ÍndiceFAQRegistrarseBuscarConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña










Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion contactanos AQUI





Últimos temas
» Un trabajo más.
Hoy a las 6:42 pm por Devargo Adacassim

» Heaven's on fire [Privada][+18]
Ayer a las 7:10 pm por Khaelos Kohlheim

» 5oo Monedas de plata.
Ayer a las 8:38 am por Circe Pandora

» Segundo Censo oficial de Noreth
Miér Nov 19, 2014 6:02 pm por Kiluyu

» El Tesoro de Jaqueline
Miér Nov 19, 2014 8:09 am por Bony Sandokan

» Muy buenas a todos, me presento.
Miér Nov 19, 2014 1:59 am por Siragga

» Devargo Adacassim
Mar Nov 18, 2014 11:18 pm por Alice Lydell

» Un olor del cual no te desprendes.
Mar Nov 18, 2014 11:15 pm por Alice Lydell

» Darkeray, el Caballero Errante
Dom Nov 16, 2014 7:23 am por Alice Lydell

» Las Ruinas del Ocaso
Sáb Nov 15, 2014 8:18 pm por Lamashtu

» Un trabajo más.
Sáb Nov 15, 2014 1:46 pm por Riiviö Henkilö

» De ángeles y demonios: un cantar de fuego y sangre
Vie Nov 14, 2014 6:50 pm por Ondine Wasser

» Ausencia
Jue Nov 13, 2014 7:23 pm por Alice Lydell

» Resurgir de las cenizas (Normal)
Mar Nov 11, 2014 3:03 am por Mitsu, el oso

Comparte | 
 

 Cuentos cortos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Gorrionxz



Mensajes: 62
Edad: 20
Localización: Un mundo iimperfecto

Hoja de personaje
Experiencia :
0/0  (0/0)
Nivel:: 1
Diamantes:

MensajeTema: Cuentos cortos   Sáb Jun 25, 2011 10:14 pm

Un saludo a todos, eh decidido poner ciertos cuentos que todos los fin de semana hago para pasar una tarde aburrida, tengo mi apartado en otros foros, espero que sean de su agrado.


El hombre Leopardo


Cuenta la historia del Hombre pantera, su creación fue hecha por desechos de magia que el mismo creo, la mismísima líder de Puerto esperanza se enfrento a su pesadilla y el valiente guerrero Larieth le quito el ultimo suspiro la historia proviene del antiguo Puerto Esperanza, muy cercana a al busque de Tiquanda.

Una vez en el Puerto Esperanza llego un hombre que provenía de Edron era un brillante científico, con un futuro desconcertante, nadie lo miro llegar, el simplemente se bajo del barco, compro una casa y empezó su largo y arduo trabajo como científico, su trabajo era secreto, pero llamaba mucho la atención de todos en el Puerto, era observado por las personas cada vez que iba al bar a tomarse una cerveza o al restaurante cuando iba a comer algo. Cierto día se escucho una explosión gigante desde su cabaña se podían escuchar voces que gritaban horríficos gritos - ¿Qué pasa?, ¿Qué es esa explosión?- pronto todos los aldeanos se dieron cuenta de que la cabaña del hombre cuyo nombre era Odriel había sido calcinada por numerosas llamaradas color carmesí - ¿Pero que pasa?, ¿Y el científico?- se podía escuchar por todo el Puerto, pero de repente, desde las llamas salio una extraña figura, algo gigante y espantoso, poco a poco dejo ver su extraña silueta de mas de 2 metros de altura y robustez de un Gorila, era un monstruo creado por la ciencia, su cuerpo era de un humano pero al ver su rostro ya no era el mismo, sus brazos tenían afiladas garras y robustez de leopardo, su cara era la de un leopardo con ojos tan negros como la noche, los aldeanos gritaban de miedo por todos lados, la noticia llego hasta la líder del Puerto esperanza, Galatea, con su lanza, trato de ahuyentar a la extraña criatura, una lucha extensa se dio entre Galatea y la extraña criatura, Galatea era una poderosa contrincante que logro echar al Hombre leopardo fuera del puerto para así salvar a todos, la criatura al verse acorralada decidió huir hacia el bosque de Tiquanda pero antes de irse les dijo a los habitantes, - Yo solo quería cambiar el mundo, pero ustedes no saben apreciar una verdadera obra de arte, algún día regresare y me enfrentare con ustedes nuevamente, el bosque será mi hogar, cualquier invasor que se atreva a entrar en mi territorio lo pagara con la muerte, así lo eh dicho y así será- con un rugido tan fuerte como el choque de una centella a la tierra escapo.

Pasaron 2 años desde que fue visto por última vez el hombre Leopardo. Era cierto lo que decía, cada vez que un aventurero o un aldeano entraba al bosque jamás regresaba, todos le tenían pavor a esa entidad tan maléfica, pero todos confiaban que nunca iba a atacar a la aldea, la poderosa Galatea era la líder y no iba a permitir tal cosa.

Al cabo de esos dos años el hombre leopardo había montado un nuevo laboratorio en la jungla con las baratijas de los incautos viajeros que se atrevían a cruzar la jungla, cierto día, el Hombre leopardo hacía su caminata diaria por su territorio, llego a un punto donde se podía ver el lago ya era de noche y tenia ganas de descansar un poco, al fijar la mirada a la luna se dio cuenta de que era media noche, se perdió unos instantes en su hermoso resplandor y al mirar nuevamente a el lago a lo lejos pudo observar una hermosa pantera negra, sus ojos estaban igual o mas llenos de odio que los suyos, sus miradas se entrecruzaron y se volvieron compañeros inmediatamente, nadie supo el porque, pero su odio los unía, poco a poco el Hombre leopardo entendía a la Pantera, ella había sido capturada y torturada por cazadores, sus hijos habían sido matados frente a sus ojos y llena de impotencia juro matar a todos los cazadores que tratasen de entrar a el bosque; al ver a la pantera, le recordó a su pasado, ella necesitaba un nombre, aunque no era necesario, pensó en uno, llego a la conclusión de que el nombre de la Pantera seria Eblumia.

Paso una semana y las personas aun seguían desapareciendo del Puerto esperanza, llena de ira Galatea, llamo a uno de sus mejores hombres, su propio hijo, el próximo en el liderazgo de todo el Puerto.

Hijo mío, gran Larieth, para obtener el liderazgo tendrás que pasar una prueba de valentía, matar a el hombre leopardo, se que si fallas morirás, pero no hay guerrero mas poderoso que tu, hasta me has alcanzado.

Madre… Lo hare por el pueblo, por ti y por los futuros niños que nacerán aquí.

Larieth se fue de expedición 2 días para dar con el escondite de el Hombre leopardo, se sabía que los ataques habían sucedido cerca de los lagos, mientras que los viajeros tomaban agua, luego de varias horas buscando a lo lejos se podía ver humo - aun era de día, ¿para que alguien necesita fuego?, ¿comer?, no lo creo- al adentrarse mas a la jungla pudo observar una casa, entro pero no había nadie, se podía ver el horror en aquella casa, cuerpos descuartizados, personas muertas y torturadas, algunas con mordiscos gigantes, otras que tenían suerte fueron asesinadas rápidamente. Un crujido hizo que el joven Larieth voltease rápidamente, era él, el hombre Leopardo.

Rawwwr… huelo a humano, no muy fuerte, quizás debilucho, ¿Dónde estas pequeñín?

HAHAHA ¿no muy fuerte?, te enseñare lo que es fuerza, abominación.

Una batalla en la casa se dio, los dos eran oponentes dignos de llamarse guerreros, la fuerza sobre humana de El hombre leopardo le daba la ventaja, pero la agilidad y velocidad de Larieth no lo hacían perder el hilo tampoco, un zarpazo por aquí una cuchillada por acá, el hombre Leopardo salto sobre el joven Larieth, pero antes de hacerlo Larieth apunta hacia el corazón de la bestia matándolo instantáneamente, solo un ganador surgió en ese momento, el cuerpo de la Bestia llamada cruelmente como Hombre leopardo fue enterrado en Puerto esperanza, junto con varias reliquias para evitar que su magia o espíritu saliera de aquel cementerio, aunque la pesadilla había acabado, para los aldeanos, una bestia seguía viva, la bestia de la venganza aun merodeaba por la jungla, todos la llamaban la pantera de la media noche y su nombre era Eblumia, siempre aparecía a la media noche esperando que otro compañero la domase y la ayudase en su venganza, se dice que sigue por allí, esperando, tuvo una manada de cachorros que crecieron y se expandieron por toda la jungla, su misión aun estaba clara, solamente le podían domar los expertos, solamente la podían acompañar los conocedores…

Volver arriba Ir abajo
 

Cuentos cortos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cuentos de Noreth ::  :: -