Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Hoy a las 10:57 am por Lamb

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Hoy a las 1:03 am por Calígula

» Buenas
Ayer a las 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad

» Of mice and men
Lun Nov 27, 2017 6:42 pm por Bizcocho




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


¿Hermanos? ¿Por qué no?

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Dalahak Schtzie el Dom Jun 26, 2011 8:30 am

Respiré hondo apoyándome contra la rama de un árbol y miré donde estaba, un bosque, un inmenso bosque que no recordaba haber visto en el mapa que me enseñó Jade antes de despedirnos. Jade era aquella divium de sinuosas curvas y preciosa cara que había conocido. Parecía muda, porque no hablaba para nada, solo se limitaba a asentir, negar o darme un golpe cuando intentaba propasarme, así que sí, debía ser muda. Pero aun muda y aunque no le gustara que la tocase, aunque ella bien que me tocaba era mi mejor amiga. Me hubiera gustado quedarme más tiempo con ella. Pero no podía, nos estábamos estancando en un pueblo, y mi cuerpo me pedía adrenalina, acción, pelea, combates, sangre y ante todo me pedía romper con las cadenas de la humano y volver a recubrirme de aquel espeso pelaje de intenso color negro.

El olor del bosque, el viento soplando entre los árboles grandes y verdes, el sonido del agua de un río cercano que llegaba a mis oídos, arrastrando con ella las piedras que se movían al fondo de un río. Un río como en el que había conocido a Lizbeth, esa humana de cabello rubio y ojos de azul pálido, como el agua que en esos momentos escuchaba discurrir. Su mirada, sus labios, sentir su piel acariciando la mía. Era tanto el aprecio que le tenía, era tan parecida la sensación de… de amor, el mismo amor que había sentido un día por Aurelia, pero con ella, era como si llegase a otro plano. Negué con la cabeza sacudiéndome el sudor como todo buen perro y continué corriendo.

No sabía por dónde iba ni que sendero tomar, obviamente hacía rato que había dejado atrás el sendero marcado para los cobardes que se decían llamar aventureros y me había metido en lo más espeso y frondoso del bosque, siguiendo solo el olor a campo y a la naturaleza que me reclamaba para ella. Sentía impulsos de transformarme en el siguiente salto, notaba como las venas me ardían con impaciencia por ello, en mi cabeza solo imágenes de mí mismo transformado y corriendo libremente con la espada demoníaca a la espalda. Pero la ropa, la estúpida ropa no me dejaba.

Finalmente llegué a la orilla del río, no pudiendo evitar meter la cabeza para refrescarme un poco. Dejando que el viento moviera mis cabellos libres y mojados por la cristalina agua del río. Me recosté contra un árbol cercano al río, muy cercano, para poder escuchar el arrullo de su caudal lento arrastrando con él los problemas ayudado de la brisa veraniega que soplaba, sumiéndome en un sueño no demasiado profundo, más bien una cabezadita para el descanso. Me quite la camisa por el sudor, no quería despertar lleno de sudor y mojado, podría acatarrarme.


Última edición por Noctis el Dom Jun 26, 2011 10:57 am, editado 1 vez





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jun 26, 2011 8:32 am

El día pintaba ser tranquilo, el cielo era de un azul perfecto y ni una mala nube lo emborronaba. El sol brillaba en su punto álgido cuando ya casi era el medio día y una niña caminaba por el sendero de un bosque sin preocupaciones en su joven cabeza… O al menos eso parecía.


-Nogard…- suspiró mientras se llevaba la mano al pecho cuando su pulso se aceleraba al pensar en el joven chico rubio - ¿Dónde estás? – se preguntó a sí misma mientras detenía su paso poco a poco y miraba al cielo. Verdaderamente aquel joven había hecho mella en el corazón de la joven desde que lo viera por primera vez en Phonterek, donde cayó desmayada a sus pies.


Aunque el día era tan perfecto como parecía Rose estaba triste, o más bien deprimida. Hacía semanas que Nogard había partido en otra dirección para arreglar unas cosas, que según le había dicho eran muy peligrosas para ella. Rose no era persona de tristezas, muy pocas veces se borraba su sonrisa de la cara, pero desde que conoció al muchacho sólo era capaz de sonreír cuando él estaba a su lado.


Sin darse cuenta se había internado en un bosque que parecía haber salido de la nada – Oh…Vaya, me he vuelto a perder – dijo mientras se apoyaba contra un árbol, parecía haberse internado mucho.

-Bueno, es un sitio bonito – susurró mientras se sentaba en la mullida hierba. El rumor del agua de un río llegó hasta sus oídos y como si no pudiera resistirse al bello sonido se acercó hasta la orilla del río y se desvistió hasta quedar en ropa interior. Guardó sus panderetas en la mochila y al grito de – al agua patos – riendo ella sola se lanzó a las cristalinas aguas, salpicando sin querer a un hombre que dormía en la orilla, pero sin darse cuenta de esto






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Dalahak Schtzie el Dom Jun 26, 2011 10:14 am

Era un sueño agradable en el que corría libremente, transformado y sin nada ni nadie que me frenase. La espada a mi espalda y en ella algo más, a mi espalda había algo más. Una suave piel que podía acariciar con las garras, una piel cálida y de un tacto parecido al algodón. Notaba como sus cabellos de oro y plata descendían por mi hombro hasta que podía alcanzar a verlos con el rabillo de mi ojo dorado en esa forma. Era de noche, una noche cerrada y sin luna en la que apenas alcanzaba a ver las manchas negras y grises que eran las cosas del pueblo que recorría. Algo tan agradable interrumpido por una voz femenina al grito de “Al agua patos”.

Quise abrir los ojos para ver qué pasaba, pero para cuando lo hice ya era demasiado tarde. Un caño de agua fría cayó por todo mi cuerpo haciendo que diera un primer bote de sorpresa y que me sacudiera de nuevo como un perro doméstico, tal vez Lizbeth me estaba domando. Negué con la cabeza para terminar de sacarme el agua de los oídos y me quedé mirando a los alrededores con tranquilidad. La frase que había oído venía de una voz infantil y femenina, no iba a pensar que era algo malo, es más, por un momento pensé que podría ser algún grupo de chiquillos perdidos o, lo que era más probable, una chica de la zona disfrutando de un baño.

Me quedé mirando el agua del río, mirando a la chica que había allí. Era apenas una cría, como mucho, dieciséis años. No parecía muy alta, puesto que no llegaba al fondo del río, que no era mucho, tal vez metro noventa. Ella no mediría mucho más de metro y medio, con un cabello lacio que le llegaba hasta más debajo de los hombros, casi la mitad de la espalda diría yo, de color claro, ya que lo veía en un tono gris pálido, no sabría asegurar que color, porque no los recordaba en su mayoría, muchos golpes en la cabeza no ayudan a acordarse de esas cosas. Estaba de espaldas, nadando, o más bien flotando, tranquilamente, con lo cual no alcanzaba a ver su rostro, pero su cuerpo estaba bien proporcionado pese a su juventud.

Bajé un poco la vista para ver sus piernas, no demasiado largas y sensuales, y tuve que apartar la mirada rojo como un tomate al ver como su ropa se transparentaba y me dejaba ver su ropa interior, pero todavía más rojo cuando vi que se giraba y salía del agua. Maldije para mis adentros el haberme quedado mirándola como lo había hecho, casi babeando como un perro hambriento ¡Mierda, solo era una niña! Dioses, Lizbeth me hubiera matado –Vi… vístete – dije cuando la tenía más cerca.





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jun 26, 2011 10:16 am

El agua estaba tremendamente fría al entrar por primera vez, pero según nadaba y buceaba se parecía que se iba templando un poco y que comenzaba a ser agradable. La pequeña Rose se dedicaba a ir nadando de lado para otro y buceando de vez en cuando. Reía mientras miraba de un lado para otro y algunos peces pasaban rozándola y haciéndole cosquillas en las costillas o en las piernas. Cuando se dio cuenta de que había alguien más en el lugar. Un hombre grande y que parecía muy fuerte, vestía ropas algo holgadas y una capucha que cubría su rostro.


Estaba mojado de pies a cabeza y tenía la mirada desviada, portaba consigo distintas armas que quedaban a la vista de cualquiera, como si tratara de intimidar a los que lo vieran, pero Rose no era alguien que se asustara por una espada, a menos que esta estuviese fuera de su vaina, así que le dedicó una mirada al tiempo que sonreía, el hombre evitaba mirarla ¿Por qué? Aunque claro, Nogard también evitaba su mirada a veces, por vergüenza seguramente…Tal vez aquel hombre no fuera tan distinto al joven rubio.


Salió del agua haciendo algo de esfuerzo para poder agarrarse al saliente de tierra que mantenía el río en su cauce. Movió la cabeza de lado a lado para sacudirse el agua del pelo y fue a por sus cosas, la mochila y el neceser y se vistió tranquilamente apoyándose en un árbol para no caerse mientras se ponía los shorts y las botas blancas. Agarró su neceser y sacó el peina de plata fina para peinarse, tras esto cogió cuatro coleteros y se quedó mirándolos un momento para después volver a guardarlos, quería el pelo suelto esta vez.


Miró de nuevo al hombre que tenía la vista aun desviada y le dijo – Ya estoy vestida – con tono infantil y riendo un poco, pues Nogard ya le había explicado por qué los hombres normalmente se ruborizaban al mirarla cuando estaba en ropa interior.


Sin apenas darle tiempo a responder se acercó un poco más a él y le picó con un dedo en las costillas tratando de hacerle cosquillas – Me llamo Rose - se presentó mientras agarraba su mochila del suelo y se la ponía a la espalda - ¿Cómo te llamas tú? – preguntó finalmente. Casi al instante de que la niña formulara la pregunta un gato de color blanco y con una mancha en el lomo de color negra hizo acto de presencia delante de la niña, maullando de forma incesante y mirando con cara de muy pocos amigos al hombre.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Dalahak Schtzie el Dom Jun 26, 2011 10:49 am

Suspiré aliviado, puesto que una vez vestida era mucho más fácil dirigirle la palabra sin tener que apartar la vista cada dos por tres para evitar mirar su ropa interior. En mi cabeza rebotaba la voz de Lizbeth, pero no precisamente con voz de cariño y ternura, más bien con el tono que ella solía usar para regañarme por mis tonterías y locuras. Esa voz en un tono seco y que me hacía pensar que en el momento que me estaba echando la bronca me odiaba más que a otro ser en el mundo.

En este caso la voz que resonaba era clara, como si la tuviera pegándome gritos al oído y gesticulando con las manos como solía hacer cuando se enfadaba. Solo gritaba una frase: “Es una cría”. Cuánta razón llevaba esa voz que muchos llaman conciencia y yo llamo cariño, pero por muy niña que fuera tenía un buen cuerpo. Estaba bien formada y yo era joven también, rebosante de hormonas listas para el combate. Hacía semanas que no veía a mi pareja y... meneé la cabeza de lado a lado para apartar esos pensamientos de mi cabeza y para esquivar un zarpazo de un gato de color blanco con una mancha negra en el lomo que ahora estaba en manos de la pequeña.

-¿Podrías decirle que no intentase sacarme un ojo? – hice un ademán con la mano de agarrarle la pequeña zarpa con la mano, pero ni eso pareció amedrantar al pequeño felino, que parecía reconocer mi olor perruno pese esa forma. Sin darme cuenta y en un acto más propio de un perro salvaje que de un licántropo con años de experiencia, mostré los colmillos afilados al gato, haciéndolos crecer en ese momento un poco, como cuando era un lobo. Era una capacidad que había adquirido con los años, podía mutar solo ciertas partes del cuerpo, la ventaja de no contenerse respecto a la transformación, y es que no tienes que cambiar por completo para intimidar, puedes mudar solo la cabeza, un brazo. Cosas insignificantes, pero suficientes para acojonar a un humano. Pues ni por esas, solo conseguí que me bufara furioso, erizando el pelaje y la cola, listo para saltar y convertir mi cara en su particular afilador de garras para gato. Negué con la cabeza y miré a la niña, que lo seguía acariciando como si tal cosa.

-¿Puedes decirle que se calme? No pretendo hacerlo mi cena – gruñí un poco por lo bajo y devolví la atención a Rose, ignorando al felino en la medida de lo posible, mirándolo por el rabillo del ojo por si tenía que pillarlo en mitad del salto y que no hiciera de mi cara un mapa con relieves – Yo me llamo Noctis. – dije para quedar empatados en presentaciones. Me quedé mirándola bobamente e hice la pregunta más estúpida que se me pudo pasar por la cabeza - ¿Tú nombre es como Rosa, verdad?- sonreí mientras la repasaba de nuevo con la mirada ¿Qué estaría haciendo allí? Llevaba una mochila, como yo, pero era muy joven.

-Oye, Rose ¿Me puedes responder a una cosita? – respiré hondo y antes de que pudiera responder le hice la pregunta - ¿Sabes cómo salir de este bosque? – dejé escapar una sonrisa, sino sabía yo mucho menos iba a saber la pobre niña – Más bien… ¿Recuerdas por donde hemos entrado? – añadí a mi pregunta. Tanta mala memoria… Iba siendo hora de dejar los golpes en la cabeza para otro. Y tendría que dejar de usarla como arma.





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jun 26, 2011 10:53 am

Aunque el hombre parecía ser alguien bueno y sin malas intenciones Nekoto no pensaba de la misma forma, el gato miraba de forma amenazante a Noctis, cómo indicando que no se acercara más a la pequeña. Y es que ciertamente aquel gato no obedecía del todo a Rose, y su actitud era sobreprotectora con la pequeña, tan solo Nogard había conseguido “domesticarlo”, es decir que no le gruñera de mala gana cada vez que se acercaba a Rose.


La niña miró al lupino con una sonrisa en la cara y le dijo –Es que no es exactamente mío – lo cogió en brazos (A Nekoto no a Noctis) – me acompaña y esas cosas, pero no es mío – añadió mientras acariciaba su cabecita y este ronroneaba mirando a la niña, casi dedicándole una sonrisa a la pequeña.

Cuando el chico dijo eso de su nombre no pudo evitar que el sonroso de la vergüenza se mudara temporalmente a su joven y terso rostro-Mu... Muchas gracias. Tú también tienes un nombre muy bonito Noctis… es como ¿Noche? – citó con voz infantil mientras dejaba al gato en la hierba para que se marchara, cosa que no tardó en hacer pero no se marchó si no que se agazapó entre unos arbustos para seguir observando al sujeto de ojos felinos.

En ese momento la pregunta de Noctis devolvió a Rose algo de concienciación sobre que andaba perdida en mitad de un bosque con un extraño armado hasta los dientes – Pueeeees no, la verdad es que no tengo ni idea de donde estamos, ni de como salir. – sonrió un poco mientras ella también se sentaba en la hierba – Pero parece un sitio bonito ¿No crees? – dijo finalmente mientras seguía mirándolo a los ojos rasgados - ¿No eres humano verdad? - preguntó finalmente, algo asustada por el detalle de que podía mutar sus colmillos a voluntad.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Dalahak Schtzie el Dom Jun 26, 2011 11:22 am

Dejé escapar una pequeña risa, la continuación de la primera y luego un suspiro largo. Como yo ya esperaba ella no tenía ni la más mínima idea de donde estábamos, estaba igual o más perdida que yo. Y encima el gato no era suyo, solo la acosaba e impedía que cualquier cosa que; o bien oliera a perro mojado como yo en esos momentos o bien fuera macho se le acercara.

Cuando lo dejó en el suelo no pude evitar seguir con la mirada su orgulloso paso hasta unos matorrales, donde pude oír cómo se posicionaba sobre unas ramas y hojas secas, haciéndolas crujir. Casi podía notar la mirada penetrante de ojos dorados del gato, casi como una amenaza constante ¿Qué demonios le había hecho al gato? Todavía no me había visto convertido. Y hablando de conversiones, miré a Rose con una sonrisa por su pregunta, era una chica avispada, desde luego. Bueno, eso y yo un idiota de categoría por hacer cambiar mis dientes en su presencia.

Con una nueva sonrisa me senté a su lado y negué con la cabeza – En efecto, no soy humano – estaba sin camisa, dejando ver las marcas de toda una vida llena de despreocupación por uno mismo. La miré de nuevo con mis ojos de color marrón claro y proseguí con mi explicación a su pregunta – No, en efecto no soy humano. Eres muy lista para lo peque que eres. – le piqué la nariz con el dedo como ella había hecho antes en mis costillas y reí al verle esa expresión tan infantil – Soy un licántropo. Y sabes, de esos que se convierten en lobos grandes. – vale, no era la mejor explicación que se le podía dar a una niña que no parecía precisamente muy mayor – Pero tranquila – agregué rápidamente – No como niñas como los de los cuentos de los bardos. Yo como… conejos… cabras salvajes, osos si me pillas con hambre de dos días – -

Podía sentir la mirada del puñetero gato en el cogote, no me apartaba la mirada de encima. Seguía sin tener respuesta a la pregunta que yo mismo me había hecho, y es que quería saber porque ese odio irracional. A lo mejor olía demasiado a perro, o me había dejado alguna parte sin convertir, o simplemente ese gato me odiaba por pura diversión.

Con mi habitual sonrisa amable y un gesto divertido no se me ocurrió preguntarle algo que me había costado un guantazo de los que hacen época cuando había conocido a Liz -¿Cuántos años tienes, Rose? – luego añadí otra pregunta, me picaba mucho la curiosidad - ¿Por qué viajas sola? El mundo es un lugar peligroso para alguien como tú, que parece no llevar armas ¿no? – luego, y para terminar de hacer gala de mi extrema idiotez ante una chica guapa añadí una broma – Tsk… Si no encontramos como salir de aquí habrá que ir construyendo un refugio ¿no? – después de esa prueba irrefutable de que usar la cabeza para aturdir a alguien era una espada de doble hoja me callé, quería oírla responder, más bien quería oírla, me gustaba su voz infantil.





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jun 26, 2011 11:26 am

Sonrió ante el toque del lupino en su nariz, movíendola un poco para seguirle el juego mientras lo miraba fijamente a los musculosos brazos y a su potente torso, era la primera vez que veía a un hombre en paños menores así que sonrojó un poco al contemplarlo en su total desnudez del torso, pero casi al momento comenzó a vestirse con aquella camisa sudada y algo arañadas por las ramas. Pero cuando se giró Rose pudo apreciar todas las cicatrices de su espalda justo antes de que la camisa de tonos oscuros le cubriera estas mismas marcas, que parecían viejas.


-Noctis – dijo tímidamente mientras se acomodaba las piernas - ¿De…De que son esas marcas? – preguntó algo asustada mientras seguía contemplando al licántropo horrorizada. Pocos minutos después, casi olvidando el tema de las cicatrices para asentir a sus respuestas, se quedó medio hipnotizada al ver mejor sus caninos ojos, que tanto se parecían a los de Nekoto, el gato que la acompañaba.


Lo miró mientras trataba de sacarse a sí misma de su ensimismamiento. Cuando por fin lo consiguió salir de ese trance en el que la había sumido el cánido sin darse cuenta desvió la mirada, mirando a ambos lados y contemplando el hermoso paisaje se quedó paralizada ante la “broma” de Noctis de quedarse allí de por vida, no volvería a ver a Nogard, no volvería a besar aquellos dulces labios del rubio mientras él recorría su corta melena con aquellas sedosas manos, no volvería a oír su voz… en ese momento los ánimos de Rose de fueron a pique junto con su entusiasmo.


En ese momento, mientras trataba de hacer que en su rostro no hubiera lágrimas de tristeza, el gato apareció de nuevo en la escena. Se dirigió directamente al licántrop, pero con su típica expresión agria y malhumorada, si no con una tez que mostraba simpatía e incluso cariño, se recostó a su lado y ronroneó un par de veces antes de dormirse apoyando su cabeza en el licántropo (El gato, no Rose)


Rose dirigió de nuevo la mirada a Noctis y respondió a sus dos primeras preguntas con la mayor de las alegrías –En realidad no estoy segura pero… Creo que el señor que me educó me dijo que tenía catorce primaveras – citó mientras su mente divagaba entre recuerdos del pasado, de los días felices cuando no tenía preocupaciones en la cabeza más que vivir su vida.

Respondió a la segunda con un tono algo más apagado, pero que demostraba la misma sinceridad – no estoy sola… tengo a Nogard… - dijo ruborizándose un poco al venírsele a la mente las imágenes del primer beso del muchacho. Pero en la última pregunta el ánimo le decayó un poco más, pero sin mayor demora contestó – viajo para encontrar a mis padres – citó tratando de fingir una sonrisa para el licano – los señores que me criaron no eran mis padres, eran muy amables y cariñosos, por eso me lo contaron – dijo mientras volvía a dejar la mochila en el mullido suelo de hierba para sacar sus panderetas -¿Quieres que baile? – acabó preguntando sonriente mientras movía las panderetas animada.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Dalahak Schtzie el Dom Jun 26, 2011 12:50 pm

-Ups… - dije sonriendo. Efectivamente, sin darme cuenta había dejado las cicatrices al aire libre, junto con toda mi parte de arriba, descamisada porque no quería dormir mojado en sudor. Bueno, efectivamente había dormido seco como un desierto, el modo de despertar era otra cosa. Ahora era ella la que tenía las mejillas rojas, en parte eso me alegraba, ahora también íbamos empate en darnos vergüenza con poca ropa. Con la espada, y por pereza, alcancé la camiseta con el gavilán del arma, poniéndomela por encima para que ella no estuviera ruborizada y mucho menos tímida. Su voz sonó a mis espaldas de una manera entrecortada y tímida, casi con miedo. De nuevo preguntaba por las cicatrices. No tenía más que responder.

-Bueno, algunas son de peleas, otras de caídas, unas cuantas de golpes contra algo que raspaba – le desordené un poco el pelo con la mano y le dediqué una sonrisa – Pero no te preocupes, peque, no duelen. – en realidad algunas eran más recientes de lo que parecían, pero gracias a la regeneración avanzada de los licántropos parecían hechas hace semanas, con la costra ya recorriendo toda su amplitud. Después escuché sus respuestas, cada una más impresionante que la anterior. Solo catorce primaveras, ese fue el primer golpe que recibí, catorce años y ese cuerpo. En ese momento agradecí que Lizbeth no estuviera ahí, pues al haber oído eso la colleja hubiese sido tibia por mirarla como la miré mientras se refrescaba.

Pude notar la tristeza en su rostro por el comentario y su siguiente respuesta incluyendo a un tal “Nogard”, habría que ser idiota, más que yo, para no darse cuenta de que ese Nogard era un chico especial para ella, esa forma de pronunciar su nombre, sin darse cuenta se había sonrojado un poco al decirlo, algo que yo percibía como un oscurecimiento en su morena piel lisa y sin imperfecciones. Seguramente una pareja o quien sabe, un novio serio, no todos y todas eran como yo, que necesitaban una sargento de hierro como era Lizbeth para enderezarme y llevarme por el buen camino, aunque tenía mis escapadas como esa era una.

Y ya, la tercera respuesta me remató y me hizo plantearme mi propia vida incluso. Ella, siendo cinco años más joven que yo, buscaba a sus padres, había dejado un hogar, una casa en la que crecer segura y bajo el abrazo de una familia para buscar a sus verdaderos padres. Mientras que yo… ¿Qué había hecho yo en realidad? Había dejado Thalis Nertheliam contento, con una sonrisa de oreja a oreja sin pensar en que dejaba atrás, una familia, un hogar, un sonido con el que levantarme cada mañana. Pero en ese cuestionario tan filosófico sobre mi vida apareció ella, Lizbeth, danzando en mi mente con su cabello rubio. De no haber salido de Thalis no la habría conocido nunca. No hubiera amanecido jamás desnudo a su lado, no hubiera podido besar su piel.

También estaba Jade, a la cual tampoco hubiera conocido, ni a ella ni sus sensuales caricias, su descomunal fuerza y mudo humor, que pese a estar carente de voz me hacía reír tanto. La extrañaba. Y tampoco hubiera conocido a Rose, y por ende jamás me hubiera planteado todo lo anterior. Suspiré hondo mientras la miraba, ahora decía que quería bailar. Tenía un cuerpo bonito, demasiado para una mente tan infantil. - ¿Rose, no has pensado que puedan querer hacerte "cosas"? - no me atrevía a usar la palabra "Sexo" delante de ella, casi como si fuera un tabú con la niña. Pero pronto devolví toda la atención a lo que ella quería, bailar.

-Pues claro… baila, quiero ver como lo haces. Aunque seguro que de maravilla porque llevas mucho bailando ¿no? – dije con una sonrisa. No pude resistirme, de nuevo, he hice la pregunta -¿Nogard es alguien… “Especial”, Rose? – aunque preguntaba algo obvio quien sabe, tal vez Nogard fuera el gato. Luego, sin querer y mientras observaba su sonrisa tan infantil y llena de esperanza se me escapó un comentario sobre lo que había estado pensando minutos antes -Viajas por algo muy bonito… - dije finalmente.


Última edición por Noctis el Dom Jun 26, 2011 1:29 pm, editado 1 vez





avatar
Dalahak Schtzie

Mensajes : 146
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Rose Atillart el Dom Jun 26, 2011 1:24 pm

Lo miró un poco asustada y más susurrando que otro cosa, aunque audible para el licántropo dijo – No me gusta la guerra…la gente muere por nada y muchos niños pierden a sus padres… - suspiró un momento antes de sonreír un poco al ver a Nekoto tumbarse con la cabeza apoyada en la rodilla del hombre –Mira, parece que ya se fía… - se rió un poquito por lo bajo – tal vez sí que seáis familia – lo miró divertida mientras dejaba escapar alguna que otra risa infantil acompañada de una perlada sonrisa de sus perfectos dientes.


Rose se dejó caer sobre la hierba como un peso muerto y se quedó sentada unos instantes mientras pensaba –Ausshh…Ja ja ja – me he hecho daño, cerró los ojos mientras seguía riendo un poco, en esos momentos era feliz sin ningún motivo aparente. Hasta que la pregunta de Noctis la sacó de sus risas cuando preguntó si Nogard era alguien especial. Miró a Nekoto y negó con la cabeza –Sí… Nogard es mi… mi…- desvió la mirada para poder decirlo sin sentir mayor vergüenza que la que ya sentía – es mi prometido – dijo finalmente poniéndose roja mientras el corazón se le aceleraba.


Y es que cada vez que lo nombraba su corazón daba un vuelco, nunca podría olvidar aquel primer beso que le diera al muchacho, o aquel momento en que por fin él dejó de huir de ella y le dio otro beso igual de pasional que había sido el suyo.


Pero en ese momento las palabras de Noctis la sacaron de sus pensamientos de nuevo, sus palabras denotaban algo de tristeza en la voz del felino –Tú… ¿Nunca has tenido familia? – se acercó un poco más a él según la luz del día iba perdiendo fuerza para dejar paso a las sombras de la noche.


Lo miró durante unos instantes y luego se puso en pie de nuevo, casi de un salto, recuperando su habitual tono de voz alegre y contento y dando unos pocos saltitos que hicieron que sus pechos botaran, sin darse ella cuenta de lo atractiva que era para muchos hombres cuando hacía eso – Sí, bailo desde muy pequeña ji ji ji –siguió dando saltos como hiperactiva -¿Entonces quieres que baile? – sin darle tiempo a responder comenzó a moverse de un lado para otro, en un principio podía parecer que se tambaleaba erráticamente, pero realmente no. Realmente comenzaba el baile completamente concentrada en este.

Pero cuando Noctis habló de nuevo rompió esta concentración haciendo que Rose cayera de bruces contra Noctis golpeando su rostro con la frente y pecho contra pecho - ¿A qué te refieres con “cosas”? - preguntó mientras se incorporaba rápidamente pidiendo disculpas con una mano. Pues aunque el hombre hablaba claramente de abusar de ella, no él sino poniéndose de ejemplo, Rose desconocía por completo el irracional gusto de muchos hombres por su bello cuerpo tan solo se preocupaba de estar bien arreglada y guapa para el rubio flautista.






avatar
Rose Atillart
Rosa de fuego salvaje

Mensajes : 189
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Hermanos? ¿Por qué no?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.