par en par, depositándose en Zephyrae y sólo en Zephyrae.-
Buenos días.- dijo con ternura mientras se levantaba crujiéndose toda la espalda., dejando un quejido dulce, al ponerse de pie. Caminó hasta el Silfo y le besó mejilla. El dormir bien, la hizo de despertar de mejor humor. De paso solo de vista miró la herida, y al no ver sangre ni moratón, musitó.-Hum, tiene mejor color.... Ahora que lo pienso, no te dije mi verdadero nombre, Charlotte, Charli, es un placer.- sentóse frente a él y sin percatarse de la presencia de Alei comenzó a contar su oída.

No creerás lo que he soñado, aparte de tener otros viajes mentales.... escuhé uno con que ¡hablabas con una mujer! Su acento era raro, y apenas se le entendía, pero bueno, ¿te lo puedes creer? Y que ella misma ¡te curaba la herida! Bah, pero bueno, eso solo pasa en los sueños.- Terminó concluyendo con una risa tonta, que se cortó de golpe al ver los cristales abiertos, como en su escucha; se apresuró a remover las ropas en el hombro del muchacho y la marca de Zera ya no se encontraba, como en su escucha; inmóvil, volvió a sentarse boquiabierta de golpe y porrazo frente al Silfo de aire.

Cuando hubo asimilado toda esta información, negó con la cabeza sin sellar los labios y buscó por toda la habitación al animal.
Dime que este bicho no te habla o me tiro por el ventanal; sigo dormida, eso es.- amenazó señalando el mismo aún presa del asombro.... Cuando suelte el grito padre, y me vaya a dar el golpe, despertaré con las ventanas cerradas, contigo rodeándome entre tus brazos, y sin el pajarraco- decía mientras señalaba cada elemento respectivamente.

:.:

Off: prefiero ir poco a poco si no te importa.
Un Saludo.


avatar
Charlotte De Rais

Mensajes : 90
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevos amores y viejas venganzas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.